Vous êtes sur la page 1sur 7

UNIVERSIDAD INTERNACIONAL SAN ISIDRO LABRADOR

ESCUELA DE EDUCACIÓN
SEDE DE HEREDIA

Nombre del Curso


Teoría de las Organizaciones

Ensayo: Manejo y Resolución de Conflictos y el Estrés

Presenta
Licda. Kattia Mejía Zárate
Febrero, 24, 2018
Manejo de Conflictos y del Estrés

El estudio de los seres humanos en conflicto trasciende al entorno social y se refleja en la

sociedad. El conflicto es parte de la naturaleza humana, no está exenta en ningún nivel social,

y es parte de la cotidianidad de todos los países del mundo. Por su parte, el estrés como

intento de dominio sobre un conflicto se considerada como la respuesta de adaptación a través

de procesos psicológicos propios de una reacción personal a una eventualidad interna o una

situación externa con demandas físicas o fisiológicas.

El Conflicto

El conflicto, se redefine por varias expresiones positivas, que visto desde la óptica de la

expresión natural, difiere de una sociedad que lucha por justicia y autodeterminación; ya que

es determinada como un recurso de creatividad y de progreso. Su relación con el cambio

social es intrínseco e inevitable, por ser una expresión heterogénea de intereses, valores,

necesidades y creencias que dan lugar a nuevas ideas de cambio en la sociedad. Desde esta

perspectiva el conflicto se define como “una contraposición y confrontación de posiciones,

intereses y necesidades percibidas como incompatibles que involucra a dos o más actores

dentro de una interacción social” (Carpio & Meneses, 2006, p.4). El conflicto se caracteriza

por ser natural, subjetivo, visible (observable) que involucra un problema de poder donde

una parte ejerce ventaja sobre la otra; es decir; existe la intervención de dos o más personas.

Sin embargo, el conflicto no solo es interpersonal, también es de índole grupal, comunitario

y / u organizacional. Posee causalidad múltiple, puede ser originado por la escasez de

posiciones o recursos. A los conflictos se les involucra con la acción, el dinamismo, los

costos, y que, por ser diferentes entre sí, deben tener una finalidad. Finalmente, en la

contraposición de intereses es donde las partes o sujetos entran en controversia para dar lugar

al conflicto. Existen varios tipos de conflictos entre los cuales se destacan el intrapersonal
donde interviene solo la naturaleza de una persona. El interpersonal que es abordado entre

dos o más personas, conocido como el conflicto multipartes. El intergrupal que involucra

dos o más grupos. El real o instrumental que se da por la incompatibilidad de objetivos. El

irreal o expresivo que se origina por la necesidad de liberar tensiones. El latente ocasionado

por aspectos subyacentes de los actores (afectivos-emociones). El manifiesto que es

provocado por aspectos evidentes del conflicto. El inducido que es el producto del

desequilibrio de las relaciones de poder. El conflicto institucionalizado que es originado por

los comportamientos previsibles y reglas explícitas (negociación colectiva). Los conflictos

no institucionalizados que son difíciles de predecir y desorganizados (conflictos raciales). El

conflicto primario cara a cara donde la mayoría de las partes o actores se enfrentan

directamente. El conflicto secundario o interpuesto donde los representantes de los actores

son los que enfrentan entre sí. El conflicto cultural que abarca valores y aspectos culturales

(religiosos, ideológicos) característicos de los tipos y niveles de conflictos. El conflicto

institucional provocado y regulado con el fin de mantener el orden cultural. El histórico

procura resolver una controversia real y profunda de la sociedad (conflictos raciales). El

conflicto faccional es el que no responde a una contradicción real y profunda. Es provocado

directa o indirectamente por una sociedad dominante que, no permite apreciar las verdaderas

causas o causantes del conflicto. El de lealtad se debe a un conflicto de afiliación, deber,

derecho, obediencia; ruptura de símbolos y rituales de la unidad de una organización. El

conflicto extremo denominado el conflicto violento (guerras). Y finalmente, el conflicto

diplomático que se base en utilizar medios no violentos de persuasión.

Por su parte, la resolución de conflictos conlleva a diferenciar el manejo de los conflictos y

la resolución de los mismos. El manejo de conflictos tiene que ver con establecer un conjunto

de estrategias y actividades para darles seguimiento mediante su discusión y toma de


decisiones. Mientras que, la resolución de los conflictos conlleva a la acción de resolverlos e

involucra un proceso de manejo que depende de las necesidades, objetivos y características

de cada conflicto y de los grupos que intervienen en el proceso de su resolución. Para

entender mejor su proceso de resolución es necesario conocer las formas o modos de abordaje

de los conflictos. En primera instancia se debe determinar que ningún conflicto es semejante

a otro, por ello el modo a elegir para su resolución debe ajustarse a las circunstancias de cada

situación, tomar en cuenta la complejidad y significado de un conflicto. Una vez

determinados estos aspectos se pueden utilizar las formas o modos de resolución de conflictos

conocidos como los de tipo formal y los no formales o alternativos. Los Modos Formales de

Resolución de Conflictos o Modos Jurídicos tienen relación con demandas y denuncias

(problema, daño o delito) cuyo sustento se basa en un proceso de litigio, previamente

contemplado y normado por la legislación actual. La vía judicial - civil, penal o

constitucional es la más utilizada para la resolución de conflictos, es ejecutada por medio de

los órganos estatales de administración de justicia como jueces, tribunales y cortes de justicia.

La vía administrativa aborda procedimientos elaborados, estructurados, reglamentados e

instrumentados por las distintas autoridades o entidades instituciones competentes

gubernamentales o estatales necesarios para la resolución de conflictos. Por otro lado, los

Modos no Formales o Alternativos de resolución de conflictos tiene que ver con mecanismos

y procedimientos más flexibles que cuentan con el protagonismo de los actores involucrados.

Además, en los modos formales e informales de resolución de conflictos existe la

negociación y el dialogo, considerados como una forma básica para llegar a acuerdos en

situaciones simples y complejas basados en intereses comunes, pero también opuestos de las

partes involucradas en el conflicto. Sin importar su posición o disputa en los procesos

evidenciados y visualizados cotidianamente, todos son negociadores comunes alrededor de


una mesa de discusión o dialogo, que es el espacio donde los actores de un conflicto se

enfrentan cara a cara, en un proceso de negociación, de manera complementaria como

espacio y técnica.

Finalmente, para el manejo y resolución de conflictos existen diferentes técnicas de

negociación que brevemente se mencionan a continuación:

✓ Negociación por Principios: Método Harvard de Negociación; negociación mixta (dura y

suave, dura con el problema y suave con las personas).

✓ Negociación Multipartes: Implica negociaciones con cada uno de los actores entre sí,

personal e individualmente o negociar entre los actores en una sola mesa de diálogo.

✓ Mediación: Mantiene un acuerdo entre las partes para asistir a la mediación o una solicitud

a un centro de mediación autorizado por una de las partes, capacidad para transigir,

versatilidad sobre materia transigible y voluntad para participar del proceso (opcional).

El Estrés

El termino estrés que proviene de la ingeniería hace referencia a tensión o a un excesivo

estiramiento que, siendo aplicado a los fenómenos psicosociales se le atribuye a aquellas

demandas inusuales o excesivas que afectan el bienestar o la integridad de un individuo. Por

su parte, Hans Selye (1982) hace la formulación del Síndrome General de Adaptación (GAS)

para generalizar el estrés, en el ámbito humano, como al intento por dominar una situación

que puede llegar a poner en riesgo la superación de los recursos de afrontamiento, que

conlleva a la perturbación en el funcionamiento, dolor, enfermedad o incluso, muerte de la

persona (Diaz, 2013, p.1). El estrés produce vulnerabilidad en los individuos que lo

experimentan, y la misma depende de la forma en cómo estos reaccionan para afrontar las

circunstancias o sucesos de la vida; condicionada por el apoyo social, económico, la

confianza y estabilidad laboral y las situaciones o personas que aumentan el nivel de estrés.
Las formas de afrontar las situaciones dependen de las características personales del

individuo (sentimientos, emociones, estados de ánimo, adaptabilidad), y de las formas

especiales personales tales como; las expectativas, temores, habilidades y deseos con los que

se cuentan para manejar los problemas y el estrés. La depresión es una reacción natural o

forma no operativa de afrontar un evento o una situación tensa. Se requiere de autoconfianza

y propia experiencia para permanecer ecuánime ante situaciones laborales o personales tensas

y poder valorar de una manera real el problema. Dentro de los factores tensionantes destacan

los personales tales como; el temperamento, muchas responsabilidades a la vez, conflicto y

ambigüedad de funciones, lucha por el éxito y la competencia, estatus laboral,

socioeconómico, y educativo, y la búsqueda del equilibrio entre la familia y el trabajo. Los

factores grupales tienen relación con el autoritarismo de los superiores, falta de cohesión en

el grupo al que se pertenece, conflictos interindividuales, incongruencias en el manejo de las

reglas. Los aspectos organizacionales tienen que ver con los valores de la organización, los

estilos de la dirección y el tipo de organización. Dentro de otros factores de tensión que

califican son la familia, el estancamiento personal y profesional, calidad de vida y carrera en

la organización, defunción de un ser querido, cambio de ciudad, cambio de empleo o puesto,

compra de auto, compra de casa. Sin embargo, existen diferentes técnicas para el manejo y

resolución del estrés, entre las que se contemplan las visitas al médico en situaciones crónicas

e inmanejables debido a la alteración del sistema nervioso. La práctica de actividades

personales como un deporte, pintura, música, danza, natación, entre otros. En conclusión, el

manejo del estrés mejora asistiendo a asesoría psicológica para poder identificar las causas

de la tensión, redefinir la situación mediante el análisis de las alternativas de solución y sus

consecuencias, ampliar la gama de respuestas ante una situación difícil y por último, sentirse

positivo, seguro y confortable ante la vida.


Referencias Bibliográficas

UISIL (2018) Manejo de conflictos. Recuperado de


http://www.uisil.org/cursos_virtualesu/pluginfile.php/34835/mod_resource/content/
0/Manejo%20de%20conflictos.pdf

UISIL (2018) Manejo y control del estrés. Recuperado de


http://www.uisil.org/cursos_virtualesu/pluginfile.php/34836/mod_resource/content/
0/Manejo%20y%20control%20del%20estr%C3%A9s.pdf

Diaz, M. (2013) EL ESTRÉS Recuperado de


https://mercedesndiaz.wordpress.com/2013/07/05/el-estres-3/comment-page-1/

Carpio, C. & Meneses, S. (2006) Guía para el Manejo de Conflictos. Recuperado de


https://es.scribd.com/doc/56938935/Guia-Para-Manejo-de-Conflictos