Vous êtes sur la page 1sur 2

SITUACIÓN DE LA VIVIENDA

UNIVERSITARIA Y POSICIÓN DEL GREVU


FRENTE A LA NUEVA LEY UNIVERSITARIA
30220 Y ASAMBLEA ESTATUTARIA

Compañeras y compañeros sanmarquinos, especialmente los ingresantes en este 2016,


reciban el saludo caluroso de parte del Gremio de Residentes en la Vivienda Universitaria –
GREVU.
Cuando se postula a la Vivienda Universitaria no se está concursando sino se está ejerciendo
un derecho, el derecho a la Vivienda y el derecho a la Educación gratuita. La Vivienda
Universitaria no es un privilegio o premio para el que más nota tiene, sino un
derecho de los que más necesitan. Solo así se coadyuva a garantizar la gratuidad de la
educación, derecho básico en cualquier sociedad democrática.
Por estas razones el aspecto principal y determinante en la evaluación de los
postulantes debe ser lo socioeconómico: condiciones materiales y/o económicas de
vida, condiciones sociales y familiares. Por ello debemos rechazar cualquier forma de
discriminación: a ingresantes, a los que no tengan altas notas (se niega la posibilidad de postular al
60% de estudiantes por no estar en los 2/5 superiores de nota), a los que acabaron el colegio en
Lima, a los que tienen más de 30 años. Cualquier tipo de discriminación se contrapone con el
principio fundamental de la Vivienda Universitaria, va en contra de los Derechos Humanos e
incluso es anticonstitucional.
El Reglamento de Beca de Vivienda actual contiene todas las formas de discriminación
arriba mencionadas. Frente a esto, el GREVU ya propuso la Modificación del RBV a las autoridades
universitarias; esperamos que todos los miembros de las Comisiones de Bienestar y de Beca de
Vivienda comprendan la necesidad material y las razones por las que se debe cambiar este RBV.
Analizando las condiciones socioeconómicas de todos los ingresantes a la universidad en los
años 2010, 2012 y 2014 se hizo explícito lo siguiente: el 35% del total de ingresantes se encuentran
en extrema pobreza pues sus familias perciben una cantidad menor a s/. 800, la cual es limitada
para poder cubrir sus necesidades básicas; el 24,8% viven en Asentamientos Humanos; el 71,6%
necesitan trabajar eventualmente; y el 6% habitan en viviendas construidas con madera, quincha
y/o estera.
Estos datos muestran la precariedad socioeconómica de muchos sanmarquinos; sin
embargo, en nuestra universidad, durante las dos últimas décadas, lejos de mejorar e incrementar
progresivamente la capacidad de la Vivienda Universitaria, esta se ha recortado y vulnerado. En
1997 se destinó y se reestructuró todo un pabellón (Pab. B) para servir como Centro de Informática.
Además se modificó la infraestructura de toda la Vivienda-Ciudad con el objetivo de disminuir su
capacidad y, posteriormente, desaparecerla.
Actualmente la Vivienda Universitaria tiene capacidad para 207 residentes (105 en la sede
Ciudad y 102 en la sede J. C. Tello). En los años previos al recorte de la Vivienda (1997) existía una
capacidad tres veces superior a la actual: 355 residentes en la Vivienda Ciudad Universitaria y 154
residentes en la Vivienda Julio C. Tello, haciendo un total de 509 residentes.
Como consecuencia del recorte y la política de las últimas administraciones de la
universidad, en total, se ha disminuido un 60% de la capacidad de la Vivienda Universitaria de la
UNMSM, más de la mitad. Esto ha sucedido a pesar de que la precariedad de las condiciones
socioeconómicas de un gran sector de los universitarios está comprobada y a pesar de que la
cantidad de estudiantes en San Marcos se mantiene casi constante en las últimas dos décadas.
Para que se vaya cerrando la diferencia entre la capacidad necesaria y la capacidad actual,
no sólo es urgente Formalizar el Pabellón B sino también planificar y ejecutar la construcción de
pabellones que en conjunto tengan la capacidad para, por lo menos, duplicar la capacidad actual;
esto significa, simplemente, recuperar la capacidad que la Vivienda Universitaria UNMSM tenía
antes de 1997. Solo así, la Vivienda Universitaria será digna de la universidad pionera de América y
la máxima representante de las universidades peruanas; y solo así, la UNMSM, mediante su eje de
Bienestar Universitario, estará a la altura de las necesidades de sus estudiantes y por ende del
pueblo peruano.
En las últimas convocatorias a la Vivienda se presentaron pocos postulantes, esto se debe a
que continúa la discriminación (basada en el Reglamento vigente) de muchos estudiantes que no
cumplen con los requisitos arriba mencionados y a la mínima difusión que año a año se ha hecho
de este proceso. Por estas razones se debe seguir trabajando en la Modificación del RBV y en la
máxima difusión de las convocatorias.
La Nueva Ley Universitaria 30220, dice lo siguiente respecto a Bienestar Universitario:
“Artículo 126. Bienestar universitario.- Las universidades brindan a los integrantes de su
comunidad, en la medida de sus posibilidades y cuando el caso lo amerite, programas de
bienestar y recreación.” Es decir, no considera el Bienestar Universitario como una función
obligatoria de las universidades y ello es así porque el Estado Peruano y el carácter de la NLU
30220 son privatistas y no consideran la Educación como un derecho (implica su gratuidad) que
debe ser ejercido en condiciones adecuadas (Vivienda, Comedor, Transporte, Gimnasio, Centro de
Salud, etc.), condiciones que la Universidad debe garantizar para que así los miembros de la
comunidad universitaria cumplan sus fines y deberes; esta NLU no atiende las necesidades básicas
del país, obvia las condiciones de miseria y explotación en la que vive nuestro pueblo, vulnera la
libertad de participación política porque solo permite ser representante estudiantiles a los que
tengan “altas notas” e incluso vulnera el cogobierno al prescindirse de la representación estudiantil,
permite la intervención militar e ideológica de la universidad, etc.
Frente al carácter antidemocrático, privatista y autoritario de la Nueva Ley Universitaria
30220, el GREVU es firme en plantear la necesidad de contener esta NLU en la Asamblea
Estatutaria para así defender los 1) Principios Democráticos (Cogobierno, Libertad de
pensamiento, organización y expresión, Libertad de cátedra, Cátedra paralela, Tacha docente,
Aumento progresivo del presupuesto destinado a la UNMSM); 2) defender el Derecho a la
Educación, lo cual implica su gratuidad y la existencia de instituciones concretas que coadyuven a
la formación integral de los universitarios: Vivienda y Comedor Universitario, Centro de Salud,
Gimnasio y Transporte; esto significa fortalecer el eje de Bienestar Universitario de la UNMSM.
Para exigir y defender los Principios Democráticos y los Derechos estudiantiles tenemos un
método esencial, y es la concientización, organización y movilización de los estudiantes
encaminados mediante su gremio histórico: la Federación Universitaria de San Marcos. Los
representante de los estudiantiles en la Asamblea Estatutaria deben plantear y defender lo que el
movimiento estudiantil les exige, estos representantes deben ser solo voceros de las necesidades y
la voluntad de los estudiantes. Por ello, el carácter del nuevo Estatuto será la expresión de la fuerza
que tenga el movimiento estudiantil.
Por todas estas razones el GREVU exhorta a todos los sanmarquinos a tomar conciencia de
la necesidad de participar activamente en el proceso de elaboración del Nuevo Estatuto. Sólo así
podremos garantizar la contención de la NLU y plasmar en el Nuevo Estatuto los Principios
Democráticos, los Derechos estudiantiles y el fortalecimiento del eje Bienestar Universitario en la
UNMSM. Ciudad Universitaria. 15 de abril de 2016
GREMIO DE RESIDENTES EN LA VIVIENDA
UNIVERSITARIA-UNMSM