Vous êtes sur la page 1sur 2

Enlaces químicos

Las fuerzas de atracción que mantienen unidos a los átomos se llaman enlaces químicos.
Existen dos tipos generales de enlaces entre los átomos de un compuesto: (1) enlaces iónicos y
(2) enlaces covalentes. Estos enlaces se forman mediante las interacciones entre los electrones
de valencia de los átomos en el compuesto. Para comprender estas interacciones, vamos a
referirnos a la regla del octeto. De acuerdo con esta regla, en muchos casos se alcanza una
configuración estable si en el nivel de energía de valencia hay ocho electrones alrededor de
cada átomo. Los átomos alcanzan a completar estos niveles de energía ganando, perdiendo o
compartiendo los electrones de valencia. Una excepción a esta regla del octeto es el helio,
cuyo primer nivel principal de energía está completo con sólo dos electrones.
En general, los átomos que tienen 1, 2 o 3 electrones de valencia tienden a perderlos para
convertirse en iones con carga positiva, como es el caso de los metales. Por otro lado, los
átomos con 5, 6 o 7 electrones de valencia tienden a ganar electrones y se convierten en iones
con carga negativa. Muchos de los no metales caen en esta categoría.

Enlace iónico
Un enlace iónico es la fuerza de atracción entre los iones de carga opuesta que los mantiene
unidos en un compuesto iónico. Estos iones de carga opuesta se forman por la transferencia de
uno o más electrones de un átomo a otro. Como resultado de esta transferencia, uno de los
átomos es un ion con carga positiva mientras que el otro es un anión con carga negativa. En los
compuestos iónicos no sólo hay dos, sino muchos iones, y por tanto, en un enlace iónico, la
fuerza de atracción total entre los iones es muy fuerte. Las sustancias iónicas casi siempre son
el resultado de la interacción entre metales de la extrema izquierda de la tabla periódica y no
metales de la extrema derecha (excluidos los gases nobles, grupo 8A).
Disociación:
Fenómeno por el que los iones de los compuestos iónicos quedan liberados de sus respectivos
enlaces en unasolución acuosa y se distribuyen uniformemente en el solvente, este proceso es
irreversible. Siempre se da al 100%, por esta razón son excelentes conductores de electricidad.

Enlace covalente
Los enlaces covalentes se forman cuando los átomos comparten sus electrones. Los
compuestos que tienen enlaces covalentes tienen propiedades diferentes a las de los
compuestos que tienen enlaces iónicos. Los compuestos covalentes tienen puntos de fusión
relativamente inferiores (menos de 300°C) y no conducen la corriente eléctrica como lo hacen
los compuestos iónicos en las soluciones líquidas o acuosas. Los ejemplos más conocidos de
enlaces covalentes se observan en las interacciones de los elementos no metálicos entre sí.
Al compartirse un par de electrones, se forma un solo enlace covalente, al que generalmente
llamamos enlace sencillo. En muchas moléculas, los átomos completan un octeto
compartiendo más de un par de electrones entre ellos. Cuando se comparten dos pares de
electrones es un doble enlace. En un triple enlace, se comparten tres pares de electrones. En
un enlace covalente no polar, los electrones se comparten equitativamente entre dos átomos.
En un enlace covalente polar, uno de los átomos ejerce una atracción mayor sobre los
electrones de enlace que el otro.

Los electrolitos (iones que pueden conducir la corriente eléctrica) se forman cuando se
disuelve un soluto iónico en agua; este se disocia en iones positivos (cationes) y en iones
negativos (aniones) que, por tener cargas diferentes, pueden conducir la corriente eléctrica.
Esta característica permite clasificar los solutos en “electrolitos” y “no electrolitos”.

Un electrolito será el que al disociarse da origen a una gran concentración de iones, hecho que
permite mayor conductividad eléctrica. Se considera en la práctica que un electrolito fuerte se
descompone en un 100%, lo cual impide equilibrios entre sus iones y la molécula
correspondiente.

Un electrolito débil se disocia muy poco, de manera que no se produce una suficiente
concentración de iones, por lo que no puede haber flujo de corriente eléctrica.

Las sustancias no electrolíticas tienen enlaces covalentes no polares que mantienen su


individualidad al no ser disociadas por la acción de fuerzas electrostáticas. Algunas sustancias
con enlaces covalentes polares no conducen la corriente eléctrica mientras se encuentran en
estado sólido, líquido o gaseoso. Pero si se forma una solución acuosa, disolviéndolas en agua,
conducen la corriente eléctrica, lo que indica que se han formado iones.

138 – 140. WILLIAM DAUB, G. y SEESE, WILLIAM S. Química. Octava edición PEARSON
EDUCACIÓN, México, 2005

BROWN THEODORE L., y cols. Química. La ciencia central. Novena edición. PEARSON
EDUCACIÓN, México, 2004

372 – 382. QUÍMICA. Undécima edición. Raymond Chang, Kenneth A. Goldsby, Mexico. 2013