Vous êtes sur la page 1sur 8

¿Qué es la nada, la nada es Dios?

No se puede abarcar en un sólo artículo qué es la


nada: Todo es la nada hecho existencia. Gracias a que
existe la existencia existe la nada y viceversa, más en
el siguiente artículo:

La nada no existe pero ha sido, es y será imprescindible para que


exista la existencia:

1. Está demostrado que todo es dinamismo, por eso la primera


existencia que surgió originando así el universo tuvo que ser una
existencia dinámica, la existencia dinámica más pequeña posible;
porque todo lo que se origina por primera vez se origina desde lo
más mínimo o pequeño posible.

2. Gracias a la nada, surgió la primera existencia dinámica más


pequeña posible, que seguramente surgiría de una forma
infinitamente extraordinaria, existencia dinámica que hizo posible el
origen del universo dinámico que conocemos. Existencia que surgió
de la nada puesto que la existencia más pequeña posible no puede
surgir de otra existencia porque estamos hablando de la existencia
más pequeña posible.
3. Gracias a la nada, al mismo tiempo que surgió esa primera
existencia dinámica surgió el tiempo, porque el tiempo no es
existencia real sino el propio transcurrir dinámico de algo que se
mueva.

Todo lo que se mueve, que es todo lo que existe, inevitablemente


adquiere una transformación, esa transformación se llama tiempo,
por tanto no hay duda: el tiempo es el transcurrir o la transformación
dinámica de todo lo que existe. Pero si cada existencia, sea
individual o compuesta, se trasnformase individualmente, cada
transformación, transcurrir dinámico o llámese tiempo de cada
existencia se transformaría independientemente; cada existencia
tendría un transcurrir dinámico o tiempo distinto unas de otras, por
ejemplo: dos piedras semejantes sufrían diferentes transcurrir
dinámico, transformación o tiempo; también todo lo que existe, las
cosas, vidas, etc. se transformarían o evolucionarían a diferentes
ritmos unas de otras. Por tanto habría un desorden universal, habría
un caos infinito que transformaría la existencia instantáneamente en
la nada.

Con lo cual, eso demuestra que todo el universo es un orden


universal que permite que todo el universo esté inducido a existir
con el mismo tiempo, evolución, transformación y transcurrir
dinámico. Pero eso no impide que dentro de ese orden universal
existan órdenes independientes: por ejemplo las
transformaciones, evoluciones o tiempos en los sistemas
planetarios son distintos unos de otros, aunque todos
pertenezcan al mismo orden universal. En la Tierra disponemos
de un transcurrir dinámico, transformación, evolución y tiempo
distinto al de otro planeta de otro sistema planetario.
4. Y aunque la nada no exista, la existencia está obligada a existir
siempre rotando sobre sí misma por estar rodeada exteriormente por
la nada. La existencia para poder existir necesita ser existencia y para
poder ser existencia necesita moverse, y para poder moverse necesita
que exista la nada como contrariedad de la existencia. Eso no
significa que la nada exista sino que la existencia existe gracias a que
la nada existe como inexistencia.

La primera existencia que surgió de la nada al ser una existencia


dinámica estaba obligada a existir como movimiento y se tenía que
mover de alguna forma, pero sólo podía moverse rotatoriamente
puesto que la nada que rodeaba a la existencia no se podía ocupar y
eso obligaba a esa primera existencia dinámica a rotar sobre sí
misma.

5. Gracias a la nada, surgiese lo que surgiese de la nada sólo podía


surgir como existencia dinámica, ya que no se puede surgir como
otra cosa que no sea como existencia dinámica, puesto que todo es
dinamismo. Todo lo que existe existirá siempre, ya que si algo dejase
de existir tendría que transformarse en la nada y eso no puede ser
porque la nada no existe. Todo lo que existe es porque ha surgido
como existencia dinámica, y el surgir como existencia dinámica
significa existir eternamente como existencia dinámica.

6. Esa primera existencia dinámica que originó el universo, al estar


rodeada por la nada y no poderla ocupar porque la nada no existe,
como existencia dinámica que era tendría que sufrir una eterna fuerte
presión.
Pero por mucha presión que tuviese la existencia, al ser existencia ya
no se podía destruir, ya no se podía romper ni dividir puesto que era
la existencia dinámica más pequeña posible.

Esa fuerte presión que sufría la existencia no era realmente porque la


nada la oprimiese sino porque la propia existencia se la transmitía a
ella misma al estar obligada a rotar sobre sí misma y no poder ocupar
espacios de la nada.

Esa fuerte presión obligaba a la existencia a destruirse, pero al no


poder destruirse porque era indestructible, la única opción que le
quedaba era la duplicación constante de sí misma, obligando a que
cada nueva existencia dinámica que surgía también se duplicase sin
cesar. A medida que surgían las existencias duplicadas se atraían
agrupándose todas juntas en un mismo espacio dinámico, se atraían
en un mismo espacio porque no tenían otra opción la nada no las
dejaba ocupar espacios de la nada. Todas las existencias surgían
como duplicación de otras existencias, por tanto surgían como
existencias dinámicas más pequeñas posibles, solamente la primera
existencia que originó el universo fue la que surgió de la nada.

De esta manera, surgían constantemente infinidades de existencias


dinámicas semejantes entre sí, porque de cada existencia que surgía
surgirían otras, y así sucesivamente. De esta manera el universo
crecería rápidamente como universo concentrado en un mismo
espacio dinámico rotando sobre sí mismo ya que al estar rodeado por
la nada no le quedaba otra opción. Por tanto la existencia del
universo es existencia compuesta, compuesta a la vez de existencias
individuales. El universo es una saturación constante de nacimientos
de existencias dinámicas más pequeñas posibles semejantes entre sí,
que se diferencian unas de otras en que cada una ocupa su propio
espacio dinámico.

7. Esa fuerte presión que sufría la existencia no era sólo por estar
rodeada por la nada y no poder ocuparla, era también porque al
querer ocupar la nada adquiría también la tendencia a ser lo que es la
nada. La existencia adquiría la necesidad de ser perfecta, justa y
pura como la nada cualidades de la nada que la existencia nunca
podría adquirir porque adquirirla le obligaría a dejar de ser
existencia.

Por eso, la existencia no podía evitar cesar mínimamente de moverse


con esa perfección rotatoria buscando siempre pertenecer a la
perfección de la nada para así poder dejar de ser existencia. Eso
obligaba a la propia existencia a existir eternamente girando sobre sí
misma. Esa tendencia a ser lo que es la nada es lo que se conoce por
evolución, pero no es una evolución sin más es una evolución sin fin.

Dicha primera existencia al estar rotando eternamente sobre sí misma


de una manera perfecta porque no podía moverse de otra manera ya
que la nada que le rodeaba la rodeaba esféricamente de una manera
perfecta, obligaba a la existencia a existir eternamente con esa
perfecta rotación.

8. Esa búsqueda permanente de la existencia buscando conseguir la


perfección de la nada es también una presión constante sin fin. Esa
búsqueda permanente de la perfección, la justicia y la pureza de la
nada es lo que conocemos por evolución y esa tendencia evolutiva
es la que posee el universo y de ahí viene la evolución viviente, la
cual, a través de la evolución inteligente sin fin trata constante de
evolucionar sin fin hacia la perfección, la justicia y la pureza de la
nada, que nunca se conseguirá porque la perfección perfecta no
existe, la justicia absolutamente justa es una imposibilidad y la plena
pureza no existe, esas cualidades sólo la posee la nada como nada.

La evolución inteligente viviente sin fin busca siempre la perfección,


la justicia y la pureza máxima en todo, y eso es una forma de
evolucionar inteligentemente que le permite a la evolución
evolucionar inteligentemente sin fin buscando ser esas cualidades de
la nada, que por mucho que se busque nunca conseguirá, pero esa
búsqueda sin fin ayuda a que la existencia sea eternamente como es.

9. O sea, que esa primera existencia que originó el principio del


universo, además de ser una existencia totalmente dinámica,
irrompible, indivisible y eterna también era evolutiva.

Esa permanente presión que sufría esa primera existencia la obligaba


a la duplicación constante, o llámese multiplicación constante de
existencias semejantes entre sí, las cuales nacían también como
copias exactas, sólo se diferenciaban unas de otras en que cada una
ocupaba su propio espacio. Al estar todas las existencias que surgían
rodeadas por la nada, eso las obligaba a agruparse entre sí y a
duplicarse sin cesar, de esa manera el universo crecería rápidamente,
con lo cual el universo es una saturación constante de pequeñas
existencias dinámicas.

10. Dichas existencias sólo podían existir agrupadas fuertemente


entre sí, y individualmente moviéndose rotatoriamente sin fin ya que
todas nacían semejantes entre sí. Esa tendencia dinámica rotatoria se
transmitiría a todo el grupo de existencias las cuales al no cesar de
duplicarse constantemente permitirían que ese grupo de existencia
llamado universo creciese rápidamente como saturación constante de
existencias dinámicas rotando sobre sí misma, lo cual es también una
expansión universal.

11. Gracias a la nada, el universo no puede crecer expansivamente


hacia fuera porque fuera está la nada la cual no se puede ocupar
porque no existe, por eso el universo crece interiormente sin fin en
un mismo espacio dinámico, como si fuese un agujero negro, y crece
expansivamente sin fin porque es una saturación constante de
existencias dinámicas más pequeñas posible semejantes entre sí
rotando sobre sí mismas, las cuales sólo se diferencian unas de otras
porque cada una ocupa su lugar propio. Y esa diferencia es algo muy
importante porque gracias a que cada una ocupa su propio lugar,
cada una posee su propia identidad, a la que yo llamo "yo" aunque
lógicamente no es el yo psíquico humano.

12. Dichas existencias con sus individualidades propias hacen que


con sus uniones, más o menos densas, todo exista como existencia
compuesta, adquiriendo también sus identidades propias como
existencias compuestas; aunque sean composiciones que se
transforman constantemente en otras composiciones. El propio
universo es una identidad propia como compuesto de existencia que
es; un pensamiento, el humo, un vehículo, en fin todo lo que exista
como existencia compuesta es un compuesto de existencia. Por tanto
todo lo que existe posee su identidad propia como existencia
individual o compuesta.

13. Gracias a la nada, dichas existencias que saturan constantemente


de existencia el universo son indestructibles como existencias que
son, son totalmente dinámicas rotando sobre sí mismas sin fin, son
indivisibles e inalterables, poseen la tendencia al orden y a la
evolución sin fin y además no se pueden detectar con los medios que
se disponen, ya que cómo se puede detectar algo totalmente
dinámico y que a su vez sea dinámicamente lo más pequeño posible.

Autor: Salvador Sánchez Melgar

Registrado en Safe creative

http://evolucioninteligentesinfin.com