Vous êtes sur la page 1sur 9

BOKEH

El Bokeh es un término que significa


desenfoque. En fotografía se utiliza para
referirse a la calidad de un objetivo por la
estética de las zonas desenfocadas que produce
en una foto. Y es que tan importante es la
nitidez de las zonas enfocadas en una foto como el aspecto que presentan
las zonas desenfocadas de la misma foto.

El origen del término bokeh es japonés. Se trata pues de cómo es el


desenfoque que produce un objetivo, independientemente de la profundidad
de campo que se consiga. El desenfoque selectivo es un recurso
compositivo muy utilizado en fotografía, y la calidad de esas zonas
desenfocadas es determinante en el resultado final

El bokeh dibuja formas


Para la fotografía de determinados motivos, interesa que el fondo quede
desenfocado para evitar posibles distracciones al observar la fotografía,
resaltando de este modo el motivo. Mientras que unos objetivos muestran
los objetos desenfocados como manchas circulares, otros lo hacen en otras
formas, colores y contrastes.

Estas formas como manchas suaves de color que toman los objetos
desenfocados es lo que caracteriza el bokeh de un objetivo.

Un bokeh agradable es especialmente importante en objetivos muy


luminosos, ya que en sus mayores aperturas de diafragma pueden producir
una profundidad de campo mínima, y por tanto gran parte de la foto
aparecerá desenfocada.

También es muy importante para objetivos utilizados en retratos, ya que


el fotógrafo de retratos utiliza normalmente profundidades de campo muy
pequeñas para hacer desaparecer el detalle del fondo, resaltando el
motivo.

Por todo ello, el bokeh es una cualidad muy apreciada a la hora de elegir
un objetivo, independientemente de sus características técnicas como
rango focal o apertura máxima.

¿Cómo es un buen bokeh?


¿Cómo es un buen bokeh y qué variables influyen a la hora de buscarlo?

En general, bokeh y
profundidad de campo van de
la mano. A menos
profundidad de campo, bokeh
más evidente. Hay varias
maneras de conseguir un
bokeh muy marcado:

 Diafragma abierto.
Especialmente a partir de
f2,8. La profundidad de campo tan reducida que se consigue con
estos diafragmas hace que muy pocos elementos de la composición
queden enfocados y, como consecuencia, que el resto de fotografía
quede fuera de foco, creando bokeh.
 Distancia focal. Cuanto más grande es la distancia focal, menor
profundidad de campo hay y, por lo tanto, más desenfoque se genera.
Por ejemplo, haciendo una fotografía con una focal de 100mm
conseguirás una profundidad de campo mayor que si la tomas con
una focal de 200mm.
 Distancia entre sujeto y fondo. Cuanta más distancia haya entre el
sujeto enfocado y el fondo, más desenfocado quedará éste último y
se generará un bokeh más evidente. En la siguiente fotografía, por
ejemplo, pese a no usar una gran apertura de diafragma, la distancia
entre sujeto y fondo es muy grande.
 Acercarse al sujeto. Aunque esto te limita a buscar el bokeh en
fotografías macro, el acercarse al sujeto usando unos tubos de
extensión o filtros ampliadores, se reduce la profundidad de campo,
aumentando las posibilidades de hacer más visible el bokeh.

¿Cómo es un Buen Bokeh?


Entramos en la parte conflictiva. Generalmente los no entendidos en el
tema creen que buscar bokeh significa buscar puntos de luz y ponerlos de
fondo para un sujeto. Al desenfocar los puntos de luz se generan unas
figuras geométricas muy llamativas. Pero esto no es un buen bokeh.

Hay varios tipos de bokeh:

Bokeh pobre. Se trata de un círculo que no está iluminado


uniformemente. Si hemos comentado que el término bokeh se
refiere a la calidad del desenfoque de una fotografía, un elemento
tan definido no puede ser considerado un buen bokeh.

Bokeh neutral. Este círculo está iluminado de manera uniforme y


tiene el límite un poco más desenfocado que en el caso anterior.
Pese a esto, todavía es un bokeh pobre pues la figura geométrica
todavía está demasiado definida. Este es el círculo que se
consigue con la mayoría de objetivos que no son profesionales.

Buen bokeh. Este es el bokeh que se debe buscar. El borde, como


se observa en la imagen, está completamente desenfocado. Así
pues, se trata de conseguir que los puntos de luz que se generen en
el fondo de tu fotografía queden lo más parecidos posible a esta
tercera figura. Con esto conseguirás un buen bokeh.
Entonces, ¿un Bokeh Pobre Conlleva una Mala Foto?

¡En absoluto! Puedes conseguir fotos muy atractivas


visualmente con un bokeh pobre. Incluso puedes buscar
expresamente un bokeh pobre para según qué fotos. Si ese
es el caso, es incorrecto decir que se ha buscado el bokeh
en la fotografía. Lo correcto es afirmar que has buscado
los círculos de luz o un desenfoque muy definido.

En conclusión, aunque quizás no puedas conseguir un


bokeh perfecto por las características técnicas de tus
lentes, lo importante es conocer cómo es un buen bokeh y, llegado el
momento, cómo saber buscarlo.

Bokeh Con Formas: ¿Un Poco de


Bricolaje?
¿Cómo puedes lograr la formación de un desenfoque con formas
especiales?, es lo que hemos llamado Bokeh con formas, ¿quieres saber
cómo conseguirlo?

¿A Qué Me Refiero con “Bokeh con


Formas”?

Cuando lo he dicho por primera vez


seguro que te has preguntado: ¿a qué se
refiere este “chalado”?

Y después cuando he tratado de explicar


qué quería decir, probablemente no me
hayas entendido, así que aquí te muestro
un ejemplo.

Como puedes ver, lo que ha conseguido el autor de la foto es que las luces
procedentes de la zona de fotografía desenfocada adquieran, en este caso, la
forma de “sietes”.

A esto me refiero con bokeh con formas, a lograr que las luces procedentes
de la región desenfocada de la imagen adopten una determinada forma.
Curioso, ¿verdad? Pues en un momento sabrás cómo conseguirlo.
¿Qué Necesito?

No te asustes, no vas a tener que gastarte mucho dinero, te lo garantizo.


Vas a construirte tú tu propio accesorio para lograr bokehs con formas.

Lo único que necesitas es:

 Un objetivo bastante luminoso. Sería conveniente que la apertura


máxima estuviese en torno a f/2 ó inferior. Si no lo tienes, no te
preocupes, yo lo he hecho con un f/2.8 y el resultado no ha sido tan
malo.
 Una cartulina negra. Va a ser el material con el que vas a construir tu
“filtro” para realizar bokehs con formas.
 Unas tijeras o un cutter. Con ellos podrás cortar la cartulina y
construir tu filtro.
 Celo o, a ser posible, cinta aislante negra. Con ellas unirás las partes
de cartulina y, con el fin de evitar que entre luz en el filtro por otro
sitio que no sea el orificio central, conviene usar un adhesivo negro y
opaco como la cinta aislante negra.

¿Lo tienes todo? Pues presta atención al siguiente apartado en que te


indicaré qué debes hacer con todos esos elementos. Ya falta menos para
poder conseguir tus fotos con bokeh.

¿Cómo Construyo Mi “Filtro” Para Hacer Bokehs con Formas?

Imagino que cuando has visto los materiales


que necesitabas ya te has imaginado que
ibas a tener que transportarte a aquellos
años de colegio en que tenías clases de
Manualidades, Pretecnología, Plástica o
como quiera que se llamase esa asignatura
cuando tú hacías cosas como estas.

lo más importante es que consigas situar la forma en el centro del filtro y


que, a la hora de ajustarlo en tu objetivo, el frontal del “filtro” quede lo más
cerca posible de la lente exterior del objetivo.

Otra alternativa es que, si cuentas con un portafiltros, utilices el anillo del


mismo para fijarlo al objetivo, de modo que lo único que tengas que hacer
es cortar la cartulina en forma circular y la figura en su centro y,
finalmente, adherir ésta al anillo.
Entiendes a qué me refiero, ¿verdad? Fijas el anillo, enroscándolo al
objetivo, y, a continuación, sólo tienes que adherir la cártulina al mismo,
con un poco de cinta aislante o celo.

Y el resultado que obtienes, sin duda, es mucho mejor, te lo garantizo. Ya


que conseguirás que el único punto de entrada de luz al objetivo sea la
figura que has recortado.

¡Pruébalo! Algunas
Recomendaciones
Una vez que has construido ya tu
“filtro” para fotografiar bokehs con
formas, es el momento de salir a la calle
y probarlo.

Si estás decidido, sigue las siguientes


instrucciones y obtendrás mejores resultados:

 Para obtener un buen resultado es fundamental contar con un


objetivo muy luminoso. De modo que si no tienes un objetivo que
llega a aperturas del tipo f/2 ó similar, procura que alguien te lo
preste. Ten en cuenta que para realizar estas tomas deberás abrir al
máximo el diafragma.
 Esta técnica se consigue desenfocando, por lo que tendrás que
hacer uso del modo manual de enfoque y desenfocar tanto como
desees.
 Dirige tu cámara hacia zonas con bastante luz y utiliza el modo de
medición puntual.
 En función de la focal con que dispares, de la apertura de diafragma
utilizada, de la distancia que te separa de las luces desenfocadas y
del tamaño de la figura que has recortado, obtendrás resultados
distintos. De modo que prueba variando esos parámetros hasta
que consigas las formas que buscas.

Prueba, prueba y prueba. Es la única forma de pasar a dominar una técnica


que puede darte efectos muy sorprendentes, ¿no crees?
¡¡¡Ahora con compacta!!!
Con una buena puesta lumínica se puede generar un bokeh interesante y
que complete la composición.

Esta técnica es
posible debido al uso
del enfoque selectivo
y la profundidad de
campo. En ambos
artículos está
claramente explicado
de que se trata el
asunto, pero lo
repasare brevemente
aquí: la profundidad
de campo es la "porción" de la imagen que se encuentra en foco. Esta tiene
una determinada longitud y varía dependiendo de ciertos factores.
Suponiendo que tu profundidad de campo es de 1 metro, ese metro sera el
que aparezca enfocado dentro de la imagen. Cuando deseas despegar el
sujeto del fondo para lograr este efecto, lo que debes buscar es la
profundidad de campo más corta que puedas.

Realizar este tipo de enfoque en una cámara reflex es de lo más sencillo, si


se tiene el equipo necesario. ¿Pero que tal si solo se dispone de una
compacta? Estas cámaras carecen de lentes desmontables y por lo tanto
vuelve más compleja la situación. Antes que nada, deberías aprender cuales
son los tres condicionantes que afectan la profundidad de campo:

 A mayor longitud focal, menor profundidad de campo: en palabras


simples, cuanto más extendido este el zoom, menor será la
profundidad de campo.
 A mayor apertura, menor profundidad de campo: se mide en
números f, y cuanto más bajo sea este número (es decir, mayor
apertura), menor será la profundidad.
 A menor distancia de enfoque, menor profundidad: cuanto más
cerca coloques tu cámara del objeto, menor será la profundidad.

Ahora, sabiendo estos tres datos, ¿cómo se pueden utilizar en una compacta
que por lo general son totalmente automáticas? Si tienes la suerte de
utilizar una compacta con controles manuales, es relativamente más
sencillo. Debes colocar la apertura más grande que te permita la cámara y
ya tendrás algo de ventaja. Si es completamente automática, la mejor
opción que tienes es extender completamente el zoom y acercar lo más
posible el sujeto a la cámara. Este combo de zoom más cercanía,
dependiendo de tu composición, te puede jugar en contra, ya que en vez de
tener un plano medio, por ejemplo, terminaras con un primer plano. Trata
de jugar con estos valores y tal vez consigas una buena imagen con fondo
desenfocado.

Ten en cuenta que debido al tamaño del sensor nunca se podrán emular los
desenfoques de una reflex, pero estarás relativamente cerca. Si estas
conforme con la composición pero no con el desenfoque puedes hacer algo
de trampa y desenfocar el fondo con la ayuda de Photoshop.

Información sacada de Dzoom (www.dzoom.org.es) y Altfoto (http://altfoto.com)