Vous êtes sur la page 1sur 4

la organización temporalidad empresarial

El concepto de organización empresarial supone el correcto orden de los recursos y funciones precisas para
satisfacer los objetivos de cualquier negocio. La organización de la empresa supone que se establezca una
estructura para la adecuada sistematización de los recursos existentes, a través de jerarquías, correlación,
disposición y agrupación de tareas con el propósito de realizar las distintas funciones de la organización de la
manera más sencilla posible.
Para conocer mejor en qué consiste la organización de una empresa hay que prestarle atención a los
objetivos. El principal fin es hacer que todo resulte más fácil y cómodo para los que desempeñan sus labores en
la compañía, pero también para los clientes. Una correcta coordinación y la optimización de los recursos
contribuirán a todo ello.

Definición de organización de una empresa


La organización empresarial tiene una gran importancia para asegurar el buen funcionamiento de cualquier
negocio. Entre otras cosas por los siguientes motivos:
 Una correcta organización permite conseguir los objetivos empresariales planteadas con más facilidad.
 Contribuye a utilizar mejor los medios que hay disposición de la compañía.
 Facilita la comprensión y comunicación entre los distintos componentes de una organización.
 Aporta las medidas para que se puedan realizar las actividades de la empresa de una manera
eficiente, con un esfuerzo mínimo.
 Rebaja o incluso en algunos casos llega a acabar con la duplicidad de esfuerzos al delimitar las tareas.
 Consigue acabar con la ineficiencia de las actividades, aumentando la productividad y disminuyendo los
costes.
La organización de un negocio se basa sobre todo en cuatro fases. Gracias a ellas seremos capaces de entender
con más claridad el concepto de organización empresarial:
1. Conocer el objetivo de la compañía.
2. División del trabajo en actividades o tareas.
3. Reunir las actividades en áreas más concretas.
4. Para cada actividad establecer una obligación y un responsable de área.
Características de la organización empresarial
Establecer una adecuada organización de una empresa llevará a cualquier entidad a cosechar unos resultados
más satisfactorios. A la hora de organizar el negocio hay que reparar una serie de principios comunes a todas las
entidades:
 Metas: todas las tareas y actividades que se desarrollen en la empresa deben estar vinculadas a los
propósitos que se fije la compañía. La creación de un puesto concreto o de un nuevo departamento
únicamente será justificable si sirve para la consecución de las metas.
 Especialización: la labor de un trabajador debe limitarse hasta donde sea posible, a la realización de una
tarea concreta. Conseguirá un mejor resultado y eficiencia en la actividad cuando más específica sea la
tarea y menos campo de acción asuma.
 Unidad de mando: debe definirse la figura de un solo jefe, que tendrá a su cargo a un grupo de
subordinados, que únicamente deben seguir las indicaciones del responsable del área.
 Jerarquía: deben fijarse centros de autoridad, que deben ser lo más comunicativos posibles con el resto
de empleados para conseguir los objetivos. La responsabilidad y la autoridad debe fluir desde el mando
más alto hasta el trabajador con el escalafón más bajo.
 Coordinación: las unidades de una organización deberán mantenerse siempre en equilibrio.
 Difusión: la obligación de los cargos con responsabilidad debe ponerse por escrito a disposición de los
distintos componentes de la compañía que guarden relación con esa figura.
 Flexibilidad: más sencillo será cumplir con las metas cuanto más flexibilidad se le dote a la estructura
de la organización. Cada estructura debe contar con unas técnicas precisas que ayuden a adelantarse y a
reaccionar ante posibles modificaciones.
La organización de una empresa no surge de la nada. Antes de crear una empresa, los directivos deben tener
clara la manera en que ésta se organizará con vistas a las actividades propias de la actividad comercial y al
cumplimiento de las distintas metas. Para ello, es necesario realizar un organigrama que describa cuál es la
estructura general y todo el mundo la conozca.

Objetivos De Promoción
Se trata de una serie de técnicas integradas en el plan de marketing, cuya finalidad consiste en
alcanzar una serie de objetivos específicos a través de diferentes estímulos y acciones limitadas en
el tiempo y dirigidas a un target determinado. El objetivo de una promoción es ofrecer al consumidor
un incentivo para la compra o adquisición de un producto o servicio a corto plazo, lo que se traduce
en un incremento puntual de las ventas.
Para comprender más esta afirmación basta con analizar el estudio de Infoadex de este año, en el
que se reflejan las inversiones publicitarias en medios no convencionales o below the line, y observar
que la cuenta económica que compone su inversión global está distribuida en diferentes partidas:
regalos publicitarios, que juegan a la baja, animación del punto de venta, tarjetas de fidelización, etc.
Además, basta con recordar la clásica teoría de las 4 pes, acuñada por McCarthy a mediados del
siglo XX y ver que se mencionaba promotion y no publicity. Por tanto, reflexionemos y demos la
dimensión y el protagonismo que requiere esta herramienta de marketing ya que, bien planteada y
gestionada, puede ser utilizada a nivel estratégico para potenciar la imagen de marca y empresa.
Partiendo de que la actividad promocional puede desarrollarse en cualquiera de los diferentes
canales de distribución (consumidor final, detallista, gran superficie, etc.) y dentro de cualquier sector
o tamaño de empresa (alimentación, prensa, financiero, nuevas tecnologías, etc.), hemos
considerado oportuno dividir este apartado en los siguientes puntos:
 Variables a considerar.
 Objetivos.
 Técnicas habituales.
A) Variables a considerar
Si deseamos alcanzar el éxito de nuestra promoción es necesario partir de:
 Originalidad. Es preciso aportar dosis de novedad e innovación a nuestras promociones, ya
que de lo contrario nos hará pasar totalmente desapercibidos.
 Identificación plena del target. De esta forma la promoción tendrá una mayor ratio de
respuesta positiva.
 Incentivo ad hoc. Cada promoción debe estar enfocada a su target.
 Temporal. ¿Cuándo lo realizamos? ¿Cuándo se vende más o menos? Dar respuesta a estos
interrogantes es parte del éxito y es una decisión estratégica, lo que sí hay que tener en
cuenta es que no debe perdurar en el tiempo.
 Mix promocional. En el planning promocional debemos incluir una variedad de incentivos y
estrategias.
 Ser proactivo. Saber aprovechar las posibles oportunidades que surjan.
B) Objetivos
Lógicamente han de ser consecuentes con la campaña de comunicación incluida en el plan de
marketing, teniendo perfectamente delimitado si se trata de hecho puntual como por ejemplo la
inauguración de un nuevo punto de venta u obedece a una estrategia de continuidad. Principalmente
destacamos:
 Aumentar visitas a la web.  Fidelizar.
 Incrementar las ventas.  Introducir nuevos productos.
 Contrarrestar acciones de la  Motivar equipos de venta.
competencia.  Reforzar la campaña publicitaria.
 Conseguir nuevos clientes.  Conseguir más seguidores en las redes.
 Potenciar la marca.  Etcétera.
 Generar liquidez económica.
C) Técnicas habituales
Quizá en esta área de actividad es donde deben aportarse mayores dosis de creatividad para unos
mejores resultados, aunque seamos conscientes de que rápidamente sería copiada la idea. Entre las
diferentes técnicas destacamos:
 Eventos. La creatividad es una variable que en este punto adquiere un gran protagonismo, ya
que en la actualidad existe una gran cantidad de lugares donde se puede realizar este tipo de
actos.
 Concursos. Quizá es un clásico del marketing promocional, pero se siguen obteniendo buenos
resultados, ya que en la mayoría de los casos requiere participación activa de la persona.
 Programas de fidelización focus costumer. El cliente se ha convertido en el eje central de toda
estrategia comercial y profesional, por ello esta actividad se ha potenciado bajo la de-
nominación marketing relacional.
 Promociones económicas. Incluimos todas aquellas que tienen algún tipo de recompensa
económica: descuentos directos, vales o cupones descuento (muy extendido en EE. UU.), el
clásico 2 x 1, etc.
 Promociones del producto. Entrega de muestras gratuitas o sampling, mayor entrega de pro-
ducto por el mismo precio, degustaciones, regalos de producto, etc.
Hasta aquí hemos visto cómo rentabilizar de la mejor manera una herramienta que, al menos en
nuestro país, no ha alcanzado la madurez que debiera. Sin embargo, no me gustaría finalizar el
apartado sin incluir una serie de recomendaciones que nos ayudarán a tener éxito en nuestras
promociones: los productos que se promocionan han de ser de la misma calidad e idénticos a los
que se comercializan, los tiempos de entrega deben ser mínimos y, por supuesto, cumplir todo lo que
se comunica en la promoción.

Plan de merchandising
Mucha gente confunde el merchandising con los regalos promocionales, pero se trata de dos conceptos muy
diferentes. El merchandising es, en realidad, un conjunto de técnicas que contribuyen a potenciar las ventas y
la rentabilidad de los comercios, especialmente de los que funcionan en la modalidad de libre servicio.
Se basa, fundamentalmente, en la forma en que colocamos los productos dentro de nuestro establecimiento y de
cómo disponemos el mobiliario del mismo conseguir llamar la atención de nuestros clientes sobre determinados
productos, lo que ayuda a potenciar notablemente las ventas. Podría decirse que es el Marketing del producto en
el punto de venta que pretende dar al producto un papel activo de venta a través de su presentación y de su
entorno.
Así, el merchandising toma nuestro local o punto de venta como centro de comunicación con el cliente y como
vía de diferenciación de la competencia, sometiendo a cada cliente los estímulos para estimular las compras.
Pese a que el merchandising es casi una ciencia que toma en cuenta multitud de criterios para ayudar a potenciar
la venta de productos, cualquier pequeño comercio puede mejorar notablemente las ventas de productos
siguiendo una serie de recomendaciones básicas y haciendo una inversión moderada en su establecimiento.
Veamos a continuación cómo funciona el merchandising y los diferentes criterios usados para clasificar los
productos y decidir cuál es su lugar óptimo dentro del establecimiento.
diseño establecido del marketing
La planificación estratégica de Marketing es un proceso en el que la empresa una vez ha realizado el estudio de
mercado y ha detectado las oportunidades existentes, establece cuál es su posición en el mismo, define los
planes de acción y controla su implantación, desarrollo y resultados, para poder llevar a cabo los diferentes
objetivos que se ha marcado.
Así, el Marketing se compone de un conjunto de elementos que se conocen como MARKETING MIX y que
son, PRODUCTO/SERVICIO, PRECIO, DISTRIBUCIÓN Y COMUNICACIÓN. Dichos elementos son
asimismo denominados las 4 P haciendo referencia a sus iniciales en inglés (product, price, place, promotion)
El establecimiento de un plan de marketing que integre todas las variables del Marketing Mix es, por tanto, un
pilar fundamental para que una empresa sea competitiva en el mercado, pues busca satisfacer las necesidades y
deseos de su cliente objetivo, mediante la oferta de un producto o servicio; que necesita ser promocionado para
que sea conocido y recordado; además, tiene un precio expresado en términos monetarios; y finalmente,
encuentra los medios para que llegue al cliente (distribución).
Luego el diseño de un plan de marketing siempre debe estar sustentado en un estudio de mercado previo y debe
integrar al menos las cuatro políticas fundamentales que den respuesta a las siguientes preguntas:

Elementos del Marketing Mix:


 PRODUCTO / SERVICIO: ¿qué productos o servicios vamos a ofertar?¿cuáles son sus atributos
diferenciales respecto de la competencia?¿cómo lo vamos a presentar?¿qué servicios adicionales lo
complementan?
 PRECIO: ¿qué estrategias de precios vamos a seguir?¿qué métodos vamos a utilizar para fijarlos (coste,
competencia, mercado)?
 DISTRIBUCIÓN: ¿qué sistemas de distribución vamos a seguir?¿qué canales utilizaremos?
 COMUNICACIÓN: ¿cómo vamos a dar a conocer nuestro producto o servicio? ¿qué acciones vamos a
realizar?¿qué herramientas y medios vamos a utilizar?