Vous êtes sur la page 1sur 9

Secretaría Civil. Recurso: Casación en el Fondo. Nro de Ingreso ICA: C 1850-2017.

EN LO PRINCIPAL: Interpone fundado recurso de casación en el fondo y EN EL

OTROSÍ: Abogado patrocinante.

Ilustre Corte de Apelaciones de Concepción.

BÁRBARA

INFANTE

WILSON,

abogado,

por

la

demandante,

en

representación de Leighton Sota Consultores Limitada, y esta a su vez de SIGLO

OUTSOURCING S.A., con domicilio para estos efectos en Huérfanos 757, oficina

708, Santiago, en autos sobre juicio ordinario de menor cuantía, caratulada

“LEIGHTON & SOTA CONSULTORES LIMITADA con QUIERO HASBÚN Y CIA

LTDA, ROL Corte 1850-2017, a US.I., respetuosamente, digo:

Que estando dentro de plazo vengo en interponer recurso de casación en

el fondo

en contra de la sentencia

de segunda instancia,

por medio de la cual

VSI., causando agravio a esta parte e incurriendo en infracciones de Ley, que han

influido en lo sustantivo del fallo, ya que resolvió confirmar con fecha 05 de Abril

del

2018, la sentencia definitiva, de fecha 09 de Agosto de 2.017, dictada por el

Segundo Juzgado civil de la ciudad de Talcahuano,

que rechazó la demanda de

cobro de pesos en juicio ordinario de menor cuantía,

impetrada por mi parte,

adoleciendo esta de infracciones de ley, que fueron confirmadas por VSI.

En consecuencia mediante

solicitamos que la Corte Suprema,

el presente recurso de casación en el fondo

invalide el fallo recurrido y dicte la sentencia

de reemplazo que corresponda, por medio de la cual revoque

lo resuelto por el

tribunal de primera instancia, que rechazó la demanda, y en definitiva, se tenga

por probada la relación contractual y con ello, la existencia de la obligación de que

ella emana, acogiendo la demanda en todas sus partes, ordenando el pago de lo

debido.

INFRACCIONES DE LEY:

La sentencia recurrida ha incurrido en varios errores de derecho mediante

la infracción de las siguientes normas legales:

Han sido infringidos, por la sentencia recurrida, los arts. 426, 472 y 346 Nro. 3

del Código de Procedimiento

Civil; Los artículos 1437,

1546, 1712, 1915, y

siguientes del Código de Civil, igualmente se han infringido las leyes reguladoras

de

la prueba,

y

los

artículos 7°, en relación al artículo 3° inciso 1°, ambas

disposiciones del Código de Comercio, lo prevenido en el artículo 160 inciso 2°

del referido cuerpo legal, en relación a los artículos 3° y 5°, ambos de la Ley N°

19.983.

FORMA DE COMO SE HA PRODUCIDO LA INFRACCION

La sentencia recurrida ha contravenido cada uno de los artículos mencionados, al confirmar la sentencia de primera instancia que rechazó la demanda de juicio ordinario de menor cuantía, declarativo de cobro de pesos, confirmando el considerando Décimocuarto que señala: “Que, en consecuencia, conforme a lo razonado, y ante la ausencia de prueba suficiente para dar por acreditada la existencia de la obligación pecuniaria alegada en la forma que lo pretende el actor, la cual correspondía precisamente a éste justificar, según las reglas del onus probando, deberá acogerse la excepción de inexistencia de la obligación impetrada por la demandada, debiendo rechazarse la demanda de autos.” Veamos, en detalle, cómo fueron infringidas tales disposiciones:

1.-Artículo

426 del Código de Procedimiento

Civil,

artículo 1712 del Código Civil°.

en relación con el

Las presunciones como medios probatorios, se regirán por las disposiciones del artículo 1712 del Código Civil”.

Una sola presunción puede constituir plena prueba cuando, a juicio del tribunal, tenga caracteres de gravedad y precisión suficientes para formar su convencimiento.

En la sentencia, se ha infringido dicha disposición, ya que de la documental

acompañada, la cual no fue objetada de contrario, esto es, facturas emitidas por

la actora,

venta de propio giro, correspondientes a los períodos en que se encuentran asentadas las facturas, pago y declaración de Iva, y conjuntamente con el pago mensual y declaración de Iva, formulario 29, en el cual se encuentran

incorporadas las facturas demandadas, se da cuenta de documentos, que debieron formar presunciones, que tienen carácter de precisión y gravedad suficientes, para formar convencimiento, ya que se trata de documentos no objetados de contrario, y concordantes, siendo reconocidos legalmente, en conformidad al artículo 346 Nro 3 del Código de procedimiento Civil, revisten entonces el carácter de plena prueba. 2.- Artículo 1712 Código Civil: Las presunciones son legales o judiciales. Las legales se reglan por el artículo 47. Las que deduce el juez deberán ser graves, precisas y concordantes”. En este caso, siendo que los documentos acompañados

no fueron objetados de contrario, siendo constituyentes de una presunción legal,

debió deducirse por el juez su calidad de plena prueba, ya que se trata de presunciones judiciales, graves, precisas y los documentos son absolutamente

concordantes entre sí y la obligación y relación contractual que se demanda, así las pruebas acompañadas acreditan en forma clara y fehaciente la obligación que

mi mandante reclama.

3.- Artículo y 346 Nro.3 del Código de Procedimiento Civil. La magistrado de

con acuse recibo del servicio prestado, y no reclamadas, libros de

primera instancia, ni SS, Ilustrísima, no se pronuncian sobre el reconocimiento de

los documentos, ni sobre

el valor probatorio que adquieren, documentos no

objetados de contrario, con lo que ignora su valor de plena prueba, infringiendo

igualmente las leyes reguladoras de la prueba, ya que desconoce el valor

probatorio de las que se dedujeron en el proceso, cuando la ley les asigna uno

determinado, lo que es de carácter obligatorio, dicha omisión, que constituye error

de derecho, influye sustancialmente en lo dispositivo del fallo, ya que si hubiese

resuelto en la sentencia definitiva, no la falta de objeción documental, sino que se

tienen

los

documentos

acompañados

por

reconocidos,

forzosamente

debió

haberlos tenido como plena prueba de la relación contractual y de la obligación

que de ella emana.

Así, debieron tenerse por reconocidos,

no habiendo sido objetados de

conformidad a la ley, se les debe tener por reconocidos en juicio, de conformidad

al artículo 346 N° 3 del Código de Procedimiento Civil, en relación al artículo 1.702

del Código Civil,

y atendido su carácter, se les debe dar el valor probatorio que

señala el artículo 35 del Código de Comercio, junto a ello, además las facturas

contienen el nombre de las partes, la cosa y el precio convenido, los cuales

constituyen elementos esenciales de una relación contractual, encontrándose

además recepcionada y no reclamada, y en absoluta concordancia con los libros

de venta

y pago de Iva acompañados, son elementos que la dan seriedad,

gravedad y precisión suficientes, como para que el tribunal a quo, infiriera que se

trata de obligaciones derivadas de voluntades consensuadas, siendo concordante

tal planteamiento con el contenido de las facturas que se condicen con la

obligación tributaria, que emana de ella misma.

4.- Artículo 1437 y siguientes del Código

Civil. En sus presentaciones la

demandada reconoce expresamente la relación contractual con mi mandante, al

señalar en escrito de fecha 29 de Diciembre del 2016, lo siguiente: “La empresa

Siglo Outsourcing S.A., Rol Único Tributario 96.943.920-4, prestó servicios

de contabilidad a mi representada desde mediados del año 2011 hasta mayo

de 2012. Estos servicios se solicitaron de manera externalizada y no existió

un contrato formal escriturado entre las partes, pues las asesorías se

prestaban

mes

a

mes.”,

“…Estos

servicios

se

solicitaron

de

manera

externalizada y no existió un contrato formal escriturado entre las partes,

pues las asesorías se prestaban mes a mes…”

5.- Artículo 1546 y siguientes del Código de Civil.

Dichas normas, se han

infringido, ya que el contrato entre comerciantes, de carácter consensual, se

perfecciona por el sólo acuerdo de voluntades y es una Ley para los contratantes,

las facturas y el acto de comercio, poseen partes, prestación, precio, modalidades

de pago, aceptación, todos elementos de un acto jurídico bilateral, un contrato que

contiene la relación comercial de las partes y la obligación de la que ella emana y

dado que todo contrato legalmente celebrado es una ley para los contratantes, y

no puede ser invalidado sino por su consentimiento mutuo o por causas legales,

debió tenerse por acreditada la relación contractual con dicho contrato. Me remito

a los artículos 1546, 1915 y 2006 y siguientes del Código de Civil, que señalan la

obligatoriedad, por parte de quien contrata la prestación de un servicio, de pagar el

precio pactado por dicho servicio, bastando sólo el acuerdo oral de ambas partes

para perfeccionar dicho contrato

y

por ende

otorgarle el carácter de una

verdadera ley para los contratantes, más aún cuando la propia demandada en sus

defensas, ha reconocido la relación contractual, por lo que se ha fallado, contra los

propios dichos de las partes y sus afirmaciones en esta causa, no siendo un hecho

controvertido la existencia del contrato y su subsecuente

existencia de la

obligación es un hecho indubitado que aflora de la propia confesión de la

demandada.

La emisión de las facturas que contienen, el nombre de las partes, la cosa y el

precio convenido, constituyen elementos esenciales de una relación contractual,

misma que indica haber sido recepcionada, además de no haber sido objetada por

la demandada, por falsedad y falta de integridad,

sino que, por el contrario, su

mérito es concordante con el resto de las pruebas que el juez a quo no consideró

en su fallo, elementos que le dan seriedad, gravedad y precisión suficientes, como

para

poder

inferir

que

se

trata

de

obligaciones

derivadas

de

voluntades

consensuadas, siendo concordante tal planteamiento, con el contenido de las

facturas ya señalada, lo que además coincide con la obligación tributaria que

emana de la misma, cumplida con la declaración y pago de Iva, acompañados en

autos.

6.- Artículo 1915 del Código de Civil. Se ha infringido dicha norma, en cuanto

las partes se han obligado, la primera a prestar un servicio, esto es

contables,

que

la

demandada

reconoce

en

sus

presentaciones,

servicios

un

precio

determinado,

el

juez

a

quo

ha

errado

al

negar

lugar

a

la

demanda

por

supuestamente no haberse probado la existencia de la obligación, ya que al

quedar acreditada la relación contractual era de

toda lógica, que quedara

establecida la existencia de la obligación que de dicha relación emana, obviando

que las partes si se han obligado, mediante un

contrato de arrendamiento de

servicios, que se han documentado con facturas, en que precisamente se contiene

el servicio prestado y el precio, el cual el deudor no pagó, infringiendo con ello su

obligación.

7.- Infracción a las Leyes Reguladoras de la prueba. Se ha errado en regular la

prueba, yerra el tribunal de primera instancia y S.S. Iltma. al no aplicar las normas

fundamentales impuestas por la ley a los sentenciadores, las que importan

prohibiciones o limitaciones, como en este caso, en que se han desestimado

algunas pruebas que la ley autoriza y se ha alterado el valor probatorio de los

medios o elementos de convicción, producidos en el proceso, así la prueba versa

sobre hechos , pero también sobre actos jurídicos, relaciones jurídicas, que sirven

de fundamento al derecho pretendido, éste es un acto jurídico bilateral, que se ha

comprobado mediante la emisión de facturas recepcionadas y no reclamadas,

libros de venta en que se encuentran asentadas las facturas y pago de la

obligación tributaria Iva, estos documentos no fueron objetados legalmente y la

desestimación de ellos, ha influído sustancialmente en lo dispositivo y resolutivo

del fallo, ya que de haberse regulado legalmente la prueba rendida y tratándose

de documentos no objetados de contrario, debió tenérselos como reconocidos

legalmente, así, estos debieron revestir el carácter de plena prueba, ante ello, la

sentencia, no hubiese podido sino pronunciarse, efectivamente sobre la existencia

de la relación contractual y con ello la obligación derivada y su cumplimiento, lo

que no ocurrió, por infracción en su decisión.

8.- Artículo

7°, en relación al artículo 3° inciso 1°, ambas disposiciones del

Código de Comercio.

Se ha infringido estas normas, atendido que

el demandado,

en sus

presentaciones al tribunal, reconoce, que mantuvo una relación comercial con la

demandante, del tipo similar al que se ha indicado en las facturas acompañada, lo

que

unido a la circunstancia de constituir un hecho público y notorio que la

emisión de una factura responde a una etapa de una relación contractual entre

comerciantes, esto no fue considerado, a pesar de que constituye la base de una

presunción seria, grave y concordante,

9.- Artículo 160 inciso 2° del Código de Comercio, en relación a los artículos

3° y 5°, ambos de la Ley N° 19.983.

Se han infringido estos artículos, y ello ha influído sustancialmente en

lo dispositivo del fallo, dado que el juez de primera instancia, señala que no bastan

las solas facturas, para tener por acreditada la existencia de la obligación,

cometiendo error de derecho, omitiendo los demás documentos no objetados que

concuerdan con las facturas, y que las facturas, no reclamadas, ni devueltas y

con acuse recibo, constituyen un acto jurídico bilateral, que se perfecciona por el

sólo consentimiento de las partes, sobre la cosa, el precio debido, las modalidad

de pago, y dado que

no consta, que la demandada hubiere reclamado en contra

de su contenido dentro de plazo legal y mediante alguna de las maneras que la

Ley establece para ello, debe tenérseles por irrevocablemente aceptadas, por

ende,

el

alcance

probatorio

de

estos

documentos

está

dado

por

la

aceptación irrevocable que conllevan.

Incluso, para darle una mayor agilidad al cobro de las sumas de dinero

que las mismas indican, se les da el carácter de título ejecutivo, de acuerdo a lo

dispuesto en la ley N°19.983, cuando provienen de una compraventa, de una

prestación de servicios, o de algún contrato asimilable a alguno de los anteriores,

sin perjuicio además que la factura, por el rol que cumple, es la consecuencia de

relaciones contractuales y en muchas ocasiones es el único documento que refleja

los referidos contratos y las obligaciones pendientes de pago, todo lo cual tiene un

evidente valor tributario, comercial y contractual.

De esta manera, han quedado violadas cada una de las normas referidas.

Manera de cómo estas infracciones han influido en lo dispositivo del

fallo

De

aplicarse

correctamente

la

ley,

se

habría

tenido

que

llegar,

necesariamente,

a

la

conclusión

de

que

se

ha

dado

por

probada

la

existencia de la relación contractual y con ello la obligación derivada y su

cumplimiento, lo que no ocurrió, por infracción a la Ley, la que influyó en la

errada sentencia dictada y luego confirmada por VS.Itma.

En tal caso, el Tribunal, en vez de haber resuelto que se confirma la sentencia en

alzada como lo hizo, habría debido resolver, necesariamente, que se revoca con

costas.

POR TANTO, de acuerdo con todo lo anteriormente expuesto y lo dispuesto

en las normas legales citadas y las demás pertinentes, los arts. 764 y siguientes,

767, 770 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, y arts. Artículo 426,

y

346 Nro 3 del Código de Procedimiento Civil, artículos 1437, 1546, 1915, 1996,

2006 y siguientes del Código de Civil; artículo 7°, en relación al artículo 3° inciso

1°, artículo 160 inciso 2° todas del Código de Comercio, en relación a los artículos

3° y 5°, ambos de la Ley N° 19.983.

RUEGO A US. Iltma.: tener por interpuesto fundado recurso de casación en

el fondo, en contra de la sentencia

de V.S.I., de fecha 05 de Abril del

2018, de

autos, que resolvió confirmar la resolución apelada,

y solicito concederlo, para

ante la Excma. Corte Suprema, a fin de que dicho Tribunal invalide ese fallo y

dicte

la

correspondiente

precisamente, que:

sentencia

de

reemplazo,

en

la

que

se

resuelva,

1.- Se acoge la demanda en juicio ordinario de cobro de pesos y se

ordena el pago de lo debido.

2.- Que se condena en costas a la parte recurrida

OTROSI: Ruego a US. Iltma. tener presente que en mi calidad de abogado

habilitado, por este acto asumo personalmente el patrocinio de

este recurso,

declaración que se efectúa en cumplimiento a lo dispuesto en el inciso final del

artículo 772 y 776 inciso 1° del Código de Procedimiento Civil.