Vous êtes sur la page 1sur 2

25 DE JULIO DE 1538 INDEPENDENCIA DE GUAYAQUIL

Los primeros españoles que arribaron a Guayaquil se encontraron con sus habitantes
ancestrales, los manteño-guancavilcas, que ocupaban una amplia región que se extendía
desde la actual Bahía de Caráquez, hasta la Isla Puná, y desde el Océano Pacífico hasta Cerro
de Hojas y Colinas del sur de Manabí. Esta zona fue origen de muchos de los más
importantes avances antropológicos de este continente. Aquí nació Guayaquil, que desde su
mismo origen fue uno de los lugares más codiciados por los enemigos de la corona de
España.
No hay datos exactos relacionados con las fundaciones de Guayaquil, pero existen varias
teorías que dicen:
1. La primera fundación de la ciudad fue el 15 de agosto de 1534, en las planicies de
Liribamba (donde ahora es Riobamba). La fundó Diego de Almagro.
2. También se dice que la primera fundación de la ciudad de Guayaquil la realiza
Sebastián de Benalcázar con el nombre de Santiago, agregándose más tarde el de
Guayaquil, el 25 de julio de 1535 en el punto llamado Estero de Dimas. Luego erige
la Tenencia de Gobernación de la ciudad de Santiago, encargando la alcaldía al
capitán Diego de Daza con el fin de dirigirse a Quito y emprender la conquista de
Cundinamarca. La rebelión de los Huancavilcas que llegaron a adueñarse del lugar
dejó sin efecto esta fundación.
3. Más tarde, enviado por Pizarro, el capitán Zaera realiza la segunda fundación de la
ciudad en 1536 en la confluencia de los ríos Yaguachi y Babahoyo. Una nueva
sublevación de los Huancavilcas volvió a dejar sin efecto esta fundación hasta que
por último,
4. Se dice que Francisco de Orellana funda Guayaquil por tercera vez el 25 de julio de
1538 al pie del cerro Santa Ana conocido como Cerro de la Culata. A partir de este
asentamiento, la ciudad no volvió a trasladarse y emprendió un proceso de expansión
urbana, sufriendo varios ataques e incendios.
24 DE JULIO DE 1783: NATALICIO DE SIMON BOLIVAR

El 24 de julio de 1783, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios


y Blanco nació en Caracas, Venezuela. Sus padres fueron el Coronel Juan Vicente
Bolívar y Ponte, y Doña María de la Concepción Palacios y Blanco. Bolívar perdería a
sus padres a temprana edad, quedando a cargo de su tío Carlos Palacios y su esclava y
nodriza, la Negra Hipólita.

Durante su juventud, Bolívar contó con grandes educadores como Simón Rodríguez, el
Fray Jesús Nazareno Zidardia, el presbítero José Antonio Negrete, Guillermo Pelgrón,
Andrés Bello y el Fray Francisco de Andújar. A los 15 años, viajó a Madrid para
continuar sus estudios y durante su permanencia, conoció a María Teresa Rodríguez del
Toro y Alayza, quien se convertiría en su esposa en 1802. María Teresa fallece en enero
de 1803, al contraer fiebre amarilla. En 1804, regresa a Europa y profundiza en sus
pensamientos independentistas luego de conocer a figuras vinculadas con la Revolución
Francesa

En 1806, Bolívar regresa a Venezuela con la firme intención de lograr la independencia


del imperio español y formar una gran confederación que uniera a todas las antiguas
colonias españolas de América, para enfrentar el poderío de otras potencias
imperialistas como Estados Unidos. Participó activamente en los movimientos
independentistas iniciados por Miranda en 1810, aunque posteriormente tuvo que
exiliarse a Cartagena de Indias en 1812, desde donde escribió el "Manifiesto de
Cartagena. Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño
.

Bolívar se traslada a Bogotá en 1830, para instalar el Congreso Constituyente a pesar


de encontrarse enfermo. Pero la fuerte oposición a sus ideales y la repentina muerte de
su amigo y compañero de armas, el Gran Mariscal Antonio José de Sucre, le obligan a
renunciar a la Presidencia de la Nueva Granada y se traslada a Santa Marta, donde
fallece el 17 de diciembre de 1830.