Vous êtes sur la page 1sur 5

IMPULSAR LA RECTA FINAL DEL PROCESO DE FUSIÓN

FSAP Y FCyT

________________
Haciendo memoria. El germen del proceso de fusión

En diciembre de 2006 trasladábamos al Consejo Federal de FSAP nuestro análisis


sobre la situación general que por entonces atravesaba nuestra Federación.
Merece la pena que recordemos el análisis que hacíamos, luego publicado (*), ya
que buena parte de él sigue siendo válido y justifica los retos a los que hoy nos
enfrentamos. Afirmábamos entonces:

 Intervenimos en unas Administraciones Públicas cada vez más adelgazadas,


sometidas a un abusivo proceso de externalización y privatización de
servicios públicos.

 Por lo general, nos resistimos débilmente a estos procesos privatizadores,


contando con muy escasa solidaridad y respaldo confederal para hacer frente
a ellos.

 Por el contrario, otras Federaciones se benefician de esta dinámica


privatizadora, consolidándose en los espacios que la FSAP se ve obligada a
abandonar. Se lleva la palma el Sector de los Servicios Sociales, espacio en
el que CCOO interviene a través de 5 Federaciones.

 Nuestra Confederación si no auspicia y respalda al menos permite que sean


otras Federaciones quienes asuman los nuevos sectores públicos
emergentes (la atención a la dependencia por Sanidad, los centros
especiales de empleo o la justicia juvenil por Enseñanza, el sector forestal
por Agroalimentaria, etc.) pareciendo que hubiera una estrategia dirigida a
debilitar todo lo posible a la FSAP. A la FSAP, decíamos por entonces, se le
está cayendo la “S”.

 Mientras otros sindicatos dan pasos para adaptarse a la nueva realidad,


CCOO no tiene hoy una estrategia coherente, unitaria y articulada en relación
a los servicios públicos. El Área Pública, que años atrás queríamos que
sirviera para ir amalgamando nuestra acción sindical y que fuera un espacio
de tránsito hacia un proyecto sindical y organizativo común, ha fracasado
estrepitosamente para ese objetivo.

 Las tensiones en el Área Pública en el periodo que acabábamos de terminar


habían alcanzado cotas intolerables. Aunque con la coordinación de FCT las
cosas se serenaron, cada vez resultaba más difícil encontrar objetivos
comunes con unas Federaciones con un sesgo corporativo cada vez más
acusado y particularmente interesadas en limitar nuestro ámbito de
intervención sindical.
___________________________________________________________________
(*) Observatorio Sociolaboral nº 50. Dic. de 2006. Fundación Sindical de Estudios.
“Comisiones Obreras debe impulsar en los próximos años un gran pacto
de estado sobre los servicios públicos” Enrique Gracia Ballarin y Julio
Novillo Cicuéndez.
Esta situación obligaba, a nuestro juicio, a una firme reacción de la dirección en
defensa de nuestros intereses federales, de los trabajadores a los que
representamos y los de nuestra afiliación.

Nuestra Dirección Estatal asumió este reto. Y de qué manera. Aún no habían
pasado dos meses cuando Miguel Segarra, coincidiendo en el tiempo con la
presentación del protocolo de acuerdo para la fusión entre COMFIA y FCOHT
(finalmente nonata), nos proponía el inicio de un proceso de encuentro con la
Federación de Comunicación y Transporte que, si los órganos lo ratificaban,
culminaría en la constitución de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC)
de Comisiones Obreras.

Se trataba en suma, y así se justificaba de forma detallada en los documentos


aprobados por el Comité Federal y el Consejo Federal en febrero de 2007, de
conformar una nueva estructura organizativa para mejor adaptarse a los cambios
operados en la sociedad, en el tejido productivo y en las Administraciones Públicas.
El objetivo último era poner en marcha una actuación sindical unitaria para dar
respuesta eficaz a las necesidades de los trabajadores de los servicios en nuestro
país.

Se trataba de una propuesta que, no sólo daba respuesta a las necesidades de


nuestra Federación, sino que tenía y tiene una profunda dimensión sociopolítica
para el conjunto de CCOO. Por eso no dudamos en intentar abrir el debate a toda la
Confederación, en promover una reflexión global sobre la evolución de la realidad
productiva en el sector servicios subordinando a sus conclusiones el resultado de
las fusiones. Pero fue, no lo olvidemos, la dirección confederal la que impidió este
debate poniendo condiciones inaceptables que predeterminaban su resultado final.
Por eso se optó por someter al Consejo Confederal la ratificación de la fusión de
nuestra Federación con la FCyT e iniciar su concreción práctica en el marco del
próximo Congreso.

________________________________
Las ponencias, un paso determinante. Por qué las apoyamos.

Los Consejos Federales de FSAP y FCyT, celebrados los días 19 y 20 de junio


pasados, han dado un paso determinante con la aprobación de las ponencias que
se someterán a la consideración de la afiliación en el proceso congresual.

Como personas que hemos formado parte de la Comisión de Ponencias debemos


felicitarnos por la labor del conjunto de la Comisión, felicitar la labor ardua de los
redactores, así como reconocer su receptividad a la inmensa mayoría de nuestras
propuestas. Nosotros no tenemos ninguna duda de la validez de las ponencias. Son
mejorables, como todas; pero hemos de decir que nos identificamos con las
apuestas esenciales que, tanto en el terreno político como en el organizativo, se
hace en ellas y por ello hemos apoyado y solicitado el voto para su aprobación.

La ponencia define de forma exhaustiva el proyecto político-sindical y el modelo


organizativo de la FSC. El texto arranca de un análisis de la evolución de los
Servicios Públicos en nuestro país que, desde una dimensión más global, asume y
desarrolla los planteamientos que ya aprobamos en anteriores congresos, y define
nuestras estrategias en relación a los procesos de externalización y privatización de
servicios. Asimismo el planteamiento que hace de nuestra acción sindical, muy
enriquecido con las aportaciones de FCyT, es coherente con el que ya avanzamos
en el 8º Congreso de FSAP celebrado en La Coruña. En ambas materias se alcanzó
un amplio nivel de consenso en la Comisión.

Más polémica ocasionó la ponencia organizativa y su reflejo en los Estatutos,


centrada en el papel de los sectores y su forma de articulación en la organización.
En el Consejo de FSAP del mes de marzo, pedíamos un esfuerzo por hacer este
debate transparente y participativo para alcanzar en materia de modelo organizativo
y de dirección soluciones de consenso y creemos que desde la ponencia se ha
trabajado bien para acabar por obtenerlo.

El bloque 6º de la ponencia ratifica el modelo dual vigente en nuestra Federación


desde el Congreso de Bilbao. Así, la FSC dispondrá de una estructura orgánica
federal, a nivel estatal y en cada territorio, y de una estructura funcional para la
acción sindical y la negociación colectiva, los sectores, que tendrán articulación
estatal y/o autonómica.

La definición del Comité Federal como estructura de dirección y coordinación


federal, de la que forman parte las Secretarías Generales de Federaciones
Autonómicas y de Sectores Estatales, es una buena solución para garantizar la
implicación de estos en la elaboración de propuestas de carácter estratégico, la
integración de las realidades profesionales y territoriales y evitar una Comisión
Ejecutiva demasiado amplia y poco operativa y que necesariamente estaría dotada
de una Comisión Permanente o Secretariado de haberse mantenido la idea inicial
de incorporar a los sectores a la Comisión Ejecutiva. Sin duda este mecanismo nos
permitirá avanzar mejor en el otro gran objetivo integrador de la nueva FSC: el de
las distintas sensibilidades sindicales que tan buenos resultados ha dado en la
FSAP desde el Congreso de La Coruña.

Además la ponencia compromete a los órganos de dirección a establecer


mecanismos estables para la coordinación estatal de los sectores de ámbito
autonómico (administración local y administración autonómica), necesidad que
veníamos demandando desde hace tiempo.

____________________________
La gestión del proceso de fusión. Nuestras opciones.

En FSAP nadie ha cuestionado el sentido político de la fusión, ni el contenido


esencial de las ponencias tanto en el plano de la acción sindical como en el plano
organizativo; es más, en este último terreno –como se decía más arriba- es ahora
mucho mayor que el que existía ala comenzar a trabajar la Comisión de Ponencias,
pero eso no ha impedido que aparezcan voces que piden la suspensión del proceso
de fusión.

¿Qué ha cambiado en estos pocos meses para que esto ocurra cuando al inicio
aplaudíamos unánimemente la fusión?
Por un lado han surgido los lógicos resquemores y suspicacias derivados de la
definición del modelo de dirección en cada territorio. Nada que no fuera previsible y
que no pueda superarse aplicando diálogo, respeto mutuo, generosidad y
flexibilidad allá donde haya podido faltar.

Por otro, se argumenta la inviabilidad del proyecto de fusión. Quienes alientan esta
tesis se apoyan para ello en las informaciones divulgadas por una minoría de la
FCyT nucleada en torno a los sectores Postal y de Telecomunicaciones. Según
estos, el hecho de que los Estatutos de su Federación establezcan la mayoría de
4/5 de los votos para que el Congreso apruebe la disolución y/o la fusión con otra
organización hará que la Confederación paralice en su momento un proceso de
fusión que no cumplirá con los requisitos formales exigidos al no contar con esa
mayoría cualificada.

Conocer esta norma estatutaria que esgrime la minoría contraria a la fusión ha sido
para nosotros, desde luego, una sorpresa. Pero no debería ser, a nuestro juicio, un
contratiempo insalvable. El único procedimiento aplicable para la fusión entre
federaciones de Comisiones Obreras es el previsto en el Art. 18 de los Estatutos
Confederales y este es el que estamos siguiendo. Como es lógico, sólo los
Estatutos Confederales pueden determinar los mecanismos a seguir para la fusión
entre dos organizaciones que forman parte de CCOO. Se trata de una competencia
exclusiva confederal que no puede ser adaptada o desarrollada a su libre criterio
por las federaciones, como deja claro el Art. 48. Por eso, los Estatutos de FSAP,
adaptados en La Coruña, no contemplan nada sobre este tema. Lo que dicen los de
FCyT o debe entenderse referido a la fusión con organizaciones externas a CCOO
o es nulo de pleno derecho por no estar legitimada la Federación para establecer
esta norma.

Presuponer que, a pesar de ello, en su día una Comisión de Garantías anulará


arbitrariamente la fusión, es arrojar serias dudas sobre la limpieza de los
procedimientos de control democrático existentes en nuestra organización; incluso
sobre la honestidad de las personas que participan en ellos. Si esto es lo que se
nos quiere transmitir, que podemos ser víctimas de un abuso de poder, estaríamos
ante una gravísima disfunción en el funcionamiento de Comisiones Obreras. Y lo
que tenemos que hacer no es aceptarlo pasivamente sino combatirlo. Que para eso
son los Congresos, para avanzar superando las disfunciones que en nuestra
organización encontramos. Y estamos convencidos, porque es de sentido común,
que tan pronto desde posiciones mayoritarias se reclame, el Congreso Confederal
tomará medidas para restaurar la independencia y autonomía que en otro tiempo
tuvieron las Comisiones de Garantías.

No seamos ingenuos. El proceso de fusión se ha venido abriendo camino desde el


principio venciendo las resistencias confederales que todos conocemos. Sabemos
que tendremos que superar algunas más, tales como la propuesta que se pretende
introducir (así figura en las ponencias confederales) para limitar los procesos de
fusión a federaciones públicas con públicas y privadas con privadas. Pero si cuando
más cerca podemos estar de superar los obstáculos que desde hace años han
limitado un mejor trabajo en los servicios públicos renunciamos a ello, suicidando
nosotros mismos la fusión, ¿qué salidas nos quedan? Podemos ganar este envite,
tenemos hoy la fuerza y los argumentos. Pero si no fuera así, sólo nuestra unidad
permitirá defendernos y trazar otras alternativas. Dividir hoy a la organización es a
nuestro parecer un grave error político.

La evolución de la sociedad, del modelo productivo, de las formas de gestión en los


servicios públicos, nos ha de llevar más pronto o más tarde a conformar un nuevo
espacio federal si queremos servir con eficacia a los trabajadores. No perdamos el
tiempo, comencemos a construirlo desde ahora. Las ponencias que se someten a
debate son un paso de gigante para recomponer la estructura de CCOO en los
servicios a la ciudadanía; para construir una organización más potente, con más
capacidad de intervención y de vertebración de los servicios públicos. No debemos
desaprovechar esta oportunidad, pues tal vez no tengamos otra o al menos no en
muchos años.

Desarrollar estas ideas con la afiliación, debatir sobre las propuestas y los objetivos
que contienen las ponencias, que aquí hemos tratado de resumir, nos parece la
mejor respuesta a los posibles problemas de índole jurídica o normativa. La mejor
superación de las mayorías cualificadas que se exijan para el proceso de fusión
-que, sean las que sean, hay que respetar por elemental sentido democrático- es
cerrar el debate de ponencias con una gran participación y con un amplísimo
consenso, si es de 5/5 mejor, sobre el proyecto.

Y ello porque lo mejor de la ponencia es lo que aún no viene en ella: el contenido


del anexo II de los Estatutos, los famosos códigos CNAE (Clasificación Nacional de
Actividades Económicas), que permitirán ver con claridad que la nueva Federación
que alumbraremos en marzo llevará los valores del sindicalismo general y de clase
a todos los sectores de los servicios públicos con las únicas excepciones,
esperemos que no por mucho tiempo, de la enseñanza reglada y el sistema
nacional de salud.

Por este proyecto, en defensa de este proyecto, os llamamos a impulsar el debate y


la mejora de las ponencias y a extender entre la afiliación, nuestros cuadros y
estructuras el apoyo al proceso de constitución de la nueva Federación de Servicios
a la Ciudadanía de CCOO.

24 de junio de 2008

Miembros de la Comisión de Ponencias y Estatutos

Enrique Gracia. Sº General FSAP Aragón.


Carmen López. Sª General FSAP Castilla La Mancha
Lola Gómez. Sª Organización FSAP Castilla La Mancha
Alfredo Valdés. Sº Institucional FSAP. Comisión de Enlace FSAP-FCyT