Vous êtes sur la page 1sur 22

L

MARI ANO RO JAS


OTROS TÍTULOS RELACIONADOS OTROS TÍTULOS DE LA COLECCIÓN

La calidad de vida a felicidad ha sido un objetivo vital desde Teoría de juegos. Una introducción
Martha C. Nussbaum que los hombres tuvieron conciencia de ella. matemática a la toma de decisiones
y Amartya Sen Sin embargo, a pesar de la evidente relevancia Pablo Amster y Juan Pablo Pinasco
que tiene este concepto en las vidas de las
La desigualdad económica personas, son muy pocos los esfuerzos Diseño de mercados
Amartya Sen que se han hecho hasta ahora no sólo para Alvin E. Roth, Gary E. Bolton
definirlo, sino para abordarlo con seriedad. y Paul Klemperer
Economía del bienestar, distribución El estudio científico de la felicidad subsana

EL ESTUDIO CIENTÍFICO DE LA FELICIDAD


del ingreso y desempleo esta falta y ofrece, al mismo tiempo, una El comercio internacional.
Cornelis P. A. Bartels investigación bien fundamentada de lo que Evolución teórica
la felicidad implica en la actualidad en términos Elhanan Helpman
Ensayos sobre economía del bienestar tanto sociales como económicos. Las hipótesis
Kenneth J. Arrow que Mariano Rojas aventura resultan, en este John Maynard Keynes. Un capitalista
contexto, de gran utilidad para los encargados revolucionario
Riqueza y bienestar: ensayos de diseñar las políticas públicas con miras Roger Backhouse y Bradley W. Bateman
sobre teoría económica a alcanzar el bienestar de la población.
John R. Hicks Libertad para el pueblo. Historia
Mariano Rojas (Costa Rica, 1961) es doctor en economía por de la democracia
la Ohio State University. Es miembro del Sistema Nacional de
Investigadores y profesor en la Facultad Latinoamericana
John Dunn
www.fondodeculturaeconomica.com

de Ciencias Sociales, México, y en la Universidad Popular


Autónoma del Estado de Puebla. Es coordinador de la iniciativa La filosofía del derecho
Midiendo el Progreso de las Sociedades: Una Perspectiva desde
Ronald Dworkin (comp.)
México, y vicepresidente de la International Society for Quality
of Life Studies. Su principal área de investigación gira en torno
al estudio del bienestar subjetivo y la felicidad. Ha publicado Georg Simmel
más de noventa artículos en libros y revistas arbitradas David Frisby

BREVIARIOS
y ha editado siete libros.
582
ISBN: 978-607-16-2135-1

9786071621351_Rojas_El estudio científico de la felicidad.indd 1 1a edición rústica c solapas / Refine 11 x 17 cm / Interiores Papel cultural crema 75 grs. / 308 pp. Lomo 1.5 cm/Diseño: Paola Álvarez / GUARDAS 730 U
30/07/14 18:20
BREVIARIOS
del
Fondo de Cultura Económica

582
Mariano Rojas

El estudio científico
de la felicidad

FONDO DE CULTURA ECONÓMICA


Primera edición, 2014

Rojas, Mariano
El estudio científico de la felicidad / Mariano Rojas. — México : FCE, 2014
306 p. ; 17 × 11 cm — (Colec. Breviarios ; 582)
ISBN 978-607-16-2135-1

1. Felicidad — Crítica e interpretación 2. Felicidad — Sociedad 3. Bienes-


tar social — Políticas públicas I. Ser. II. t.

LC BJ 1142 Dewey 082.1 B846 V.582

Distribución mundial

Diseño de portada: Paola Álvarez Baldit

D. R. © 2014, Fondo de Cultura Económica


Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14738 México, D. F.
Empresa certificada ISO 9001:2008

Comentarios: editorial@fondodeculturaeconomica.com
www.fondodeculturaeconomica.com
Tel. (55) 5227-4672; fax (55) 5227-4694

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra, sea cual fuere


el medio, sin la anuencia por escrito del titular de los derechos.

ISBN 978-607-16-2135-1
Impreso en México • Printed in Mexico
SUMARIO

Dedicatoria y agradecimiento . . . . . . . . . 9
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . 13

I. La felicidad y las tradiciones de imputación


y presunción . . . . . . . . . . . . 37
II. El estudio científico de la felicidad . . . . 53
III. La medición de la felicidad . . . . . . . 84
IV. La situación de felicidad . . . . . . . . 107
V. Felicidad y teoría económica . . . . . . 130
VI. Felicidad e ingreso . . . . . . . . . . 151
VII. Felicidad e ingreso: el ingreso relativo . . . 173
VIII. Felicidad e ingreso: aspiraciones, habituación
y valores . . . . . . . . . . . . . . 192
IX. Felicidad e ingreso: el uso del ingreso . . . 213
X. Más allá del ingreso: satisfacción en dominios
de vida . . . . . . . . . . . . . . 225
XI. Felicidad y cambio de paradigma . . . . . 244

Referencias bibliográficas . . . . . . . . . . 275


Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . 303

7
DEDICATORIA Y AGRADECIMIENTO

Se es persona y no individuo. El individuo se concibe fuera


de contexto; la persona es en sociedad. Lo que hace y lo que
produce la persona no puede explicarse fuera de su contex-
to social, y el núcleo social que es más próximo a la persona
es su familia. Por ello quiero dedicar y también agradecer
por este libro a mi familia, y muy especialmente a mi esposa
Karen y a mis hijas Clara e Irene.

9
Disponemos de una sola vida, ¿podemos afirmar
que estamos satisfechos con ella?
INTRODUCCIÓN

1. La felicidad es muy importante

“He cometido el peor de los pecados que un hombre puede


cometer. No he sido feliz”; así inicia Jorge Luis Borges su
poema titulado El remordimiento. Borges continúa afir-
mando: “Mis padres me engendraron para el juego arries-
gado y hermoso de la vida, para la tierra, el agua, el aire, el
fuego. Los defraudé. No fui feliz”. Y concluye con: “siem-
pre está a mi lado la sombra de haber sido un desdichado”.
Por su parte, Pablo Neruda, en su Oda al día feliz, escribe:
“Esta vez dejadme ser feliz, nada ha pasado a nadie, no es-
toy en parte alguna, sucede solamente que soy feliz por los
cuatro costados del corazón, andando, durmiendo o escri-
biendo. Qué voy a hacerle, soy feliz”. En otro de sus poe-
mas, Pablo Neruda subraya: “¡Vive hoy! ¡Arriesga hoy!
¡Hazlo hoy! ¡No te dejes morir lentamente! ¡no te impidas
ser feliz!”
Los filósofos también han escrito acerca de la felicidad;
en su Ética a Nicómaco, Aristóteles sostiene que “todos los
hombres aspiran a la felicidad”, la que califica como el bien
supremo.
Los cantantes hablan de la felicidad; por ejemplo, Ar-
mando Manzanero manifiesta: “Felicidad, hoy te vengo a
encontrar. ¡Cuánto tiempo huiste de mí!” Consuelo Veláz-
quez escribe una canción que empieza con un: “Que seas
feliz, feliz, feliz, es todo lo que pido en nuestra despedida” y
13
14 INTRODUCCIÓN

concluye con un “yo que te quise tanto, quiero que seas fe-
liz, feliz, feliz”, y Marco Antonio Solís escribe: “si no te hu-
bieras ido sería tan feliz”.
Por siglos, los filósofos, los poetas y los cantantes han re-
flexionado, declamado y cantado acerca de la felicidad.
Las sociedades y sus dirigentes políticos también han re-
conocido la importancia de la felicidad. Por ejemplo, el pre-
sidente de México inicia el Plan Nacional de Desarrollo
2013-2018 del gobierno de la República con la siguiente
frase: “Un México donde cada quien pueda escribir su pro-
pia historia de éxito y sea feliz”. La Declaración de Indepen-
dencia de los Estados Unidos afirmaba ya en 1776 que “la
vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” son derechos
inalienables de todo ser humano. La Constitución Española
de 1812 (Constitución de Cádiz) también sostiene que “el
objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que
el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de
los individuos que la componen”. Más recientemente, en ju-
lio de 2011, la Asamblea General de la Organización de las
Naciones Unidas adoptó por unanimidad la resolución titu-
lada “La felicidad: hacia un enfoque holístico del desarro-
llo”, en la cual se establece que la búsqueda de la felicidad es
un objetivo humano fundamental y se invita a los Estados
miembros a crear políticas públicas orientadas a este fin.
Quizá aún más importante que lo dicho por poetas,
cantantes, filósofos, políticos, organizaciones y constitucio-
nes es aquella frase tan repetida por las madres y los padres:
“Lo único que deseo es que mis hijos sean felices”. Es en
esta vivencia cotidiana de las personas donde la importan-
cia de la felicidad tiene su justificación indiscutible; la feli-
cidad hace referencia al bienestar que día a día experimen-
tan los seres humanos.
INTRODUCCIÓN 15

2. El estudio de la felicidad

Al ser la felicidad una vivencia central para los seres huma-


nos —quizá el objetivo final más importante—, es sorpren-
dente que no exista ninguna disciplina que se ocupe direc-
tamente de su estudio de manera científica; aunque también
es cierto que todas las disciplinas asumen que su quehacer
científico contribuye, directa o indirectamente, a aumentar
la felicidad de los seres humanos. Aun en estas épocas de
proliferación del conocimiento, constituye un reto para las
universidades dar respuesta a un joven que se presenta a sus
puertas y manifiesta su interés por estudiar ese tema central
de los seres humanos: la felicidad.
Durante las últimas décadas se ha presentado un cambio
revolucionario en el estudio de la felicidad. Se ha reconoci-
do que es posible medir la felicidad, pero para ello hay que
preguntar a quien la experimenta, y se ha reconocido que es
posible estudiar de manera científica la felicidad. El estudio
científico de la felicidad ha crecido significativamente du-
rante las últimas décadas. Como es de esperar, dada la com-
partimentación disciplinaria del conocimiento, este auge ha
surgido principalmente dentro de la estructura disciplinaria
actual. El estudio científico de la felicidad implica un cam-
bio epistemológico y metodológico. Mientras las tradiciones
dominantes apelaban a la capacidad de discernimiento para
proponer los componentes de una vida feliz, y al acuerdo en
la enumeración de atributos considerados como constitu-
yentes de la felicidad, el nuevo interés por el estudio de la
felicidad utiliza el enfoque científico basado en la medición,
la elaboración de teorías, el planteamiento y la corrobora-
ción de hipótesis y la reformulación de teorías. El estudio
16 INTRODUCCIÓN

científico de la felicidad parte de preguntar directamente a


las personas sobre su experiencia de bienestar, y utiliza esa
información para corroborar hipótesis e identificar los fac-
tores relevantes para la felicidad de las personas.
El enfoque también es conocido como de bienestar subje-
tivo, y hace referencia a la experiencia de bienestar de la per-
sona; de esta forma, la felicidad pasa de ser entendida como
una construcción de académicos a ser reconocida como una
vivencia de las personas. Se pregunta directamente a las per-
sonas sobre su bienestar, pues se acepta que están en una si-
tuación de privilegio para juzgar su bienestar, ya que son ellas
quienes lo experimentan.

3. La felicidad es objetivo final


y fuente de motivación

“Una feliz navidad; un feliz año; que vivan felices para


siempre; ante todo, que mis hijos sean felices; soy feliz a tu
lado.” Con gran frecuencia usamos —y pensamos— estas
frases. La felicidad es muy importante para las personas y
resulta familiar para la mayoría de los seres humanos. Es un
concepto tan conocido que al preguntarles a las personas si
son felices o qué tan felices son, es normal obtener tasas de
respuesta superiores a 99%; las personas pueden ser felices
o infelices en distintos grados y lo saben; difícilmente al-
guien indicará que no sabe o no puede responder acerca de
cuál es su grado de felicidad. Esto muestra que el concepto
de felicidad no es ajeno a las personas y que éstas evalúan a
menudo su situación de felicidad al punto de que pueden
responder rápidamente a la pregunta, así como conversar
extendidamente acerca del tema.
INTRODUCCIÓN 17

La felicidad es un objetivo final; esto significa que es


algo que se busca por sí mismo y no como un medio para
alcanzar otro objetivo subsecuente. Por ejemplo, la mayoría
de las personas que desean un mayor ingreso lo hacen por-
que creen que esto les permitirá alcanzar una mayor felici-
dad; sin embargo, no desean una mayor felicidad para al-
canzar un mayor ingreso. Por ello, la felicidad es un objetivo
último, mientras que el ingreso es sólo un medio. De igual
forma, no se aspira a ser feliz para poder casarse, sino que
las personas se casan porque creen que esto les permitirá ser
más felices, y tampoco se aspira a ser feliz para poder tener
una profesión, sino que se busca tener una profesión por-
que se cree que ello permitirá una mayor felicidad.
Es conveniente distinguir entre objetivos finales y obje-
tivos intermedios. Muchos de los objetivos que se persi-
guen en la vida son intermedios, pues se aspira a ellos no
por sí mismos, sino como medios para alcanzar la felicidad.
Ejemplos de objetivos intermedios son poseer una casa, ob-
tener una profesión, viajar y muchos más. No habría moti-
vación para poseer una casa, para obtener un título o para
viajar a lugares lejanos si creyéramos que esto nos generaría
infelicidad. Lo mismo puede decirse del dinero o de la as-
piración de mayores ingresos. Sólo un personaje como
Ebenezer Scrooge (Un cuento de Navidad) hace del dinero
un fin en sí mismo. Lamentablemente, la ausencia de me-
diciones directas y de estudios científicos de la felicidad de
las personas ha llevado a muchos economistas y gobiernos
a hacer del aumento del ingreso un fin en sí mismo, antes
que un instrumento cuyo valor debe ser medido en térmi-
nos de su contribución a la felicidad de las personas.
La búsqueda de una mayor felicidad motiva las decisio-
nes y acciones más importantes de los seres humanos: rom-
18 INTRODUCCIÓN

per con la pareja, cuándo y con quién casarse, tener hijos o


no, qué profesión ejercer, migrar, endeudarse para comprar
una casa más grande, renunciar al trabajo, cambiar de ocu-
pación y muchas decisiones más pasan por una considera-
ción que tiene que ver con la felicidad. La expectativa de
obtener una mayor felicidad es lo que mueve a muchos a
casarse con una persona, así como a divorciarse de su pareja;
también es lo que motiva a muchos a renunciar a su trabajo
e incluso a cambiar de ocupación. La expectativa de felicidad
puede llevar a las personas a cambiar de ciudad e incluso de
país, y las parejas deciden adoptar niños motivadas por la
expectativa de tener una familia feliz. Al comprar una casa,
las personas ponen particular atención en determinados atri-
butos, como seguridad, localización, acceso a medios de
transporte y existencia de zona de juegos infantiles, porque
asocian estos atributos a una vida más feliz. Por ello, para
entender mejor el comportamiento humano se requiere un
mayor estudio de la felicidad de las personas, así como de la
manera en que éstas forman sus expectativas de felicidad.

4. La reflexión sobre felicidad

Por ser la felicidad tan importante para los seres humanos,


sorprende que durante siglos no haya sido objeto de investi-
gación científica. Basta con presentarse a cualquier universi-
dad y manifestar el interés por realizar una carrera en el es-
tudio de la felicidad para observar el desconcierto que el
tema provoca aún en el ámbito académico. No hay una dis-
ciplina encargada de satisfacer la demanda de jóvenes de-
seosos de saber más sobre ese objetivo último y sobre esa
motivación central del comportamiento humano. Son po-
INTRODUCCIÓN 19

cos los centros universitarios que tienen por objeto central


de estudio la felicidad; algunos de ellos utilizan términos
como bienestar o calidad de vida. Por siglos el tema de la
felicidad fue dejado a la reflexión y la especulación de los
eruditos; era un tema de sobremesa en las tertulias de aca-
démicos. La falta de una conceptualización adecuada de la
felicidad y la ausencia de su medición directa hicieron im-
posible la corroboración de hipótesis y, con ello, la prueba y
modificación de teorías acerca de los factores explicativos
de la felicidad. En consecuencia, el avance en el conoci-
miento de la felicidad a partir de la aplicación del método
científico fue prácticamente nulo. En principio, la felicidad
de las personas es el tema que subyace al quehacer de mu-
chas disciplinas; cada disciplina ha desarrollado amplios an-
damiajes teóricos, mediciones, investigaciones y programas
de intervención en sus esferas de interés (depresión, proble-
mas cardiovasculares, ingreso, desempleo, transparencia elec-
toral, movilidad socioeconómica y muchos más), pero la im-
portancia de cada una de estas esferas de interés disciplinario
en la felicidad de las personas se da por cierta sin ninguna
corroboración.
La definición del listado de factores relevantes se convir-
tió en un asunto de capacidad de convencimiento, de juegos
de poder y de imposición, y de la disposición del auditorio a
aceptarlos. En consecuencia, la definición y relevancia de es-
tos factores fue un asunto de capacidad de persuasión antes
que de corroboración empírica. No pocos expertos se apoya-
ron en estas especulaciones para sustituir la medición directa
de la felicidad con la construcción de indicadores e índices a
partir de los factores que, de manera especulativa y persuasi-
va, se proponían como de gran relevancia para la felicidad,
sin que mediara corroboración alguna al respecto. De esta
20 INTRODUCCIÓN

forma, el estudio de la felicidad era suplantado por el estudio


de listados de factores y complementado con el uso de técni-
cas cuantitativas para manejar variables, tales como las téc-
nicas de reducción de dimensiones. Dentro de esta tradición
no científica, es imposible verificar la relevancia de los facto-
res listados y la pertinencia de las técnicas empleadas.

5. La ciencia de la felicidad

No es sino hasta décadas recientes que la felicidad se con-


vierte en objeto de estudio científico. El estudio científico
de la felicidad pasa por la necesidad de renovar su concep-
ción y de tener una medición confiable de aquello que se
estudia, así como del planteamiento de teorías y de la corro-
boración empírica de hipótesis, lo cual permite desechar al-
gunas teorías, modificar otras y proponer nuevas. De esta
forma, el método permite obtener hallazgos sólidos con res-
pecto al comportamiento de la felicidad de las personas y a
su asociación con diversos factores personales, demográfi-
cos, sociales y económicos. El estudio científico de la felici-
dad viene acompañado, necesariamente, de reconsideracio-
nes epistemológicas acerca de qué es la felicidad humana y
cómo se puede conocer. De igual forma, obliga a pregun-
tarse si el conocimiento disciplinario es suficiente para en-
tender la felicidad de las personas.
Quizá uno de los detonantes más importantes para el
surgimiento del estudio científico de la felicidad fue el con-
vencimiento de muchos académicos de que la felicidad de
las personas se puede medir de manera confiable. Al medir la
felicidad se puede pasar de la especulación a la verificación y
surge de esta forma la posibilidad de realizar una validación
INTRODUCCIÓN 21

de los muchísimos planteamientos que a lo largo de la his-


toria se han hecho con respecto a este tema. Afirmaciones
del tipo “vivimos en un mundo donde la gente es muy infe-
liz”, “la modernización ha generado gran infelicidad en los
países del sur”, “la infelicidad causada por las políticas de
apertura y por las reformas estructurales”, “la infelicidad
de vivir en un régimen totalitario”, “la infelicidad de los po-
bres”, “la infelicidad de quienes están alejados de la reli-
gión”, y muchísimas más, pueden ahora corroborarse empí-
ricamente, y generar la oportunidad de revisar nuestras
concepciones y nuestras teorías en aquellos casos donde la
corroboración empírica muestre que estos puntos de vista
no son acertados. La medición y el apropiado uso de los
métodos de investigación cuantitativa permiten pasar de
una discusión basada en opiniones y experiencias personales
a un diálogo basado en la evidencia.
El estudio científico de la felicidad inicia entonces con
un cambio revolucionario de perspectiva en cuanto a su me-
dición. Este cambio revolucionario constituye uno de esos
casos conocidos como “huevo de Colón”. Este término hace
referencia a una situación, quizá de leyenda, en la que Cris-
tóbal Colón reta a varios comensales a poner un huevo de
pie; todos lo intentan y ninguno lo logra. Al final, Colón
toma el huevo y golpea ligeramente su base, y de esa manera
logra ponerlo de pie. La solución es bastante sencilla, pero
requiere un cambio revolucionario de perspectiva. Al igual
que muchos otros cambios revolucionarios, éste comprende
una solución sencilla, pero que requiere una modificación
fundamental acerca de cómo se conoce la felicidad de las
personas. Por siglos el estudio de la felicidad asumió que era
labor del experto o del sabio juzgarla, y por ello se requerían
variables o factores que fueran observables para el experto, y
L a felicidad ha sido un objetivo vital desde
que los hombres tuvieron conciencia de ella.
Sin embargo, a pesar de la evidente relevancia
que tiene este concepto en las vidas de las
personas, son muy pocos los esfuerzos
que se han hecho hasta ahora no sólo para
definirlo, sino para abordarlo con seriedad.
El estudio científico de la felicidad subsana
esta falta y ofrece, al mismo tiempo, una
investigación bien fundamentada de lo que
la felicidad implica en la actualidad en términos
tanto sociales como económicos. Las hipótesis
que Mariano Rojas aventura resultan, en este
contexto, de gran utilidad para los encargados
de diseñar las políticas públicas con miras
a alcanzar el bienestar de la población.

Mariano Rojas (Costa Rica, 1961) es doctor en economía por


la Ohio State University. Es miembro del Sistema Nacional de
Investigadores y profesor en la Facultad Latinoamericana
www.fondodeculturaeconomica.com

de Ciencias Sociales, México, y en la Universidad Popular


Autónoma del Estado de Puebla. Es coordinador de la iniciativa
Midiendo el Progreso de las Sociedades: Una Perspectiva desde
México, y vicepresidente de la International Society for Quality
of Life Studies. Su principal área de investigación gira en torno
al estudio del bienestar subjetivo y la felicidad. Ha publicado
más de noventa artículos en libros y revistas arbitradas
y ha editado siete libros.

ISBN: 978-607-16-2135-1