Vous êtes sur la page 1sur 5

CICLO DE VIDA DEL

PROYECTO VS CICLO DE
VIDA DEL PRODUCTO
SeguirXavier Segura Andrés
Project Manager in BIM environments / PMP® / MA / Architect

Las metodologías y estándares sobre Gestión de Proyectos son


internacionalmente conocidas, como la del Project Management
Institute (USA), la de Prince2 (UK) y la norma ISO 21500, por
mencionar algunos. A pesar de su gran difusión, todavía erramos
a la hora de utilizar parte de su terminología. Tan importante
como saber gestionar es saber comunicarse, y para eso todos
debemos hablar el mismo “idioma”. Este artículo se centra en la
confusión que parece haber entre los conceptos de Ciclo de Vida
del Proyecto y Ciclo de Vida del Producto. Estos conceptos son
de vital importancia ya que pautan el marco básico para la
dirección de proyectos.

Para poder llegar a comprender correctamente las diferencias


entre Ciclo de Vida de Proyecto y Ciclo de Vida de Producto, es
fundamental empezar por distinguir entre Proyecto y Producto.
Esta confusión parte porque lo que en países de habla hispana se
entiende como proyecto, en países de habla anglosajona lo llaman
alcance del producto. Como punto de partida, utilizaremos como
referencia la metodología del PMI y algunas de sus definiciones:

Proyecto: es un esfuerzo temporal que se lleva a cabo para


crear un producto, servicio o resultado único.
Producto: es un artículo producido, que es cuantificable y
que puede ser un elemento terminado o un componente.
Otras palabras para hacer referencia a los productos son
materiales y bienes.

Con estos dos conceptos en la mente, podemos empezar a


entender que sus ciclos de vida, aunque tienen relación, son dos
conceptos independientes. Por ejemplo, en el sector de la
construcción, el Producto (obra construida) es el entregable
principal del Proyecto, en cambio, el Ciclo de Vida del Proyecto
de Construcción se refiere a todos los procesos necesarios desde
el arranque del mismo hasta la entrega de la obra construida. Por
tanto podemos observar cómo el Ciclo de Vida del Proyecto está
contenido dentro del Ciclo de Vida del Producto, ya que la vida
de este último trasciende a su construcción. La correcta aclaración
entre estos dos términos es fundamental a la hora de ayudarnos a
gestionar, entre otras cosas, el Coste del Ciclo de Vida del
Producto.

Podemos entender el Ciclo de Vida del Proyecto como las fases


por las que atraviesa un proyecto desde su inicio hasta su cierre.
Aunque el número de fases y sus relaciones (secuenciales o
superpuestas) dependen del tamaño y la complejidad del proyecto,
podemos configurarlas dentro de la siguiente estructura:
Iniciación, Organización y Preparación, Ejecución y Cierre. Estas
fases suelen estar vinculadas al desarrollo de uno o varios
entregables específicos importantes. Por ejemplo, durante la
iniciación se genera el Acta de Constitución del Proyecto y se
designa al Project Manager, o la obtención de la licencia de obra
para empezar la construcción o la validación del proyecto por
parte del cliente para empezar el cierre. De igual forma, dentro de
cada fase también encontramos procesos que pueden realizarse y
repetirse antes de pasar a la siguiente fase.

Es importante recalcar la diferencia entre las fases y los Grupos


de Procesos, que tanto según el PMI como la norma ISO 21500
son: Inicio, Planificación, Ejecución, Monitoreo y Control y
Cierre. Claramente, la Monitorización y Control del Proyecto no
se debe entender como una fase sino como un grupo de procesos
que se llevan a cabo durante varias fases del Ciclo de Vida del
Proyecto. Entendemos pues, que el Ciclo de Vida del Proyecto es
secuencial mientras que los procesos se pueden ejecutar en bucle
durante todo el Ciclo de Vida del Proyecto.

De igual manera que entendemos el Ciclo de Vida de un Proyecto


como el conjunto de sus fases, el concepto de Ciclo de Vida del
Producto son las fases que representan la evolución de un
producto, desde el concepto hasta la entrega, el crecimiento, la
madurez y el retiro. En esta definición podemos ver como se
incluyen fases posteriores a la etapa de cierre del Ciclo de Vida
del Proyecto, como son las de operación y mantenimiento y
demolición.

Siguiendo el ejemplo anterior, cuando en el sector de la


construcción hablamos de Ciclo de Vida del Producto a menudo
nos referimos exclusivamente a las fases de operación y
mantenimiento y fin de servicio pero olvidamos otros procesos
como pueden ser los correspondientes a promoción y venta.

No cabe duda del fuerte impacto que está teniendo la tecnología


BIM (Building Information Modelling) en el sector de la
construcción, y es que las herramientas BIM siguen la línea de la
gestión integral de todas las fases del producto durante su vida
útil. Los procesos BIM pivotan en la elaboración de un modelo
único virtual vinculado a una base de datos que ayuda a todos los
interesados a gestionar tanto el Ciclo de Vida del Proyecto
(Modelado 3D, control de plazos, costes y contrataciones en fase
de obra) como el del Producto (modelos de operación y
mantenimiento).

El conocimiento y el uso de nuevas tecnologías y estándares


internacionales generan posibilidades de transformación y mejora
en la gestión de proyectos, pero para poder gestionar de forma
integrada, necesitamos establecer un marco de referencia
transversal a todos los interesados en el proyecto, con elementos
estructurales consensuados.

Definiciones extraídas de la Guía de los Fundamentos para


la Dirección de Proyectos (guía del PMBOK®) -- Quinta
edición. Project Management Institute, Inc.