Vous êtes sur la page 1sur 4

Cultivo de orégano

Facundo Estrada
Familia: Lamiaceae
genero origanum
especie Origanum vulgare

CARÁCTERES BOTANICOS.
Origanum vulgare es una planta vivaz (que vive más de dos años).
La planta forma un pequeño arbusto achaparrado (grueso y bajito) de unos 45 cm de alto.
Los tallos, que a menudo adquieren una tonalidad rojiza, se ramifican en la parte superior
y tienden a deshojarse en las partes más inferiores.
Toda la planta posee unas pequeñas glándulas donde está contenida
la esencia aromática, de color amarillo limón, compuesta por un estearopteno y dos tipos
de fenoles, principalmente carvacrol y en menor proporción timol.
Es una planta de Europa y de Asia occidental. En Italia crece sobre todo en las colinas y
montañas y en España también. Su nombre, que deriva del griego, significa, "esplendor
de la montaña".
Propiedades medicinales[editar]
Sus propiedades han sido ampliamente estudiadas, siendo las más importantes su
actividad antioxidante, antimicrobiana y, en estudios bastante
primarios, antitumoral, antiséptica y también se la considera tónica y digestiva
Principios activos
El flavonol retusin se puede encontrar en Origanum vulgare.7
El orégano también se prepara como cigarrillos y se fuma para estimular la memoria por
ser una Droga Nootrópica
CLIMA Y SUELO.
Los mejores resultados, tanto cualitativos como cuantitativos, se obtienen en las
zonas cálidas del sur.
Los mayores rendimientos en aceite esencial , tanto cuantitativamente como
cualitativamente, se obtienen en zonas bien soleadas y cuya altitud no sea excesiva
4. PROPAGACIÓN.
Existen dos métodos fundamentales: por semilla y por división de macolla. Adoptando el
primero se corre el riesgo de obtener una población heterogénea de individuos puesto que
aún no se ha llevado a cabo científicamente una cuidadosa selección entre las diversas
especies existentes en estado natural.

Por semillas: el peso medio de 1000 semillas es de 0,035 gr y su poder germinativo es del
90%, en 23 días y a una temperatura media de 20ºC. Estudios recientes revelan que las
semillas de orégano poseen unos requerimientos lumínicos absolutos para la
germinación. Además dichos requerimientos van acompañados de un rango pequeño de
temperaturas óptimas para dicho proceso biológico (típicas de los climas mediterráneos
sin grandes oscilaciones de temperaturas) . Este rango de temperaturas oscila entre 15-
20 ºC.

Semillado: en vivero, bajo chasis a finales de invierno, al aire libre en primavera


avanzada. El repicado se hace dos o tres meses después de la siembra. La cantidad de
semilla precisa para obtener la planta para 1 hectárea, es de 100 g que se sembrarán en
100 metros cuadrados de vivero.
División de pies: se hace en otoño o a principios de primavera. Este método permite una
vegetación más abundante desde el primer año. Aunque la división de macolla es una
práctica impensable para el cultivo industrial, es significativa por la indudable ventaja de
dar lugar a descendiente idénticos a la planta de la que se ha extraído el material de
propagación.
CULTIVO.
5.1. Plantación.
Crece fácilmente en terrenos algo húmedos. Se compone de marcos de plantación
variables según las zonas y suelos, variando de unos 30 centímetros entre filas (sin
exceder los 75 centímetros) y 20-35 centímetros entre plantas dentro de la hilera. La
densidad óptima de plantación es de unos 40.000 pies/hectárea. Hay que tener cuidado
con las escardas para no hacer daño a las raíces.
5.2. Fertilización.
Debe considerarse, para el establecimiento del plan de abono de fondo, la duración del
cultivo. Ésta puede variar un mínimo de 8 años a un máximo de 10 años. Por lo tanto se
aporta estiércol a razón de 3-4 tm/hectárea que se enterrarán en el momento del laboreo
principal (aradura).

Además, cada año se deberá asegurar un aporte de los tres elementos fundamentales.
Para estimular la vegetación y por tanto la producción de biomasa, se aconsejan valores
de 120-150 unidades de nitrógeno, equilibrados con aportes de 80-100 unidades de
fósforo y de 100-120 unidades de potasio. El nitrógeno debe suministrarse en las fases
críticas, es decir, en la recuperación vegetativa y tras las siegas. En particular, después de
la última recolección, la planta debe recuperar las energías perdidas para superar bien el
invierno y es precisamente de cómo salga de él de lo que depende la producción del año
siguiente. En otros términos, el abono debe tender a obtener el máximo, pero también a
prolongar lo más posible la duración de la plantación.
5.3. Labores culturales.
La vida útil del cultivo es de 8-10 años, por lo que el suelo tiene tendencia a compactarse,
lo que evitaremos mediante las binas y escardas necesarias. Las escardas deben
efectuarse cada año en el número suficiente para mantener controladas las malas hierbas
y, al mismo tiempo, ventilar el terreno (el orégano sufre mucho de asfixia radicular en los
casos de estancamiento hídrico).

Al tratarse de una especie plurianual, se ha considerado el problema del deshierbe


químico y se efectúa en algunos países. Los herbicidas selectivos normalmente utilizados
son dos: Lenacilo (materia activa del Venzar) en dosis de 1 kg/ha de producto comercial el
primer año, en el momento de la plantación. El segundo es el Terbacilo (materia activa del
Simbar) controla mayor número de malas hierbas, será utilizado antes del arranque de la
vegetación, a partir del segundo año, en dosis de 1 kg/ha de producto comercial.

Las exigencias hídricas del cultivo son más fuertes en la fase de germinación de las
semillas y de arraigo de las plantas después del trasplante, pero se dejan sentir también
después de la primera siega.
RECOLECCIÓN.
Del orégano se cosechan las hojas y las flores, por lo que se recolectan las sumidades
floridas, esto es, los extremos de las ramas que contienen flores y hojas. La época ideal
para la recolección es en plena floración (en general, durante el verano), no antes. Vale
más esperar a que algunas flores están marchitas y no precipitarnos cuando empiezan a
florecer las primeras, pues la producción de esencia por las flores se incrementa una vez
éstas ya se han desarrollado totalmente.

El primer año de vegetación solamente es posible una corta; a partir del segundo año
pueden hacerse dos recolecciones anuales, en julio y en octubre. Se recolectarán en el
momento de la floración, antes de que abran todas las flores. La siega, efectuada de
forma mecánica mediante guadañadora o guadañadora - atadora. El rendimiento,
expresado en producto verde, oscila entre los 3 tm/ha de plana fresca en el año de
plantación, y de 15 tm/ha e incluso más, a partir del segundo año, para alcanzar luego
valores más bajos al acercarse el octavo y el noveno año de recolección.
En el secado del producto se asiste a un descenso del verde al seco de 4:1 (se reduce un
75%). La cantidad de hojas solas obtenidas de 100 kg de planta fresca es
aproximadamente de 15 kg. El producto puede destinarse también a la extracción de la
esencia. Los rendimientos son muy variables según la zona de cultivo. Orientativamente
oscilan alrededor de 2 kg de aceite esencial por tonelada métrica, es decir un rendimiento
medio por ha de 30 kg de aceite esencial. Las hojas deben desecarse a la sombra, pues
el sol destruiría el aceite esencial; luego han de guardarse en recipientes cerrados
herméticamente, en lugares frescos y secos. El secado no es tan delicado como el de la
mayorana pero debe efectuarse con la mayor rapidez posible y a una temperatura de
30ºC y a la sombra.