Vous êtes sur la page 1sur 2

COCINAS DE INDUCCION, MEDIO AMBIENTE Y GLP

Los equipos utilizados para cocinar los alimentos han variado a través de la historia
del Ecuador. Lejanos están aquellos tiempos cuando se utilizaba el reverbero, un
equipo de cocción que usaba gasolina y una especie de bomba para pulverizar el
combustible que se transformaba luego en una flama. Este tipo de equipo era
peligroso y más de una vez provoco un susto que obligo a replantearse el uso del
mismo. Las cocinas han evolucionado desde aquellas que utilizaban leña hasta las que
utilizaron algún tipo de combustible fósil como la gasolina, el Kerex y últimamente el
gas licuado del petróleo GLP. Las cocinas de inducción ofrecen una nueva alternativa
en el uso de equipos de cocción proporcionando ambientes más limpios, uso de
energías renovables no contaminantes y una tecnología que promete avanzar con los
descubrimientos tecnológicos de automatización para las casas del siglo 21.
La utilización de las cocinas de inducción plantean posibilidades que permitan, por un
lado mejorar el medio ambiente disminuyendo la contaminación y por otro eliminar el
subsidio del gas licuado del petróleo que cada año le cuesta al estado millones de
dólares al no tener un precio real del mismo.
El principio de funcionamiento de la cocina de inducción se basa fundamentalmente
en el fenómeno eléctrico conocido como inducción electromagnética. Para este fin se
usa una bobina plana de cobre en forma de espiral por la cual se hace pasar una
corriente eléctrica de frecuencia variable ( 20-200 Khz). El flujo producido atraviesa
el material metálico de que están compuestas las ollas, producto de la inducción se
transforma en calor debido a los efectos llamados de corrientes de eddy e histéresis, de
tal manera que no hay presencia de llamas ni contaminación por el uso de
combustibles fósiles.
El gas licuado del petróleo (GLP) es un derivado del petróleo obtenido durante su
refinación. El poder calorífico que produce un cilindro de gas de uso doméstico (15
Kg) es de 722,223 KJ. Lo cual produce una eficiencia del 40% en comparación con el
85 % de una cocina de inducción según estudios realizados por el departamento de
energía de los EEUU. De lo anterior se puede deducir que una cocina de inducción
trabaja de manera más eficiente que una de gas o una eléctrica, si a esto sumamos el
incremento del precio del cilindro de gas, entonces se puede decir que la mejor
opción sería la utilización de las cocinas de inducción.
Las cocinas de inducción involucra algunas ventajas y desventajas que en todo caso
su uso será el resultado de un balance entre las mismas. Entre las ventajas y
desventajas se tiene las siguientes:
Ventajas
a) Mayor eficiencia energética
b) Rapidez de calentamiento
c) Detección automática del recipiente
d) No produce contaminación ambiental
Desventajas
e) No se puede utilizar cualquier utensilio de cocina
f) Es más cara que cualquier cocina regular
g) La falta de energía eléctrica puede interrumpir el proceso de cocción

Finalmente se puede concluir que estamos embarcados en un proceso de cambio que


a la corta o a la larga terminarà por la migración hacia las cocinas de gas en el país.