Vous êtes sur la page 1sur 3

w w w . p o s t a d o p c i o n .

o r g

El niño adoptado en la escuela infantil


Beatriz San Román

E
n mayor o menor medida, los niños adoptados suelen presentar necesidades especí-
ficas y requerir una ayuda extra para poder incorporarse al ritmo escolar. En muchas
ocasiones, esa ayuda consiste fundamentalmente en conseguir que los padres –y los
educadores– no se pongan ansiosos, acepten sus ritmos de aprendizaje y entiendan que
necesita tiempo para adaptarse al nuevo entorno.

Cuando un niño adoptado se incorpo- ra en la mayoría de los casos la capacidad


ra a las aulas de pre-escolar, lo más posible de entender qué estaba ocurriendo. Esas
es que su desarrollo cognitivo y emocio- pérdidas a edad temprana hacen que el
nal se haya visto comprometido, no por el niño sufra de forma más acusada que
hecho en sí de la adopción, sino por las otros cualquier cambio en su rutina o en
experiencias previas a la misma. su entorno.
En un orfanato, por ejemplo, los
niños no suelen recibir los estímulos y las Los educadores tienen
interacciones suficientes cómo para des-
arrollar sus capacidades de una forma sa-
en la etapa prescolar
ludable. Los especialistas recuerdan con una oportunidad única
insistencia que su edad emocional y cog- para conseguir que
nitiva puede no corresponderse con su
edad cronológica, pues presentan lagunas
el niño se integre
importantes en su desarrollo, entendidas satisfactoriamente
como aprendizajes que no hicieron en su en la escuela.
momento. Ello requiere tanto por parte
de los padres como de los educadores un El inicio del curso escolar o un cam-
replantamiento de sus estrategias educa- bio de profesor pueden despertar las alar-
cionales, ya que las que funcionan con mas en el niño y hacerle revivir pérdidas
“todos” los niños de su edad, pueden no anteriores, que experimentó en una época
funcionar en absoluto con un menor en que todavía no tenía las estructuras
adoptado. mentales ni de lenguaje suficientes como
La mayoría de los niños adoptados ha para poder asimilarlas totalmente. Como
pasado al menos por dos hogares previos consecuencia, es muy posible que sufra
(el de nacimiento y una institución o fa- regresiones y/o manifieste sus temores
milia de acogida) y varios cuidadores. Por con reacciones irracionales (accesos de
dos veces ha visto desaparecer los lugares ira, rabietas a edades en que ya no corres-
y personas de referencia sin tener siquie- ponden, etc.).
Biblioteca Virtual de postadopcion.org 1/3
Situaciones como las descritas requie-
ren una reacción proactiva, que evite que
unas expectativas irreales tanto por parte
de los educadores, como sobre todo, por
parte de los padres, conviertan a un niño
que simplemente necesita más tiempo
que sus compañeros en un alumno pro-
blemático incapaz de incorporarse a la es-
cuela primaria con los niveles de autoesti-
ma y autocontrol necesarios.

Las siguientes reflexiones pueden


ayudar al profesorado en el reto de conse-
guir que el alumno desarrolle su máximo
potencial y, sobre todo, logre sentirse se-
guro y querido en la escuela, condición in-
dispensable para que desarrolle nuevos
aprendizajes:

- Vincularse con el niño adoptado mas. En los primeros tiempos, la


suele requerir mayor tiempo y de- mejor táctica es evitar a toda costa
dicación. Una sana relación con el las batallas por el control, incluso ig-
educador es indispensable para el norando comportamientos que no
niño de pre-escolar. Los niños adop- se consideran adecuados para su
tados han vivido procesos de vincu- edad pero cuya eliminación no es
lación súbitamente truncados en el prioritaria. Las pequeñas alternati-
pasado, por lo que tardan más en vas (¿quieres pintar con el rojo o con
crear vínculos seguros. el azul?) son una buena ayuda por-
que le permiten ceder pero le pro-
- Con frecuencia, se resisten con ve- porcionan una cierta sensación de
hemencia a “ceder el control” al control.
educador. Puede que al principio se
muestren abiertamente desafiantes - Un niño bloqueado o que vive la
y se resistan a cualquier orden o in- escolarización con estrés difícil-
dicación de una manera desmesura- mente podrá mostrarse receptivo.
da. Son niños que no responden en Cuando el curso comienza, la priori-
absoluto a los esquemas autorita- dad debe ser conseguir que se sienta
rios; necesitan aprender que pueden feliz y seguro en el ámbito escolar,
confiar en el educador antes de asu- pues sólo así podrá asimilar nuevos
mir sin angustia que él es quien aprendizajes y avanzar en su desa-
marca los límites y establece las nor- rrollo.

w w w . p o s t a d o p c i o n . o r g
Biblioteca Virtual de postadopcion.org 2/3
- Una relación fluída con los padres Conviene advertir contra el peligro
puede facilitar enormemente el que supone que los educadores colo-
trabajo del educador. Aunque no quen a un niño la etiqueta de adop-
hayan tenido tantos años como tado, como si ello fuera la causa de
otros padres para estar con sus hijos, cualquier comportamiento que se
los padres adoptivos suelen ser para- aleje del modelo de alumno perfec-
dójicamente buenos conocedores y to. Los niños son niños y, aunque sus
observadores de sus niños. Una co- experiencias previas influyen en
municación frecuente con los pa- cómo reaccionan ante determinadas
dres permite identificar los proble- situaciones, no constituyen la única
mas y los avances, y permite trans- variable que explica su comporta-
mitir a los padres la seguridad de miento.
que escuela y familia caminan juntos
en la dirección correcta.. En ocasio- Los educadores tienen en la etapa
nes, unos padres especialmente an- prescolar una oportunidad única para
siosos porque el niño se ponga “a conseguir que el niño adoptado se integre
nivel” pueden representar una difi- satisfactoriamente en la escuela. La resi-
cultad añadida. Los educadores pue- liencia de los niños –entendida como su
den disminuir sus inquietudes po- capacidad para seguir proyectándose en el
niendo el énfasis en los pequeños futuro a pesar de acontecimientos deses-
avances que el niño experimenta en tabilizadores, de condiciones de vida difí-
áreas no “académicas” (adquisición ciles y de traumas a veces graves– es ex-
de comportamientos básicos de los traordinaria, pero necesitan de un entor-
que carecía, avances en el autocon- no adecuado que sepa apoyarles en su
trol, etc.) desarrollo y comprender dónde se en-
cuentran y qué necesitan para avanzar.
- Los niños adoptados son, ante
todo, niños. Tan erróneo como ig-
norar que los niños adoptados pue-
den presentar necesidades específi- © Beatriz San Román
cas resulta achacar a esa condición Autora del libro:
cualquier dificultad de aprendizaje. La aventura de convertirse en familia

w w w . p o s t a d o p c i o n . o r g