Vous êtes sur la page 1sur 13

THC, ¿DROGA, MEDICINA O AMBAS?

PRÓLOGO
Se estimaba ya en 1997 la cifra de 300 millones de usuarios habituales de cannabis en el mundo. En su

mayoria tras una obtención mas o menos fraudulenta dado que los derivados de la planta Cannabis Sátiva

están prohibidos en la gran mayoria de paises considerandolo en su mayoria como una droga de carácter
lúdico.

En el año 2004 paises como Gran Bretaña, conservadores y en el corazón de una Europa vieja y tambien

conservadora, reabrieron el debate de la utilización de derivados del cannabis en usos cientificos y mas
concretamente médicos, incluyendo la posible legalización para estos fines del cultivo de la planta.

Titulares que pueden encontrarse muy facil y accesiblemente en prensa demuestran el aumento de la

tolerancia a esta sustancia, debida mayoritariamente a los estudios recientes y los descubrimientos
cientificos al respecto a los que haremos referencia en este articulo:

 El Cannabis, a punto de recuperar su papel historico curativo

 El gobierno británico prevé aprobar los analgésicos derivados del cannabis en 2004

 El gobierno canadiense autoriza el uso terapeutico de la marihuana.

 Un estudio sugiere que el principal componente activo de la marihuana frena el crecimiento de

tumores.

 …..
En el mismo medio (elmundosalud.com) pueden encontrarse igualmente titulares que muestran el debate
abierto y ardiente que rodea este componente químico.

 Un estudio desaconseja el uso médico del cannabis

 Un derivado del cannabis es menos eficaz que la terapia habitual para mejorar el apetito de enfermos

de cancer

 El consumo de marihuana daña la memoria a largo plazo.

 ……
A lo largo de este articulo se intentará dar una visión global de la posible admisión de este compuesto
químico en los estudios científicos para un posible beneficio humano y explotación controlada.
Gran parte de los problemas asociados a esta droga (marginalidad, narcotráfico, abandono, riesgo de

introducción en drogas consideradas por la OMS más peligrosas, y demás leyendas urbanas…) se basan
en un problema real.

Todos esos riesgos son reales por el simple hecho de su ilegalidad y falta de control sanitario, por la

obligación de consumir “a escondidas” bajo riesgo de multas mayores que conducir un vehiculo sin carnet

de conducir, por el inevitable contacto con narcotraficantes para conseguir el producto, los cuales, suelen
estar en contacto con varias drogas o resultar accesibles, etc…

Por no mencionar que está en conocimiento de las autoridades la adulteración a la que son sometidos

estos productos ya per se adictivos (heroína, cocaina, cannabis,…) con adictivos mayores y con productos

altamente toxicos como gasolina o matarratas. Un control sanitario de la composición del producto

consumido evitaría muchas intoxicaciones innecesarias con otros productos, y lo que es peor, una posible

nueva adicción a sustancias altamente toxicas utilizadas para cortar la droga que llega a las calles. Y por
ende a nuestra sociedad y juventud.

Es claro que cuanto más tienes que perder menos riesgo de caer en las drogas hay, por tanto la población
mas vulnerable: la juventud, ha de ser informada y educada con rigor científico.

En cualquier caso en este articulo no se defenderá la posible legalización del THC teniendo en cuenta su

carácter ludico, sino su posible utilización en medios médicos y de salud. Intentando demostrar por tanto

que un producto catalogado como pernicioso para la salud puede contribuir a la mejora de la calidad de
vida en el futuro.

INTRODUCCION: CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS


Las drogas o fármacos pueden ser clasificadas por:

1. Por sus efectos sobre el Sistema Nervioso Central (S.N.C.)

A. Depresoras del S.N.C.

Familia de sustancias que tienen en común su capacidad para entorpecer el funcionamiento habitual del

cerebro, provocando reacciones que pueden ir desde la desinhibición hasta el coma, en un proceso
progresivo de adormecimiento cerebral. Las más importantes de este grupo son:

 Alcohol

 Opiáceas: heroína, morfina, metadona, etc.

 Tranquilizantes: pastillas para calmar la ansiedad

 Hipnóticos: pastillas para dormir


B. Estimulantes del S.N.C.

Grupo de sustancias que aceleran el funcionamiento habitual del cerebro, entre las que se pueden
destacar:

 Estimulantes Mayores: Anfetaminas y Cocaína

 Estimulantes Menores: Nicotina y Xantinas (cafeína, teobromina, etc.)


C. Perturbadoras del S.N.C.

Sustancias que alteran el funcionamiento del cerebro, dando lugar a distorsiones perceptivas,
alucinaciones, etc.

 Alucinógenos: LSD, mescalina, etc.

 Derivados del cannabis: hachís, marihuana, etc.

 Inhalantes: acetonas, bencenos, etc.

 Drogas de síntesis: éxtasis, Eva, etc.


2. Por su peligrosidad

La Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) ha clasificado las drogas según su peligrosidad, definida de
acuerdo con los siguientes criterios:

A. Más Peligrosas

 Las que crean dependencia física.

 Las que crean dependencia con mayor rapidez

 Las que poseen mayor toxicidad


B. Menos Peligrosas

 Las que crean solo dependencia psíquica

 Las que crean dependencia con menor rapidez

 Las que poseen menor toxicidad


En base a estos criterios, clasifica las drogas en cuatro grupos:

Grupo 1: Opio y derivados (morfina, heroína, etc.)

Grupo 2: Barbitúricos y alcohol.


Grupo 3: Cocaína y anfetaminas.

Grupo 4: LSD, cannabis, etc.


3. Por la codificación sociocultural de su consumo

A. Drogas institucionalizadas

Aquellas que tienen reconocimiento legal y un uso normativo, cuando no una clara promoción (publicidad,

etc...), a pesar de ser los que más problemas sociosanitarios generan. Entre nosotros serían,
principalmente, el alcohol, el tabaco y los sicofármacos.

B. Drogas no institucionalizadas

Su venta está sancionada por la ley, teniendo un uso minoritario entre diversos colectivos para los que

juegan un rol identificador. A pesar de su consumo restringido son las que más alarma social generan
como consecuencia de los estereotipos con los que se correlacionan (delincuencia, marginalidad, etc.)

Según estas clasificaciones el cannabis podria resumirse como una droga no institucionalizada o cuya

venta está sancionada por la ley en la mayoria de paises, perturbadora del sistema nervioso central, y sin

embargo, catalogada como droga blanda por la Organización Mundial de la Salud muy por detrás de
drogas institucionalizadas e integradas en lo cotidiano como el alcohol: apasionante.

Es quizas de las pocas drogas, de las que puede decirse que no hay ningun antecedente letal debido a

una sobredosis. Y realmente es un argumento que no ha sido precisamente ignorado por sus detractores.
Aún así no se ha conseguido encontrar ni un caso de muerte por ingesta o consumo de THC.

1. EL CANNABIS.

El cannabis procede de la planta Cannabis Sátiva, de aspecto mundialmente popularizado por sus
caracteristicas cinco hojas dentadas verdes.

La forma actual de consumo es via inhalada o por ingesta, siendo ésta ultima más toxica psicoactivamente

que la primera.

El tradicional porro, sin embargo, se ha demostrado que es el equivalente de cara a la afeccion pulmonar,

a fumar 6-7 cigarrillos según las conclusiones de un estudio del Instituto Nacional del Consumo de

Francia.

Esta planta contiene una sustancia química responsable del efecto psicoactivo de su consumo llamada

delta-9-tetrahidrocannabinol (simplificado notablemente bajo las siglas: THC) y que fue identificado en
1964.
El importantísimo descubrimiento en 1992 de una química endogena cerebral: la anandamida, ha de

reabrir y de hecho lo ha conseguido, el debate sobre el cannabis y su uso cientifico y terapeutico

tradicional (se tiene antecedentes de cultivo en China y Turkestan datados en el cuarto milenio antes de

Cristo, y entre el siglo XII y XIV, una de las epocas mas florecientes para el mundo árabe, el hachis era

aceptado y consumido legalmente. Por supuesto también ha habido epocas donde se ha castigado con

duras penas. Hay voces sin embargo que explican su ilegalización más reciente de forma casi mundial (a
lo largo de este siglo) con intereses economicos del lino y algodón frente al cáñamo)

2. LA ANANDAMIDA:

Lo cierto es que hoy por hoy el THC es ilegal, pero no la anandamida. La anandamida camina con

nosotros junto con las endorfinas y otras quimicas cerebrales propias. La anandamida es al THC lo mismo
que las enforfinas a la morfina. Es la misma ecuación. Esta sustancia es el cannabis propio del cerebro.

Se sabe que el THC (delta 9-tetrahidrocannabinol, el cual hemos mencionado como el factor psicoactivo
de la sustancia), se asimila a traves de los RECEPTORES CANNABINOIDES.

Estos receptores se alojan en distintas areas del cerebro en numerosas neuronas y se sabe de su

existencia antes de conocer la presencia en el organismo de la anandamida. La cual, tras su


descubrimiento, dio sentido a estos receptores.

Estos receptores tienen la función específica de captar y asimilar el THC y pueden ser la clave de los

antidepresivos del futuro. Estos antidepresivos no consistirían en introducir THC exógeno en el organismo,

sino por el contrario, al igual que los antidepresivos actuan bloqueando el bloqueo de la serotonina, los

nuevos medicamentos podrian desbloquear la emisión de anandamida en el cerebro y producirse de este

modo de una forma endógena y natural, sin perjuicios para los pulmones y aparato digestivo, unos efectos
similares a los producidos por el THC.

Veamos cuales son.

3. EFECTOS DEL THC SOBRE EL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL.

Las areas cerebrales en las que se alojan los receptores cannabinoides son varias: desde las regiones

que afectan al campo de la memoria (hipocampo), a las de la concentración (corteza cerebral), percepción
(porciones sensiorales de la corteza cerebral) y movimiento (cerebelo, sustancia negra, y globo pálido).

Según publicaciones de la Universidad de Washington, se desprende que, en dosis media-baja, el THC


causa:

 Relajación
 Coordinación reducida

 Presión sanguinea baja

 Somnolencia

 Fallos de atención

 Alteraciones de la percepcion (tiempo / espacio)


En dosis altas puede provocar:

 Alucinaciones

 Delirios

 Pérdidas de memoria

 Desorientación
NEUROTRANSMISORES AFECTADOS:

Principalmente Norepinefrina y dopamina, pero los niveles de serotonina y GABA pueden ser tambien

alterados.
EFECTOS PSICOACTIVOS DEL THC

Hay multitud de fuentes que explican los efectos en el organismo al introducir en sangre la química del

tetrahidrocannabinol. Tomando fuentes especializadas en el tratamiento de las adicciones como

www.tavad.com o www.conacedrogas.cl podremos ampliar un poco la información de la Universidad


americana presentada anteriormente.

Efectos inmediatos:

Inicialmente, dosis bajas pueden producir sensaciones placenteras de calma y bienestar, aumento del

apetito, euforia, desinhibición, pérdida de concentración, disminución de los reflejos, ganas de hablar y

reir, enrojecimiento de los ojos, aceleración del ritmo cardiaco, sequedad en la boca y garganta, dificultad

para ejecutar procesos mentales complejos, alteraciones de la percepción temporal y sensorial, y puede
disminuir la memoria a corto plazo. A ello le sigue una segunda fase de depresión y somnolencia.

En dosis elevadas, puede provocar confusión, letargo, excitación, ansiedad, percepción alterada de la
realidad y, de manera más inusual, estados de pánico y alucinaciones.

Efectos a largo plazo:

Destaca el muy discutido "síndrome amotivacional" (disminución de la iniciativa personal), unido a una
frecuente baja de la capacidad de concentración y memorización.
ESQUIZOFRENIA Y THC:

Como se puede comprobar hasta la controversia acompaña la sintomatologia de la intoxicación por

cannabis: ansiedad y calma, euforia y somnolencia… Esa ambivalencia sintomática despista a muchos

nuevos usuarios y de esta forma, si para un trastorno de ansiedad acostumbrado a sus efectos resultará

relajante y ansiolítica, para un consumidor novel, puede llegar a producir una sintomatologia similar a la de
un ataque de pánico.

Con la psicosis cannabica ocurre lo mismo.

La intoxicación aguda con THC puede simular un cuadro temporal de esquizofrenia. De hecho se conoce

como psicosis cannabica a esta clase de cuadros de intoxicación. La relación entre la esquizofrenia y el

THC la estudiaremos a continuación, pero a dia de hoy, ya anticipamos que no hay evidencias

concluyentes de una relación entre el desarrollo de una esquizofrenia y el consumo habitual de cannabis

aunque si se encuentra un común denominador en el peor pronostico y evolución de EXISTENTES


esquizofrenias y trastornos esquizofreniformes.

Este matiz es crucial. Sin embargo reseñaremos las advertencias que se hacen desde posiciones mas
conservadoras de la comunidad científica pese a considerarlas en parte alarmistas:

Si algo puede apreciarse en la observación del consumidor habitual de hachis son tendencias

esquizotipicas notorias y repetidas en muestras muy variables de consumidores (misticismo, neohippis,

interes inusual por experiencias extrañas y paranormales, creencia en la telepatia y un común


denominador de creencias magicas y narcisistas. Acrecienta la fobia social existente (no la crea), etc…)

Esa tendencia a lo esquizotipico que rodea el mundo del fumador y consumidor de hachis y marihuana es
lo que puede ser un posible estado premorbido de esquizofrenia. Es decir. Que antes de caer en una

esquizofrenia por el consumo habitual del hachis se habria de pasar primero por una esquizotipia, la cual,

si podria degenerar con el consumo de hachis en esquizofrenia, la cual, a su vez, tiene un peor pronostico
y evolución demostrados con THC en sangre.

Pero pese a que reseñaremos varias fuentes alarmadas por esta relación, ésta no está cientificamente

corroborada lo suficiente como para la afirmación contundente de riesgo específico en la relación entre

consumir THC y desarrollar esquizofrenia si ésta no está latente o hay un riesgo notable de padecerla.

Digamos que los enfermos psicoticos serían pues una población de riesgo a la hora de agravarse su

dolencia, pero la población sana no deberia tener que asociar el consumo de THC y en el futuro de la
ANANDAMIDA con la esquizofrenia o las psicosis.
Eso si. Las familias de las esquizofrenias tienen mal pronostico con el consumo habitual de hachis y
marihuana y así lo señalan distintas fuentes:

1. El Profesor Robin Murray del hospital Maudsley al sur de Londres, y uno de los principales expertos en

salud mental de Gran Bretaña inició un estudio ante la alarma social que generó en la isla la reclasificación

del hachis como droga, pasando de B a C al mismo nivel que los esteroides y tranquilizantes. Las
conclusiones fueron las siguientes:

 “ Lo que descubrimos es que el cannabis casi siempre exacerba los sintoma de psicosis en personas

que ya sufren (o tienen antecedentes familiares) de problemas de salud mental.”

Siguieron el estudio durante cuatro años de la evolución de los individuos de la prueba y

concluyeron que:

 “Los que consumían cannabis cuando los conocimos y siguieron haciendolo mostraban una

evolucion tres veces peor que quienes nunca habian consumido.”

La profesora Louse Arsenault comenzó unos estudios cuyos resultados han sido confirmado por los

trabajos recientes de Murray. En dichos estudios tomaron una muestra de 1000 individuos desde su

nacimiento hasta los 26 años. Se les entrevistó por el consumo de drogas a los 15 y 18 años y los
resultados son escalofriantes:

 “La conclusión fue que, consumiento cannabis a los 18, habia un 60% más de riesgo de volverse

psicotico que de no consumir. Pero lo mas alarmante es que con 15 años el riesgo se disparaba

al 450%”.

Tambien concluyeron que los niños con ideas cuasi psicoticas podian desarrollarlas con el consumo del
cannabis.

Sin embargo el propio Murray reconoce que no se puede saber el alcance de las secuelas y lesiones

provocadas por el cannabis en el cerebro. Y de hecho resalta que el mismo ya está preparado de una

forma natural para recibir sustancias de efectos similares. La sospecha de la relación con la psicosis
posible la estima en la relacion de los receptores cannabinoides con los receptores de dopamina.

Se sabe que las drogas que incrementan los niveles de dopamina del cerebro (cocaina y anfetamina por

ejemplo) aumentan las posibilidades de tener un espisodio psicotico. De hecho son los receptores

bloqueados por las drogas psiquiatricas legales.

Sin embargo esto ya es una conjetura del profesor Murray. Una sospecha.
2. Otros titulares alarman de la siguiente forma:
“Un porro a la semana aumenta el riesgo de esquizofrenia y depresión” (el Mundo Salud, 22-11-2002)

Este articulo alerta de nuevo a la población adolescente especialmente por ser la que está en proceso

formativo aún: Tres estudios publicados en el British Medical Journal coinciden en alertar de los riesgos a
largo plazo del consumo habitual en la adolescencia.

Realizaron una muestra de 1600 estudiantes con edades comprendidas entre los 15 y 17 años y se

alarmaron al comprobar que en las chicas el consumo diario multiplicaba por cinco el riesgo de padecer
depresión y ansiedad en el futuro. Y el consumo semanal lo duplicaba.

Sin embargo resultan muy decepcionantes los motivos que el estudio revela como explicativos de estas

patologias emergentes:
“Las consecuencias sociales del consumo frecuente incluyen el fracaso escolar, el paro e incluso la

delincuencia juvenil, todos ellos factores que pueden provocar altas tasas de enfermedad mental”.

Caer en este tópico en un estudio serio y alarmante como este parece un error. En ningun caso

entraremos en la controversia sobre la asociación de la marginalidad, paro, e incluso delincuencia al

consumo habitual de cannabis, porque nos resulta ridicula y consideramos que existe una voluntad mas

fuerte que las aparentemente inevitables “consecuencias sociales”. Estas consecuencias pueden evitarse
y no se dan necesariamente.

Es decir:

 El consumo de hachis no lleva a la delincuencia, pero muchos delincuentes consumen hachis.

 El consumo de hachis no produce esquizofrenia en un sujeto sano o no predispuesto a padecer la

enfermedad. Está estudiado que agrava las psicosis y por tanto se desaconseja a este segmento

de la población. Y en cualquier caso tambien se desaconseja durante cualquier periodo de

crecimiento y formación de psique, cuerpo y personalidad.

Pero por favor no caigamos en topicazos, y menos en estudios serios como los que se supone provienen
del British Medical Journal.

3. “El cannabis puede favorecer el desarrollo de esquizofrenia unido a otros factores” (ABC, 8-5-2004) En

este caso se presentaron los resultados de un congreso organizado por el Instituto Nacional de la Salud

en Paris sobre el consumo de esta sustancia.

Concluyen también que se cuadriplica el riesgo de padecer esquizofrenia en el caso de consumo precoz y

abusivo antes de los 18 años.

Sin embargo luego se retractan de cualquier responsabilidad aludiendo que:


“No obstante, el consumo de este estupefaciente, es uno de los numerosos factores de causalidad de la

esquizofrenia, por lo tanto no es ni necesario, ni suficiente, para el desarrollo de esta enfermedad.”

NI NECESARIO NI SUFICIENTE, concluye el Instituto Nacional francés.

4. Por ultimo reseñaremos un articulo más moderado del psiquiatra mejicano Dr. José Antonio Elizondo

López, Fundador y Presidente del Centro de Atención Integral en Problemas de Adicción (CAIPA), de la
ciudad de México.

Este psiquiatra distingue entre tres clases de trastornos relacionados con la adicción a las drogas y la
esquizofrenia o los trastornos esquizofreniformes.

 Psicosis toxica con modelo esquizofrenico en adictos a drogas que no son esquizofrenicos. (Se dan

muchos casos de experiencias esquizofrenicas relacionadas con alucinogenos como el peyote, el

lsd, hongos, ..)

 Individuos con esquizofrenia potencial que desarrollan su primer brote esquizofrenico en relacion con

el consumo de ciertas drogas. Estos brotes son más resistentes a la medicación psiquiatrica que

uno espontaneo.

 Esquizofrenicos que, independientemente de su enfermedad, consumen drogas o alcohol. Estos

últimos padecerían un trastorno dual que habria que tratar como tal.

Bien, como ya dijimos al principio del articulo, no hay nada concluyente, pero si muchas advertencias que
no deberian ser desconsideradas.

En cualquier caso el uso y explotación de la Anandamida no supondria un consumo de ninguna clase de

drogas, sino una explotación de los propios recursos naturales.


Dicen que el cuerpo humano es como un bosque para un druida: drogas y drogas. Con una u otra utilidad.

Y casualmente siempre prácticas.

Veamos posibles aplicaciones de el descubrimiento de la anandamida en el campo de la medicina

interesantes para terminar.


USOS FARMACEUTICOS DE DERIVADOS DEL CANNABIS Y
ANANDAMIDA.
1. MARINOL:

El Marinol es el unico fármaco legal autorizado por la FDA, el organismo que regula la gestión y
aprovacion de los medicamentos en EEUU, que contiene derivados del cannabis.

Se han comprobado efectos de alteración del comportamiento en algunos pacientes con él.
Se aplica para tratamiento de las nauseas en pacientes que reciben quimioterapia y para aumentar el

apetito en enfermos de Sida.


2. ACIDO AJULÉMICO:

A diferencia del Marinol, sus promotores, uno de ellos el dr.Summer Burstein de la Universidad de

Massachusetts, aseguran que el ácido juleico que compone el medicamento experimental CT-3, derivado

del tetrahidrocannabinol, no produce alteraciones comportamentales y puede resultar tremendamente


eficaz como analgesico.

En animales ha resultado ser entre 10 y 50 veces más potente, frente a analgesicos tradicionales como la
aspirina, y resultando menos dañino para el estómago y aparato digestivo.

El objetivo de este fármaco es combatir el dolor crónico y la inflamacion en pacientes con artritis y
esclerosis multiple.

Sus promotores aseguran que “no coloca”.

3. ANANDAMIDA: ABIERTA LA PUERTA A LOS ANTIDEPRESIVOS DEL FUTURO

En un articulo del Mundo Salud del año 2002 se hace referencia a un estudio realizado para comprender
el funcionamiento de la anandamida y utilizarla de modo beneficioso.

Por primera vez se ha descubierto como la ansiedad y la depresion son controladas mediante la liberacion

de este compuesto natural que interviene en la percepcion del dolor, en el estado de humor y tambien en
otras funciones psicologicas, como sobre el sueño.

Se ha conseguido encontrar dos compuestos: el URB532 y el URB597, que neutralizan la actividad de la

enzima que bloquea la emision y recepción de anandamida en el cerebro. El Prozac funciona de una
forma similar sobre la serotonina.

Con este descubrimiento la puerta está abierta al futuro, pero como dice Pirelli, “todavia faltan muchos
años de investigación para salir al mercado, y eso es muy caro. Muchos medicamento no salen a la luz
nunca por motivos e intereses economicos, no porque no se sepan bastante mas eficaces”.

¿Cómo afecta la marihuana al cerebro?


La marihuana son los brotes y las hojas de la planta Cannabis sativa. Esta planta contiene más
de 400 compuestos químicos, incluyendo el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), el principio
psicoactivo de la planta. El THC es conocido por afectar a nuestra memoria a corto plazo.
Además, la marihuana afecta a la coordinación motora, aumenta la frecuencia cardíaca, y eleva
los niveles de ansiedad. Los estudios también muestran que la marihuana contiene productos
químicos que causan el cáncer que normalmente se asocia a los cigarrillos.

En comparación con otras drogas psicoactivas, el THC es una sustancia química muy potente. Por
vía intravenosa, una dosis de tan sólo 1 miligramo puede producir graves efectos mentales y
psicológicos. Tras su inhalación, y una vez en el torrente sanguíneo, el THC llega al cerebro en
cuestión de segundos.
Los consumidores de marihuana a menudo describen la experiencia de fumar marihuana como
relajante y suave, creando una sensación de confusión y mareos. Las pupilas del consumidor se
dilatan, lo que hace que perciban los colores como más intensos, pudiéndose potenciar otros
sentidos. Más tarde, el consumidor comienza a sentir paranoia y pánico. La interacción del THC con
el cerebro es lo que causa estos sentimientos. Para entender cómo la marihuana afecta el cerebro, lo
que se necesita saber son las partes del cerebro que se ven afectados por el THC.
Fundamentalmente son estas:
- Neuronas: son las células que procesan la información en el cerebro. Los neurotransmisores son
unas sustancias químicas que permiten que las neuronas se comunican entre sí.
- Los neurotransmisores llenan el vacío, o sinapsis, que existe entre dos neuronas uniéndose a sus
receptores, activando diferentes funciones del cerebro y permitiendo que el cuerpo realice tareas.
- Algunas neuronas tienen miles de receptores que son específicos de un neurotransmisor en
particular.
- Los productos químicos externos, como THC, pueden imitar o bloquear acciones de los
neurotransmisores e interferir con las funciones normales del cuerpo.
En el cerebro hay grupos de receptores de cannabinoides concentrados en diferentes lugares. Estos
receptores cannabinoides afectan o ejercern su función sobre varias actividades mentales y físicas,
incluyendo:
- La memoria a corto plazo
- Coordinación
- Aprendizaje
- La resolución de problemas
Los receptores cannabinoides se activan por un neurotransmisor llamado anandamida. La
anandamida pertenece a un grupo de productos químicos llamados cannabinoides. El THC es
también un producto químico cannabinoides, e imita las acciones de la anandamida, lo que significa
que el THC se une a los receptores cannabinoides y activa las neuronas, lo que provoca efectos
adversos en la mente y el cuerpo.
En el hipocampo, el cerebelo y los ganglios basales tenemos unas altas concentraciones de
receptores cannabinoides. El hipocampo está ubicado en el lóbulo temporal y es importante para la
memoria a corto plazo. Cuando el THC se une a los receptores cannabinoides en el interior del
hipocampo, este interfiere con el recuerdo de los acontecimientos recientes. El THC también afecta
a la coordinación, la cual es controlada por el cerebelo. Los ganglios basales controlan los
movimientos musculares inconscientes, que es la otra razón por la que la coordinación motora se ve
afectada cuando se encuentran bajo la influencia de la marihuana.
Be Sociable, Share!