Vous êtes sur la page 1sur 16

Francisco de Garay,

poeta ayer celebrado,


hoy desconocido

por Yvan LISSORGUES


(Universidad de Toulouse-Le Mirail)

Del doctor Francisco de Garay casi nada sabemos hoy, a no


ser que gozaba por los años de 1600 de cierta notoriedad como poe-
ta, pues Vicente Espinel, Cervantes y sobre todo Lope de Vega le
tributaron grandes elogios. La posteridad no le fue favorable, pe-
ro no podemos decir si se mostró injusta con él, ya que de su obra
nos han llegado sólo unas treinta poesías, y si nos atenemos a este
muestrario nos inclinamos a pensar que el tiempo cumplió con su de-
ber al dejar caer sus átomos de olvido sobre unos renglones que ca-
recen verdaderamente del vigor necesario para sacudir el polvo acu-
mulado de los años. Entonces ¿ por qué no dejar dormir lo que taJL \>iz
merece quedar en sueño ? No lo hacemos para interrogarnos con triste-
za sobre lo que va de ayer a hoy, sobre el "¿Qué se hicieron...?"
o el "¿Qué se hizo aquel trovar...?" No; es que ante el testimo-
nio de los contemporáneos, es nuestro deber mantener ciertas dudas
sobre los fallos de la posteridad, porque, taJL vez, lo mejor de la
obra de Garay queda por descubrir.
Pero no es nuestro propósito, de inmediato, emprender inves-
tigaciones para abrir el proceso y poder fallar en pleno conocimien-
to de causa. La verdad es más sencilla : hace ya algunos años, ha-
bíamos reunido una serie de datos sobre este poeta y pensamos que

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
60 Vvan L1SS0RGUES CAÍUcón, 10, 1980

puede ser útil publicarlos hoy, por si acaso algún estudioso de la


poesía del Siglo de Oro quisiera aprovecharse de ellos.
Por fin, al final del presente "estudio" y como muestra iné-
dita de la poesía del doctor Garay, damos a luz una CancÁón suya que
figura en el manuscrito 3168 de la Biblioteca Nacional de Madrid y
que tuvo bastante popularidad, pues Lope cita, como veremos, en dos
ocasiones tres versos de ella.

*
*

Casi nada sabemos del doctor Garay, y aun hay vacilaciones en


cuanto a su nombre; pero sobre este punto, por lo menos, podemos po-
ner las cosas en claro. Nuestro poeta es el doctor Francisco de Ga-
ray, según revelan algunas atribuciones de sus poesías, particularmen-
te las que figuran en el Códice. LXXXII de la Biblioteca de "The Hispa-
nic Society" (1). Nada tiene que ver con Juan de Garay, poeta de Hues-
ca, cuyo nombre aparece, con algunas poesías suyas, en Ag<wu.pe de. Zo-t>
CÁM.U, oAagoneACA..., 1652, ff. 80-95 (2). Tampoco se ha de confundir
con el autor de las CaAtcui de. Aí^XomeA, Blasco de Garay, canónigo de
la iglesia de Toledo, que vivía a mediados del siglo XVI. En el manus-
crito 3985 de la Biblioteca Nacional de Madrid, al margen del folio
147v., en que figuran sonetos de Garay, alguien añadió :"ésse es el
doctor Garai canónigo de Toledo". Aunque la ortografía indica que es-
ta frase hubo de escribirse en el siglo XVII, pensamos que tal afir-
mación debe acogerse con reservas, pues pudo haber confusión con
Blasco de Garay. Sin embargo, es posible que Francisco de Garay llega-
ra a ser también canónigo de Toledo. En efecto, Adolfo de Castro, en
las pocas líneas que le dedica en el prólogo a VoztOA ZÁJULCOA de. loA
-ó-újio-i Xfl y XVJl, escribe : "Por el contexto de dos epístolas, una
a don Bernardo de Sandoval y Rojas y otra a Velázquez, obispo de Osma,
se infiere que en los últimos años de su vida hubo de seguir la carre-
ra eclesiástica" (3).

(1) Véase Antonio Rodríguez-Moñino, Catálogo de los manuscritos poé-


ticos castellanos existentes en la Biblioteca de "The Hispanic Socie-
ty", The Hispanic Society of America, New York, 1965-1966.
(2) Citado por Bartolomé José Gallardo, Ensayo de una Biblioteca Es-
pañola de libros raros y curiosos. Imprenta de M. Rivadeneyra, Madrid,
1866, tomo I, núm. 196.
(3) Biblioteca de Autores Españoles (B.A.E.), tomo XLII, Prólogo,
p. LXXXV.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
dz GARAV

Lo que sí se puede afirmar es que nuestro poeta gozaba de


gran fama por los años de 1580-1600, ya que Vicente Espinel, Cer-
vantes y sobre todo Lope de Vega le prodigieron elogios encomiásti-
cos.
Cervantes le alaba en La Galatea (1585) por boca de Calíope :

Vzl maeMAo GaAay leu dulcen obAiu,


me incitan ¿obiz todos a alahoAle.
Tú, Fama, que al ligeAO tiempo ¿obAa¿,
. ten poA heroica empKZsa el ceJLzbnaAlz.
VeAca cómo en él mcu {¡ama cobAai. (4)

Lope, en ¿a AAcadia (1602), habla de "los dos laureados y d i -


vinos ingenios Garay y Figueroa" (5) y, en l a Re¿>puZ4ta a un papzl
que e-óct-tMó un ¿eñox. de eAto* xeÁno*, en Kazan de, la nueva, poesía.,
escribe :

eJL doatoA GaAay, poeta, lawieado poi la. Uni-


veA&ídad de. Alcalá, como e\l dijo en aqueMa canción :
Tengo una honrosa frente
de laurel coronada,
de muchos envidiada,
que la. poesía, habió, de, cortan, glande. tAabajo al que.
la e¿,cAibie¿e y poco al que la leyere. (6).

En el LauAeZ de Apolo (1630), hay otra alusión a la corona de laurel


que consiguió Garay en Alcalá, y Lope aprovecha la ocasión para evo-
car la "edad pasada", en que el "sacro Henares" premiaba a los "cien-
tíficos varones" :

En eJL doctoi GaJiaxf haZloMu, -fuego


oposiciones, al latino y guizgo,
iielioUimo
l KÍO ,
cuando en aplaudo de la docta Clio
le. vi¿te coKonaA méAitamente.;
y zl dijo en ¿uu> canciones :
"Tengo una. konAada {Aente.,
cíe ixwJiel coKonada..." (7)

(4) Miguel de Cervantes, Obras Completas, Aguilar, Madrid, 1965, p.746.


(5) B.A.E., tomo XXXVIII, p . 130.
(6) ídem, p . 140.
(7) B.â.E., tomo XXXVIII, Silva IV, p. 201.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
62 Vvan L1SSÛRGUES Criticón, 10, 1980

En La Volotea., le incluye entre los "graves poetas _/".. .J


desta edad", entre Diego de Mendoza, Vicente Espinel, Fernández de
Herrera, ... Góngora..." (8).
Juan Bautista Avalle Arce, en su edición de La GaZatea (9),
señala otros dos elogios de Lope :
- uno que figura en la dedicatoria de Et ázAconfaioído y que
nos confirma que Garay estudió teología en Alcalá;
- el otro en la "Carta a don Vicente Noguera" en ?o<U>-ui¿> de.
fAoncÂ-ico de. T-LgueAoa. (p. 37 en la edición de A. González Palencia,
Madrid, 1943), carta en la que nos revela además que Garay era de la
misma generación que Francisco de Figueroa que murió, tal vez, en
1617.
Por fin, según Schevill y Bonilla (10), también le loa Vicen-
te Espinel en La. CXUM. de. Za. memoA-itt, y nos revela que era natural de
las riberas del Duero.

Y eso es todo. Todo lo que sabemos del doctor Francisco de


Garay está contenido en la serie de alabanzas que acabamos de mencio-
nar, y es bastante curioso que un autor de tan sonada fama en su tiem-
po haya dejado tan escasísimos rastros biográficos, tanto más que él
mismo tenía alta idea de su valor, como revelan los versos 133, 134,
135 de la canción que editamos, y que son los que cita dos veces Lope :
Tengo una homo-M. diente....
Los puntos de partida de futuras investigaciones son pues muy
reducidos :
1 - Francisco de Garay era poeta conocido en 1585 (fecha de
La. GaZatea) y su fama permanecía viva en 1630 {LauxeZ de Apolo).
2 - Fue premiado en un certamen poético organizado por la Uni-
versidad de Alcalá cuya fecha, que debe de situarse entre 1580 y 1600,
se ha de buscar. Dicho sea de paso, es lícito pensar que "la corona
de laurel" obtenida en dicho concurso ayudó mucho a su buen renombre.
3 - Se puede aceptar la hipótesis de que era de la generación

(8) Edición de Edwin S. Morby, Castalia, Madrid, 1958, p. 316.


(9) La Galatea II, col. Clásicos Castellanos, núm. 155, nota 11, p.195.
(10) La Galatea I-II, edición de Rodolfo Schevill y Bonilla, nota 13,
pp. 311-312. En la misma nota los editores señalan que hay un soneto
del Licenciado Garay al frente de Las Lusíadas de Camoens, traducidas
por Benito Caldera (Alcalá, 1580).

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
ïn.mcÀAc.0 de GARAV 63

de Francisco de Figueroa y que estudió teología en Alcalá. Era natu-


ral de las riberas del Duero, nos dice Espinel y pensamos que su ciu-
dad natal podría ser Valladolid - aunque esté algo distante de las
riberas del río - pues el poeta dedica una poesía a esta ciudad :
Valledolid tan pzliaKom. y iífia. (véase más abajo, índice de las poe-
sías de Garay).
4 - Adolfo de Castro, en el prólogo citado antes, nos dice
que "El doctor Garay escribió en 1585 una canción al casamiento de la
Infanta doña Catalina". Por desgracia, no la publica y ni siquiera da
el primer verso, pero es muy posible que se trate de la composición
que figura en el Codiez ÍXXXII de "The Hispanic Society" y que em-
pieza : Pe E-apaña. Yn^anta y del Q/tan ChipAe. Keyna.. Sea lo que fuere,
el hecho nos interesa, pues en el manuscrito 3168 que conocemos bien
hay un auto sacramental titulado SacAamental hL&tAiada., donde, -óe toca
la enfriada y Jie.dbinU.ento que. -se hizo a la ¿eAeiiÁAima infanta, doña
CatheAina. de. kxAÜiia en Sobo-La. (11). En el mismo manuscrito figuran
tres composiciones poéticas que celebran el nacimiento de un hijo de
la infanta Catalina :
- hu>tAino Iniantz de. ¿a. palma hispana., (fo. 127v.)
- En ti cénith de knoK el ¿ol ¿alia., (fo. 130)
- Aque£ uzilón de coAdeAo todo enWio. (fo. 130v.)
Además, es de notar, sin que nada se pueda inferir de ello,
que la canción de Garay que publicamos a continuación precede inmedia-
tamente (fo. 123v.-fo. 127), en el manuscrito 3168, las tres poesías
que acabamos de citar (12).

(11) Dona Catalina, hija de Felipe II, casó el 18 de marzo de 1585


en Zaragoza con el duque de Sáboya, Carlos Manuel. La entrada en Ni-
za, que dio motivo a festejos populares y a varias funciones, entre
las cuales, es de suponer, figuraba la representación de la Sacramen-
tal histriada..., se verificó el 11 de junio de 1585.
(12) A propósito del ros. 3168, y dicho sea por vía de paréntesis, es
interesante la hipótesis de Dámaso Alonso, según la cual el "Cancione-
ro 3168 fue reunido por alguien del séquito o de la casa de la prince-
sa doña Catalina de Austria" (De los siglos oscuros al de oro, Gredos,
Madrid, 1964, nota 22, p. 290). Tal idea estriba, por una parte,en
la presencia en el ms. de las cuatro composiciones a las que aludimos,
y sobre todo en ciertas relaciones textuales entre el ms. 3168 y un
ms. de la Biblioteca Nacionale de Turin (Riserva 1-14). Además de la
analogía temática que Dámaso Alonso encuentra entre la Letra del gavi-
lán del ms. de Turin y la letrilla Tras de un amoroso lance (fo. 15v)
de 3168, podemos añadir, por nuestra parte, que ambos manuscritos po-
seen en común dos composiciones : ¡ Ai, mal logrados pensamientos míos!

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
64 Vvan USSORGUES OiitLcón, 10, 1980

5 - Es muy posible que el doctor Garay hubiese abrazado la


carrera eclesiástica, como deduce Adolfo de Castro de las epístolas
a don Bernardo de Sandoval y Rojas y a Velázquez, obispo de Osma.
Desafortunadamente, no nos revela Adolfo de Castro donde se encuen-
tran dichas cartas, pero es de suponer que figuran en el manuscrito
que evoca con las siguientes palabras : "Sus poesías /~de Garay_7
se conservan en un manuscrito de mi amigo, el señor don José María
de Álava, catedrático de Sevilla" (13). Volveremos más abajo sobre
el problema que plantea este manuscrito.
6 - Por fin, la lectura de las poesías de Garay nos revela
que tomó el nombre poético de Fab-io y que llamó Tabia. a la dama a
quien celebró. Pero nuestro poeta fue mal correspondido de su ama-
da, ya que ésta se casó con otro, a quien Garay llamó kndotú.0, se-
gún la canción que publicamos, o CctAderú.0,según la poesía Tabi/i, tu
canta. nzcib-L... Esta última, que se encuentra en el ms. 3985(fo.116),
va precedida de un epígrafe del cual el honor de la dama sale mal
librado : De-ópué-ó de auen andado Fabío pendido pon. amone* de Fabia,
anteA de poderla aZcanzaii -áe cutió con CaAderUo, con quien -ie ¿ue a
¿u iiLQOJi, díAde. eJL cuaJL eMJi¿uÁ.ó. un dÁjx a. Fab¿o una. canta., en que.
Ze. decXa. Ze. ¿ue^e a. ueA, qixz podn/a ¿e* uv^e^e OCOALÓYI en que. ¿e pu-
di.i¿>en QOÇOA. V zJt, no •dóío no ¿ue, pesco n.e¿>pondjLóta. la. que. ¿e M.-
gut. Por su parte, el poeta termina la epístola por una especie de
transacción- irónica o amarga - :

A m¿ me. OÍA de. ou.zn.ex, y a. é£ g


y pue^i no pretendo haceííe. agravio,
y ya que. ej> jjue/tça. queZ cu.eA.po cuuu, de daJULe.,
pcuitamoA i. daZe. eZ cu.en.po, y eJL alma a Tabio.

*
*

En cuanto a las obras del doctor Francisco de Garay, escusado


es decir que no se han recogido todavía, y sólo conocemos de él 37
composiciones. En este total entran las 7 poesías publicadas por
Adolfo de Castro, en el tomo XLII de la BÁbLLotniaa. de AutoneA E¿paño-
¿U, pp. 510-511.
Nuestro amigo Henry Bonneville nos comunicó ya hace tiempo

(fo. 9 ) , i. Dónde estás, señora mía ? (fo. 142) y parte del romance
La noble Gimena Gómez (fo. 25). Pero dichas coincidencias ¿ autorizan
conclusión terminante ?
(13) B.A.E., tomo XLII, p. LXXXV.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
de GARA/ 65

que el manuscrito de José María de Álava pasó a la biblioteca del mar-


qués de Jerez de los Caballeros, y de allí vino a parar en la biblio-
teca de "The Hispanic Society". Es pues el Codiez LXXKll, reseñado
por Moñino. No puede sorprender entonces que las 7 poesías publicadas
por Adolfo de Castro figuren en dicho códice.
También señala Gallardo que las poesías inéditas de Garay
estaban en el manuscrito de la Biblioteca Nacional cuya signatura an-
tigua era M-163 (14). Este manuscrito no se encuentra hoy en la Bi-
blioteca Nacional, pero es muy probable que es el mismo que en el
siglo XIX perteneció a José María de Álava.
Gracias a Henry Bonneville sabemos que existe un cancionero
titulado Oblas po'eXJLcas inéditas dzí doctoA Juan de Satinas, de Bal-
tasaA deJL AícázaJi y del dottoK GaAay y LupeAcio de A/igensoZa, que se
encuentra hoy en la Biblioteca Central de Barcelona y que perteneció
sucesivamente a Aureliano Fernández Guerra, a Luis Valdés y Alberti,
a Montaner y por fin a Arturo Sedó. No hemos podido consultarlo.
Por fin, podemos señalar que el ms. 3985 de la B.N.M. contie-
ne 10 poesías de nuestro autor (fo. 116 y ff. 147-148V.), que en el
19166 figuran 2 (ff. 71-72), y 1 en 3168 (ff. 123V.-127).
Para facilitar un posible estudio, damos a continuación el
índice alfabético de los primeros versos de las poesías de Garay que
conocemos. Entre paréntesis indicamos el manuscrito donde se encuen-
tran, y reproducimos todos los datos que acompañan cada composición :
epígrafes, atribución... Para las poesías del Códice, de "The Hispanic
Society", nos limitamos a transcribir las indicaciones puestas por
Rodríguez-Moruno en su CatÁZogo. Los poemas editados por Adolfo de
Castro van precedidos de un asterisco.
- * M Z Q K Z , tico, uentuAa&o Izcho. (LXXXII, 2Q6)
- AmoA, pana ¿Vi dio-i, cAlado y titano. (3985, fo. 148 : Qtxo r¿om-
to 7 dit mesmo. Otra versión en el fo. 127, con epígrafe :
VeX mesmo, y precedida de una redondilla sin atribución : A
una dama que. ¿>z queAÍa. CJOMXA con un estudiante. :
BueX6o mi bonite, a. dio6,
puej, caMda te. imaginas,
que. mó-6 quizAo cua&io esquinas
quz no quz me pongas do¿.)
- Aunque más tu. descuido me ha obligado. (LXXXII, 197)
- Bien podzto-io ... Véase : Vien...

(14) B. Gallardo, op.cít., tomo II, índice de manuscritos de la


Biblioteca Nacional de Madrid.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
66 Vvan LÏSSORGUES Oiitizôn, 10, 1980

Bu¿co ÍÍMLML en lo que en M. e¿ mudança. (LXXXII, 208)


Con Azgalo* y A.e.gaño¿. (LXXXII, 199)
Cuando a uex volueAÜb miA ít-cáí&ó oxo-4. (3985, fo. 148 : O&io
r l del
Cuando 4e a de. acauaA tanta, eópetanca. (LXXXII, 217)
Cumpliendo e&toi moi lo que cu, mandado. (LXXXII, 207) y (3985, fo.
148v. : Otn.0 r^onehoj del. mzmo. Figura también con algunas
variantes en el fo. 127)
Pe Eipaña Vnlanta y del guarí Chipie. A.eyna. (LXXXII, 200)
Del aJhm. y cuetpo m¿ edítelo. (LXXXII, 193)
deZmÓA hamoto lío. (LXXXII, 198)
VeAbanexúdcU) eApeAanqaA núa-i. (LXXXII, 213)
Pe-ópuéi que. <ue uípiajado. (V, 75, Dr. Freo, de Garay o Dr. C . . .
^ roto/)
¿Donde. eM¿ la vendad del aAusAxlo 1 (LXXXII, 211)
Pono-40 modo de. buKloA a. Mdo. (LXXXII, 204) y (3985, fo. 147 : OtAO
r&onetoj del memo pidiéndole, un Cupido)
Vuimx. Fcuxia. cuyo ¿e*. (LXXXII, 191) y (19166, fo. 71 : Del docto*
Ganay)
El oy me mata, en eJL mañana, upüto. (LXXXII, 205)
En íin et ¿in del {,in e¿ ya. llzgado. (LXXXII, 210)
Engaño dulce, desengaño amcuigo. (LXXXII, 203) y (3985, fo. 148 :
Otuo jT*onetoJ del me^mo al engaño desengaño)
Fabia Ai canta necÁbi y con ella. (LXXXII, 202) y (3985, fo. 116 :
t e r c e t o s con el epígrafe : VZApuzA cíe axiñA andado Fabio...
Véase Aupia. )
Hacen yeAca mit, ox.o¿ mit, entAaña*. (3985, fo. 147 : Soneto de Fatuo)
Hubiesta. la de Véase UbieAa...
La cuaAta ptenda en e¿ta tumba yaze. (LXXXII, 212)
No tznuA, mjML mía. (LXXXII, 196)
Mo ua&ta mi Mifaimiento. (LXXXII, 194)
Oía. que eAtoi do leu, mujeAej, ¿etu. (LXXXII, 218)
Peinando que el lugan. la. culpa tiene. (3985, fo. 147 : del meimo
r j )
- Pon ¿en. cuioi Aoif,, 04 tengo. (LXXXII, 195)

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
F-Ha.nc.vicc de. GARAV

Vu<u quz -iz ZAtoicia. zt bizn con pnocuAallz. (3985, Fo. 147u.
Otto r&onztoj dzl wL&mo)
- Qué obligación me co^Hx-Je. dz cumpliAtz. (3983, fo. 147v. : Otno
n t j dzl mt^mo al dtizo)
- Si en cuanto movzA puzdz mi ¿atiga. (LXXXII, 201) y (3168, fos. 123i/.
127 : Cancio'n)
- Si lea mLb iamoicu fiompcu, que. an dzjado. (LXXXII, 219)
- ToAnz VUZAO ha-zia. tAcu, ¿a coxiizntz. (LXXXII,
- Vallzdolid tan pzligJioia y {izAa. (LXXXII, 215)
la de msuito* a.bZa.nt&do.{LXXXII, 216)
- Viendo mi poco caudal. (LXXXII, 192) y (19166, fo. 72 : dzl mzmo.
El juzgo dz la pA.ima.vZAa.)
- Vizn podeAoAo ¿ue zl tilmpo vatio. (LXXXII, 190)
- Vi un cizito gzntilhombAZ zl otAO día. (LXXXII, 209)

No cabe duda de que, al registrar el acervo de manuscritos


de"poesías varias", se encuentren otras composiciones de Francisco
de Garay y ¡cuántas permanecen y permanecerán disimuladas en el ano-
nimato de los cancioneros del siglo XVII !
"Que cada cual aporte lo que sepa" : hemos seguido el deseo
de Blas de Otero pero, al respecto, la aportación es de poco peso...
A lo más, algunas perspectivas quedan abiertas para futuras investi-
gaciones acerca de un poeta que, indudablemente, gozó de gran notorie-
dad en su tiempo, pero de quien hoy no se sabe casi nada, y cuya
obra queda en gran parte por descubrir; de un poeta, en fin, cuyas
cenizas podrían susurrar :

yi mviavilta tlui
t¿ hoy Aombtia rrna aun no ¿oy.

La canción que publicamos a continuación procede del manus-


crito 3168 (fos. 123V.-127); figura también en el Codiez de "The His-
panic Society". Para facilitar la lectura, hemos modernizado la or-
tografía y añadido la puntuación; aun con eso, ciertos pasajes que-
dan no del todo claros.
En esta poesía el poeta lamenta que su amada Fíib-io. se haya
casado con A/idonio,por ser éste más apuesto, pero sobre todo más rico.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
68 Vvan USSORGÜES_ Oiiticón, 10, 1980

Pero Ajidovíp engaña a TabixL, ya que tiene una querida a quien ve en


secreto, y el dolor que padece Fab-io, Tabia. va a conocerlo : mOA-üi
t¿<Lrvu> la mieAte. que. me muta. (v. 191). Y Fab¿o se va con otra, con
UOA&ÍACL, ma's ala.bl<i i¿ leda.
Así, esta larga canción de 202 versos no se limita al "dulce
lamentar" - a veces algo enfático, cabe decirlo - del enamorado de-
fraudado, sino que deja traslucir lo que podría ser esquema de una
comedia o,mejor, argumento de una novela corta. Tanto más que el asun-
to novelesco, por decirlo así, continúa en la epístola en tercetos
que empieza : Fab-ta, tu aaxta. nzcíbí. y con e.tta, cuyo epígrafe en el
ms. 3983 es : Peópuéó de OJUJÍA andado fabio... (Véase ¿wpHa.). Sentimos
no tener aquí espacio suficiente para publicar esta epístola, pues
es una interesante "continuación" de la poesía que sigue.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
de GARAy 69

CANCIÓN

Si en cuanto mover puede mi fatiga,


que es cuanto el sol descubre y cubre el cielo,
disposición hallare suficiente
para que, como en el alma formar suelo
5 - justas querellas de mi injusta amiga,
pudiera declaralles mi accidente,
la más barbara gente,
el más crudo elemento,
el animal de más furioso intento,
10 - la más rebelde envejecida planta
mostraran compasión de pena tanta,
viéndose nunca sentimiento
en cuanto historia canta,
en plantas, animales y elementos.

15 - Porque los cuatro de que el mundo es hecho,


de cuya guerra el campo mi alma ha sido
desde que el cuerpo de ellos fue formado,
por algunos tributos que han tenido
de ojos, de corazón, de lengua y pecho,
20 - me deben sentimiento nunca usado,
porque a la tierra ha dado
la lengua mil despojos,
mil al agua los ojos,
trescientos mil al aire el pecho luego,
25 - muy muchos más el corazón al fuego,
pues de obligación tanta constreñidos,
a mi dolor y ruegos,
se hicieron ojos a tener oídos.

También me están las plantas obligadas,


30 - por haber ciento y más veces escrito

12 - Este eneasílabo, el único de toda la canción es verdaderamente


insólito. Debe de ser endecasílabo alterado, tanto más que la lección
más satisfactoria es : viéndose nunca ¿~tales o iguales^ sentimientos,
que permite además restablecer la rima con el verso 14.
23 - En las otras estrofas hay aquí un endecasílabo.
27 - En el ms. se lee bien hizieron pero hizieran, tal vez,sería mejor.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
70 y van L1SS0RGUES Criticón, 10, 19B0

de Fabia el nombre santo en su corteza;


y este favor de grande es infinito,
que nunca merecieron verse honradas
de tal valor, tal lustre y tal belleza.
35 - Que el nombre de esta alteza
en sus cortezas puesto
vuelve frondoso, liso, verde, enhiesto
el álamo y el olmo, y la retama
tornaba dulce el nombre de mi dama;
40 - el azahar, el jazmín, la azucena
que la nariz más ama,
amaran más dolerse de mi pena.

Y tú, bella tirana, causa de ella


como lo fuiste un día de la gloria
45 - que sin razón trocaste en este infierno,
pues no con voluntad, con la memoria,
¿por qué no satisfaces mi querella ?
Antes la doblas con olvido eterno.
¿Leyes de qué gobierno,
50 - me di, son las que guardas,
que tanto sin por qué, mi bien, te tardas ?
Esas injustas, rigurosas leyes,
demonios las hicieron que no reyes,
que acá, cuando hay alguna que castigue
55 - en las humanas greyes,
hay otra luego que a premiar obligue.

Si ser exenta, por ventura, quieres


de humana obligación por ser divina,
también en las divinas esto se halla :
60 - no quieras condición tan peregrina
pues en aviso y discreción lo eres.
A lo humano o divino te avasalla,
desparte esta batalla,
que en mí, susto ahora haciendo,
65 - que por lo menos oyes el estruendo,
ya que volver no quieras esos ojos,

42 - ¿Amaran o amarán ?
54 - Respetamos la lección del ms. pero que aquí sonaría mejor que"esa"
á

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
FAanalico di GARAV 71

a quien ofrezco todos mis despojos,


con que vivos del trance yo saliere,
y si te causa enojos
70 - que salga vivo, con los que muriere.

Sal de mi pecho en que estás de mala gana,


pues salí del que estaba yo de buena,
a mi pesar y a mucho placer tuyo,
y aun de aquel que mi mala suerte ordena
75 - que en tus brazos de tarde y de mañana
esté gozando lo que no era suyo.
Mas j ay !, que me destruyo
con aqueste recuerdo,
y paciencia y los sentidos pierdo.
80 - Sal de mi alma, Fabia, o dame muerte,
que no quiero por fuerza detenerte
y la muerte que espero de mí huya,
si no me duele verte
en esta voluntad, contra la tuya.

85 - Si por lo que no tengo me castigas,


¿por qué por lo que tengo no me premias,
pues esto en buena razón, Fabia, consiste ?
Pero dirásme tú que no te apremias
a razones seguir, mas no lo digas :
90 - sigue una vez lo que jamás seguiste.
¡Ay, Fabio, loco y triste !,
¿no ves en qué te pones ?
Razones buscas tú en las sinrazones,
la razón que es su gusto y ésta hace,
95 - y que en nada la tengas tú le aplace,
y más, que te aventaja en más Ardonio,
pues que la satisface,
que el más lindo ángel al más feo demonio.

67-70 - Pasaje no del todo claro. Vivos (68) y los (70) pueden referir-
se a despojos, a no ser que vivos sea un error por vivo : "con que vi-
vo del trance yo saliere".
72 - Este verso debe leerse : pues salí del /^>echo encestaba yo de bue-
na /~gana_7.
87 - Este verso tiene 12 sílabas. Sería mejor leer "pues en buena ra-
zón", suprimiendo esto.
96-97 - Construir : te aventaja en más Ardonio que el más lindo...

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
72 Vvan L1SS0RGUES OiiUcón, 10, 1980

Si soy negro, más negra es mi ventura,


IDO - a la cual ser pudiera semejante
la tuya como el cielo lo ordenara.
Si dices que soy feo, no te espante,
que de una misma mano son hechura
aquesta fea y esa hermosa cara,
105 - y ha sido menos cara
aquesta mía a lo menos,
pues te ha costado, como muestras, menos
que a mí la tuya que el vivir me cuesta.
Y plegué a Dios no cueste lo que resta,
110 - que según el valor en que la precio
con cuanto me molesta,
la tendré por barata en cualquier precio.

Dirás, por otra parte, que soy pobre


y que la profesión que ahora sigo
115 - no sufre galas que te den contento;
a lo primero no lo contradigo,
que más tengo de pena que de cobre;
mas, respóndeme ahora a este argumento :
si fuera yo opulento
120 - del humano tesoro,
en mí ¿qué hicieran esas perlas ni oro ?
Muy mucho- menos si lo fuera hicieras,
pues, por lo menos, no me enriquecieras.
¿Y es, desnudo de bienes, más valido,
125 - si lo segundo es veras,
el que ha de contentar con el vestido ?

Esto no tengo; lo que tengo ahora


quiero contar, que en breve espacio cabe,
de que por ti me pesa solamente.
130 - Y no te espantes de que yo me alabe,
pues que me vituperas tú, señora,
aunque lo aborrezco eternamente :

106 y 1O7 - menos (menos, rima muy floja).


114 - Nos interrogamos : £ en qué la profesión que sigue le impide
vestirse de gala ? ¿ Será una alusión a su hipotética carrera ecle-
siástica ?

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
F-wnc-coco de GARAV 73

tengo una honrada frente


de laurel coronada,
135 - de muchos y de muchas envidiada,
tengo grande paciencia en el tormento,
gran voluntad, mediano entendimiento,
y no muy ordinaria la memoria,
que esto es lo que más siento
140 - por ser, como es, de ya pasada gloria.

De todo aquesto nada Ardonio tiene


sino es que en ti lo tenga todo junto,
como tuviera yo lo que me falta,
pues tampoco es tan de ángel su trasunto
145 - que merezca el favor que en ti le viene,
que más tiene su rostro de una falta.
Y para ser tan alta,
digo de pensamientos,
con poco satisfaces tus intentos,
150 - pues que pones a precio de riqueza
corporal tu valor, tu gentileza;
mejor como hago yo lo conocieras,
si aqueso y tu belleza,
por riquezas del alma lo vendieras.

155 - Suelta ese tronco a quien abrazas, loca.


Ese, del bien de amor ¿qué sabe o siente ?,
no gaste ansí el bien de mi esperanza.
¿A un duro cuello das tan blando diente ?
¿Lengua merece entrar en esta boca
160 - del que no la ha movido en tu alabanza ?
¿Sin padecer se alcanza
tal gloria, Fabia mía ?
No seas tan liberal de mi alegría,
no le des más abrazos, por tu vida,
165 - por no parecer yedra a roble asida.
El perezoso buey te da ese alcance
y huíste, desabrida,
del que por ti fue ciervo en otro trance.

133-135 - Son los tres versos varias veces citados por Lope.
158 - blando (en el ms.) : efecto de oposición con duro; pero blanco
sería mas ... natural.

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...
74 Y van LISSORGUES Ciitiaón, 10, 1980

Pues ¿ es verdad que tiene en mucha estima,


170 - él, los favores que de ti recibe ?
Mejor se vea sin ellos, que ansí pasa :
él, más ufano y más confiado vive
de los que el niño ciego dios lastima,
que ya en te despreciar no tiene tasa.
175 - Pues, si por quien se abrasa
te dijese, señora,
es fuerza deshicieses a la hora
la beldad que me tiene a mi deshecho,
arañando cabellos, rostro y pecho;
180 - mas no quiero decirlo, aunque en hacerlo
hacía de mi derecho,
deshaciendo mi mal a vueltas de ello.

Siente mi daño ahora por el tuyo,


que yo harto tengo que sentir el mío
185 - y el cielo quiere hacer por mi venganza.
Considera qué es arder de frío,
como por ti lo es el pecho suyo,
como el tuyo lo fue con mi esperanza.
Esto, Fabia, se alcanza
190 - por haber sido ingrata :
morir tienes la muerte que me mata.
Con Marfira me voy, a Dios te queda,
que es más que tú afable y leda,
gentil, hermosa y si a más años viene,
195 - según el tiempo rueda,
presto te alcanzará en los que ella tiene.

No más, canción, que para no escucharos


habéis más larga que conviene estado,
y otras veces aquesto os ha dañado.
200 - Mas, ya ha llegado el tiempo de vengaros,
que ahora empieza Fabia,
y Fabio no querrá escuchar su rabia.

187 - 188 - lo .- frío.


196 - los : ¿años ?

CRITICÓN. Núm. 10 (1980). Yvan LISSORGUES. Francisco de Garay, poeta ayer celebrado, ...