Vous êtes sur la page 1sur 6

He aquí uno de los métodos más sencillos para la extracción de base de DMT, en este

caso de la Mimosa Hostilis. Iré al grano:

MATERIALES:

- Mimosa Hostilis (rootbark).


- Agua destilada.
- Sosa cáustica (tiene que ser pura, la que venden en escamas es perfecta)
- Hexano (también llamado gasolina blanca). Si no lo encontráis, podéis usar naphta
(la gasolina para mecheros Zippo, de venta en cualquier estanco, aunque funciona
muchísimo mejor el hexano, vale mucho la pena usarlo en lugar de naphta. El hexano
lo venden en droguerías, no es difícil de encontrar).
- Tarros de cristal con cierre hermético (por lo menos de 1l. de capacidad)
- Guantes de goma de cocina (los finos de látex no los recomiendo, se rompen con
facilidad y vamos a trabajar con sosa, es peligroso)
- Mascarilla.
- Jarra de cristal con medidas marcadas.
- Colador y cuchara (siempre metálicos, de acero inoxidable es lo mejor)
- Bandeja de cristal.
- Embudo separador y embudo normal de cristal (son las cosas más difíciles de
encontrar de esta lista, hay que comprarlas en alguna tienda de suministros para
laboratorio, aunque creo que en algunas farmacias pueden conseguirlo. En caso de no
encontrar el embudo separador (señalado en la foto) podemos usar una jeringuilla de
cristal, NUNCA DE PLÁSTICO)

IMPORTANTE: Todos los materiales deben ser de cristal o acero inoxidable. Una vez
usamos una jeringuilla de plástico, y en la DMT resultante había restos de plástico.

PROPORCIONES:

1 litro de agua destilada.


160 gr. de Mimosa Hostilis (rootbark) pulverizada.
40 gr. de sosa cáustica

Podemos dividir o multiplicar estas proporciones dependiendo del tamaño de los tarros
que usemos.

PROCEDIMIENTO (CON GUANTES DESDE EL PRINCIPIO):

1- BASIFICAR AGUA: Medimos el agua, la vertemos en un tarro y añadimos la sosa.


Removemos bien hasta que se disuelva completamente, y el agua quede totalmente
transparente. Recomiendo no echar toda la sosa de golpe, mejor en 3 ó 4 partes, e ir
disolviéndola poco a poco. Si la echamos de golpe, se puede calentar mucho el tarro.
No es que pase nada, simplemente habrá que esperar a que se enfríe, y al menos a mí
no me gusta tener que esperar si no es necesario. En cualquier caso, mejor comprobar
la temperatura del tarro antes de pasar al siguiente paso.

2- AÑADIR MIMOSA Y AGITAR: Añadimos la raíz de Mimosa (si no la hemos comprado


pulverizada habría que hacerlo), también poco a poco, como la sosa. Mejor usar
mascarilla en este paso, ya que el polvo de mimosa puede ser urticante y es bastante
jodido respirarlo. Por eso nos conviene en este paso echar la Mimosa poco a poco y
usar mascarilla. Una vez toda dentro y removida bien con la cuchara para que no
queden grumos, cerramos el tarro y agitamos fuerte. Aconsejo comprobar que el tarro
esté bien cerrado antes de agitarlo. Lo que hago es simplemente ponerlo boca abajo y
ver si gotea. Esto es importante, porque no queremos que un chorro de agua con sosa
cáustica nos caiga en los brazos o en la cara. Si no hay fugas, agitamos fuerte
sujetando el tarro con ambas manos, por cuestión de 15 ó 20 segundos. Agitaremos
unas 3 ó 4 veces al día durante 2 ó 3 días.
3- AÑADIR HEXANO Y VOLTEAR: Añadimos más o menos uno o dos dedos de hexano
(uno y medio perfecto), cerramos bien el tarro (volviendo a comprobar que no haya
fugas) y lo volteamos unas cuantas veces (entre 10 y 15 está bien). Hay que
simplemente voltearlo, no agitarlo. La intención es que el hexano se mezcle con el
resto, y luego lo dejaremos reposar para que vuelva a subir a la superficie, arrastrando
la DMT consigo. Si agitamos en vez de voltear, puede formarse una capa de espuma o
emulsión, que hará que no veamos de nuevo la capa de hexano en la superficie. Si
esto ocurriera, lo que tenemos que hacer es poner agua caliente en una olla (cálida,
pero no muy caliente) y sumergir el tarro en ella (no completamente, bastará hasta el
cuello). Esto ayudará a que se disuelva le emulsión y el hexano aparezca. (Si el
hexano sigue sin aparecer, repetimos la inmersión en agua, esta vez con agua más
caliente. Si incluso así no aparece, sólo nos queda esperar. Al cabo de una o dos
semanas, o hasta puede que más, empezaremos a ver el hexano) Voltearemos unas 3
veces al día durante 2 ó 3 días. Cuantas más veces volteemos al día, menos días habrá
que hacerlo.

4- SEPARAR HEXANO Y EVAPORAR: Sabremos cuando pasar a este paso, cuando


veamos que la capa de hexano tiene un color amarillento. Entonces tendremos que
separar el hexano y evaporarlo en la bandeja de cristal. Para esto, lo mejor es el
embudo separador. Pero antes, recomiendo un paso previo: coger un tarro de cristal
vacío (de boca grande), ponerle el colador y verter el hexano. Si lo hacemos
directamente en el embudo separador, puede caer dentro algún grumo de Mimosa y
atascarlo, ya que la boca inferior suele ser bastante estrecha. Así que mejor hacer un
colado previo aparte. Luego, lo echamos en el embudo separador, usando el embudo
de cristal. Acordaros de cerrar bien la válvula del embudo separador antes de verter el
líquido. En la parte inferior se sedimentará la Mimosa, y arriba quedará el hexano. En
un recipiente aparte (de cristal, por si cae hexano que queramos recuperar), abrimos
la válvula y dejamos caer el líquido negro con Mimosa. Cuando ya no haya más que
hexano, lo vertemos en la bendeja de cristal (la bandeja tiene que estar perfectamente
limpia y seca). La evaporación mejor hacerla frente al balcón o una ventana, para
evitar respirar los gases del hexano. Para acelerar el proceso, yo uso un calefactor de
aire, poniéndolo a potencia media y no muy cerca. También pongo algo debajo de uno
de los lados de la bandeja, para inclinarla y que el líquido se concentre en un sólo lado.
Cuando veamos que está COMPLETAMENTE SECO, rascamos con una cuchilla de
afeitar, y listo para fumar. En el caso de que nos haya salido un producto un poco
húmedo (graso) podemos secarlo sobre un papel y bajo una bombilla, sin acercarla
demasiado.

Una vez finalizado, podemos repetir el paso 3, y así hacer una segunda extracción con
la misma mimosa. Sólo hay que volver a añadir hexano en los mismos tarros y volver
a voltear 3 veces durante 2 ó 3 días. Así podemos extraer DMT de los mismos tarros
varias veces. Recomiendo ir haciendo extracciones hasta que no salga nada.

Para limpiar todos los utensilios, mejor usar vinagre, ya que su ácido neutraliza la
sosa, que es alcalina. Lo mismo tenemos que hacer si algo de sosa nos cae en la piel.
Si usamos agua, empeoraremos la cosa, ya que la sosa se activa con la humedad, y
nos quemaremos aún más. Usaremos vinagre o zumo de limón. Cada vez que
tengamos que agitar o voltear los tarros, usaremos guantes. Siempre pueden quedar
restos de sosa por encima de todo el material utilizado, así que recomiendo usar
guantes cada vez que tengamos que tocar cualquier cosa usada para el proceso. Una
quemadura por sosa no se nota al instante como la de un ácido, sino que empieza rato
después, como un picor insistente que deriva en escozor. Si notamos esto, vinagre o
zumo de limón al canto.
Tenéis mi permiso para copiar este texto y pegarlo donde queráis. He querido
compartir esto con vosotros para aportar mi granito de arena a la revolución
psicodélica de la conciencia... Así que si tenéis algún blog o sois miembros de un foro o
cualquier otro sitio donde esto pueda caber, no dudéis en hacerlo. Si pegáis también
este párrafo, mejor que mejor.

Un abrazo, Luz, Paz y Amor!

Purificacion del DMT.


Cogemos la DMT impura en forma de base libre y la mezclamos con 50ml/g de agua
destilada, esta es insoluble en el agua, se puede disolver alguna impureza.
Cogemos ácido clorhídrico (agua fuerte) añadimos ácido clorhídrico gota a gota hasta
que se disuelve la DMT (3ml/(g dmt)), formando clorhidrato de DMT, esta sal es
soluble en agua y insoluble en Hexano, por lo que podemos pasar a eliminar las grasas
que se nos pudieran haber introducido.

Añadimos 40ml/g de Hexano, lo volteamos unas 10 veces, reposamos un minuto y


repetimos de 3 a 5 veces, la ultima vez reposamos 5-10 minutos y eliminamos la capa
superior de Hexano.

Ahora necesitamos volver a tener base libre de DMT, esto lo hacemos añadiendo
hidróxido sodico (sosa cáustica unos 2g/(g dmt)) poco a poco hasta que se forma una
emulsión blanca parecida a la leche. Son las partículas en suspensión de la base libre
de DMT.

Añadimos 40ml/g de Heptano para extraer las partículas de la base libre de la DMT, lo
calentamos (a unos 50ºC) metiendolo en un recipiente mayor con agua caliente, lo
volteamos de nuevo unas 8-10 veces con una pausa de un minuto unas 3-5
veces.Eliminamos al parte acuosa, ahora la base libre de la DMT esta en el Heptano.
Podemos evaporarlo en este momento pero el resultado no será tan puro como si lo
congelamos.

La DMT es insoluble en Heptano a temperaturas de congelación. Esto significa que una


vez que el Heptano esta bastante frío, la DMT empezará a precipitarse de la solución,
donde puede ser recogida.

Echamos el Heptano en un frasco de vidrio, lo tapamos y lo ponemos en el congelador.


Después de 6-48 horas dependiendo de la cantidad, deberemos ver la base de DMT
cristalizando.
Ahora, muy rápidamente, quitamos la tapa y vertemos el Heptano, asegurándose de
no perder ningún trozo de la DMT flotando en el mismo. Si tardamos demasiado en
hacerlo, el Heptano se calienta hasta que la DMT empiece a disolverse. Dejar gotear
tanto tiempo como sea posible, ya que el Heptano está cargado com impurezas.

Una vez que la DMT esta seco puede rasparlo y guardarlo.