Vous êtes sur la page 1sur 311

MATEMÁTICA

SUPERIOR
PROBLEMAS
RESUELTOS
A. K. Boiarthuk

Variable compleja
Funciones de
variable compleja

1ATEMATI/IKA
URSS
ISliK 22. Ih73, 22.161.6

BonpnyK Anwceü KjmMenmbeeuH


Cnpasoinoe noco6»e no Buciiieft MAXEMATHKE. TOM 4. Macrb 1. i

Boiarchuk Alekséi Klimiéntievich


Matemática superior. Problemas resueltos* Tomo 5-
Variable compleja: funciones de variable compleja.
Traducido de la edición rusa (Editorial URSS, Moscú, 2001)

La colección "AntiDemidóvich" que proponemos al lector abarca casi todas las ramas de las
matemáticas.
En "Variable compleja" se resuelven detalladamente casi cuatrocientos problemas de dificultad
media o alta. Este tomo incluye un repaso de las estructuras fundamentales del análisis
matemático, números complejos, funciones de variable compleja y un estudio detallado de
las funciones elementales en el plano complejo.

Reservados todos los derechos en todos los idiomas y en todos los países del mundo. Quedan
rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del "Copyright", bajo las
sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio
o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de
ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo público.

ISBN 5-8360-0452-8 (Obra completa)


ISBN 5-8360-0453-6 (Tomo 5)
© Obra original: Editorial URSS, 1997, 2002
7 85836 "004538 © Traducción y obra en español: Editorial URSS, 2002
© Diseño gráfico y diseño del texto; Editorial URSS, 2002

Director Domingo Marín Ricoy


Director financiero Viktoria Ma lish ettko
Director de sistemas Víktor Románov
Director de producción ¡tina Makiéeva
Vicedirector Natalia Finogtiiénova

MíiAaTe/ibCTBo «3,Qmüpwaji yPCC». 113208, r MocKsa, yn. MepiaHOBCKaw, A- 2/11.


Dnnemm IAfX Ne 03216 OT 10.11.2000 r. FMTM©HMH©CKHW cepTW(J)MKaT Ha BbinycK
KHM*HOM npoAYKUKM Ns 77.<t)UL. 8.953.11.270.3.99 OT 30.03.99 r. FlOAnucaHo K nesaTM 24.07.2002 r.
0 o p M a T 70x100/16. Tupa* 2100 3K3. rie4. n, 20. 3ax. Ns 3 6

OrnenaiaHO b OOO «Apr-AMam. 129110, r. Mocicsa, y/i. 6. nepencnaBCcafl, 46.

Editorial URSS TeL/fax: 7 (095) 135-^4-23


Tel./fax; 7 (095) 135-42-46
E-mail: uiss@urss.ru
Prólogo a
"Variable compleja"

Entre los textos recomendados para el estudio de la teoría de funciones de


variable compleja hay muchos manuales y materiales didácticos muy com-
pletos que tienen por autores a científicos de fama más que reconocida:
A. I. Markushévich, M. A. Lavriéntiev, B. V. Shabat, 1.1. Priválov, A. V. Bitsadze,
M. A. Evgráfov, A. Hurwitz, R. Courant, etcétera. Lamentablemente, en lo que
respecta al volumen, elección y distribución del material, la mayoría de estos
libros no están adaptados a los programas de los cursos de teoría de funcio-
nes de variable compleja que habitualmente se imparten en las facultades de
matemáticas y física de las universidades de Rusia y otros países de la CEI.
Separar de un libro voluminoso el material principal de modo que se forme
un curso íntegro, lógicamente acabado y ajustado al programa de estudios no
es fácil ni para un profesor con poca experiencia, ni para un estudiante o un
posgraduado.
Las razones anteriores motivaron al autor a escribir un libro que
corresponda al nivel actual de los programas universitarios del curso de teoría
de funciones de variable compleja que no esté saturado de detalles y que
contenga un gran número de problemas resueltos. En este tomo se resuelven
detalladamente casi cuatrocientos problemas de dificultad media o alta.
Muchos libros de teoría de funciones de variable compleja se caracterizan
por contener desacuerdos e imprecisiones en la terminología básica. Por ejemplo,
en distintos lugares de un mismo libro el concepto de función analítica puede
tener un sentido diferente. El autor ha tenido en cuenta este hecho; todos
los conceptos considerados en el presente libro tienen un sentido claramente
determinado.
En el comienzo de la obra se da una definición rigurosa de función
(y no su descripción, como se suele hacer en la mayor parte de los manuales),
se consideran las operaciones con conjuntos y los aspectos principales de la
teoría de espacios métricos. Sin incluir este material en el libro, sería imposible
exponer las cuestiones principales al nivel matemático que se requiere en la
actualidad. Por ello, incluso una lectura rápida de ese pequeño capítulo es muy
aconsejable para entender el resto de la obra, en donde se exponen los temas
tradicionales de la teoría de las funciones analíticas, creada en el siglo XIX,
primordialmente gracias a las obras de A. Cauchy, B. Riemann y K. Weierstrass.
En el libro se presta mucha atención a las cuestiones prácticas relacio-
nadas con las transformaciones conformes.
El autor

"x

\
Capítulo 1
Estructuras fundamentales
del análisis matemático

En este capítulo se incluyen los conocimientos básicos referentes


a la teoría de conjuntos y aplicaciones que se usarán más adelante
en la exposición del material básico del libro. Se examina de
forma bastante completa la teoría de los espacios métricos, se dan
los conceptos básicos, y se utiliza la notación establecida en los
cursos de análisis matemático moderno.

§ 1. Elementos de la teoría
de conjuntos y aplicaciones
1.1. Símbolos lógicos
En las matemáticas, en lugar de expresiones verbales a menudo
se utilizan símbolos adoptados de la lógica. Así, en vez de las
expresiones "para todo", "para cada", "para cualquier" se utiliza
el símbolo V, y en lugar de la palabra "existe", el símbolo 3 . Estos
símbolos se denominan, respectivamente, cuantificador universal
y cuantificador existenciaL Las frases "para todo..." y "existe..."
suelen ir acompañadas de ciertas restricciones, anotadas entre
paréntesis. En lugar de la frase "tal que" se utilizan dos puntos
o una barra vertical.
El enunciado de cada teorema contiene una propiedad A
(premisa) y una propiedad B (conclusión) deducible de A.
Brevemente la expresión "A implica B" se denota en la forma
"A ^ B" (=> es el símbolo de implicación). El teorema recíproco,
si éste es válido, se escribe en la forma B A. Si el teorema y su
recíproco son válidos, las propiedades A y B son equivalentes.
En este caso se escribe A B es el símbolo de equivalencia)
y se dice: "Para A es necesario y suficiente B", o bien "A si,
y sólo si, B".
Si un objeto posee una propiedad A o una propiedad B,
entonces se escribe A V B , o también "A o B" {V es el símbolo de
disyunción). La notación A V B significa que es válida al menos
una de las propiedades A o B .
Si ambas propiedades A y B son válidas simultáneamente,
este hecho se escribe en la forma A A B, o " A y B" (A es el
símbolo de conjunción).
La notación ->A significa "no A", "no es válida A" (-» es
el símbolo de negación).
En lugar de la expresión "existe un único" se utiliza el
símbolo !, y la expresión "es igual por definición" se denota
mediante el símbolo
Toda proposición puede escribirse utilizando sólo símbolos
lógicos. En este caso la negación de una propiedad P escrita con
ayuda de cierto número de cuantificadores V y 3 se obtiene cam-
biando cada cuantificador V por 3 , 3 por V y la propiedad P
por su negación. Por ejemplo, sea f(x) una función numérica de
variable real. Entonces la propiedad de f(x) de ser continua en
todo punto de la recta numérica se escribe en la forma siguiente:
(V a € M) (V e > 0) (3 £ > 0) {V £ £ K, \x - a\ < 6):
\f(x) - f(a)\ < e;
mientras que la propiedad de f(x) de no ser siempre continua, es
decir, de ser discontinua al menos en un punto, se escribe como
sigue:
(3 a e R) (3 £ > 0) (V¿> > 0) (3 x € R, \x - a| < 6):
|/(¡c) - f(a)| >
Para demostrar algunos teoremas utilizaremos el método
de reducción al absurdo, haciendo uso, además, de la ley del
tercio excluso (ley de contradicción). Según esta ley la proposición
AV (A o no A) se considera válida independientemente del
contenido de la proposición A. Señalemos que A, es
decir, la doble negación es equivalente al enunciado inicial
1.2. Notaciones utilizadas
en la teoría de conjuntos
El concepto de conjunto se considera primario, por eso nos
limitaremos a la exposición de los términos y notaciones que
serán necesarios más adelante.
Los conjuntos se denotan mediante letras mayúsculas, por
ejemplo, M . La expresión a E M se lee así: "a es un elemento
del conjunto M" o "a pertenece al conjunto M". La notación
M 3 x se lee así: "el conjunto M contiene el elemento x". Si
el elemento x no pertenece al conjunto M, entonces se escribe
x g M, o bien M ? x. La expresión M ~ {a, b,c, } se lee así:
" M es el conjunto compuesto de los
elementos a,b,c, etc." Nótese que un
conjunto puede contener un solo ele-
mento, por ejemplo, M — { a } . Si cier-
tos elementos del conjunto M gozan de
una propiedad P, entonces la notación
M\ = {a £ M: a tiene la propiedad P}
se lee: "M\ es el conjunto de todos los
elementos a del conjunto M que tienen
la propiedad P". Por ejemplo, la nota-
ción M\ — {x £ R: x ^ 0} representa
el conjunto de todos los números reales
no negativos. Los símbolos E y 3 se Fig. 1
áenortúnansímbolos de pertenencia.
Al definir un conjunto mediante cierta propiedad, frecuen-
temente no se sabe de antemano si existen o no elementos que
posean dicha propiedad. Por tanto, es conveniente introducir el
conjunto que no contiene ningún elemento. Dicho conjunto se
denomina vacío y se denota mediante el símbolo 0 .
Sean M\ y dos conjuntos. Si cada uno de los ele-
mentos del conjunto Mi pertenece al conjunto M 2/ entonces el
conjunto M\ se denomina subconjunto del conjunto M2 (fig. 1).
En este caso se escribe M\ C Mi, o bien M2 D M\ y se lee:
"el conjunto M2 incluye al conjunto Mi". Los símbolos C y D
se denominan símbolos de inclusión.
Los conjuntos compuestos de los mismos elementos se
consideran iguales. Es evidente que Mi = M2 (Mi C M 2 ) A
(M2 C Mi).
wmmm:
m^ 1, l! .
SE*** ¿t
Wlt"I'i :>:Y"<
- . :.;! • <: :
.:> : •

¡i**^ 'A
: \ if.lt > > 5 > < >
< • <s : • \ • •
i * : J w < • • : * > ; ,y>í :

^ > > :: *

Si en el conjunto M\ hay elementos que no pertenecen al


conjunto M 2 , entonces M\ no está contenido en M2 y se escribe
Mi <£ M2, O bien M 2 7) Mi.
Señalemos que todo conjunto M contiene el conjunto vacío
como su subconjunto. En efecto, en caso contrario, el conjunto
vacío contendría al menos un elemento que no pertenece al
conjunto M . Pero el conjunto vacío no tiene ningún elemento.
En adelante usaremos las notaciones siguientes:
0 es el conjunto vacío;
exp M es el conjunto de todos los subconj untos de M ;
N es el conjunto de los números naturales;
I*o es el conjunto de los números enteros no negativos;
Z es el conjunto de los números enteros;
Q es el conjunto de los números racionales;
E es el conjunto de los números reales;
C es el conjunto de los números complejos.

1.3. Números naturales.


Método de inducción matemática
Uno de los conjuntos más importantes en las matemáticas es
el conjunto N de los números naturales. En este conjunto está
definida la operación de adición y se verifican las siguientes
propiedades:
1) si n 6 N, entonces (n + 1) e N;
2) si un conjunto M contiene el 1 y, además, de n 6 M
siempre se deduce que (n + 1 ) € M , entonces M D N.
La propiedad 2) se denomina hipótesis de inducción. Blas
Pascal (1623-1662) fue el primero que propuso un método de
demostración basado en la inducción, conocido como método de
inducción matemática (completa), el cual consiste en lo siguiente.
Supongamos que para las proposiciones A\, A2, A5/... se
verifican los dos lemas de Pascal:

Lema 1. La proposición A\ es válida.

Lema 2. Para todo n 6 N, de la validez de An se deduce la validez de la


proposición An+\.
Entonces, todas las proposiciones A\, A2,... son válidas.
Como vemos, el método de inducción matemática se
reduce a la hipótesis de inducción. En efecto, supongamos
que M = {n £ N: An es válida}. Entonces, por el lema 1
tenemos que 1 £ M , y partiendo del lema 2 se deduce que
n€ M (n + 1) £ M. De acuerdo con la hipótesis de inducción
(Vil £ N): n £ M , es decir, todas las proposiciones A\, A2/. •.
son válidas.
Demostremos, por ejemplo, que Vn £ N se verifica la
igualdad
n(n +1)(2 n + 1)
p «

(1)
fc—1
Comprobando directamente, vemos que se verifica el le-
ma 1 Suponiendo que la igualdad (1) se cumple para n 6 N,
tenemos
n+1
g f c 2 = n(n + l)(2n + l ) + ( n + 1 ) 2 =

(n + l)(2n2 + 7n + 6) _ (n 4- l)(n + 2)(2n + 3)


" 6 " 6 ;

es decir, el lema 2 también es válido. Así pues, la fórmula (1)


queda demostrada.

1.4. Operaciones elementales con conjuntos

Definición 1. Se denomina intersección de los conjuntos Mx y M2 al


conjunto
Mi O M2 - {a: a £ Mi A a £ M 2 }.

Sean Mi £ expM, M 2 £ expM. La intersección de los


conjuntos Mi y M 2 está compuesta sólo de los elementos que
pertenecen simultáneamente a ambos conjuntos Mi, M2 (fig. 2).
Si tales elementos no existen, los conjuntos U x y M-
denominan disjuntos y se escribe Mx n M2 ~ 0 (fig. 3). '2 se

Definición 2. Se denomina unión de los conjuntos Mx y M2 al conjunto

MiUM2 = {a: a 6 Mxv a e M2}.

La unión de los conjuntos Mx y M2 se compone de los


ry T(irr enecen por io menos a un°de ios °
coniunt s

Fig. 4

conjunto^11 3 ' & ^ ^ ^ ^ ^ de b s COniuntos Y al

M \ M2 = {a: a £ M\ A a £ M2V.
La diferencia de los conjuntos
M\ y M 2 está compuesta sólo de los
elementos del conjunto M\ que no per-
tenecen al conjunto M 2 (fig. 5).
Si M\ D M 2/ entonces la dife-
rencia Mi \ M 2 se denomina también
complemento de M 2 en M\, y se deno-
ta mediante el símbolo CmxM2 (O bien
CM 2f si esto no provoca confusión).
Sean M\ £ exp M, M2 £ exp M . Fig. 5
Entonces son válidas las igualdades

C ( M i U M2) = C M i n C M 2 ,
(1)
C{Mi n M2) = CMi U CM 2 .

Las dos igualdades (1) expresan las leyes de Morgan.


Demostremos la primera. Sea x £ C(Mi U M2). Tenemos:

x £ C(Mi U M2) x g Mi U M2 => x g M i A x £ M2


x GC M i A x £ C M 2 x 6 C M i n C M 2 =>
=> C ( M i U M 2 ) C C M I n C M 2 .

Si y £ CMi n CM 2/ obtenemos

y £ CMi n CM2 =>y e CMi A y e CM2

2/ e C ( M i ü M 2 )
C M i (1 C M 2 C C ( M i U M 2 ) .

De las dos últimas inclusiones se deduce la primera igualdad. La


segunda igualdad de (1) se demuestra análogamente.
Las leyes de Morgan se extienden fácilmente a cualquier
número de subconjuntos del conjunto M :

De la fórmula (2) vemos que, al intercambiar el símbolo de com-


plemento C con los símbolos U y.n, estos últimos se intercambian
entre sí.

«M/'V/n
1.5. Par ordenado y producto cartesiano
de conj untos
Con ayuda del concepto de par ordenado se introduce una
operación más sobre conjuntos: el producto cartesiano. En las
matemáticas es de gran importancia el concepto de par ordena-
do (x,y) compuesto de
elementos de un mismo
conjunto o de conjuntos
M(x, y) distintos X e Y. La pro-
piedad principal de los
pares ordenados es la si-
guiente: dos pares orde-
nados (xíf yi) y (x2, y2)
se consideran iguales si,
X y sólo si, x\ = x2 e
2/i =yz> El elemento x
Fig.6 se llama primera com-
ponente (coordenada) del
par (x, y), mientras que el elemento y es la segunda componente
(coordenada). Al igual que el concepto de conjunto, el concepto
de par ordenado se considera primario.

Definición. Se denomina producto cartesiano de los conjuntos X e Y" al


conjunto ^
XxY = {(x,y): x € X , y e Y}.

El producto cartesiano de dos rectas diferentes que se


cortan se puede identificar con el plano que las contiene. La
identificación se efectúa según la regla M = (x, y) (fig. 6). En
esta propiedad se basa el método de coordenadas de resolución de
problemas geométricos propuesto por el famoso matemático René
Descartes (1596-1650), en cuyo honor el producto se denomina
"cartesiano".
Haciendo uso del método de inducción matemática pode-
mos definir el conjunto ordenado de n + 1 elementos
(xx, x2,..., xn+í) ~ ((xt, x2t..., xn), zn+1), n > 2,
y el producto cartesiano de n + 1 conjuntos
Xi x X2 x . . . x Xn+i ~ (Xr x X2 x . . . x Xn) x Xn+l.
1.6. Relaciones binarias. Proyecciones y
secciones de una relación binaria.
Relación binaria inversa

Definición. Un conjunto T se denomina relación binaria entre los elemen-


tos de los conjuntos X e ^ s i T C ^ x y .

Con las relaciones binarias se pueden realizar no sólo las


operaciones elementales definidas para los conjuntos (intersección
y unión), sino también las operaciones especiales de proyección e
inversión.
Se denomina primera proyección de la relación binaria
F C X x Y al conjunto
V\ = prtr = {x £ X: 3 y £ Y: (x,y) G T}.

r¿x)

\ •^m-fffm^' \ j

iL JrJ !I i!
x x
Fig. 7

La primera proyección de la relación binaria T está com-


puesta de las primeras coordenadas de los pares ordenados
pertenecientes al conjunto F (fig. 7).
El conjunto Éi(x) — {y € Y: (x, y) € V} se denomina
sección primera de T mediante x (fig. 7) y está compuesta de las
segundas coordenadas de todos los elementos de F cuya primera
mm
•< >_•.•
Fig. 8

coordenada es igual a o?. La sección primera de T mediante x es


el conjunto vacío Va £ I V
Se denomina segunda proyección de la relación binaria F
el conjunto
r 2 = pr 2 F = {y 6 Y: 3 x 6 X : (x,y) 6 r } .

La segunda proyección de la relación binaria T es el con-


junto de todas las segundas coordenadas de los pares ordenados
pertenecientes al conjunto T (fig. 8). \
\

El conjunto r 2 {y) =
{x e X: (x,y) € F} se de-
nomina sección segunda de F
mediante y (fig. 8). El conjunto
IMy) está compuesto de las
primeras coordenadas de to-
dos los elementos de T cuya
segunda coordenada es igual
a y. La sección segunda de T
mediante y es el conjunto va-
cío Vy <¿ r2.
A cada relación bina-
Fig. 9 ria F se le puede hacer co-
rresponder su relación binaria

«Sil
inversa V 1 según la regla

r"1 = {(*,*): (x,y)eV}


(fig. 9). A menudo, la operación de inversión de la relación bi-
naria T se denomina operación de transposición de la relación
binaria F.

1.7. Relaciones binarias funcionales.


Funciones. Conceptos elementales
Una relación binaria T se denomina relación binaria funcional si
no contiene pares ordenados cuyas primeras coordenadas sean
iguales.
Enunciemos ahora la definición principal de aplicación
entre dos conjuntos X e Y.

Definición 1. La terna ordenada de conjuntos (X, Y, F) se denomina


aplicación del conjunto X (dominio) en el conjunto Y (codominio) si F es
una relación binaria funcional entre los elementos de los conjuntos X e Y.
El conjunto T se llama gráfico de la aplicación.

Las aplicaciones se denotan usualmente mediante una


letra latina minúscula, por ejemplo, /. Además, en lugar de / =
(X,Y,T) se escribe /: X —• Y. Si X e Y se conocen, entonces,
según la definición, conocer la aplicación / es equivalente a
conocer su gráfico F.
La primera proyección del gráfico de la aplicación / se
denomina dominio de la aplicación / y se denota mediante
Df o D(f). La segunda proyección del gráfico de la aplicación /
se denomina imagen de la aplicación / y se denota mediante
Ef o E(f). Si x € Df y el par {x, y) pertenece al gráfico de
la aplicación f , entonces el elemento y se denomina valor de la
aplicación / en el elemento x y se denota mediante f{x).
Si se conocen la región Df y los valores de la aplicación
f(x) V x 6 Df, el gráfico F(/) de la aplicación / se construye
según la regla

r(/)={(s,/(aO): xeDf}.
?;ltÉIÍl|
K-W.VU*^;, . , ..... ,

Si Df = X , entonces la aplicación /: X Y se denomina


aplicación del conjunto X en el conjunto Y y se denota mediante

x i y .
Si Df — X, Ef = Y, entonces la aplicación /: X —>• F se
denomina aplicación suprayectiva (sobreyección) del conjunto X
sobre el conjunto Y y se denota mediante

X
sobre

La función fi — (X, Y,T\) se denomina restricción de la


función / = (X, Y, T) si T] C F, En este caso la función / se
denomina prolongación de la función f\ del conjunto D^ = prjFj
en el conjunto Df = prjF. Si A es un conjunto tal que A C priF,
entonces existe una restricción f\ de la función / que tiene
la propiedad A = Dft. La función /i se denomina restricción
de la función f en el conjunto A y se denota mediante f\A.
La existencia de la restricción de la función / en el conjunto A
se deduce de que

T(/i) = {(s, y): x € A A (x,y) € F}.

- - - ,

Definición 2. Sea /: X —• Y una aplicación. Para todo subconjunto


A C Df, el subconjunto del conjunto Ef definido por la propiedad "existe
un elemento x € A tal que y = f(x)" se denomina imagen del conjunto A
mediante la aplicación f y se denota f(A).

Para cualquier conjunto A' C Ef el subconjunto del con-


junto Df definido mediante la propiedad f{x) € A', se denomina
preimagen de A' mediante la aplicación f y se denota con
r\A\
Para representar una aplicación frecuentemente se escribe
x f(x).
Sea X cierto conjunto. Toda aplicación N —^ X se de-
nomina sucesión de elementos del conjunto X y se denota
mediante (x n ). Si X = R, entonces se dice que (z„) es una
sucesión numérica real.

IfiÉil
1.8. Función inversa.
Composición de aplicaciones
Una aplicación / = (X, Y, T) se denomina invertible si la relación
binaria T - 1 es una relación funcional entre los elementos de los
conjuntos Y y X. En este caso la aplicación ( F , X , F " 1 ) se
H
denomina aplicación inversa de f y se denota mediante / .
Una aplicación suprayectiva invertible / del conjunto X sobre
el conjunto Y se denomina aplicación biyectiva (correspondencia
biunívoca) y se denota mediante
X^Y.
En este caso, Vy € Y 3! x £ X: f(x) = y, considerándose que
r\y) = X.
El concepto de composición de aplicaciones tiene una
importancia especial en las matemáticas.
Sean /: X —> Y, <p: T —> X dos aplicaciones. La compo-
sición de las aplicaciones y? y / se denota mediante f o <p. Su
dominio está compuesto de los valores t £ D9 para los cuales
ip{t) £ Df. Los valores de la composición se obtienen a partir de
la fórmula
(/ ocp)(t) = f(<p(t)l t £ DfoT

1.9. Aplicaciones paramétrica e implícita


Si están dadas dos aplicaciones

f = l})0<p~^
queda definida la aplicación X • Y. Se dice que f está
definida paramétricamente mediante las aplicaciones <p y 1¡>. La
variable t se denomina parámetro.
F
Analicemos la aplicación X x Y —• G y la ecuación
F(x,y) = c, donde c es un elemento arbitrario de cierto con-
junto G. Si existen dos conjuntos P C X , Q C Y tales que
la ecuación F(x,y) — c tiene una única solución y £ Q pa-
ra todo x £ P fijo, entonces en el conjunto P está definida
la función f para la cual Ef ~ Q. En este caso, se dice
que / es una función implícita definida mediante la ecuación
F{x, y)~c.
mmm.

1.10. Isomorfísmo
Sean E y F dos conjuntos dotados, respectivamente, de las
operaciones binarias internas T y _L. Se denomina isomorfísmo
del conjunto E sobre F la biyección
_ /

E ^ F
que cumple la propiedad V(a e E, b e E) f(aTb) = f(a)X f(b).
Los conjuntos E y F se denominan en este caso isomorfos
respecto a las relaciones T y _L.
Por ejemplo, supongamos que E ~ N, la relación T es
la adición, F = {2"} y la relación X es la multiplicación. La
aplicación E F: V n G N, /(ra) = 2" es un isomorfísmo ya
que V (n E N, m E N) se tiene que (n + m)^ 2n+m = T • 2m es
decir, f{n + m) = f{n)f(m).

§ 2. Estructuras matemáticas
Una estructura matemática es un conjunto de objetos o varios
conjuntos de objetos de naturaleza distinta que poseen un sistema
de relaciones y operaciones binarias sometidos a determinados
axiomas.

2.1. Grupo
Se denomina grupo a un conjunto no vacío E dotado de una
operación " o " que a cada par de elementos a 6 E, b e E le
hace corresponder un tercer elemento perfectamente determinado
aobeE, cumpliéndose, además, las condiciones siguientes:
1) la operación o es asociativa: V(a 6 E, b e E, c € E)
a o (b o c) = (a o b) o c;
2) en E existe el elemento neutro, es decir, un elemento n tal
que Va G E a o n = a;
3) Va G E 3 a' 6 E: a o a' = n (a' es el inverso de a).
En caso de que también se verifique la condición
4) V(a € E, b£E)aob = boa,
el grupo E se denomina abeliano (conmutativo).
Si en el grupo E la operación "o" tiene sentido aditivo
(multiplicativo) " + " ("•")/ entonces el grupo se llama grupo aditivo
(multiplicativo) y el elemento neutro, elemento nulo (elemento
unidad), denotándose mediante 0 (1). Por ejemplo, el conjunto Z
provisto de la operación de adición es un grupo conmutativo.
El conjunto Q \ {0} dotado de la operación de multiplicación es
también un grupo conmutativo.

2.2. Anillo
Se denomina anillo un conjunto R dotado de dos operaciones
binarias llamadas adición y multiplicación, con la particularidad
de que, respecto a la operación de adición, el conjunto R es
un grupo abeliano (grupo aditivo del anillo R), y se cumple la
propiedad distributiva:
V(aER, b€R, c£R) a(b + c) — ab + ac, (b-\-c)a = ba + ca.
Si la operación de multiplicación es conmutativa, entonces
el anillo se denomina conmutativo. Si R 3 1, el anillo se denomina
unitario.
Por ejemplo, el conjunto Q de los números racionales
provisto de las operaciones de adición y multiplicación es un
anillo unitario.

2.3. Cuerpo
Un anillo se llama cuerpo si al excluir el elemento neutro de
la adición, el resto forma un grupo respecto a la operación de
multiplicación.

2.4. Campo
Un cuerpo en el cual la operación de multiplicación es conmutativa
se denomina campo.
Por ejemplo, las ternas ordenadas (Q, +, -) y (R, +, •) son
los campos de los números racionales y de los reales, respectiva-
mente.

Definición. Sea K un cuerpo (campo). La aplicación | • |: K —» R + , donde


R+ = {x e R x > 0}, se denomina valor absoluto (módulo) en el cuerpo

A<)XV>»•
fe ^,
1) |a| = 0 = > a = 0;
2) |a./?| = |a|-|/J|;
3) |a + /?|^|a|-f|/?| (propiedad triangular).

Un cuerpo (campo) en el cual está definido el valor


absoluto se llama cuerpo normado.

2.5. Espacio vectorial sobre un campo K.


Espacio normado
Se denomina espacio vectorial (lineal) sobre el campo K la terna
ordenada (B, +, •) compuesta de un conjunto E (sus elementos
se denominan vectores), la operación de adición (definida en E) y
la multiplicación de los vectores por los elementos del campo
Dichas operaciones deben satisfacer las siguientes pro-
piedades, denominadas axiomas del espacio vectorial: V(¡c G E,
y G E, z G E, X G K, p G K)
1) x -f y = y + x)
2) (x + y) + z = x + (y + z);
3) 3 0 e E: x + 0 = x;
4) 3 ( - a ) G E: x + (-en) = 0;
5) A(x + y) = Xx + Xy, (A + fi)x ~ Xx + px;
6) (Xp)x = X(px);
7) 1 • x = x.

Para abreviar la notación, el espacio vectorial (E, +, •) se


denota usualmente mediante E .
Para un espacio vectorial arbitrario E se verifican las
propiedades siguientes:
1) A-0 = 0;
2) 0 • E = 0;
3) ( - 1 ) x = —ai.

Sea E un espacio vectorial sobre un campo normado K.


La aplicación || • ||: E —• M+ se denomina norma (longitud) del
espacio E si V (a; G E, y G E, X G K) se verifican las condiciones
(axiomas)
1) ||a;|| = O ^ x = 0;
2) ||As|| = |AH|s||;
3) \\x + y|| < |M| + \\y\\ (propiedad triangular).
El valor de la aplicación [| • || en el vector x 6 E se llama
norma del vector x.
El conjunto ordenado (E, - , || • ||) se denomina espacio
vectorial normado. Con el fin de abreviar la notación se suele
escribir E en lugar de (E f +, •, ||41|).
De los axiomas 2) y 3) se deduce que ||0|| — 0 y ||x|| ^ 0,
Va: 6 E . La primera propiedad se obtiene del axioma 2) para
A = 0 y la segunda,, del axioma 3) para y — — x.
Se dice que el vector x 6 E es el límite de la sucesión
de vectores (xn) del espacio normado E o que la sucesión (xn)
converge a x, y se escribe lim Xfi —- X/ si la sucesión numérica
n-» oo
(||3„ - ®||) — o(l). Mediante el símbolo de Landau o(l) se denotan
las sucesiones numéricas infinitésimas (convergentes a cero), es
decir, tales que lim an = 0. El símbolo de Landau O(l) se utiliza
n—»oo
para designar a las sucesiones numéricas acotadas.

Teorema (de continuidad de la norma). Si una sucesión (xn) de vectores de


un espacio normado E converge al vector x, entonces ||®n|| •—> ||x|J.

< Demostración. El teorema se deduce de las desigualdades


-\\xn - x\\ < ||a;„|| - |M| < ||aj„ - x|| Vn € N,
que se obtienen de la propiedad triangular. •

Si un campo K es normado, el módulo es una función


continua.
En un espacio vectorial normado R m , los axiomas de la
norma se verifican para cada una de las aplicaciones || • 11: Mm —• R
siguientes: ¡—
(norma euclídea), 0)
í=l

x \\ = 1®' (norma octaédrica), (2)


¿=i
max | Xi (norma cúbica). (3)
1 <i<m
i S J f i í : : ¡'.IV

Una sucesión (x n ) de vectores de un espacio normado E


es fundamental si se cumple que

(Ve > 0) (3 nz <E N) (V(n ^ n£, p e N)):


IIxn+p ~ xn\\ <
Un espacio vectorial normado E se denomina completo si toda
sucesión fundamental (xn) de sus vectores converge a un elemento
de E . Los espacios normados completos se denominan espacios
de Banach. Por ejemplo, los espacios normados R y Mm son
espacios de Banach.

Teorema. Toda sucesión convergente (xn) de vectores de un espacio normado


arbitrario E es fundamental

Demostración. Sea e > 0 y xn x. Escojamos un número


£
n£ 6 N tal que Vn ) n e se verifique ||zn - x|| < Entonces,
V (n ^ n£, p E N) tendremos
IIXn+p ~ $n|| < l|®»+j> - «II + ~ ¡»n|| < •

§ 3. Espacios métricos
Los espacios métricos forman una clase de espacios topológicos.
Este concepto fue introducido en 1906 por M. Fréchet (1878-1973),
en sus estudios sobre espacios funcionales.
Una de la características fundamentales de la disposi-
ción mutua de los puntos de un conjunto es la distancia
entre ellos. La introducción de la métrica (distancia) permi-
te expresar en términos geométricos los resultados del análisis
matemático. Los conceptos más importantes de la teoría de
los espacios métricos son la completitud, la compacidad y la
conexidad.
mm.
mm
3.1. Axiomas de la métrica.
Límite de una sucesión de puntos
en un espacio métrico

P TG>
2
Definición 1. Sea X un conjunto arbitrario. La aplicación X -> M se
denomina métrica {distancia) si V (x G X, y G X, z G -X") se verifican las
condiciones siguientes:
1) p(x, y) = 0=>x = y;
2) p(x, y) = p{y, x) (propiedad simétrica);
3) p{x, y) < + 2/) {propiedad triangular).
El par ordenado (X, p) se denomina espacio métrico y los elementos del
conjunto X, puntos del espacio métrico.

Todo espacio vectorial normado E se convierte en un


espacio métrico si V (x G E, y G E) definimos la métrica del
espacio mediante la fórmula
p(x,y) = \\x-y\\. (1)
Es fácil comprobar que se verifican los axiomas I)-3).
Por inducción, del axioma 3) se deduce que V(®¿ € X,
j = T/ñ, TI ^ 2) se cumple la desigualdad
p(xv xn) ^ p(xi, x2) + p(x2f x3) + ... 4- p(xn-i, xn). (2)
Además, si p es la distancia en X, entonces V (x G X,
y G X, z 6 X) se verifica la estimación
| p(x,z)-p(y,z)l^p(xfy% (3)
En efecto, de los axiomas 2) y 3) tenemos p(x,z) <
pfo, z) + pía, y) y p{y, z) ^ p{y, x) + p(x, z) = y) + p(x, z)
de donde -p(x, y) < p(x, z) - p(y, z) < p(x,y). Partiendo de la
desigualdad (3) se deduce que V (x G X, y £ X) p(x, y) ^ 0.

Ejemplo 1. La función p{x, y) = ¡se - y\ V (a?, y) G IR2 es una métrica en el


conjunto R. El espacio métrico (R, p) se denomina recta numérica.

Ejemplo 2. Sea ( R m , + , - , || • II) un espacio normado (v. p.2.5). La aplicación


Rlm A ® , donde p{x, y) = \\x - y|| V(x, y) G IR2m, satisface los axiomas de la
métrica.
Ejemplo 3. Sean X un conjunto arbitrario y E el conjunto de las aplicaciones
acotadas X R Entonces V (/ € E. g € E) se tiene que (/-<?) 6 £ y está
definido el numero = sup )f(x) - La aplicación (/, g) L p{f,g)Z

una métrica en el conjunto E. e Í fácil comprobar que se cumplen los axiomas l)-3).

Definición 2. Sean (X, p) un espacio métrico, x 6 X, xn e X Vra6 N


Se^hce que el punto * es el límite de la sucesión (xn), y se escribe
* " ¿ ™ { X n ) ' 81 s e v e r i f i c a <lue = 0 (1). Si una sucesión de
puntos de un espacio métrico tiene límite, entonces se dice que es
convergente. ^

Teorema 1. Toda sucesión convergente (xn) de puntos de un espacio métrico


(X, p) tiene un solo límite.

Demostración. Supongamos lo contrario, es decir, que la sucesión


(xn) tiene dos límites lim xn = x0 y lim s„ = y0/ Xq ¿ yQ. S ea
¿o - p{x0,y0). Entonces, por la definición de límite, existen
dos números e N y ng> G N: Vn ^ p{xn, xQ) < y
6o ^
nf} p(xn,y0) < y . Por tanto, V » > n£o = maxjn^, n ^ }
2

tenemos p{xnx0) + p{xn,-y0) < £o- En virtud de la propiedad


triangular obtenemos p(x0, y0) = £0 ^ p(xn, xQ) + p(xn, y0) < e0
si n ^ n£o. Así pues, hemos llegado a la contradicción e 0 > £QrEl
teorema queda demostrado. •

R
'TR
- v i-uWií&i
1

Demostración. Sea x = lim xn, x 6 X . Entonces


a—>00^ k k / v A

Ve > 0 3 n£ € N: V n ^ n£p(xn,x) < -.


Por consiguiente, V (» > n e , p € N) se verifica la desigualdad
p{xn+p, x) < - y de los axiomas 2) y 3) se obtiene la estimación
p(xn+p,xt)^p{xn+p,x)+p(x,xn) = p(xn+p,x)+p(xn,x)<e. •

Definición 4. Un espacio métrico (X, p) se denomina completo si contiene


todas sus sucesiones fundamentales junto con sus límites.

La recta numérica (v. ej. 1) es un espacio métrico completo


Supongamos que V(a € Q, y € Q) p(x,y) = I® ~ Vj- ^
espacio métrico (Q, p) no es completo, puesto que, por ejemplo, la

sucesión fundamental de números racionales xn = 2+- + ... + —


converge al número irracional e g Q.

3.2. Bolas. Esferas. Diámetro de un conjunto


En la teoría de los espacios métricos se usa el lenguaje de la
geometría clásica.
Sean (X, p) un espacio métrico, x0 € X y 6 > U.

Definición 1. El conjunto O 5 (z 0 ) - {x € X : p f o , * ) < 6} se


áenwtoT
bola abierta de radio 6 y centro en el punto s 0 , o bien ¿-entorno del
punto xa- ——

Definición 2. El conjunto d6(xQ) = {xeX:p(x0fx)^6} se denomina bola


cerrada de radio 6 y centro en el punto x0.

Definición 3. El conjunto S{x0, 6) = € X : p(x0, x) = A} se denomina


esfera de radio 6 y centro en el punto x0.
En la recta numérica, la bola abierta (cerrada) de radio 6
y centro en el punto z 0 6 R es el intervalo (xQ - 6, x0 + ó)
* »

° fco - ar0 + ¿>]), mientras que la esfera del micmn


radio se compone de dos puntos {x0 -6,3*+ 6}.

Definición 4. Sea (X, p) un espacio métrico y sean A, B dos subconiunt™


no vacíos del conjunto X . El número real no negativo j t°S

p{A, B) = inf p(x, y) '

se denomina distancia del conjunto A al conjunto B.

Si el conjunto A tiene un solo punto a, en lugar de o(A B)


se escribe La igualdad (1) pSede escribirse' e n t f i f n

p(A, B) = inf pfo £ ) . í2)

OÍA ?t0nCeS P{A'B) = embargo,


= Sean, por ejemplo, A = N y

= B ) = inf - = 0.
n n

vacio. Se denomina ¿«mefro del conjunto ¿ al número J

d{A) = sup y).


(3)
. . _ _

De la definición se deduce que el diámetro de un conjunto


no vacío puede ser un número real no negativo o +00. Si A C B,
entonces d{A) ^ d(B). La igualdad d(A) = 0 se verifica si, y
sólo si, el conjunto A tiene un solo punto. Si el diámetró del
conjunto A es finito, el conjunto se denomina acotado. /
— . . _ | I

2Ü5ST U Uni6n d0S COn¡UntOS aCOtadOS ¿y Bes un conjunto

Demostración. Si a e A, b e B y x,y son dos puntos cua-


lesquiera del conjunto A UB, entonces bien * f i A j U ,
por tanto, ¿x.y) * d(A); bien * € B , y € B, P o r e r -
guiente, p{x, y) ^ d(B); bien, por e,emplo, x <c A y € tf,
y en virtud de la propiedad triangular obtenemos la desigualdad
p(x, y) ^ p{x, a) + p{a, b) + p(b, y), es decir,
d{A U B)^ p{a, b) + d(A) + d{B). (4)
Sea £ > 0. A partir de la definición de ínfimo tenemos que
3 a' £ A Ab' eB tales que
p(A,B)^p(a'fb')<p(A,B) + e.
Dado que a y b son puntos arbitrarios, haciendo en la desigualdad
(4) o = a' y b = b', obtenemos la estimación
d{A U B) < p(A, B) + d(A) + d(B) + e.
Puesto que £ > 0 es arbitrario, obtenemos
d(A U BK p(A, B) + d{A) + d(B). •

Corolario. Si A el un conjuntoacojadoent anees V xQeXel conjunto £~


está contenido en una bola cerrada de radio r = p{x0, A) + d(A) y centro en
el punto xq. _________

3.3. Conjuntos abiertos

Definición 1. Se denomina conjunto abierto de un espacio métrico (X, p)


todo subconjunto G C X tal que
(Vs 6 G) {3 6 > 0): Q6(X) C G.

De la definición se deduce que el conjunto vacío es un


conjunto abierto y que todo el conjunto X es también abierto.

Teorema 1. Toda bola abierta es un conjunto abierto.

M Demostración. Sea (X,p) un espacio métrico y O, («o) C X


una bola abierta. Si x € Ofi(x0) C X entonces < 6 y
6Í = 6- p{xQ,x) > 0. Además, p{xfy) < ¿>i si y € Oj {x). Esti
memos la distancia pfo, y). En virtud de la propiedad triangular,
tenemos
p{xo, y) ^ Pixo, ®) + P(*/ y)" < ®) + =
\h'-: •:. i - V: >:

d°conkinto^O £ * ^ ^ °*(x> C es
suyo • 11 PUnt° * junt° Con entorno

Teorema 2. Toda unión de una familia (fínita n «rñ <r \ a


abiertos es un conjunto abierto. ^ } (G{l)^A de CONJUNTOS

SÍ "GC?A P a m CÍert° A € entonces un

Os(x) c gx c [ j gm: •
_ _

Todo intervalo (a, +00) de la recta numérica es abierto


p u e s t a unión de los intervalos abiertos de la for™ («, t ) l £

Teorema 3. Toda intersección de


un abierto. una familia finita de conjuntos abiertos

I Z t o T f T r ^fÍdeme rHzar d C9S0 d e d o s ^.juntos


abiertos G¡ y G^ y despues utilizar el método de inducción.
m x t Gi n Gz, entonces existen tales Ó, > 0 ^ n n
De este modo, ^ C G ^

La intersección de un número infinito de conjuntos abiertos


no es, en general, un conjunto abierto. Por ejemplo,í i n t e n t o
lie los intervalos l • » £ N, en la recta numérica es
n n un
:onjunto cerrado, pues consta de un solo punto {0}.

.4. Interior de un conjunto


ea (X, p) un espacio métrico.

Definición 1. Se llama entorno abierto de un conjunto A C X a todo


conjunto abierto que contiene el conjunto A. Todo conjunto que contiene
un entorno abierto de A se denomina entorno del conjunto A.
En caso de que A = {&}, se habla de un entorno del
punto x (y no del conjunto {x}).

Definición 2. Un punto x € X se llama punto interior de cierto conjunto


A C X si A es un entorno de dicho punto. El conjunto de todos los puntos
interiores de un conjunto A constituye su interior y se denota mediante el
símbolo int A.

En la recta numérica, el interior de cualquier intervalo


(cerrado, abierto o semiabierto) con punto inicial a y punto final
b (a <b) es el intervalo abierto {a, b), ya que los puntos a y 6 no
pueden ser puntos interiores de los intervalos [a, b], [a, 6), (a, &].

Teorema 1. El interior int A de todo conjunto AC X es el mayor conjunto


abierto que está contenido en A.

A Demostración. Si x € int A, entonces existe un conjunto abierto


Gx C A que contiene el punto x. Según la definición 1, el conjun-
to A es un entorno de todo punto y €GX; por tanto, y € int A.
Así pues, Gx C int A e int A = ( J { x } C ( J Gx C int A.
zéinM ¡cCintJÍ
De acuerdo con el teorema 2, p.3.3, el conjunto int A es abierto.
Si B C A es un conjunto abierto, entonces de la definición 2 se
deduce que B C int A. •

En virtud del teorema 1 se puede afirmar que los conjuntos


abiertos se caracterizan por cumplir la condición A = int A.

Corolario. Si A C B, entonces int A C int B.

Teorema 2. En un espacio métrico> para cualquier par de conjuntos A y B


se verifica la igualdad
int (A n B) = int A fi int B.

A Demostración. La inclusión int {A O B) C int A n int B se


obtiene del corolario anterior. Según el teorema 3, p. 3.3, la
intersección int A n int B es un conjunto abierto y está contenida
en la intersección A C\ B. Además, en virtud del teorema 1 se
verifica la inclusión int A n int B C int (A n B). El teorema queda
demostrado. •

El interior de un conjunto no vacío puede ser el conjunto


vacío; por ejemplo, para el conjunto de un solo punto {x} en la
recta numérica tenemos int {x} — 0.

Demostración. Necesidad. Si x G X es un punto exterior de A,


entonces existe una bola 06(x) C X \ A (Ó > 0). Para todo punto
y € A tenemos p(x, y) > 6; por consiguiente,
p(x, A) = inf p{x, y)^ 6 >0.
yzA
Suficiencia. Sea x 6 X. Hagamos p(x, A) = Si. De la
condición 6i > 0 se deduce la inclusión C X \ A, lo cual
implica que x es un punto interior del conjunto X\A. •

».5. Conjuntos cerrados. Puntos adherentes.


Adherencia de un conjunto
mea (X, p) un espacio métrico.

Definición 1. Un conjunto F C X se denomina cerrado si su complemento


C F es un conjunto abierto.

El conjunto vacío y el conjunto X son conjuntos cerrados,


os intervalos ía,+oo), (-oo, a] y el conjunto Z son conjuntos
¡rrados en la recta numérica. Los intervalos [a, b) y (a, b] no son
>njuntos abiertos ni cerrados.
.:; j. ííí?Hí-
• • ' . & : . ¿ < < A-I ' I

Teorema 1. La bola cerrada 06 C X{x0) y ¡a esfera S(x0f6) C X son


conjuntos cerrados. _ _

Demostración. Si x g 06(xQ)f entonces p{x, O¿(a?0)) > p(x0/ x)-


6 > 0; por tanto, la bola abierta de radio Si = p(xo, x) - 6
y centro en el punto x está contenida en el complemento de la
bola Ofi(®o). Por consiguiente, este complemento es un conjunto
abierto. El complemento de la esfera 6) es la unión de la
bola abierta O¿(x0) y del complemento de la bola O¿(x0), Según
el teorema 2, p. 3.3, esta unión es un conjunto abierto. •

Teorema 2. Toda intersección de una familia (finita o no) de conjuntos


cerrados es un conjunto cerrado. Toda unión de una familia finita de
conjuntos cerrados es un conjunto cerrado.

„ Demostración. Si V a € A los conjuntos Fa son cerrados,


entonces los conjuntos CFa son abiertos. Por la segunda formula
de (2), p. 1-4, tenemos
cf\Fa=^\JCFa. (1)

En virtud del teorema 2, p.3.3, el conjunto | J CF a es abierto.


a€A
Por consiguiente, el conjunto C f ] F a también lo es. Entonces,
a€A

por definición, el conjunto f | Fa es cerrado.

Demostremos ahora Asegunda parte del teorema. Sean Fi


(i = Uí) conjuntos cerrados. De acuerdo con la primera fórmula
de (2), p. 1.4, tenemos

cü*=ñ<* (2)
i=\ i=1
Dado que los complementos CF{ son conjuntos abiertos, entonces

p|CFi es un conjunto abierto (v. teorema 3, p.3.3); por consi-


guíente, el conjunto C ( J F¿ también es abierto. De esta manera,
»=i
tenemos que [ J F.¿ es un conjunto cerrado por definición, •
i=i

En particular, todo conjunto que contiene un solo punto


es cerrado.

Definición 2. Un punto x0 E X es adherente a un conjunto A C X si


todo entorno Os{x0) tiene una intersección no vacía con A. Se denomina
adherencia (clausura, cierre) del conjunto A, y se denota mediante A, el
conjunto de todos los puntos adherentes del conjunto A.

Si x 6 X no es un punto adherente del conjunto A C X ,


entonces x es un punto interior del complemento CA. Por tanto,
la adherencia del conjunto A es el complemento del conjunto de
sus puntos interiores: A = CintCA Por ejemplo, la adherencia
de la bola abierta Ofi(x0) está contenida en la bola cerrada
pero puede no coincidir con esta última.
Dado que intCA es el mayor conjunto abierto que está
contenido en CA, entonces A es el menor conjunto cerrado que
contiene el conjunto A. En particular, si el conjunto A es cerrado,
entonces A — A.

Teorema 3. Para que un punto a?o £ X sea adherente a un conjunto A C X,


es necesario y suficiente que P{XQ, A) = 0.

Demostración. Necesidad. Sea x 0 6 X un punto adherente del


conjunto A C X . En este caso, x0 £ int CA y de acuerdo con el
teorema 3, p. 3.4, p(xo, A.) = 0.
Suficiencia. Si p(xo, A) = 0, entonces todo entorno O¿(x0)
tiene una intersección no vacía con el conjunto A. •

Teorema 4. Si un punto x0 E X es adherente de cierto conjunto A C X,


Xq £ A, entonces V ó > 0 el conjunto O¿(x0) n i es infinito.
Demostración. Supongamos lo contrario, es decir, que para cierto
¿o > 0 se tiene que O5o(x0) n A = {yv y2f • • • ,yn}* Dado que
XQ $ A, tenemos rk — p(xQf yk) > 0 (fc = 1, n). Elijamos r > 0
de tal forma que r < min{ri,r 2 ,..., rn} y Or(x0) C Os0(xQ).
Evidentemente, Ot (xQ) n A = 0, lo cual entra en contradicción
con el hecho de que el punto es adherente al conjunto A. •

Definición 3. Un punto a?o E X se denomina punto límite {de acumulación)


de un conjunto A C X si dicho punto es adherente al conjunto A \

Del teorema 4 se deduce que todo ^-entorno de un punto


límite del conjunto A C X contiene un conjunto infinito de puntos
de A.
Sea «o 6 X un punto límite del conjunto A C X . Conside-
remos una sucesión arbitraria (O#w(a:o)) de entornos del punto ®o,
donde 6n = o( 1). En virtud del teorema 4, Vn € N el conjunto
Xn = OsK(xo) fl A es infinito. Elijamos un punto arbitrario xi
del conjunto Xi y un punto x2 í=- x\ del conjunto X2 (esto es
posible debido a que los conjuntos Xi y X2 son infinitos). Sean
Xi, Xi,..., xn, Xj E Xj (j = n), distintos puntos elegidos. En el
conjunto X„ + i elijamos un punto « n + i ^ Xj, (j = 1 ,n). Por induc-
ción obtendremos una sucesión (xn) de puntos diferentes x„ E A.
De las condiciones tenemos que p{xn, a;0) < = o(l), de don-
de se deduce que XQ = lim x„. Así pues, hemos establecido que,
n~~>oa
si Xq es un punto límite de cierto conjunto A C X , entonces de sus
puntos siempre se puede formar una sucesión que converge a x 0 .
Es válida también la proposición recíproca: si se sabe que
a partir de un conjunto A C X se puede elegir una sucesión de
puntos diferentes que converge a cierto punto XQ E X , entonces
XQ es un punto límite del conjunto A, puesto que todo ¿-entorno
0¿{XQ) contiene un conjunto infinito de puntos de A.
Ahora podemos dar otra definición de punto límite de un
conjunto A C X , equivalente a la definición 3.

Definición 4. Un punto x0 E X se denomina punto límite de un conjunto


A C X si del conjunto A se puede elegir una sucesión (#„) de puntos
distintos que converge al punto XQ respecto a la métrica del espacio (X, p).
Un punto límite de cierto conjunto puede o no pertenecer
al mismo. Anteriormente se demostró que si A es un conjunto
cerrado, entonces A = A, es decir, un conjunto cerrado A contiene
todos sus puntos adherentes y, por tanto, todos sus puntos límite
que son, evidentemente, puntos adherentes.

Definición 7. Sea E un subconjunto no vacío de X . La restricción p\Bi se


denomina métrica inducida en E por la métrica X2 M. El espacio métrico
(E, p) determinado por la métrica inducida se denomina subespacio del
espado métrico (X, p).

Teorema 5. Sea (E, p) un subespacio del espacio métrico completo (X, p).
Entonces (E,p) es un espacio métrico completo si, y sólo si, E es un
subconjunto cerrado del conjunto X.

Demostración. Necesidad. Sea (E, p) un espacio métrico com-


pleto. Supongamos que E no es un subconjunto cerrado de X .
Entonces existe una sucesión (x n ) de puntos del conjunto E que
converge a cierto punto x € X\E. Dado que la sucesión (xn)
es fundamental (la métrica de (E, p) es la métrica inducidáxpor
la métrica de (X, p))f entonces, en virtud de la completitud del
espacio (E,p), existe lim xn — x', x' G E. Así pues, hemos ob-
n—>00
tenido una sucesión de puntos del espacio (E, p) con dos límites
diferentes: uno en E y otro fuera de E, lo que es imposible en
virtud de la unicidad del límite. Esta contradicción tiene su origen
en la hipótesis de que el conjunto E no es cerrado.
Suficiencia. Sea E un subconjunto cerrado del conjun-
to X . Toda sucesión fundamental (yn) de puntos del espacio
métrico (E, p) converge en (X, p) debido a la completitud de este
último, y su límite pertenece al conjunto E , pues éste es cerrado.
Por tanto, el conjunto E contiene todos sus puntos límites, es
decir, el espacio métrico (E, p) es completo. •

§4. Conjuntos compactos

Definición 1. Un conjunto K C I se denomina compacto en el espacio


métrico (X,p) si toda sucesión (&„) de elementos de K contiene una
subsucesión convergente. Si para toda sucesión convergente de puntos
de K su límite pertenece a K, entonces se dice que K es compacto
(secuencialmente compacto). Si los límites de dichas sucesiones pertenecen
al conjunto X sin pertenecer, tal vez, al conjunto K, entonces K se
denomina compacto en el (respecto al) espacio (X, p).

Es evidente que un conjunto K es compacto si, y sólo si,


K es cerrado y compacto en el espacio (X, p).

Ejemplo 1. Consideremos el conjunto X = [0,11 y la métrica p{x, y) = \x - yj


V {x E X, y € X). El espacio métrico (X, p) es un compacto en virtud del teorema
clásico de Bolzano—Weierstrass.

Ejemplo 2. El espacio métrico (E, p), p(x,y) — \x - y\ V(a? £ M, y € R) no es


compacto puesto que el subconjunto de sus puntos N C R n o contiene ninguna
sucesión convergente. Sin embargo, en virtud del teorema de Bolzano—Weierstrass,
todo conjunto acotado X C R es compacto.

Demostremos ahora el teorema análogo al teorema de


bolas encajadas de un espacio métrico completo. Consideraremos
;• -• ÍX*y< x >\\",: í
:
v

conjuntos compactos de ouni™ Ho «


suponer la co^letitud d^este ÚW™. P a C ' ° métr¡C° ( X ' » sin

* conjuntos C o mpaaoj ¿ ^ ^ ^ méMco { x

la intersección X = f ) X j es „0 vada

i-i

^ S i ^ S r ^
Puesto que K, es compacto a ^ Z de'r^T i^'' ' 6 N> c •
s e c e s i ó n convergente fi* ™

€ ür„0. Por tanto, ° 7 n° es cerrado> entonces


vu

1 - i i « i i > - . . _ i• ii i. ^

Definición 2. Sean ( X , p ) un espacio métrico y e > 0. Un conjunto


Xi C X se denomina sistema de vecindades (e-red) del conjunto X 2 C X
si Vx £ X2 existe un elemento x£ € X\ tal que p(x, x£) < e.

EnXparticular,
conjunto . el conjunto X2 puede coincidir con el

Definición 3. Un conjunto E C X se denomina totalmente acotado en el


espacio
en X. métrico (X, p) si V e > 0 existe una e-red finita de este conjunto

La última condición es equivalente a la siguiente: V e > 0


existe un conjunto finito F C X tal que Va; G E se tiene que
?(x, F) < E.
Señalemos que el hecho de que cierto conjunto de puntos
le un espacio métrico esté acotado no implica que el conjunto sea
D talmente acotado.

118»;
Definición 4. Sea M un conjunto arbitrario. Se denomina recubrimiento
de un conjunto E C M a una familia (B¿) de subconjuntos de M tal que
KC{J(BX)X£A.
A

Sea K un conjunto de puntos de un espacio métrico.


Las propiedades de K de ser compacto y totalmente acotado se
relacionan mediante el siguiente teorema.

Teorema 2 (de Hausdorff). Sea (X, p) un espacio métrico. Todo conjunto


compacto K C X es totalmente acotado en X.

-4 Demostración. Supongamos lo contrario, o sea, que K es com-


pacto, pero existe cierto £q > 0 para el que no existe una £o~red
finita. Fijemos un punto X\ € K arbitrario. De acuerdo con la su-
posición, el conjunto {tfi} no forma una e0-red del conjunto K , es
decir, p(x\,K) ^ £Q. Elijamos un punto arbitrario x2 € K que ve-
rifique la condición p(x\, x2) ^ e0. Dado que el conjunto {x\, x2}
no es una £0-red del conjunto K, existe un punto x3 G K tal que
p(x¡, x3) ^ 6Q (i = 1,2). Sean x\, x2, ..., xn puntos elegidos que
satisfacen la condición p(xi,xj) ^ £q (i / j; i,j < n). Elijamos
un punto xn+\ 6 K tal que a?„+1) ^ 6o (* = 1/™)- Utilizan-
do el método de inducción respecto a n (E N, construimos una
sucesión (xn) de puntos de K, cuyos términos verifican la con-
dición p(XI, Xj) > £Q (i ^ j). Es evidente que la sucesión (x„) no
contiene ninguna subsucesión convergente, lo cual contradice la
hipótesis de compacidad del conjunto K . Así pues, el teorema
queda demostrado. •

Teorema 3 (de Fréchet). Si un espacio métrico (X, p) es completo, entonces


todo conjunto E C X totalmente acotado en este espacio es compacto.

«4 Demostración. Si E C X es totalmente acotado, entonces V e > 0


existe una £>red finita del conjunto E en el conjunto X. Sea (x n )
una sucesión arbitraria de elementos de E . Dado que existe un
recubrimiento finito del conjunto E mediante bolas abiertas de ra-
dios menores que e, al menos una de estas bolas contiene una sub-
sucesión (x„L) de (x„). De este modo, V e > 0, a partir de cualquier

tmm
I sucesión de elementos del coniimfr, TP j r
sucesión ta, q u e . d i s t a n c i é L f

I Sea e, = - v n 6 N. Elijamos una subsucesión (*<»)

I sean""menores"que"í j Í T ^ ™ ^
• menores que 1. Tomemos en esta subsucesión una nueva
subsucesión (*<?) con l a c t a n c i a s entre sus t é r m i n o s " !
I que Sean ( * « ) , = las subsucesiones

"10S e " ^ U n a su ' 3s ucesión (*<'«>) tal q u e las difitandas

entre sus términos sean menores que * Hemos obtenido

r.rónT")f SUbSUCeS10neS ™ - v a

Isión pertenecen a Tartr X , ' í ™ 0 5 de esta n u e v a *«*-


P renecen, a partir de cierto número k £ N, a |a fc-ésima
subsucesión; p o r tanto, V(n > k, m > k ) p ( x < S \ x ^ ) < I

Consiguientemente, la sucesión (*<">) es fundamental. En virtud


'a del espacio (X, „), tenemos li m *<»> = ,

d o i x j ) 0 1 teíMC,Ón' d * - compacto el espa-'

siguiente. * * * * ^ ^ te°remaS 2 V 3 o b t ~ s la afirmación

Teorema 4. Para que un conjunto E C X sea compacto en un espacio


(X, p) es necesario [y suficiente si (X, p) es un espacio completo) que E sea
totalmente acotado en X.

Teorema 5. Un subconjunto compacto K C X de un espacio métrico (X, p)


es un compacto si, y sólo si, K es cerrado en (X, p).

demostración. Necesidad Spa K r ir


egün el teorema 5, p í s ei l s L í f l c Z
Dnsiguiente, el conjunto i e s t r a d o . ^ " C°mplet° * P°r

im
Suficiencia. Si el conjunto K C X es cerrado en (X,p),
entonces, en virtud del teorema 5, p. 3.5, el espacio ( K , p) es
completo y, por tanto, K es compacto. •

La siguiente afirmación permite dar una nueva defini-


ción de conjunto secuencialmente compacto, equivalente a la
definición 1.

Teorema 6. Sea F C X un conjunto cerrado de un espacio métrico (X, p).


Para que F sea secuencialmente compacto, es necesario y suficiente que
a partir de cualquier recubrimiento de F mediante conjuntos abiertos se
pueda extraer un recubrimiento finito.

< Demostración. Necesidad. Sean F C X un compacto,


una familia de conjuntos abiertos que recubren F, (en) una suce-
sión infinitésima de números positivos, y x2\ • • - , una
£i~red finita del conjunto F. Entonces tenemos
k
F^\jFir
_ ¿=i
donde F¡ = 0£l (x-15) n F. Los conjuntos F¡ son secuencialmente
compactos y, además, d(Fi) ^ leí, donde d(F¡) es el diámetro del
conjunto F¡. Supongamos que del recubrimiento (GA)A€A no se
puede extraer un recubrimiento finito. Esto significa que al menos
uno de los conjuntos de Fi (lo denotaremos mediante Fi l ) po-
see esa propiedad. Razonando análogamente, podemos encontrar
en Fix un conjunto secuencialmente compacto FÍv¡2 de diámetro
d(FilI2) ^ 1E2 que no se puede recubrir mediante ninguna familia
finita de abiertos obtenida a partir de la familia (Cr a ) ae ¿. Conti-
nuando este procedimiento, obtendremos una sucesión encajada
de conjuntos cerrados
Fi x D F^ij D ... D ÍÍ!¿ 2 . . ,ín D • • • /
cuyos diámetros tienden a cero, pues d(.Fí,i2.#¿m) ^ 2en, en = o(l).
Según el teorema 1, existe un punto x0 G F que pertenece a
todos estos conjuntos. Dado que la familia (GA)AEA recubre el
conjunto F, entonces existe un subconjunto Ga¡} de esta familia
tal que £ Gao. Puesto que Gao es un conjunto abierto, existe
un e-entorno OE(XQ) C Gao. Elijamos u n n é N que satisfaga la
condición t- ) < e. Entonces, evidentemente, es válida la
inclusión jF¿,í2...ib C OE{XQ), la cual contradice la suposición de
que a partir del recubrimiento ( G a ) a e A de F ¡ n o es posible
extraer un recubrimiento finito.
Suficiencia. Supongamos que siempre se puede elegir un
recubrimiento finito a partir de cualquier recubrimiento
del conjunto F . Sea M C F u n subconjunto que no tiene puntos
límites. Entonces Va; € F existe un entorno O t t ix) que no
contiene puntos del conjunto M , salvo, tal vez, el punto x.
Dichos entornos recubren el conjunto F . A partir de la familia
)x€1¡1 elegimos un recubrimiento (0£j(Xj)) Dado que

Mc{JO£}(Xj)
¿=i
y cada entorno 0£.(xj) puede contener a lo sumo un punto
de M , entonces el conjunto M es finito. Por consiguiente, todo
subconjunto infinito M C F debe tener puntos límites, es decir,
F es un compacto. •

Definición 5. Un conjunto K C X de puntos de un espacio métrico


(X, p) es compacto si a partir de cualquier recubrimiento (<?«)<*€a de K se
puede extraer un recubrimiento finito de K .

§5. Espacios y conjuntos conexos

Definición 1. Un espacio métrico (X, p) se denomina conexo si no existen


dos subconjuntos abiertos no vacíos A C X , B C X tales que AU B ~ X,
AnB = 0.

Esta definición puede formularse de un modo equivalente:


in espacio métrico (X, p) es conexo si entre todos los subconjuntos
i el conjunto X solamente el conjunto vacío y el propio conjunto X
;on abiertos y cerrados a la vez.

Definición 2. Un conjunto E C X de un espacio métrico (X, p) es conexo


si es conexo el subespacio {E, p). \

IlÉÉtBftf
SflPK 1
Límite y e

. :. ;. 1 i--'.;'i -m

abierto se denomina región.


Definición 3. Un conjunto conexo

— S G

Definición 4. El conjunto formado po j


denomina región cerrada — 7
se.
conjunto A C K sea conexo, es necesano y
un intervalo (acotado o no).

§ 6. Límite y continuidad
3 de una aplicación de un
espacio métrico en otro
6.1. Límite y continuidad de una aplicación^ ^ ^

ción / en el punto x0 si existe m


tal q U e

1 — en forma

entonces ese punto rec.be e Bornb^ d

punto x0 y se denota mediante el s i m D o ^ ^ ^ _


El sentido de la definición 2 es el siguiente: para toda
sucesión (x n ) de puntos del conjunto Df, la cual converge
a X() y cuyos términos son distintos de éste, la sucesión (f{xn))
converge a ck.
La definición de límite de una aplicación en un punto en
términos de sucesiones se suele denominar definición de límite en
el sentido de Heine (1821-1881).

Definición 3 (de Heine). Una aplicación f se denomina continua en el


punto XQ e Df si para toda sucesión (xn) —+ x0 tal que xn E Df, Vrc 6 N,
se tiene que lim f{x) = f{xo).
X-+X0

Una aplicación / que es continua en todos los puntos de


su dominio Df se denomina continua.
Sea #0 E Df un punto límite del conjunto Df. La aplica-
ción f es continua en el punto XQ si, y sólo si, lim f(x) = f(xo).
x—>x<)
Toda aplicación es continua en cualquier punto aislado de su
dominio.
Una aplicación que no es continua en cierto punto a?o € Df
se denomina discontinua en ese punto.
Sea x0 6 Df un punto límite del conjunto Df. El punto a?o
se llama punto de discontinuidad evitable de la aplicación / si
existe lim f(x) 6 Y. En este caso la aplicación /* definida por
X—>«0

la fórmula
( f{x), si x € Df\ {a?o},
f(x) = Üm f(x), SÍ X = Xq,
Z--+X o
ps continua en el punto XQ.

Teorema (de continuidad de la imagen de un compacto). Si f : X —> Y


es una aplicación continua y Df es un compacto, entonces el conjunto Ef
es secuencialmente compacto, es decir, la imagen continua de un compacto
también es un compacto.

>emostración. Fijemos una sucesión arbitraria de puntos (yn)


el conjunto Ef — f(Df)< Entonces existe una sucesión (x n )
il que Vn G N xn G Df A yn = f(xn). De acuerdb^on la

ijVJV^S
Límite y

; '*.• \ .(

definición de compacto, existen un punto xQ £ Df y una sub-


sucesión {x„t) tales que xn¡l x0 si k oo. Según la defini-
ción de aplicación continua, yn¡¡ = f(x„k) f(xo) = yo € Ef,
lo que significa que el conjunto E f es secuencialmente com-
pacto. •

6.2. Continuidad de la composicion


de aplicaciones
y,
Sean (X, , * ) , (V, Pr)' " - P f * ^ Y *
g y L Z dos aplicaciones tales que Ef C Dg.

íürsr *°/
purtío «o- "
r ^ T c - xo una sucesión tal que V n € N
4 Demostración. Sea x„ ,. ^ A € £
4 . Es evidente que ta. -_ / W
€ A £ tant0,

En virtud de esto flta.) ^ a { 1 , Ll\ -

y ,« aplicación * Y - * « continua e» d ^ t o —
lim fl(/(®)) = 9(Vo)-
X-^Xo —

Demostración. Definamos la aplicación


r mi \ ^lí m ¿Z J
f(x), Si x e D f \ {XQ},
f(x) si X = XQ
W -i 1
T¡„ xnrhid del teorema 1, ia

s í s s t " . ' J S . Í ~ - - r r »
lim (5 o /) (®) = J ^ 0 '
ar^^o —— —
6.3. Continuidad de la aplicación inversa

Teorema (de continuidad de la aplicación inversa). Sean {X,px) y (Y pY)


dos espacios métricos. Consideremos una aplicación f : X Y tal qué Df
i J
es un compacto, Si la aplicación f es continua e invertible, entonces f - i
/ i ^ ^ i a — ^ . _ . / I ' 1 t e . ^ '

continua.

Demostración. Sea (yn) una sucesión de puntos del conjun-


to Ef que converge a y0 e Ef/ y sea a un límite parcial de
la sucesión (f 1 (</„)). Dado que Df es un compacto, entonces
a G Df. De la continuidad de la aplicación / se deduce que
f(a) es un límite parcial de la sucesión {yn), en virtud de lo
cual f(a) = y0, a = / W De este modo, todos los límites
parciales de la sucesión (/ l(yn)) son iguales a r\y0), es decir,

r!í2> ^ ^ = ^ I o <Iue significa que la aplicación /"* es

continua en el punto jfo Como yQ es un punto arbitrario del


conjunto Ef/ entonces f~l es una aplicación continua. •

6.4. Límite y continuidad de una aplicación


en el sentido de Cauchy.
Propiedades de las aplicaciones continuas
Sean (.X, px), {Y, pY) dos espacios métricos y /: X Y una
aplicación.

~ - -,—UM . i r i i m ~ i ~ n r r i~rw ^ — i r n — i — . r ~ — ~ w i —

Definición 1. Supongamos que x0 es un punto límite del conjunto Df.


Un punto <r (•; Y se denomina límite de la aplicación f en el punto x0 en
el sentido de Cauchy, si

(Vr > 0) fl 6 > 0) (V® € D}t 0 < px(x0, x) < 6):


PY(<X, f(x)) < £. (1)

Teorema 1 Las definido,,en de límite de una aplicación en un punto en el


sentido de Heine y en W de ( andn¡ non equivalentes.
' '¿VA*
Límite y continua®

Demostración. Sea Üm /<*) = a en el sentido de Cauchy,


s„ - y Vn 6 N ^ V ®o- Entonces, para el valor 6 > 0
indicado en (1) existe un n* € N: Vn ^ n, 0 < px(«o,a») <
De acuerdo con la definición 1, Vn £ na pY(ci, f(xn)) < e, es
decir /(x n ) - a. Así pues, hemos obtenido que el punto « es el
límite de la aplicación / en el punto z 0 en el sentido de Heme.
Suponiendo que a = lim f(x) en el sentido de Heine,
demostremos que a es el límite de la aplicación / en el punto * 0
en el sentido de Cauchy.
Supongamos lo contrario, es decir, que para cierto e 0 > U
no se puede encontrar un valor 6 > 0 que satisfaga la condicion (1).
En otras palabras, V6 > 0 3 x € Df tal que 0 <Px(x o,*) <6,
pero pY(a,f{x)) > eQ. Sea (6n) una sucesión mfmitesima de
números positivos. Según la hipótesis
( V n e N ) ( 3 a ; n 6 í ) / ) ( V n e N x n ^ x o A O < px(x0, xn) < Sn):
PY(<*> f{Xn)) >
Dado que <5„ = o{ 1), entonces Üm = x 0 , de lo cual se deduce
la expresión
r
límite lim pY(a, Hxn)) = 0. Esto último contradice
oo
que V n € N Py (<*, /(*»)) > e 0 . Así pues, la suposición de que a
no es el límite de la aplicación / en el punto x 0 en el sentido de
Cauchy es errónea. •

Definición 2. Una aplicación f: x ^ Y se denomina continua en un


punto XQ £ Df en el sentido de Cauchy, si

(Ve > 0)(3 6 > 0)(Vx € Df, PX{xq,X) < S): (2)
PYUÍXQ), f(x)) < e.

Es evidente que las definiciones de Heine y de Cauchy de


continuidad de una aplicación en un punto son equivalentes.
El concepto de continuidad de una aplicación en un punto
tiene carácter local, lo cual se demuestra en las afirmaciones
siguientes.
Teorema 2 (de continuidad de la restricción de una aplicación). Sea
f: X —> Y una aplicación continua en un punto x0 E Df, A C Df,
Xq E A. Entonces la restricción f\A es una aplicación continua en el
punto XQ.

Demostración. Supongamos que xn XQ y Vn E N xn E A.


Entonces f\A(xn) = f{xn) f(x0) = f\A(x0). •

Recordemos que un conjunto V c X se llama entorno del


punto E X (v. p. 3.4) si existe un conjunto abierto G C X
tal que x 0 E G C V. Si x0 E A C X, la intersección A n V se
denomina entorno del punto e n A.

Teorema 3. Supongamos que existe un entorno W de un punto XQ en Df tal


que la aplicación f \w es continua en el punto x0. En ese caso la aplicación
/: X —• Y es continua en el punto xQ.

Demostración. Asumamos que xn XQ y que V n € N x „ E Í > / .


Entonces existe un número no € N tal que Vn ^ n0 x n E W.
Dado que
f(xno+n) = f\w(xna+n) f\w{x0) = /(«o)/
tenemos que f(xn) f{x0) cuando n —> oo. Según la definición,
la aplicación / es continua en el punto xQ. •

El sentido de los teoremas 2 y 3 consiste en que la


continuidad de una aplicación en un punto sólo depende de los
valores que la aplicación toma en cierto entorno de dicho punto.
Formulemos el concepto de aplicación continua en el
enguaje de entornos.

Definición 3. Sean (X,px) y (Y,PY) dos espacios métricos. Una apli-


cación /: X —• Y se denomina continua en un punto XQ E Df si para
cada entorno Vf del punto f(x0) en el conjunto E f existe un entorno V
del punto en el conjunto Df tal que /(V) C V . La aplicación / se
denomina continua si es continua Va; € Df.

Dado que los conjuntos Oe(f(x0)) C Ef y 0¿(xQ) C Pf


on entornos de los puntos F(Xo) y XQ, respectivamente, entonces
<:

Limité y c ó § i Í ^
... X 1: V

el concepto de continuidad de una aplicación / en un punto x0 se


puede enunciar en el lenguaje de e-y S-entornos: una aplicación
/: x Y se denomina continua en un punto x0 6 Df si para
cada entorno Oe{f(x0)) C E f existe un entorno 06{xQ) C Df tal
que f{Os(xo)) C O£(f(x0)).

Teorema 4. Para que una aplicación f : X —+ Y sea continua en un punto


XQ £ Df, es necesario y suficiente que la preimagen /~1(V) de cada entorno
del punto f(x0) en Ef sea un entorno del punto x0 en Df.

A Demostración. Necesidad. Si la aplicación / es continua en


el punto € Df, entonces de la definición 3 se deduce que
€ V C /~ 1 (F') y, por consiguiente, la preimagen f~l{V') es
un entorno del punto XQ en Df.
Suficiencia. Si W = /~ X (F') es un entorno del punto x{)
en Df, entonces existe un conjunto abierto G tal que ®o € G C W,
luego V' D f(G). •
Los dos teoremas siguientes tienen un carácter auxiliar.

Teorema 5. Sea f : X -+ Y y sea x0 € Df un punto adherente del conjunto


A C Df. Si la aplicación f es continua en el punto xQ, entonces f(x0) es
un punto adherente del conjunto f{A).

•4 Demostración. Si V' es un entorno del punto f(x 0 ) en E f , enton-


ces, según el teorema 4, fl{V') es un entorno del punto XQ en Df.
Dado que x0 es un punto adherente del conjunto A, entonces
A n f'HV) £ 0 . Por tanto, existe un punto x € A D / -1 (V"'), en
virtud de lo cual f(x) € f(A) fi V', es decir, el conjunto f(A) n V'
es no vacío. Dado que V es un entorno del punto f(x0), el último
es un punto adherente del conjunto f(A). •

Teorema 6. Supongamos que f: X Y,


Y, A' C Ef, B' C Ef, A' 3 B
Entonces r\A'\B') = rl(A')\r\B')

msim
; f'/t \it/wtf. ' ¥ f / ( 7 Y 4 M ' <
v^uwAA'U^'--- -••
''.mméi-,

» Demostración. Sea z € r \ A > \ ffy En(onces

/(») 6 .á' \ B ' => f(x) £ A' A f(x) ( B'

^«erVjA^r'ts')^
^ ^ r V ) \ r\B') =>
Si 2/ € / ' (>!') \ / " ' ( £ ' ) , tenemos

» e r'(A') A „ i f~l(B') =• /(,) 6 Y A ¿ ^

V ) \/-'(B-) C r v \ B1).

La afirmación siguiente tiene carácter global.

Teorema 7. Sea f : X Y. Las propiedades siguientes son equivalentes:


1) / es una aplicación continua;

2) la preimagen /~1(C?) de cada conjunto abierto en Ef es


abierta en Df;

3) la preimagen f'1(F) de cada conjunto F cerrado en Ef es


cerrada en Df,

4) para cada conjunto A C Df es válida la inclusión f(A) C

Demostración. Demostremos que se verifica la cadena de impli-


caciones 1) =*> 4) 3) 2) 1). Sea / una aplicación continua y
A C Df un conjunto arbitrario. Su adherencia A está compuesta,
por
Si definición, de todos los puntos adherentes del conjunto A.
x G Df es un punto adherente del conjunto A, entonces,
conjunto f(A). Por tanto, f(A) C J(I), luego 1) => 4).
Supongamos ahora que se verifica la condición 4). Sea
F C Ef un conjunto cerrado de Ef y A = f~l{F), entonces
Límite y/ kcontinu
: > f\< ,V; ^
: r.V

f{A) C F = F. Por consiguiente, A C / = A y como


ACA, entonces A es cerrado. De este modo, 4) 3).
Consideremos que se cumple la condición 3). A partir del
teorema 6, tenemos
r\int F) = r\F \ dF) = f~\F) \ r\dF) = int / - ! ( F ) .
Por consiguiente, 3) 2). Queda por establecer que 2) 1).
Supongamos que se verifica la condición 2). Si V' es un entorno
del punto f(x) en Ef, entonces existe un entorno abierto W' C V'
de ese mismo punto. La preimagen f~l(W') es un conjunto abierto
en Df que contiene el punto x y está contenido en f'Hv1). Según
el teorema 4, la aplicación / es continua en el punto x € Df.
Dado que x es un punto arbitrario, la aplicación / es continua y,
por tanto, 2) 1). •

Señalemos que la imagen de un conjunto abierto (cerrado)


mediante una aplicación continua no es, en general, un conjunto
abierto (cerrado). Por ejemplo, la aplicación x t-* x 4 , x € R,
es continua en M, sin embargo la imagen [0,1) del conjunto
abierto ( - 1 , 1 ) no es abierta.

6.5. Aplicaciones uniformemente continuas


Sean ( X , p x ) , (Y,py) dos espacios métricos y sea /: X Y.

Definición. Se dice que la aplicación / es uniformemente continua en el


conjunto Df si
(V e > 0) (3 6 > 0)(V {xx 6 Df, x2 e Df), px{xx, x2) < fi):
(1)
py(f(xi), f(x2)) < s.

Es evidente que una aplicación uniformemente continua


es continua. La afirmación recíproca, en general, no es válida.
A .

Por ejemplo, la función continua x x , x G M, no es uni-


formemente continua, pues para un h > 0 dado la diferencia
(x + h)2 — x2 — h{2x + h) puede tomar valores tan grandes como
se quiera.

wammammm
NlUMi
• -a ~

Teorema 1. St>an(X,px), (Y, pY), (Z,pz) tres espacios métricos. Conside-


remos dos aplicaciones f : X Y ^ Z. Si las aplicaciones f y g son
uniformemente continuas en los conjuntos Df y Dg, entonces la composición
ri-goj: x Z es uniformemente continua en el conjunto Dgof.

< Demostración. Según la definición de aplicación uniformemente


continua, tenemos
(V £ > 0) (3 7/ > 0)(V 6 D„ y2 E Dg), pY{ylt y2) < v):

pz{g{yi), g{y2))< e. &


Dado que la aplicación / es uniformemente continua, entonces
para dicho rj > 0 existe un 6 > 0 tal que
Vfo 6 Df, x2 e Df){px{x1,x2) < 6)
PY(f(xl), f(x2)) < 7]. <(3)
3>
A partir de (2) y (3) obtenemos que Ve > 0 3 6 > 0:
V f o e D^ x2 6 Dgof){px(xux2) <ó)=>
=> Pz(h(xi), h(x2))<e,
es decir, la aplicación h = g o / es uniformemente continua, •

Teorema 2 (de Cantor). Toda aplicación continua f : X


Y definida en
un compacto es uniformemente continua.

Demostración. Sea / una aplicación continua definida en un


compacto Ds. Supongamos que / no es uniformemente conti-
nua. Entonces existe un e0 > 0 y dos sucesiones (xn) e (;yn)
de puntos del conjunto D} tales que px{xn,yn) < I, p e ro

py(f(xnlf(yn)) > €0. Como Df es un compacto, existe una


subsucesión (xnk) convergente a un punto x0eDf. Dado que

Px(xnk,ynk) < —
y Hk
K

px(xo, ynk) ^ px(xo, xnk) + px(xnk, ynk),


entonces ynk x0 cuando k oo. De la continuidad de la apli-
cación / en el punto E D} se deduce que para dicho e0 existe
un 6 > 0: px{xQ,x) < ó => pY(f(xQ), f(x)) < Tomemos un
número fe E N para el cual Px(x0,xnk) < S y <
Límite y cpntinuid|^^j¿|3|

Entonces obtendremos
PrifM, f(ynk)) ^ Priffrnu), fM) + PY (/(so), f(VNK)) <
lo que contradice la definición de las sucesiones (s n ) e (yw). •

6.6. Homeomorfismos.
Distancias equivalentes
Sean {X,px), (Y< PY) dos espacios métricos.

Definición 1. Una aplicación biyectiva X Y se denomina horneo mor-


fismo si / y / _ 1 son continuas.

Tales aplicaciones se denominan mutuamente continuas. En


este caso la aplicación inversa f~l es un homeomorfismo de Y
sobre X .

Teorema 1. Sean (X, px), (Y, PY), {Z, Pz) tres espacios métricos y X^Y,
Y J^Z dos homeomorfismos. Entonces la composición h = g ° f es un
homeomorfismo de X sobre Z.

Demostración. Según el teorema 1, p. 6.2, la aplicación biyectiva


X J U Z es continua. Sea x 0 € X. conforme al teorema 4,
p. 6.4, la preimagen h~l(V") de cada entorno V del punto
r ( ) = { g o f ) (x ) en el conjunto £ es un entorno del punto x„
h XQ 0

en X. Por consiguiente,
o labiyección también es continua
. .1 li ' n r una
es iirl-t
en h(xo). Dado que x0 es un punto arbitrario, h
aplicación continua. •

Un homeomorfismo puede no ser uniformemente conti-


nuo, por ejemplo, R ^ K, donde f{x) = x3.

Definición 2. Se dice que dos espacios métricos (X,px), (Y> PY) son
homeomorfos si existe un homeomorfismo X <—> Y.
•^HIIMMMM
Teorema 2. Dos espacios métricos homeomorfos a un tercero son homeo-
morfos entre sí.

^mostración. Si los espacios (X, px), W,PY) son homeomor-


> a un espacio (Z, p%), existen ciertas aplicaciones homeomorfas
9
Z, Y <—• Z. La aplicación Z <—• Y es homeomorfa. Según
eorema 1, la composición g~l o f es un homeomorfismo de X

Sean (X, pi), {X, p2) dos espacios métricos. Si la aplica-


i idéntica x >—>• x es un homeomorfismo, entonces p\ y p2 se
ominan distancias equivalentes (topológicamente equivalentes)
X. En este caso, como vemos a partir del teorema 7, p.6.4,
familias de conjuntos abiertos definidas en {X,p\) y (X,p2)
ciden. Llamaremos topología de un espacio métrico (X,px)
familia de conjuntos abiertos de este espacio. Las distancias
vn lentes inducen una misma topología. Señalemos que los
eptos de entorno, conjunto cerrado, punto adherente, adhe-
ia, interior y exterior de un conjunto, conjunto denso, frontera
ición continua son conceptos topológicos. Las propiedades to-
gicas de un espacio métrico se mantienen invariantes respecto
homeomorfismos. Nótese que los conceptos de bola, esfera,
etro, conjunto acotado y función uniformemente continua no
opológicos.
Números complejos
y funciones
de variable compleja

§ 1. Números complejos y
plano complejo
En el curso de álgebra elemental la aparición del concepto
de número complejo generalmente se relaciona con la ecuación
x2 + 1 = 0. Primero se establece que no existen números reales
que satisfagan dicha ecuación. Entonces se introduce un nuevo
número "imaginario" i = gracias al cual la ecuación
dada ya posee las raíces dbi. El paso siguiente es considerar
los "números complejos" x + iy como las sumas de números
reales x e "imaginarios" iy. Las reglas de las operaciones con
esos números nuevos se definen de forma tal que permitan
manejarlos como si fueran números reales, sustituyendo en los
resultados finales i2 por - 1 . Al introducir los nuevos números
resulta que todas las ecuaciones de segundo grado del tipo
x1 + px + q = 0 y, en general, todas las ecuaciones del tipo
x11 -f piar" -1 + pn-\x -f- pn = 0 con coeficientes arbitrarios,
tienen solución.
Esta manera de definir los números complejos no nos
satisface, pues nos obliga a tratarlos como objetos no existentes
en la realidad, es decir, como "imaginarios" en el sentido estricto
de la palabra.
Por esta razón, nosotros seguiremos otro camino, definien-
do los números complejos desde un punto de vista geométrico.

1.1. Definición de número complejo


Consideremos todo punto z = (x, y) del plano M2, donde x E M,
y E R, como un vector, conforme a este enfoque, definamos el
módulo de z, así como la operación de adición de dos puntos
i = {x\,y\) y z2 = {x2/ y2), según las reglas conocidas para los
ectores (fig. 10)

Asimismo, V a E R supongamos que az = (ax, ay).


Como es sabido, todo vector z en el plano se puede
iescomponer respecto a los vectores (1,0) = 1 y (0,1 ) = i
fig. 11): fe

z = z- l + y-i. (2)

Z<+Z-
y i
ít.

x*l
Fig. 10 Fig. 11

Entonces nos preguntamos lo siguiente: conservando las


•ualdades (1) y (2) que definen las operaciones con vectores,
s posible definir la operación de multiplicación de los puntos i "
ú plano K 2 , transformándolos en números que en lo sucesivo
^nominaremos complejos? El requisito de conservar las igualda- I '
?s (1) y (2) es muy importante. Sin éstas podríamos tomar una
A

dicación invertible de R sobre R y considerarla como un iso-


orfismo de campos ordenados, transformando inútilmente R2
L una representación del campo ordenado de números reales.
p « » (1.0) - 2 " " *
, „ , , , : „ » „ , „ ,1 d , U , M f J «
que

Utilizando las igualdades (2) y (3), para * = (*, y) obtene-


mos

De este modo, el punto yi


(-y, x) se obtiene del
punto (x, y) mediante l^- x
un giro del plano K2 j\
en un ángulo recto en I \
(x,y)y)
(x
el sentido contrario al ¡ \ y " j f xi
de las agujas del reloj I \ Q Ii
¡ Ii
Es evidente que I i ^
un giro en otro ángu- —y 0' x x
lo se podrá determinar Fig. 12
Fig. 12
mediante la multiplica-
ción no por i, sino por
el número complejo apropiado. Así, vemos que los números com-
plejos son de gran importancia para las matemáticas, pues con su
ayuda se pueden estudiar las transformaciones más importantes
del plano: los desplazamientos, los giros y las homotecias.
Escribamos ahora la regla de multiplicación de los puntos

del plano M2:


(zi/ Vi)(x2,3/2) = («i • 1 + Vi • i)(®2 • 1 + V2' i) -
= (®i® 2 - y\y2)1 + (xm + x2yi)i.
Definición. El plano numérico R2 para cuyos puntos están definidos los
módulos y las operaciones de adición y multiplicación conforme a las
fórmulas (1), (5) se denomina plano complejo C Los puntos del plano
complejo se denominan números complejos.

Recordemos que el conjunto de los números reales se


[efine unívocamente a excepción de un isomorfísmo. Por ello,
js números complejos x • 1, donde x € K, proporcionan otra
epresentación de la recta numérica K y pueden considerarse
perfectamente como números reales. En otras palabras, los núme-
os complejos contienen a los números reales, es decir, C D EL
eñalemos que, al igual que los números reales, los números
omplejos también están definidos unívocamente a excepción de
n isomorfísmo.
Para simplificar la notación, escribiremos x en vez de
* 1 e iy en lugar de y i. Entonces el número complejo
= (x,y) toma la forma z = x + iy, x G R, y € K. Respe-
indo la tradición, los números x e y se denominan, respecté
ámente, parte real y parte imaginaria del número complejo z
se denotan mediante los símbolos x = Rez, y = Imz. El
úmero complejo z = {x, y) es un par ordenado de los nú-
meros reales x e y (lo que explica la procedencia de este
ormino).
El término "número complejo" fue propuesto por C. Gauss
L777-1855) y el símbolo i fue utilizado por primera vez por
. Euler (1707-1783).
El número z = x — iy se denomina conjugado del
úmero z = x + iy y se denota mediante z. Obviamente,

Verifiquemos que los números complejos forman un cam-


o. Evidentemente, la operación de adición satisface los axiomas
^queridos, puesto que corresponde a la operación de adición
e vectores- El lector puede comprobar los axiomas de adición
artiendo de la definición (1) de la suma, sin necesidad de re-
urrir a los vectores. La comprobación directa de los axiomas
e multiplicación y los axiomas que relacionan la adición y la
mltiplicación exige cálculos voluminosos. Sin embargo, pode-
IOS evitarlos introduciendo otras características de los números
Dmplejos.
1.2. Argumento de un número complejo.
Formas trigonométrica y exponencial de un
número complejo. Multiplicación y división
de números complejos. Extracción de raíces
de un número complejo
Definición. Sea z € C, z 0. El ángulo <p formado por el vector de
posición del punto z y el versor del eje real se denomina argumento del
número 2 (fig. 13).
El argumento del número z € C, z ^ 0, no se de-
termina de forma unívoca, sino a excepción de un múlti-
plo de 27t. Denotemos mediante Arg 2 el conjunto de todos
los valores del argumento de z. Entonces, si y € Arg
Arg 2 = {ip + 2wn\ n € Z } . En el conjunto Argz, 0, existe
uno y sólo un argumento que cumple (p G (—tt, tt]; éste recibe el
y i nombre de valor principal
v del argumento y se denota
2 mediante arg z.
Nl i ii • Sea (x, y) un pun-
to del plano E 2 . Tomando
y en consideración la rela-
ción entre sus coordena-
^—1 » das cartesianas y polares,
0 1 x obtenemos
Fig. 13 1 = r C°S
y — r sen <p,
a)
(1)

aue resulta muy cómoda al multiplicar y dividir números com


piejos. Considerando la función exponencial
¡p „ ¿V = eos <p + i sen ip, V e % w
introducida por Euler, obtenemos la forma exponencial del número
mi ^, t t | ^ ^ m ^ ^ ^ - • - -

La afirmación siguiente establece las propiedades princi-


pales de la función exponencial definida mediante la formuk p).

Teorema. W (*>€«, V € R, fc 6 Z. Entonces se verifican las igualdades:


y) e —V,
2) e ' V * = e'^+fl;
3) __ '

4) = -i--
5) |e!'H = l.

fórTl^ n ^ 6 ^ , E S t a S i g u a j d a d e s s e d e d u c e n directamente de la
fórmula (3) y de las propiedades de las funciones trigonométricas
Demostremos la igualdad 2). Por definición,
i<p ilp ,
e e = (eos <p+1 sen p)(cos ip + z sen =
= (eospeosi> - s e n p e o s + ¿(sen V?cos-0-f cos^sen^) =
- eos (<p + + i sen (y? + = e'^+ft +

:>prmi.
re P r fentación
exponencial de los números complejos
permite simplificar las operaciones de multiplicación y división.
rje1*, rj = \zj\, ipj £ Argzj (j = i / 2 ),
ntonces (5)

...... -1--r ~i ~ *i —ir• i• r i " * * , r T T ¡ ^ M 1 T i 1 T 1 f n V f í t ^ ^ f l f f l S S j w ^ ^ ^ S r a i í i S n W ^B^ffBHaHffilnfiBHSBis

Como vemos, para calcular el producto de dos números


omplejos es necesario multiplicar sus módulos y sumar sus
rgumentos; para dividir dos números complejos hay que dividir
us módulos y sustraer sus argumentos.
De gran utilidad es la fórmula de Moivre (1667-1754), la
ual se puede obtener de la fórmula (3) o deducir utilizando
l método de inducción matemática: si z = (z eos <p, r sen <p),
atonces V n e N se cumple
m
mm

, F ° n T d a d G l a f Ó r m u l a d e M o i v r e s e P^den calcular las


ices de grado entero arbitrario de los números complejos. Sea
z — (r eos y?, T sen <p). Se pide hallar un número complejo z\ =
(ri eos (pi, T\ sen <pi) tal que 2" - z. A partir de la fórmula (7),
obtenemos
(r" eos n<pi, r" sen n<pi) = (r eos (p, r sen tp). (8)
Igualando los módulos y argumentos, tenemos
ri = r, mpi-<p + Ik'K, fceZ. (9)
_ ip + 2fe7T _ T ,
Así pues, ri = y/r, tpx — . Para k = 0, n - 1 obtene-
n
mos n valores distintos

tyz = ^rcos- , Vrsen , (10)


\ n n J
los cuales dividen la circunferencia de radio y/r en n arcos de
igual longitud.
Se dice que un campo P es ordenado si V {a € P, b € P)
a2 + b2 = 0 < ^ ü = 0 a 6 — 0. En el campo C esta condición
no se verifica; por ejemplo, i2 4-1 2 = 0, pero i ^ 0, 1 ^ 0 . Por
consiguiente, el campo C no es ordenado.
Verifiquemos que el módulo del número complejo \z\ =
s/x2 + y1 cumple los axiomas de la norma (v. p. 2.5, cap. 1). La
verificación de los axiomas 1) y 2) es evidente. Para comprobar la
propiedad triangular, consideremos un triángulo con vértices en
los puntos 0, z2 y zi + z2 (fig. 10). Las longitudes de sus lados
son iguales a \z2\ (de 0 a z2)f \zx\ (de z2 a í i + z2) y \zi + z2\
(de zi + z2 a 0). Dado que la longitud de un lado de un triángulo
no es mayor que la suma de las longitudes de los otros dos lados
y no es menor que el valor absoluto de su diferencia, obtenemos
I k l - k l K k i + ^ K k l + kl.
Consiguientemente, el módulo también verifica la propiedad
triangular. Así, la cuaterna ordenada E = (C, -f, •, | |) es un
espacio vectorial normado sobre el campo R. Dicho espacio se
convierte en un espacio métrico si V (zl e C, z2 € Q se define la
métrica por medio de la igualdad
p{zuz2) = \zi-z2\ (11)
(v. p. 3.1, cap. 1).
A pesar de las diferencias sustanciales existentes entre los
conjuntos de los números naturales, enteros, racionales, reales y
complejos, hay muchas propiedades que son comunes a todos
V^í»,X • V.

estos conjuntos: por ejemplo, la conmutatividad y la asociatividad


de las operaciones de adición y multiplicación, la distributividad
de la multiplicación respecto a la adición, la existencia del
elemento unidad respecto a la operación de multiplicación. Surge
entonces la pregunta: ¿se puede ampliar más el concepto de
número de modo que se conserven dichas características comunes?
La respuesta a la pregunta planteada se da en el teorema
de F. Frobenius (1849-1917), del cual se deduce que el campo €
de los números complejos es el mayor campo numérico y que es
imposible ampliar el concepto de número.

1.3. Proyección estereográfica y sus propiedades


Para satisfacer las necesidades de la teoría de funciones analíticas,
al plano complejo C se le añade el punto del infinito y se conviene
denotar mediante oo el número complejo correspondiente. El con-
junto € = € U {00} se denomina plano complejo ampliado. Para
representar gráficamente el plano complejo ampliado hagamos
una construcción geométrica especial.

Introduzcamos en el espacio E 3 un sistema de coordenadas


0£r}( de forma tal que el plano C coincida con el plano M2 y
los ejes 0 £ y Oí) coincidan con los ejes Ox y Oy del plano
complejo z. Construyamos la esfera S de radio - y centro en el

punto 0, ^ ; el plano complejo es tangente a la esfera en el


origen de coordenadas (fig, 14). Los puntos (£, r),Q € S satisfacen
la ecuación
+ v2 = C(1 - o. fl)
Denotemos el punto (0,0,1) mediante N. Unamos el
punto N con todos los puntos de la esfera r¡, Q mediante
semirrectas con origen en N y marquemos en cada semirrecta el
punto z = ai+iy de su intersección con el plano C De este modo,
todos los puntos de la esfera salvo el punto N, se proyectarán
sobre el plano C. Así pues, queda establecida una correspondencia
biunívoca z ^ z' entre los conjuntos C y S\{N}, Si convenimos
que z = oo N, entonces obtendremos una correspondencia
biunívoca entre los conjuntos C y S, denominada proyección
estereográfica. La esfera S se conoce como esfera de Riemann.
Establezcamos la relación entre las coordenadas de los
puntos 2 y La condición de que los puntos z, z' y N se
encuentran en una recta tiene la forma
£ - Q ^ 7?-0 ^ C-l
as — 0 y-0 0-1'
donde las coordenadas del punto z' verifican la ecuación de la
esfera (1). Por consiguiente,

(2)

Tomando en consideración (1) y (2), obtenemos


C
\z\2 = x2 + y2 =
W
de donde

C =
S ~ l + M2'
1- C =
1 + W2"
Con ayuda de estas igualdades, a partir de (2) encontramos las
expresiones de t], ( en función de x e y:
y
(3)
1 + \z\ 1 + M2' i + \z\
^•/¿mmm
Las expresiones (1), (2) y (3) son las fórmulas principales de la
proyección estereográfica.
La proyección estereográfica tiene dos propiedades impor-
tantes:

1) mediante la proyección estereográfica, las circunferencias


siempre se transforman en circunferencias (una recta en
el plano C se considera como una circunferencia de radio
infinito);
2) si dos curvas en la esfera S se cortan en un punto M y el
ángulo entre sus tangentes en el punto M es a, entonces el
ángulo entre las tangentes a sus imágenes en el punto M' de
su intersección también es igual a a; es decir, la proyección
estereográfica conserva los valores de los ángulos.

Para ilustrar mejor lo expuesto, utilicemos términos geo-


gráficos. Denominemos plano ecuatorial el plano que pasa por el
centro O' de la esfera S paralelamente al plano £ = 0. Diremos
que un punto A E S se encuentra en el paralelo de latitud (p si el
vector de posición O'A forma un ángulo (p con el plano ecuatorial.
ir
Convengamos, además, en que (p varía de 0 a — en la semiesfera
7r
superior, y de - — a 0 en la semiesfera inferior. Los puntos de
la esfera que poseen una misma latitud (p forman el paralelo de
latitud (p. Se denomina longitud de un punto € 5 al
valor arg (£ + ir}). El conjunto de puntos de una longitud dada A
forma el semimeridiano de longitud A. El punto N se denomina
polo norte, y el origen de coordenadas O, polo sur>

Problemas resueltos.
mm
^ ' y "•'

Solución. Utilizando las reglas de las operaciones con números


complejos y la igualdad zz = \z[2, obtenemos
/1 ¿vi _
(l-i)(l-i) n — _ _ _ _2i
"" |1 + ¿|2 2 2
2(1 + 3») = 1 + 3* = í + t-!.

~ |1 - 3¿|2 5 5 5'
i iV3\ 6 J1-6 _ 26et'2ff = 2 6 ;
zs = 26 ~+ ^
J = 3

10 10
(1 + í)
=
2 5
V2 + v s )
= e i}-10 = e ¡ f i r = = e í ( í + 2 , ) = e ¿f

/i /I ¿5-4
e 3
¡ ! X ¿ X _¿ ZL.4
z5 = i _ ¿ _1 i_l e *
\ 2 2 / \V2 V5/

_2 2 e í 3 * = - 2 : eos + * s e n (j + 7 r

= 2 + i2 V5. •

Solución. Recordemos que <p es el valor principal (—tt <argz^7r)


7T 7T /

y que arctg <£> es la rama principal de — — a —. Es mas fácil


calcular <p si representamos el punto z en el plano complejo.
^sli
v r v n w n m v p i i

Mérnwm'.

Tenemos:
9TT 9ir
= 1^1=2, 22 — eos + i sen =
o o
3?r 137r . 13?r
^ ^3 = 7 ; r4 = M = A » — eos - g - +«sen ^
4 4 '
/l+eos2x 1 - eos 2x
y/29, <p5-aretg-; r6=\z6\ = V29, = - arctg - ; Dado que | eos x\ - W 2
V

tonces
= \Z7\ = V29, <p7 =7r — arctg - ;
* 1 H" eos

arctg - - tt; c o s 8 - N 2

7T |&| 7T 1 - eos
I T = 2sgn6;
b
arctg a> 0,
a
^ÍO = \Zlo\ =a2 + b2, (pm = arctg-,
tt 4-arete a<0, 6>0,
a
arctg tt, a<0, 6<0.
a
y/2 + V2 + iy/2-V2

\j2-V2 + iy2 + V2

m^4 . \<fA<r Xf>>X<>> ••

Solución. Sea z — i, entonces |z = 1, argz = ip = =


7T 7T > ~ > <

- + 2AJ7T - + 2kir
eos — - + i sen - 2 — ^ ¿ — 0,1,2,3. Obtenemos, pues, ^ksííi^rti;",.:.'.
<í>.<' A*. . .

cuatro valores distintos de la raíz: xo,


« x
«/^íx'-^Asfrj
'•'fr'•'WsfffiJ? .

. 7r
2o = eos — +«sen —, 2 - 12
z-12 2 25
_ (x - 12)2 + y2 __ 25 z2 -- 44
8 8
z-Si 9~' 2 - 8
5;r . 5ít 3?r . 3tt Solución. Como - ^ + _ g)2 - 9 , ^ „ g
z\ = eos — + 1 sen — = eos —- + z sen — .
8 8 8 8
( a ; - 42 ) = | entonces el problema se reduce a resolver el
(x-S) + y2
mfí
:: -mvmv-
ililllSIlÉi | <¿
" í
:< : :
. ir
: >
íTÍ V
t• • ^ • .
; I ;
' i
'

istema de ecuaciones
A Solución. Dado que a > 0, entonces
f 2a;2 + 2y 2 + 27x - 50y + 38 = 0,
a + 6) a+& 6 „ 6 b
\ Sx = 48. = 1 + - = 1+ - 1+ - .
a a o, a
ius soluciones son z\ — (6,17) y z2 (6,8), es decir, z\ = 6 + 17¿,
:2 = 6 + 8¿. •

•<
; t
¡
;
•:íi¡

olución. Utilicemos la propiedad evidente zj ± z2 = z i ±


1 hecho de que zz = |z|2. Tenemos: •4 Solución. Como
\a + b\2 + |a - b\2 = (a + &)(¡TT&) +(a~ b)(T^b) = \a - &|2 = (a - b)(a - b) = \a\2 - ab - ba + |6|2,
= (a + 6)(a + 6 ) + ( a - & ) ( a - & ) = entonces
= aa + ab -f ba + bb + aa ~ ab - ba + bb |1 - aí>|2 = (1 - ab)(l - ab) = 1 - ab - ab + |ab|2.
= 2 ( a a + bb) = 2(|a|2 + \b\2) = 4|a|2. Si |a| = 1/ resulta
\a - b\2 = l — ab — ba + |b|2,
|1 - a6|2 = 1 - ab - ab + \b\2,

es decir, |a - 6| = |1 - áb\ y g_ ^ = 1. De un modo análogo,


olución. De forma análoga al problema anterior,
a - 6
|1 - ab\2 -\a - b\2 = (1 - ab)( 1 - ab) - { a - b)(¡T^b) = si 161
1 '
= 1, entonces — = 1- •
1 -
= (1 - 56)(l ab) ~(a~ b)(á-b) =
= 1 - ab - ab + aab6 - aa + ab + ba - bb =
- l + |a|2|6|2~(|a|2 + |&|2) =
= 1 + \ab\2 - (|a| + |6|)2 + 2\ab\ =
= (1 + !a6|)2 - (|a| + |6|)2. •
Solución. Sea q la razón de la progresión geométrica y d el
m incremento de la progresión aritmética. Entonces \z2\ = \z\ \q~V2q,
\z3\ = \Zí\q2 = V 5 ¿ j z 4 | = 4 = \/2g3, de donde q = \/2. Sea
(Pi = argz¿ (¿ = 1,4). Dado que <pi = 0, entonces = d,
= 2d, = Puesto que Z4 = 4» = (cos3d + ¿sen3á),
ÍT
t. .
WV.-
v .
entonces cos3d = 0Asen3d = l . Por consiguiente, 3d= — -\-2kir,
. w n A ^ t j ^ j ^ ^ ^ v .VA
I 1

7T 2fc7T
6 ^ ~~3~ Como d = P2 = arg¿ 2 , entonces +
2kir 6

— ^ tt . Obtenemos, pues, tres valores para d: = ~, d2 = ~ n,


_ 7T 6 6 '
«3 ~ y tres soluciones para z2 y respectivamente:
t*
2e 6
4

= 2e T ,
2e T ,
= 2V/2eí f ,
2V5e' ¥
= 2V2e~i*.

Solución. Si z es una solución de la ecuación dada, entonces *


sera solucion de la ecuación bz+az = c. Resolviendo este sistema
de ecuaciones
r az + bz = c,
1 bz + az ~c,

y suponiendo que |a|2 ¿ |6|2, obtenemos 2 = °~bc


q- i .2 __ ,fc,2 , . ,a|2 ~ W '

m , el sistema es incompatible, salvo el caso


a b c
en que - - - = Siempre que se cumplan estas condiciones,
el sistema se reduce a la ecuación cbz + cbz = cc, es decir,
a Z + Z =\C| , donde £ = cbz. La última ecuación tiene la

solución Z = - |c|2 + it, - o o < i < +oo. Regresando a z,

obtenemos z = i2 ~
b + ¿ 4cb (t e M). •
/IT

.;:/:. ^^ilaGSiliílalSe

Solución. Al igual que en el ejemplo anterior, la ecuación dada


es equivalente al sistema

{
a¡z|2 + bz + cz + d = 0,
a\z\2 + bz + cz + d = 0.
Multipliquemos los dos miembros de la primera ecuación por a,
los de la segunda por a y restemos una de la otra. El resultado es
(ac — ab) z — (ac — ab) z + ad — ad = 0. Hagamos z(ac — ab) — Z.
Entonces la última ecuación toma la forma
Z — Z — — (ad - ad), es decir, 2i Im Z = -2i Im (ad),
de donde
t - i I m (ad)
Z = t — i Im (ad), es decir, z = te M.
ac — ab

« »

Solución. Sean Zi = riem, z2~r2el<Pl, ^jGArgzj, <p2€Argz2.


Tenemos:
Re(2i22) = Re(r^e1^1"1-^) ~rir2(cosipiCos<p2-sen<pisen<p2),
(Re z\)(Re z2) = r\r2 eos <p\ eos <p2.
Por tanto, la igualdad se verifica si sen <p 1 sen <p2 = 0, es decir,
cuando z\ € M ó z2 £ R. •

Solución. Sea |z\ ^ 1. Consideremos la diferencia


2 ^ 2
\z~a\ -\\-az\ = (z — a)(z — a) - (1 - áz)(l — az) —
A

2,. ,2
\z\ ~ az — az + \a\¿ — 1 + az + az — ¡a|z|z|z =
(la|2-l)(l-k|2)
L l > M A 4 A ' « m w « M k

z—a z—a De este modo,


Por consiguiente, \z z~ O - Sea ahora -——
1 -az 1 -az zi = 2 1 eos - + t s e n ~ I,
entonces (¡a|2 — 1) x (1 — \z\2) ^ 0 \z\ ^ 1, ya que |a| < 1 . •
a 7T — OC . 7T -- a
•K
¿ 2 = 2 sen - (eos + « sen —

Solución. Tenemos:
1 1 22 + z 2 (X - iy)2 + {x + iy)2 2(x2-y2)
(zz)
sr\2
(x2 + y2)2 Solución, conforme a la fórmula de Moivre eos 5z + i sen 5x =
(x2 + y2)2
(eos x + i senxf. Aplicando entonces la fórmula del binomio de
Newton, obtenemos
(eos x + i sen xf = co$5x + 5¿ cos 4 z sen x -
- 10 cos3a; sen2 x - 10¿ cos 2 z sen3 x + 5 eos x sen4 x + i sen5 x,

Solución. El punto Z\ se encuentra en el segundo cuadrante del de donde


( 3\ 3 eos 5x = eos V - 10 eos3® sen2 x + 5 eos x sen4 x,
plano z, por lo que arg 2! = arctg ^ 77 = 7 r _ a r c t §
sen 5x = 5 cos 4 z sen x - 10 cos 2 z sen3 x + sen5 x.
El punto z2 se encuentra en el tercer cuadrante y, por tanto, 2?r 2tt
b Calculemos, por ejemplo, eos y y sen y . Tenemos:
arg Z2 = arctg 7T. •
a 2ir »7T
7 2ir
27T 4 27T
0 = 5 eos — — lOcos — — sen — + sen —r
5 5 5 5
2tt / 2 2tt\ 2 2TT 27r
4 2?
= 5 ( 1 - sen: — 10 ( 1 — s e n y ) sen y + sen —

Solucion. Para z\ tenemos Haciendo sen2 — = y, obtenemos la ecuación de segundo grado


5
\Zl | = V I 2 + (V5) 2 = 2, arg z¡ = arctg V3 - \ 16y2 - 20y + 5 - 0, de donde
Para z2, 2?r _ 10 + 2V5 2x 10 + 2y/5
t u, y = sen sen -— =
\z2\ = (1 — eos a)2 + sen2 a — 2 sen T 16 5
l¿ m

Considerando que 0 < a < 2tt y observando que |arg z2\ < Así,

ob tenemos 2tt 10 + 2 ^ 6-2V5 V5-1


sena a (it a\ COSy = 1-
16
sen (arg 22) = ^-^cos-^sen - - - , arg22 =
2 sen— 2 \¿ ¿J
2
'a?

Solución. Tomando 2 = eos x + i sen x, z = eos x - i sen x


2 - z = 2i sen x, obtenemos

sen4 a:
2 - 2 \ 4
Solución. Es cómodo
(2 - zf = considerar los vértices
del paralelogramo como
= ~(Z4~4ZZ(Z2 + Z2)+6Z2Z2 + Z4) vectores libres (fig. 15).
El punto de aplicación
1 1 3 del vector Z3 - z2 se en-
= ~cos4a?- - c o s 2 s +
cuentra en z2 y su ex- ~
ya que zk 4- zk = 2 e o s kx, tremo en z 3 . Dado que
zz = 1, z2z2 = (zz)2 = 1.
el vector es libre, enton- Fig. 15
ces, situando su punto
de aplicación en z3 obtenemos Z4 = 23 + (23 - 22) = 223 - z2.
Análogamente, z5 = z2 + (24 — Z\)=-223 - z x . •

Solución. Sea Sx = ¿ e o s k x , S2 = ¿ s e n t e , 2 = eos., -f


*=0 k=0
i sen x. Entonces
zn+1 _ x Solución. Necesidad. Sean 21, z2 y 23 los vértices de un triángulo
^ + iS2 equilátero. Entonces éstos se encuentran en la circunferencia de
s? ' radio unidad1^ y centro en el origen de coordenadas, y son las
.n+l
sx = Re £ zl _
eos(» + l ) z + ¿sen(n + l ) a
Re
raíces de la ecuación z3 — (eos <p -f i sen <p) = 0. De este modo,
z ~ l (eos ar — 1} + i sen x (2 - Zl) (2 - 22) (z - 23) =
_ eos nx - eos (n + 1) x - eos x + 1 = Z3 - (21 + 22 + 23) 2 2 + (2i22 + 2223 + Z3ZX) 2 - 2I2223 •=
O
2 — 2 eos x ' = 2 - (eos tp + i sen (p).
2n + l conforme al teorema de Viéte, 21 + 22 + 23 = 0.
Suficiencia. Sea 21 + 22 + 23 = 0. Hagamos q = Z\Z2 +
2tt 2 TT z2z3 + 232j. Dado que z 3 z 3 — Z\Z\ = z2z2 = 1, entonces q —
2t sen ^-
del T. En adelante, para las circunferencias, semicircunferencias,
t f™.de'a! s e r i e s d e F o u r i e r Ia toción D„ se denomina círculos y semicírculos de radios iguales a la unidad utilizaremos las expresio-
núcleo de Dmchlet. • nes "circunferencia unidad", "semicircunferencia unidad", "círculo unidad" y
"semicírculo unidad", respectivamente.

íMg^BWMM—i
.c

lucion. Todas las raí


de esta ecuación cum
n la condición \2z\ =
f 1¡. Tomando en con
Z "f" z
oración que x ~
2
z - z
f — ' . , donde 2 =
Zi
iy, obtenemos la igual-

( ) +v2 = 4-,
; . c . w

es decir, las raíces z* = rfc(cos <pk + i sen <pk) (k = O,4) pertenecen


a la circunferencia de radio - y centro en el punto 2 = - . Ha-
ciendo z = r(eos <p+i sen <¿> y z + 1 = p(cos V + i sen V) (fig. 16),
obtenemos (2r)5(cos 5*> + i sen5^) =y(costy + i s e n d e
donde p -2r, <p - + '^j-, k = Ó~4. Aplicando el teorema
de los cosenos al triángulo de vértices 0,z y z + 1, obtenemos
1 = 5r2 - 4r 2 eos 9, 9 = (p - f, mientras que a partir del teo-
rema de los senos hallamos sen^ - (5 - 4 eos 0)" 1/2 sen 6. Por
consiguiente,
1 _ lirk
Ti- = — ~~ / — r - '

V5 - 4 eos 6>fc 5
/ sen + 9t¡, fe = 0,4.
= ^ + * = a r c s e n

Solución. Valgámonos del ej. 22. Es evidente que x = a es


una raíz de la ecuación z 2m - a 2m = 0; por consiguiente, todas
las demás raíces se pueden representar en la forma au 2m (fe =
1,2m - 1). De esta manera,
2m — a 2 m = (35 - (¿){X - au2m) • • •

(a; - auZn) . . . (a? - au\2 aw^u - x + a.

Dado que w2m = eos ^ + i sen m entonces


2m-k = 2 „Re W2fr
fc ,
fe 2m-fc _ , J¡ , ,fe — 11
m/ V lm • W2m - "
m + w2 m

fc^TT
Solución. Supongamos lo contrario: todos los puntos z¡¡ están
:olocados a un lado de la recta 7 que pasa por el punto ZQ.
escojamos un sistema de coordenadas en el cual la recta 7
pincide con el eje imaginario del plano w y el punto z0
s el origen de coordenadas. Los puntos z\ se representa»
án entonces por aquellos puntos Wk del plano w tales que
• A

ok = (zk - ZQ) e1 , donde 0 es el ángulo entre la recta 7 y el


je imaginario del plano z. Conforme a la suposición, tenemos

ue Re wk > 0 (< 0) V k = T/ñ, luego ^ mkwk > 0 (< 0). Sin


k-1
ibargo
• |S t «

y : rnkwk = ^2(mkzk - mkz0) elB - 0,


k=l k=1
que
< r m # r

(mkzk ~ mkz0) ~ mkzk - z0 mk = ^ - z0 = 0.


*=1 k=1 Jfc=l
2 este modo, hemos llegado a una contradicción, lo que significa
íe nuestra suposición es falsa y no todos los puntos zk se
icuentran a un mismo lado de la recta 7.
El problema considerado tiene la siguiente interpretación
ica. Supongamos que tenemos un sistema de puntos zk de
isas mk y que 7 es una recta que pasa por el centro de inercia
este sistema. Entonces todos los puntos zk no se pueden
contrar a un mismo lado de 7. •

Solución. Dado que P„(s) = 0


TI Fig-17
a» n ( z - ^ ' e n t o n c e s

p' (z) = ' *lX* ' Z2) '' • ~ ^ +


v z . 4.

+
"V \/ - \ (z - zn-i)(z - zn)

+ a n (z - z 2 )(z-*3)z»>-
s i P ^ ) : 0 , l.^entonces

+ an(/ - • • • (** ^ ^ " ^ '


+ an(z* - z2)(z* - • • • (** ~ "

Z\
~ Z* ~ Zn Z* ~
Por tanto, también se tiene ^

21
4 •

de donde se deduce que


# Z* - ¿1
4 * •

i 4
1
m
L

&m

e la última igualdad obtenemos

Zk\-2, Z* Zk,
3=1 k=1 k=l

Z* Zf¡ |
onde mk~—~ *!

En resumen, toda recta que pase por el punto separa


•s puntos Zl, z2,..., (y. ej. 25). • P

x\

lución. En la figura 18
nos que arg (z + 1) = ai
rg (2 - 1) = a l r luego Fig. 18

arg (z2 - l) = ai + a

- 1 = 1 ( l/2
exp . i + ar2) +
(* = 0,1).

valores de Vz2 - 1 tienen argumentos y


o que a 2 = o* +/>, ] o s v a í o r e s de ^ argumentog

"2 y a i + 2 + f ' E 1 á n g u l ° 7 e n t r e l a bisectriz y el eje Oz


i P
;uai a + - . Por consiguiente, ambos valores de V z 2 ^ !
icuentran en la recta que pasa por el origen de coordenadas
y es paralela a la bisectriz del ángulo interior del vértice * del
triángulo considerado. •

Solución. 1) En la figura 19 se representa un arco de circun-


ferencia unidad de ángulo central igual a |argz| radianes. Es
evidente que la longitud y»
de la cuerda que defi-
ne el arco no supera la
longitud de éste. El sig- 1
no de igualdad sólo es (f \ W 2 *x
posible si arg 2 = 0, es xf 5 _z_ i // ^
decir, 2 e R, 2 > 0. N. 6\z\ - yu^T ffl

2) Consideremos N. f/S0
el triángulo curvilíneo X j ^ x
de la figura 20. Vemos
que la longitud de un N^
lado (igual a \z - 1|) no 2

supera a la suma de las p. ^


Fig. 19
longitudes de los otros
dos, uno de los cuales es
el arco de circunferencia de radio \z\ y ángulo central igual a
|arg z\, mientras que la longitud del otro lado es igual a \\z\ - 1[.
El signo de igualdad sólo es posible para arg 2 = 0. •

<4 Solución., Sea 2! = «1 + iyi y = + m- Entonces

21+22 =xi+x
= 2+i{yi+y2\ z.-z^x^+i^-yi), ^

|Zl+22| =
2 ={xx+x2f Hvi+yi?> \zi-z2\2=(xi-x2)2+(yi-y2),
i '-.I'i

Solución. Los puntos JÍJ, 22 y ¿3 se encuentran en una circun-


ferencia con centro en el origen de coordenadas. Consideremos
/i ao. los vectores z3 — z2, z3 — zíf z\ y z2 (fig. 21). Vemos que el
Z3 - z2
ángulo arg = arg (z3 - z2) - arg {z3 - z\) y el ángulo
¿3 ~ Z1
,arg z Z2
M-i central arg — ~ arg z2 — arg z\ están determinados por un mis-
mo arco de circunferencia entre los puntos Z\ y z2; Por tanto,
según el conocido teorema de geometría elemental obtenemos
Fig. 20
z3 - z2 1 z2

ñ arg -arg
W
Solución. Los cuatro puntos se encuentran en una circunferencia
con centro en el origen de coordenadas y se verifica, además,
z\ + Zi — — (z3 +.24), El valor absoluto y el sentido de los vectores
z i + ^ y —(Z3 + Z4) coinciden si, y sólo si, por ejemplo, z3 = Z\,
¿3 -z 24 = zi, o bien z\ = zlf z3 = 24. En el primer caso los puntos z\,
zi, £3, £4 son vértices de un rectángulo. •

Fig. 21

= 2 ( ( W ) + té + 2 , f ) ) = 2 ( | z i | 2 + |z2|2) Solución. Se sabe que los valores de ^/z se encuentran en


la circunferencia de radio \z\ y constituyen los vértices de un
n-ágono regular. Por consiguiente,
idrados de las longitudes de sus T " SUma d e los
: ( * 1 2kir \ • „„„ „ - 2fcír z2k*
¿2hif

k — 0fn-l. •

-M^mmm.\
Solución. En la figura 22 vemos que ¿3 - z2 = (22 ~ Zi)e 1 ^. Por
consiguiente, z3 = z2 + (z2 - z^é'w, Si los vértices están enume-
rados en orden inverso, obtenemos = z2 + (z2 - . •

[S

* Solución. Veamos la figura 23. Dado que los vectores z4 -


y 3- son colmeales y sus módulos son iguales, entonces
Zi ~ Z1 = % ~ ¿2, ¿4 = Zt + Z3 ~ Z2. •

* l o s ' a r i ^ e n ^ T PUnt°S * e n c u e n t a n recta, entonces


los argumentos de z 3 - z , y z 2 - bien coinciden, bien difieren
6ri p0r elJo'
* * * * * J f i l es un número real. La
la

condición obtenida es necesaria. Demostremos su suficiencia.


c ^

Z3 — Z\ Z3 — Z\
Sea = a, a £ R. Entonces Im = 0, lo que es
Z2 Z\ %2 ~~
2/3 — 2/X ®3 — X\
equivalente a que = , Dado que la ecuación
Vi- Vi x2- xx
de la recta que pasa por los puntos (tfi/2/i) y (#2,2/2) tiene la
2/ — 2/1 x - x\
forma = , vemos que el punto (x3, y3) pertenece
y2 ~y1 x2 - xi
a ella, •

•y

<»V , vi ...'..

w:. •
.•A--: • •

Solución, a) La ecuación describe el lugar geométrico de los


puntos del plano para los cuales la suma de sus distancias hasta
dos puntos dados Fi = — 2 y F2 = 2 es igual a 5. Del curso
de geometría analítica se sabe que esto es, por definición, una
5
elipse cuyo semieje mayor es igual a - y sus focos son los puntos
i - 2 y 2. 2

b) El lugar geométrico de los puntos del plano C que


satisfacen la condición [[z — 2|-|¿ + 2 | | = 3 e s una hipérbola
3
de semieje La ecuación \z — 2¡ — \z + 2| = 3 describe la rama
izquierda de la hipérbola y la desigualdad \z — 2\ — ¡z + 2j > 3,
su interior.
c) Sea z — x + iy. Escribamos la desigualdad en la forma
x ^ c. Vemos que éste es el conjunto de los puntos situados a la
derecha de la recta x = c, incluyendo la propia recta.
d) Como Im z — y, escribamos la desigualdad en la forma
y < c. Éste es el conjunto de todos los puntos del semiplano
ubicado debajo de la recta y = c. •

< Solución, a) La ecuación arg 2 = o: define una semirrecta de


pendiente a. Las desigualdades a < arg z < (3 definen un sector
infinito comprendido entre las semirrectas arg z = a y arg z = ¡3,
sin incluir las propias semirrectas.
b) Traslademos el origen de coordenadas al punto z0
haciendo z ~ zQ = w. Entonces las desigualdades a < arg w < ¡3
definen el interior del mismo sector de a), sólo que con vértice
en ZQ. •

Solución, a) Sea ¿ = x+iy -entonces , ,= r j - ,

l ^ Á o r V r t ^ " i » VSÍTF - . + r
V ¿X y . Esta es la ecuación de la parábola con
vértice en el punto ( - - , „ ) y eje de simetría en la semirrecta

7= j ^ e R ^ o — s ^ o j .

conjunto^e^JrS d e l S f a 3 " ^ Y " ™ * + H


es el semiplano limitado por la ^ f ^ 8 ' * deSÍSUaldad

origen de coordenadas p e f t e ^ T L I e ^ C . X + « = 1E >


c) Dado que i — ! l _ 21 . . i
A ^ k
J V= K - Vi e Arg(z - Z l ) r 9 2 6 A ( 2 _
entonces en el primer caso tenemos sen „ = 0, = y e '
el segundo, eos v = o, ^ - ^ - * + 2 t „ v ? 'V
Pi í>2 - 2 +2kir. En el primer caso los
H.H*,:
¿ v * r n 3

vectores z-z\ y z-z2 pertenecen a la recta que pasa por los puntos
z\ y z2 (excluyendo el punto z2); en el segundo caso, el ángulo
7T
comprendido entre estos vectores es igual a ± ~ a excepción de
z — Z\
un múltiplo de 2tt. Por tanto, el conjunto Re z — z2 = 0 es una
circunferencia cuyo diámetro es el segmento que une los puntos
Zi y z2 (el punto z2 ha sido excluido de la circunferencia).
Sea z = x+iy. Entonces ¡ f f - l + s y l ^ 2\x+i(y~l)\, es
decir, y/{x - l)2 + y2 ^ 2y/x2 + (y - l) 2 . Elevando al cuadrado
los dos miembros de la desigualdad obtenida, tras una serie de
transformaciones elementales obtenemos

El conjunto de puntos del plano C definido por la desigualdad


2y/2
anterior es un círculo cerrado de radio —•- y centro en el punto
3

e) Sea \z\ = r. La curva de ecuación r = <p se denomina


espiral de Arquímedes. Dado que 0 ^ <p < 27r, entonces se
considera sólo una espira de dicha curva. Así pues, la desigualdad
r < íp describe el conjunto de puntos interiores de la figura
formada por el segmento 0 ^ x ^ 2?r del eje real y una espira de
la espiral de Arquímedes.
f) La desigualdad determina el mismo conjunto del ejem-
plo anterior complementado con el intervalo (0, 2tt) del eje
real. •

m0w Vi
Solución, a) - = ~ L _ =
x ~ ^
z x + iy X2 + yr2 x2 + y2 x2 + y 2
Re i Im - . La ecuación — - — z
z 2 x + y
2 2 = c describe una familia de

rírrnnfprAn^inc
circunferencias f x^ —
_ A , 2
+ V - j , cY = - , c ¿ 0, tangentes
- •

al eje imaginario en el origen de coordenadas. Si c = 0, entonces


x = 0, es decir, el eje imaginario también pertenece a dicha familia.
y
La ecuación — r¿ — c describe la familia de circunferencias
x + y 2

2 ( Cl\2 C1 1
I x + i>y + — Z 'J = — 4 C \ — c- , c 0, tangentes al eje real en
el origen de coordenadas; como y — 0 para c = 0, el eje real
pertenece a la familia.
b) Sea z = x + iy. Tenemos z2 = x2 - y14- Re z2 ~
\x2-y2, Im z2 = 2xy. Si c ^ 0, entonces las ecuaciones x2 - y2 = c
y 2xy ~ c describen familias de hipérbolas. Si c = 0, la ecuación
I 7 7
te —y — 0 determina el par de rectas y ~ x e y = —x, mientras
Ique la ecuación ac^/ = 0 define el par de rectas x = =
I c) Sea z = x + iy, z\ ~ x\ 4- m/i, <z2 = x2 + iy2. Entonces
I 2- ,
[a
I ecuación z — z2 = A (A > 0) es equivalente a (x - «i) +
\y ~ y\f — ^ ((® - xif + (y ~ yit)- De este modo, cada curva
ls una circunferencia, la cual constituye el lugar geométrico de
los puntos para los que la razón entre sus distancias hasta los
puntos z\ y z2 es constante (circunferencia de Apolonio respecto a
bs puntos Z\ y z2).
d) Dado que arg = arg
z ~ z ~¿. ( z — Zi) — arg (z - z2) = a,
-2
?r < a ^ 7r, entonces esta igualdad define una familia de arcos
e circunferencias con extremos en los puntos z\ y z2 (el ángulo
ntre los vectores 2 - zx y z - z2 es igual a a). Esta familia está
impuesta de un segmento finito con extremos en los puntos
y z2 (para a = ±n) y un segmento infinito que contiene el
into del infinito (para a ~ 0). •
^ O í 7 -
-t: • j i '
i>:1 Y . '
I-i i.- v '

' W : . i'

J'l li.

V - V í:

Solución. 1) Necesidad. Sean z\ y z2 raíces reales. Entonces,


según el teorema de Viéte,
Zi+ z2 = -2a, Z\Z2 = 6, a £ R, 6 E M,
4tt2 = z¡ + Z2 + 2b ^ 2\/(2;i«2)2 + 26 > 46, a2 ^ b.
Suficiencia. Sean a € R, 6 G R y a2 > 6. A partir de
la fórmula de las raíces de una ecuación de segundo grado
z12 = -a ± y/a2 - b se deduce que z\ y z2 son números reales.
2) Necesidad. Sean z\ y z2 imaginarios puros. Entonces,
de las fórmulas de Viéte se deduce que a es imaginario puro y b
es real. Por tanto, 4a2 = z\ + z\ + 26 < -2\b\ + 26 < 46, de donde
6 ^ a2.
Suficiencia. Si 6 ^ a2 y a es un número imaginario puro,
a partir de la fórmula de las raíces de una ecuación de segundo
grado vemos que ambas raíces son imaginarias puras.
3) La ecuación de segundo grado siempre tiene dos raíces
complejas. •

Solución. Supongamos que las raíces y z3 de la ecuación se


encuentran en una recta. Entonces ^ - z3 = - fc-const,
fc 6 E. Según el teorema de Viéte * + + ¿3 = fondf
Z l = - 2 2 - 23. Sustituyendo zx en la igualdad ¿i - z3 -

z3), obtenemos ^ - ~ = klt h € R. Por consiguiente,


k+ 2
zi
Im — = 0, de donde x3y2 x2y3 = 0, y3 = ~x3. Tomando
Zl

n vez de (®3, y3) cierto punto {x, y) de la recta, obtenemos la
. ( Vi\
icta y = ax = que pasa por el origen de coordenadas.
Dr tanto,
¿i = xie l9 f
z2 = x2et$,
id
z3 = x3e ,
inde xj ^ 0 (j = 1,2,3). A partir de las fórmulas de Viéte
* JT
tenemos p = 0, qel29 = 24e l 3, rei3$ = a, donde p = -(a^ +
-fz 3 ), g = aJi»2 + aJi»3 + a;2a?3, r = -x\x2x3. Dado que Xj son
meros reales, entonces la ecuación
x3 + px2 + qx + r = xZ + qx + r = Q
e tres raíces reales. De las fórmulas de Cardano se deduce que
[ coeficientes q y r deben satisfacer la condición

(1)
+ 2 <0'
onde hallamos que q ^ 0. De la segunda fórmula de Viéte
7T 7T
memos q = -24, é 26 = - e 3 . Dado que 9 6 í
l J ,

Inces e = ( - l ) e 3 = e'V flT3/ = e " l T , 30


Según la tercera fórmula de Viéte tenemos r = - a , « É l .
rtir de la desigualdad (1) para q = - 2 4 , r = - a se obtiene
a2 < 211, es decir, |a| ^ 32y/2. •

ión. Para z ¿ 0 la ecuación dada es equivalente a la


ón tn = 1, donde t = . Por consiguiente, tk = e1^
. z
) , n - 1). Para fc = 0 se tiene tQ = 1, lo que es imposible
. fl ¿ o. R e g r e s a n d o a la variable
2+ Sl

— -a IM*
— —a e n
1-ífc
2kir
( 2fc7f . „ tTM

= -a 2k*

2 _ Z a n -

c o s + ¿sen
2 1-eos

kir fe7T ^
2 ____ i- ¿ sen —— eos •—
TI —
as e n T L ^ - *
~ ~ fcTT
2 sen2 —

fe7T
- - ( l + ictg
decir, todas las raíces se
. es
Si a e « , entonces ^ £[atela a l e j ^ r ^
encuentran en - 7 -

r Z T T ^ P U - constados .n

(1;0), Z2 = c - . o ) , , = co,. y - n r , ' VI

;m0s las fót»" 1 3 5 P'13;

* ij =
n-7-rr^i' ^ í + Í I 5 '
1 + IzV
ImñámMhi
mm.

btcncmos ^ Í m ' 1 g e n e S d e ,OS P u n t o s *¿ mediante ^ (z = Q ) ,

* - (4 i) • ZA =

" 7 ° v e m o s ' todos los cuatro puntos se encuentran en el ecuador


- Ja ^esfera de Riemann y sus longitudes son iguales a 0, tt,
/ respectivamente. •

lucon. a) Denotemos mediante Z = ({,V,Q la imagen de


IP
'ncioal1 i r r t e n e C e * l a s e i ™ a ^ = «, entonces el valor
nc pal del argumento arg « + iv) de la imagen Z es a. Por
) el punto Z se encuentra en el semimeridiano de ángulo a
afirmación reciproca también es válida. Por consiguiente la
)yeccion estereográfica transforma la semirrecta arg z = a ' en
semimeridiano de ángulo a, excluidos los polos norte y

b) Sea z 6 C y \z\ = r. Entonces a partir de las fórmu-


(3), p. 1.3, para la imagen Z(£, y,Q 6 S obtenemos ( = .
este modo, todos los puntos ¿T se encuentran en la circimferen-

que se obtiene cuando el plano de ecuación ( = - ü L c o r ta la


ra 5. También es válida la afirmación recíproca! p u í a partir

as fórmulas (3) se deduce que si C = entonces para el


to * correspondiente se tiene que \z\ = r. P o r tanto, la pro-
ion estereográfica de una circunferencia es la circunferencia

se obtiene cuando el plano C = ~ corta la esfera 5 •


x + r4-

J L S W » ^ í >: :Ñ -s s. í * * v >?> x : < >


¿g^g^g^^gp^

Solución. Supongamos que la latitud del punto (Í,V, Q e S es

igual a <p. Por tanto, C = \ + ^ • EntonceS' d e !aS fÓrmUlaS (3)'


p. 1.3, obtenemos
1 + sen <p
Z\ =
i-c 1 - sen<p'

A cada punto del paralelo de latitud <p le fl

un punto del plano € que se encuentra en la circunferencia


7 = L 6 €: |*| = t g ( | + l ) } - I * afirmación recíproca
también es válida. El polo sur, es decir, el punto de latitud
<p = - - corresponde al punto M = 0. El polo norte no tiene
ninguna imagen en el plano C. •

Solución. Consideremos una familia de rectas paralelas del


plano C que cortan el eje Oy. Tomemos de esta familia una recta
de pendiente a que pase por el origen de coordenadas. Aplicando
los resultados del ej.44, vemos que a esa recta le corresponde el
meridiano (sin el polo norte) de longitud a .
Sea y = kx + b (k = tg a) otra recta cualquiera de dicha
familia. Si el punto Z = {£,?}, Q <E S corresponde al punto
z = x + iy, entonces, según las fórmulas (3), p. 1.3, obtenemos

x kx + b _ \z\2
de donde n = fcfs H r-rr z= k£ + b( 1 - O - De este modo, las
' l + \z\
coordenadas 7, £ del punto Z satisfacen las ecuaciones

~ 7} — ~ —b y ¿2 + )?
2+(c-¿) =1

Por consiguiente, el punto # se encuentra en la circun-


erencia determinada por estas últimas ecuaciones. Dado que el
Hinto (0,0,1) satisface dichas ecuaciones, tenemos que todas esas
:ircunferencias pasan por el polo norte.
Concluyendo, a toda familia de rectas paralelas del plano €
e corresponde una familia de circunferencias de S que pasan por
;1 polo norte. •

olución. Consideremos la siguiente circunferencia en la esfera


e Riemann:
( A£ + BT} + C( + D = 0,
) / 1v 2
l
+ = 4'
onde A,B,C y D son números reales. Hallemos la imagen de
ita circunferencia mediante la proyección estereográfica.
Tomemos el punto (0,0,1) de la circunferencia dada,
itonces D + C = 0, y la ecuación del plano donde se encuentra
cha circunferencia adquiere la forma + Br) = C(1 — im-
plicando las fórmulas (2) y (3), p. 1.3, obtenemos que la imagen
í la circunferencia es la recta Ax 4- By — C del plano €.
A partir de las fórmulas (3), p. 1.3, encontramos que
= (1 — Qx y 77 — (1 — Qy. Entonces, haciendo uso de la ecuación
D + C
?1 plano A£+BT}+C(~\-D = 0, obtenemos ( = lH .
Ax + By - C
istituyendo ahora las expresiones de rj y C en términos de
e y en la ecuación de la esfera, obtenemos la ecuación de la
silÉiáSS
curva en el plano C:
D.
(.D + C) +(z 2 2/2)
+ Ax + By
á

Si C + D ^ 0 (es decir, la circunferencia definida en la


esfera de Riemann no pasa por el polo norte), entonces su imagen
es una circunferencia en el plano C; y si C + D = 0 (es decir, la
circunferencia pasa por el polo norte), entonces su imagen es una

recta del plano C. •

Topología del plano c o m P ^


§2-
Sucesiones de números complejos
Propiedades de las funaones
continuas en un compacto
2.1. Topología del plano complejo
En el p. 1.2 se demostró que la cuaterna ordenada i? = ( € , + , • , | • |)
es un espacio vectorial normado sobre el campo M. Por eso el par
ordenado (C, p), donde V (zl € €, z2 € C ) ^ i , s 2 ) = 1*2 ~ =
\/{x2 - Xi)2 + (y2 - Vi)2, es un espacio métrico. Definamos en el
conjunto € la denominada métrica esférica p.
Sean Zi(£u i^Ai) Y Vi, (2) las imágenes esféricas
de los puntos z\ € C y z2 € C. Se denomina distancia cordal
k(Zu Z2) entre los puntos Z\ y Z2 a la norma euclídea del vector
.es decir,

ográfica, . |22
to!
¡r, _ Ci- í+W5'
M2
X l T) 2 = — '

k ' T + N 2 '
; i-
>or consiguiente, para zx e C y z2 e €
x2 Xi
p2(z 1,z2) = 2/2 2/1
i+N 2 1-f-M 2 1+ k l 2 1 + taP
1^21'
1+kl2 1+kil2

p{zlfz2) =
í+

Si 2 e C, entonces p(z, 00) def • De este modo,


/

V(«! € C , 22 € C)
\z2 ~ Zi¡
, def , si C, z2 € c,
p(zlf z2) =
1
Si 6 C, = 00.

El par ordenado (€, p) es un espacio métrico.


Señalemos que en el conjunto C también se puede utilizar
la métrica esférica. Efectivamente, sea A C C un conjunto acotado
(recordemos que según la definición 5, p. 3.2, cap. 1, un subcon-
junto A de un espacio métrico (C, p) se denomina acotado si su
diámetro = sup p(zu z2) = sup \z2 - zx | es finito). Sea
Zj€A, Z2€A ZÍ£A, Z2€A
0 < R < -hoo y ¡z¡ ^ RVz 6 A. Entonces, V(zi 6 A, z2 e A)
p(z 1, Z2) ^ , Z\\

Así pues, en el caso considerado las métricas p y ^ son equiva-

Se denomina topología de un espacio métrico (X, p) a una


j u n t o s abiertos de este espacio (y. p. 6.6, cap. 1).
' ;
• " V - v Í '
r
.v;'J'Í 'wHUUÍ'hLWMÍ

Una topología en los espacios (C, p) y (C, p) se define mediante


familias de entornos.
Sea £ > 0 y z0 £ C. Según la definición 1, p. 3.2, cap. 1,
el conjunto O£(z0) = {z 6 C: \z - z0| < £} es un £-entorno del
punto z0 en el espacio métrico (C; p). En el espacio métrico (C, p),
un e-entorno del punto z = oo es el conjunto
0£{ oo) = { ¿ € C p(z, oo) < e} =

= 2 6 C: <£ z€C: \z\ > -1 (3)

es decir, el conjunto de todos los puntos del plano complejo C


que se encuentran fuera de la circunferencia de radio RI/€ =

Por la definición 2, p. 3.4, cap. 1, un punto z € A C C


(respectivamente, z € A C C) se denomina interior si existe un
e-entorno suyo tal que 0£(z) C A. conforme a la definición 1,
p. 3.3, cap. 1, se dice que G C C (resp. G C C) es un conjunto
abierto en el espacio métrico (C, p) (resp. (C, p)) si todos sus
puntos son interiores. Todo £-entorno del espacio métrico (C, p)
(resp. (€, p)) es un conjunto abierto (v. teorema 1, p.3.3, cap. 1).

Definición 1. El conjunto de todos los conjuntos abiertos del plano


complejo C (respectivamente C) se denomina topología r de este plano,
y el par ordenado (C, r) (resp. (€, r)) se llama espacio topológico.

El espacio topológico (€, r) (resp. (C, r)) tiene las propie-


dades siguientes:
1) la unión de cualquier familia {G t¡ )^ A de conjuntos abiertos
Gn C C (resp. G^ C C) y la intersección de cualquier
familia finita de éstos son conjuntos abiertos (v. teorema 2,
p. 3.3, cap. 1);
2) el conjunto vacío 0 y el conjunto C (resp. C) son abiertos.
Según la definición 3, p.3.5, cap. 1, se dice que z0 6 C
(resp. ZQ € C) es un punto adherente al conjunto A C C (resp.

^rí-mm
A C C) si todo ¿-entorno suyo 0$(Xo) tiene una intersección no
vacía con A. Un punto z0 6 C (resp. zQ € C) se denomina punto
límite del conjunto A C C (resp. A C C) si éste es un punto
adherente del conjunto A \ {ZQ}. De la definición de punto límite
del conjunto A se deduce que todo <5-entorno del punto límite
contiene un conjunto infinito de puntos de A (v. teorema 4, p. 3.5,
cap. 1). A partir de las desigualdades (2) se deduce que si z oo
es un punto límite del conjunto A en el espacio topológico (C, r),
entonces este punto tiene la misma propiedad en el espacio (€, r)
y viceversa. Por tanto, al definir puntos límites finitos se puede
utilizar tanto la métrica euclídea como la esférica; en este sentido
las métricas p y p son equivalentes.
Es evidente que un conjunto finito A C C no tiene puntos
límites.

2.2. Conjuntos cerrados, segmentos y líneas


quebradas. Conjuntos conexos
Según la definición 1, p. 3.5, cap. 1, un conjunto F C C (F C G)
se denomina cerrado, si su complemento CF es abierto. Todo
conjunto cerrado F contiene todos sus puntos adherentes. El
conjunto de todos los puntos adherentes del conjunto A C C
(resp. A C C) se denomina su adherencia (clausura, cierre) y se
denota mediante A (v. def. 2, p. 3.5, cap. 1). Según la definición 5,
p. 3.5, cap. 1, un punto (resp. z £ € ) se denomina punto
frontera del conjunto A C C (resp. A C C) si éste es un punto
adherente tanto a A, como a CA. El conjunto dA de todos los
puntos frontera del conjunto A se denomina su frontera. Este
conjunto es cerrado y puede ser vacío.
Sean Z] G C, z2 G C. El conjunto {z G C: z — tz1 + (1 - t)z2,
se denomina segmento de C que une los puntos z\ y z2, 4
y se denota mediante [z\, z2J. Los puntos Z\ y z2 se denominan sus
extremos. La aplicación 1z(t), donde z(t) = tz\ + (1 - t)z2 V t G
[0,1], recibe el nombre de parametrización del segmento \z\, z2\. li
I,

Una función continua [a, se denomina quebrada (o función


lineal a trozos) si su gráfico en el plano M2 (identificado con el
plano C) se compone de un número finito de segmentos.
Definición 1. Se dice que un conjunto abierto G C € (resp. G C C)
t'N conexo si cualquier par de puntos suyos se puede unir mediante una
quebrada que pertenece completamente al conjunto.

Definición 2. Un conjunto cerrado F C C se denomina conexo si no


puede ser dividido en dos partes de forma tal que la distancia entre ellas
NINl' positiva.

Nótese que la definición de conjunto conexo se diferencia


sustancialmente para los conjuntos abiertos y cerrados.

Definición 3. Un conjunto abierto conexo se denomina región.

Definición 4. La adherencia de una región se denomina región cerrada.


¿'9

2.3. Sucesión de números complejos y su límite


Se denomina sucesión (zn) de puntos del espacio métrico (C, p)
£
una aplicación N C (véase la definición general de sucesión de
puntos, p. 1.7, cap. 1).
Analicemos ahora algunos aspectos de la teoría de las
sucesiones de puntos de un espacio métrico (v. sec. 3, cap. 1) en
relación con las sucesiones de números complejos.

Definición 1. Un punto 2 G C se denomina límite de una sucesión (zn)


(y se escribe z = lim zn, o bien zn —> z) si
n—»oo

(Ve > 0)(3 n£ G N) (Vn ^ ne): p(zn/z) = \zn -z\<e. (1)

Se dice que la sucesión converge si este límite existe.


De la definición se deduce que existe cierto número ne G N
tal que todos los términos de la sucesión con índice superior
a n£ están contenidos en un e-entorno del punto z G C. Fuera
del entorno Oe{Z) sólo puede encontrarse un número finito de
puntos z\, zi,..., znc—\. El conjunto de estos puntos, el cual será
representado mediante la letra Z, es acotado. Según el teorema

.'/a*.
BBBSCT
del p. 3.2, cap. 1, la unión Oe(z) U Z de dos conjuntos acotados es
un conjunto acotado. Por consiguiente, toda sucesión convergente
es acotada (3 M £ M: Vn 6 N \zn\ < M). Para denotar las
sucesiones acotadas (zn) de números complejos utilizaremos el
símbolo de Landau zn = 0(1).

Definición 2. Se dice que una sucesión (zn) tiene límite oo (y se escribe


lim zn — oo, o bien zn —• oo) si
M—>00
(Ve > 0 ) ( 3 n E 6 N ) ( V O ne)\ p(zn, oo) < e. (2)

De la definición 2 se deduce que a partir de cierto número


ne E N todos los términos de la sucesión (zn) satisfacen la desi-
n
gualdad \zn\ > ^ — - 1 (v. p.2.1), es decir, se encuentran fuera

del círculo de radio R | = 1 . La condición lim zn — oo


n—>00

es equivalente a que lim \zn\ = +00.


n—>00
Nótese que para el número complejo convencional 00
no se definen los conceptos de parte real, parte imaginaria y
argumento.
conforme al teorema 1, p. 3.1, cap. 1, una sucesión (zn)
convergente en el espacio métrico (C, p) tiene un solo límite.

Teorema 1. (zn -> z) & (Re zn —> Re z) A (Im zn -»• Im z).

Demostración. Necesidad. Sea z„ z. Entonces p(zn, z) =


\zn - z\ —• O y de las desigualdades
|Rez„ — Re z\ ^ \zn - z\, |Im2„ - I m ^ j ^ \zn - z\,
que se verifican V n G N, se deducen las propiedades requeridas
Re zn —• Re z, Im zn —> Im z.
M
Suficiencia. Sea Rez„ Re z, Im zn -> Imz. Entonces
71 ~ z\ = (Re zn - Re zf + (Im zn - Im z)2 O cuando
zn 2 n00,
De este modo, la convergencia de una sucesión (.zn)
de números complejos es equivalente a la convergencia de las
sucesiones de números reales (Re zn) y (Im zn). Este hecho permite
aplicar toda la teoría de los límites de sucesiones de números
reales a las sucesiones de números complejos. En particular,
de la acotación de las sucesiones (Rez n ) e (Im zn) se deduce
inmediatamente que la sucesión (zn) también es acotada.
Ahora, para las sucesiones de números complejos formu-
laremos algunos teoremas análogos a los de las sucesiones de
números reales.

Teorema 2. Sean (zn) y (Cn) dos sucesiones convergentes de números


complejos. Entonces su suma (zn -i- £„), su producto (zn • CJ y su cociente
( — ] (si V n € N Cn OA lim Cn 0) también son sucesiones convergentes
\ C» /
y poseen las propiedades siguientes:
lim (z„ + Cn) = + lim C»/
ti—>00 n—>00 n—»oo
lim
n
TI n—>oo
n—*oo
aaxai. \
lim(ZnCn) / =— lim i¿ lim
*—- ( n , lim —> = - — —
/• .
n—>oo ti—>oo n—*oo n—»oo lim
71—>00

Teorema 3 (criterio de Cauchy). Una sucesión (zn) converge si, y sólo si,
ella es fundamental es decir,
(Ve > 0) (3 ne € N) (V(n Pe N)):
p(Zn+pf zn) ~ \zn+p ~ Zn¡ <C £
(v. def. 3, p. 3.1, cap. 1).

Dado que el espacio métrico (E, p), con p{x,y) = \x - y\


V(z E M, y £ M), es completo, entonces también es completo
el espacio métrico (C, p), donde p(zi,z2) — \z2 - z¡¡ V (z\ 6 C,
z2 E C) (v. teorema 1).

Teorema 4. Sean (zn) una sucesión convergente y z = lim zn. Entonces toda
n-> oo
subsucesión suya (znJ también converge, verificándose que lim znji = z.
fc—f 00
Teorema 5 (de Bolzano—Weierstrass). Todo conjunto acotado infinito
Z c c tiene al menos un punto límite en c

Demostración. Sea (zn) una sucesión arbitraria de puntos del


conjunto Z. Como Z es acotado, (zn) también es acotada, luego
las sucesiones (Re zn) y (Im zn) son acotadas. Según el teorema
de Bolzano—Weierstrass para las sucesiones de números reales,
a partir de la sucesión (Re zn) se puede extraer una subsucesión
convergente (Rez njt ). Sea lim Rez„fc = x, x 6 M. La subsucesión
¿-•00
(Imz^) es acotada y, por tanto, de ella se puede extraer una
subsucesión convergente (Im z„bm ). Sea lim Im zn m = y, y e l .
m-» oo
En virtud del teorema 4, Re zn¡tm —> x cuando ra —• oo. Conside-
remos una subsucesión (z nkm ) de la sucesión (zn). Aplicando el
teorema 1 obtenemos que lim zn m — z — x + iy, z € € . Según
m—»oo
la definición 4, p. 3.5, cap. 1, vemos que z es un punto límite del
conjunto Z. •

Definición 3. Un punto z E C (resp. z e C) se denomina límite parcial


{punto límite) de la sucesión (zn) si de esta sucesión se puede extraer una
subsucesión (zní) cuyo límite es igual a z.

Del teorema 4 se deduce el corolario siguiente: si la


sucesión (zn) converge y z e € es su límite parcial, entonces
lim zn = z.
n—> oo
Señalemos que se deben distinguir los puntos límites
de conjuntos de los puntos límites de sucesiones. Por ejemplo,
la sucesión (z n ), donde zn — ( - 1 ) " , tiene dos puntos límites:
Z\ = - 1 y z2 — 1/ mientras que el conjunto finito { - 1 , 1 } no
tiene punto límite alguno.

2.4. Propiedades de los compactos K C C


Recordemos que todos los resultados y definiciones referentes a
las propiedades de conjuntos compactos en espacios métricos se
exponen en la sec.4, cap. 1. Analicemos ahora las propiedades de
un compacto en el espacio métrico (C, p).
rff-
',• i > .
:v\ * \K'7
m Jr < • • i\
>

Definición 1. Sea K C C. Se dice que el conjunto K es secuencialmente


compacto (o que es un compacto) si de toda sucesión (z n ) de puntos
zn E K se puede extraer una subsucesión (z ni ) convergente a un punto
z0 E K (V. def. 1, sec. 4, cap. 1).

Teorema 1 (de acotación de un compacto). Todo compacto K C C es un


conjunto acotado.

Demostración. Supongamos lo contrario, es decir, que el com-


pacto K no es acotado. Entonces existe una sucesión (zn) tal que
\zn\ > n y V n € N zn E K. Vemos, pues, que de (zn) no se puede
extraer ninguna subsucesión acotada, y menos aún convergente.
De este modo, hemos llegado a una contradicción y, por tanto, el
compacto K es acotado. •

De acuerdo con el teorema de Hausdorff, el compacto


K C C es totalmente acotado en el espacio métrico (C, p), es
decir, Ve > 0 para este compacto existe una e-red finita en C.
Dado que el espacio métrico (C, p) es completo, entonces, según
el teorema de Fréchet, todo conjunto totalmente acotado en este
espacio es compacto.
Hay que señalar que no todo conjunto acotado Z C C
es compacto. Por ejemplo, el conjunto Z = {z E O \z\ < 1}

,
es acotado, pero no es secuencialmente compacto, pues toda
( n \
subsucesión de la sucesión I z„ = ) de sus puntos converge
\ n + 1/
a 1 £ Z. Análogamente, un conjunto Z C C que tiene un punto
límite zQ £ Z no es compacto.

Teorema 2 (criterio de compacidad secuencial). Un conjunto Z C C es


compacto si, y sólo si, es cerrado y acotado a la vez.

Demostración. Necesidad. Sea Z un compacto, conforme al te-


orema 1, Z está acotado. Supongamos que Z no es cerrado.
Entonces existe un punto z0 £ Z y una sucesión (zn) tales que
V n G N ^ G ^ A lim zn = z0. De este modo, toda subsuce-
n—»oo
sión (znk) converge a ZQ £ Z, lo que contradice la definición de
compacto. Por consiguiente, Z es cerrado.

-'V0
Suficiencia. Supongamos que Z C C es cerrado y acotado.
Como es cerrado, entonces contiene todos sus puntos adherentes
(v. p.3.5, cap. 1). Consideremos una sucesión arbitraria {zn) de sus
puntos. Dado que dicha sucesión es acotada, según el teorema de
Bolzano—Weierstrass (v. teorema 5, p.2.3), existe una subsucesión
(zUk) convergente a cierto punto z <E C. Como Z es cerrado y
V n G N zn G Z, entonces z G Z. conforme a la definición 1, el
conjunto Z es secuencialmente compacto. •

Teorema 3 (de Borel—Lebesgue). Sea K C C un compacto. Entonces de


cualquier recubrimiento de K mediante una familia infinita (Ga)a£¿ de
subconjuntos abiertos Ga C C se puede extraer un recubrimiento finito.

<4 Demostración. Esta afirmación es un caso particular del teore-


ma 6, sec. 4, cap. 1. •

2.5. Límite y continuidad de una función


de variable compleja
Recordemos que el concepto de aplicación de un conjunto en
otro se introdujo en el p. 1.8, cap. 1. Los conceptos de límite y
de continuidad, así como otras propiedades de las aplicaciones
continuas de un espacio métrico en otro, han sido examinados en
la sec. 6, cap. 1.
En esta sección estudiaremos las aplicaciones f : C —• C y
f : R —• C. Señalemos que en este caso se cumplen automática-
mente los resultados obtenidos en la sec. 6.
Definir una función compleja f(z) de variable compleja
z G Df, equivale a definir en la región Df C M2 dos funciones
u: R2 —• E y v: K2 —* R, las cuales se denominan, respectiva-
mente, parte real y parte imaginaria de la función /, es decir,
f(z) = u(x,y) -f iv(x,y), siendo u — Re / y v — Im/. De este
modo, el estudio de una función /: C —* C se reduce al estudio
de las propiedades de dos funciones numéricas u y v de dos
variables independientes x e y.
Sea, / una aplicación de una región G C C e n cierta región
D C C. Si / es biyectiva, o sea
gJ-^D,

mmmK
ISÍIÉÉ®
teoría de funciones de variable compleja se suele decir que
en la teoría ae n ,,; p r p decir ciue (zi € Cr,
f es una función de una hoja. Esto quiere decir 4 v

Definición l . S e a f C ^ C y ^ea ^ J ^ ^ ^ ^ *

S X una L ^ s i t n T ) de p u n J s del conjunto Df tal que

(2n . ^ m v n e n ^ * ) a ( l i m /(*«) = « ) • W

El conjunto de todos los límites parciales de la función /


en el punto ¿ 0 se denota mediante Ef(z0).

mediante el símbolo lim / {z).

si lim / ( * , ) = /(zo) «empre que z„ - AVn € z„ fc /


20
. «• _ ^

Si 6 £>/ y es un punto límite del conjunto D/, entonces


/ es continua en el punto ¿o si, y sólo si, z->z
lim0 /(z) = f(z0).
Toda función / es continua en un punto aislado z0 6 Df
Una función / que no es continua en un punto z0 € Df se
denomina discontinua en ese punto.
Sea zq e Df un punto límite del conjunto Df. Este
punto recibe el nombre de punto de discontinuidad evitable de la
función / si existe lim f(z) ~ a, a e C y a^ f(zQ). En este

caso la función <p definida como sigue


_ f f(z), Si z£Df \ {zoh
ip{z) si z = z0,
a,

es continua en el punto z0
: Muí
i—¡-. =.. v=.. v . - . - ' - ' r v ' .

A veces se dice que "una función f es continua en el


punto z0 £ Df si su incremento en este punto es un infinitésimo
siempre que sea un infinitésimo el incremento de su argumento'7.
En esta formulación, por incremento infinitésimo del argumento
se entiende una sucesión infinitésima (Az„) = (zn - z0), z0 € Df/
zn entiende
se N, mientras que por incremento de la función /
e Df Vnla£sucesión
/A
( A / f e Az„)) = (f(Zo + ^
/<Zo)) = (/fe) - f(z0)).

Teorema 1 ^ "

lafuncxn L J ^ , ' %
continua en el _

Demostración. > ~
H z n)~+f{z 0 )v V í z ) 1 Z n e D f - n P .

»n)± f f ( Z n ) ) = = f ( z o ) ± g ( z o l

^J(Z«)9(Zn) = f{ Z Q ) g { z Q ) /

lim /fo)
9{zn) 9{ZQ) '
^gun la definición 3 n o = ,
°n P- 2-5, las funciones f + * f
continuas en el punto K * f * J son

Teorema 2 ~——
y i i m J J : u " }f n D9- Si lim f(z)
* Z™ g { z ) ~ 0, entonces

* ti (z) = ± 0,
9) (z)
a

añ.
i v v1 V v-: ® A ®Í^'W!®

§I /í / <>, entonces
a
(*) =
1
E V

Demostración. Sea (zn) una sucesión de números complejos tal


que zn —• z0 A zn £ Df n Dg \ {¿o}- Entonces, en virtud de los
teoremas sobre los límites de las sucesiones, tenemos
lim (f(zn) ± g{zn)) = a±/3,
tt—>00

lim (fg) (zn) afl,


n—»oo
a
lim ( - ) {zn)
n-^oo \ g /
«

P
La afirmación del teorema se deduce directamente de la defini-
ción 2, p, 2.5- •
i-..

c:.

2.7. Límite y continuidad


de la composición de funciones

iWirema 1 (de continuidad de la composición de funciones). Sean f y


</j dos funciones continuas en los puntos zQ 6 Df y (o 6 D<p, respecti-
va mente. Si <P((Q) = zQf entonces la composición f o <p es continua en el
punto

A Demostración. Este teorema es un caso particular del teorema 1,


p. 6.2, cap. 1. •

Supongamos ahora que las funciones / y (p tienen límites


en los puntos ZQ y Co- ¿Será válida la afirmación análoga para la
composición f°<p? El ejemplo siguiente da una respuesta negativa
a esta pregunta. Como veremos, a partir de los teoremas sobre
el límite de la composición que demostraremos más adelante, en
este caso se deben imponer restricciones complementarias a las
funciones / y <p.
Ejemplo. Sea /: C ^ C y y. c
C donde

si Z - o ,
si ^-(ntN),
si Z€C\{0}, =

Entonces lim f(z)


si C & i - : n eN
0 y lim o. Sin embargo,
Ln
=

0, Si C =: - („ € ^
(/ o <p) (Q -

C£ ) n6N si
y fyoV{0) ^ « d e d n Jim (/ o # l ra
(Q
no existe.

««ton» O<0 del punt0 M ' n = y existe un


entonces «m (/ o (0
= a. Co n Df°v) \ {<o} <p(() yé

Demostración. "
Por tanto,, / ( 2 „ ) _ , , 0 * { ' / » ~ VKn) ^ z 0 A z n e D , \
definición, Hrnff o ^ «»> ; « - a n d o „ ^

, T e r m a 3- s"a ^ ^ —

Demos, —

^(0=Í4>(0, si cez>r\{6},
T . I «0, si (- - A
La función <p* es m„i;„ ,
^ f;}< es m S - — , la
2.8. Propiedades de las funciones continuas
definidas en un compacto

Teorema 1 (de continuidad de la imagen de un compacto). Sean f:C~+C


una función continua y Df un compacto. Entonces el conjunto Ef es
secuencialmente compacto, es decir, la imagen continua de un compacto es
un compacto,

<4 Demostración. Este teorema es un caso particular del teorema


del p. 6.1, cap. 1. •

Definición. Se dice que una función /: C —> C es acotada en el conjunto


Df si existe un número M e l tal que V z € Df \f(z)\ ^ M.

Teorema 2 (de Weierstrass). Sean f : C —* C una función continua y Df


un compacto. Entonces la función f es acotada y su módulo alcanza en Df
sus valores máximo y mínimo.

'4 Demostración. Según el teorema 1, el conjunto E f es un compac-


to, es decir, un conjunto cerrado y acotado. Según la definición 5,
p. 3.2, cap. 1, su diámetro
d(Ef) = sup p{w i, w2)
w\€Ef, Wz£Ef
es un número finito, o sea, d(Ef) € E. Aplicando el corolario
del teorema del p. 3.2, cap. 1, vemos que V WQ € C el conjun-
to Ef está contenido en una bola cerrada Or(wQ), donde r =
inf P(WQ, W)+d(Ef). Tomando wQ — 0, obtenemos que el conjun-
w€£/
to Ef está contenido en una bola cerrada de radio finito R y centro
en el origen de coordenadas. Por eso, V z £ Df \w\ = \f{z)\ ^ R,
es decir, la función / es acotada. Identifiquemos el plano com-
plejo C con el plano l 2 . Entonces, de acuerdo con el teorema
A

de Weierstrass para una función continua <p: E —M, la función


continua acotada |/| alcanza en el conjunto cerrado y acotado
Df C E 2 sus valores máximo y mínimo. Por consiguiente, existen
ciertos puntos z\ £ Df y z2 € Df, tales que |/(zi)| = inf \f{z)\,
z€Df
fililí
//(*2)|
l/W/ y V
' € 0 / S e VerÍfea" desigualdades
< \f{*2)1.

y - 00, a s u m i e n d o q u e % 7 * £ * S "conveniente 2%***? *


«te caso s e d i c e ' ]a "" C10n / » con tinua * ««o
función C 4 c H , 7 eS C0 " H »"«
sen « rf „ „ ' 00' E "
C 'donde j e "M° Por ejempJo, la

si ^ _
•>' « r a . , ™ , „ >-». » ..o?

» n eJ curso de amT •

I r S ^ r í S S r » " i ? »

s d e n v a-
dicho
I 6] i z ^ - ^ d a s unilateraW r ^ (en Jos
| C puede consídA Toda pación
I= (<P1, (p2) r RO.2 r, cor)siderarse como UNA A, •>
ferenc^b es e n PT " * * * si J as L " ^ Vecto^

Definición I T f r Z • —
existe una' n L " , U n t o ? c C ( r ^ í m — _ _

~~ curva aPncacion tp recibe el I


mSSSmrn^
• : v

Del curso de análisis matemático se sabe que una aplicación


(p = (<plf <p2) es continua si, y sólo si, las funciones y <p2 son
continuas. Para cada curva continua 7 parametrizada mediante
un parámetro t 6 [a, 6] fijamos uno de los dos sentidos posibles
de variación de t. En el primer caso, <p(a) es el punto inicial
y ip{b) es el punto final; en el segundo caso, estos puntos se
intercambian. Una curva cuyos puntos inicial y final coinciden se
denomina cerrada. Si 7 C Z C C (7 C Z C C), se dice que la
curva 7 está contenida en el conjunto Z.
Si un mismo punto de la curva 7 corresponde a dos
o más valores del parámetro t (por lo menos uno de ellos
es diferente de a y de b), entonces dicho punto se denomina
múltiple. Una curva continua que no tiene puntos múltiples se
denomina curva simple (de Jordán). En otras palabras, la curva
7 C C se denomina curva de Jordán si su parametrízación ip es
una aplicación biyectiva. Si <p(a) — (p(b), entonces la curva de
Jordán se denomina curva de Jordán cerrada.
Sean ip y ip dos parametrizaciones de una curva conti-
nua 7, y sean D9 — [a, 6], D^ — [ai, 61]. Dichas parametrizacio-
nes son equivalentes (y se escribe <p ~ tp), si existe una función
continua creciente [a, 5] [ai, 61] tal que <p ~ ip o 77.
sobre

Definición 2. Un conjunto 7 C € (7 C M2) se denomina curva suave


ip
simple si existe una aplicación diferenciable con continuidad [a, 6] —• 7
sobre
cuya derivada es distinta de cero. En este caso, la aplicación (p se denomina
parametrízación de la curva suave 7.
Si 1}) es otra parametrízación de la curva suave 7,
D^, = [ai, bi], y existe una función diferenciable con continuidad
[a, 6] -2-* [ai, 61] tal que V t € [a, b] rf(t) > Oy ipo r} — (p, entonces
sobre
se dice que las parametrizaciones <p y ij> son equivalentes.

Definición 3. El conjunto 7 or de todas las parametrizaciones equivalentes


de una curva suave simple 7 se denomina orientación de la curva. El par
ordenado F = (7,7 or ) se llama curva suave orientada V.
Es evidente que la orientación de una curva suave simple
se determina unívocamente al indicar su punto inicial. Para
determinar la orientación de una curva suave simple 7 de
parametrízación tp se debe elegir uno de los dos sentidos posibles
<p'(t)
del versor r(M) = de la tangente, donde M = ip(t) € 7.
w\t)\
Todas las parametrizaciones ip $ j0T son equivalentes
entre sí. Su conjunto se denomina orientación contraria 7^,
Denominaremos la curva orientada = ( 7 , 7 " ) contrariamente
orientada respecto a V = (7,7 0r ).
Entre todas las parametrizaciones <p de una curva suave
orientada T = (7,7 or ) existe una parametrízación ip € 7 or tal
que \<f'{t)\ — 1 ,\ft 6 [a, 6]. Para esta parametrízación tenemos
b
D9 = [0, l], donde l = / dt es la longitud de la curva 7.
a
Esta parametrízación se denomina natural (normal). La parame-
trízación natural <p se puede obtener como una composición
Ip O X], donde ip € 7 or , = [a, b], V: [0/ ^ — & ] y V ¿ € [a, &]
t

\t) = 1W (r) | dr.

Teorema 1 (de Jordán). Toda curva cerrada simple 7 divide el plano C


en dos regiones distintas G\ y Gi, siendo 7 su frontera común. La región
interior limitada por y, conocida como interior de y, es acotada, mientras
que la otra región, denominada exterior de 7, contiene el punto del infinito
y no es acotada.

Por ejemplo, los conjuntos Gi = {z G C: p(z0/z) < r}


y G2 = {z 6 C: p(zo, z) > r} son, respectivamente, el interior y
el exterior de la circunferencia 7 — {z 6 C: p(zQ, z) = r } .

Definición 4. Sea G c C una región arbitraria. Si para toda curva cerrada


de Jordán 7 perteneciente a G, el interior de 7 también pertenece a G,
entonces la región G se denomina simplemente conexa respecto al plano €.

El interior de una circunferencia es un ejemplo de región


implemente conexa.
El exterior de una circunferencia y los anillos circulares no
son simplemente conexos respecto al plano C, ya que para estas
regiones se puede indicar una circunferencia perteneciente a dicha
región pero cuyo interior no pertenece totalmente a la región.
Con el fin de examinar posteriormente las transformaciones
conformes generalizaremos la definición de región simplemente
conexa.

Definición 5. Una región G C C se denomina simplemente conexa respec-


to al plano complejo ampliado si para cualquier curva cerrada de Jordán 7
perteneciente a G, el interior de 7 (o el exterior de 7) también pertenece
a G.

Las regiones que no son simplemente conexas se deno-


minan múltiplemente conexas. Por ejemplo, el exterior de una
circunferencia, al cual pertenece el punto del infinito del plano
complejo ampliado C, es simplemente conexo respecto al pla-
no C, pero no lo es respecto al plano C. Un anillo circular no es
simplemente conexo ni respecto al plano C, ni respecto al plano C.
Toda curva continua 7 es un conjunto cerrado y acotado.
En efecto, dado que su parametrización <p es una función continua
definida en un compacto [a, b], entonces, según el teorema 1, p. 2.8,
el conjunto E v — 7 es secuencialmente compacto, es decir, es
cerrado y acotado.

Definición 6. Un conjunto ordenado P = (Fi, V2, •.., F n ) de curvas suaves


orientadas = ( 7 ^ , 7 ^ ) (fe = T~ñ) se denomina curva suave a trozos, si
V k — 1, n - 1 el punto final de la curva orientada suave T* coincide con
n
el punto inicial de la curva Tfc+i. El conjunto 7 = ( J 7{fc) se denomina
k~i
traza de la curva suave a trozos F, o conjunto de sus puntos.

La siguiente afirmación es muy importante.

Teorema (de continuidad de las aplicaciones biyectivas). Sea Gj^—* D una


función continua en sentido general, definida en la región G c C . Entonces

mmMm
SÉ»».
el conjunto D también es una región y la función f 1 es continua en sentido
general en D. Si, además, la función f está definida en la frontera dG y es
continua en sentido general en la adherencia G, entonces f transforma dG
en OD, es decir, la frontera de la imagen de la región G coincide con la
imagen de la frontera de la misma región.

Generalicemos el concepto de curva continua.


Sea [a, &] A C una función continua en sentido gene-
ral, con la particularidad de que el segmento [a, b] puede ser
infinito en uno o en ambos lados. La función y? se denomi-
na parametrízación de la curva continua en sentido general 7
en el plano complejo ampliado. Si V¿ e [a, 6] <p(t) ^ 00, en-
tonces la curva generalizada no pasa por el punto del infi-
nito. Los conceptos de curva cerrada, curva de Jordán, pun-
to múltiple y punto inicial y final de una curva, se gene-
ralizan fácilmente al caso de una curva continua en sentido
general.
Si un conjunto es cerrado y conexo, entonces se dice
que es un continuo. Un continuo que no tiene puntos interiores
se denomina conjunto lineal o curva de Cantor; por ejemplo,
un segmento o una circunferencia. Éste es otro enfoque de
la definición de curva en el plano. Análogamente, existe otra
manera de definir una región simplemente conexa.
Sea M un conjunto no conexo y A un subconjunto conexo
suyo. Se dice que A es un subconjunto maximal si no existe otro
subconjunto conexo B C M tal que A C B.
Los subconj untos maximales de M se denominan sus
componentes conexas. En la teoría de conjuntos se demuestra que
todo conjunto es la unión de un número finito o Infinito de sus
componentes conexas.
Una región G c C s e denomina simplemente conexa si su
[frontera dG es un conjunto conexo. Dado que dG es un conjunto
terrado y sin puntos interiores, entonces la frontera de una región
pimplemente conexa es un continuo.
I Si la frontera de una región no es un conjunto conexo, se
pice que la región no es simplemente conexa. Si el número n de
componentes conexas de dG es finito, se dice que la región G es
m-conexa. En caso de que el número de estas componentes sea
Infinito, la región G se denomina infinitamente conexa.
Diremos que una r e ^ n f • £
G <£ C, si existe un circulo Kr - \z FC 1*1

y se escribe E e G, si su adherencia B pertenece o,

Fijemos una t o p l ^ r ^ d l complejc, ampUado C


Sea M C C un subconjunto conexo y sea O, un entorno
punto z € M en el espacio topologico (C,r).

conjunto 0'z = O, n M. __

adelante resultará útil la afirmación siguiente.

" T T ^ T Z ^ ^ reducción al absurda


* Demostraaon f ^ U d e r e m o s la adherencia A en la
^ , Es e v i L ^ e que I está compuesta de los puntos de
topología r . q ^ / y cierto conjunto que no
su adherencia AT> en la topología r y
pertenece a M . Por eso
I N ¿ = AR> N A .

Dado que A es cerrado en la topología r ' , entonces AR< - A. De


esta manera, ÁC\ A! ~ A CI A' = '0.

es abierto, luego razonamientos

í r r : t : i * r * * i . de duce
"A •
'V i ".:

%
' ' — * • ** : : s ^ < s * • " < " • c X: • ' >' >:

Así pues, la

Problemas resueltos.

Solución. 1) Estimemos la diferencia ( l + ^ " - i . Dado

12 +
-L —- ^ \ __ -i . \ I-
^ » 1 + XT ~T/ entonces

*=i 71 ni w v « y

ndo n - oo. Por consiguiente, +

2) Tomando ~ 1, a partir á e 1) obtenemos


1 + n ) 1 cuando » - oo. Como

= ( l + I + 2!»
\ n n i + 71/
lV 1+ J í ^
n+1
1+ — e. •
n
<4 Solución. Consideremos la sucesión (zn), donde zn — — 1 +
(-1)"
i—-—, Esta sucesión converge y lim zn = - 1 . Dado que z2f. =
ti n—>oo

y 2 2 f e " 1 = ^ ( 2 k - l f ' e n t ° n C e S a r g ^ 2 f c = ^ ~ a r C t g

1
y argz2*_i = -tt + arctg ^ _ . Como lim arg z2k = tt y
lim arg ^fc-i — entonces la sucesión (arg zn) tiene dos
fc~+ 00
puntos límites, luego diverge.
Nótese que en el caso en que lim z„ — O la sucesión
n—>oo
(arg zn) también puede divergir. Por ejemplo, sea

Í
7T

—, si n — 2k,
Entonces 4'
—, si n = 2k - 1.
TT 8 7T
lim = O, lim = lim <Pik-\ = A,
n—>oo «—»oo 4 fe—>oo o

es decir, la sucesión (<pn) diverge. •

<4 Solución. Estimemos \Zn- z\. Tenemos:

Pl(Zl -z)+ Vl(z2 -z) + ...+ Pn(zn ~


\Zn ~ Zl = <
Pl + P2 + • • • + Pn
V\\Z\ ~ Z | 4* PL\Z2 -Z¡ + • . . -i~PN\ZN ~ Z\
<
Pl +P2 + ... +Pn
WS8KSI Ü'
decir,
T V

PkP{*k, z)
k=l
p{Zn, Z) ^

Jfe=l

do que pk —>
i +00, aplicando el teorema de Stolz para las

fc=i
:esiones de números reales, obtenemos

Y^pkp(zk,z)
*=1 r Pn+\p(zn+l, Z)
lim = lim = 0.
n—>00 n—>00 Pn+1
^Pk
fc=l
r consiguiente, p(Zn,z) = o( 1), es decir, lim = 2;.
n-»oo

lución. Demostremos que la sucesión (zn) es fundamental.


m e > 0, n E N, p € N. Tenemos:
n+p
(7dy n+P A
\Zn+p Zn * £
fe!
k^n+1
a todos los n suficientemente grandes y Vp 6 N, pues la
" TT*
ie numérica — converge según el criterio de D'Alembert
fc!
[a suma de su resto rn tiende a cero a medida que cre-
n. Anteriormente se demostró (v. teorema 1, p. 2.3) que
convergencia de una sucesión de números complejos es
livalente a la convergencia de sus partes real e imagi-
Jl
TT
„£ ^n
7T
:ia. Dado que Re zn = 1 — — - f . . , + (—1) 2 — si n es par,
2! n\
1
' i y , i o - i : } * * * v,

»—1 7T n-1
r, n " , 4. si n es impar,
Rez» = 1 - -JJ-.+ . . . + l ^ (n — 1)!
"7T3 "+2- 7T . r _
T J- -i-r-l^T - si n es par, Im2„

n-1 7T
T _ + . , . + (-1)"3T — si n es impar, entonces
n!
' lim
lim Re Rezznn = eos7r = - 1 , lim Imz n = senTr = 0.

Por consiguiente, nlim


—>oozn — -1.

Solución. Haciendo = + iyn = rn(cos +i sen ¥>»)' obte"

nemos 2\ n/2

2 \ n/2
/ 2a a2 + P
= 1+ — +
V 7171
a\ . (P(. , «
y>n = arg 2 n = n arg 1 H— n)
| — n arctg — 1 H —
\n\ n
puesto que para valores grandes de n el punto z n ^ encuentra
y , ^• J 5T - <= V- R e z > 01. Cuando n oo
en el semiplano derecho Z = 6 C Re z > 0}
2a a2 + Pz , • 2a
se tiene 1 + — + — ~ 1 + '
n -i
arctg
(( -fi ( a
H —
°\n\ n n \ 71
( «
( p ( OL
n arctg p 1 - -
& (V —
n V
( 1H—
n V n
Por consiguiente;
Um a
lim rn = " 2 = e ,
— a+í/3
lim y>n - P, lim z» = 6 a (eos p + i sen /3) = e
71—>00
Solución. La sucesión (wn) converge y, por tanto, es acotada
(v. p. 2.3), es decir, 3 C > 0 : V n 6 N |u?b| ^ C. Sea M =
maxjl^ol,C}. Demostremos que Vn 6 N
M
W < THÍÍ' (1)

Estimemos Z\. A partir de las condiciones de partida obtenemos


qz0, \Zl\ < |wi| + |g| M ^ C + \q\ M ^ M ( 1 + |g|).
Supongamos que para fc G N (fc > 1) se verifica la desigualdad
N ^ M ( 1 + |Í| + . . . + |Í|*). (2)
Entonces,
l**+il ^ K l + \q\ 1**1 + \q\M(l + \q\ + ... + \q\k) -
= M ( l + |g| + . . . + |g|fc+1). (3)
De este modo, hemos demostrado por inducción que V n G N es
válida la estimación
^
n
, \ _ |o¡
1 - lol
n+1
n+1 MM

K —0
Así pues, la desigualdad (1) queda establecida.
A partir de las expresiones
= + qzn„ i = wn + + =
= Wn 4- qwn~\ + q2Wn-2 + g3Z„-3 = .. •
obtenemos V (n G N, p ^ n - 1) la suma
p
= wn„kqk -f qp+1zn-p-h (4)
k~ 0
Teniendo en cuenta que la sucesión (u?n) converge y denotando
w = n—>oc>
lim wn, obtenemos
A w v

= Y1 Wn~kqk + 1 ~U>Ylqk=
k=0 fe=0

-w q'
fc=0 k=P+1
i

< < r

M i D+1 .
Dado que |</| < 1 y \zn\ ^ entonces zn~P-1 ^

M— — 0 cuando p oo, es decir, qp+1zn_p-1 = o(l).


i-lsl OO

Como M e K y la serie ^ converge, entonces la suma


Je=0
oo
de su resto r , = ^ ^ 0 a medida que crece p. Por
k=p+1
00
consiguiente, w = o(l). Cualquiera que sea p € N fijo,
k=p+1
V £ > 0 3 íijGN: V í í ^ n e es válida la estimación
j> p P
VW» -w)qk K K-* - < * ^' <
&=0 fc=0
yv

fc=0

fc=0

es decir, y"(w„_
^gp^ fe - w)q k = o(l), dado que lim w = w. De este
71 ' VV n
A=0
(JJ w

modo, - = 0(1), lim zn = -—


1—n n-+oo 1— Q
ISPiiWK-:
olución. 1) Dado que

*nl2 = ZnZn=fl(l + ± ) = f l «jt + d TT afc+1 'n+1


k=i V tJ
nfonces L\ a *

^ Solución. Sea z„ ~ { 1 + i — — - ) , entonces


an+1
Vd \ n¿ - 1 /
*»+! ~ *nl = íZn\\i _ /

an+l n/2
Vo7
2) De las condiciones de partida se deduce que Zn = 1+ arg z„ - n arctg — — -
2 _ 1)2 n^ — 1
Ya que
^ a r g j V i - M J ± ) =
k=i\ Va*/ í n n
lim|zn| = exp<I n—
lim arctg
n-»oo >00 — 1)¿ - 2-H , 2 - l ra2 — l '
= ¿ arS í1 + * = arctS n n
\ V a* / t í lim n arctg — = lim —r—- = 1,
11—'00 TI — 1 n-»oo 71 — 1
donde resulta inmediatamente la igualdad
entonces lim zri = eos 1 + 1 sen 1 = e*. •
n—»oo
^n+1 ~ <Pn = arctg
an+l

imo arctg * ~ X cuando x ^ 0 y lim —


l "->ooa„+1 = 0, entonces

<Pn cuando n oo. Por eso


•n+l

ü Üi. __ ~ Solución. Si |a| < 1, entonces a partir de la igualdad \zn\ — |a|"


se deduce que lim \zn\ = O y lim zn = 0. Si |a| > 1, entonces
n—>oo n—>oo
arctg J
V an+l
¡zn 1 —» +oo y zn —oo, es decir, la sucesión diverge.
Sea |a| = 1; entonces a = et<p, <p — arg a y zn — an = em<p
'n+i Dado que \zn\ = 1, entonces lim ¡zn\ = 1. La sucesión {nip) no
n—>oo
1+
an+l tiene límite para (p ± 0; si (p — Q entonces lim n(p — 0. En el
n-»oo
último caso a = l, zn = 1, lim zn = 1.
an+1 n—>oo
l+= +0 — Así, la sucesión (zn) converge sólo para ]a| < 1 y a = 1.
1 \ an+1
n4 Para la sucesión ((„) analicemos los mismos casos de los
valores del parámetro a considerados anteriormente.
Si \a\ < 1, entonces lim an = O, lim(l + an) = 1,
Pr»+1 2 n--*oo n—»oo

lim = O, es decir, lim ( n — 0.


WMp^?::
n-> oo 1 + €Ln n—>oo
Sea |a| > l. En este caso Jim a" = oo y üm ™ = 0
Escribiendo el término general de ¿"sucesión (&) e n l ' f o n n a

C» = i - = 1 -
1+ 1 '
1 +
hallamos que lim ( n = 1.
tt—>00

Supongamos ahora que \a\ = 1 y V/i e N a" ^ - i


Entonces a = f , V = arg a, a» = y c o s ^ - 1 . P a m ios
valores indicados de a tenemos
€™<p
lu,p(l -f ~myj)
e .mp, e ,mtp
1 + ein9 ~ (l + ein<P) (1 -f e~in<pj + 1
2(1 -f eos mp)
221 eos
e o s '—
— + ti sen - y eos —
—1
1 , nu?
2n<p - + * tg
&
4 eos 2 2

La sucesión ^tg — ^ converge sólo para (p ~ 0, es decir,

a = 1. En este caso fon C„ - ~. Por consiguiente, la sucesión


(Cn) converge si \a\ < 1, \a\ > 1 y a = l. >

Solución. Para todo j i E N , considerémosla sucesión donde


Vn ~ zCn , y formemos la diferencia vn-C = - ~z 1

Entonces Cn - -i- *
(1 — z)2(l + n) 1—z
'. - •. ; ; , ¿ : :
'h&fyttyffin
- J : } J L^í í . :
- y?. J ; U : : 3 J f o tí 1 j

- i Viíi:!-•-.• ;,

zn+2 - S
Dado que \z\ ^ 1 y z / 1, la sucesión es
n _

zn+2 - *
acotada y lim -r = 0. Por consiguiente, la sucesión
* n—>oo (1 - Zf( 1 + n) &

(Cí) converge y

lim (n =
n~*oo 1—Z

Solución. A partir de la igualdad

^ 1 /k\Ü
rin TÍ \ 71 ' ' ' oí
n\ vn
k=l
« • i

se deduce que todos los puntos límites de la sucesión (e )


pertenecen a la circunferencia unidad con centro en el origen de
coordenadas, y

n->oo f—' n\nj J 1 + it Q 14- it


q

1 2 1
Por cuanto -r, todos los puntos límites de la =
l + it 1 + t2 r
sucesión (a„) pertenecen a la circunferencia 7. Aquí hemos uti-
lizado el hecho de que las funciones de variable compleja se
pueden integrar con ayuda de las reglas conocidas de integra-
ción de funciones de variable real: si f(x) — fi(x) -f ifiix),
f\ 6 R[a, b], $1 £ R[a, b], entonces / 6 R[a, b], y viceversa, es
decir, f e R[a,b] fi £ R[a,b\ A f2 6 R[a,b]. Si F es una
«•í } V J9

1*¡ÍUHiV
" t.

primitiva cualquiera de la función / , entonces


V

J f{x)dx~ F{x)^\

l+it
1 -f it es una Primitiva de Ja función x x

4 Solución. En el plano R 2 cada uno de los puntos del conjunto A


tiene coordenadas racionales. Del curso de análisis matemático se
sabe que el conjunto <Q> es denso en 1. Por tanto, cada entorno
0¿(z) del punto z £ C contiene un conjunto infinito de puntos
de A. Esto implica que A' = € , donde A' es el conjunto de
puntos límites de A. Por consiguiente, A ~ C, luego A no es
cerrado.

Dado que el conjunto de todos los números irracionales


también es denso en M, ningún punto de A es interior. Por eso,
A no es un conjunto abierto y, por consiguiente, no es una región.
Ya hemos establecido que Vz € C cualquier <5-entorno
06(z) de z contiene puntos de A y C \ A, luego dA = C.
to B enTomando
la forma x ~ Rez, y = Imz, representemos el conjun-
B {<*.»)€*: (*2 +1 y / < 2 _ y-} K
|
V X (x
\X ~ y2)
o, en coordenadas polares,
las nnl

^ ~ {.ÍP> <p) £ M2: p2 <2 eos29?}


La frontera dB = Un c ©2 2
denominada lemniscata de ^ L f l i J * = 2 c o s 2 W es la
interior. Si fa ^ 6 £ conjunto ¿? e s su
^ ^ nronces pQ - 2 eos 2<p0 < 0 . Dado que
Wmttom
la función ip »-* p2 - 2 eos 2<p es continua, según la conocida
propiedad de estabilidad de las desigualdades estrictas para
funciones continuas, existe un entorno O¿(po,<po) C B en el
que sigue siendo válida la desigualdad estricta considerada.
Por tanto, B es un conjunto abierto. Representemos B como
B = B\ U B2, donde B\ es el conjunto de todos los puntos
de B que pertenecen al semiplano izquierdo y B2 es el conjunto
de los puntos de B que pertenecen al semiplano derecho del
plano E 2 . Como el punto (0,0) no pertenece al conjunto B,
entonces ningún par de puntos z\ G B\ y z2 G B2, se puede
unir mediante una línea quebrada contenida completamente en
el conjunto B, luego B no es una región. •

< Solución. El conjunto E\ no es cerrado, pues no le pertenece su


punto límite z = 0. Consideremos que V n 6 N

Gn = {zeC: ^ L c ^ c l j .

La familia (G„)ngN de conjuntos abiertos Gn recubre el conjun-


to E\. Sin embargo, ninguna subfamilia finita (Gj)je¿ (siendo A
un conjunto finito) recubre el conjunto E\, ya que su unión
( J Gj no contiene el conjunto Ef1^ = ¡z€C: \z\ < —— 1,
jeA ^ '
donde ra G N es el elemento máximo del conjunto A. Por con-
siguiente, en el teorema de Borel—Lebesgue el requisito de ser
cerrado es esencial.
Supongamos ahora que E2 = C es un conjunto cerrado
pero no acotado. La familia de conjuntos abiertos ( G n ) n d o n d e
Gn = {z G C: \z\ < n}, recubre el conjunto E2, no obstante,
ninguna subfamilia finita (<j n ) n6 ¿ recubre el plano complejo C.

iv
De este modo, en el teorema de Borel—Lebesgue la condición de
que el conjunto debe ser acotado es muy importante. •

Solución. 1) Sea z = x + iy. Entonces x = 1, y = -t y


y ^ 0. La curva definida mediante la ecuación z = 1 — it (0 ^
¿ ^ 2) es el segmento 7 — {{x,y) € K 2 : a; - 1, - 2 ^ y ^ 0 } .
2) Si z = x + iy ~ t -f ü2, entonces x = t e y = t2,
es decir, y = x2 (—00 < x < 4-00). La ecuación determina una
parábola con vértice en el origen de coordenadas y cuyo eje de
simetría es la semirrecta 71 = {z £ G Re z = 0, Im z ^ 0}.
fS
3) Hagamos, por analogía con el ejemplo anterior, x ~t ,
y = ¿4 = x2 (0 ^ x < +00). Si el parámetro t varía des-
de —00 hasta 0, el punto (x(t), y{t)) recorre toda la rama
derecha de la parábola de arriba hacia abajo, mientras que
al variar t de 0 a +00, la misma rama se recorre de aba-
o hacia arriba. De este modo, la ecuación describe dos cur-
cas continuas compuestas de un mismo conjunto de puntos
= {z e C: 0 ^ Re 2 < +00, Im z = x2}, pero orientadas de
nodo opuesto.
4) Ésta es la ecuación paramétrica de la semicircunferencia
it 3 tt
izquierda: x = a eos t, y = a sen t, — < ¿ < —.
1 1
5) Sea z = x + iy. Entonces x ~ t e y = -~—,
Í X
- o o < x < 0. La ecuación define una parte de una hipérbola
(la rama que se encuentra en el tercer cuadrante del plano
xOy).
6) De las condiciones de partida se deduce que y =
Vi - x2 y x < 1. La ecuación define la semicircunferencia unidad
superior con centro en el punto z — 0.
7) Tenemos y = Vi - x2 y 0 < a; < 1. La ecuación
describe la cuarta parte la circunferencia unidad con centro en
z = 0. Todos los puntos de la curva pertenecen al primer
cuadrante del plano xOy.
8) La ecuación representa una curva plana trascendente,
denominada cicloide. La cicloide es la trayectoria que describe
un punto M de una circunferencia que rueda sin resbalar por
una línea recta (fig. 24). Sus ecuaciones paramétricas tienen la
forma x = a(t - sen £), y = a(l - eos t), ¿ G E . Excluyendo el
parámetro t, obtenemos la ecuación de la cicloide en coordenadas
cartesianas rectangulares

x = a arceos y/2ay - y2.


a

MJ 2a

O Oj x
Fig. 24

La cicloide es una curva periódica de período (base)


00\ ~ I-Ka. Los puntos O y Ok =¿ (Ikira,®), k G Z, son los
puntos de retorno, y los puntos A y Ak = ((2fe + l)7ra, 2a), sus
vértices.

-mmmmiSMgmtt
Fig. 25

Fig. 26

9) Partiendo de la ecuación, hallamos x — a — - sen ,

= a eos t^j. Esta curva es la trayectoria que describe


punto M que se encuentra a una distancia d del centro

I
una circunferencia que rueda sin resbalar por una recta.
d > a, la curva se denomina cicloide alargada (fig. 25) y
d < a, cicloide acortada (fig. 26). A veces dichas curvas se
nominan trocoides. Las ecuaciones paramétricas de la trocoide
ten la forma x ~ at — d sen t, y = a~ d eos t, donde d es la
tancia del punto M hasta el centro de la circunferencia que
da •
z j ^ ^ q IZ^L = a, a 6 R
« Solución. - ^ ^ ^ ^ ^ - U e . ^ ^ u e p ^
Por eso z = + a v z i *2>
por los p u n t o s ^ y ^ 2

^ „ - 0 como punto de aplicación del


Solución. 1) Tomando z ^ ^ x t r e m o describe una recta
vector observamos que su
paralela al eje real (fig. 27).

xa
ta ta ta

at
at{

* . i S ent) con punto


2) El extremo del vector * = ; ^ S c ^ e r e n c i a de radio b
d e aplicación en * = i seni) es la
Acorrida en sentido positivo. El v e c ^ v^ e
Imagen s imetrica d d v e ^ R e c t o r \ en un ángulo igua
punto ¿ =
Ü T
obtemd° 8 . ,
-- — — - ^ las agujas del
-
a 2'
reloj. •
Solución. Sea z = x -f iy. Entonces z 2 = x2 — y2+i2xy. De este
modo, u — x2 ~ y2, v = 2xy.

a) w y2, v = 2Cy y = ~ u C2~


4C2
si C 0. Ésta es la ecuación de una parábola. Si C = 0,
entonces u = —y y v = 0, es decir, obtuvimos el semieje
7 = {(u, v)e€: v = 0}.
-> , L> V2 7
b) u ~ x — C , V ~ 2Cx x ~ ~~ ^ U = —r - C
2C 4 C2
si C 0. Toda línea recta 2/ = C (C 0) se transforma en una
parábola en el plano w. Si C ~ 0, entonces u — x2, v = 0.
El conjunto 7 = {(w, € C: u ^ 0, v = 0} es el semieje
positivo. En los casos a) y b) la aplicación es biunívoca, si
0.
c) y = x u ~ 0, v = 2x2. El conjunto 7 = {(u, v) 6 C:
u = 0, t> ^ 0 } es el semieje positivo. La aplicación, evidentemente,
no es biunívoca, puesto que tanto la semirrecta que pertenece al
primer cuadrante como la del tercer cuadrante tienen una misma
Jmagen.
I d) Si \z\ = R, entonces z = Reiv, tp € Arg z, z2 = R2e2ilp,
I _ A

iw\ = R . La circunferencia de radio R y centro en el punto z = 0


le transforma en la circunferencia de radio R2 y centro en el
lunto w = 0. La aplicación no es biunívoca.
I e) La imagen de la semirrecta arg z = a es la semirrecta
Irg w = 2a. La aplicación es biunívoca.
I 2) Sea u~ C. Entonces para C ^ 0 obtenemos la ecuación
H
•e la hipérbola x — y ~ C. Si C = 0, tenemos un par de rectas
I = ±x. Si v = C, entonces 2xy = C. Para C ^ 0 obtenemos la
Iftuación de la hipérbola y = —c , y para C = 0, el par de rectas
H 7TJ
1 = 0 e y — 0. •
íkir-lví

< _ r . ÍL
Solución, a) Si *„ - *» + *Vn, entonces /(*„) ' « y

0 cuando
V como ^ = 1, entonces |/WI = W - ° <»
Zn
Z2
Por eso lim ~ = 0.
Z
b)"supongamos que „ = _ ** „ - u00 ccuando
cuando» n oo. Enton-
b) Supongamos que = »„ - u a ™° _ 0
ees / o jo =
ees f{z = 11 y /(*») -- 1 1 c«uaanndd o
y /<*.) 0 nn -- oo. SSi
l " ' - Ufe, Vn
, I. *Vn — _ - 11 „v lim
i: r f(z¡j) = ~1.
cuando n oo, entonces f{zn) - / n-oo

s s . i t s s r r ^ t s K a s i t s
/ no tiene límite en ese punto. •

. Para valores de
Solución. Sea zn = QJ y z'n = ^u, — j . i aia vu^*-
n € N suficientemente grandes los términos de las sucesiones
(zn) y (z'n) pertenecen al conjunto 0¿(0) y Hm zn ~ Jim z'n ~ 0.
A partir de las igualdades fi(zn) = 1 y fi(z'n) = 0, /2(z«) = 1
y / 2 ( 4 ) = h h(zn) = 1 y h(z'n) = - 1 se deduce que las
funciones (j = 1/2,3) no tienen límite en el punto z ~ 0
y, por tanto, no pueden prolongarse en el conjunto 0¿(0) de
modo que las funciones obtenidas sean continuas en z — 0.
Consideremos la función/ 4 . Sea (zn) = (xn 4- iyn) una sucesión
de puntos del conjunto 06(0), zn OAVn G N z ^ O . Entonces
cuando n —• oo. Dado que \fi{zn)\ = \xn\ 0
cuando n —• oo, entonces lim = 0. Por consiguiente, la
n—>oo
c
olución. Sea z0 £ Dfl un punto arbitrario. Entonces 1 - z0 ^ 0
según el teorema de continuidad del cociente de dos funciones
I
ontinuas, fi es continua en el conjunto Dfl. Análogamente, la
Iunción f2 es continua Vz 6 Dh. Así pues, las dos funciones
on continuas en sus dominios. Aclaremos si son uniformemente
1 2
ontinuas. Sea z'n = 1 y z'¿ = 1 . Tenemos:
n n

P (zh, 4 ' ) = ¡z» - z'n | = - o cuando oo.


1 nr%
in embargo,

_ TI

— ~ ~> +oo cuando n —• oo.


en
°con*5,te'13 fUndÓn h 68 u n ^ o r m e m e n t e continua
. Tenemos:

p{z'n,Zn) ~ O cuando 00,

|i + 4 | 1 + 4

— 2 +00 cuando n oo.


• . •
' ••»•

< ' /¿v{ i*-'• ¿rVíj'

La función f2 tampoco es uniformemente continua en el conjunto


Dh. •

< Solución. 1) De la definición de función uniformemente continua


se deduce que
Ve > 0 3 6 > 0: V {zx G Df/ z2 G Df) {p{zv z2) < 6) =»
p(/(*i), /(zz)) < e. (1)
Sea ( 6 7 , 2 „ - > ( A V n £ N z „ G Df. La sucesión convergente
(zn) es fundamental; por tanto, para el valor 6 > 0 indicado
en (1) existe un ng G N tal que V(« ^ n^p G N) se verifica
la condición < 6. Entonces, conforme a (1) tenemos
p(f(zn), f(zn+p)) < e, es decir, la sucesión ( f ( z n ) ) es fundamental,
luego converge.
2) Sea lim f(zn) — A. Si z'n —> (, entonces la sucesión
n—>oo
( f ( z h ) ) converge. Introduzcamos la notación n—lim
> 00f(z'n) = B
y supongamos que A / B. La sucesión "combinada" z\, z[, z2,
z2, . . . converge al punto y la sucesión f{z\), f(z{), f(z2),
f(z2),... es fundamental y, por tanto, convergente. Denotemos
C — lim f{z'n), siendo z¡¡ el término general de la sucesión
n—>oo
combinada. Dado que (zn) y (z'n) son subsucesiones de la sucesión
combinada, entonces A = C y B = C, es decir, A — B. De este
modo, lim f(zn) existe y no depende de la elección de la
n—>oo
sucesión (zn).

'<\n4ím
il&wmm
' '-CMW
3) Es evidente que si en los puntos de la circunferencia 7
tomamos como valores de / los valores límites correspondientes,
obtenemos una función continua en el compacto K . •

Solución. La función f es continua por ser la composición de dos


funciones continuas. Para determinar si ésta es uniformemente
contmua, hagamos z = x + iy. Así,

x2 ~ y2 - i2xy
x2 - y2 4- i2xy (x2 + y2)2 '
x
>2 9
_jl _ ~y Í2xy

e z2 = e (®2+f2)2 e (*2+02)2.
Sea z'n=l 0,
= ) / < ' = (o, - 7 = = ) . En este caso, Vn G N
z'n € Df, zl e D,,

/>04 4 ) - y — - -> 0 cuando nn—


o•o00,
,

/ ( * £ ) ) = <>2" - e1™ = 2n - „ ^ „ + O o.

Por consiguiente, la función / no es uniformemente continua. •

§ 4. Funciones diferenciables de variable


compleja. Diferenciabilidad en C
y en R 2 . Funciones analíticas
4.1. Definición de función diferenciable.
E
Reglas de diferenciación

Definición Sea /: <C - C y sea z0 e Df. Se dice que la función / es


atferenctable en el punto z0 si existe una función <p: C C (Dv = Df)
. :* i w^M? umuM

Mtiillntiii rn el punto z0/ tal que V z E Df se verifica la igualdad


f(z) - f{zo) = {z - zQ) <p{z). (1)

Si z{) es un punto límite del conjunto Df, entonces el


número (p{z0) se denomina derivada de la función / en el
punto ZQ y se denota mediante el símbolo f{z0):
f'(zQ) = <p(zQ). (2)

'l^uiviiid I 'sea /: C G Supongamos que z0 € Df es un punto límite


del < a,tjunto Df. Si la función f es diferenciable en el punto z0, entonces

lim l ^ t J M = /'(Zo). (3)


Z — ZO

M Demostración. Según la fórmula (1) tenemos

lim MZ1M = J ^ = = I
Df^z^za Z - ZQ

Consideremos, por ejemplo, f{z) = '2 e { l'

Calculemos /'(*o), z 0 £ D f . Dado que


, v 1-ZZQ
1+ z
1 -
, P(zo) =
(1 + zl) (1 + *) (i +
entonces
1-z'
1-Zp y V z € D / /(*) =
f'(zo) = (1 + z2)2

(1 + 4 )

Teorema 2 (de la derivada de la composición). Sean /: C C una función


diferenciable en un punto zQ y g: C C una jtmd&i
pLo <0. Si ^o = <?(Co) y Co es im punto limite deí conjunto Df entonces
/„ composición foges diferenciable en el punto Co y se verifica la igualdad
(/o fl )'(Co) = / W ( C o ) . W

Sitl

mm¿ l^lÜ^i-V:.^ ^ I'" 1.<• . •'

•demostración. Como / es diferenciable en el punto z0, existe


lina función <p: C C {Dv = Df) continua en ZQ, tal que
Wz e Df f{z) - f(zo) = (z- z0)<p(z). Sea ( E Dfog. Entonces
|/(C) £ Df y, además, se verifica la igualdad
I m o ) - meo)) = (9(0 - gm<p(g(o). (5)
I Dado que la función g es diferenciable en el punto Co,
fcxiste una función i¡>- C -»• C, D^ = continua en ese punto,
pal que V( e Dg se cumple

9(0 - g(Co) = (C - Co) W*).


La igualdad (5) toma, entonces, la forma
(/ ° 9) (O - (/ o g) (Co) = <C - Co) 0 (*> o g) (C).
(6)
A partir de la igualdad (6) resulta que la composición / o g es
diferenciable en el punto Co, con la particularidad de que

Teorema 3 (propiedad lineal de la diferenciación). Sean f : C C y


g: C C dos funciones diferenciables en z0, donde z0 es un punto límite
del conjunto Df n Dg, A € €, p, € C. En este caso, ia /unción A/ + pg es
diferenciable en z0 y se verifica la igualdad
(A/ + P9)' (z0) - A f'(z0) + pg'(zo). (7)

Demostración. Según la definición de diferenciabilidad de las


funciones / y g, existen dos funciones <p y ip continuas en el
punto z0 tales que D^ = Df, Dt = Dg y
f(z) ~ f(zo) = (z- ZQ) <p(z)f g{z) - g(zQ) = (z - z0) tp{z).
Por consiguiente,
(A/ + W) («) - (A/ + ¿ip) (z0) = {z- ZQ) (Atp + pip) (Z).
Por definición, la función A/ + /í¿ es diferenciable en el punto z0;
por tanto,

(A/ + pg)'(z0) = (Ay> + ni>) (2o) = A/'(zb) + pg'(z0). •

Teorema 4 (de continuidad de una función diferenciable). Toda función


f: C C diferenciable en un punto zQ es continua en dicho punto.
Demostración, conforme a la definición de función diferenciable,
tenemos
f{z) = f(z0) + (z - z 0 )
Aplicando ahora el teorema de continuidad de la suma y del
producto de funciones continuas en un punto ZQ, vemos que / es
continua en ZQ. •

La afirmación inversa no es válida, pues existen funciones


continuas pero no diferenciables. Por ejemplo, consideremos la
función continua f(z) — z, z € C. Según la definición de
derivada,
,t, , r f(z + h ) - f(z)
f (z) = lim •
h—>oo ti
En el caso considerado,
f(z + h) - f(z) z + h- z
h h

f(z + h) - f(z)
Haciendo z ~ x + iy y h = obtenemos
f{z + h)~ f(z)
- — . Si 7) 0, £ —• 0, entonces 1; si

f(z + h)~ f(z)


£ = 0, r} 0, entonces - 1 . Así pues modo,
to
la función / no tiene derivada en cada punto de continuidad.

Teorema 5 (de diferenciabilidad de) producto de una función diferenciable


infinitésima y una función continua). Sea /: C C una función diferenciable
en un punto ZQ y f(zo) = 0. Si g: £ C es continua en el punto ZQ,
donde z0 es un punto límite del conjunto Df n Dg/ entonces la función fg
es diferenciable en z0 y es válida la fórmula

ifg)' (¿o) = f'(z0)g(z0). (8)

•4 Demostración. Por la definición de diferenciabilidad de una


función /, existe una función ip continua en el punto Zq y tal que
D<p = Df y f(z) = (z - z0)<p(z) (se toma en consideración que
f(z0) — 0). Por consiguiente,
ifg) (z) - (fg) (*o) = (* - ¿o) <p(z) g{z),
#11SSSSr
iissíM
t it
J

w
t-
VmtYr•' Uti
» M . s
i-

Ia do la función f g m e, p u n t o
Z{).

^JfSfU^Mxo) 9{zo) = f'(z0) g(z0). •

I y 0- <L -t C son diferenciables en un ,i„„i„ . j / w L


I <feZ conjunto D, n A , enZL L f Z I /0' ^ " " P<""°
y se la fórmula >
/ *&™*átíle en este punto
" " a 0 " Í ! e s

I = /W </(¿o) + </(z0) /(z 0 ). (9)

Demostración. La demostración se deduce de ia identidad


Mg(z) = (/(,) - + m g ( z ) V z e D

y de los teoremas 3 y 5. •

Teorema 6 (de la derivada del cociente). S™« T c ^ c T ^ Z T T "


funaones ¿ferenciaUes en un punto ¿ t o n y e s un "pu^ouji t i

conjunto D¡ n Ds. Si ,(,„) * 0, entonces ia función i es diferenciable en


el punto ZQ y se cumple 9

l) \ Z o ) =

3 J 92(Z0)
(10)

Demostración. Utilicemos la regla de diferenciación del producto


Ín^Obfenlrr3 d e ía deriVada * " - p o s S :

f(zQ)g(z0) - g'(zd)f{zQ)
**o)
92{ZQ)

J e o r e m a 7 (de la derivada de la fundón inversa) S e a T V Z ^


función invertible, zn e Df un nuntn ' , T /• ^ <C una
' 0 f un P unt0 "mite del conjunto Df y Wq = f(ZQ).
,S7 existe f'(Z(j) ^ O y la función f~l es continua en el punto wG/ entonces
(V./íí es diferenciable en dicho punto. Si, además, WQ es un punto límite del
conjunto Ef = Df i, entonces
y 1
(11)
fizo)

Demostración. De la definición de diferenciabilidad de una


función / en un punto ZQ, se deduce que existe una función <p
continua en ZQ tal que D<p = Df y V z G Df
f{z) - f{zo) = (z - z0) <p{z). (12)
Teniendo en cuenta (12) y que la aplicación / es biunívoca,
obtenemos que <p(z) # 0 para z £ z0 y <p(z0) = f\z0) ^ 0;
haciendo w = f(z), tenemos

/ l(w) - f \w0) = (w- w0) (13)


<p(f~Hw))
1 1
Dado que es continua en el punto WQ, la función f~
es diferenciable en wQ por definición. Si WQ es un punto límite del
conjunto E f = Df-\, por la definición de derivada obtenemos

(r1) W =
tpif-Hwo)) <P(Z0) /'(Zo)

Observemos que si el conjunto Df es compacto y la


función f es continua, la continuidad de la función inversa se
deduce del teorema del p. 6.3, cap. 1.
En la teoría de funciones de variable compleja, las funcio-
nes diferenciables se suelen denominar monógenas. Precisemos: se
dice que una función /: C —• C definida en un conjunto E C C
es monógena en un punto finito no aislado zq G E si en este punto
tiene derivada finita /¿(z0) respecto a la variable z € E:
f(z) - f(zo)
fs(zo) = lim
E3z-> zo
Una función monógena en cada punto no aislado del conjunto E
se denomina monógena en E. Si E = G es una región del plano
complejo C, la función monógena en G se denomina función
analítica en G.
I^MIkP v • ^ ^ i * **; *'r

E. Diferencial de una función


l / : C - C una función diferenciable en un punto z0 6 Df,
M e ZQ es un punto límite del conjunto Df. Entonces, por
finición, Vz € Df el incremento de / en el punto z0 es
I = f(z) - /(Z0) = tp{z) (Z - ZQ), (l)
hde es una función continua en el punto z0 y <p(zQ) - ff(z0).
tribiendo la igualdad (1) en la forma
A/(z0, Az) - <p(z0) Az + a{z0, Az) Az, Az = z - z0/
háe a{zQ, Az) = y?(z)-p(z 0 ) = v?(z 0 +Az)-^(z 0 ), vemos que el
Iremento de toda función / diferenciable en el punto z0 es igual
i suma de dos términos: f(z0) Az y a(zQ, Az) Az, donde a es
i función continua que se anula para z = z 0 , es decir, es una
ción infinitésima cuando z z 0 . Tenemos a(z 0 , Az) = o(l) y
:0, Az) Az = o(l) Az = o(|Az|). Dado que la función o([Az|)
un infinitésimo de orden superior respecto a I Azi cuando
o((Az|)
+ z 0 , entonces lim = 0. De este modo, la igualdad (1)
la la forma
A f ( z 0 , Az) = /'(z0) Az + o(JAz|). (2)
Antes de analizar la fórmula (2) definamos el concepto de
icación lineal C - + C .

)efinición 1. Una función C-S- C se denomina lineal si V (zx € C, z2 € C,


6 Q se verifican las condiciones:
1) L{zi + z 2 ) = L{zi) -f L(Z2) (propiedad aditiva);
2) L{Xz\) — XL{z{) (homogeneidad).
> partir de las condiciones 1) y 2) se deduce que L(0) = 0 y V z e C
(z) — az, a - L( 1) = const.

reorema. Sea f:C^Cy sea z0 € Df un punto límite del conjunto Df.


¡i existe una aplicación lineal (forma lineal) C^C, L{z) = az, tal que
* z £ Df se cumple la igualdad
A/(z0, Az) = a Az + o(|Az|), (3)
ntonce$ la función f es diferenciable en el punto z0 y /'(z0) = a.
/
. ¡^IvJV
. MmpJÍ

4 Demostración. Si se cumplen las condiciones del teorema, en-


tonces existe
iim A/f^A*) = a = / W ^
Az—>0 Az

De este modo, teniendo en cuenta la igualdad (2) y el


teorema demostrado, vemos que podemos tomar (3) como la
definición de diferenciabilidad de la función / en el punto z 0 .

Definición 2. Si una función /: C € es diferenciable en z0 e Df,


donde z0 es un punto límite del conjunto Df, entonces la forma lmeal
C - i c que satisface la condición (3) se denomina diferencial de la función f
en el punto z0 y se denota mediante el símbolo d/(z0). Para todo h e C
se tiene
L(h)^df{z0)(h) = f'(z0)h. (4)

Así pues, el incremento de una función /: C C diferen-


ciable en ZQ 6 D}, donde z0 es un punto límite del conjunto Df,
se compone de dos sumandos: uno de ellos es el valor de la
diferencial df{zQ) para h = Az, y el segundo es una función
de la forma a(z 0 ,Az) = o(l)Az, Da = Df, donde o(l) es una
función infinitésima cuando z z0 y se anula en zo.
Sea g(z) = z, V z € C. Entonces V h € C tenemos
dg(z) (h) = dz(h) = zh = h, (5)
es decir, para un heC fijo, los valores de la diferencial dz de la
función z z en todo punto del plano complejo C son iguales.
Como
df{z0) (h) = f'(z0)h = /'(z0) dz(h), (6)
entonces
df(z0) = f'(z0) dz. (7)
La fórmula (7) determina la diferencial de la función / e n
el punto z0 como una forma lineal
C
Teniendo en cuenta que la derivada de la función /: C - * C
puede considerarse como la razón entre la diferencial de la fundón
* ^ .
: r: I,- • i 1

y Ja diferencial de la variable independiente, se suele utilizar la


notación

f~dz' /(Zo)-"de-
para calcular aproximadamente los valores de una función
diferenciable / en los puntos de un ¿-entorno del punto ZQ 6 Df,
donde 6 > 0 es suficientemente pequeño, se utiliza la fórmula
aproximada
A f(z0, Az) » df(z0) (Az) = /'(z0) Az,
(9)
es decir,
/(*) « /(^to) + /'(«o) Az, Az = z z0. (10)

4.3» Criterio de diferenciabilidad


de las funciones de variable compleja
Si una función /: € —• € es diferenciable en un punto zo E Df
en el sentido de la definición del p.4.1, entonces se dice que / es
C-diferenciable en dicho punto. Una función g: M2 —• R di-
ferenciable en un punto {x0/ yQ) se denomina R2 -diferenciable
(recordemos que su incremento en el punto (x 0 / y Q ) tiene la
E
forma A g(x
A / )\ »
Aa; +, DG(XQR YO) »
Ay , ,
+ ap, donde
0, y0 -
ax dy
p = yjAx2 + A y2, a - > 0 cuando p —> 0).
Dado que toda función de variable compleja puede es-
cribirse en la forma f{z) = u(x, y) + iv{x, y), z — (x, y), surge
la pregunta sobre la relación entre la C-diferenciabilidad de la
función / y la R 2 -diferenciabilidad de las funciones u y v en
el punto z0 = (x0,yo). Esta relación se establece en el teorema
siguiente.

Teorema (criterio de diferenciabilidad de una función de variable comple-


ja). Sea /: C C donde f{z) = u(x, y) + i v(x, y), una función definida
en un entorno del punto z0 = x0 -f iy0. Para que la función f sea C- dife-
renciable en el punto z0 es necesario y suficiente que las funciones u y v
sean R2 -diferenciables en el punto (x0/ y0) y que sus derivadas parciales en
este punto estén relacionadas mediante las expresiones
fltt(a?o,yo) _ dv(xQ,yQ) du(x0/yQ) _ dv{x0,y0)
dx dy ' dy ~ dx ' ( '
. ^ V s s V ^
Las igualdades (1) se suelen denominar condiciones de Cauchy-
Riemann.

Demostración. Necesidad. Sea / una función C-diferenciable en


el punto ZQ = (x0, yo)- Su incremento en z0 tiene la forma
A/(z0, Az) = f\z0) Az + afa, Az) Az, (2)
a 0 cuando Az 0.
Separando en esta igualdad las partes real e imaginaria y haciendo
f{zQ) = a + ib, cuando x -+ x0, y y0, obtenemos

Au(aj0, yo)~aAx-bAy-\- ai Ax + pi A y,
t*i 0, p\ 0 cuando Ax 0, Ay
0, Ay 0,
Av(x0, 2/0) = í» Acc -t- a Ay -t- a2 Ax -f p2 A y,
2 —• 0, /J2
a«2 0 cuando A® 0, A y-* 0.
De la E 2 -diferenciabilidad de las funciones u y v en el punto
(so, 2/o) se deduce que
dv{xQ, y0) du(xo, y0) __ dv{x0, yQ)
a = b=- dx
dx ~ dy dy
Suficiencia. Supongamos que las funciones u y v son
M2 -diferenciabas en el punto (z 0 ,y 0 ) y se verifican las con-
^/Í'Ta
du(x fin
0, y 0) i __
= A,
diciones (1). Introduciendo las notaciones — -
dv(XQ> B, escribiendo, los incrementos de las funciones
=

u y% en el punto (xQ,yQ), y tomando en consideración las


condiciones (1), tenemos
Au{x0, yQ) = AAx~BAy + a^Ax2 + Ay1,
a —> 0 cuando x —> XQ, y —+ Vot (3)

Av(x0, y0) = BAx + AAy + (3^Ax2 + A y2,


p-+ 0 cuando x x0, y yo (4)

Multiplicando los dos miembros de la igualdad (4) por i y su-


mando la igualdad obtenida con (3), hallamos
A/(zo/ A*) = Au(zo, Vo) +« Av(z0, yo) =
= A(Ax + i Ay) + B(i Ax - A y) + (a + ip)V Ax2 + A y 2 . (5)

'mimmm
:omo Ax + iAy^ Az e i Ax - Ay
lad (5) toma la forma - i Az, entonces la igual-

Af(z0, Az) = (A + iB) Az + o{\Az\), (6)


!S decir, la función / es C-diferenciable en el punto z0. •
^ ^ ___ . _

Cabe señalar que las expresiones (1) fueron estudiadas por


>rimera vez en el siglo XVIII por D'Alembert y Euler, así que sería
nás correcto denominarlas condiciones de Euler—D'Alembert—
'auchy—Riemann.

No!ai ^ f * ^ •

t ^ s tsss ñ a t í a
/'(,)= = *_,*!_£!! .Su av dv
dx dx ax d y - 9 y 'yy = Yy+iTx.

do las nbe q u e p a r a la "diferendabilídad


pardale - * ™ * ' ^ eXBtón * sean las derivadas
, 7 «*' Sy ' ax'Tyen u n e n t 0 ™ d e l P«nto considerado. Por tanto, para
n
que la funcon / = u + iv sea diferenciable en el minto , /
que las derivadas parciales ^ f y) * ^

3. Definamos los operadores diferenciales ~ v JL


dz y dz
21 def 1 (df l(du dv i(dv du
dz 2 { dx
+

dy 2\dx+d¡¡ 2 \dx (7)


dy
?l<Ml(d¿ df i f du dv i ídv du
-d* /Vcx y j
2\ax+tddj¡ l K d x + - (8)

vJ^SST^S^SS^ — * Riemann se
Sf
(9)
Si u y . son -diferenciales en el punto <*„. Vo), entonces
/ s - .

A f(z0, Az)
dz ** + + 0{\Az\). (10)
•n i»
T7T 'P
.•í¡m
• , J

$
s i/vl
!'. íf

(M-m* •. '•y*- i -

Definición 2. Una función w = f(z) se denomina analítica en un punto


z € C si es analítica en un entorno de este punto.

Definición 3. Una función w = f(z) se denomina analítica en una curva


7 C C si es analítica en una región que contiene dicha curva.

Definición 4, Una función w ~ f(z) se denomina analítica en un conjunto


abierto E C C si es analítica en todo punto z € E.

Definición 5. Una función w — f(z) se denomina analítica en un conjunto


arbitrario M C C si es analítica en cierto conjunto abierto E D M.

En particular, una función w ~ f(z) se denomina analítica


en una región cerrada G si es analítica en cierta región D =>) G.
Señalemos que el concepto de función analítica se puede
extender también a regiones de C; para ello hay que definir el
concepto de función analítica en el punto del infinito.

Definición 6. Una función / definida en el plano complejo ampliado C se


denomina analítica en el infinito si la función <p: z f (1 ¡z) es analítica
en el punto z = 0.
I•Mfeii^ffi
í'ltfl j ¿fórSfe
IH'1 ;
'i liliii Un:; : i $ rk-, $ l ü • & i • - ^ -

Enumeremos algunas propiedades de las funciones analí-

1) La suma, la diferencia, el producto y el cociente (si el


denominador es diferente de cero) de dos funciones analíticas
son funciones analíticas. Por consiguiente, el conjunto { / }
de funciones analíticas en una región G forma un anillo.
Denotémoslo mediante el símbolo A(G).
2) La composición f o g de dos funciones analíticas es una
función analítica.
Las propiedades 1) y 2) se deducen a partir de los teoremas
is funciones diferenciables analizados en el p. 4.1.
Como ejemplo de una función analítica en toda región
C puede servir un polinomio arbitrario Pn{z) = a§zn +
_ 1 + . . . + a -\Z + La función racional
n

_ _ ap*" + a>\zn 1 + • • • + an-\z + an


Qm(z) ~ b0Zm + hz™-1 + ... + bm^z + bm
nalítica en toda región G que no contenga los ceros del
)minador.
3) Si f e A{G) y Vz G G \f'(z)\ ¿ 0, entonces en el
H
into Ef — f(G) está definida la función inversa f , la cual
2
ñétt es analítica. Si WQ — f{z0), entonces ( f - 1 ) {w0) = —-—-.
f(zo)
lostración. Como la aplicación w = u + iv es invertible, las
ciones u — u(x, y) y v = v(x, y) pueden resolverse respecto a
y en la región G. Dado que la función / es analítica
entonces V z0 = (XQ, yo) G G se verifican las condiciones de
:hy—Riemarin (1) del p. 4.3, debido a las cuales el jacobiano
I du{x0,y0) du(x0,yQ) I
D{u, v) dx dy
(«0/ Vo)
D(x, y) dvjxo, yo) dvjxo, yo)
dx dy
'du{x0,yQ) 2 / dv{x0, yo)
dx \ dx
du(x0,y0) .dv(xo,yo)
— = ¡/ (zQ)¡
+ 1
dx dx
es distinto de cero en el punto z0/ ya que V z G G \f'{z)\ ¿ 0.
Por tanto, conforme al teorema de la función implícita, en un
entorno del punto ^ = («o, *„)• existe z = / " > ) • La existencia
y la continuidad de la derivada (Z" 1 )' se demuestran siguiendo
el mismos pasos del teorema 7, p.4.1. •

4) Dada la parte real u de una función f € A{G), su parte


imaginaria v se puede determinar a excepción de una constante
aditiva.

M Demostración. Efectivamente, utilizando las condiciones de


Cauchy—Riemann vemos que la diferencial total de la fun-
ción incógnita v se determina unívocamente a partir de la fun-
ción u:
dv dv 0u , du

lo que permite reconstruir la función v mediante la fórmula


conocida
(x lA

<»«>= / >
(xo/2/o)

5) Sea / G A{G), } = u + iv. Consideremos las lí-


neas de nivel «(*,») - C y v(x,y) = C de las funciones
u y v. Suponiendo que el espacio M es euclídeo, cakulemos

(gradu, gradv) Vz = (x,y) € G, donde gradu = \Ji'~dy)

v arad « = ( — Teniendo en cuenta las condiciones de


y & \dx dy)
Cauchy—Riemann, obtenemos
3u dv du dv_ __ du du du du _ Q
(grad u, grad v) = — ^ + ^ - dx dy dy dx

Dado que para toda función el vector gradiente siempre es


ortogonal a las líneas de nivel, las familias de curvas u{x, y) = C
y v(x, y) = C son ortogonales entre sí.
4.5. Sentido geométrico de la derivada
de una función de variable compleja.
Concepto de transformación conforme

ffreíií n r * ™ ^ ^ f U ™ COT ^Pondencia entre


la región G del plano comple o z y una región D del plano
complejo Sean z0 € G un punto arbitrario y 7 C G una

Z V - l f z l que Pasa dich0 P^to Denotemos


. y 7 l a s l m a S e n e s correspondientes de z0 y 7
mediante la aplicación /. Nótese que €7*.

O'
Fig. 28

la c u ™ " ? * 0 6 1 P U n t ° ^ 28) Üende a ^ a lo de


de £ c u r v l 7' J U Su
¿ ™on& amos
e n W ^ ^ W0 = * 10
?,V, T ' P S <lue f'(*0) * 0. Entonces f(z0) =
I/ {zo)\e , A = arg /'(ZQ). Haciendo Az •= z - z0 = Are*>
Aw = Ape , obtenemos

|/'(z0)| = lim arg


Ar f'(z0) = lim (9 - <p). (1)
Si f es una parametrización de la curva suave 7 la
composición f o f e s una parametrización de la curva suave 7*
Aplicando el teorema de la derivada de la composición de
funciones diferenciabas, obtenemos
(/ o $)> (to) = f'izoyp'fo) ¿ o = ZQy (2)

Por consiguiente, <p%) ± 0. Denotemos mediante cp0 Y 9n los


ángulos comprendidos entre los ejes O * y O'u y las tangentes a
:•
' ú •—3MñéÉm¡MM

las curvas 7 y 7* en los puntos zq y w0 = /(zo)/ respectivamente.


Entonces <po = lim <p, 0Q — lim 6 y la segunda expresión de (1)
toma la forma
arg f'(zo) = 80- <PQ- (3)
De este modo, el ángulo de giro de la curva 7 en el punto
zq € G mediante la aplicación / no depende de la forma ni de
la dirección de la curva 7. (Se considera que las direcciones de
los ejes Ox y O'u, así como Oy y O'v, coinciden; por ángulo
de giro se entiende la diferencia entre el ángulo final e inicial.)
A partir de la igualdad (3) se deduce que a = arg f'(z0) es igual
al ángulo de giro en el punto zo mediante la aplicación f(z). Así
pues, la aplicación / tiene la propiedad de conservar los ángulos:
el ángulo entre dos curvas suaves arbitrarias en el punto ZQ es
igual al ángulo entre sus imágenes en el punto VJQ = /(zo).
Sea z = ip(t) € 7. Como las curvas 7 y 7* son suaves, los
valores de j Az| y | Aty| cuando t t0 son infinitésimos e iguales a
las longitudes respectivas As y As* de los arcos 7 y 7* definidos
por el segmento [t, ¿0]. Por tanto, podemos escribir la expresión

lim — r = / (zo)l
Az-K) |Az|
como sigue:
As* ds*
" <*>' = Ü 3 a 7 = I T ' (4)

Así, desde el punto de vista geométrico, |/'(zq)| e s e l factor de


dilatación de 7 en el punto ZQ mediante la aplicación f . En virtud
de que 7 es una curva suave arbitraria llegamos a la conclusión
de que todos los arcos se dilatan en el punto ZQ de la misma
manera. Por eso se dice que la aplicación / en el punto ZQ posee
la denominada propiedad circular: las circunferencias pequeñas
con centros en el punto ZQ se transforman mediante dicha apli-
cación en curvas cerradas que se diferencian de circunferencias
con centros en el punto WQ = f(z0) en infinitésimos de orden
superior. Señalemos que la propiedad circular sigue siendo válida
para f { z 0 ) = 0, pero en este caso toma una forma degenerada
porque el factor de dilatación se anula.

Definición 1. Una aplicación o transformación / se denomina conforme


en un punto z0 € G si es localmente homeomorfa en ese punto y tiene la
propiedad de conservar los ángulos.
De la interpretación geométrica del argumento de la de-
rivada /' se deduce que toda función analítica es conforme en
cada punto z 6 G donde f'(z) ^ 0.
: «. j w <»*..* J .. ^' ^ .j^^l^Má^W ^

Definición 3. Una función / transforma conformemente un entorno Oz„


del punto z0 en un entorno del punto w = oo si la función • =
transforma conformemente Oz„ en un entorno del punto w = 0 •

"definición 4. Una función / transforn^onformemente


del punto , = oo en un entorno O„0 del punto w0 si la funoon «, - / ( l / O
tranforma conformemente un entorno del punto < = O en U m . j

Definición 5. Una función / transforma conformemente un entomo O


del punto , = oo en un entorno Oí. del punto « - oo * la función
... _ transforma conformemente un entorno del punto < = O en
/ (1/0
un entorno del punto w = 0- __

4.6. Campos físicos planos y su relación


con las funciones analíticas
Sea F = {FX,FV) un campo vectorial ^-paralele, definido en
una reeión Ge C. Consideremos que las funciones Fx - tx\xt V)
T V ; ^ son diferenciabas en G. Supongamos que el
campo F es potencial, es decir,
8Fy dFx
rot F = - = (1)
dx dy
y solenoidal, esto es,
dFx dFt (2)
div F = — + =
dx dy
De (1) se deduce que la forma diferencial
Fxdx + Fydy = u (3)
es la diferencial total de una función « = »(*, y) que se denomina
potencial del campo F:
F = Vu = grad u. (4)
A partir de (2) se obtiene
-Fy dx + Fxdy = dv. (5,
: v -..'a • * . . » v

función v — v(x, y) recibe el nombre de función de corriente.


Consideremos la función
f(z) - u{x, y) + iv{x, y). (6)
»e (3) y (5) obtenemos
du dv du dv
Fx~
(7)
dx ~ dy' dy" dx'
dx
5or consiguiente, / 6 A{G).

Resumiendo, a todo campo vectorial plano-paralelo po-


encial y solenoidal F le corresponde una función analítica que
o define por completo. Dicha función se denomina potencial
zomplejo del campo vectorial F .
Recíprocamente, a toda función / analítica en una región G
c corresponde un campo vectorial plano-paralelo F, del cual / es
bu potencial complejo. Tenemos la igualdad evidente
F - f'(z). (8)
Consideremos algunos campos vectoriales F concretos de
naturaleza distinta.
1. Ejemplo de hidrodinámica. Sea F el campo de velo-
cidades de un flujo plano-paralelo estacionario de un líquido
incompresible cuya densidad es p. = const. Este campo es poten-
cial y solenoidal. Su carácter solenoidal significa que en la región
dada G no hay fuentes del líquido, en otras palabras, el flujo del
líquido a través de un contorno cerrado arbitrario r c G e s igual
a cero:
y Fnd$ = <j> -Fy dx + Fj.dy = 0. (9)

El carácter potencial del campo de velocidades del líquido


significa que la circulación del líquido a lo largo de un contomo
cerrado arbitrario r c G e s igual a cero:

<j) FT ds = j> F(10)


x dx + Fy dy = 0.

2. Ejemplo de electrostática. Consideremos un campo elec-


trostático definido por un vector intensidad E. Se sabe que este
campo es potencial, es decir,
E = -V<p, (11)
donde <p es el potencial del campo electrostático. Para una curva
arbitraria suave cerrada o suave a trozos P C G tenemos

j> ETds = 0, (12)


r
pues esta integral es igual al trabajo realizado para desplazar una
carga unitaria a lo largo del contorno P.
Según el teorema de Gauss, la integral

j En ds (13)
r
es igual a la suma algebraica (multiplicada por 27r) de las
cargas contenidas en la región limitada por el contorno P. Por
consiguiente, el campo E es solenoidal en una región que no
contiene cargas.
Como vemos, al estudiar los campos electrostáticos plano-
paralelos en regiones sin cargas, es cómodo hacer uso de las
herramientas de las funciones analíticas.

4,7. Desigualdad de Lagrange


Consideremos un punto material que se encuentra en movimiento
rectilíneo. Si sus posiciones inicial y final coinciden o las direccio-
nes del movimiento en los instantes inicial y final son opuestas,
entonces tiene que haber un instante en el que la velocidad del
punto se anula, es decir, el punto tiene que detenerse. En matemá-
ticas, estos fenómenos físicos sencillos se describen mediante los
teoremas clásicos de Rolle y Darboux. ¿Son válidos los teoremas
de Rolle, Lagrange y Darboux para las funciones de la forma
/: E —» C? La interpretación física de la derivada como la veloci-
dad del movimiento de un punto en el plano C permite contestar
a la pregunta planteada. Moviéndose por un plano, el punto pue-
de volver a la posición inicial sin detenerse en ningún instante,
lo cual constituye una de las diferencias principales entre los
movimientos por un plano y por una recta. A modo de ejemplo,
consideremos la rotación de un punto material alrededor de un
centro fijo; este problema se describe matemáticamente mediante
la función /: R —• C, donde f(x) ~ eix, Df = [0, 2tt]. En efecto,
/(O) = /(2ir) A f'(x) = ieix ¿ 0 Vz 6 [0,2*]. Vemos pues, que
existen funciones /: E —> C para las cuales los teoremas de Rolle
y de Lagrange no son válidos.
Como hemos señalado anteriormente, el teorema de Dar-
boux se basa en el hecho de que para cambiar el sentido del mo-
vimiento de un punto que se mueve por una recta, su velocidad
tiene que anularse en algún instante. Por otra parte, al moverse
por un plano, el punto material puede cambiar el sentido de su
movimiento sin que se anule su velocidad. Como ejemplo puede
servir el movimiento de un punto por una semicircunferencia; la
posición del punto se describe mediante la función /: E €,
donde f{x) = ielx, Df = [0,7r]. Vemos que los vectores de ve-
locidad /'(O) y /'(7r) tienen sentidos opuestos; sin embargo, el
vector f'{x) es distinto de cero Va; (E [0,7r]. Por consiguiente, el
teorema de Darboux no es aplicable a las funciones de R en C.
La interpretación física de la derivada sugiere la siguien-
te modificación del teorema de Lagrange para las funciones
/: R —> C. Si un punto inicia su movimiento de la posi-
ción f(a) y el valor absoluto de su velocidad no supera el
número v = ||/'|| = sup \f'(x)\, entonces en el intervalo de tiem-
x£Df
po t — b — a dicho punto no puede salir fuera de los límites de
la circunferencia 7 = {w 6 C: \w — /(a)| = v(b — a ) } .

Teorema (de Lagrange). Sea [a, 6] C una función continua en [a, 6]


y diferenciable en todo punto del intervalo (a, b). En este caso se verifica la
desigualdad
\m - m\ < ii/'II (b - ai (i)
donde ||/'|| = sup |/'(»)|.
x£(a,b)

La ecuación (1) se denomina desigualdad de Lagrange.

Demostración. Sea (p £ Arg (/(&) - /(a)). Entonces

Im - M\ = e~i(0(f(b) - f{a)) = (e-*/) (b) - (e'^f) (a). (2)


t

Hagamos e~tlpf{x) = u(x) + iv(x) Va; E [a,b]. Tenemos:


|/(6) - /(a)] = (tt(b) + iv(b)) - (u(a) + iv(a)) =
— u(b) — u(a) + ¿(u(6) — v(a)).
&sMí¡tíBK
FI extremo izquierdo de esta cadena de igualdades sugiere quesu

ttázzxx&r. s t
£ € (a, b) tal que
| / w _ /(«)! = U\i) <» - . ) « \rm> - «> < 11/ 11(» - «>• *

S I Problemas resueltos,

zx t¿ z2. Demostremos
Solución. Sea k l < 1, 1^1 < } Y
que w{zi) í v>{zi)t es decir, \w(zi) - w(z2)| > 0. En efecto,
\w{zx)-w(z2)\ = \z¡ + 2zl-2z2'z1\ : - Z \ \ZI \ Z2\ L \ > 2

|Z! - 221 (2 - M - W ) > •

w{z)
no existe.
y r

Solución. Es suficiente demostrar que lim —


Sea z ^ x + iy. Tenemos:
si z^O,
w{z)
si 2 = 0 .
o,
w{z) __ — 1 Si
Sea y = x - 0, entonces z - 0 y l i m - 7 " - J ® 4x4 2'

z = * 0, entonces lim ^ = 0. Por consiguiente, lim — no

e x ¡ s te y la »

m0í
Solución. Las funciones u = x3 - 3 xy2 y v = 3 x2y -y3 - 1 son
diferenciables y cumplen las condiciones de Cauchy-Riemann:
du dv du dv
= 3* 2 - 3y 2 , = 3* 2 - 3 y\ = -6xy, = 6xy,
dx dy dy dx
dw du . dv

Solución. Dado que Aw = A u + i Av, Az = Ax + i A y,


Aw / Au2 -i- Av2
entonces — - )J ^ ^ condiciones deI

Aw
ejercicio, existe Jim — , y este límite no depende de
cómo Az tiende a cero. Eligiendo Az = Ax, obtenemos
Aw du dv
lim . Si Az = ¿Ay, entonces
Az—>0 Az dx dx
Aw du dv
lim —— . Por consiguiente,
áz->o Az dy dy

du\2 dv du dv
dx) dx dy dy (1)

De la diferenciabilidad de las funciones u, v en el punto z = (x, y)


se deduce que sus incrementos en dicho punto tienen la forma


' \! •••••• V ' ii vVJfe '¿I

Au-du+o(\/Ax2 +Ay2) =

Att2+At>2
Ax 2 +Ay 2

du dv du dv
AX2 + Ay
dx dx dy dy
Ax2+A y2
dudu dvdv\

AícHAi/2 Ax2+Ay2
Teniendo en cuenta la igualdad (1), obtenemos
Au2 + Av2 du dvy
Ax2 + A y2 dx Tx) +

í du du dv dv
Ax A y
dx dy dx dy
+ o{ 1).
Ax2 + A y2

Aw du dv
, entonces
Dado que lim — dx !)x
n Az-*0 Az
du du dv _ Q

dx dy dx dy
Esta última igualdad es posible sólo en los dos casos siguientes:

du ^ J - l . En este caso es diferenciable la


=
dx dy' dy dx
función /, pues satisface las condiciones de Cauchy -
Riemann.
d u ^ _ d v du = ^ü_ E n e s t e c a s o es la función / k
dx dy' dy dx
que satisface las condiciones de C a u c h y - R i e m a n n .
De este modo, una de las funciones / o / es diferenciable
en el punto z. •

ij rj
Solución. Diferenciemos la identidad u + uv -f v — a respecto a
x y respecto a y. Obtenemos
du dv
(2u + v)— + (u + 2v)— = 0,
dx dx
du dv (1)
(2u + v)—- -f (tt + 2v)— = 0.
dy dy
Supongamos que existe un punto z0 £ D donde f'{z0) -fi 0.
Entonces el sistema de ecuaciones (1) respecto a las incógnitas
2u + v y u + 2v tiene Vz S 0Zq una única solución trivial, es
decir, u = v = 0, lo que contradice las condiciones del problema.
Por tanto, V z 6 D f (z) = 0, es decir, f(z) = const en D. •

Solución. Si |/(2)| = 0 para todo z E G, entonces f(z) = 0


en todo punto del dominio G, es decir, f(z) — const. Sean
|/(2)| = C V z 6 G , C ¿ Oy f(z) - u{x, y)+iv(x, y) V (x, y) € G.
En este caso, en la región G se verifica la identidad
u2{x, y) + v2(x, y) = C 2 ,
la cual, en virtud de que f(z) — u(x, y) ~ iv(x, y), se puede
escribir como el producto f(z)f(z) = Cz Vz € G. De la última
gualdad se deduce que f{z) ^ 0 para todo z £ G, debido
C2
í lo cual la función f(z) = — e s analítica en la región G.

^as condiciones de Cauchy—Riemann para las funciones / y /


••¡.j^íKfáí;

conducen a las igualdades


du du dv dv
dx dy dx dy
en todo punto del dominio G. Por consiguiente, las funciones u
y v son constantes en la región G, lo que significa que / también
es constante en (?. •

M Solución. Si / es diferenciable en el punto z 0 , entonces


lim = f'(z0), donde /'(¿o) es el único valor lí-

£üte de dkho cociente cuando Az - 0. Supongamos ahora


^ e / no es diferenciable en el punto z 0 . Dado que en este punto
son diferenciable las funciones u y v, entonces
A/(2o, Az) _ Au{xp, y0) -I- i A^foo, yo) _
Az Az
du(x0/ yp) ^
Az dx dy J
f dvjxp, yo)A A x + Ay + o(\Az\)) =
r Az \V S® dx dy /
1 A ,
— {AAx + B Ay) + —
Az v
d°náe du(x
dv(x 0,yQ)
0,yo) D^du(xo,yo) .dvjxojo)
u u n w . ^ v

dw(zo,2/o)
dv{x0/yo)
dx
Az + Az
Como
C Ax
omo A x == — - — yy A , = después de una serie

de transformaciones sencillas obtenemos;


Af(z0,Az)_ B Aj^gtM). (1)
4
Az
1 AM
f
Az Az
AT '
Az
donde Ai y son ciertos números complejos. Como — — 1,
Az
Az _2¿
entonces — = e ip E Arg Az. Escribamos la expresión (1)
en la forma
A/(z0, Az) o( |Az|)
Ax = B\e~i2<p (2)
Az Az
o(|Az|)
Teniendo en cuenta que ^lim^—^— =0, para todo p (0^ ip
fijo, obtenemos
A/(z 0 ,Az)
lim Ai 1*11,
A.Z-+0 Az

o sea, todos los límites parciales del cociente ^ z ) perte-


necen a la circunferencia 7 = {z E O ¡z - Ai| = |Bjj}. •

Solución. Utilizando la regla de diferenciación de funciones


compuestas, tenemos
du du dx du dy du du
^ C 0 s ( p + ^ s e n ( p /

dr dx dr dy dr
du du dx du dy du du
— — — —
— r sen tp + — r eos Y<p,
d<p dx d<p dy d<p dx dy
du du
Resolviendo este sistema respecto a — y — , hallamos
dx dy
du du du sen (p
—- eos (p -
dx dr d<p r
du du du eos <p
— sen (p +
dy dr d<p r

• B B M ir
: : : : v J - i1-. j-^: íj^-H^
e ;! • i ' * < y i .
i; ; / .

0. Por definición
f{z) (x2 + ixy)(x ~ iy) x2 + ixy
(0) = lim = lim ~ ¿r = lim ——
2^0 z x-^o x +y
2 «-»o x + iy
jf—»0 y—»0
x 3 - ix2y + ix2y + xy2
= hm = lim x = 0. •
x-K) X +V
¿ ®-»0
y-o *

ución. Escribamos la función /: C C en la forma f (z) =


y) -f iv(x, y). Entonces, en el caso dado u = y/\xy\, v = 0.
;ún la definición de derivada parcial de una función de dos
-iables independientes, tenemos
0ti(O,O) v u(x, 0) - u(0,0)
— = hm o,
ox ®-»o X
du{0,0) n(0, y) - tt(0,0)
— = lim = 0.
dy y->0 y
dv dv
Dado que v = 0, entonces — = — = 0 . Por con-
^ dx dy
miente, en el punto z = 0 se cumplen las condicio-
A/(0, A z) ,
s de Cauchy—Riemann. Calculando — obtenemos

^ = ya que A/(0, Az) = )(z) - /(0) = VÑ,


A
Ázz x + iy
z = z - 0 = x -I- iy. Si z = (x, 0), x 0, entonces Az 0
]} m A f (0, Az): — o. Sea x 0, x > 0 e y ~ x. Entonces
Az—»0 Az
A/(0,Az) x _ t

k - 0 * * - 0 y — = íoT^) — D e este

iodo, lim ' ^ ^ no existe y la función ^ no tiene derivada


Az^O Az
n el punto z = 0. Señalemos que este hecho no contradice el
íorema de diferenciabilidad de una función /: C C en un
i'.. :: <'• • <J í)t?.jfc HíítH^^mÍ

puntó determinado. Como la función u{x,y) = \/\xy\ no es


diferenciable en el punto (0,0), no cumple una de las condiciones
del teorema mencionado. •

< Solución. 1) Sea f(z) = u(x, y) 4 iv(x, y), z = x + iy. Entonces


A/(z) __ Aw __ Au 4 i Av _ (Au + i Av) (Ax - i A y)
Az ~~ Az ~ Ax 4- i A y ~ Ax2 4 A y2 ~
Au Ax 4- Av A y .AvAx-AuAy
Ax2 4 A y2 +1 Ax2 4- A y2
Aw Au Ax 4 Av A y Aw Av Ax — Au A y
Re Im
~Az Ax2 -f A y2 Az Ax2 + A y2
Aw
Dado que ^ ^ Re — existe, entonces este límite no depende
de cómo Az tiende a cero. Tomando Az = Ax y Az = i Ay,
obtenemos
Aw Au du , Av dv
lim Re — = lim — = ~~ = lim — = — ,
Aí-o Az Ai^o A x dx Ay-+o Ay dy
es decir,
du dv
dx dy
2) Razonando de forma análoga, tenemos
Aw Av dv -A u du
lim Im —— = lim - — = — = lim —-— = ,
Az->0 Az Aa¡~»o Ax dx Ap->o A y dy
es decir,
du dv
dy dx
3) Sean u y v funciones diferenciables y supongamos que
¿ Aw du dv
existe lim Re ——. En este caso, según lo demostrado, — = — .
Az—»o Az >b dx dy
Los incrementos Au y Av de las funciones diferenciables u y v
tienen la forma
du du , dv dv
Au=—Ax + — Ay+o(|Az|), Av = ~Ax + — Ay+ o(\Az\).
dx dy dx dy
Entonces
A w Au Ax + Av Ay du
Re Ax +
a7 Ax2 + A y2 Ax 2 + Ay2\dx
dv A 2 (du
du dv \ \
— Ay + ( — H+ — j Ax Ay + (Ax + Ay) o(|Az|) 1,
dy \dy
du dv
y como —— — ~ , resulta
3 dx dy
Aw _ du /du dv \ Ax Ay (Ax + Ay) o(|Az|)
Ay) ¿>(]Az|)
6 Az ~ dx \dy dx)Ax2 + A y2 Ax22 + Ay2
Aw
La existencia del límite de Re (cuando) Az —» 0) igual a
du i / du dv\ , du dv
implica que + - j = 0, es decir, - = - - =
Aw
lim Im ——. Por cuanto f cumple las condiciones de Cauchy—
Az—>0 Az r J
Riemann en el punto z, la función / es diferenciable en dicho
punto. •
^ : ;
i < i ^ j; ^ ^ ^ j! ^
: 5 : N
A •• * '.«"«y V '-" V í V ! ¿ V ;'> • v - - • • •

M Solución, 1) Tenemos:
ad - 6c
w\z) i = = 1,
(cz + d)2
de donde
|ad - 6c|
|ad — 6c| = |cz + , o bien z+ -
c

De este modo, el conjunto Z = < z € €: z +

es la circunferencia de radio — y centro en el pun


|c|
- - -

c'
2) Según las condiciones del problema, arg w'(z) — 0,
decir, arg (ad - be) - arg (cz + d) = 0, de donde
A

(cz + df = (ad - 6c)r, r > 0.


Así,
Vad — bc d
z = 1 1, -00 < t < +00.
c c
El conjunto Z es la recta definida mediante la ecuación (1).

y < <• a
> > x <.••<>< >
v*:« ,v . i ,
f>

O• • V

• * / Y, , , •
<« <vavA •/
4.» »

^ v . ^ / ' . .S
• / » ,
»X ¿YS, « Á
X$X» // . .
• . < V. , . .

X < <KX . ,
»X íso^yl . .

Solución. De las condiciones del problema se deduce que


imagen de la curva 71 mediante la aplicación / es el arco
circunferencia V = {w € <C: \w\ = \W(ZQ)\}, y la imagen de
curva 72 es un segmento de la semirrecta de pendiente arg tin-
que sale del origen de coordenadas. Por consiguiente, las imáger
de 71 y 72 forman al cortarse en w(z$) un ángulo recto, lo cj
implica que las curvas 71 y 72 también se cortan en el punto
formando un ángulo recto. •

^mmm
ÍJju V; í.l
1 i'" l; M . iT: * W!:- I vW<ra
V.

Ví.|! > t-

•: • j

V
i.

: 1
/ / . " y . c ? . I . ' V . K . , . " ^ ^ . J / . / Í S - ' ^ U ' ' ¡V.rsLi^-. ^ . . . v . ' ^ l . / n . t ^ V ' . - ' . . ; vi- r .

Solución. Tenemos:
ln \z - a\ = ln 6 = const,
o bien Re ln (z - a) = const. Consecuentemente,

f(z) = ln (z- a), v = f'(z) ; v{2a) = -


z - a

Solución. Sean z = x + iy, w ~ f(z) = u + ¿v, 2 £ X), íü £ C?.


Entonces las funciones
Re / ~ w = u(x, y), Im / = v = v{x, y) (1)
transforman de modo biyectivo la región D sobre G (v. p. 4.4).
Del curso de análisis matemático se sabe que la medida (el área)
de un conjunto de Jordán G se calcula mediante la fórmula
D{u, v)
¡i{G) dx dy, (2)
D{x, y)

, D(u, v)
donde — es el jacobiano de la aplicación (1). En el p.4.4
Vyx, y)
, , D(u, v) . ,
se demostro que — -(x, y) = \f(z)\¿. Por consiguiente,

u
U\X, y)
l*(G) = dx dy.
» » • » » . * « II ^1
. .. ñ.

Solución. Aplicando la fórmula demostrada en el ejemplo ante-


rior, obtenemos
p{G) = J j |3z2|2 dxdy^ 9 J J (x2 + y2f.
D D
7T 7T
Tomando x = pcosy, y = sen 9?, tenemos < <p <
1 < p < 2,
j/) =

*f } tt 1 '=2 189?r
p(G) = 18 J d<p j p5 dp = 18 • - • -p6 =

1. Simplificar las expresiones

(x € R);
2C — l
z2 -iz~ 1 . w
b) si z = e\
' 2iz
2. Demostrar que para todo número complejo 0 existe un único número w tal que
H = k\z\ (k > 0) y arg w = - arg z. Hallar ese número.
3. Demostrar que, para todo m € M, el número complejo
log 2{m ~ 1 3 m + 44) - 2 + «Vlog 2 m - 3
no puede ser imaginario puro.
4. Demostrar las identidades siguientes:
a) |*i + z2|2 + l*i ~ ¿i? = 2(i*i|2 + \z2\2);
b) |1 - 21Z2I2 - \zi - zz\2 = (1 + \z1z2\f - ( M + tal)2;

c) 2 + l + j z + | - ( 1 + ¿)I*I 2 ~^(1 + 0 = »;
Z\ + z2 Z\ H~
d) _ +z3 + — 23 = kll + N si ZjZ2 zT3'1'

^ , fc * k 2n
2n ++ í9n + 1
e> E ! + - + E = §
2 2
1
si z¿ — n, n G N;
fc=i * k=1 * J

f) + + — r/ SI
. . ¡2i|
. —i \z
,
2\¿3 = r;
Z\+Z2 + Z 3

g) n f ve ' — - 1 ) 7 = ( - i r 1 • n (n € N).
k=1
5. Demostrar la igualdad

- E1*° - ^-i =
1
- +-E 1
n 71
2
« ¿••• i» fc 1*

1 n
donde z^ (A: = 1, n) y z0 son números complejos arbitrarios y 2

6. Definamos w(z) ~ z2 + 2z + 5 para todo \z\ < 1. Demostrar que


w(z\) = w(z2) Z\ =
7. Sean z l7 z2/ ¿3 y 24 cuatro números tales que z4 no coincide con ninguno de los
Z\ — #2 — ZJ — Z\
tres restantes. Demostrar que si dos de los tres números , ,
Z 3 — Z4 Z\ — Z4 z2 — z4
son imaginarios puros, el tercero también lo es.
Indicación, Utilizar la relación
.2 ~ .
|z 3 -z 4 | Re + |zx - z4|2 Re - — - + |z2 - z4|2 Re — — = 0.
z3 — z4 Z\ Z\ Zl — Z4
8. Demostrar que
1 + it
a) si z ^ - 1 y |z[ — 1, entonces z — —, donde t es un número real;
1+z
b) todo número real a puede representarse en la forma a = , donde z es un
número complejo tal que |z[ = 1 y z / 1.
9. Representar en forma trigonométrica el número z = (1 - eos a+ i sen a)n, donde n
es un número entero distinto de cero.
10. Hallar las sumas
sen x sen 2x — nx
. + sen
Sn = l + + —— + ..
sen x
sen x ¿ senn x
eos x
eos 2x eos nx
*n = 1+ + —5— + •.
sen x sen2 x sen71 x
Indicación. Calcular <rn + i(Sn — 1).
< " -Oí/- .^ s ¿ W j V a?>

mwm

ti. Sean 6 € R, a € C y a ^ 0. Demostrar que


, 2\b\
ai) la distancia del origen de coordenadas a la recta az -f az = 26 es igual a

[ReaJo - b\
b) la distancia de un punto z0 € C a la recta az + az = b es igual a —

12, I Amostrar que tres puntos z-¡, z2 y z3 se encuentran en una recta si, y sólo si,
Zl 5 1
Z2 z 2 1 — 0,
Z3 Z3 1

i:\. Sean zu z2 y z3 los vértices respectivos de un triángulo ABC inscrito en una


circunferencia unidad. Demostrar que AC = AB (es decir, el triángulo es isósceles)
A

si, y sólo si, Z\ = Z2Z3.


14. Demostrar que V ( n € N, zk: \zk\ < 1) se verifica la desigualdad

na-**)1
Ifc=l
15, Demostrar que
a) |1 + z21 > 2(Rez) 2 Vz: - l < R e z < l ;
Zi Re Zi -\zA „
b) Re — J — ^ 1 ' .,ssi zz € C, Re z2 > 0.
i Zl € C, Zi
zz + tt 2 Re z2
16. Resolver el sistema de ecuaciones
z3+w5 = 0
2 —4
z • ty

Demostrar que las raíces de la ecuación de segundo grado az -f bz + c = 0, con


a, b, c reales y discriminante negativo, son complejas conjugadas.
Demostrar que las raíces z^ y z2 de la ecuación z2 + 2pz + q = 0 {p € C, € C,
^ zfz p2) se encuentran en una recta que pasa por el origen de coordenadas si, y sólo
si, p = 0, o bien p / 0 y ~ € R y - 7 < 1.

Hallar el conjunto de puntos z del plano complejo C que satisfacen las condiciones
siguientes:
a) \z — a\ = R;
b) Rez +1mz = 1;
c) argz — a , a € ( — » ] ;
z~i
: =1;
z +t
mmmmmm^

m^mimmmm
e) Re(<e z -f) = 0;
0 — ¿| + + ¿| = 4;
g) Re (1 -f- z) — |z| = 0.

20. Escribir en forma compleja las ecuaciones de las líneas siguientes:


a) xy = 1;
b) * 2 + (y + l) 2 1;
c) x2 ~ y2 —

d) y2 = 2ar + l;
e) p =
1 + eos ^

21. Hallar el conjunto de puntos * del plano c definidos mediante las condiciones-
a) r < \z - z01 < R;
,. \z — 1
b )7+i
c) a < Re 2 < 6;
1 ^o 1
T 1 1
d) - < Re - + ím - < - ;
4 z z 2
e) 0 < arg — — < -
•+ z 2
22. Entre los números complejos z que satisfacen la condición \z~25i\ < 15 hallar
aquel cuyo valor principal del argumento es mínimo.

23. Demostrar que dos puntos A{zx) y A(z2) de la esfera de Riemann distintos de
Je S T d i a n ! e t r a l m e n t e opuestos si, y sólo si, los puntos ^ y z del plano €
2
satisfacen la condición z^z2 ~ ~ 1.

24. ¿Para que^ valores del parámetro a las siguientes circunferencias en el plano
complejo C corresponden a círculos máximos de la esfera de Riemann:
a) ¡z - a\ = a (a > 0);
b) z - j =a(a>0);
c) |z - i\ = a (a > 0);
d) \z — 2ai\ = a (a > 0).
25. Hallar:

a) l1 " C0S ñ) + « ' ( v ^ + T - V n ) sen ¿ ) ;


b) lim(1-f 2z + 3z2 + ... 4- nzn~x) si \z\ < 1.

SI!
lilis®
26. Demostrar que los puntos límites de la sucesión (cn), donde cn - ü y + k )' S°

eT - e~w
encuentran en la circunferencia 7 = G C: \z\ - y ^ j•

Sean a y /3 (a ¿ (3, < 1, |/3| < 1) dos números complejos dados. Definamos la
27.
sucesión (*„) de modo recurrente:
zn = (a + /3)z„-i - ot{3zn~2 V n > 2 .
Demostrar que lim z„ — 0.
w-»oo
1 1
1
. Demostrar que
r .

28. Sean zx = a, z2 = b (a ¿ 0, b ¿ 0, a ¿ b) y Zn-1 Zn.4.1


lim zn = 0.
n—>oo
29. Demostrar que si dos regiones D, y D2 del plano C tienen un punto común
entonces Di U D2 también es una región.
- iz — 1 2 — eiip y <p es un númer
/
30. Dada una función /: C —> C donde f(z) = — 2iz
real arbitrario,
a) demostrar que / es una función real de f ,
U ^ V t U i l . L V ^ t A V « x j w

b) hallar la imagen del segmento y - jy? G R 0 ^ ^ ^ ^ j mediante l

aplicación /.
1
31. Para la aplicación w = - (w = u + iv, z — x + iy) hallar:
z
a) las imágenes de las líneas siguientes:
1) x = C; 2) y = C; 3) ® + y =
4) arg z = a; 5) \z +1| = 1; 6) y = (x|;
b) las imágenes de los conjuntos siguientes:
7) la franja comprendida entre las rectas at = 0 y x — 1;
8) la franja comprendida entre las rectas y = 0 e y = l;
c) las preimágenes de las líneas siguientes:
9) u = C; 10) v - C .
2-4
32. Para la aplicación w — - hallar las preimágenes de los conjuntos siguientes:

a) W ^ { w e O M < 2};
b) W = {«> € C: M ^ 1}.
33. Demostrar que la función w = z2 + 2z + 3 es de una hoja en el círculo K = {z € 1
\z\<l}.
34. Describir las curvas y construir sus gráficos.

a) * = + ae lí + (5e~ü (0 ^ t < tt; a € R, p € R);


b) z = ateü, 0 < t < +oo, a 6 R;
c) z = t2 + - , 0 < t < +oo;
t2
d) 2 = (a + p)eü - fie fi , donde 0 < t < +oo, a, son constantes positivas.
35. Hallar los límites siguientes (si existen):

z2
a) Jim
Z->1 Z — l
z-2i
b) lim
/ , /
Z-*OQ Z + %
z2 + 1
c) lim ;
Z~*DC Z — 2i
z2 + 1
d) lim — -;
z4 - 1

e) lim r —* - + 2 i
z^o \ x -f y2 2 ;
f) lim z;
z-*í-i
g) lim argz;
z->-1

h) lim * ;
z->0 Z
(Re z):
i) lim
Im z
36. Investigar la continuidad de las funciones siguientes en sus dominios:
a) w — Im z;
b) w = z;
si x ó y son racionales,
si x de y son irracionales.

e) w = tg(argz).

37. Sean u = «(a;, y) y v = v{x,y) dos funciones diferenciables en una región D. Sea
f(x + iy) = u(x, y) + iv(x, y) para todo par (x, y) € D. Demostrar que para que la
función f sea diferenciable en el punto z0 = x0 + iyQ e D es necesario y suficiente
que la expresión du(x0, yQ) + i dv(xQ/ y0) sea proporcional a dz = dx + i dy.
38. Sean u = u(x,y) y v = v(x, y) dos funciones diferenciables en una región D.
Sea f(x + iy) = u{x, y) + iv{x, y) para todo z — x + iy € D, Introduzcamos los
(du du\ {dv dv\ . 1 , n
gradientes vu = I — , — 1 Jy vv = [ — — de las funciones uyy v. Demostrar
6 \dx 8yJ \dx dy J
que las condiciones de diferenciabilidad de f(z), z € C, se escriben de la forma
siguiente:
{Vu,Vti) = 0, |Vu| = |Vu|,
donde (Vu, Vv) es el producto escalar de los gradientes, y |Vu|, \Vv\ son sus
longitudes.

í si 2 _¿ 0
39. Demostrar que la función f(z) — < x2 + yi ' ' e s continua en un
(o, si z = 0,
f{z) - /(O)
entorno del punto z = 0 y que los límites lim cuando z tiende a cero a
lo largo de cualquier recta existen y son iguales, sin embargo, / no es diferenciable
en el punto 2 = 0 .
40. Investigar la analiticidad de las funciones siguientes:

a) f{x + iy)~x + —2 -+i y r2 ;


x +y z V x2 + y/
b) f(z) = \z\2 + 2z-,

41. Sea P(z) un polinomio cuyas raíces se encuentran en un círculo. Demostrar que las
raíces de su derivada P\z) pertenecen a ese mismo círculo.
42. Demostrar que si las funciones / y g son analíticas en un punto z0 y f(zQ) =
/0)X= 0,
g(z n pero •
g {z'/0) ¿w 0,
n entonces
. r —^ = ^ . Hallar
lim Mil lim
r 1+ ^1Q .
Z-+XQ g\z) g {Zo) 1 + zw
43. Sea / una función analítica en un dominio D, u = Re/, v = Im/. Demostrar
que en los puntos donde f(z) — 0, las líneas u = const se cortan con las líneas
v = const perpendicularmente.
44. Reconstruir las funciones analíticas / si
a) u = x2-y2 + 2x, f{%) = - 1 + 2Í;
b) v = e* sen y + 2xy + 5y, /(0) = 10.
Funciones elementales
en el plano complejo

En este capítulo se consideran funciones elementales de varia-


ble compleja, sus propiedades y las transformaciones conformes
realizadas mediante ellas.

§ 1. Funciones homográficas
y sus propiedades
1.1. Definición de función homográfica.
Caracter conforme de una aplicación

^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ^ ñ m e i o n e s del tipo

donde a £ C
0. Dicha condición eviía a J f ,a lición
en una constante. Si c = 0 y d T n T í i a . f u n c i ó n 0 ) degenere
«na función lineal: Y # l a f u n a ó n d ) se convierte en

a b
~z -f ~~ = Az + B.
(t a
La función homográfica, » está definida en todo * e C salvo
en los puntos zi = v r _ ^ c.
i ^ y z2 _ oo. Si c = 0, estos puntos
coinciden. Prolonguemos la función w en todo el plano complejo
ampliado C, tomando y w(oo) iguales a los valores límites
de w en dichos puntos:
a
w(zi) = oo, w(oo) = —.
c
Entonces la función homográfica se hace continua en C y se
obtiene una aplicación continua de C sobre C. Despejemos z
considerando (1) como una ecuación de z. Obtenemos

z= , (2)
cw — a
que también es una función homográfica, pero definida en el
__ a
plano C, pues, conforme a lo acordado, z = oo para w = -
d
y z = — para w = oo. Así hemos llegado al teorema siguiente.

Teorema 1. Toda función homográfica (1) es una aplicación homeomorfa


{es decir, biyectiva y continua) de C sobre C.

La derivada de la función homográfica


dw ad — be
dz ~ (cz + d)1
es finita y distinta de cero para todo z 6 C\ {z\, z2}. Por tanto, la
aplicación homográfica w es una transformación conforme para
todo 2 6 C \ {z\, z2j. Para establecer que es conforme también
en los puntos z\ y z2, introduciremos el concepto de ángulo en
el punto del infinito.
I

Definición. Por ángulo en el punto z = oo entre dos curvas 71 y 72 que


pasan por el infinito y que tienen tangentes a sus imágenes en la esfera de
Riemann en el polo N, se entiende el ángulo entre las imágenes Fi y F2
1
de estas curvas mediante la aplicación z - = Z en el punto Z = 0 (con
z

la condición de que existan las tangentes a Ti y V2 en Z = 0) (fig. 29).

d
Sean 71 y 72 dos curvas que pasan por el punto z = —
c
y que forman al cortarse un ángulo a (se supone que cada una de
y2

a=-¡3

O
Fig. 29

las curvas tiene tangente en z). Sus imágenes Pj y mediante


la aplicación (1) pasarán por el punto del infinito. El ángulo entre
las últimas en el infinito es igual, por definición, al ángulo entre
sus imágenes Ti y r 2 mediante la aplicación W = —. Dado que

cz + d
W = (3)
az + b'
las curvas y T2 pueden considerarse como imágenes de 71
y 72 mediante la aplicación homográfica (3), cuya su derivada
dW be — ad
dz (az + b)2

es distinta de cero en el punto 2 = - - ; es decir, la aplicación (3)


0
d
es una transformación conforme en el punto z — — y el ángulo
entre Tj y V2 en el punto W = 0 es igual a a . Por consiguiente, el
ángulo entre r* y P j en el infinito es igual a a. Así pues, hemos
demostrado que la aplicación (1) es una transformación conforme
en el punto z — El carácter conforme de la aplicación (1)
en el punto z = 00 se demuestra análogamente, aplicando los
razonamientos anteriores a la función inversa (2) en el punto
d
w — - . Como resultado, hemos obtenido el teorema siguiente.
totegricg

Teorema 2. Toda aplicación homográfica es conforme en todo C.

Mediante una comprobación directa se puede demos-


trar que la composición de aplicaciones homográficas es una
aplicación homográfica. Así pues, llegamos a la afirmación
siguiente.

Teorema 3. El conjunto A de todas las aplicaciones homográficas forma un


grupo respecto a la composición de aplicaciones.

El teorema se demuestra comprobando directamente los


axiomas de grupo (la asociatividad y la existencia de la unidad y
del elemento inverso).

1.2. Propiedades geométricas


de las aplicaciones homográficas
Consideremos cuatro casos particulares de aplicaciones homográ-
ficas:

1) traslación paralela en un vector h


w = z + h;

2) giro en un ángulo 9 alrededor del origen de coordenadas



w — e z;

3) aplicación de semejanza con razón de semejanza r


(r > 0) y centro de semejanza en el punto z = 0
w — rz;

4) aplicación inversa
1
w = —.
z

Demostremos que toda aplicación homográfica se puede


obtener como resultado de una composición de aplicaciones

ílüM
. r ¡r
pertenecientes a los cuatro casos enumerados anteriormente:
ad
az +f ho a ^ „~ a
w - „ _ _ _ + . —
f ( t r a s l a c i ó n paralela);
cz-Vd c cz^-d
ad\ 1 ad (aplicación de semejan-
wA = (6 - w3
c ) cz + d za y giro);
1
W3 = (aplicación inversa);
cz + d w2
w2 = cz + d = w\ + d (traslación paralela);

WiJ = cz (aplicación
• \ de semejan-
za y giro).
Vemos que las propiedades inherentes a las cuatro apli-
caciones indicadas se pueden trasladar en algunos casos a las
aplicaciones homográficas generales. Como una consecuencia ob-
tenemos, por ejemplo, la propiedad circular de las aplicaciones
homográficas.

Teorema 1 (propiedad circular). Toda aplicación homográfica transforma una


circunferencia en C en una circunferencia en C, donde por circunferencia
en C se entiende cualquier circunferencia o recta en el plano complejo.

Demostración. Para los giros, traslaciones y aplicaciones de


semejanza la propiedad circular es evidente. Demostremos su
validez para la aplicación inversa.
Toda circunferencia en el plano C se puede determinar
mediante la ecuación
A(x2 + y2) +Bx + Cy + D = 0. (1)
Tomando z = x + iy, z = x - iy, escribamos (1) en la
forma
Azz + Bxz + Ciz + D~0, (2)
t 1 1
donde Bi = -(B - iC) y Q = -(B + iC).
Para obtener la ecuación de la imagen de la circunferen-
1
cia (2) mediante la aplicación inversa, tomemos en (2) z — —.
w
Entonces obtenemos
A + B\~w + C\w + Dww ~ 0,
que es una ecuación del tipo (2) y, por consiguiente, detennlim
una circunferencia en el plano C. •

Para enunciar la segunda propiedad geométrica de h\u


aplicaciones homográficas,, definamos el concepto de puntos mí
métricos respecto a una circunferencia.

Definición 1. Se dice que dos puntos z y z* son simétricos respecto a una


circunferencia (de radio finito) en C si éstos se encuentran en una misma
semirrecta que sale del centro ZQ de la circunferencia, y el producto de
/s

sus distancias hasta el centro es igual al cuadrado del radio R de dicha


circunferencia (fig. 30).

Tenemos:
arg {Z — ZQ) - arg ( z * - z 0 ) ,
\z - Zol \z* - 2bI = R2,
*

z - ZO-

J FÍ
2
_ l t arg(z—zu) „

\z - zo\e~* aT&(z~Za>
R O
Z - ZQ

de donde
R2
z = z0 +
Z~ ZQ

En particular, para z0 = 0, R ~ 1 se tiene z

Definición 2. Se dice que dos puntos z y z* son simétricos respecto a


una recta (es decir, respecto a una circunferencia de radio infinito) si se
encuentran en una misma perpendicular a dicha recta y a igual distancia
de ella, pero en lados diferentes.
• ti'.'// A

Funciones elementales en el pkmo complejo


Capítulo 3

Demostremos la propiedad principal de los puntos simé-


ricos que los caracteriza por completo.

Teorema 2. Para que dos puntos z y z* sean simétricos respecto a una


circunferencia V es necesario y suficiente que toda circunferencia 7 C C que
jwse por eiios sea ortogonal a í\

1 demostración. Necesidad. y ¿
>ean z y 2:* dos puntos si- 1

métricos respecto a una cir~ Zy


conferencia F y sea 7 una ^ — - — \
circunferencia arbitraria que y RÁ/\ *
pasa por z y z* (fig. 31). í /)( \ f
Tracemos por el pun- J r zz \ J ^ /
(o z{) una tangente a la cir- V 7
unlerencia 7 . conforme a \ y
un conocido teorema del
urso de geometría, el cua- —
irado de la longitud del O
O
^J
X

segmento \( - z0\2 de esta Fig. 31


tangente es igual al produc-
ZQ\ de
to de las longitudes del segmento \z* — ZQ\ de una
una secante
secante por
por
el segmento \z - es decir, - z012 = \ -~ zzol
z ~
\z 0| \z* - Zyj»
\z* Dado
ZQ\.Dado
]ue z y z* son simétricos respecto a F , entonces \( - z0\ = R.
De este modo, el segmento de la tangente a 7 constituye el radio
de la circunferencia F , es decir, 7 es ortogonal a T.
Suficiencia. Sean z y z* dos puntos con la siguiente
propiedad: cualquier circunferencia 7 que pasa por estos puntos
es ortogonal a F . Entonces tenemos que:
1) los puntos z y z* se encuentran en una misma semi-
rrecta con vértice en el centro zq de la circunferencia T (pues en
calidad de 7 se puede tomar una recta que sea ortogonal a T y
¡ue, por tanto, pase por el centro z$ de la circunferencia T);
2) 1 z - ZQ\ jz* - 2Q| = iC — zoP = R2/ es decir, los puntos
jr y\ r z* son simétricos respecto a F •

De la propiedad establecida de los puntos simétricos se


deduce que si la circunferencia T degenera en una recta, la
í'uiu iones hoim)gráíicas y hus |»\

V ^^^

simetría raspéelo a la circunferencia so convierte en Li nmmmIHh


ordina ria.
lil teorema demostrado permite dar otra delimito
puntos simétricos.

Definición 3- Dos puntos 2; y z* se denominan símc/rícos res/nr/o <1 una


circunferencia V en el plano C si toda circunferencia 7 que pasa poi r\|nf,
puntos es ortogonal a I\

La aplicación z z* se denomina inversión.

Teorema 3 (de invariancia de los puntos simétricos respecto a una aplicación


homográfica). Toda aplicación homográfica hace corresponder a aula ¡uu
de puntos z y z* simétricos respecto a una circunferencia T C C //// ¡un
de puntos w y w* simétricos respecto a la circunferencia T* imagen de
la circunferencia T mediante la aplicación dada,

Demostración. Tracemos por los puntos w y w* una circunle


rencia arbitraria 7 * . Según ei teorema 2, su preimagen 7 en el
plano 2 es ortogonal a la circunferencia I\ Debido al can'u leí
conforme de la aplicación homográfica, las circunferencias 7* y T*
son ortogonales. Por consiguiente, según el teorema 2, los puntué
w y w* son simétricos respecto a F*. •

1.3. Isomorfismos y automorfísmos homográficos


La fórmula
az -f b
w = (1)
cz + d
que define la aplicación homográfica L: z —> w contiene cuatro
parámetros complejos a, b, c y d. Pero en realidad, la aplica
ción (1) depende de tres parámetros, pues el numerador y el
denominador de (1) pueden dividirse por uno de los cuatro pa-
rámetros (distinto de cero). Por tanto, es lógico esperar que toda
aplicación homográfica transforme de un modo único tres puntos
dados en otros tres puntos dados.
;én el plano complejo
MrtllOi''^^
\m»m¡

Teorema 1. Para tres puntos diferentes cualesquiera z\ t C, z2 ( C y


t C, y /res puntos cualesquiera también diferentes w¡ fc C, fc V,
6 C, avrsfe una única aplicación homográfica L tal que L(zk) — wk
(fc —• 1,2, 3).

< Demostración. Existencia, a) Sean ^ G C y tí;* G C (fc -


1 , 2 , 3 ) . Consideremos dos aplicaciones homográficas L\ y L 2 que
transforman, respectivamente, los puntos z\fz2,z<$ y w\,w 2f w^
en los puntos 0, oo, 1 del plano ( :

lr Y ^. _ Z - Z i ¿ 3 - z2 7 xr 2 : C
^- —
W-W
—i ' U) 3 -W 2 .
z — z2 z$ - Z\ W — W2 w3 — W\
Obviamente, la aplicación L — L2l o L\ es la que se busca,
L — w(z)f w(zk) = Wk. Su forma explícita se puede obtener
a partir de la relación
z - zx zi w~ wY w3 - w2
(2)
z — Z2 — Z\ W - W2 ~ W)
b) Si un punto z.¿ o bien Wj (o bien Z{ y wj a la vez) ( i , j =
1 , 2 , 3 ) se encuentra en el infinito, la fórmula (2) sigue siendo
válida. En este caso tan sólo se requiere sustituir por la unidad el
numerador y el denominador de la fracción donde aparece este
punto (pues cada uno de los puntos zk y w& figura en (2) dos
veces: una vez en el numerador y otra vez en el denominador).
Por ejemplo, sea z\ = = oo. En este caso (2) toma la forma
¿3 - ¿2 _ W3 ~ ^2
Z - 22 W - W2
Unicidad. Supongamos que además de la aplicación L
existe otra aplicación homográfica A tal que A(z¿) = w C o n -
sideremos la aplicación homográfica L = L2 o A o que deja
inmóviles los puntos 0, oo y Evidentemente, £(oo) = oo
implica que L{z) = az + d; L(0) = 0 implica que b = 0 y
]j{ 1) = l implica que a — 1. Por consiguiente, L(z) = z, es decir,
i

Xo LJ — Ef donde E es la aplicación idéntica, de donde


resulta A = L 2 } L i = L . •

Corolario. Toda circunferencia y C C se puede transformar en otra circun-


ferencia cualquiera 7* C C mediante una aplicación homográfica.
En efecto, para ello es suficiente transformar tren punln;
de la circunferencia 7 en tres puntos de la circunleieu* io t*
Utilizando la propiedad circular de la aplicación I i o i i k » p f i i « \
el hecho de que tres puntos definen la circunferencia DE HMHI
único, nos cercioramos de la validez del corolario.
Una aplicación homográfica de una región /> en ol u\ m»
gión /)* se denomina isomorfismo homográfica, y las regióme H
y se dice que son homográficamente isomorfas.
Denominaremos círculo toda región K C C cuya l o m l e o t
es una circunferencia en C. De este modo, por círculo pm>iU
entenderse un círculo en el sentido común, o el e x t e r i o r »íi
este círculo, así como un semiplano. Toda circunfereneia 7 * I
plano 2 divide C en dos círculos K\ y K*i. A su ve/,
circunferencia 7* = L(7) del plano w divide C en dos 1 ím'uIh«
K* y K^ Partiendo de consideraciones topológicas vemon qui
son posibles dos casos: a) L{Ki) = K[, L(K2) = b) />(/t|)

Para aclarar cuál de estas dos posibilidades tiene lng*u


en un caso particular, es suficiente hallar la imagen de ciwlquUM
punto del círculo K\ (o del círculo #2)* Se puede utilizar tamblon
la denominada regla del recorrido que consiste en lo siguiente
Fijemos en la circunferencia 7 tres puntos Zj, z-} y
Denotemos mediante w\, w2 y sus imágenes respectiva
Es evidente que al indicar sucesivamente tres puntos en una
circunferencia determinamos unívocamente el sentido de su w
corrido. Utilizando la propiedad de las transformaciones con
formes de conservar los módulos y los signos de los ángulo*»,
se puede demostrar que si las circunferencias 7 y 7* se 1
corren en los sentidos determinados por los puntos z¡ y w
= 1 , 2 , 3 ) , las regiones que se transforman una en otra n
colocarán a un mismo lado. Ahora es fácil demostrar el sjguienlt
teorema.

Teorema 2. Dos círculos cualesquiera en el plano C son isomotfos mediante


una aplicación homográfica.

Hallemos, por ejemplo, todos los isomorfismos homográi


eos del semiplano superior Z+ = {z 6 O Im 2 > 0 } en un circuí
unidad K = {w € C: \w\ < 1 } .

<•• x-x-v,y": •<•<•y^j - V "


'J-
-/.•'.•'•Híí'

W h v ^ v i ; " v i *.. '

Sea a (Im a > 0) un punto del semiplano superior Z l que


mediante una aplicación homográfica se transforma en el centro
w = 0 del círculo K. Entonces, el punto a se transformará, de
acuerdo con la propiedad de invariancia de los puntos simétricos,
en el punto w = oo que es simétrico al punto w = 0 respecto a
la circunferencia y = {w € ü. |w| = 1}. La aplicación buscada
tiene, evidentemente, la forma
z —a
w= k -. (3)
z - a
Si z — x, se tiene \z — a\ — \z — a\. Para que el eje Ox se
transforme en la circunferencia unidad, es necesario que jfc| — 1,
es decir, k = e10.
Así pues, todos los isomorfismos homográficos del semi-
plano superior Z+ en un círculo unidad se determinan mediante
la fórmula
mZ ~ a
w = et9 z, (4)
z —a
donde a es un punto arbitrario del semiplano superior (Im a > 0)
y 0 es un número real arbitrario. Además, tu(oo) = e .
Así queda demostrado que todo el conjunto de isomorfis-
mos homográficos del semiplano superior en un círculo unidad
depende de tres parámetros reales: 0, Rea y Ima.
Un isomorfismo homográfico de una región en sí mis-
ma se denominará automorfismo homográfico. Es evidente que
el conjunto de todos los automorfismos homográficos forma un
grupo que es un subgrupo del grupo A de todas las aplicaciones
homográficas. Por ejemplo

1) el conjunto de todos los automorfismos homográficos de


C coincide con A,
2) el conjunto de todos los automorfismos homográficos de C
coincide con el subgrupo de aplicaciones lineales (enteras)
z az + b;
3) el subgrupo de los automorfismos del círcülo unidad
K — {w £ C: |tü| < 1} tiene la forma
¿0 z - a
11 — — ' W < 1 (5)
az
y depende de tres parámetros reales: las dos coordenadas
del punto a y el número B.
1 Problemas resueltos

Solución. Tenemos w(Q) = i, w{oo) = -1, w(ia) = oo. Eviden-


teniente, los tres puntos - 1 , 1 e oo del plano w determinan el
eje real. •

Solución. Dado que w{zx) ~ - 5 - 2 i , nafa) = 5 - 2 i , w(2i) = oo,


entonces la imagen de la recta y = 2 que contiene el segmento
dado será la recta Im© = - 2 . El segmento finito [zi,z2] se
transforma en un segmento que contiene el punto del infinito y
cuyos extremos son w\ = - 5 - 2i, w2 = 5 — 2i. •

Solución. Tenemos \w\ = 1 ww = 1. A partir de ahí


obtenemos
o btenemos 2(, - 1 - m
(2z _ 1 _ i ) ( 2 ? _ =
x + ¿)
t de donde zS = i,
es decir, la preimagen buscada es la circunferencia unidad
i = {z G G |z| = 1}. •

••'^M^M !
i
olución. Necesidad. Supongamos que la función dada transfor-
1a la circunferencia 7 en una recta. La preimagen de w = 00 es
a a
punto z = por tanto, - = 1.
c c
Suficiencia. Sea \a\ —c\ > 0. La función homográfica
a w j- h a
transforma el 00 en el rpunto el cual, según la
cw I d c &
mdición de partida, pertenece a la circunferencia unidad. Dado
je un punto de la circunferencia unidad se ha transformado en
punto del infinito, la preimagen de la circunferencia unidad es
tía recta. •

: i'-^i .v

olución. Sea w — L(z) el automorfismo buscado. Tenemos


(0) = 0 y L(—1) — - 1 . Supongamos que L(a) ~ b (a 6 R,
(E M). Según la regla del recorrido, a y b tienen que
orificar una de las condiciones siguientes: 1) {a,b} £ [—1,0];
{«,&} e [ - 1 , 0 ] .
Aplicando la fórmula (2), p.1.3, obtenemos
(a + 1 )bz
w =
(a - b)z + a(b +1)

„ „ -X t >Xf
••>:•. : > sV > V v N . : « x v í > x v> Í/X :ÍX< ^ v>*
• • \ < \ * v •• \ v « S s < «g } A • / : - W i >y a v • • y - v«4
• >ivX • • y"® •« Í•Í •Y V<-f:• 4 fs-*» :
• .VXÍ) ^.®

5 1
jlución. Tenemos 1) = - y w(\) — Dado que los
eficientes de toda aplicación homográfica son números reales,
i -i 5? -
el eje real se transformará en el eje real. La imagen de la circunfe-
rencia unidad será la circunferencia cuyo diámetro es el segmento
1 5
. Teniendo en cuenta que w(0) = - , el círculo unidad se
12' 4 8
2
transforma en el círculo w <¿}.APli-
3
cando la regla del recorrido vemos que el semicírculo inferior será
la imagen del semicírculo superior. •

< Solución. Utilizando la fórmula (3), p. 1.2, hallamos el punto w


simétrico al punto w — - :

# • . *
w —i 4- — — •
.•• '.•- = —%.
(i/2) - i
La aplicación buscada se determina a partir de la correspondencia
de los pares de puntos

w(0) = w(l) = 0, w(oo)

Finalmente, obtenemos
i — iz
z+ 2

• • . . . .

:«» i i t . ' '

* V ^ ' << ' ' ,


« V i >
mmmmmm'^i:-

* Solución. Según la fórmula (3), p. 1.1, tenemos


z + 1 l+i~i W ~ l

z-i 1 + i -f 1 de donde w =
1-i 5(z
Teniendo en cuenta que los puntos Z! = -1, z2 = i, z3 =

1+i pertenecen a la circunferencia 7 = < z e G U = 1/- >


i • * l ' 2 V 2 J
y que la circunferencia 7 se transforma en la recta a + v = 1,
ni =aplicar
/> la regla udel
{(«, v)6W?: + vrecorrido establecemos
> 1} es la que
imagen de la el semiplano
región D. •

Solución. Hallemos los puntos x y x* del eje real del plano z


que son simétricos respecto al eje imaginario y a la circunferencia
dK a la vez. Es evidente que x* = —x. Tomando x > 0
y utilizando la fórmula (3), p. 1.2, para z = x y x* = -x
encontramos x = Vh2 - R2. Construimos la aplicación buscada
como la función homográfica que transforma los puntos x y x*
en 0 e 00, respectivamente:

z — Vk2 — R2
w= k _
z+ y/h2~R2'
A partir de la condición |w(*y)| = 1 obtenemos que |fc| = 1.
Tomando en consideración que la imagen del punto z ~ h - R
pertenece a la circunferencia 7 = {w 6 C: M = p}, obte-
nemos

_ \h~R~Vh2- R2 _

= (h - R)2 ~ 2(h - R)y/hT^W-th2 - R2 _


(h - R)2 -h2 + R2 ~
•«i*
tSIfe! ' mmá

li^mmmMm

(h - R)(h - Vh2 - R2) W- R2 - h

Solución. 1) Si zi = 0, ¿ 2 = oo/ entonces w = Az, A € C.


w - ZL z - Zl
2) Suponiendo W = , ^ = - Y tomando en
' r w - z2 z - z2
consideración 1), obtenemos
w - Zl z Z\ -

—A . •
w — z2 z — z2

Solución. Veamos primeramente la transformación de las rectas


y = kx. Es obvio que la aplicación w = Az transforma las rectas
y = kx en sí mismas conservando el sentido del recorrido si,
y sólo si, se verifica la desigualdad A > 0. Esta condición sigue
siendo válida también en el caso general, según lo demostrado en
el caso 2), ej. 10. La segunda parte del problema se deduce direc-
tamente del carácter conforme de las aplicaciones homográficas,
en específico, de su propiedad de conservar el valor y el signo de
los ángulos. •
<4 Solución. Los puntos fijos de la aplicación examinada son las
soluciones de la ecuación z2-2iz - 2 - 0. Tenemos ¿1/2 - ± 1 + i.
El punto i, el cual se transforma en oo mediante dicha aplicación,
pertenece a la recta que pasa por los puntos fijos z\, z2. •

* A0lil,dÓí1' i r a C y Z5 ^ C los puntos fijos de la aplicación /.


Aplicando la formula obtenida en el ej. 10, tenemos

n~i ~P z0-p

1 1 e * =

Por consiguiente,
^R+l — si M|<i,
lim
n*~f0° ¿n+l p \oo, Si U l > 1,
o bien
limz n = í f sí W <
n->co " Si \A\ > 1.
Si \A\ =1, el lim no existe. •
n—»oo

Solución. Como w(z2) = oo, entonces = w(z2) = ~


Dado que w(oo) - 1, el punto w = 1 pertenece a una c o n f e -
rencia, luego R = Im, - i| = ~ Zl ¡ ^
2|Imz2|
rnmmmmmmmm»— i

' • i • ' > > > v . • s ... . J ' . v v

. .. Jf

^ »tSjjj^^ ? '. ' í ' 1 ' '

-^^^^^^^^i^§^iir^u^rtó'í^^^ • M
x 1

*a%8 * i* 811114!^
* 2 S í r c x v í í ¡ ^ V l S v í S v i ' » ?: ^ .. .. '

tt.:* m

Solución. La aplicación de un círculo unidad en sí mismo tiene


la forma
I6 Z — ZQ
r—•w= e
1 - zQz
Consideremos la circunferencia 7 — {z € C: \z\ = 1}; su diáme
tro, el cual pasa por el punto z0/ se transforma en el diámetro
de la circunferencia 7' = {iy € O M = 1}, pues w(z0) = 0 y
w(l/z0) = 00. Así pues, una semicircunferencia unidad con extre-
mos en un diámetro que pasa por el punto z0/ se transforma en
una semicircunferencia, pues sus extremos también se encuentran
en el diámetro. Otro diámetro cualquiera que no pase por el
punto z0 se transforma en un arco de circunferencia de radio
finito, lo cual implica que las semicircunferencias con extremos
en ese diámetro no se transforman en semicircunferencias. •

Solución. La aplicación de simetría respecto a la circunferencia 7


se define completamente mediante la función w — 1 + - = = -
1
(v. fórmula (3), p. 1.2), de donde z = 1 + . Por tan-
w—1
to, se pide determinar sólo aquellos puntos para los cuales
1
1+ - 2 = 2 , o bien \w~2\ = 2|w-l|. La última igualdad
w-1
describe un conjunto de puntos para los cuales la razón entre
sus distancias a dos puntos dados es constante, es decir, es una
circunferencia de Apolonio respecto a los puntos 1 y 2. •
WtOZiMÍI^híi!
0;

§ 2. Función potencial w =
Función multiforme 2 Vw
Superficie de Riemann
2.1. Función potencial
La función potencial

es analítica en el plano C. Dado que —— = nzn 1 ^ 0V 0,


dicha aplicación es una transformación conforme en todo punto
26 C\{0}.
Sea z = rel<p, w = pe1*. Entonces

A partir de (2) vemos que la aplicación (1) aumenta n veces los


ángulos con vértices en el punto z — 0. Así pues, la aplicación (1)
no es uria transformación conforme en el punto z — 0.
La aplicación (1) es unívoca pero no biunívoca, ya que
dos puntos cualesquiera Z\ £ € \ {0}, z2 6 C \ {0} con módulos
iguales |zi| = \z2\ y argumentos que difieren en un múltiplo
J 2tt
entero de -—
27T
arg z\ = arg z2 + k k £ Z,

se transforman en un mismo punto w. Por consiguiente, la


aplicación (1) no es de una hoja en C. En otras palabras, mediante
la aplicación considerada todos los vértices de cada n-ágono
regular con centro en el origen de coordenadas se transforman
en un mismo punto del plano w. Aquellas regiones del plano z
que no contengan dos vértices diferentes del n-ágono regular con
centro en el punto z = 0 serán las regiones de uniformidadde
la función z zn. De este modo, la función será de una hoja en
toda región comprendida totalmente dentro de un ángulo central

^Denominaremos región de uniformidad de una aplicación multiforme la


región donde es de una hoja.

sHteSfeí-
I i . • : ••« < í f ' Í ^ W

•-i. >. i 1 •>>

27r
con vértice en el origen de coordenadas. En particular, el
interior de todo ángulo del tipo
2tt
a < (p < cH aE % (3)
n
es una región de uniformidad de la función potencial; dicha región
se transforma en todo el plano w sin la semirrecta na € Arg w.

2.2. Función multiforme z = \/w


y su superficie de Riemann
2 fl-
Mediante las semirrectas <p ~ a + k— (k = 0,0TI
, 7 —
1 - 1 1)/
) , todo el
todo el
TI
plano z se puede dividir en n regiones de u n i f o r m i d a d de
la función potencial. Si a = 0, el papel de estas regiones lo
desempeñan los interiores de los ángulos
2kir < ^ < (2
—k +1)* 0,« (1)
n n
(sectores infinitos). r . ,
Intentemos construir una imagen geométrica tai que la
función potencial (1), p.2.1, establezca una correspondencia biu-
nívoca y mutuamente continua entre todos los puntos del plano z
y los puntos de esa imagen.
27T
Tomemos el primer ángulo 0 < <p < — • Su imagen es
todo el plano w sin el semieje real positivo, pues éste es la

imagen de las semirrectas <p = 0 y tp = — • Para m a n t e n e r la

correspondencia biunívoca entre el conjunto D = GC 0 <

\z\ < +oo, 0 < arg* ^ y el plano w, cortemos el plano tu a


lo largo del semieje positivo real y convengamos que, conforme a
la regla del recorrido, la semirrecta <p = 0 tendrá como imagen
el borde superior del corte y la semirrecta <p = — , el. inferior.
Preparemos ahora n ejemplares del plano w con cortes a lo largo
del semieje real positivo (estos ejemplares son imágenes de ios n
sectores infinitos determinados en (1)), situámoslos uno debajo del
otro y unámoslos de manera tal que se conserve la continuidad y la
correspondencia biunívoca. Para lograr nuestro objetivo, unamos
el borde inferior del corte de la primera hoja con el borde superior
del corte de la segunda (ésta se encuentra debajo de la primera), el
borde inferior del corte de la segunda hoja con el borde superior
de la tercera, etc.; finalmente, unamos el borde inferior del corte
de la n-ésima hoja con el borde superior de la primera (fig. 32).
La imagen geomé-
trica obtenida se deno-
mina superficie de Rie-
mann de la función z =
ypm. La superficie de Rie-
mann permite formarse
una idea más clara so-
bre la naturaleza de las
aplicaciones potenciales.
Anteriormente se
señaló que una región del
plano z es región de uni-
formidad de la función
Fig. 32 z zn si ella no contiene
dos vértices diferentes del
n-ágono regular con vértice en el punto z — 0. Es evidente que la
región que contenga los puntos z = 0 ó z = : o o n o e s una región
de uniformidad de la función z —> zn. Señalemos también que
estos puntos son fijos, es decir, 0n = 0, (oo)n = oo.
Sea ahora Z>* cierta región simplemente conexa del pla-
no w, la cual no contiene ios puntos 0 e oo. En esa región
se pueden definir n funciones uniformes diferentes para cada
una de las cuales la función w = zn es su inversa. Dichas
funciones se denominan ramas uniformes de la función mul-
tiforme z = \fw. Sean, por ejemplo, z = rel(p y w — pe10.
Ú
Entonces r = typ y tp — —. El ángulo 6 se determina uní-
n
vocamente para cada rama y cada punto de la región D*.
Concretamente, tomamos cualquier punto WQ 6 D*, fijamos en
él un valor determinado de 0 = 8Q y a continuación consi-
deramos que al desplazar continuamente el punto w € D* el
ángulo & también varía continuamente. Dado que D* no con-
tiene los puntos 0 e oo, para todo punto del conjunto D* el
valor de 9 estará unívocamente determinado, y la igualdad
— .0
z= y \w\e%* definirá una función uniforme en D*. Ahora bien,
si tomamos 9 — 9o + 27r para w0 G D*, obtenemos otra rama; si
0 = 0o + 4tt, la tercera rama, etcétera. De este modo, asignando
a un punto WQ un valor 9 de n maneras diferentes (tomando
9 — 6o + Ikir (k — 0, n — 1)), obtenemos n funciones para cada
una de las cuales la función potencial w = zn es su inversa.
La unión de estas funciones (ramas uniformes) se denomina
función multiforme z = \/w.
Se denomina punto de ramificación de la función multifor-
me a un punto tal que al rodear un entorno suyo suficientemente
pequeño se pasa de una rama de la función a la otra. Si, además,
tras rodear este punto n veces en un mismo sentido volvemos
a la rama de partida, entonces se dice que es un punto de
ramificación de (n - \)-ésimo orden; en caso contrario, cuando
no existe un n finito, se dice que el punto es de orden infi-
nito. Los puntos de ramificación de orden finito se denominan
puntos algebraicos de ramificación. Los puntos w = 0 y w = oo
son puntos algebraicos de ramificación de (n — l)-éstmo orden
de la función z = \/w. En cada uno de estos puntos la fun-
ción toma un solo valor: = 0, v^oo = oo. Sus imágenes
geométricas en la superficie de Riemann son los extremos de
los cortes, comunes a todas las hojas. Cada rama de la función
z = y/w es analítica en la región D* y su derivada es distinta de
cero:
d nr~. s/w ,
— Vw = — ^ 0.
dw nw
Así pues, cada rama es una transformación conforme en toda
región D* (0 i D*, oo i D*).

Problemas resueltos
<4 Solución, a) La rama derecha de la hipérbola se transforma en la
recta u = a2. Tomando en consideración que x > 0, según la regla
del recorrido vemos que el interior de la rama derecha de la hi-
pérbola se transforma en el semiplano Q = {w £ O Rew > a2}.
7T
b) Las semirrectas arg z = =t— son las asíntotas de la
O O 1
hipérbola x — y = 1. La aplicación w = z las transforma en
el eje imaginario, y transforma la rama derecha de la hipérbola
x2 - y2 — 1 en la recta Re w — 1. Consiguientemente, la imagen de
la región considerada es la franja M = {w 6 C 0 < Reí/; < 1}.
c) Para y = c tenemos u — x2 — c2, v = 2ex, x £ E.
2
Eliminando x, hallamos u ~ —r2 - c . Tomando en consideración
4c
que c > 0 y aplicando la regla del recorrido obtenemos que la
v2 2
imagen del semiplano P es el exterior de la parábola u = — - c
(es decir, la región limitada por la parábola sin su foco). •

M Solución. Las imágenes de las rectas Im W = c en el plano


z = W2 son las parábolas y2 = 4c2(x + c2) (v. ej. 17). Por
consiguiente, la función W = y/z (vT = 1) transforma la región
dada en la franja M* = {W 6 C: 1 < ImW < 2}. Mediante la
aplicación w — -f 1 )(iW + 1) la franja M se transforma en
la franja M . Así pues,

w = - ( V 2 + 1) ( t V £ + l ) . •
.V CV" .f •• • / >'

* V • • ¿ w ^1 v: •••V —r •—.
i t j ' ' . i j . r. j / ' ü » 1 .

/ . U

; h.

ÍH,:
Nír-s « s« x A .. , « « . '

¿:' *< • < :.

a . ....

• *< < <' v •<: v


fX » > . 7 . ...•./:

Solución, La región G es una lúnula circular y los puntos


zx = -v^ + í , 22 = + i, sus vértices. Consideremos la
z — z\ —1 — «\/3
función w\ = . Como = —1 y Wi(2¿) = ,
z ~ ¿i 2
vemos que Wi transforma la lúnula G en el interior del ángulo
4
7T < arg wi < -7r. La aplicación w = —w\ transforma esta última
3
región en el conjunto P = {w G C: Im w > 0} que es la imagen
de G. •

Solución. Hallemos los puntos de intersección de las circunfe-


rencias 7i = {z e €: = 2} y 72 = € C: - y/2\ = \Í2 }:
ZI = V2-iV2, z2 = V2 + iV2.
La función
z-zi (y^ — l)(—1 4- i)
Wi = WI( 2) =
z - z2 2-V2
7T 37r
transforma la lúnula G en el interior del ángulo — < arg wi < — ,
2 4
y la función w — w\ transforma el interior del ángulo en el
semiplano superior P = { w € C : l m w > 0 } . Por consiguiente, In
aplicación buscada es

/z-%/2(l-»)\4
\z-V2(l + i)J"

mml
M Solución. La aplicación buscada se halla a partir de la siguiente
cadena de aplicaciones:
Z\ + 1
zi(z) = 2Z, Z2(Z:) = z3(z2) = y/~Z2, Z3(~ 1) = Z,
Zl - 1

W(Z3> = z3 + z w(i) - 0.

Finalmente tenemos

w = e
2z

Solución. La aplicación = y/z + 1 (tí>i(0) = 1) hace co-


rresponder la región dada con el semiplano derecho P =
{wi G C: Rewi > 0}. La aplicación w2 = iwi = Wz +1
transforma el semiplano derecho P en el semiplano superior
P' = {w2 e C: Im w2 > 0}, w2(0) = i. Utilizando la fórmula (4),
p. 1.3, para a = i obtenemos

sa w
i $ wo - i \¡Z2 +
ie V + 1I - - 11
w = e : = e • .
w2 + i Vz + 1 + 1
v n ! •

iim

Solución. El segmento [0,1] se transforma mediante la función w


r i
en el segmento —=, 1 , y el segmento [0, ¿] en la semirrecta
_ v2 .
[1, -foo). El arco z 0< tC se transforma en la curva

eos - i sen -
w ~ _ 2 —- = u + iv.
V I + (eü)2 v 2 eos t
Eliminando el parámetro ¿, vemos que el arco de circun-
A A
i|

ferencia se transforma en la parte de la hipérbola u - v =


u > 0, v < 0. Según la regla del recorrido, la imagen buscada es
la región D = j ( u , v) £ R 2 : u2 + v2 > v < o|. •

§3. Función exponencial w = ez.


Función multiforme z = Ln w
3.1. Función exponencial w = ez
La función exponencial z —
i > ez (z £ C) se define mediante la
expresión

Para los z — x reales esta definición coincide con la


definición común, lo cual se verifica tomando y = 0 en la
fórmula (1).
La función w = ez es analítica V z G C. En efecto,
du dv x du dv
- = - = e c o S 2 , , - - = - = eseny, (2)

es decir, V z E C las funciones u y v satisfacen las condiciones


de Cauchy—Riemann. Diferenciando la función w, Vz € C,
obtenemos
¡iffii ifii.-í*j ¡(n. ; V¡ :

Para la función z ^ ez se conserva la fórmula de la suma:


e*V 2 = eez,+z \
Zl+Z2 (4)
De hecho, sea zx = Xi + iylr z2-x2 + íy2. Entonces
e*' z* =
eZi eZl ~ e*
eXl1 (eos yx + i sen 7/1 Je®2(eos y2 + i sen y2) =
= ew*(cos (Vl +y2) + i sen{y\ + y2)) =
La función w = ez es periódica de período imaginario puro
2ttí. Efectivamente, sea ez+w ~ ez y w = a + i{3. Multipliquemos
ambos miembros de esta igualdad por e~z:
ew = ea eos ¡3 + iea sen ¡3 = 1
o bien
ea eos (3 — 1, ea sen ¡3 = 0,
de donde resulta a = 0, ¡3 - 2m?r, w = Irniri, es decir, 2iTÍ es el
período de la función w.
La función w está definida en C y no tiene límite cuando
z —+ 0 0 , ya que
lim ez == 0000,, lim ez = 0.
z=x>0 0
z=x> z=x<0
1—++00 x—• —00
La función exponencial no se anula en C, o sea, el origen
de coordenadas no pertenece a la imagen del plano C mediante la
aplicación z ^ ez. Para verificar esto, hagamos z\ = z, z2 = -z
en la fórmula (4). Obtenemos eze z = 1, o bien e z = —, 1 lo
ez
que demuestra la afirmación, pues si la función exponencial se
anulara en un punto z, no estaría definida en el punto ~z, lo cual
entra en contradicción con la definición de función exponencial.
Demostremos que cualquier otro punto del plano w (ex-
cepto w = 0) pertenece a la imagen del plano € mediante la
aplicación (1). Sea w (w 00,10 0) un punto arbitrario del
plano C. Hallemos un z tal que ez — w. Tenemos:
|iüj — ex =$>• x = ln y 6 Arg w.
Por consiguiente,
z = x + iy = + = ln|wJ-M(argu; + 2fc7r), k € Z. (5)
Como vemos, existe un conjunto infinito de preimágenes del
punto « ¡ G C A w ^ O que se encuentran en una recta paralela al
eje Oy, a una distancia 2ít una de otra. Por tanto,
w = ez: C —+ C \ {0}.
muí!
La aplicación considerada es unívoca pero no biunívoca, puesto
que cada punto w € C \ {0} tiene un conjunto infinito de
preimá genes.
Así pues, la región de uniformidad de la función exponen-
cial z i-» ez es toda región que no contenga dos puntos diferentes
cuyas partes reales coincidan y las imaginarias se diferencien cn
2k7r, & € Z. Es decir, toda franja M = {z € C: b < Im z < b+2K}
es una región de uniformidad. Su imagen es todo el plano w sin
la semirrecta de pendiente b que sale del origen de coordenadas.
Sea w = pe%9. A partir de la igualdad pel$ = exety tenemos
p = ex, 9 = y, es decir, la función w — ez transforma las rectas
y = const en semirrectas y los segmentos 7 = {(x, y) € IR2:
x — const, b < y < b + 2K} en circunferencias sin los puntos de
intersección con la semirrecta 6 — b.
La función exponencial transforma toda franja horizontal
Mk = {z € O 2kv < Imz < 2(k + 1)tt}, k e Z,
de longitud 2tt en el conjunto
GJI = {(p, <p) € E 2 : 0 < p < +00, 2&tt < 9 < 2(k + 1)tt},
o sea, en el plano w con un corte a lo largo del semieje real
positivo.

3.2. Función multiforme 2 = Ln w


Dividamos todo el plano z en regiones de uniformidad de la
función w = ez, Por ejemplo, mediante las rectas y = Ik-K,
k e Z. Para cada una de estas regiones tomemos una copia del
plano w, que es la imagen de la franja mediante la aplicación
z n e 2 , Para conseguir una aplicación biunívoca de la región
junto con la frontera, cortamos cada uno de estos planos a lo largo
del semieje real positivo. Poniendo estas hojas una debajo de otra
y uniéndolas apropiadamente (por ejemplo, el borde inferior del
corte de una hoja con el borde superior del corte de la hoja que se
encuentra debajo de ella), construimos la superficie de Riemann
de la función multiforme z = Ln w que es la inversa de la función
exponencial w — ez. Según la fórmula (1), p. 3.1, tenemos

Los puntos 0 y el 00 son puntos de ramificación de orden


infinito de la función w lnw. En toda región simplemente
conexa D* que no contenga los puntos 0 e oo, se puede definir un
conjunto numerable de funciones uniformes, respecto a las cuales
la función z <<-> ez es la inversa. Tales funciones se denominan
ramas uniformes de la función z — Ln w. Para escoger una rama
de D*, fijamos un punto w0 y hacemos 90 £ Arg wQ. Supongamos
que cuando w varía continuamente en D*, 9 £ Arg w también
varía continuamente. Como 0 g D* e oo £ D*, entonces 9 £
Arg w se determina unívocamente para todo w £ D*, dando
lugar a la función uniforme
z~ln\w\ + i9. (2)
Si en vez de 90 tomamos 90 + 27r (0o - 2tt), entonces razonando
de manera análoga obtenemos la segunda rama, etcétera. La rama
de la función z = Ln w para la cual 9 = arg w, se denomina rama
principal.

Problemas resueltos.

Solución. La frontera y — 0 de la franja M se transforma


en la parte positiva del eje real: |w| = ex, argtü = 0, —oo <
7T
x < +oo. La frontera y = — se transforma en la parte positiva
7T
del eje imaginario: |tu| = e , argw = —, —oo < x < +oo.
Utilizando la regla del recorrido, obtenemos el primer cuadrante
del plano w. •

Solución. Dado que la función W\ = ln z (ln 1 = 0) proporciona


la franja M' — {u>i £ O 0 < Imwi < 2tt}, entonces la función
1 Inz
buscada es w = —Wi = ——. •
27r 2TT
tv

M m-

v< ily

-.75'

Solución. La cadena de aplicaciones


iz 7r(l - iz)
W2 = w3 =
W\ z -% 2(z - i)'
z - i

transforma G en la franja Mí = {t»i € C: 0 < Imwi < 1},


en la franja M 2 = U 2 G C 0 < tan* < - } , en la franja
{vh 6 C ; 0 < Im
< tt} y en el semiplano superior P,
M-. 1 7r(l—í-í) 1 - — ^

respectivamente. De este modo, w = e *-» •

« Solución. El ancho de la franja es d = ^ . La aplicación buscada


se obtiene mediante la composición de las aplicaciones siguientes:

/i
-il 1-i
l) Wl = e 4 z = 2, giro en un ángulo de - —;
V2

2) ^ = -* t * == — * aplicación de semejanza con razón

ttV2
de semejanza -;

a-y/2 - 0 2

3) w = e u ' 2 = e ft r^e h . •

En la figura 33 están representadas varias transformaciones


conformes simples proporcionadas por la función w - e .
m
© © C)
©
ttr.
l ! l f §? l i ü i ^r «i

d)
©
2ni
2;n ia(a<2jt)

g)
za -
O < a < 2TZ
h)
m
©

~iji
Fig. 33

§ 4. Funciones potencial y
exponencial generales
4.1. Función potencial general
Elevemos un número complejo a una potencia real arbitraria
p € K. Según la regla tenemos

«> - * = N P (cos py + i sen p<p) = \z\PjPP, ^ 6 Arg ^ (1)

Si p = n (n> e N), la función t» es analítica en C. Esta


función fue analizada en la sec 2
p
Si p es un número racional arbitrario y p = - {p y q son
?
primos entre sí), donde p € Z, q £ N \ { 1 } , entonces en cada
punto ¿ e C A z ^ O l a función w tiene q valores distintos, y en
cualquier región simplemente conexa que no contiene el cero ni
el infinito se pueden definir q ramas uniformes. Por consiguiente,
el cero y el infinito son puntos de ramificación de (q — l)-ésimo
orden de la función multiforme w — z p ¡ q .
Si p es un número irracional, entonces para todo punto z
(z 0, z oo) la función zp puede tomar tantos valores como
se quiera, es decir, en toda región simplemente conexa que no
contiene los puntos 0 e oo existe un conjunto infinito de ramas
uniformes de la función multiforme w = zp.
Expliquemos con mas detalle el sentido que se atribuye
al concepto de potencia compleja za, a £ C. Escribamos la
igualdad (1) en la forma
ZP _ jjgJPe*PV __ \z\+iptp _ epUyz
y generalicemos esta igualdad a la potencia compleja:
z a =• ea Ln 2 — e a\nze ialkic
Nótese que, en general, la potencia de exponente arbitrario
no satisface ni la regla de adición de los exponentes cuando se mul-
tiplican dos potencias, ni la regla de multiplicación de los expo-
nentes cuando una potencia se eleva a otra potencia. Por ejemplo
z
a i z
a i = e « i Ln2e«2Ln.z _ e<*iLnz+a2Ln2 e (a x -\-a 2 )Lnz _

^aLnzyS ^p{aLnz+2kiri) ^ ^patnz

4.2. Función exponencial general


ha función exponencial general w = az (a 0) se define mediante
la fórmula az = e2lna. Para escoger una rama uniforme hay que
fijar un valor de Ln a, por ejemplo, Lna = b. De este modo
obtenemos az = ebz 6 A(£), que es una función diferenciable
(recordemos al lector que el símbolo A(D) denota el conjunto
de funciones analíticas en la región D). Considerando todos los
valores posibles de Ln a, obtendremos todas las ramas uniformes
posibles de la función multiforme az. Dado que dos valores
cualesquiera de Ln a difieren en un sumando de la forma Ikni,
s

as dos ramas correspondientes de la función w = az difieren en


m factor de la forma el2k*z, el cual es una función uniforme igual
i uno sólo para los valores enteros de z. Las ramas de la función
nultiforme w = az se diferencian sustancialmente de las ramas
le todas las funciones multiformes anteriormente analizadas. De
lecho, en todos los casos examinados anteriormente, en el plano €
¡xistían puntos de ramificación que, rodeándolos a lo largo de
:urvas cerradas y exigiendo la continuidad de la función (de sus
amas determinadas), nos permitían pasar continuamente de una
ama a otra. Ahora la situación cambia. Aquí cada rama es una
unción uniforme en C. Recorriendo cualquier camino cerrado
' regresando al punto de partida obtenemos el mismo número
nicial z (posiblemente con otro valor del argumento) y, por tanto,
ú mismo valor de ebz.
Así pues, la función multiforme w = az no tiene puntos
le ramificación y sus ramas uniformes no pueden transformarse
continuamente una en otra. Este hecho permite considerarlas
orno funciones independientes, no ligadas entre sí:

Si fijamos una de estas ramas (es decir, el valor de ln a = b),


>odemos determinar que su función inversa es igual al logaritmo
le w de base a;
1 Ln w
z = - Ln w = = Log^.
b Ln a oa

5 5. Función de Zhukovski
5.1. Definición de la función de Zhukovski.
Carácter conforme
La aplicación

e denomina función de Zhukovski Esta función es analítica en


dw 1 / 1 \
) = C \ {0} y su derivada — = - ( 1 ] es diferente de
dz 2 \ z}
l

ero en todos los puntos de D, salvo en los puntos z — ±1. Por


consiguiente, Ja aplicación (1) es una transformación conforme en
todo C salvo, tal vez, en los puntos 0, 1 y - 1 .
Demostremos que en el punto z = 0 la aplicación es
conforme. Tomando en consideración que w(0) — oo, calculamos
1 _ 2z d í 1 \ _ 2(1 - z1)
w~ z1 + Y dz\w)~ (z2 + l ) 2 '

Dado que — ( — ) / 0, de acuerdo con la definición de


dz\wj z=0

ángulo entre dos curvas en el infinito, obtenemos que la aplicación


es conforme en z = 0. De la igualdad w(z) = w también
se deduce el carácter conforme en el punto z = oo.
Para comprobar que en los puntos z = ±1 la aplicación (1)
no es una transformación conforme, considerémosla como una
composición de las aplicaciones
z- 1 w2 +1
W\ w2 w\, w =
z+ 1 1 - w2
La primera aplicación y la última son homográficas y, por tanto,
conformes en C. La aplicación w2 duplica los ángulos en los
puntos 0 e oo, a los cuales corresponden los puntos z = ±1. Por
eso, la función de Zhukovski duplica los ángulos en los puntos
±1, luego no es una transformación conforme en dichos puntos.
Establezcamos las condiciones que determinan las regiones
donde la función de Zhukovski es uniforme. Sean Z\ y z2 dos
puntos diferentes de C, en los cuales la función de Zhukovski
toma los mismos valores, es decir,

z1 + ~ - ( z 2 + - ) =
z1 \ z2J

= z1-z2+(—--) =(Z! -z2)(l- — ) =0.


\zi z2) \ zxz2)
Para z\ ^ z2 tenemos ziz2 = 1. Por consiguiente, para que la
función de Zhukovski sea de una hoja en una región, es necesario
y suficiente que esta región no contenga ningún par de puntos
zi, z2 para los cuales z\z2 = 1. Como ejemplos de tales regiones
pueden servir los conjuntos siguientes:
G\ = {z e C: |z| < 1}, G2 = {z e C: |z| > 1},
G3 = {z € G Im z > 0}, G4 = {z e C: Im z < 0}.
La circunferencia unidad con centro en el origen de co-
ordenadas divide el plano z en dos regiones de uniformidad
»

G\ y Tomando z = re%v, w — u + %v, escribimos la función


de Zhukovski en la forma

u = - ÍI r + - ^j eos tp,
1
(2)

A partir de (2) vemos que la función de Zhukovski


transforma la circunferencia 7 = {z (E C: \z\ = r0 ^ 1} en una
1/ 1\ 1 1
elipse de semiejes a = - 1 rcH ), & = - ro y focos en
2\ tqJ 2 TQ
los puntos ±1 (c2 = a2 — b2 ~ 1). La correspondencia considerada
es biunívoca: para r 0 > 1 el sentido del recorrido de la elipse
coincide con el de la circunferencia, y para 7*0 < 1 los sentidos
son contrarios. Cuando r o - > 0 (r 0 —> 00) se tiene que a —» 00,
b —* 00, mientras que cuando TQ —• 1 se tiene a —• 1, b —• 0.
Así concluimos de que la
7 imagen de la región Gi, al igual
BB que la de la región Gi, es to-

o
Y IB
m|f P^ ano ^ siJQ e l segmento
[-1/1] (éste esunidad la imagen de la
/ S I circunferencia 7). Para
/

¿/ BB
S j establecer una correspondencia
biunívoca entre los puntos de la
- Fig.
1 35 BB circunferencia 7 y los del seg-
IIBB mentó [—1,1], hacemos un corte
BB a lo largo del segmento y aplica-
mos la regla del recorrido como
imMmmmmmmmMmmf
Fig- 35 e -má[caLa
sfunción e nfunción
de a f i g u minversa
l Zhukovski de la
3 4 tiene la
forma
z = w + v«2 - 1 (3)
y es multiforme con puntos de ramificación de primer orden
w = ± 1. Su superficie de Riemann está representada en la fi-
gura 35.

1 Problemas resueltos.

Solución. Sea y una circunferencia que pasa por los puntos ±1.
Tomemos dos puntos Z\ y z2 que no pertenecen a 7 y para
los cuales z-lz2 — 1. Demostremos que uno de estos puntos se
encuentra dentro del círculo de frontera y, y el otro está fuera de
la circunferencia y. Consideremos la aplicación

que transforma una de las regiones indicadas en el semiplano


superior. Entonces ^ ^
z =
kw — 1
Teniendo en cuenta la condición z\zz = l, obtenemos
(fcwi + 1) (kw2 + 1) _ -
zxz2 = 1,
(kw 1 - 1) (kw2
o bien
k2wiw2 + k(wi + w2) +1 = k2wiw2 - k(wt + w2) + 1,
de donde w\ = -w2. Según la propiedad de las aplicaciones
biyectivas, las preimágenes de los puntos u>i y w2, o sea, los
puntos Z\ y z2, se encuentran en lados diferentes de 7. •

- :

.. . s ,

« i - A 'V. v ^ ' / .

¿wtf-vGwU&cvX'

< > a * > »¡ <<

%O Í
<4 Solucion. En el plano wx = = m+ivi la parte exterior
Va¿ - b2
de la elipse considerada es

M + _ i a b

el paso siguiente es transformar dicha parte mediante la aplicación


w2 = wi + a /wl ~ 1 (1^2(00) = 00) en la parte exterior del círculo
de radio R:

•ya 1 _ a -\-b
G={w2eC: |w 2 \>R), R = a + s/a
ra2TW

w2
Finalmente, en el plano w= — obtenemos la región D = {w £ C:
M > 1}. Así,
'
wf2 —
-1 =
a+6

( z - f V « 2 - a2 + ft2).
a+6

< Solución. Consideremos la aplicación de semejanza wj


2/
que transforma la hipérbola dada en la hipérbola

2 2
_b
a—
a2 b2~ '
y la región dada en la región que se encuentra entre sus ramas.
En el plano w2 = w1 + y/w\ - 1 (w2(oo) = 00), la imagen de la
última región será el interior del ángulo a < arg w2 < n ~ a,
b '
a - arctg - , mientras que en el plano w3 = e taw2 obtendremos
> ' >. X > . ; V ' s N¡. - V x < SAs

el interior del ángulo 0 < arg W3 < 7r — 2 a . Consiguientemente,


la aplicación buscada es
j[ -u
- (e~*aw2) 3F- 2 a e 10 (UJI + 1
ir
7T-2Í
z + ~ a2 —

2 arctg £
z -f -a2-62)

§6. Funciones trigonométricas


e hiperbólicas
Definamos las funciones trigonométricas z t—• sen z y z t—• eos z
mediante la función exponencial z ez, utilizando las fórmulas
de Euler
•X.

De las propiedades de la función exponencial se deduce


que:
1) para z — x las funciones sen 2 y eos z coinciden con
las funciones trigonométricas x 1—• sena: y X H COSX de
variable real
2) sen y eos z son diferenciables en C y sus derivadas son
(sen z)f = eos z, (eos zj ~ - sen z;
3) tienen lugar las relaciones trigonométricas básicas; por
ejemplo,
2 2 f
sen z + eos z — 1, sen z = eos 2
v 2 y
así como las fórmulas de adición, etcétera.
4) sen 2 y eos z son funciones periódicas de período 27r;
¿«ti,

5) la función z sen z es impar, mientras que z eos z


es par.
Con las funciones trigonométricas z sen z y z eos z
están estrechamente ligadas las funciones hiperbólicas z sh z y
z ^ chz definidas mediante las fórmulas

b)
Su relación con las funciones trigonométricas es la siguiente:

A partir de las fórmulas (1) vemos que las aplicaciones


realizadas mediante el seno y el coseno son composiciones de las iji/2
aplicaciones anteriormente estudiadas. En particular, la aplicación
w = eos z es el resultado de la composición de un giro en un
7r jt/2
ángulo de —, una función exponencial y la función de Zhukovski:

1) Wi — iz, 2) w2 = 3) w = - ( w 2 + — ).
eWl, d)
®
2\ w2J ijt/2
Teniendo en cuenta este hecho, el lector podrá examinar sin
dificultad las transformaciones conformes más simples efectuadas —n/2 71 j 2
por la función w ~ eos z (fig. 36). —vt¡2
Estudiemos ahora la función sen z. A partir de la fórmula
ei(z~n/2) _j_ e-i(z~ir¡ 2)
Fig. 36
sen z =
2
se deduce que la aplicación w = sen z es una composición de las @ >
®
siguientes aplicaciones:
7T
1) wi = z ~ 2) w2 = iwv 3) w3 = eWl,
¿ m

4) w = +
2 V W3J Fig. 37
Como ejemplo, hallemos la imagen de la franja
Las cuatro transformaciones conformes indicadas sugieren

-
_ 7T 7T 1
que las franjas verticales de ancho ir son regiones de uniformidad
zeC: ~-<Rez<~j de las funciones z sen z y z y-* eos z.

(fig. 37).
Analicemos con más detalle la aplicación de la franja
D — {z e O -7r < Rez < 0} mediante la función w = eos z.
Utilizando la fórmula de adición y las fórmulas (l)-(3), obtenemos
w — u + iv = eos z = eos (x + iy) = eos x ch y - i sen x sh y,
o bien
u = eos # ch y, v = - sen x sh y. (4)
(4)
Hallemos la imagen de la recta x = Xq = const para -7T
7T <
< XQ <
< 00
TT
Tenemos:
u = eos a^o ch y, v == —
— sen
senxx$
0 sh
sh y,
y,
de donde resulta la hipérbola

= 1.
cos¿:co sen¿ XQ
Para — < XQ < 0 la recta x = x0 se transforma en la rama
TT
derecha de esta hipérbola. Para -TT < XQ < — — la recta se
A
transforma en la rama izquierda. La recta x = 0 (eje imaginario)
se transforma en un corte a lo largo del eje real desde el punto 1
hasta +oo, mientras que la recta x = -ir se transforma en un
corte a lo largo del eje real desde el punto —1 hasta -oo; la recta
7T
x = — se transforma en el eje imaginario. De esta manera, la
imagen de la franja D es todo el plano w del cual se ha eliminado
el segmento del eje real u desde —1 hasta 1 a través del infinito.
Dividamos todo el plano z mediante las rectas x = hir,
k en franjas verticales (regiones de uniformidad de la función
w — eos z) y tomemos para cada una de ellas su copia en el
plano w. Uniéndolas del modo indicado en el p. 22 podemos
obtener la superficie de Riemann de la función multiforme z =
Arccosw, la cual es la función inversa de w = eos z y tiene la
forma
1 /
z = Arccos w = - Ln [ w + (5)
% \
Sus puntos de ramificación son ± 1 e oo.
Las funciones tangente y cotangente se determinan en el
plano complejo por medio de las fórmulas
WÜW1 •ih

<V4

#!
ium m.
• >•.:•<}••: i " 4 i< >
> '' < > + im .i.V.V.

2jTÍ

©
ijr/2

—ve/2
Fig. 38

o bien
—IZ e 22 +
i e
tez = —i—. —- Ctg 2 (7)
i '

° c " + e~ tz

Estas funciones son diferenciables en todo C, excepto en


los puntos donde se anulan los denominadores de las fracciones
en (7). Hallemos, por ejemplo, los ceros del denominador de ln
fracción que define ctg z:

eta-e~" = Q, e" = e~", iz = ~iz + 2kici, z^kit, ke Z.


Las funciones z tgz y z ^ ctg z son periódicas de período
principal real ir. Para ellas se conservan las fórmulas de diferen-
ciación conocidas del curso de análisis matemático y las relaciones
trigonométricas principales.
Las transformaciones realizadas por estas funciones son
composiciones de las aplicaciones ya estudiadas. Por ejemplo, la
aplicación
e 2iz - 1
tg z = -i ,2 iz
+ i
t ' - « I f
. fc I
ív r1* V . {',,.!.::

una composición de las aplicaciones siguientes:


Wz — 1
W! = 2iz; 2) = eWt; 3) = 4) w iw3.
+
W2 1'
• Ahora no es difícil examinar las transformaciones con-
•rmes más simples efectuadas mediante la función w — tgz
lig. 38).
I Estudiando las aplicaciones w = tg z y w = ctg z, vemos
lúe sus regiones de uniformidad son franjas verticales de anchu-
Ki 7r. Dividiendo con ayuda de las rectas x = kir (fc € Z) todo
II plano z en regiones de uniformidad de la función tangente,
lomando para cada una de ellas su copia del plano w con un corte
I lo largo del segmento [—i, i] y uniéndolas entre sí del modo
interiormente indicado, construimos la superficie de Riemann de
a función multiforme
1 1 + iw
z = Arete w = — Ln —•
° 2% 1 ~%w
La función Arctg w tiene dos puntos de ramificación:

Problemas resueltos.

Solución. Sea z — x + íy, entonces


eos z = eos x ch y - i sen x sh y, Im w = - sen x sh y < 0.
Por consiguiente, la imagen del rectángulo P pertenece al semi-
plano inferior del plano w. Para z = x se tiene
w = eos x, 0 < x < 7r;
para z = 7r + iy
w = - ch y, 0 < y < b;
para z — iy
w — ch y, 0<y<b;
y para z ~ x + ib
w — u-\-iv = eos x ch b — i sen x sh b, 0 < x < 7r,
es decir,
U2 V2
u — cosxchb, v = -sena:shb, ~r~T7 + ~TT7 ~
ch b
¿ sh b
¿
•y i.

Así pues, el rectángulo P se transforma en la mitad inferior de


una elipse de semiejes ch6 y sh6. Nótese que en los puntos
extremos z = 0 y z = 7rse infringe el carácter conforme de la
aplicación, pues los ángulos rectos se transforman en ángulos
iguales a TT en los focos ± 1 de la elipse. En estos puntos
(eos z)' = - sen z — 0. •

< Solución. La aplicación dada es una composición de las aplica


ciones

wi — e iz, w2 = Wi-l , w3 iwz, w = wj,


WI+1

- J

nf 2

Fig. 39

ilustradas en la figura 39. Efectuando sucesivamente las aplica


ciones indicadas obtenemos la región requerida. •
Vsfíi^i:^ i-.

•tfrriH:^:-'

Solución. A partir de la definición de la función z i > cosec


resulta
scn¿
i = i i
|cosecz| - j s e n 2 ; j 2 y _ C os x
2 ^/sh2y + sen2 x
í 1
En los lados horizontales de los rectángulos z ~ x±i + -J w
se tiene
/ 1\ 7T
sh ( n + - J O s h - > l ,

cosec ( ® ± t I n + - | 7T I - . :
• V V 2 /
ln + J J ®
/ / . / ^ 9
y sh 2 7r + sen

< 1.
sh-
» + -
En los lados verticales 2 = 7r + iy, tenemos

cosec
n +
± \ 2) v + t y

sh ¿y + sen¿ I n +

sh 2y +1
de donde se deduce la desigualdad

cosec I ± ( n + - j 7 r + i y j < 1.

Veamos ahora algunos problemas relacionados con todas las


secciones de este capítulo:

&j®
fí^.s
<4 Solución. 1) Consideremos una aplicación lineal entera de la
forma w = az + 6. Para que esta función transforme el semiplano
superior en sí mismo se requiere, en primer lugar, que la imagen
del eje real sea el eje real, es decir, w(z) G E si z G R. Por eso
a y b han de ser números reales. Además, las condiciones de
partida exigen que se cumpla la condición w'{z) = a > 0. De este
modo, la función w = az + b, a G R, b G R y a > 0, transforma
el semiplano superior en sí mismo.
2) Es evidente que la aplicación buscada es w = —az -f b,
fl6l, 6elAfl>0.
3) Para resolver el problema planteado, transformemos
primeramente el semiplano superior en sí mismo y después
7T
efectuemos un giro en un ángulo de - —. Así obtendremos
w = —i(az + b), a G R, b G M A a > 0.
4) En este caso, a los valores imaginarios puros de z deben
corresponder valores imaginarios puros de w, donde w = az-{-ib,
a G M, b G R. Para que el semiplano derecho se transforme en sí
mismo es necesario que se verifique la condición w'(z) — a > 0.
Por consiguiente, obtenemos la función w = az + ib, a G R,
6 G R A a > 0.
Para la determinación exacta de la aplicación hay que
especificar dos pares de puntos correspondientes. Si son puntos
frontera, no podemos reducir el número de pares, pero si son
puntos interiores basta fijar sólo un par de puntos, ya que el otro
par quedará determinado por la propiedad de simetría. •
f.

q í. ( • V | r-
•i i» t? : i. . v

s
a r . . i • •,' -
' .. ,-U/ < -

• I •

jii ]f ••
¡üm' WVMí

Solución. 1) La aplicación buscada tiene la forma w = az + b.


Dado que ésta debe transformar la franja D en sí misma, las
rectas x ~ 0 y x = 1 tienen que transformarse en las rectas
u — 0 y u = 1. Son posibles dos casos: a) x = 0 —*• u = 0,
x = 1 u = 1; b)x~0->u = l , x = l-+u = 0.
Considerémoslos por separado.
a) Para z = iy tenemos w = iv, iv = iay + 6; en parti-
cular, para y = 0 se tiene iv = 6 y, por consiguiente, 6 =
6i 6 I , fl G 1 . En caso de que z = 1 -f iy se tiene w = 1 + iv,
l+iv = a(l + iy)-\-ib, de donde hallamos a = 1. De esta manera,
la aplicación buscada es w = z + ib, b G R.
b) Para z = iy se tiene w = 1 + ¿v, 1 + ¿v = ¿ay + en
particular, para y = 0 tenemos que 1 + iv = 6. Por consiguiente,
6 e C y 6 = 1 + ibi, bi 6 K, Para z = 1 + iy, se tiene
w = iv, iv = a(l + iy) + 1 + tfy, de donde hallamos a = -1.
Finalmente, obtenemos w = ~z + 1 + bi, 6 e l .
En el caso a) las rectas x = c, las cuales son parale-
las a las rectas frontera, se transforman en sí mismas, mientras
que en el caso b) las rectas paralelas que son simétricas res-
pecto a la línea media de la franja x ~ - se transforman
la una en la otra. Evidentemente, para determinar la aplica-
ción de forma completa hay que especificar un par de pun-
tos correspondientes que se encuentren en una misma recta
1
x = const - , o en rectas simétricas respecto a la recta
x = -1. La aplicación no queda totalmente determinada si los
puntos correspondientes se encuentran en la línea media de la
franja. De este modo, w = z + ib, o bien w = — z + 1 + ib,
be R.

¡lllftft
•lili
2) La aplicación zi = -%-{z + U) transforma la franja G
en la franja D. Según los resultados obtenidos en el caso 1) la apli-
cación W! = Z! + bi, b G R, o bien u* = - « i + 1 + M, transformo
la franja D en sí misma. Sea la aplicación buscada. Entonces,
la aplicación = - ^ ( w + 2i) transforma la franja G en D.
Así pues, la aplicación w se obtiene a partir de las condiciones
w3 = wlf o bien w3 = w2, es decir,

_I(tü + 2¿) = - ^(2 + 21) + ^ ,


3 o
o bien
+ 2 i) = l(z + 2i) + 1 + bi.

En el primer caso w = z - 3b = z + blf h G R; en el segundo


caso tenemos
w = - i - 3b = -z - i + b2/ b2 G R.
En cuanto a la correspondencia de los puntos para la
determinación exacta de la aplicación, los razonamientos son
análogos al caso 1), dado que hemos reducido el caso 2) al caso 1)
7T 1
3) El ancho de la franja es igual a eos - = - Considere

mos la aplicación zx = V2 exp j ¿ ~ j z = Ví + -j^J z=


(1 + i)z. Ésta transforma la franja dada en la franja D
Si w es la aplicación buscada, entonces, de manera aná
loga al caso 2) tenemos (1 + i)w = (1 + i)z + bi, o biei
(1 + i)w = - { I + i)z + 1 + bi, b G R. En el primer caso ob
tenemos w = z + ^r(l + i) = z + bi(\ + t), h G y en el segunde)
6+ 1 .6-1 + 1 u í í b i l -

Dado que el caso 3) también se reduce al caso 1), los


razonamientos anteriores acerca de las condiciones para la deter
minación unívoca de una aplicación siguen siendo válidos. •
< Solución. 1) El ancho de la franja es igual a h. La aplicación
zx — (z - a)- transforma la franja dada en el conjunto D descrito
en el ej.35. Aludiendo a la solución de ese ejemplo, vemos que la
aplicación w = zl + bi, b G R, transforma la franja D en sí misma.
A partir de la condición de normalización w(a) = 0 obtenemos
, _ _ z —a
que o = 0. Por tanto, w — .
h
2) La función w ~ —— + bi, o la función w = - -—- -f
h h
1 + bi, b G M, transforma la franja indicada en el conjunto D
(v. ej. 35). Como la primera de las condiciones de normalización
está definida en la línea media de la franja, la aplicación lineal
entera que buscamos no queda determinada unívocamente. La

segunda condición Im w ^a + ~ + i j < 1 conduce al caso b) del


ej. 35, es decir, la imagen de la recta x ~ a es la recta u = 1, y la
imagen d e z = a + ftesíi — 0 (las rectas en los planos z y w se
recorren en sentidos contrarios). Por eso
z - a ( h\ 1 1
w{z) = \-l + ib, =
h \ 2J 2 2
z+ h
de donde b = 1. Por consiguiente, w = (- i es la
aplicación lineal entera que buscamos.
3) Hallemos el ancho de la franja en el plano z. Dado que
tg a ~ k, entonces

h = b eos a =--
l + tg2a TTF'

mam
de donde - = . Haciendo girar la franja en un ánguk
h b
~( í + arct^ ^ multiplicando el resultado por obtenemos
la franja D del ej. 35
VTTF f Y ir \\
w= — z exp < —í I ~ + arctg k )

que satisface la condición de normalización.


4) Este caso se reduce al anterior. Suponiendo z\ = z ib
y tomando en consideración que tg a = k, obtenemos
TTP
exp¿í - + arctgkj >(z ~ ib\).
l V2 " J J
Es fácil comprobar que esta aplicación satisface la condición d
normalización. •

vf<<s>.<>»<*> i •• • •

.. 1

H ^ h

(I V*í ' 'i ;


í n • • / V v - . .

* . ' «v • •

Solución. Tomemos w = az + b. Según las condiciones de partidí


tenemos z = 0 —• WQ, 1 wo + Re,a, de donde hallamos w(] =
a + wG = w0 + , luego a = fíe'". Finalmente,
w — Remz + WQ. •

fc : .: »k :• .

" i".• ••'• * •

. . ... . í• 1

V< »
< v-A ' ¿ » . .
As'ssw.vv.'í-s ...»
V/ftsfr^íy A <V v i ». v

• i.*-" ; < r
*

• -Y.
< Solución. 1) Sea z — x + iy, w = u + iv. Entonces x + iy =
1 U . V u
zmr.
u + iv = l¿
u + v
22 , ..7
2 ~ » . ,
U + V
2 2
d e d o n d e ® = -T7-T/ v =
u22 + V
U v22 '
v ^^ £2 y'2 - 1 q u e acc = aw ¿e i a
u2 + uz + v2 w2 + v2
1
ecuación de la familia de circunferencias se deduce que —= =
u2 + v2
—£ 2 es ecuación de la familia de imágenes. La familia de
a u

1
imágenes buscada tiene la forma u ~ ~ . Ésta es la familia de las
a
rectas paralelas al eje imaginario del plano w. El propio eje no
pertenece a la familia.
2) Es evidente que la familia buscada se compone de
1
las rectas v = — - paralelas al eje real del plano w, con la
particularidad de que el propio eje real no pertenece a la familia.
3) La ecuación del haz de imágenes tiene la forma
v u
—~ r = —z r¿ -f b, la cual se puede escribir como
vr 4- v ¿ u -f v
¿

b(u2 + v2) + u + v — 0, o bien


1
u + + W +
2b 2b ib2'

Hemos obtenido la familia de las circunferencias de radio —=—


V2|&|
/ 1 1\
y centro en el punto I —, — I. Las circunferencias de esta familia
son tangentes a la recta v = -w en el origen de coordenadas. La
recta también pertenece a la familia para 6 = 0.
4) Escribamos la ecuación del haz de las imágenes de
dicha familia:
v k u
— z¿ z = —z—-r, es decir, ku + v = 0.
u + u + v
z ¿

Hemos obtenido el haz de rectas v = —ku.


i r .. i i \ «-I

1 /^''ríf^fe^l^ j. l á t > fillir l i r f » ! 1


^ ' L ^ . i t f f a í W h f . . ' V.t.Ai.rr-.'-i, >». ^ A ^ L U J ^

5) La ecuación del haz de rectas que pasan por un punto


dado ZQ = (XQ, YQ) tiene la forma
y - Vo = - ap-
iras una serie de aplicaciones evidentes, la ecuación de la familia
de imágenes de este haz

xQ
u2 + v2 V u2 -f v2
toma la forma siguiente:
(fca?0 - yo) (u2 + v 2 ) = ku + v.
Hemos obtenido un haz de circunferencias que también contiene
1
la recta que pasa por los puntos w = 0 y w = — (imagen de la
ZQ
recta que pasa por el origen de coordenadas).
6) Dado que
v vr
u2 + v2 (u2 + v2)2
es la imagen de la parábola y = x2 mediante la aplicación w,
entonces sólo nos queda simplificar la ecuación obtenida. Tenemos:
«.3
u2 = -v{u+ v2), u2( 1 + v) = -v , uL - -
1+ v
La curva definida mediante Ja última ecuación se denomina
cisoide. •
¡c + iy — x0 + ¿y0 +
(u - /ii) + i{v - h2)
(u - hi) - i(v - h2)
= *0 + l y o + (u _ h i f + (v _ hi)1,

u-hi __ v ~ h2
x=x°+ u-h ?+(v-h r ~ ~ ( u - h t f + ( v - h 2 r
{ 1 2 y y o

Sustituyendo x e y por C obtenemos dos familias de circunfe-


rencias
(C - x0)((u - hxf + (v - h2f) - (u - hi) = 0,
(C - yo)((u - hrf + (v - h2f) + (v - h2) = 0.
La primera familia pasa por el punto w = h y es tangente en este
punto a una recta paralela al eje imaginario (lá recta pertenece a
la familia). La segunda familia es tangente en el punto w - h a
una recta paralela al eje real. Esta recta también pertenece a la
familia. ^
2) Dado que = Reia y w = +h, entonces w -
Z — ZQ
1
h = —e~ ia . Se obtuvo una familia de circunferencias de radio —
R R

y centro en el punto w = h. Es obvio que arg (w - h) = - a es la


familia de semirrectas que salen del punto w = h. •

M Solución. Para z = £ c y 0 < a < +.oo


x —z x - 1 . 2x
w = u 4- iv =
x + i x2 +1 +1
x2 - 1
La función x —2 — - es no decreciente:
x +1
x -l
2 x -l
2 x2-l
inf - y2 — = lim "YTT = ' S U P lim —z—7
X +1 +1 OCxC+oo ar—>+oo üJ^ + l
por eso en el caso considerado — l < i t < l , i / < 0 . Como jw|
la parte de la frontera del cuadrante ji — {z G C: 0 < Rez < I
Imz = 0 } se transforma en la semicircunferencia unidad inferí
con centro en el punto w — 0. Sea z = iy,0 < y < +00. Entone
zy - %
w(z) = u + iv = - ¡Lzl
iy + i y + l'
y-1
u = -1 < u < 1, v ~ 0.
y + i'
Vemos que la semirrecta y > 0 se ha transformado en el interva
~1 < u < 1. De este modo, la función w transforma el conjunto
en el conjunto = {w € C: < 1 A Im w < 0}. •

z — i¡ 2
Solución. La función homográfica w = — transfoi
1 + (i/2)z
ma el círculo unidad G = {z G C: \z\ < 1} en sí m
mo. Hallemos la imagen de la semicircunferencia superio
7 = {z G C: \z\ = 1 A Imz > 0}. Tomemos tres puntos zx =
zi = h z = 1. Estos se transforman en 3 4
3 = i-, = i
3 4 5 5
«>3 = - - 1 - . Por consiguiente, la semicircunferencia 7 se trans
forma en el arco de circunferencia superior con extremos ei
3 4
los puntos ±- - i-. Hallemos ahora la imagen del intervale
- 1 < x < 1 mediante la aplicación w. Por ser w una aplicaciói
homográfica, la imagen del intervalo es un arco de circunferen
cia. En el caso considerado, esta circunferencia se define po
tres puntos zx = -1, z2 = 0 y z3 = 1. Anteriormente hemos
obtenido que los puntos zr y z3 se transforman en los punto,'
3 4 3 .4 1

W l _ - - - Í - y w3 — ~ - Í - . El punto 2 se transforma ei
i'
- i ' : A i * '

> • ' .•> 1 • • '


F v J V*- v i fít A I frl v • i "i I • I •. % ; ,. •

^^^ ^^^ el punto w = - -. Es obvio


v£y ^ ^ KÜJ que el centro de la circunfe-
fmm. Ü i ^ rencia fliik
que buscamos perte-
| —IV^P^Bl
nece e Í e imaginario. Sea

Wq — (0,6) su centro y R
_.33 _ ¿.4
4 33 ___-4s u radio. La ecuación de la
5 *5^
^ 55 *55 circunferencia tiene la forma
Fig. 40
Fig. 40 u2 + (v - b)2 = . Utilizan-
do ahora el hecho de que
i puntos w\ y w3 pertenecen a la circunferencia, obtenemos
/4 \2 2 i
; - f ( - + 61 — R . Dado que el punto - - también pertenece

arco de la circunferencia buscada, entonces ^ - + b


i esta forma, hemos obtenido un sistema de dos ecuaciones
5 3
ra b y R. Resolviéndolo, hallamos b ~ — y R = - . Así
4 4
íes, la imagen del intervalo (—1,1) es el arco de circunferen-
f 5 31
i F = < tí) 6 C: W + i- = - >/ y todo el semicírculo D se
insforma en una lúnula que contiene el punto w = 0 y está
litada por dos arcos de circunferencia = {w £ C: \w\ = 1}
V (fig. 40). •

lución. Hallemos primero la imagen de la semirrecta z ~


[x ^ 0). El punto x = 0 se transforma en el punto wj = 0. De
x x
; expresiones límites lim = -oo, lim = -foo
ar-»l-0 X — 1 z-4+0 X — 1
mos que la imagen del segmento [0,1) en el plano w es el seg-
x
jnto (—oo, 0]. Dado que lim = 1, al segmento (1, +oo)
s-í+oo X — 1
el plano w le corresponde el segmento (1, +oo). Por consi-
iente, mediante la aplicación w la semirrecta z = x (x ^ 0) se
§ m s
^ .. .. : > T
' ni
• m» y»'» lejx^M '

transforma en el eje real del plano w sin el intervalo 0 < u < 1


7T
Como ya sabemos, la semirrecta tp = — se transforma median ti
una aplicación homográfica en una circunferencia de ecuación ge
neral (u — a)2 + (v - b)2 = R2. Para determinar a, b y R hallemo¡
K
las imágenes de tres puntos de la semirrecta (p = —: estas imáge
nes pertenecerán a la circunferencia y la definirán unívocamente * IT _

Es cómodo elegir los puntos Z\ = 0, z2 — e** y z3 = oo. Tras un


serie de cálculos sencillos obtenemos wi = 0, w2 = 2 7=
2(V2-i]
y W3 = 1. De esta manera, tenemos un sistema de tres ecuacionei
con tres incógnitas a, b y R:
2 . .2 d2
a +0 = R ,
1
+ 6 =
2~ a
2(V2 -
(1 - a)2 + b1 R2.

1 1 V2
Su solución es a = -, b = - - , R = — , luego la circunferenci
buscada es
í l * V5
7 = <¡ w € C: + - = —-
1 2 2 2
i. ' ' ' ^
IlfP^^

mí, la función homográfica w - — — transforma el interior del


7T
ngulo 0 < <p < — en la región del semiplano inferior w que se
4
btiene al eliminar aquella parte del círculo

K =
í<wec W--
1 ¿
+ - < —^

ue pertenece a dicho semiplano (fig. 41). •

^M1

Jolución. 1) Hallemos la imagen del eje imaginario mediante la


plicación w. Tenemos:
iy — 1 i
w = ——- = 1 +
«2/ y
\sí pues, la recta x = 0 se ha transformado en la recta u = 1.
dallemos la imagen de la recta x = 1. Esta imagen será ortogonal
il eje real, pues la aplicación dada transforma el eje real en el
'je real. Por consiguiente, dicha imagen es la circunferencia de
^
ícuación (u — a) + v = R y centro en el eje real. El punto
ry

a = 1 se transforma en el punto w — 0, y el punto z = oo, en el


mnto w = 1. Para determinar a y R tenemos un sistema de dos
i
O 0 O 1
ícuaciones a = R , (1 - o) = R , cuyas soluciones son a = -,
1
íí = - . La ecuación de la circunferencia buscada es
2 1 1
w = - .

2 2
\sí pues, la franja D se transforma en la región limitada por
a recta de ecuación Rew = 1 y por la circunferencia F =
w 6 C: w - I == U
- > tangente a dicha recta (fig. 42).
2 2J
2) Las imágenes de las rectas x = 0 y x = 1 son cir-
unferencias con centros en el eje real, dado que el eje real se
:. . f >j <14%»,':

(!) ©
3 ffiMfei^
.. v-J íí

rmm<\

Fig. 42

transforma en el eje real y los ángulos se conservan. Tomemos dos


puntos Zi = 0 y z2 = oo en la recta x = 0. Sus imágenes son los
1
puntos w = - y w = 1. Busquemos la imagen de la recta x = 0
en la forma (u - a)2 + v2 — R2 (la imagen es una circunferencia).
Las constantes a y R se obtienen a partir del sistema de ecua-
ciones Q - a j = R2, (1 - a)2 = R2. Resolviéndolo obtenemos:
3 „ 1
a = -, R = La recta x = 0 se transforma en la circunferencia
^ 3 1
de ecuación w =
4 4
Determinemos ahora la imagen de la recta x = 1. Las
imágenes de los puntos & = 1, = oo son los puntos w\ = 0 y
w2 = 1. Dado que dicha recta se transforma en una circunferencia,
los puntos wi y w2 pertenecen a ella, y como su centro se
encuentra en el eje real, la ecuación de la circunferencia tiene la
forma (u- ai)2+v2 ~ R2. Los números ax y RY se determinan del
sistema de ecuaciones a\ = R\,( 1 - a x ) 2 = R¡, del cual obtenemos
a\ — Ri = 1 La ecuación de la circunferencia es w 1 = 1
2 2 2
z-1
Por consiguiente, mediante la función w — la franja D se
z —2
transforma en la región limitada por dos circunferencias tangentes
< Solución. Al punto z = 1 le corresponde el punto w — oo, luego
la circunferencia
7l = {z e C \z\ = 1}

se transforma en una recta ortogonal al eje real (para la aplicación


dada el eje real se transforma en el eje real). Al punto z = ~1
1
le corresponde el punto w = Así pues, la circunferencia 71 se
1
transforma en la recta de ecuación u = - .
2
La imagen de la circunferencia 72 = {z 6 C \z\ = 2} es
una circunferencia en el plano w con centro en el eje real. Su
O O o
ecuación es (u — a) + v — R . Las imágenes de los puntos
z t = - 2 y Z2 — 2 pertenecen a esa circunferencia. A los puntos
2
z\ y Zi les corresponden los puntos W\ = - y w2 = 2. Para
O
determinar a y R obtenemos un sistema de dos ecuaciones con
; •;y '<< ¿ k U'-iilfl

@ »
áP^Hm

Fig. 44

dos incógnitas - aj a)2 = R*.


= R2 y (2 - ay ií 2 . Resolviéndole
Resolviéndole!
4 2
obtenemos a = R — La circunferencia 72 se tranwform
3 3
en la circunferencia F = < tu G C: \w- - ^- = =^ 1. Así
3 3J
anillo K se transforma en una región doblemente conexa cuy
1
frontera se compone de la recta Re w = - y la circunferencia I
(fig. 44). •
Solución. 1) La función w\ = - transforma el conjunto P\K
en la franja

G = e C : 0 < ReW\ < ~ j , '

d
mientras que la aplicación w2 = dw\ = - convierte la franja G
z
en la franja G' = {w2 G C: 0 < Rew2 < 1}. Según la solu-
ción del ej. 35,1), la forma general de la aplicación buscada es
d
w — w2 + ih ~ - + ih, o bien w = ~w2 +1 + ih — d 1-1 + ih,
z z
donde h es un número real cualquiera.
1
2) La función w \ ~ - transforma la lúnula en la franja

D
-{ Wi G C: — < Re Wi <

il ancho de la franja es igual a


d2 di}'

di d2 di d2
d\d2 ( 1 \
-.a función w2 = - wi — - transforma la franja Di
d2-dl\ dzj
:n la franja D2 - {u>2 G €: 0 < Rew2 < 1}; la aplicación
u ~ w2 + ih (o la aplicación w — -w2 + l + ih, /iG R) tr ansfor-

\
na la franja D2 en sí misma, es decir, en la franja D (v. ej.35,1)).
di (d2
Analmente, obtenemos que w = ( 1 J -f ih, o bien
d2-di\z )
u=
di
—f
/d 2 \
IJ+l+ih, donde h G Mes arbitrario (fig. 45).
>r-fia< vi: v

iíáll
ttm***Itttifím
u2

Fig, 46

3) El resultado de la composición de las aplicaciones


1 1 dí d2
W\ = W2 = W\ w3 w2f
d2' d\ + d2

djd2 í\ ¿i d2 di / z-d2
1-
W W3 d\+d2\z d2) d\ -\-d2 z \di+d2
conlleva a la región requerida (fig. 46).

¿/^f > << ' £ :

Xf'XO'' < >A* • ' •"


4 s > : • < ';

. ... . - > » > ; <->. < - Í K O » » » .


4 >: <% ?4 y A * »' x ' <' "
• .

M Solución. 1) Para mayor claridad escribamos las condiciones de


partida en forma de una tabla

z -1 i 1+ t

w 0 2i 1- ¿
¿4-1
Busquemos la función en la forma w = k . El punto - 1
, z-b
se transforma en el punto w = 0. De acuerdo con la tabla, para
determinar k y b tenemos el sistema de ecuaciones
1+ i
2% = %
k-
b'
2+ i

Dividiendo las ecuaciones miembro a miembro, obtendremos una


ecuación respecto a b:
2i _ (1 + t)(1 -b + i)
1~i ~ (i - b) (2 + i) '
3 + 2i
Tras una serie de transformaciones obtenemos b = .
2 (i - 1)
Sustituyendo esta expresión en la primera ecuación del sistema
£0

hallamos que k = - - . Finalmente resulta


2 i(z +1)
w = .
4z - 1 - 5i
2) Las condiciones de partida escritas en forma de tabla

1+ j

oo

sugieren que la aplicación homográfica se debe buscar en la forma


z —a
w = k r- Es obvio que se verifica la condición * —• oo. Las
z —i
incógnitas k y a se determinan a partir del sistema de ecuaciones

Í
. - . , 1+ a •

i, = k~- 1 -
,1+í-o i =
7

1k—~,
+ i
1 = fc-——7 = k(l + ¿ — a).
Resolviendo este sistema1obtenemos
+1 -% a = 3i, k ~ luego
-2 i
(1 + 2i)z + 6 - 3¿
w =
5(z - i)
Solución. Es cómodo resolver este ejemplo de la misma ma-
nera que el ej.46: escribimos los datos en forma de una tabla,
luego determinamos la forma general de la función homográfica
y, finalmente, hallamos las incógnitas a partir del sistema de
ecuaciones.
1) Tenemos:

oo

1+»

luego w = , con lo que se verifica oo 1. Del sistema de


ecuaciones
-1 -a 1+ a
z =
-1-6 1-4-6'
1 i- a

obtenemos a = —i - 2, b = i-2. Así pues,


z+.i+ 2
w~ —

z-i + 2
:

2) Con ayuda de la tabla

-1 oo

00

obtenemos que la aplicación homográfica tiene la forma w =


Z — Q>
i . En este caso - l ^ o o e o o w i . Queda por determinar a.
z -f 1
Para ello utilicemos la condición i 1. A partir de la ecuación
i —a
T
l-f- 1
obtenemos que a — - 1 + 2i. Por consiguiente,
2 + i(z +1)
w= .
z+1
3) A partir de la tabla

-1 00

00

vemos que la función buscada tiene la forma w = az + b. De


las condiciones O = -a + b, 1 = ia + b obtenemos que a — b,
1—i
a = — — . Por tanto,
2
1 -i
w ~ + ! ) • •

r / . v :

; y

** V ***

'•*

$ ItM
u ^ t t l

olución. 1) Buscamos la función homográfica w en la forma


-1-1
Dado que O - 1 , entonces
-1—t l+¿ i
2i
e donde k = - : . Por consiguiente,
1 %
w-l 2i z-1
w-i l+¿ z — i
w((l+i)(z-i)+2i(l-z))=2(z-l)+(l+i)(z-i),

(1-í)Z+Í+1
w — 1/2 z- 1/2 , 1t
2) A partir de la condición — = fe —, hallamos
' r w-2 z- 2
la función w. Tenemos:
^= fe^i (2w - 1) (z - 2) = k(2z - 1) (w - 2),
w- 2 z- 2
z(l — 4fe) + 2fe — 2
w =
2z(l - fe) + k - 4
5 3
Para z = - + -x el denominador de la última fracción se anula,
4 4
5 3
puesto que - + -i ^ oo. Utilizando este hecho determinamos fe:
5 3 i\
fe) + fe - 4 = 0.
2+ I (1

Resolviendo esta ecuación, obtenemos fe = i. Finalmente,


z(l - Ai) + 2 ( - l -f i)
W ~ 2*(l-i) + i - 4
3) Las condiciones de partida sugieren que la función w
1 1 l + h(z-i)
satisface las condiciones : = r+ h — ; . I or
w—
w — ii z —i z—i
z{l + ih) + h
tanto, zz —
tanto, - i i == (w
(w ~ i) (1 + hz - ih), w = hz + 1 _ i h • Dado
Z\ (1 + i)
que 1 oo, entonces h + 1 - ih = O, h — . = -—.
ITí A
Obtenemos
z(3 — i) — (1 +1)
w= — —• •
(l + í) (1 -Z)

M Solución. Para mayor claridad compongamos la tabla


Según el teorema l , j x 1.3, para tres puntos diferentes
:ualesquiera z1 G C, z2 €C, z3 G C y tres puntos diferentes
rualesquiera wx G C, w2 G € , w3 G C, existe una sola aplicación
íomográfica L tal que L(zk) = wk {k = 1,2,3). Dicha aplicación
;e puede determinar a partir de la expresión
Z - Z\ Z3 — Z2 W -Wi W3~W2
= . (1)
z - Z2 Z3- Zl w ~ w2 w3 - Wi
-v , Z3 — Z2 1 ttj-Bb 1+ i
)ado que = = l a expresión (1) toma
z3 - Zi 2 w3 — wi 2
. Z+ 1 (w - 1) . ~ _A
\ forma = (1 + ¿p ±t efe donde w = .
Z w-l iz ~ 1
La función w transforma el semiplano superior P = {z G C:
n z > 0} en el círculo unidad K ~ {w G C: \w\ < 1}, cuyo
mtro w = 0 es la imagen del punto i. •

tlución. Según el teorema 1, p. 1.1, toda función homográfica


az + b _ _
- c z + d e s una aplicación homeomorfa de C en C. Como
_ ad~bc
= (cz -f d)2' e n e l c a s o ^ s e d e b e cumplir la condición
- be > 0, y en el caso 2) la condición ad - 6c < 0. En el caso 3)
iplicación homográfica tiene la forma w ~ %aZ Aad~bc < 0
t.. 1. . , cz + d
multiplicación por 1 hace que el semiplano inferior gire en
ángulo - en sentido positivo, es decir, que se transforme en
emiplano derecho). Recordemos que conforme a la definición
eral de función homográfica, los números a, b, c, d son
es. •
M Solución. 1) Según el teorema 1, p. 1.3, tenemos
z w—1 2
_ xu = .
2(z - 1) w- 2 2- z
2) Compongamos la tabla

Nótese que el punto —i se transforma en el punto - 2 i , ya


que i se transforma en 2i (las imágenes de los puntos simétricos
son puntos simétricos). Volvamos a aplicar el teorema 1, p. 1.3.
Obtenemos
2z 4i w -1 2z + 1
w = -2
z- i 2i + 1 w — 2i z-2

, ¿ <> j> ^

z-R
Solución. La función w tiene la forma w = fcj-j-^, puesto que
w = 0 para z = R y w —• oo cuando z —» - J í . A partir de
la condición w(0) = 1 se obtiene que k = - 1 . De este modo,
R-z
w— — .
R 4- z
La función w transforma el eje real Ox en el eje real
O'u. Por consiguiente, la imagen del intervalo -R < x < R es el
semieje real positivo (un rayo) y la imagen de la semicircunferencia
7 = {z (E G |z| < iíAlmz > 0} es la semirrecta de pendiente - -
que sale del origen de coordenadas. Utilizando la regla del
recorrido y la propiedad de las transformaciones conformes de
conservar los módulos y los signos de los ángulos, obtenemos
que la imagen del semicírculo superior es el cuarto cuadrante
D={(«,í/)ei2:ti>0,K0}. •

Solución. Según la fórmula (3), p. 1.2, tenemos

Z — ZQ , (1)
Z-Z0
donde z0 es el centro de la circunferencia y i? es su radio.
En el caso 1) zq = 0, R — 1; por consiguiente,
- r
1 1
Z — -
Z 2+ i 2 3 i = 5 ( 2 + í>-

En el caso 2) z0 = i, R = 3, z* = x+
2+ t-i

Solución. Utilicemos la fórmula (1) del ej. 53.


t>lü 1 iú
1) Es evidente que z = — . Entonces z — - — 2e son
los puntos de la circunferencia de radio 2 y centro en el origen
de coordenadas.
2) Dado que z — 1 ~h et6, entonces z* = ^ —
1 1 + e~t9
l i 0 1
- + - tg - . La imagen simétrica es la recta de ecuación x ~ -.
3) Escribamos la recta definida en el plano mediante la
ecuación y — 2 en la forma 7 = {z € O - 0 0 < Re 2: < +00,
Im z = 2}, es decir, 2 = x + i2.
Entonces
* . * 1 x + i2 x . 2
z — x + iy
x-i2 x2+4 x2 + 4 +4'
x ^ 2
~ __•2> . 7/ V — 2ñ ; 7'
x +4' x + 4'
2x
Sustituyendo x = — e n el segundo miembro de la igual-
y
X
dad x* = — — t r a s una serie de transformaciones sencillas
ar + 4
obtenemos que
•2
*\2 / * 1 1 11
(xT + y - = es decir,
4

16 Z ~ 4 "16
En este caso la imagen simétrica es la circunferencia de radio

y centro en el punto z = -.

Solución. 1) Es obvio que arg w(x) = a + 2 arg (x — p), puesto


que arg (x - ¡3) = - arg (x ~ /3);
2) Derivando obtenemos
P-Z + /3 i2b
?//(z) = e — e — e

Z-P)2 (* - /3)2 _
teMMÉilifllMlMilÉÉUIIMlÉiAÉIÉa
M
' 1 lí

I.VAm¡MIJv"nv2v^ Írtl^lí; r l-si' .í Á\ t ¡ ¿ •*

Realizando el cambio z = (3 hallamos


... ¿26 c^"-*/2)
(¿26): 26
26
3) Por cuanto \w'(z)\ = para a/26
¡2-/3|2
lugar una contracción, mientras que para V26 > z — (31 ocurre
una dilatación. De la igualdad \z - ¡3\ = \{x - a) + ¿(y - 6)| se
deduce que
inf ¡ z — /? | = (x - + (y + 6) = 6.a)2 2

xeR
y> o
A partir de la desigualdad >/26 < 6 vemos que para 6 ^ 2
todo el semiplano se contrae. Si 6 < 2, la región que está dentro
del círculo K = {z G C: U - fll < i se dilata. •

Solución. 1) conforme a la fórmula (4), p. 1.3, la forma general de


la aplicación que transforma el semiplano superior en el círculo
unidad es w ~ — D e la condición w(i) = 0 se deduce
z —a
que a = i. De este modo, w = e lB Derivando la función w
1 z+%
obtenemos

= = (z- +Ui)¿' = l - e ' ( '2 ~ * 2/ 2 )

TT 7T
A partir de las condiciones de partida arg w (i) = -— = 6- —
se deduce que 6 = 0. Por tanto,
z —i
z+ i
:
. : J : y V i

! i . -i • i : \

i9z-a
2) Tomando a = 2i en la fórmula general w — e I

z + a
iS 2i
obtenemos w ~ e :. Puesto que
z + 2i
4i , ¿C-*/2)
u/{z) = e —-~r, w (2i) =
(z + 2 i)2
7T
argw'(2i) = 0- -=0,
ir
entonces 6 = —, lo cual implica que
_z-2i
w= i
z + 2i
3) De manera análoga a 1) y 2) buscamos la función w en
ifí z - (a 4- bi)
la forma w = e 1 — . Tenemos:
z — (a - bi)
2 bi , i eí(«i — tt/2)
w(z) -= eJ»i —, w '(a + W) = e • =-
(z - (a ~ bi)) 2b 26
7T
arg tí/(a 4- 6z) = 0i = 0,

de donde B\ — — 4- 0. Finalmente,

z - (a - 6é)

^ Solución. Transformemos primeramente el semiplano P en el


círculo unidad Kx = {w 6 C: [t//[ < 1} de forma que el punto i
se transforme en su centro w = 0. Utilizando el ej. 56,1), tenemos
£ % 1
wx = y w'(í) = - c ^ " * 7 2 ) . Para 0 = ^ la derivada
# 1 M £ ^™ í 2 %
w (i) = - > 0 . Por consiguiente, wx = e I,r/ = i
2 z+ i z +1
mim,

Ahora nos queda efectuar una aplicación de semejanza y una


traslación w = Rwx + Finalmente obtenemos
,z - i
w — Ri ; + wQ. •
z +%

Solución. Dado que mediante una aplicación homográfica los


puntos simétricos se transforman en puntos simétricos y 0 >-+ 1,
entonces o o w - 1 , Haciendo uso de la tabla

vemos que la función homográfica que transforma K en P, tiene


la forma
z - a
w~ k
z-b
A partir de la condición de normalización obtenemos k = -1,
b = ~a. Por tanto,

w = —
z+ a
Derivando la función, obtenemos
2a
w'(z) = — w'(0) = —,
(z + a)2' a

arg w'(0) — arg


í 2\ 7r — arg a =

de donde arg a = - . Por consiguiente, a = ¿a : (ai > 0) y


z - ¿aj
w = ——. Sea w = u + iv. La frontera del círculo K
z +
se transforma en el eje imaginario del plano w, es decir,

SftfsiíS'.
l^lih*1' •' * H* ''
o •

1
i ; * i

2e%* - iai
IV, IV —:—• En particular, para v = 0 teñe-
2G ídj
7T
mos 2eiB - %ax = 0. Esta igualdad se verifica si $ = —, a\ = 2.

2i
z + 2i

t
•í V

>. >5' ' V "< ^ ^ * ' .'. v •

, f,
4 .\V\ >; : v >»>»>•» A ' >

. . „ <K < • < », < » "S » S * <.« i'« ' K< Y' W

Solución. Transformemos inicialmente el círculo ÍT en el círculo


unidad Kx = {«¿i € €: |wi| < 1} con ayuda de la función
wi = — - 2i. Tenemos W\ — 0 H-+ w = —4, tui = —¿ i—• 0. Dado
que el punto w — —4i es simétrico al punto —4 respecto a la
recta v — u, entonces W\ — oo -4¿. Compongamos la tabla

oo

0 -4i

y busquemos la aplicación requerida mediante la fórmula general


de las aplicaciones homográficas:
w\ - a
w= k
W\ - b
conforme a la condición de normalización,
ka a+ i
_4 = A ; - — = 0, -4i = k,
b b+ i
de donde
a — —i, b — 1, k Ai.
Por consiguiente,
- -2i +i ¿z + 2
= - 4 i-i ~ -4
2¿ — 1 z-2~'
.uuitíiu^í^

« Solución. Sea u, = w(z) la aplicación buscada. Entonces la


función
~ ia
^ ( arbitrario)
w b

w 9 e R es

transforma el semiplano superior del plano w en el círculo unidad


con centro en el origen de coordenadas. Éste mismo círculo es la
imagen del semiplano superior del plano z mediante la aplicación

{<p £ R es arbitrario).
z - a
Por tanto,
z - a
w~b~6 T^S
z —a ^ ~<p-6 es arbitrario).
Derivando ambos miembros de esta igualdad, obtenemos
Im b Im a
w{z) = ei$x
(w(z) ~ b) — a)2'
Haciendo el cambio z = a y tomando en consideración que
w{a) = b, obtenemos n

, Im& iü
w'{a) = r—ei<?1
Im a
Im b
Dado que — > 0, entonces arg w'{a) = $1. Tomando 0X
a,
obtenemos
w(z) - b iaz-a

^ rin r i 11 i i U N I I ' ¡irM' [ i1 V . U J . J

< Solución. Sea w = w(z) la aplicación buscada. Haciendo


wi = e w = ~w obtenemos el semiplano superior y a ^ - a .
<\

Utilizando el ejemplo anterior, obtenemos


W\ + a id z — a 9 G K es arbitrario.
wi+a z- a
Sustituyendo w\ por -w, resulta
w- a z- a
= e z
i e

w—a z—a
Derivando esta igualdad, hallamos
w'(z) eí(
(w(z)-a)2 (z-a)2'
Haciendo z = a y dado que w{a) = a, obtenemos
w' (a)
/ \= - eJQ.
TT
Por consiguiente, arg w'(a) (según las condicione!
3 /. * i •
de partida). De los dos valores 6X = 02 = - elegimof
0 _ l t debido a que - t t < arg tu'(a) < tt. Finalmente,
w- a '.z — a
s= % ~
w- a z-a

Solución. 1) Para z = eiv obtenemos


ta ep l(f> - a
_ _ J _ ei(a~<p) .
w = *e —
w ~ 1 - . tip _— ~e ei<p(e~i<p - a)
ae«> er* - a
1 - áe
Sea a = \eidl. Entonces d
sen <p — A sen
0{<p) = « - V + 2 arctg - a) = a - <p + 2 arctgeos tp _XcM

:: ZV&ZÚ
. t y,,//?, f
2) Derivando la función dada, obtenemos
ia 1 - az + a(z - a) 1 ~ H2
w'(z) — e
az)2 1 - az)2'
P
w'(0) = eia(l - ja|2), w'(a) = - 1 — .
1 - \a\2
K c- 1 ~ M 22 , ,
(1 - az) parte correspondiente del círculo
... . 1 - ja|2
se dilata; si ^ _ < entonces se contrae. Resolviendo estas
desigualdades elementales, obtenemos que el conjunto de los pun-

{
tos interiores del círculo G = < z e C: z - - < , /
a V |a ' 2
se dilata y el conjunto de los puntos exteriores del círculo
\\
J

< z e C: z - - > - 1 ¡> se contrae. La circunferen-


a

cia 7 = < z e C: z - 1 > es isométrica. Si a = 0,


/

entonces \w'(z)\ = l.
9

_ 4) A partir de las estimaciones |1 - az\ > l - \a\\z\ >


1 - \a\, |1 - az\ < 1 + \a\\z\ ^ 1 + \a\, para la derivada w'{z)
determinamos

max|W'(*)| = Í ± M , minK(,)| = j - ^ 1 . •
WÍI í-W iziíi 1 i + W

mmi]
Solución. 1) Utilicemos la solución del ej. 62, tomando en 2)
1
a — -. Obtenemos
2
arg w J = arg ^ - 0 a = 0,

4
entoncess
' 1
z~ 2 2z — 1
W= ~ = — .
1_ í 2-z
2 •

2) Al igual que antes, hacemos a = -. Entonces,


Í\ 7T TT
=
1'
arg w
2 j 2 =
* a =
2"

Por consiguiente,

9 z - o-
-ir 2z-í 2¿z + l
w = eí A- = i
22 2 + ¿Z 2 + ¿z
1+
, c
3) En el punto 2), ej. 62, se demostró que w (a) = 1 _ ^ .

Tomando aquí a = 0, obtendremos


7T tu'(0) = e
7
T
i a . A partir de la
_
condición argw'(O) = - - resulta que a = Por tanto,
w= e = -iz
(después de sustituir a = - - y a = 0 e n l a fórmula general
z—a
IÜ = e i a - — — ) .
1 - az
4) Sea w = 10(2) la aplicación buscada de J f en
Las funciones 2 ^ y w v-* ei<p-—— transforman,
1 — az 1 — Q>w
respectivamente, los círculos K y K\ en sí mismos (8 € E, <p G E
son arbitrarios). Dado que arg w'(a) = a, de un modo análogo a
w—a ia z — a
la solución del ej. 60, tenemos r~ = e —• •
' 1 - aw 1 - az

••mÉm
* Solución. La función wr{z) = ~ transforma K en el círculo
unidad, y la función 1

¿owi-wiia) R
e — — =
í 9
R\ _ Mjy z~ a
1 - wi(a)wi
= e

1 -
R\
transforma este círculo unidad en sí mismo. Sea w = w(z) una
aplicación del círculo K en el círculo K,. Entonces la función

w- b
= ei<pR :
Rl-bw
también transforma el círculo unidad en sí mismo. En las fórmulas
obtenidas 9 e M, <p e R son arbitrarias. Así,

R2 w~b - ¿(°-<p)fí z~a

Derivando esta igualdad, obtenemos


w'(z)(R¡ - \b\2)
n —i ~ |ia|i-
R\ i(e-<p)
— Ui xe ' - —

{R\~bw{z)) 2 1 (R\-azf
{Rl-azY '
Haciendo z • a y tomando en consideración que w(a) =
hallamos
Ri
W a
R\~\b\2 ' ( )
R\-\a\ } Ri R\-W
Ri R\
Como =:— j^p > 0, entonces haciendo 0~<p = a obtenemos
Ri R\~
que arg w'(a) = a. Finalmente resulta

W — b 7 — n

R\ - bw R\ — az
Solución. Hacemos — w — 1. Entonces |ÍI>i = \w -
Toda aplicación del círculo unidad K en el círculo
K2 — {u>i 6 C: |wi| < 1} tiene la forma general
¿ÍÍ z — a
Wi = e —, $£K
1 - az
Según las condiciones de partida,

Los parámetros desconocidos se determinan del sistema de ecua-


ciones

-ae =--,
1~a if)
e
l6
= -i.
1 -a
Haciendo e = — en la segunda ecuación del sistema, obtenemos
2a
1 -a~ -2a + 2\a\2, o bien a = 2\a\2 - 1.
Dado que (2|a|2 ~ l ) 6 E, entonces a es un número real y a = a.
El valor de a se halla a partir de la ecuación de segundo
2 a 1 1
grado a - ~ - - = 0, cuyas raíces son a\ — \ y a2 =

Puesto que -ael = \a\ = - (véase la primera ecuación del


1 1 i(t
sistema), entonces a = - -. Por consiguiente, a - — - , e = — 1.
Sustituyendo estos valores en la fórmula para W\, obtenemos
1
z +2 2z + 1
= í =
1+ 2 +

Así pues, w = w\ + 1 = -—-. •


2+ z

< Solución. Tomemos W\ = z — 2 y w2 = . De este modo,


/

el problema se ha reducido a la transformación del círculo


= {wi E C: |it;i| < 1} en el círculo
w
K3 - {w2 G C |w2| < 1}
bajo las condiciones w2(0) = wó(0) = 0. Utilicemos la
solución del ej. 64, tomando en ésta Rx = R2 - = 0.
Obtenemos

w2 + - W1
v

• z —2 2z - 4 - i
= wlf w2 = _ 2_ 2__
l
»
a
i

1 w2 2 + ¿(^ — 2)
2
1 + ~W\
2 1+ - 2)
Como w = 2(w2 + entonces
2z — 4 - z - 2+ i
2(w>2 + «) = 2
2 -f %{z - iz + 2-2%
\ ti*
• i" V, >• irr

'^a* ' t f r * . t ' - ' í - r / . ' i ; r>; *-r

! . ; ; m i:;: .r su-r.^Jl S i

Solución. Utilicemos el teorema siguiente: para que exista una


transformación conforme del anillo K' = {z G €: r{ < \z\ < rj)
en el anillo K" ~ {w G C R\ < M < R2} es necesario y
7*2
suficiente que se cumpla la condición — = —. Además, la
aplicación puede ser sólo de uno de dos tipos:
a
w = az, o bien w = - , a G C.
z
Para determinar la aplicación de modo unívoco hay que indicar
un par de puntos frontera que correspondan uno a otro mediante
dicha aplicación.
1) Es evidente que en el caso considerado la función
a
tiene la forma w = - , puesto que según las condiciones de
partida la imagen de la circunferencia interior del anillo K es la
circunferencia exterior del anillo K\. Como w(5) = - 4 , tenemos
a
- 4 = - , luego a = - 2 0 . Por consiguiente,
5
20
w

2) Hagamos w\ ~ z - 2i y w2 = w - 3 + 2i. Entonces


1 < \wi\ < 2 y 2 < |M>2| < 4, y el problema se ha reducid
a la transformación de un anillo concéntrico en otro, con la
4 2
particularidad de que - = Además, = —2i - 4 . Vemos,
pues, que la circunferencia exterior de un anillo se transforma
en la circunferencia exterior del otro anillo; por consiguiente,
w2 — awi, es decir, w - 3 + 2i = a(z - 2i). La constante a
se determina de la condición —4 = -2ia, de donde a = - 2 i .
Finalmente,
w = 3 - 2i ~ 2i(z - 2i) = 3 - 2i - 2iz - 4 =
= - 2 i z - 1 - 2 x = - ( 2 i z +1 + 2i). •
Solución. Hallemos dos pun-
kS
w
iHHw
. > .1

tos ± a que sean simétricos res-


A\

pecto a la circunferencia dK =
{z 6 C: - = R} y respec-
to al eje imaginario- Estos puntos
satisfacen la condición h+R¡
(h - a)(h + a) = R2,
es decir, h2 - a2 = R2, =
Busquemos la apli-
cación w en la forma
Fig. 47
z-Vh2- R2
w= e 3 = 0 e m. (i)
z-+ Vh2 -f R2'
Para z = iy tenemos
¿y - Vft2 - R2
w= e = 1.
iy + Vh 2 - i?2' iy + v^2 - i?2
Por consiguiente, el eje imaginario se transforma en la circunferen-
cia 7. Por cuanto el punto h-\~R se encuentra en la circunferencia
dK (fig. 47), la cual se transforma en la circunferencia de radio p
y centro en el punto w — 0, entonces
h +R - Vh2 - R2 h+ R-
h+ R+ Vh2-R2
(2)
h~Vh2- R2 l • V 1

R - 1 - >

Solución. Utilicemos la solución del ejemplo anterior. Ya que se


debe cumplir la condición \w\ ~ 2, entonces
, z-VW^i
w= e 2 ; 9e R O)
z+ Vh2 - 1
.. • v' >• / • >v <•<•

Tomando p = 1 y R - I un la fórmula (2) del ejemplo anterior y


multiplicando su segundo miembro por 2 (lo que corresponde al
factor adicional 2 en (1)), obtenemos 1 = 2(h - Vh2 - 1), h —
4
5
Sustituyendo h = - en (1) hallamos finalmente
-•aj 4 z 3
w= e 2 . •
4z + 3

Solución. Hallemos ante todo dos puntos a y a * simétricos


respecto a 71 y 72:
(3 - a)(3 - a*) = 81, (8 - a)(8 - a*) = 256.
Resolviendo este sistema obtenemos a = 0 y a* = - 2 4 . Ahora se
puede solucionar el problema de dos maneras:
1) Aplicando a = 0t->w = 0 y a * = - 2 4 i-> w = 00, la
circunferencia 72 se transforma en la circunferencia 72 = {w € C:
|iü| = 1}. Por consiguiente,
z
w= k .
z + 24
Ya que el punto z — 24 € 72 se transforma en un punto
24 *
de la circunferencia 72, entonces 1 = \k\ —, \k\ — 2, k ~ 2el ,
4o
6 — E. La función w = w{z) adquiere la forma

w = e ie 2z —.
¿ + 24
Como el punto z = 12 71 se transforma en un punto de la
circunferencia p, entonces
i9 2-12 24 2
p= e — = — =
y 12 + 24 36 3
2) Aplicando el punto a = O e n t ü = o o y e l punto
a* = —24, en w = 0. En este caso la circunferencia 71 se

LFFL
v V j r ^ ; , <

}MnTX f ? ^ «-cw ' •* v : Js :N

transforma en la circunferencia 7'. Tenemos:


z + 24 .36
lt , e ie n
w = k—^, l^lfcl-, fe-y,

¿<,¿ + 24 24 + 24 2
w =e I T ' p = = 3

(el punto z = 24 G 72 se transforma en un punto de la circunfe


rencia de radio p y centro w = 0), •

Nota. Al resolver ciertos problemas en los que se utilizan las funciones homográfi-
cas, es cómodo utilizar la denominada forma normal de la aplicación homográfica
con dos puntos fijos.
az + 6
Toda función homográfica L: z , distinta de la aplicación idéntica
° cz + d
w = z, tiene a lo sumo dos puntos fijos, los cuales se mantienen invariables
mediante la aplicación L. En efecto, la ecuación
az + b
cz + d
tiene dos raíces
a - d ± y/(a - d)1 + 4&c
zl,2
= 2c
que pueden coincidir si (a - d)1 + 46c = 0, mientras que en el caso contrario
tenemos dos puntos fijos.
El caso en que oo es un punto fijo es posible sólo para c = 0, es decir, si L es
una función lineal entera. Si ambos puntos fijos coinciden con oo, entonces c = 0
y d = a, lo que corresponde a una traslación paralela.
Sea L una función homográfica con dos puntos fijos diferentes z1 y z2. Para
mayor comodidad consideraremos que los puntos z y w = L(z) están en un
mismo plano. Tomaremos también un plano auxiliar para representar las variables
v y Hagamos
W — Z\
v= l = S(w)f
w - z2
c = iz£í = S(z).
Z — Z2
i

En el caso z2 = oo hacemos v = w - z\ = S(w), £ =. z — zi = S(z).


De las fórmulas v = S(w), w = L(z), z = S~l{Q obtenemos
v={SoLoS-1)(Q.
( • Y I- •4
í
ppi i \iJ. f

* •

'•«•«««A, — •

Los puntos fijos de la función homográfica So Lo S" 1 que establece la correspon-


dencia entre v y £ son 0 e oo, luego v — donde fe es una constante compleja.
Por consiguiente, la aplicación lineal L tiene la forma
tu — Zi z
w - z2
— fc—

z - zz (i)
En caso de que = oo, para L tenemos w — z1 = k(z — zi).
La fórmula (1) se denomina forma normal de una aplicación homográfica con
dos puntos fijos. Como
W — ZJ z — z2
k= 1 1 (2)
W - Z2 Z - ZL V '

no depende de z, entonces tomando z = 0 y w ~ - obtenemos


d
a + d- \/{a ~ d)2 + 46c
k = (3)
a +d + y/{a - d)2 + Abe
U
Si z — oo, entonces k = - .
d
Se distinguen tres casos: 1) k > 0; 2) k = eie (9 ¿ 0); 3) k = rei& (0^0, r ¿
1), En el caso 1) la aplicación (1) se denomina hiperbólica; en el caso 2), elíptica y
en el caso 3), loxodrómica.

fc X 4- y >

Solución. 1) Es evidente que w = z 1 ^ .


2) La aplicación wx = (zeÍ7r/4)4/3 - z4/3elV/3 hace corres-
ponder el interior del ángulo con el semiplano superior. Hagamos
uso de las condiciones de normalización escribiéndolas en forma
de una tabla:

z 1 -i i 0

W\ n -1 0
w 2 -1 0

'••mmmmm.
v ti^ ^ !
J i J ^
í Srt s ^ ^ > J - '1 ' '

La aplicación w = w(w\) tiene dos puntos fijos: - 1 y 0.


Apliquemos la fórmula (1):
w +1 +1 , . j wi
= k , de donde w= — — -.
w wi (k - l)wi + k

Queda por determinar k. Utilicemos el hecho de que


w = 2. Tenemos:
2+ 1 .^4 + 1
2
es decir,
3^4 3 ^ 4 - 2
k = k- 1
2(^5 + 1)' 2 ( ^ 4 + 1)

Sustituyendo w\ — en la fórmula de w, obtenemos

W " (v^E — 2) g»*/3z4/3 + *

Solución. De las propiedades de la función de Zhukovski se


deduce que la función wx = - i ^z + transforma el semi-
círculo K en el semiplano superior. En cada uno de los tres
casos determinaremos la aplicación requerida w a partir de las
condiciones de normalización.
1) Escribamos las condiciones de normalización en forma
de una tabla:
z -1 0 1

W\ 1 00 "1

w 0 1 00

Es evidente que la función w — w(z) tiene la forma


- ' -i
/ .. . 1 \ 2
fz
Wi-l + IV
w~ = [
Wi + l \z-lj
2) La tabla de las condiciones de normalización es

Wi 00

oo

La aplicación w = w(wi) tiene dos puntos fijos w\ = l )


= oo. Entonces, al igual que antes,
w= 1+ - 1).
A partir de la condición - 1 = 1 + k(-l - 1), encontramos k = 1
Finalmente,

- í l f l 1 / 1 z2 + l
w = 1 1 + 2 + - U + -
2 V z 2z
i 3
3) Dado que z = - ÍÜI = - t »-> W = if utilizando la
solución del ej.60 obtenemos
3 /3
w— %
w+ i e —T.' a = a r g

W\ + -I 1

4
Diferenciando w como una función compuesta, llegamos a

dw\ - dw (-i
dw dw dw\ V4
dz dw\ dz dz dz
mmiékM::: ' ¡
Rfsií H , MXQ^U • <vi W ¿VÍ; ,; •

de donde

du; |
7T 7T
arg VJ_ arg iy arg wj - ± x = -
2 2

+3 —2z2 + 3z - ;
—"TT = 1 I",
4wx - 3 2z2 + 3z + 2
Wl + -l
4

Solución. Transformemos primeramente el semicírculo K en el


1 / 1\
semiplano superior tüi mediante la función = - - yz + - J ,
y después el semiplano superior en el círculo unidad de manera
que se verifiquen las condiciones de normalización.
1) Escribamos la tabla de normalización:

La función buscada w tiene la forma estándar:


- a _ ^
0 6 R.
W] a
/

A partir de las condiciones de normalización obtenemos

! = « . i ± i _- 1! =
¿a
« l
1z -ü a, - i %= —e i et f .
e = e -—
e
1 -f a 1- a
La constante o se determina del sistema de ecuaciones
1+ a .1 - a
1= -i -i =
1+ a 1—a
o bien
r l + a = -»(l + a)
\ 1 — a — ¿(1 - a).
Sus soluciones son a = iy a — -i. Por consiguiente, la función w
tiene la forma
1
z+ - z + - + 2i
. 2 z z
w = —i =% 1
z + - j +1 —z \-2i
z
. z2 + 2iz + 1 z2 4- 2 iz + 1
%-z2 + 2iz-l iz2 + 2z + i'
i 3.
2) Ya que z — i—y — % i—• w0,~entonces
0,
3.

4
,3. + 3i
Diferenciando la función w respecto a la variable W\, hallamos
dw 24 ie
dw i ;\2'
(4tüi + 3 i)

dw ( - i dw f
V4 24ie™ 2. * V4
— — = — t e , arg = - - +0.
dwx -36 3 ° dwx 2
Por otra parte, como vimos en el problema anterior,

dw ( - i
arg Vi_ arg TÍ; — arg wx
dw i

dw ( - i
\4 ,
Sustituyendo en esa igualdad arg
dw i
arg = \> a r S w i ( \ ) ~±7r y eligiendo argw\ f ~
V 5 ^taTI ÍÚÍ v; í; í I ? ?. 3; -,.:

(dado que ~7r < arg f ^ J ~~ a r g wx f ^ ^ ir), obtenemos


7T 7T
6 = 0.
Finalmente,

4wi — 3¿ - 2 { Z + I)~3i 2 z2 + 3¿z + 2


w =
4u>i + 3 i
-2 + ^ +3¿

* v^

Solución. La transformación considerada se efectúa mediante


1 / 1\
la función de Zhukovski w = -\z + - \ . Asimismo, se puede
utilizar una función homográfica que transforme la región G en
el primer cuadrante y después elevar al cuadrado el resultado.
z-\
Tomemos w\ = . Entonces z = 1 w\ = 0, z — — 1 H
z 4-1
tu = oo. Verifiquemos que la función toj transforma G en
el primer cuadrante. Para ello calculemos Wi(z) para z — i.
Obtenemos wx(z) = \—1 = ^ ^ = i. Por consiguiente,
i H~1 2
- /z-l\2
W2
Z + l

M Solución. 1) La función W\ = zx¡a transforma el sector S en el


semicírculo superior de radio y centro en el punto w\ = 0.
'^'i'i-^v^'Hvítíiíír

Consideremos la función
wx + R1/a
w2 = -
wi - Rí/a'
Vemos que wx = -Rl/a i-> w2 - 0, w1 - Rxl<* »-> w2 - oo,
w2(R1^ai) = -(1 + ¿)2 = i- Por consiguiente, la función w2 trans-
forma el semicírculo dado en el primer cuadrante del plano w2.
Por eso la aplicación buscada es
l/a \ 2
+ R
w — w2
z\¡a _ R\/a

,l/« __ Rl/a
2) La función wx = R l ¡ a transforma la región D

en la región D' = {züi G C: \wi\ > R^aAlmwi > 0}. conforme a


la solución del ej. 74, tenemos
2l/a „ Rl/a \ 2
w =
z l/a + Rl/a )

<4 Solución. 1) Hallemos los vértices de la lúnula, o sea, los


puntos de intersección de las circunferencias definidas mediante
las ecuaciones \z\ — \ y \z - i\ = l. Tomando 2 = é6 obtenem
1 = \ei$ - ¿|, o bien 1 = | eos S + ¿(sen 0 - 1)| = ^ 2 ( 1 - sen 6)
1 ir
de donde encontramos sen0 = 0 = —, zx = e 6 y = e 7
2 o
(fig. 48). La aplicación homográfica que transforma el punto z2 en
M ^ - iii y«j ¡

el cero y el punto z\ en oo es

V3 i_
2 ~ 2 _ +
-
v^ i ~ 2z-V3-i*
z
2 2
Teniendo en cuenta que «>i(0) =
1 , v^i 1 + V3i
~2 + 7 ~ 2 — ' encon"
Fig. 48 tramos la imagen de la lúnula D\ en el
plano w1 (fig. 49). Las transformaciones
posteriores son evidentes. Primero efec-
tuamos un giro en un ángulo de mediante w2 = y
después hacemos w ~ w3J2. Finalmente,

2) Los vértices de la lúnula Dz coinciden con los de


i i' i T-V i—
la lunula Dy. zx - e 6 , z2 = e 6 . p o r medio de la función
wi _ 2z
— 2z -+ y/3y/3-i
~ i n u € v a m e n t e obtenemos en el plano Wi el
7T
interior del ángulo - formado por dos semirrectas que salen

del origen de coordenadas (fig. 50). Haciendo w2 = e'^Wi,


Fig. 51 Fig. 52 Fig. 53

Í2 z + V3-i\3
w = w2 =

2z + sft> - i
3) La función wx ~ 7= transforma la lúnula D 3
2z - V3 - ¿
en el interior del ángulo representado en la figura 51. La función
buscada w es
¡ar 3 (2z + V3-i\3
3Wl) \2z — V3 — i ) •
=

4) Al igual que en los casos anteriores, los puntos extremos


I£ : 5?r
de la lúnula Z>4 (fig. 52) son zx - e 6, z2 = e 6 . La función
auxiliar es la misma. Como
i «V5 , i iV3
wi(2¿) = ~ - — / u>i(~«) = 2 +

la función wx transforma la lúnula Z>4 en el interior del ángulo


i-
representado en la figura 53. Haciendo w2 = e (giro en un
7T
ángulo de - ) , finalmente obtenemos
3

w — w2 = t
2 V2 z-V3-iJ
5) Hallemos los puntos extremos de la lúnula D5 (fig. 54).
Para ello tomemos z = 2eid y resolvamos la ecuación
l2c rt - V2 I2 = 2
" - ' l ' ' V

P/i
J2

Fig. 54 Fig. 55

respecto a 9. Tras una serie de transformaciones sencillas, obte-


1 fi-
nemos eos 9 = —, 9 — —.
v2 4

zj = 2el 4 = 2

Obviamente, z2 = zx = V5(l - i). Al igual que antes, hacemos


z- Z
Z z2 z - \/2(l - i)
Wl =
Z~z1
= 7=
z- V2(l i)+
Determinemos las imágenes de los puntos z = 2 y z = 2\¡1
en el plano W\:
2 - V2(l - i) _ y/2-1 + i _ ( V 2 - l + ¿)2
2 - V 2 ( l + ¿) ~ y/2-1-i1 - t ~ ( V 2 - 1 ) 2 + 1
2 - 2V2 + 2i(\/2 — 1) ¿-1
4-2V2 \/2 V5
Vemos que el punto z = 2 se transforma en un punto de la
bisectriz del segundo cuadrante. Como
2V2-V2(1 -i) _2-(l -j) 1+¿
l^i: =
w^ly/2) = h
2V2. - y/2(l + i) ~ 2 - (1 + i) ~
la imagen del punto z ~2\Í2 pertenece al eje imaginario del plano
W\. De este modo, la lúnula Z)5 se transforma en el interior del
ángulo formado por el semieje imaginario positivo y la bisectriz
del segundo cuadrante (fig. 55).
l'ku •A
m
y * * l av ....

. , , , < •• •»

f > ; ' y
. • Sirf i^v .t-tn?.'

La función ,/;2 = '«>, transforma el conjunto de puntos


obtenido en el interior del ángulo formado P o « rea
positivo y la bisectriz del primer cuadrante en el plano w2. Es
evidente que la función buscada es

w = W 2 = \z-V2a+i)J
A y, . : » ..'....

z+ 1
Solución. Consideremos la función v>i = — ^ • Tenemos * -
_i ^ = 0 z = 1 ^ wi = Dado Wl{0) =

la función <u>i transforma el plano con un corte a lo largo de


s e g m e n t o 1] en el plano con un corte a lo largo del semieje real
n e g T ü v a L Jción ¿2 = transforma el plano con u n c o r t e a
lo fargo del semieje real negativo en el P ^ . ™ ™ ? » ^ £ g o
del semieje positivo. De esta manera, la aplicación buscada es
fzTT
w ~^fw2~ V l ^ l '

Solución. Tomando w\ =: -iz obtenemos el plano con un corte


a lo largo del segmento [ - 11,1], es decir, reducimos este problema
al anterior. Así pues,
fwi + 1 -iz +1 z+i
w —\ T+Tz
V 1 - V)\

. solución Tomemos la función lineal w ^ a z + b y exijamos que


zi ™ - 1 ~ 1. Para determinar a y b obtenemos un sistema
^íti'il ¿i. i a(f'*'*-£ -.5

t •
i —>
*
Si! yf
• I'

V ! ' V :

de dos ecuaciones con dos incógnitas:

{ ~1 = az\ + b
1 = az2 + b.

Sus soluciones son a = y b = . Así pues, el


Z2-Z1 J Zl - z2 r

problema se ha reducido a la transformación del plano Wi con


un corte a lo largo del segmento [ - 1 , 1 ] en el semiplano superior
(v. ej. 77). Por consiguiente,
Wi + 1 az + b +1
w =
1 — u/i 1 — az — 6

z2 - Zi

z2 - Zi

z+ R
M Solución. La función Wi - transforma el plano con
z —R
dos cortes en el plano con un corte a lo largo del semieje real

positivo. Por consiguiente, w - y/w¡ = y ^ es la aplicación


buscada. •

Solución» La función W\ = z - i transforma el plano dado en


un plano con un corte que comienza en el punto wy = 0 y se
extiende a lo largo de la bisectriz del primer cuadrante. La función
w2 = e 4 transforma el plano w\ con el corte descrito en el
plano con un corte a lo largo del semieje positivo, y la aplicación
* fl" i
buscada es w — ^fwj = e Vs >/z — i. •

H1

Solución. La fimción — z2 transforma dicho semiplano en el


plano con un corte a lo largo del segmento [~h 2 ,0]. Tomando w2 =
w\ + h2 obtenemos una aplicación del plano con el corte indi-
A

cado en el plano con un corte a lo largo del segmento [0, h ]. Por


consiguiente, w = + h2 es la aplicación buscada, •

Solución. En el plano W\ ~ z la imagen de la región dada es


el plano con dos cortes a lo largo de los intervalos (—oo, — h2)
W\ + h2
y (0, +oo) del eje real. La aplicación homográfica w2 =
W\
transforma esta imagen en el plano con un corte a lo largo del
semieje real positivo. Finalmente,
+ h2
M Solución. 1) La función W\ = yfz (escogiendo apropiadamente
la rama) transforma la región dada en el semicírculo superior. En-
fw ! + l \ 2 /v^ + l \ 2 ,
tonces w = = ———- } es la aplicación buscada.
\Wi~lJ \y/z~\) V

2) La función = yfz (su rama apropiada) transforma


la región dada en el semiplano superior del que se ha elimi-
nado el semicírculo unidad superior con centro en W\ = 0 . Por

consiguiente, la función buscada es w = '


Nótese que, aunque las funciones w en ambos casos
parecen tener la misma forma, en cada uno elegimos diferentes
ramas de yfz. •

Solución. Sea z = z(w\) la aplicación del semiplano superior


del plano iui en el círculo K. Entonces z = k~—í, k = é*9,
9 G M, de donde hallamos
z¡3 - k¡3
Wi =
z —k
La aplicación buscada tiene la forma
2 1 (zp-kpV 1
(1)
l
Dado que w(0) = 0 = ~/32
- - e Im > 0, entonces ¡3 = -.
4 2
Sustituyendo este valor en la fórmula (1), tras una serie de
transformaciones sencillas obtenemos
u z + k kz
w= - -1 =
A z—k (z - k)2 '
Derivando w, tenemos
'/ \ I (z + k)
u-i:-:'. í" ;

A
A partir do la condición w (0) > 0 se deduce que - > 0.
Puesto que \k\ = 1, entonces k = e10 > 0 para 0 = 0, es decir
k — 1. Finalmente hallamos

- r\2'

« Solución. El cambio 2 = Réa en la fórmula de w produce


, • 1 /
/ r» io i 1 • \1
w = u + tv = -{ Re —e 1 =

=K( s)
ñ+ cosa+¿ ( "^) )-
ñ sena
Consiguientemente,
1 / 1\
tí = - I R+ — 1 cosa, v = i\ R sena. (i)

De las igualdades (1) obtenemos


2u 2v
eos a = Y> seno; 1 '
R + R-

Aw Av (2)

R -f- R -

Vemos pues que las imágenes de las circunferencias j l t —


{z G O \z\ = R} son elipses cuyos focos coinciden (elipses con
focales). En particular, a la circunferencia 7i = {z G C: \z\ — 1}
le corresponde el segmento 7 = {w G C: - 1 ^ Rew ^ 1, Imtu = 0}
(v. sec. 5).

Escribiendo las dos primeras ecuaciones de (2) en la forma

cosa 2 V RJ sen a 2 \ i i i R)
i
M'V • I..I-"

émm

elevando al cuadrado ambos miembros de las igualdades obteni-


das y sumando miembro a miembro los resultados, obtenemos

(3)
cos 2 a sen2 a
La igualdad (3) muestra que las imágenes de las semirrectas
arg z — a son ramas de hipérbolas confocales. En particular, la
imagen de arg z = 0 es la semirrecta <po = {w G C: Rew ^ 1,
Imtü = 0}. En efecto, para a = 0, a partir de (2) se obtiene
R + l / R / T
que v = 0, u = > 1. De un modo análogo
se establece que a la semirrecta arg z = 7r le corresponde la
semirrecta <pv ~ {w G C: Rew ^ - 1 , Imw = 0 } , y a las
7T
semirrectas arg = ±—, el eje Re w = 0. •

Solución. 1) Haciendo W\ = - el segmento [~c, c] se transforma


c
en el segmento [—1,1]. Ahora transformemos la función w\
mediante la aplicación inversa de la función de Zhukovski.
Obtenemos
w2 = W\ + w\- 1.
Diferenciemos la función w2-
dw2 v>i
= 1+ ' 5
dw\ W\ —
." . i - V i? +> V/J*

Como wi(oo) = oo, entonces


dw2{ oo)
arg = arg 2 = 0.
dw i
Haciendo u> = w2e*a, obtenemos
dw(oo) _ / + z \ 2 , dw(oo)
= -e
dz c \ Vz2 - c 2 / Z—00 c
arg "57" =

Así pues, la aplicación buscada es

W = — (z + .1 _
c
2) Realicemos una aplicación de semejanza tal que los
focos de la elipse sean los puntos ( - 1 , 0 ) y (1,0). Obtenemos
tí/i

Hallemos el radio r de la circunferencia que resulta de aplicar la


función de Zhukovski a la elipse dada:
u2

VVa^&V VVa^T&V
Sea a = ^ El valor de r se obtiene a partir de la

ecuación * = ¿ ( r + ' o bien r 2 - 2ar + 1 = 0, de donde

r = a + \ f a (el radical se toma con el signo " + ", pues r > 1


r z r l
por las condiciones de partida). Tenemos:
a+ b

Ahora utilicemos la aplicación inversa de la función de Zhukovski


haciendo w2 = wx + Jw\ - 1. Entonces, la función buscada w es

IÜ2 -1
w? = a2 — b2
a-Yb a2 - b2

a -f b
Vfltt
•'vi'

ííSHUt: ' i•IX

3) Utilicemos la solución del problema anterior. Transfor-


memos la región dada en el semiplano superior del que se ha
eliminado un semicírculo unidad. Teneirios:

Wi
z + \ z1 - (a2 - fr2
a + b\
Ahora vemos que la relación entre w\ y w se establece con ayuda
de la función de Zhukovski:

w=
1 í
- I w-i M =
2\ wj

a + fe

Nota. Toda región doblemente conexa, cuyas fronteras no degeneran en un punto,


puede transformarse conformemente en un anillo concéntrico en el cual la razón ft
entre los radios de las circunferencias exterior e interior está completamente
determinada. El número fi se denomina módulo de una región doblemente conexa.

Solución. La aplicación de semejanza W\ — " transforma


Va 2 - bi1
la elipse dada en la elipse con focos en los puntos ± 1 y ejes
_ — a ~5 — b
a
i-

Mediante la aplicación inversa de la función de Zhukovski,


transformemos el anillo elíptico en uno circular:

w2 = W\ + w\ — 1 = z + (a2 - b2) ).
í - hi V
Si aplicamos un giro y una semejanza obtenemos de nuevo un
anillo concéntrico. Así pues, en el caso general la aplicación
buscada w tiene la forma
w = h (z + yjz2 - (a2 - b2) J, K G C es arbitrario.
El módulo de la región es igual a la razón entre los radios
de las circunferencias del anillo concéntrico. En el plano W\ los
semiejes mayores de las elipses son

a2 + fc 2

/ «2
o^rp
puesto que
1 7T2
r + = a ±
a = = 2
Por consiguiente,

-1
a2-b2 a± 6

a2 + k2 Wfc2 a 2 + fc2 ±
a 2 — 62
a- b
H=
a2 + k2- V&TW

Solución. Sea a > 0. Como la función de Zhukovski transforma


el círculo unidad en todo el plano con un corte a lo largo del
segmento [ - 1 , 1 ] , el cual es la imagen de la frontera del círculo,

Mfiáill
sk; :„•:< ..

K- -•|«1*»tH|»l¡'. «i- ••• '.<,.•'• .¡.-v .

entonces dicha función transforma la región dada en todo el


plano w con un corte a lo largo del segmento -l, - (a + - |
L 2 V a A
Sea a < 0. La función de Zhukovski w = i

transforma el punto a en ^ + < - l y el punto ~1

en - 1 . Sea z = x. Para x 1 í 1
- 0 tenemos - I x -f— —oo,
2 V x
mientras que para x +0, - ( x + — +oo. Por tanto, en el
2 l x
caso considerado, la función de Zhukovski transforma la región
dada en todo el plano w con cortes a lo largo de las semirrectas

f-oo, l (a + 1 y [ - 1 , +oo). •

. . . . v . , ' .«<
> >Vi

.. . .<< A< i

• <">*>>
•»>.<»> v

• •

Solución. La función de Zhukovski = i ^ + transforma


la región dada en todo el plano Wi con un corte a lo largo del

segmento
r si 6
- J . De este modo, llegamos a las condiciones del

ej.79, donde z: = u><1} = - 1 , z2 = w¡2) = j . Por consiguiente,


la aplicación buscada es

1 1
z H—
w =
m - 2 z
„J2)
Wi
T - r U +

i
\ < >'>y

JSttíí %p
í a -A v ^ s s - ^ s x s
' X ' V
«(I
• •.. . }
¡«8

I'
i 1
Solución. La función de Zhukovski tui = - z + -
1\ (
transforma
2 V
el conjunto dado en todo el plano con un corte a lo largo
( 1 / 1\\ , \( \\
de la semirrecta ( -oo, - { a + - . E n efecto, - U + - )
V 2 \ aJJ 2 \ aj
r r
\a>- = 1, z = x - o o cuando x -+ —0, y la circunferencia
7 — {z E C: \z\ = 1} se transforma en el corte a lo largo del
segmento [—1,1], Así obtenemos el plano con un corte a lo largo

de la semirrecta 7 ' = ^ - 0 0 , ^ ^a + ^ . Ahora consideremos


1 / 1\
la función w2 = — I a + - j que transforma el plano w\ con
2 V «/
su corte en todo el plano w2 con un corte a lo largo del semieje
real negativo. Con ayuda de la función w3 = - w 2 obtenemos
un plano con un corte a lo largo del semieje real positivo. Por
consiguiente, la función buscada es

1
w = y/w¡ = J - a+ - \z +
a
-

Solución. La función w\ — z1 transforma el conjunto dado en el A

círculo unidad con un corte a lo largo del segmento [ - a ,1]. La


función de Zhukovski w2 = -2 V
(Wi H ) transforma el círculo
con el corte en todo el plano w2 con dos cortes a lo largo de
las semirrectas ^ - 0 0 , ^a 2 + y [0, +00), mientras que
este plano con los dos cortes es transformado por la función
1 / . 1 \
w2 + - [a +
w3 = en todo el plano con un corte a lo
w2
''MMwmk
^v* a:-, / ¡s ¿ - .'.-rf ^ . ' í : ¿ ,

largo del semieje real positivo. Por consiguiente, w = J v h es la


aplicación buscada. Finalmente,

z2 + i) + a2 + í)

Solución. La función ^ = transforma el conjunto dado en


el circulo unidad con dos cortes a lo largo de los segmentos
[ - 1 - a 2 ] y [0,1J. La función de Zhukovski w2 = V w i + — )
transforma este círculo con dos cortes en todo el plano w ^ c L
un corte a lo largo de la semirrecta (a2 + -I'
. +00 . La
1 / 1\
función w3 = w2 + ~ [ a 2 + ~ j transforma el plano con el
corte indicado en todo el plano con un corte a lo largo del
semieje real positivo. Por consiguiente,

2 1
£T+ -

es la aplicación buscada.

Solución. La función *>! = - £ transforma la región dada


en el círculo unidad con un corte a lo largo del segmento

i
[(1 - h)el<\ e m ] , mientras que la función w2 = £ +
transforma este círculo en todo el plano w2 con un corte a Jo
largo del segmento [—l,Ai], donde

(1 ~h)2 + 1
hi = - í 1 - h +
1 -h 2(1 - h )
La longitud de este segmento es

(1 ~ hf +1 (2-hf
2(1-h) 2(1-h)'
Tomemos la mitad de la longitud de este segmento y calculemos
(2 - h)
/¿i -
4(1 - h) 4(1 - h)
Efectuemos una traslación de forma tal que el corte [-l,/&i]
se haga simétrico respecto al origen de coordenadas. Para ello
tomemos

La función transforma el plano w2 con el corte [ - 1 , h\


en todo el plano con un corte a lo largo del segmente
" ( 2 - h ) 2 (2 — h)11
_ 77, — — . Consideremos en el plano w el círcult
4(1 - h) 4(1 - h) J r

unidad K\ = {w 6 O M < 1}, en el cual se transforma el cír


1 ( 1\
culo K. La función u = - I w — 1 transforma el círculo K
2 \ wj
en todo el plano u con un corte a lo largo del segmento [—1,1.1
Haciendo
(2 — h)1 ( hz \ h2 \i/ i
w-x = u — [ 1 -\— u> = 1 + — — - w+ —
4(1-/1)7 2 V w
3 4(1-h) \ ^4(1 -h)J
y sustituyendo en esta igualdad
W3 = w2 —

4(1 - h)
Wi +
wi / 2(1 - h)
z e'L
2(1 -h)J'
;;||i||¡g|
después de simplificar por - obtenemos

2(1 - h)

Solución. Para resolver es-


te problema necesitamos el
principio de simetría de Rie-
mann—Schwarz, que enun-
ciaremos sin entrar en detalles
(en el cap. 3, t. 6 se hace un
estudio pormenorizado). Es-
te principio consiste en lo si-
guiente: supongamos que una
región G C C está limitada
por una curva cerrada de Jor-
dán P, una parte de la cual Fig. 56
es un arco l de la circunferen-
cia L del plano complejo ampliado. Consideremos una función /
definida en G U l. Supongamos que ésta es continua en G U l,
analítica en G y sus valores en l pertenecen a cierta circunfe-
rencia C C C. Entonces / se prolonga a través del arco l en
la región G* simétrica a G respecto a L, dando lugar a una
función analítica en G U l U G*. Tal prolongación (a través de l)
es única y la función / prolongada se determina mediante la si-
guiente propiedad: si dos puntos z £ G y z* 6 G* son simétricos
respecto a L, entonces los puntos w = f(z) y w* = f{z*) son
simétricos respecto a C. En particular, si L y C coinciden con el
eje real del plano C, entonces f(z) = f(z) para z 6 G U l U G*.
1) El exterior de la cruz está representado en la figura 56.
Apliquemos el principio de simetría de Riemann—
Schwarz. Tomando w\ = s/z2 + 1 transformemos el semiplano
m

superior con el corte 10, ¿1 cn el semiplano superior. La función w{


conjuntamente con su prolongación analítica (también denotada
mediante un), t r a n s f o r m a el exterior de la cruz en todo e pla-
no w1 con un corte a lo largo del segmento [ - V 2 , V 2 ] . La
función w2 = transforma, a su vez, el plano wx con dicho
corte en todo el plano w2 con un corte a lo largo del segmento
[-1,11. La función w = w2 + y / w \ - l (inversa de la función de
Zhukovski) transforma el plano t»2 con el corte descrito en el
exterior del círculo unidad. De este modo, finalmente obtenemos
W\ «í T+l \/Z2 4-1 - 2
1 =
V2 y/2 y/2

JL 'z2 + 1 + Vz2 - 1
V2
2) La función wi = - transforma el conjunto dado en
el exterior de la cruz del problema anterior. Por tanto, para la
aplicación buscada w tenemos

V2 V2

A Solución. La función buscada w es el resultado de la composición


de las siguientes aplicaciones elementales:
Wl=z-a, w2=wi w3=w2+h2, w=Vñ¡=V(z~a)2+h2-

+ih

Fig. 57
i u^y m m j; j Í .i ^VÍÍM^H^
Ü^WÍMÍM

Es fácil ver que la rama analítica de w que corresponde a la


aplicación dada se especifica mediante la condición w(0) < 0
(fig. 57). •

Solución. De la solución del


ej. 96 sabemos que la función
Wi = Vz2 + c2 (la rama que
satisface Wi(0) < 0) transfor-
ma conformemente el semi-
plano superior con un corte a
lo largo del segmento [0, d ]
en el semiplano superior, ade- Fig. 58
más de que el segmento rec-
tilíneo
L - {z eC: - o o ^ Re z ^ - a , lmz = 0 } U

U {z G C: b ^ Re z < +oo, Im z = 0 }
de la frontera se transforma en el segmento
í' — 6 C: - o o < Re vj\ ^ -y/a2 -he2, lmw\ = O j

u eCO< ^ Rewi < +oo, Imu?i = o|.


Según el principio de simetría de Riemann—Schwarz, la fun-
ción W\ puede prolongarse analíticamente en el semiplano inferior
a través del segmento L, con lo que el exterior de la cruz del
plano W\ se transforma en el exterior del segmento
l = e C -\fa ^ Re w\ < , Imtui = O j .
Según la solución del ej. 79, la función

W\ + Va 2 + c2 z2 + c2 + Va2 + c2
w = (1)
wx
transforma el exterior del segmento l y, consiguientemente, el
exterior de la cruz, en el semiplano superior
Resolvamos la segunda parte del problema. Denotemos la
longitud del segmento [ - V ' ^ T c * mediante 2¡3 y
escojamos un a G M de forma tal que se verifiquen las condiciones

— J ñ .
las cuales son equivalentes a las ecuaciones
2(VWT~? + <x) _ v 2 ( - V a 2 + c 2 +_a)_ = _x
V P T ? + Va 2 + c2 ~ ' V^ + ^ + V ^ ?

La solución de estas ecuaciones es a - ~ •


La función u>2 = i(t«i + «) transforma el plano «/, con

un corte a lo largo del segmento en todo


el plano ti>2 con un corte a lo largo del segmento [-1,11- 1 ara
obtener la aplicación requerida del plano con el corte dado,
utilicemos la función inversa de la función de Zhukovski
w = w2 + 1 =

z2 + c2 + Oí + + +

donde
o^T?- Va2 + c2 + Vb2 + c2
a = , /3 = : • •

¡OTv^i^VIII M | -1 «-• •-. . . . . ..

Solución. La función wx = Vz 2 + c2 transforma la región dada


en todo el plano W\ con un corte a lo largo de la semirrecta
v V _(_ c2/ , La aplicación requerida w se obtiene al aplicar
una traslación a la derecha en Va 2 + c2 y extraer la raíz cuadrada:

w = z2 + a2 +

1
Solución. La función de Zhukovski w\ = - ( z + - j transforma
2 V zj
I" 1 (
el exterior del círculo unidad con los cortes indicados en el exterior
1\ 1
de la cruz formada por el segmento — - í a H— ) , — í a H— 1
1\1 (
del eje real y el segmento - - i, - i del eje
imaginario. Hemos obtenido un caso particular del ej. 97, donde
1 / 1\ 1 ( 1\
se ha sustituido a por - I a + - ), b por — í a -1— 1 y e por

1 (
2 \ b) podemos utilizar la fórmula (1),
ej. 97, con las modificaciones indicadas. Para la aplicación buscada
w tenemos

z+í)+(o-l) + a-f + U - -
w =

a+l)2+(b~í)2~

a2+-i 1 + f W - ^

«H-VU/W^

2 1
a2 +
z-
Solución. Sea A el vértice de la
rama derecha de la hipérbola y F
su foco (fig. 59).
Hagamos un corte a lo
largo de la semirrecta [<4, +00).
Al resolver el ej. 86 demostra-
mos que la función de Zhukovski
1 / 1\
w = u -j- tv — - [ z — ) trans-
2 V zj
forma las semirrectas arg z ~ a
en las hipérbolas confocales

COS 2 ü!sen2 a Fig. 59


Por eso la función wi ~ z +
J 7 i _ 1 Uh(oo) = 00, inversa de - .
la fundón de Zhukovski, transforma conformemente la mitad
e la región indicada en el sector 0 < arg t * < «
iZ\ > 1 (fi* 60). La función « * = transforma este sector
\Wl\ > i ing.ouj en d s e m jpiano superior sin el

J' © semicírculo unidad, y la función

J Á 1Ü3 = \ (wi + ¿ ) transforma


l y ^ ^ ^ a la región obtenida en el semi
plano superior, haciendo corros
/\ ponder a la semirrecta [ ¿ , + 0 0 )
im^rmrr^^Aí
fli»^-- i a semirrecta ( - 0 0 , - 1 ] . Recurrían
do al principio de simetría de
Riemann—Schwarz y a la aplica
Fig. 60
Fi§-60 Ción W = iy/l + w¡, llegamos a la
conclusión de que « es la función buscada. Regresando de
a z, obtenemos definitivamente i/2

V
Solución. Sea A el vértice de la ra- i
ma derecha de la hipérbola (fig, 59), \J)
Hagamos un corte a lo largo de
la semirrecta (—oo, A]. La función ^^^
W\ = z + Vz2 — l, WI(OO) = OO, J ^ K ^ ^ ^ ^ S R
transforma la mitad superior de la ^ip^
región dada en la región represen- *
tada en la figura 61. La función ^ j ^

w2 = (e~iaw1)7r'a
transforma la región dada del pía- r Fig. 61
Fig. 61
no w\ en el semiplano superior sin
el semicírculo unidad superior. A su vez, la función de Zhukovski
1/
= ^ (
1 \
) transforma la región obtenida en el semiplano
superior del plano de manera tal que a la semirrecta (-oo, A]
le corresponde la semirrecta [1,+oo). Utilizando el principio de
Riemann—Schwarz vemos que la función transforma el ex-
terior de la rama derecha de la hipérbola en todo el plano con
un corte a lo largo de la semirrecta (1, +00). Por consiguien-
te, w = y/W3 — 1 es la aplicación requerida. Tras una serie de
transformaciones sencillas obtenemos
ir
z -
2 2 (tc-Q)

(e
ÍT
— ia { 2{%~a)
z + A/22 - 1

M Solución. Hagamos un corte a lo largo del segmento [A\,Ai]


(fig. 62). Vemos que la función w\ = - (z + yjz2 - c 2 ), donde

s-fAy. ÍAsssss >: %•> •

Wmmmmi
c = Va2 + b2, transfor-
ma la mitad superior de
la región dada en el sec- i?® LtaiUHJj
tor a < arg Wi < 7r — a, m
|«/i| > 1, donde
b
a = arctg - .
r<

a
Según el principio
de simetría de Riemann—
Schwarz, esta misma fun-
ción transforma confor-
memente toda la región
Blsili
Üwlíllil^
mm
dada en todo el sector ffitttliilfHj^.
a < argw>I < TT — a.
Por consiguiente, la fun-
ción Fig. 62
jr
z+ Vz2-C2 7x-la
= (e~iawi)* -2a

hace corresponder la región dada con el semiplano superior.


Dado que
/TT b\ b a
7r-2a = 2Í~ - arctg - 1 = 2arcctg - = 2 arctg

la fórmula obtenida se puede escribir en la forma

w —i e
( + V

donde
a — arctg p = a c =
a 2 arctg —

Para reducir la ecuación de la hipérbola a la forma eos2 a


a b
— 1 hemos tomado eos a = sen a — -, c
sen2 a c c
lf
Entonces a = arctg - . •
Cb
Solución. 1) Sea
+ e + e
w = u + iv =
2
— r (e*(cos y + ¿ sen y) + e x (eos y - i sen y)) =
= eos y ch a; + i sen y sh x.
Tenemos u — eos y ch x, v — sen y sh x. Si x = C, entonces
2 2
U V
u = eos y ch C, v = sent/shC, + . ¿ = 1.
ch C
¿ sh C
Hemos obtenido una familia de elipses confocales con focos en
los puntos Re z = ±1.
Si y — C, entonces
2 2
^ IT V
u — e o s C c h X, V s e n C s h X, -—T— ——R— — 1.
ch 2 C sh 2 C
Las rectas y = C se transforman en una familia de hipérbolas
confocales con focos en los puntos Re z = ±1.
2) Para y = 0 se tiene u ~ ch xf v ~ 0, y para y = TT
se tiene u = - cha:, v = 0. La función w = chz transforma la
franja G en todo el plano con cortes a lo largo de las semirrectas
( - 0 0 , - 1 ] , [1,+oo).
3) Dado que iu(0) = 1 y w(¿7r) = —1, el segmento [0, ¿7r] se
transforma en el segmento [—1,1]; nótese que al mover un punto
de 0 a 27T el punto imagen se desplaza de 1 a - 1 . Los puntos
imágenes en el plano w se encuentran, según la regla del recorrido,
a la izquierda, es decir, pertenecen al semiplano inferior. Si z = x
y x —oo, la semirrecta (—oo, 0] se transforma en la semirrecta
[1, +oo), mientras que si z = x + iit, x —• —oo, la función
w(z) = - ch ai tiende a - o o y la semirrecta 7 = {z 6 C: Re z ^ 0,
Imz = ¿7r} se transforma en la semirrecta (-00, —1]. De acuerdo
con la regla del recorrido, la semifranja D se transforma mediante
la función w — ch z en el semiplano inferior. •
1/ ' -VK Í\
. . ;
•i-
I ^
- «i
y
, sí'

í V i l fr',.
í M í * , ) . • " V 't-vT
V

jrY', lí
s
S C i j * ' . ^ : i: x.;

v. • «Xs Xs :.«
"X'o « « ... . . .

Solución. La composición de las aplicaciones W\ ~ z — 1 y


W2~-W\ transforma la franja G en la franja D del ej. 103,3),
Por tanto, la función w3 = ch w2 transforma la región dada en el
semiplano inferior. Entonces
(z - 1)tt
u>3 = — ch

Solución. Sea d el ancho de la franja. Es evidente que d =


' ir
(fig. 63). La composición de las aplicaciones w\ = e~l±z, w2 =
W\ y w = eWl = e ¿ resuelve el problema planteado.
Solución. La función W] = transforma la lúnula circular

en la franja vertical G = G €: 0 < Re^i < - j , y la


fimción u>2 = 2TTÍWI transforma la franja G en la franja horizontal
D = {IÜ2 6 C: 0 < Imií>2 < TT}. Por tanto, la función w = eWz =
e 7rmi = e z-2 transforma la lúnula en el semiplano superior
(véanse las propiedades de la función exponencial). •

Fig. 65

Solución. La aplicación buscada w tiene la forma w —

TT Z + 2
donde w2 = — u>i, = (fig. 65).
3 z —2
Así pues,
i£.5±?
ID — € 3 2-2. fc.
ij]
m
J?
V i' <>
W.
-Mlilí.

s - .-A f --J

Solución, La función tí/i = transforma la región dada en


la semifranja G = {wi € C 0 < Rewi < 2, Imtoi < 0}, y ln
7T
función w2 = — ttfi transforma G en la semifranja £> = 6 C:
0 < Re < fi-/ Im w2 < 0}. De las propiedades de la función
7r(z + 2) , ,
( h-> eos C se deduce que w = eos w2 = eos es la función
buscada (fig. 66). •

, I K)» ».
^Wrr-'''

Solución. La aplicación requerida w se obtiene de una com-


posición de aplicaciones elementales: w\ = nz, w*i — aut[,
\( 1 \ w3-chir T
wo = - [ W2 + — y = —r - / w = Las transiór-
2\ W2 / - ch 2tt
maciones sucesivas están representadas en la figura 67, •

mmmm
.-r-iiíi I K M l - y , } ;

n*
uJ
• 1 ' * I» • V : ' 1 .'.'I /'Jl
<:>
r-::

2+ i
^ Solución, La función w¡ = : transforma el conjunto G en
% %
la franja vertical. D — {n?i € C: 0 < Re < 1}, y la función
X ^ X » < . <* . sss s s . s .. ss . . . . s .
i-V i '

¡••y.

w2 = ~wi ~ ~ transforma D en la franja

D' = |w2 € C: < Re w2 < ^ j .

Tomando

« * = * « » = >g - 4J = tg,r i(7^)


obtenemos la aplicación de la franja D' en el círculo unidad con
centro en el origen de coordenadas (fig. 68).

Fig. 68

Haciendo z = —3i en la expresión de obtenemos


w 3 (-3¿) = 0. Derivando w$(z), hallamos

argtüj(-3í)=
Tomemos ahora w — w(w3) y exijamos que se cumpla la condición
i
de normalización arg w ( - 3 i ) = —. Diferenciando w respecto a
x

3
la variable z, encontramos
dw dw dw dwi3
dz dw$ dz
dw(z) dw(wz) i dw3(z)
arg arg + arg
dz z=-3¿ dw- «73=0 dz z=—3i
o bien
7r , 7T , 7T 7T
3 = arg w ( 0 ) 4 - - , de donde arg w(0) = - - -

aiBiai;
• « I. . A .

^ 1 ' "'
mámMámm^m
I í :: < *

La función w = w{ws) debe satisfacer las condiciones w(0) = 0,


argw'(O) = Por consiguiente,

-iH . — jw 7T /Z+3Í y¡3 — i 7c ( z + 3i


w = e 6 W3= e 6tg -T-tgT —
Z-l z-l
Teniendo en cuenta la igualdad tg z = —i th iz, podemos repre-
sentar w(z) en la forma
1 + »V5 . 7ri(z + 3 i)
tt¿(Z+3¿)
w = th
4(z - i)

Solución. La función w\ ~ TCZ transforma la franja G en la


franja D ~ {wj 6 C: 0 < Re w\ < 7r}, mientras que la función
11)2 = eos W\ transforma la franja D en todo el plano con dos
cortes a lo largo de las semirrectas (-oo, —1] y [eos irh, +oo). De
este modo,

w2 - eos irh eos icz - eos irh


w—
w2 + 1 1 + eos trz
es la aplicación buscada.

Solución. Tomando W\ = eos 2z transformamos el conjunto G en


todo el plano con cortes a lo largo de las semirrectas (-oo, — ch 2h]
wi+cb.2h
y [—1, +oo). La función w2 = transforma el plano
wi + 1
C'K^mmi

con dichos cortes en todo el plano con un corte a lo largo de la


semirrecta [0,+oo). Por consiguiente,

eos 2 z + ch 2 h
= \f™~2 eos 2z + l

es la aplicación buscada,

Solución. Tomando i * = - transformamos dicha región en


Z M \
1^
la franja vertical G = {u>i € O 0 < Re t * < ¿ } con cor
. La fun
tes a lo largo de los segmentos 0,\ Y [ y 5] • La fun

ción = transforma el conjunto G en la ^anjajerU


cal D = {w2 e C 0 < Re w2 < con cortes a lo d

n 2 7 r l v — tr , vy la función to3 = eos w


los segmentos 0, — y a '

transforma la franja D en todo el plano con cortes a lo iarge

de las semirrectas (-OO,COB^J Y [eos-f,+OO j . Tomandc


eos W2 - eos 2 v / b o b t e n e m o s t o d o el plano con un corte
Wa eos w2 eos 27r/fl>
lo largo del semieje real positivo. Por tanto,
2tt 2?r
eos — eos
z b
2tt 2tt
eos eos

es la aplicación requerida.
mmttmmm
iíi, Ú un; f: Sri^^; müit ¡ i •.: iS :Vl *
•i < ^ • . •
I ' -

* •'.•1 ' \ MK ¡.i ' . .

® Ejercicios

que si eí punto 2 recorre una circunferencia y = { z G C |z¡ = 2}


entonce, el pu„t„ „ = 2 _ 2Í + 1 ^ _ ^ ^ ^ ^ ^ —

3. HaUar ,a taagen de, primer cuadrante ^ ^ , ^ ^ ^ ^^ ^


w =
i+z

4- D C m 0 S ' ; r q u e 13 f U n d Ó "
«" = ( r ^ l ) 2 * biunívoca y confo^e ,a
región G = {z £ C: |z| < 1, I m z > 0 } e „ .a reglón D = { w € c I n . > 0 }
5. Hallar la taagen de la reglón C = 6 C W < 1} m e d ¡ an t e la aleación
1 -Az
w—
1-z

S. Hallar la i mag en de la región G = |z g C: |z| < 2, 0 < arg z < ^ 1 m e d i a n t e )a

aplicación w = (
z~ + 16
A

- 16 A
7. Hallar la imagen del conjunto G = í 2 P C R p ^ n i m
¿2 _ . J t u t K e * > ^ 0} mediante la
aplicación w = ~
z¿ + i
8. Transformar el conjunto D = {z E C: \z\ ^ 1, R e ¿ ^ 0} con ayuda de la función
u> — —— .
9• Demostrar que la función

W=Q+n
2 - ai z3)2
z3f
aplica univoca y conformemente la región

C: \Z\ < L, 0 < arg2 < — 1


en la región D = {«, £ Q. |w| < 1 } 3 ^

10. Hallar las i n a n e s de las regiones indicadas mediante las aplicaciones especificadas
a) G = { * e C |*|<2, I m * > l } , +
=

U-y/3-iJ '
w=
"r iv i •.

2z + V3 + i
c) G = {ze C: \z I < 1} n {z e C: | z + i\>l],
\2z +
11. Hallar la función potencial que transforma de modo biurúvoco y conforme el interior
TT
del ángulo 0 < arg z < — en todo el plano complejo w con un corte a lo largo du
3
ir
la semirrecta arg w = —.
4
12- Hallar la aplicación de una hoja y conforme que transforma el interior del ángulo
0 < arg (z - i - 1) < ~ en la región G = {w€ C: Kew > 0 } .
2
13. Hallar la función biunívoca y conforme que transforma el interior del ánguU
TT TT -
— < arg (z — i) < — en el semiplano superior.
4 4
14. Hallar la función biunívoca y conforme que transforma el interior del ángulo
IT TT
— < arg (z - a) < — en la región G = {w € C: I m w > 0},
6 3
15. Hallar la función de una hoja y conforme que transforma la región G = {z (E (
Re 2 > 0,Im z > 0} en la región JO = {tu € C Re w > 1},
16. Hallar una función lineal entera que transforma el triángulo con vértices en los
puntos 0, i en el triángulo semejante con vértices en 0, 2, 1 + i.
17. Hallar una aplicación lineal entera con un punto fijo 1 + 2i, la cual transforma el
punto i en el punto -i.
18. Para las aplicaciones indicadas a continuación, hallar los puntos fijos de orden finito
z0 (si existen), el ángulo de giro 6 alrededor de z0 y el factor de dilatación x
Reducir estas aplicaciones a la forma canónica w - z0 ~ \{z — ZQ).
a) w = 2z + 1 — 3
b) w = iz + 4 ;
c) tü = J2r -H 1 — 2í;
d) w — w{ = a(z — Zi) (a ^ 0);
e) w — az + b.(a ^ 0).
z - Zi
19. Para la función UJ =
z - z2
a) demostrar que la preimagen de la familia a — {w € C: \w\ = A (0 < A < -|-oo)}
es una familia de circunferencias (circunferencias de Apolonio). Para un A íij<
hallar el radio y el centro de la circunferencia correspondiente en el plano z;
b) hallar las preimágenes de las semirrectas argw =
c) construir una red en el plano z que corresponda a una red polar en el plano
d) hallar una región del plano 2 que corresponda al semicírculo K = {w G C; |w;| < I
Imw > 0}.
20. Hallar la forma general de la función homográfica w = w(z) que transforma
círculo K = (z 6 C: \z\ < 1} en el semiplano derecho P = {w 6 C Re w > 0
de modo que w{z\) = 0, «>(22) = co, donde z\ y z2 son dos puntos fijos de I
circunferencia dK tales que arg Z\ < argz 2 .
mmmmBMmf.

21. Hallar el centro w0 y el radio R de la circunferencia que es la imagen del eje real
Z — Z\
(Im Zi 0) mediante la función w = ,
z ~ z2
22. Hallar la forma general de la función homográfica w = w(z) que transforma el
círculo K = {z G C: \z\ < R] en sí mismo bajo las condiciones siguientes:
a) w{a) = 0 {\a\ < R);
b) w(a) = b (\a\ < R, ¡61 < R);
c) w(±R) = ±R.
23. Transformar el círculo K = (z 6 C- \z\ < 1} en sí mismo de forma tal que
dos puntos fijos zv z2 del interior del círculo se transformen en ios puntos ±a
(0 < a < 1).
24. Transformar el círculo K = {z G C: \z\ < 1} en sí mismo de forma tal que el
segmento del eje real 7 = {z G C 0 ^ R e z ^ a (a < 1), Imz = 0} se transforme
en un segmento del eje real simétrico respecto al origen de coordenadas. Hallar la
longitud del segmento transformado.
25. Demostrar que toda aplicación lineal de un círculo en otro se determina unívocamente
indicando las imágenes de un punto interior y de un punto frontera,
26. Demostrar que si una aplicación lineal tiene dos puntos fijos, el producto de las
derivadas en estos puntos es igual a uno*
27. a) Determinar para qué valores de m la función w = R(z + mzn)f donde n € N,
transforma conformemente el círculo K = {z G C: \z\ < 1} en cierta región y
hallar esta región.
b) Resolver el mismo problema para la aplicación del exterior del círculo K

mediante la función w — Ryz + ~ j y para la aplicación del interior del mismo

círculo efectuadas por la función w = R + m¿nj .


28. Sea P = {z € O Im z > 0} el semiplano con un corte a lo largo del arco de la
circunferencia 7 = {z G C: \z\ = 1} que va desde el punto 2 = 1 hasta el punto
z = e m , donde 0 < a < TT. Transformar este semiplano en el semiplano superior.
29. Transformar en el semiplano superior el interior del ángulo 0 < arg 2 < 7r/3,
0 < (3 < 2 con un corte a lo largo del arco de la circunferencia 7 {z 6 G = 1}
que comienza en el punto z = 1 y termina en el punto z — em, donde 0 < a < (3.
30. Transformar en el semiplano superior el interior del semicírculo unidad superior
con un corte a lo largo del segmento [0,
31. Transformar la red polar mediante las funciones siguientes:

a)

b) w = + (a > 0);
32, Transformar cn el semiplano superior el exterior del círculo unidad con cortes a lo
largo del segmento [ - a , - 1 ] y de la semirrecta [1, +oo), donde a > 1,
33. Transformar el círculo K - {z G C: |*| < 1} con un corte a lo largo del segmento
[a, 1], 0 < a < 1, en el círculo Kf = {w G G M < 1} de forma tal que tu(0) ^ 0,
w'(0) > 0. Hallar w'{0) y la longitud del arco correspondiente al corte. ¿Para qué
valor de a la imagen del corte es una semicircunferencia?
34, Transformar el círculo K ~ {z € C: \z\ < 1} con cortes a lo largo de los segmentos
[0,1], [ - 1 , -b] (0 < a < 1,0 < b < 1) en el círculo Kf = {iv G C: \w\ < 1} do
forma tal que w(0) — 0, w*(0) > 0. Determinar w'{Q) y las longitudes de los arcos
correspondientes a los cortes.
35. Transformar el exterior del círculo unidad G = {z G G \z\ > 1} en el plano w
w—1
con un corte a lo largo del arco arg - (3 (0 < \(3\ < TT) de forma tal que
° w +1
w(oc) — oo, arg iv'(oo) — a,
36* Hallar las imágenes de los conjuntos siguientes mediante la aplicación w = c£ :
a) la red rectangular x — C, y = C;
b) las rectas y = kx + b;
c) la franja A<y <P (Q^a< /3 ^ 2TC);
á) la franja entre las rectas y — x, y — a; + 27r;
e) la semifranja a? < 0, 0 < y < a < 2tt;
f) la semifranja x > 0, 0 < y < A ^ 2TT;
g) el rectángulo {a, p) x (7, (6 - 7 < 27r).
37. Determinar las imágenes mediante la aplicación w = ln z de los conjuntos siguientes:
a) la red polar \z\ = R, arg z — 9 ;
b) las espirales logarítmicas r ~ (A > 0);
c) el ángulo 0 < arg z < a < 2ÍT;
d) el sector 5 = {z G O (z| < 1, 0 < arg z < a < 2TT};
e) el anillo K = {z G G rx < \z\ < r2} con un corte a lo largo del segmento
[r\,r2l
38. Determinar las imágenes de los conjuntos siguientes mediante la aplicación w -
aresen 2:
a) el semiplano superior;
b) el plano con dos cortes a lo largo de las semirrectas (-oo, - 1 ] , [1, +00) del cji
real;
c) el primer cuadrante;
d) el semiplano P- = {z G G Re 2 < 0} con un corte a lo largo de la semirrecta
(-oo, - 1 ] del eje real.
39. Hallar las imágenes de:
a) la red rectangular x = C, y = C;
b) la semifranja P - {z G C: 0 < Re z < ir, lmz> 0};
c) la franja G = {z G G 0 < Re z < TT};
-> • i
: >

d) la franja D = G C: O < Re z < - j ; Respuestas


e) la franja = jz € C < Rez < ^ j
mediante la aplicación w = tg z.
40. Hallar las imágenes de:
a) la franja P = {z € C 0 < Imz < TT};
b) la semifranja P' - {z € C: Re * > 0, 0 < Im z < TT}
mediante la aplicación w ~ cth z. Capítulo 2
41. Transformar la región comprendida entre las parábolas confocales y — A(x + 1), w
y2 = 8(x + 2) en el semiplano superior 1. a) i;
42. Hallar la función w — w(z) que transforma la región limitada por la circunferencia j -

7 = {z G C \z\ = í} y la recta de ecuación Imz = 1 (el semiplano P ~ { z G C : b) senfl —


Imz < 1} sin el círculo unidad):
a) en el círculo j f i f = { t i ; G G | u > | < l } con las condiciones de normalización
2. w — 2 sen™42 a: — 2 senR+1 a; eos
—1 Í 7T
= 2 , arg u/(—3i) = 10. 5 n sen" x 1 - 2 sen x eos a: + sen2 £
b) en el semiplano superior con las condiciones de normalización w(~3i) = 1 -f i f
arg «i/(-3¿) = 7T, + l - 2 sen x eos x + sen2 a;
43. Transformar la franja G = {z € C: 0 < Re z < 1} con dos cortes a lo largo de los
segmentos {0 ^ x ^ h\,y = 0} y {1 - h2 ^ £ ^ 1, y = 0} (fti 4- < 1) en el
semiplano superior. —~ " ~ f - 2 sen ¿eos x + sen a;
senn £ 1
44. Sea D = {z G C: 0 < Rez < TT, Imz > 0} una semifranja con dos cortes a lo
Z1Z2 - Z2Zi + z{Z2 - Zl)
largo del segmento 71 z eC: Rez = 0 ^ Imz ^ hi y de la semirrecta 12. a) z* = Z2-Z1
- 2
22 - Zl
z EC: Rez = —, h2 ^ Im z < +00 (h2 > h\). Transformar esta semifranja b) z - z i (z - Zl).
2 Z2 -
en el semiplano superior
45. Transformar en el semiplano superior la región limitada por las circunferencias 16. z\ =• - 1 , wi = 1.
71 = {z G G \z - 1) = 1}, 72 = {z G G \z +1| = 1} con un corte a lo largo de la La c i r c u n f e r e n c i a de r a d i o R y centro en el punto a;
19. a)
semirrecta 73 = {z G G 2 ^ Re z < +00, Im z = 0},
46. Transformar en el semiplano superior la región limitada por las circunferencias
b) ! I ^ r ^ e lale de, origen de coordenadas y for m a un *n g u,o
7! = {z G G |z - 1| = 1}, 72 = {z G G |z - 2[ = 2} con un corte a lo largo del c)
segmento 73 = {z G G 2 ^ Re z ^ a, Im z = 0} (a < 4). con el eje real positivo;
47. Transformar en el semiplano superior la región limitada por las circunferen- d) el eje real;
cias 7! = {z G G \z - 1| = 1}, 72 = {z G G |z - 2| = 2} con dos cor- / 1\ 2 „ 1
tes a lo largo de los segmentos 73 = {z G G 2 íC Rez ^ a, Imz = 0} y 4'
e)
74 = { * € G & ^ Rez < 4, Imz = 0} (a < &).
48. Transformar en el semiplano superior la región limitada por las circunferencias
7i = {z G G |z - 1| = 1}, 72 = {z G G |z +1| ~ 1} con un corte a lo largo del * -Y
segmento 73 = {z G G Rez = 0, - a < Imz < ¡5} 0, ¡3 ^ 0). la elipse — + - j -
g)
la parábola y1 = 2x + 1.
I1
20. a) Im z 2 — 2;
1 1
b) Im - = - ;
z 2
c) z 2 + 2 2 = l ;
d) Re (z + 1) = \z\;
e) |z¡ + Rez = 1.
2 1 . a) El anillo de radios r y R y centro en el punto zo;
b) el semiplano derecho incluido el eje imaginario;
c) la franja comprendida entre las rectas x = a y x = 6;
d) la región comprendida entre las circunferencias {x - l) 2 + (y
y (x- 2)2 + (y - 2)2 = 8;
e) el semicírculo unidad derecho con centro en el punto z ~ 0.
22. ¿ = 12 + 16z.
24. a) Para ningún a ;

c) V2;
d) para ningún a .

25. a) - + i;

1 1
3 0 . b) El segmento j^- ^J .

3 1 . 1) La circunferencia u2 + v2 = 0 si c ^ 0; el eje u = 0 si c = 0;

2) la circunferencia u2 + — + - 0 si c ^ 0; el eje v = 0 si c = 0;
2 c
1\ 2 1
3) la circunferencia - ~J + v 4- - = -;
2 2'
4) la semirrecta arg w ~ —a;
1
5) la recta v — -;
2
'': ''':r'
».>!••'*"i^'
hi'v^SÍ
'M X^iljSí

6) v = -\u\; A ^

7) el semiplano u > 0 sin el círculo u¿ + v ~ u < 0;


8) el semiplano v < 0 sin el círculo u2 + v2 + v < 0;
27
9) la circunferencia x2 + y2 - - = 0 si c ^ 0; el eje x = 0 si c = 0;

10) la circunferencia x2 + y2 + - = 0 si c ¿ 0; el eje y = 0 si c = 0.


' c
3 2 . a) El exterior del círculo \z\ ^ 2;
b) el semiplano cerrado que está a la izquierda de la recta Re z
1.
3 4 . a) Elipse;
b) espiral de Arquímedes;
c) rama de hipérbola;
d) cicloides.
3
35. a) oo;
b) 1;
c) oo;
1
d) - 2 ;
e) no existe;
f) l + «;
g) no existe;
h) no existe;
i) no existe,
3 6 . a) Continua;
b) continua;
c) discontinua en todos los puntos;
d) continua en todos los puntos salvo en z = 2¿;
7T
/ T T

e) continua en todos los puntos salvo en las rectas arg z = ± - .

4 0 . a) Analítica en €\{0};
b) no analítica en todo punto z 6 C, pero diferenciable en el punto z
c) no analítica en todo punto z € C.

42.
44. a) f(z) = z2 + 2z;
b) f{z) = ez + zz + 5z + 9.

Capítulo 3
1. La línea Re w ~ 4 eos ip(2 eos ip + 1) - 3,
Im w - 4 sen <p(2 eos +1), 0 ^ y? ^ 27r.
3 . El círculo jw| < 1.
5. El círculo |u/| < 4 .
6. El semiplano Im w > 0.
7. El círculo |w| ^ 1.
8. El círculo |iü| ^ 1.
10. a) Imtü > 0;
b) I m w > 0;
c) Im w < 0.

11. w = e'íz3.
12. -i(z - 1 - i)2.
13. l) 2 .
1 + iV3
14. w — (z - a)\

15. w ~ -iz2 + 1.
16. w = (l + i)(l-2).

17. to = (2 + i)z + l - 3 i .
18. a) z0 - -í + 3i,0 = 0, k = 2, w 4-1 - 3i = 2(z + 1 - 3i);
b) zo = 2 + 2i,0=j,k = l,w-2-2i = i(z-2- 2 i ) ;
c) no hay puntos fijos de orden finito;
d) si a — 1, no hay puntos fijos de orden finito; si a 1, entonces
Wi-azi W\- azx w i — az\
zo = —; , 0 = arg a, k = a\, w = ai 2 -
1 -a 1—a
^ISI
s , I .
1 • : •
i.
I • l
<
¿,'i •
;
r/V Vi-

e) si a = 1, no hay puntos fijos de orden finito; si a ¿ 1, entonces


b b ( b \

19. La ecuación de la familia de circunferencias de Apolonio respecto a los


z - Z\
puntos z\ y z2 tiene la forma — — = A.

ix/ \ i
G(*
X í — ¿ g j

2 0 . w = k exp < - ( 7r -f arg — ) i ? , donde A; > 0. A las semirrectas


12 \ zi} z-z2 )
que salen del punto w = 0 en el semiplano Re w > 0 les corresponden
en el plano z los arcos de circunferencias que se encuentran dentro del
círculo \z\ < 1 y pasan por los puntos z\, z2. A las semicircunferencia
con centro en el punto w = 0 que se encuentran en el semiplano Re w > 0
les corresponden los arcos de circunferencias de Apolonio respecto a los
puntos z\ y z2 que se encuentran dentro del círculo \z\ < 1.

21 w - ElZli R — ~~
z2 z2 2jlm z2\ '
z - a
22. R2eCia —T
a) w = XI
R1 az'
—=—=¿ z—a
b) 2 R 2-az'
R~ - bw
z —a
c) w — / donde a es un número real y !<x| < R.
R2 - az
w- a z2 - Zj
23* ,i<p ——~~, donde <p— ir - arg
1 — aw l-zxz 1 - Z\Z2 '

\z2 Z\\
a =
- ZlZ2\ + J(l - \Zi\2) (1 -\z2\2)

az — \ + V i - a 2 1 - V i - a2
24. u> = ± T = = , p= 2 •
(1 - Vi - a2)z -a &

27. a) lm| < La región está limitada por una epicicloide alargada, 1

cual constituye la trayectoria descrita por un punto situado a un
• *
•x&m £: ^
Í^
J^
\vM4b
zmse3
'
s
t « « ' V h / v'.(? U . .j. r.r.

distancia mR del centro de un círculo de radio — que rueda por el exterior de


- i ^ A.R{n-\)
n
un circulo de radio -;
n
1
b) \m\ < En el primer caso, el exterior del círculo unidad; en
7b
el segundo caso, su interior se transforma en el exterior de una
hipocicloide acortada.

z-l a
28. w = 2
z-f 1 + 2'

M - 1
29.
•W + 1 2 p-

(1 - z f * - (1 + Z f \2 3
1
30. w =
(1 - zf¡3 + (1 + *)2/3 y) + 3'

3 2 . w; =

1 4a
4a / 1\ (1 - a)¿ • ( U a)2
33.
w + » = ((1i +Ta)-
^
z ++ -
zJ - |rri ' =
2 ; w (0) 4r- u lonsitud

del arco que corresponde al corte es igual a 2 arccos 6(1 ~ 1 ~ a ^ • para


(1 + a)2
a — 3 - v 8 la longitud es igual a ir.

a +
a + - + b+ -
1 1
t

34. w+ — M ) - ' n
í//(0) = a b
M +

w 4
[ a+ -
V a + ' + »

Las longitudes de los arcos que corresponden a los cortes son iguales a

4-(, + l) + ( 6 + * -4-(q + l) + (t + l
2 arccos , 2ir — 2 arccos
+ + 6+
(° l) ( i) ( s) ( i)
0+ + 6+
w- 1 zen + ieiM
35. , donde 7 = a si (3 > 0, y 7 = a 4- ir
w+1 ze17 -f ie-^2
¡3 <0.
36. a) En la red polar p — const, 9 = const;
b) en las espirales p = (para k = 0, en las semirrectas 9 ~ b)-f
c) en el ángulo a < 9 < ¡3 (para a = 0 y p = 2ir en el plano con un cor
a lo largo del eje real positivo);
d) en todo el plano con un corte a lo largo de la espiral p — e9;
e) en el sector p < 1, 0 < 9 < a (si a — 2TT, en el círculo unidad con 1
corte a lo largo del radio v = 0, 0 ^ u ^ 1 );
f) en la región ¿ > > 1 / O < 0 < a (para a = 2ir, en el exterior del círcu
unidad con un corte a lo largo de la semirrecta v = 0, 1 ^ u < 00;
g) en la región ea < p < e^, 7 < 9 < 6 (para 6 - 7 = 2TT esta rogií
es un anillo concéntrico con un corte a lo largo del segmento 9 ~
tP).
37. a) En la red cartesiana rectangular u = c, v = c;
b) en rectas;
c) en la franja 0 < v < a;
d) en la semifranja u < 0, 0 < t» < a;
e) en el rectángulo ln r\ < u < ln r2/ 0 < v < 2TT.
tt 7r
38. a) En la semifranja -— < u < v > 0;
7T ir
b) en la franja
J — < u < —;
2 2
7T
c) en la semifranja 0 < u < v > 0;
7T
d) en la franja < u < 0.

41. w
Z+t
e
7

+ 2 - %
" * 1 •

42. w = - Z+t
/ i t 4 f ^ *

e z-* + 2 + %
43. w = jcos irz - COSTT/II

COS TT Z + eos ír/i2


: :•>' - v íy<)n<4
feíSlf
•l A: IhU lí xt< i • i • • ^ h; i; ^,. • . • .
^cos 2z + ch 2/t]~
eos 2z + ch 2h2'
1 sen 7xjz
1 + sen 7xjz'

1 + eos 47xjz
eos 47xjz — eos 47r/a

cos47r/z - eos 47T/6


eos 47xjz - eos 47r/a '

e—2t//3 _ e2ni/z
e2*/a _ e2ni/z '

M.
índice de materias
A Bolzano—Weierstrass, teorema 100
adherencia 32, 96 Borel—Lebesgue, — 102
ángulo entre dos curvas en el punto del
infinito 175 c
anillo 19 campo 19
— conmutativo 19 — normado 20
— unitario 19 — ordenado 59
aplicación 15 Cantor, curva 112
— biyectiva 17 —, teorema 36, 50
— continua en un conjunto 42, 46 Cauchy, criterio 99
en un punto 42, 46 Cauchy—Riemann, condiciones 143
en el sentido de Cauchy 45 cicloide 127
— de inversión 181 — acortada 128
— definida paramétricamente 17 — alargada 128
— discontinua 42 círculo 183
¡ - elíptica 259 circunferencia de Apolonio 86
— hiperbólica 259 cisoide 225
j.*

— inversa 17 complemento de un conjunto 11


<
componente conexa 112
— invertible 17
composición de aplicaciones 17
— inyectiva 16
conjunto abierto 27, 95
— loxodrómica 259
— acotado 26
— suprayectiva 16
— cerrado 30, 96
— uniformemente continua 49
— compacto 40
aplicaciones mutuamente continuas 51
en un espacio métrico 35
Apolonio, circunferencia 86
— conexo 40
argumento de un número complejo
abierto 97
57
cerrado 97
Arquímedes, espiral 85
— continuo 112
automorfismo homográfico 184
— de puntos de una curva 111
— lineal 112
B — secuencialmente compacto 35, 101
Banach, espacio 22 — totalmente acotado 36
Bernoulli, lemniscata 124 — vacío 7
bola abierta 25 conjuntos disjuntos 10
— cerrada 25 — iguales 7
— isomorfos 18 esfera 25
criterio de Cauchy 99 — de Riemann 61
— de compacidad secuencial 101 espacio de Banach 22
— de diferenciabilidad de una función — métrico 23
de variable compleja 142 completo 25
cuantificador existencial 5 conexo 40
— universal 5 — topológico 95
cuerpo 19 — vectorial 20
— normado 20 normado 21
curva cerrada 109 espacios métricos homeomorfos 51
— continua 108 espiral de Arquímedes 85
— contrariamente orientada 110 estructura matemática 18
— de Cantor 112 exterior de un conjunto 30
— de Jordán cerrada 109 extremos de un segmento 96
— simple 109
— suave 109 F
a trozos 111 forma exponencial de un número com-
orientada 109 plejo 57
— normal de una aplicación homográfica
D con dos puntos fijos 259
derivada 135 — trigonométrica de un número comple-
— de una función vectorial 108 jo 57
desigualdad de Lagrange 154 fórmula de Moivre 58
diámetro de un conjunto 26 fórmulas principales de la proyección
diferencia de conjuntos 10 estereográfica 62
diferencial de una función 141 Fréchet, teorema 37
Dirichlet, núcleo 72 frontera de un conjunto 34, 96
distancia cordal 93 función C-diferenciable 142
— entre conjuntos 26 — R 2 -diferenciable 142
distancias equivalentes 52 — acotada 107
dominio de una aplicación 15 — analítica 139
en el infinito 145
E en un conjunto abierto 145
ecuación de división del círculo 74 arbitrario 145
elemento inverso 18 en un punto 145
— neutro 18 en una curva 145
— nulo 19 en una región 145
— unidad 19 cerrada 145
entorno abierto de un conjunto 28 — compleja 102
— de un conjunto 28 — continua en sentido general 108
— de un punto 46,113 en un punto 103
— de corriente 152 J
— de una hoja 103 Jordán, curva 109
— de Zhukovski 206 —, — cerrada 109
— diferenciable en un punto 134 —, teorema 110
— discontinua 103
— exponencial 199
general 205 L
— hiperbólica 212 Lagrange, desigualdad 154
— homográfica 174 teorema 154
— implícita 17 Landau, símbolos 21
— lineal 140 latitud 62
— monógena en un conjunto 139 Lebesgue—Borel, teorema 102
en un punto finito no aislado 139 lemniscata de Bernoulli 124
— multiforme 195 ley del tercio excluso 6
— potencial 192 leyes de Morgan 11
— quebrada 96 limite de una aplicación 41
— trigonométrica 211 en el sentido de Cauchy 44
— vectorial diferenciable en un segmento — de una función 103
108 — de una sucesión de números comple-
jos 97
G de puntos de un espacio métricc
gráfico de una aplicación 15 24
grupo 18 de vectores 21
— abeliano 18 — parcial de un sucesión de números
— aditivo 19 complejos 100
— multiplicativo 19 de una aplicación 41
de una función 103 I
H longitud 62 I
Hausdorff, teorema 37
hipótesis de inducción 8
homeomorfismo 51 M I
homogeneidad 140 método de coordenadas 12 I
— de inducción matemática 8 I
i — de reducción al absurdo 6 I
imagen de un conjunto 16 métrica 23 I
— de una aplicación 15 — esférica 93 I
interior de un conjunto 29 — inducida 34 I
intersección de conjuntos 9 módulo de un número complejo 54 I
isomorfísmo de un conjunto sobre otro — de una región doblemente conexa 2m
18 Moivre, fórmula 58 I
— homográfico 183 Morgan, leyes 11 I

m
N primera componente de un par ordenado
norma cúbica 21 12
— de un espacio 20 — proyección de una relación binaria 13
— de un vector 21 principio de simetría de Riemann—
— euclídea 21 Schwarz 282
— octaédrica 21 producto cartesiano 12
núcleo de Dirichlet 72 prolongación de una función 16
número complejo 56 propiedad aditiva de una aplicación li-
conjugado 56 neal 140
— circular 149, 178
o — distributiva 19
operación de adición 19 — lineal de la diferenciación 136
— de inversión de una relación binaria — simétrica 23
15 — triangular 20, 23
— de multiplicación 19 proyección estereográfica 61
orientación contraria 110 punto adherente 32, 95
— de una curva 109 — aislado 34
— de acumulación 33, 96
P — de discontinuidad evitable 42,103
par ordenado 12 — de ramificación 195
paralelo 62 algebraico 195
parametrízación de un segmento 96 de n-ésimo orden 195
— de una curva continua 108 de n-ésimo orden 195
- en sentido general 112 de orden infinito 195
suave 109 — de un espacio métrico 23
— natural de una curva suave 110 — del infinito 60
parametrizaciones equivalentes 109 — exterior 30
de una curva suave 109 — frontera 34, 96
parámetro 17 — interior 29, 95
pares ordenados iguales 12 — múltiple 109
parte imaginaria de un número complejo puntos simétricos respecto a una circun-
56 ferencia 179,181
— — de una función compleja 102 respecto a una recta 179
— real de un función compleja 102
de un número complejo 56 R
plano complejo 56 rama principal 202
ampliado 60 - uniforme 194, 202
— ecuatorial 62 recta numérica 23
polo norte 62 recubrimiento de un conjunto 37
— sur 62 región 41, 97
preimagen de un conjunto 16 — n-conexa 112
: : ^j• L V -^¿j^ =
m m m m m w ^
muíü 1 >

— cerrada 41, 97 sistema de entornos 36


— compacta 113 subconjunto 7
— de uniformidad 192 — acotado 94
— infinitamente conexa 112 — maximal 112
— múltiplemente conexa 111 subespacio de un espacio métrico 34
— no simplemente conexa 112 sucesión de elementos de un conjunto If
— simplemente conexa 112 — de números complejos, convergente
respecto al plano complejo am- 97
pliado 110 — de puntos de un espacio métrico 97
regiones homográficamente isomorfas ; convergente 24

183 , fundamental 24
regla del recorrido 183 — de vectores, convergente 21
relación binaria 13 , fundamental 22
funcional 15 — numérica acotada 21
inversa 14 infinitésima 21
restricción de una función 16 real 16
en un conjunto 16 superficie de Riemann 194
Riemann, esfera 61
—, superficie 194
Riemann—Cauchy, condiciones 143 teorema de acotación de un compncl
Riemann—Schwarz, principio de sime- 101
tría 282 — de Bolzano—Weierstrass 100
— de Borel—Lebesgue 102
— de Cantor 36, 50
Schwarz—Riemann, 282 — de continuidad de la aplicación inve
sección primera de un conjunto 13 sa 44
— segunda de un conjunto 14 de la composición de aplicación*
segmento 96 43
segunda componente de un par ordena- de funciones 105 I
do 12 de la imagen de un compacto 4l
— proyección de una relación binaria 14 107 I
semimeridiano 62 de la norma 21 I
símbolo de conjunción 6 de la restricción de una aplicad!
— de disyunción 6 46 I
— de equivalencia 6 de las aplicaciones biyectivas 1 ( I
— de implicación 6 de una función diferenciable 13(1
— de inclusión 7 — de Fréchet 37 I
— de Landau o( 1) 21 — de Hausdorff 37 I
0(1) 21 — de invariancia de los puntos simé i
— de negación 6 eos respecto a una aplicación 11
— de pertenencia 7 mográfica 181 I
— de Jordán 110 en una región 150
— de la derivada de la composición trocoide 128
135
de la función inversa 139
del cociente 138 unión de conjuntos 10
del producto de funciones 138
— de Lagrange 154
— de Viéte 73 valor absoluto 19
— de Weierstrass 107 — de una aplicación 15
— del límite de la composición de fun- — principal del argumento 57
ciones 106 vector 20
topología de un espacio métrico 52, Viéte, teorema 73
94
— definida por entornos 113 w
— del plano complejo 95 Weierstrass, teorema 107
transformación conforme de primera es- Weierstrass—Bolzano, — 100
pecie 150
de segunda especie 150
en un punto 149 Zhukovski, función 206
índic
Prólogo a "Variable compleja

Capítulo 1
Estructuras fundamentales del análisis matemático
§ 1. Elementos de la teoría de conjuntos y aplicaciones
§ 2. Estructuras matemáticas
§ 3. Espacios métricos
§ 4. Conjuntos compactos
§ 5. Espacios y conjuntos conexos
§ 6. Límite y continuidad de una aplicación
de un espacio métrico en otro

Capítulo 2
Números complejos y funciones de variable compleja .
§ 1. Números complejos y plano complejo
§ 2. Topología del plano complejo. Sucesiones de números complejos
Propiedades de las funciones continuas en un compacto . . . .
§ 3. Curvas continuas y suaves. Dominios simplemente y
múltiplemente conexos
§ 4. Funciones diferencíables de variable compleja.
Diferenciabilidad en € y en 1 . Funciones analíticas
f \

Capítulo 3
Funciones elementales en el plano complejo
§1. Funciones homográficas y sus propiedades
§2- Función potencial w — z7\ Función multiforme z = tyw.
Superficie de Riemann
§3. Función exponencial w = e~. Función multiforme z — Lnw .
§ 4. Funciones potencial y exponencial generales

• • •• -¿m IfiC
. ! : f.: ** H

y..
i .
; • j. .• • x• • '

^T^lJÍrV¿^^^i^*:
WJJ¿"T1 •.>'(';•',•;;• i.
'.'.Y
•: •



' i

§ 5. Función de Zhukovski 206


§ 6. Funciones trigonométricas e hiperbólicas 211

Respuestas 303

Indice de materias 311


EDITORIAL URSS

DE RECIENTE EDICIÓN

Sazhin Introducción a la cosmología moderna


En el libro se exponen los éxitos de la cosmología de las últimas décadas* So tllnuil
principales datos de observación en los que se apoya la ciencia moderna del Universo ai
todo, de su pasado y su futuro, así como las ideas fundamentales que sientan 1 na liiwe*
teoría de su formación. Se ofrece un cuadro completo que incluye las cuestione* rolrn i<
tanto con el nacimiento y desarrollo de nuestro Universo en las fases más tcmpnmaw,
con su estructura actual. Se abordan problemas como el de la fase inflacionaria, la n
de bariones, la relación con la física de las partículas elementales, la radiación do
y la estructura a gran escala del Universo- Se examina la expansión acelenuin del Ih
y, también, el fenómeno del espejismo gravitatorio.

Surdín Formación estelar


Comenzando con una breve excursión histórica a través del desarrollo do liw íden* m
origen de las estrellas, el libro presenta un punto de vista moderno de la ealrut turu y U illi
del medio interestelar donde se forman las estrellas. Se describen lo» prouww íurvlnm
que llevan al nacimiento de estrellas, sistemas y asociaciones estelare*», aiví i o i i m >
estelares de distintos tipos.

Surdín Problemas resueltos de astronomía


En el libro se han recopilado 430 problemas de astronomía con rcKolucionert detalImtaN IU\¡
son problemas clásicos, el resto son problemas completamente nuevos. Todon Ion pmlilem
sido resueltos por el autor del libro, y muchas veces las resoluciones complementan «<
corrigen los errores de las soluciones clásicas. El nivel de los problemas vn en promedio l
al del nivel de olimpiadas, aunque algunos de ellos exigirán un trabajo pernihlenír rt
absoluta de los problemas contiene detalles interesantes; no se apresure en rowpoiuler, 1 tu
el problema parece simple a primera vista.

Chernín La naturaleza física de las estrellas


Los pulsares, los bursters, la fuente asombrosa SS433, las coronas galácticas, ION CW
la radiación de fondo, los agujeros negros... Éstos son los temas fundnmentaU
abarca el presente libra. Se describen los procesos físicos que determinan los fuñó
astronómicos observados, se analizan las nuevas hipótesis y modelos, y so pmft
en los misterios de la astrofísica que siguen inquietando la imaginación del hon

Logunov Curso de teoría de la relatividad y de la gravitación


En este libro, siguiendo las ideas de Minkowski, se ha demostrado que la esencia y el coi
principal de la teoría de la relatividad radican en la unidad conceptual del espado-Hen
geometría del cual es seudoeudídea. Dentro de los límites de la teoría de la relatividad
principio de geometrízación se ha construido unívocamente la teoría relativista de la grav
la cual explica todos los experimentos gravitatorios llevados a cabo hasta la actual
proporciona ideas básicamente nuevas sobre el desarrollo del universo y el colapso gravi

Dubrovin, Geometría moderna (primer y segundo tomo)


Fomenko, En este libro se abarcan los siguientes temas: geometría del espado eu el ideo, del
de Minkowski, y de sus respectivos grupos de transformaciones; geometría clásica de
Nóvikov y superfídes; análisis tensorial y geometría de Riemann; cálculo variacional y teoi
campo; fundamentos de teoría de la relatividad; geometría y topología de variedadeH,
concretamente, elementos de la teoría de homotopías y de la teoría de los espacios flbr
algunas de sus aplicadones, en particular, a la teoría de los campos de gauge.

Pietrásheñ, Teoría de grupos y su aplicación a la mecánica cuántica


Trífonov En este libro se exponen los fundamentos de la teoría de los grupos finitos c tnfin
uso de la teoría de las representaciones de grupos se ilustra tomando como ejemplo d
aplicaciones y cuestiones referentes a la mecánica cuántica: teoría de los átomos, t
cuántica, teoría del estado sólido y mecánica cuántica relativista.