Vous êtes sur la page 1sur 8

ITINERARIO DE FORMACIÓN DE NIÑOS Y JÓVENES DE LA COMUNIDAD

DE RENOVACIÓN EN EL ESPÍRITU SANTO

El magisterio reciente de la Iglesia insiste en que la tarea propia de la Iglesia


es la evangelización, esto es, “llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de
la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma
humanidad”
Efectivamente, la misión de nuestra comunidad de Renovación ha sido la de
llevar una Palabra de vida, bendición y salvación a aquellos bautizados que no
viven una vida cristiana de acuerdo al querer de Dios.
El proceso de evangelización de nuestra comunidad se despliega con una
dinámica de momentos esenciales:

 Acción misionera que suscita la fe, conversión, en aquellos bautizados


alejados y sin compromiso cristiano
 Acción catequética para aquellos que optan por el evangelio y para los
necesitan fundamentar su fe.
 Acción pastoral, cristianos maduros en la fe prestos al servicio,
pastoreando y acompañando los procesos espirituales, de otros
hermanos que llegan a la comunidad.
Nuestra comunidad ha hecho acento en la formación de católicos con identidad
cristiana, con sentido de pertenecía, amor y servicio a la Iglesia y con un
fuerte sentido comunitario.
Es así, que uno de sus metas es crear procesos de conversión permanentes y
articulados, donde no haya vacíos que impidan ese discipulado que Jesucristo
quiere realizar con cada bautizado; si bien, la comunidad se preocupa por
atraer a creyentes e iniciarlos en este caminar discipular y misionero, también,
vio la necesidad de crear un proceso de formación, no solo direccionado hacia
los adultos sino con una mirada más específica, la población infantil y juvenil.
Este proceso de evangelización desde muy temprana edad, inclusive desde el
mismo vientre de las madres, se le ha denominado “Proyecto SEMILLERO”
creemos que es de vital importancia llevar a los niños desde muy temprana
edad para que vayan adquiriendo esta identidad cristiana y sentido comunitario.
Nuestro proyecto arranco hace cuatro años (2006) con un puñado de niños,
con los cuales se ha venido abriendo camino, invitando a los demás niños y
jóvenes a participar de esta hermosa obra que el Espíritu provoco al interior de
la comunidad.

El propósito de este proyecto SEMILLERO es recatar:

 Un proceso catecumenal serio: Iniciación cristiana


 Procesos con la familias
 Una educación permanente en la fe
 Niños y jóvenes comprometidos que transformen realidades
 Testimonios de fe que animen a otros
 Una comunidad y una Iglesia renovada
 Y a largo plazo, laicos comprometidos que amen y sirvan a la Iglesia
generadores de procesos humanizadores que transformen todos los
ambientes.

Para alcanzar estos fines, la comunidad ha creado espacios vitales que


permiten un proceso gradual, progresivo y ascendente en los pequeños
creyentes.
El primer lugar, al cual debe llegar el pequeño es a la Comunidad, allí, inicia el
proceso al lado de su familia, en la escucha de la Palabra de Dios, es en el
seno de la comunidad donde el niño aprende el valor de la Palabra, oyen y
conocen a Jesús, hacen conciencia de su presencia, para ellos, Jesús entra a
ser parte de sus vida teniendo un lugar prioritario.
De este encuentro semanal con la Palabra y de la vivencia comunitaria es que
desprenden los demás espacios, que se caracterizan por ser cognitivos,
experienciales y espirituales, tales espacios son:

 Catequesis
 Encuentros infantiles y juveniles
 Formación artística
 Celebración de su fe en los diferentes encuentros comunitarios,
entendiéndose que la participación por excelencia será siempre la
Eucaristía.
Para que nuestros niños y jóvenes puedan participar de todos espacios, es co-
requisito pertenecer y participar en alguna de nuestras comunidades, no se
entiende este proceso, ni tiene sentido si no se inicia en un proceso
evangelizador, se hace necesario que sus vidas comiencen a girar en torno al
evangelio; la fe, primeramente en Jesucristo y su Palabra, dará el valor y el
sentido a los sacramentos, la oración, se entenderá entonces lo que es una
comunidad discipular y misionera y el privilegio y la responsabilidad que
significa estar en ella, se vivirá el compromiso bautismal.
Una vez servidos del banquete de la Palabra que libera, sana, reconcilia,
purifica podemos entrar con el vestido adecuado, el de la santidad, al
banquete Eucarístico donde seremos ofrendas vivas sobre el altar y haremos
realmente comunión con la presencia de Dios.
PROCESO DE EVANGELIZACIÓN PROYECTO SEMILLERO

No es un proceso lineal, todos los momentos se van conjugando a la vez,


procurando fortalecer y madurar la fe desde todos los ámbitos.

DESCRICIÓN DE ESTOS ESPACIOS


1. Evangelización dentro de la comunidad, es un espacio comunitario
que tiene como centro la Palabra de Dios, se caracteriza por ser un
espacio de recogimiento y contemplación de la misma, es de vital
importancia aprender a escuchar la Palabra y a responder a ella en la
oración, asumiendo un compromiso de vida personal y comunitario. Es
en este espacio donde se anuncia a un Jesús vivo y resucitado, capaz
de transformar nuestro mundo interior, se hace conciencia de su
presencia en la comunidad, se le escucha y se le obedece, y por ende
se inicia un camino de santidad. En este espacio se le pide a los Padres
de familia que traigan a sus niños sin importar la edad, inclusive a
aquellas madres gestantes, porque es aquí donde ellos empiezan a
experimentar la presencia y el amor de Dios, donde Jesús se hace
familiar. Este espacio es insustituible y va hacer el hilo conductor de
todas las demás actividades, en otras palabras, es la columna vertebral
de nuestra comunidad. Aquí es donde entendemos cual es la voluntad
de Dios para nuestra vida personal, comunitaria y de iglesia.

Este encuentro se realiza una vez a la semana y al cual estamos


invitados todos, no hay separación de ningún tipo, tanto el joven con el
abuelo se encuentra, donde el niño va con sus padres, los matrimonios
se fortalecen, todos sentados en la misma mesa sin restricción alguna,
es donde se entiende como la gracia del Espíritu Santo puede unir en
medio de la diversidad.

2. La Catequesis, la consideramos la escuela de fe, lugar de aprendizaje y


fundamentación y de entrenamiento de toda la vida cristiana, este
proceso lo inicio la comunidad hace dos años, con aquellos niños que
han demostrado fe en Jesucristo y han vivido una experiencia
comunitaria.
Nuestras catequesis no se reduce a la mera formación pre sacramental, por el
contrario se caracterizan por:
- Reflexión de mensaje recibido en comunidad
- Construir lecturas hermenéuticas juveniles
- Encuentros de Oración
- Celebración y participación en la Eucaristía propia de la comunidad
- Participación de otras actividades comunitarias (Semana Santa,
pentecostés, vigilias, retiros, convivencia, etc)
- Formación doctrinal-bíblica
Todo ello conlleva a formar una verdadera identidad cristiana, un conocimiento
de su realidad personal, de Iglesia y social, inculcando en ellos, el deber que
tienen como cristianos de transformar realidades e ir mas allá del ámbito
comunitario y parroquial, están llamados a influir en todos sus ambientes,
familia, colegio, universidad, entre otros.
A pesar de ser un proceso lento, estamos seguros que la tarea que estamos
haciendo dará frutos provechosos a largo plazo, porque serán cristianos
católicos comprometidos y coherentes con la Palabra de Dios.
Los niños y jóvenes asisten a la catequesis el día sábado por dos horas
durante todo el año, se observa y se evalúa su crecimiento personal y
comunitario, y se le encamina en la recepción del sacramento, no hay un
tiempo determinado, ni programas de formación rígidos, no queriendo decir,
que no haya un orden un mínimo de programación.
Los niños formados y listos para el sacramento se presentan al Párroco y el da
el visto bueno para la recepción del sacramento y en una Eucaristía
comunitaria, es la comunidad la que entrega en el altar a estos niños y
jóvenes, dando razón de su tarea, en la educación de la fe de estos pequeños
creyentes.
A la fecha se ha preparado para bautismo, Primera comunión y Confirmación,
por ser un proceso reciente son pocos los aspirantes y por la misma cantidad
de niños que hay dentro de las comunidades; Se ha bautizado un niño de
brazos a petición de sus padres que llevan un proceso de conversión y
formación dentro de la comunidad, en este niño vemos representado el inicio
de un proceso catecumenal serio; han recibido el sacramento de la Eucaristía
diez niños y próximamente recibirán ocho el sacramento de la confirmación.
La persona encargada de la formación catequética es la Señora Norma
Sarmiento, quien pertenece hace 7 años a la comunidad, se preparo como
agente pastoral de catequesis en la Zona pastoral de la Inmaculada
Concepción, ha realizado diplomados en biblia, y un diplomado con la Zona
Pastoral Episcopal de Cristo Sacerdote en convenio con la facultad de teología
de la Universidad Javeriana en Nueva visión de la educación Religiosa Escolar,
y actualmente está cursando la carrera profesional de Ciencias Bíblica es la
universidad Minuto de Dios.
Ella, asume también la formación de catequistas para el servicio dentro de la
comunidad, catequistas que están vinculados con la diócesis de Engativa y con
la aprobación y apoyo del Padre Leonardo Suarez quien nos permite realizar el
proceso ESPAC dentro de las instalaciones de la parroquia de San Jerónimo y
que además él evalúa al término de cada etapa.
En este momento contamos dentro del proceso ESPAC con:
Cinco personas en la Etapa 3
- Eva Álvarez
- Marina Ariza
- Esperanza Cáceres
- Martha Pardo
- María Dolores Rey
Dos personas en Etapa 1
- Nury Murcia
- Martha Murcia
La comunidad se preocupa por la formación de sus miembros con el deseo de
formarlos de manera integral.
3. Los Encuentros infantiles y juveniles, estos
se realizan de manera periódica, cada mes, la intención es crear
espacios de encuentro que fortalezca los lazos fraternos, donde vivan a
un Jesús joven como ellos, es el lugar del compartir, de la alegría y
naturalidad que es propia de ellos, también se busca enriquecer su
espiritualidad y tocar sus propias realidades e iluminarlos con la Palabra
para que encuentren respuesta a sus inquietudes y sentido a sus vidas.
Actividades que realizamos:
- Salidas ecológicas
- Retiros
- Convivencias
- Vigilias
- Encuentros juveniles con otras comunidades
- Participación de eventos organizados por la
iglesia
- Jornadas de oración
- Misión
- Deporte y cultura

4. Pastoral Artística, es importante para la


comunidad crear espacios donde los niños y jóvenes puedan sacar a
relucir sus talentos y dones que el Señor les ha regalado, es por ello,
que la comunidad está consolidando la Pastoral artística que se
extiende a las diferentes comunidades:

- Danza litúrgica
- Teatro
- Música
Frente a estas expresiones de talentos están al frente profesores que de igual
manera se encuentran vinculados con la Iglesia.
5. Encuentro y Participación Comunitaria, si
bien los espacios por excelencia son el encuentro con la Palabra y el
encuentro Eucarístico, los niños y jóvenes están invitados a participar de
los demás encuentros comunitarios y parroquiales, no de una manera
pasiva, sino por el contrario, activos, no van como espectadores sino
como celebrantes.
Ellos participan de las actividades programadas de la comunidad y de la
parroquia:
- Convivencias
- Retiros
- Fiestas del calendario litúrgico
- Vigilias
- Misiones que proponga la comunidad y la
parroquia
Cristiano que no celebre su fe en comunidad es un cristiano a medias.
En conclusión, nuestra comunidad se preocupa en la formación de cristianos
católicos comprometidos con el evangelio, estamos luchando por realizar
procesos de fe serios, coherentes, aterrizados en las diversas realidades, por
ello, le apostamos a este proyecto de Semillero, niños que sean concebidos
dentro de la comunidad, niños que nazcan, y vivan dentro de la comunidad
cristiana, estamos seguros que serán generaciones de acuerdo del querer de
Dios, con corazones dispuestos, dóciles a la acción del Espíritu, sabios por la
acción de la Palabra, misericordiosos porque Jesús les ha enseñado amar,
convencidos del evangelio, discípulos y misiones, creemos que de estas
nuevas generaciones nacerán los santos sacerdotes que necesita la Iglesia,
pues la vocaciones sacerdotales deben formarse en el útero de la comunidad
cristiana, como lo podemos ver en uno de nuestros jóvenes que se decidió por
la vida sacerdotal.
Otro elemento valioso para rescatar en este proceso, es como, se logrado
involucrar de manera afectiva y efectiva a la familia, recordándoles su deber
como primeros formadores en la fe, es en la familia donde se cuida lo que en
comunidad se recibe, es gratificante ver como las padres se comprometen con
su labor de evangelizar y cuidar la fe de sus pequeños y de su esfuerzo por
animarlos a vivir en comunidad.
Todo esto se ha logrado por la Gracia de Dios, por el esfuerzo de una
comunidad que ama a Jesucristo y ha entendido a que fue llamada, a la
participación de de los niños y jóvenes que se comprometen cada día más.
se ha apropiado por varios años de esta tarea evangelizadora