Vous êtes sur la page 1sur 4

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE

MACHALA
UNIDAD ACADÉMICA DE CIENCIAS AGROPECUARIAS
CARRERA DE MEDICINA VETERINARIA Y ZOOTECNIA

“Calidad, calidez y pertinencia”

TRABAJO INVESTIGATIVO #1

Nombre: Bismark Morales Salinas

Fecha: Machala, 18 de Mayo del 2017

Asignatura: Anatomía patológica especial

Docente: Dra. Lorena Matilde Zapata Saavedra, Mg. Ciclo: Cuarto

LA EPIDERMITIS EXUDATIVA
La epidermitis exudativa es una enfermedad de la piel de los cerdos, en su presentación más
clásica cursa con lesiones de la piel aguda y difusa por todo el cuerpo del animal, especialmente
en lechones lactantes y destetados. Es la forma crónica de la enfermedad, caracterizada por
lesiones cutáneas multifocales en cara, axilas y tórax la menos conocida y la que causa más
problemas diagnósticos (Abelardo, 2010).
Animal afectado: cerdos (lechones lactantes y destetados) (Abelardo, 2010)
TRANSMISIÓN:
Directa: contacto directo a través de heridas. En granjas libres, S. hyicus entra por la
introducción de animales portadores. La primera fuente de contaminación para los lechones es
la vagina de las cerdas, pudiendo estos ser ya colonizados en el momento del parto. Está bastante
aceptado la dificultad de este microorganismo para atravesar la piel, por tanto todas aquellas
medidas de manejo que vayan dirigidas a disminuir las posibles lesiones en la piel de los
lechones nos ayudaran a combatir esta enfermedad (Izquierdo & González, 2006).
ETIOLOGÍA
El agente causal de la epidermitis es Estaphylococcus Hyicus. Puede estar presente en la piel
de animales tanto sanos como enfermos de manera que la expresión clínica de la enfermedad
irá asociada a causas predisponentes o a infecciones concomitantes. La bacteria se multiplica
en el aparato reproductor de la cerda, infectándose los lechones durante o inmediatamente
después del parto. El actual incremento que ha sufrido la epidermitis exudativa en los últimos
años, podría encontrar explicación en los cambios de producción de las granjas hacia núcleos
más grandes, destetes precoces, mayor densidad de animales, de manera que algunas granjas
pueden presentar un alto porcentaje de animales no inmunes frente a la bacteria, originando
brotes epizoóticos graves. Otra de las explicaciones a este incremento en la incidencia se ha
buscado en la emergencia de infecciones víricas que contribuyen a alterar el sistema inmune de
los animales (Izquierdo & González, 2006).
La primera fuente de infección es el canal del parto de las cerdas portadoras, donde la bacteria
se multiplica profusamente los días precedentes al parto. Posteriormente las heridas, producidas
en las peleas al competir por los pezones y en los reagrupamientos, servirán de entrada a la
bacteria. Cualquier elemento abrasivo para la piel (suelos rugosos, esquinas afiladas…)
constituirá un factor de riesgo para la entrada del germen (Izquierdo & González, 2006).

SIGNOS CLÍNICOS
Ocurre principalmente en lechones de 7 días a 5 semanas de vida. Se caracteriza por lesiones
costrosas de forma circular de diámetro variable localizadas alrededor de la cara, cuello y
extremidades anteriores y, en fases avanzadas, incluso se observan por todo el cuerpo del
animal. La piel se arruga y produce descamación de grandes áreas con una sensación grasa y
de color marróngrisáceo. Los animales presentan un moderado incremento de los linfonodos
subcutáneos (inguinal superficial, submandibular...). En los casos graves los animales mueren
en su mayoría, con mortalidades en la fase de transición de un 10-15% (Kelly, 1972).
La forma más grave aparece en los primeros días de lactación y al destete llegando a morir un
porcentaje elevado de los animales afectados, mientras que en los cerdos en cebo puede darse
una forma subaguda, con lesiones multifocales. El desarrollo de una forma aguda o subaguda
dependerá del estado inmunitario de los animales y de la inmunidad maternal recibida. La
aparición de un serotipo nuevo por la entrada de cerdas portadoras o los partos de cerdas nuevas
que no hayan desarrollado inmunidad son factores determinantes (Kelly, 1972).
DIAGNOSTICO
Se basa en las lesiones de la piel. En brotes agudos sería importante el aislamiento
microbiológico del Staphylococcus Hyicus de la piel y linfonodos subcutáneos, realizándose
antibiogramas para el tratamiento. La forma aguada de la enfermedad se considera de fácil
diagnóstico, dado que existen lesiones cutáneas semejantes, el diagnóstico diferencial sería con
enfermedades como viruela porcina, sarna sarcóptica, pitiriasis rosácea, deficiencia de zinc y
heridas locales entre otra. (Kelly, 1972)
LESIONES
Está más ó menos dicho… al principio, un enrojecimiento en la piel, con presencia de un líquido
claro principalmente alrededor de ojos,boca , orejas y abdomen. En fases avanzadas los
lechones están cubiertos por una capa grasosa y maloliente. En la fase final la piel está seca y
con costras. Hipertrofia de las glándulas sebáceas de la piel (Pérez, 2004).
Lo primero que se observa en los lechones afectados es una gran apatía y dejan totalmente de
comer. A continuación se observa un mal aspecto generalizado de la piel y de los pelos que se
sitúan alrededor de los ojos, pabellones auriculares, periné y vientre. Más tarde aparecen
vesículas amarillentas (3-5 cm de diámetro) que se rompen y vierten un líquido amarillento,
seroso, todo este líquido al mezclarse con la suciedad se transforma en una capa de color oscuro
que proporciona un mal aspecto a los animales de ahí el nombre de tizne de los lechones. Las
vesículas se transforman en costras pardas que se desprenden sin dejar cicatriz, la piel en general
está seca y agrietada; no tiene prurito a diferencia de otras enfermedades de la piel en el cerdo
(Pérez, 2004).
TRATAMIENTO
El germen responsable de la epidermitis exudativa presenta alta sensibilidad a antibióticos como
la amoxicilina, amoxicilina + Ac. Clavulánico, penicilina, ceftiofur o lincomicina. Los lechones
afectados se tratarán de forma intramuscular varios días, completándose el tratamiento vía agua
o pienso cuando el lote afectado presenta una alta morbilidad (Abelardo, 2010).
La aplicación de baños con productos yodados o a base de clorhexidina es de mucha utilidad.
Tanto en el ámbito terapéutico como preventivo a los lechones deshidratados les
suministraremos electrolitos vía oral (Rehidra, Glucolyte...). Otra posibilidad sería la utilización
de autovacunas realizadas después del aislamiento del agente causal en la propia granja, con
resultados no siempre satisfactorios (Abelardo, 2010).
La presencia de infecciones víricas concomitantes podría ser la causa del fracaso del tratamiento
de las medidas de control en algunas granjas con una pobre respuesta a los antibióticos, en este
caso sería necesario además del tratamiento frente al agente bacteriano, sistemas de control de
las infecciones víricas. El virus del PRRS ha sido asociado con gran número de infecciones
bacterianas secundarias, siendo una de las más frecuentes la epidermitis exudativa, causa del
gran incremento sufrido por esta enfermedad en los últimos años, pasando de ser una
enfermedad ocasional a un proceso de rutina en nuestras parideras y destetes (Abelardo, 2010).
PREVENCIÓN Y CONTROL
 Control sobre superficies y materiales (jaulas, separadores...) que produzcan abrasiones
en los lechones.
 Control de temperatura y humedad de los locales, niveles por encima del 70% y altas
temperaturas serían un medio de cultivo ideal, comos hemos observado en verano en
granjas con sistemas de humidificación para reducir temperatura.
 Desinfección estricta de los locales de partos y destetes, evitando locales húmedo.
 Desinfección y lavado de las cerdas a la entrada a paridera y el día del parto, utilizando
productos yodados (baños antisépticos de pezones utilizados en vacuno).
 Tratamiento y control de la sarna en cerdas, como causa predisponerte antes del parto.
Correcto corte de colmillos y cola, manteniendo el material utilizado en perfecto estado
y desinfectado.
 Control de agujas, siempre bien afiladas y cambiarlas para cada camada.
 Desinfección y vigilancia de las heridas causadas por las peleas después del destete, se
recomienda aplicar baños con productos antisépticos de forma rutinaria (Pérez, 2004).

1. Bibliografía
Abelardo, B. (2010). Pincipales Enfermedades de los Cerdos. Nicaragua: Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Izquierdo, N., & González, F. (2006). MANUAL DE ANATOMIA PATOLOGICA GENERAL VETERINARIA.
Camagüey: Departamento de Morfofisiología de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la
Universidad de Camagüey.

Kelly, W. R. (1972). Diagnóstico Clínico Veterinario. Barcelona: España: Editorial Continental S. A.

Monge, J. D. (2005). Produccion Porcino. Costa Rica.

Pérez, M. (2004). Manual de crianza de animales. Colombia: Editoial Lexus.


ANEXOS
FIGURA1: Lechones con epidermitis exudativas

Fuente: (Abelardo, 2010)