Vous êtes sur la page 1sur 2

1G

1G (o 1-G) es la abreviación para la telefonía móvil de la primera generación. Estos teléfonos utilizan
tecnología analógica y fueron lanzados en los 80. Estos continuaron después del lanzamiento
comercial de los teléfonos móviles de segunda generación. La mayor diferencia entre el 1G y el 2G es
que el 1G es analógico y el 2G es digital; aunque los dos sistemas usan sistemas digitales para
conectar las Radiobases al resto del sistema telefónico, la llamada es cifrada cuando se usa 2G.
Uno de los estándares de 1G es el NMT (Nordic Mobile Telephone), usado inicialmente en los países
Nórdicos, y luego también en Holanda, Europa del Este y Rusia, entre otros. Otros incluyen
el AMPS usado en los Estados Unidos, TACS (Total Access Communications System) en el Reino
Unido, C-450 en Alemania Oriental, Portugal y el Sur de África, TMA en España, Radiocom 2000 en
Francia y RTMI en Italia. En Japón se implementaron múltiples sistemas; tres estándares, TZ-801, TZ-
802, TZ-803, desarrollados por NTT, con un sistema de competencia operado por DDI usando el
estándar JTACS.
Anteriormente a estas tecnologías se utilizó el grupo de tecnologías 0G en los Estados Unidos,
Canadá, Finlandia, Suecia, Dinamarca, España, Filipinas, Jamaica, Cuba, Chile, etc.
2G
Se conoce como telefonía móvil 2G a la segunda generación de telefonía móvil.
La telefonía móvil 2G no es un estándar o un protocolo sino que es una forma de marcar el cambio de
protocolos de telefonía móvil analógica a digital.
La llegada de la segunda generación de telefonía móvil fue alrededor de 1990 y su desarrollo deriva de
la necesidad de poder tener un mayor manejo de llamadas en prácticamente los mismos espectros de
radiofrecuencia asignados a la telefonía móvil, para esto se introdujeron protocolos de telefonía digital
que además de permitir más enlaces simultáneos en un mismo ancho de banda, permitían integrar
otros servicios, que anteriormente eran independientes, en la misma señal, como es el caso del envío
de mensajes de texto o página en un servicio denominado Short Message Service (SMS) y una mayor
capacidad de envío de datos desde dispositivos de fax y módem.
2G abarca varios protocolos distintos desarrollados por varias compañías e incompatibles entre sí, lo
que limitaba el área de uso de los teléfonos móviles a las regiones con compañías que les dieran
soporte.
3G
3G es la abreviación de tercera generación de transmisión de voz y datos a través de telefonía
móvil mediante UMTS (Universal Mobile Telecommunications System o servicio universal de
telecomunicaciones móviles).
Los servicios asociados con la tercera generación proporcionan la posibilidad de transferir voz y datos
no-voz (como la descarga de programas, intercambio de correos electrónicos, y mensajería
instantánea).
Aunque esta tecnología estaba orientada a la telefonía móvil, desde hace unos años las operadoras de
telefonía móvil ofrecen servicios exclusivos de conexión a Internet mediante módem USB, sin
necesidad de adquirir un teléfono móvil, por lo que cualquier computadora puede disponer de acceso a
Internet. Existen otros dispositivos como algunos ultraportátiles (netbooks) y tabletas que incorporan el
módem integrado en el propio equipo. En todos los casos requieren una tarjeta SIM para su uso,
aunque el uso del número de teléfono móvil asociado a la tarjeta para realizar o recibir llamadas pueda
estar bloqueado o estar asociado a un número con contrato 3G.
4G
n telecomunicaciones, 4G es la sigla utilizada para referirse a la cuarta generación de tecnologías
de telefonía móvil. Es la sucesora de las tecnologías 2G y 3G, y precede a la próxima generación,
la 5G.
Al igual que en otras generaciones, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) creó un comité
para definir las especificaciones. Este comité es el IMT-Advanced y en él se definen los requisitos
necesarios para que un estándar sea considerado de la generación 4G. Entre los requisitos técnicos
que se incluyen hay uno muy claro: las velocidades máximas de transmisión de datos deben estar
entre 100 Mbit/s (12,5 MB/s) para una movilidad alta y 1 Gbit/s (125 MB/s) para movilidad baja. De
aquí se empezó a estudiar qué tecnología eran las candidatas para llevar la «etiqueta 4G». Hay que
resaltar que los grupos de trabajo de la UIT no son puramente teóricos, sino que la industria forma
parte de ellos y estudian tecnologías reales existentes en el momento. Por esto, el estándar LTE (long
term evolution: ‘evolución a largo plazo’) de la norma 3GPP no es 4G porque no cumple los requisitos
definidos por la IMT-Advanced en características de velocidades pico de transmisión y eficiencia
espectral. Aun así la UIT declaró en 2010 que los candidatos a 4G, como era aquel, podían
publicitarse como 4G.
5G
En telecomunicaciones, 5G son las siglas utilizadas para referirse a la quinta generación de
tecnologías de telefonía móvil. Es la sucesora de la tecnología 4G. Actualmente se encuentra sin
estandarizar y las empresas de telecomunicación están desarrollando sus prototipos. Está previsto que
su uso común sea en 2020
La compañía sueca Ericsson aún no ha conseguido alcanzar velocidades de 5 Gbps reales, con
demostraciones en directo del estándar previo a la tecnología de red (preestándar) 5G. 567 En
noviembre de 2014, Huawei anuncia la firma de un acuerdo con la operadora móvil rusa Megafon para
estandarizar y desarrollar redes 5G de prueba, en vistas a la Copa Mundial de Fútbol de 2018.8 En
febrero de 2017, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) dependiente de Naciones Unidas
reveló alguna de las especificaciones de la tecnología 5G. Entre ellas se incluyen: velocidades de
descarga mínimas de 20 Gbps y 10 Gbps de subida, y una latencia de 4 ms. Se pretende optimizar los
dispositivos para hacerlo lo más eficiente posible para el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en
inglés)[1]. Está previsto que todo el mundo utilice esa conectividad en 2025