Vous êtes sur la page 1sur 3

RAT/OJURIS

del poder público como son la Ejecutiva, la Legisla- "la ley del más vivo" y la astucia para en-
tiva y la Jurisdiccional. Allí se sentarán las bases de contrar los atajos aun cuando estos sean ile-
la paz política que deberá quedar plasmada en el gales. El castigo
acuerdo definitivo que resultará después de la cruen- 5.5.2.4. Aprendiendo a dialogar de tal manera que
ta experiencia que estamos viviendo. acepte las diferencias de los demás sin pre- Carlos Alberto Cano S.*
Pero por otra parte también deberá surgir un nue- juzgar todo el tiempo.
vo concepto de lo "social" en la cual la sociedad ci- 5.5.2.5. Siendo tolerante con quienes piensan dife-
vil, vale decir, todas las fuerzas vivas de la sociedad rente a mí y por ende actúan de acuerdo con
llámense empresarios, trabajadores, académicos etc.,' su propio pensamiento.
visualicen como ya lo manifestamos, "la Colombia 5.5.2.6. Gozando de la pluralidad, por cuanto entien-
que queremos". Este es un aspecto en el cual el co- do que cada ser humano es único e irrepeti-
mún de la gente no tiene en sus manos influir y por ble y por ende tiene derecho a tener su pro-
ello el reto consistirá en elegir a los más capaces de pio punto de vista.
nuestra sociedad para que con ellos propiciemos el 5.5.2.7. Obteniendo acuerdos que nos permitan vi-
cambio hacia una nueva era. vir civilizadamente sin pretender que sean
uniformes o unánimes.
5. 5. 2. De lo micro a lo macro 5.5.2.8. Entendiendo y practicando que si vivo en
Este es el punto que considero más importante paz conmigo mismo y con mi entorno, me
del tema planteado en el presente trabajo. Es nuestro vuelvo un ejemplo para los demás en mi casa,
aporte personal. Es lo que debemos dar cada uno de en mi universidad, en mi trabajo etc.
nosotros como ayuda para encontrar las soluciones 5.5.2.9. Transmitiendo todos estos valores a mi pro-
en el presente proceso. Es el asumir NUESTROS pia familia.
DEBERES en una forma tan vehemente como la que
utilizamos cuando hacemos respetar nuestros dere- Por último me resta insistir una vez más que lo
chos personales e inalienables. Es decirle a nuestro imposible sólo está en la mente del ser humano. La
país que estamos dispuestos a afrontar el reto con paz comienza en cada uno de nosotros y hago mío el
nuestro propio compromiso de vida, sin delegarlo en aparte del documento titulado "El manifiesto por un
otros para evitar la responsabilidad que se asume en mundo sin guerras", el cual fue escrito por un grupo
el ejercicio. de intelectuales de diferentes partes del mtmdo y que
En desarrollo de lo anterior es importante que en su parte pertinente reza: u Al parecer, la mayoría
nos comprometamos a cambiar todos y cada uno de de los seres humanos no queremos las guerras, pero
nosotros, por cuanto debemos ser conscientes de que al mismo tiempo no creemos que sea posible cance- recen formar parte de las creen-
Introducción con el primero se busca la fuente
"en nuestro entorno nada cambia, si nosotros mis- larlas, entonces lo primero que tenemos que cam- cias maquilladas con el lenguaje
entro del recorrido histó- de un derecho, mientras con el
mos no cambiamos". El cambio comienza por cada biar está en nuestras propias cabezas: y es nuestra científico. En otros términos, exis-
rico que estamos hacien- estudio del origen histórico se in-
uno de nosotros. Pero dentro de este entorno ¿cómo creencia acerca de esta supuesta inmodificable rea- ten grandes vocablos más teiTena-
do de la cultura universal daga un hecho. Lo anterior no obs-
es posible lograrlo? lidad. Tenemos que cambiar la idea de que no es les que otros.
me llama la atención el castigo, ta para que logremos ubicar algu-
En aras de enriquecer el ejercicio, expongo algu- posible porque muchas veces lo que nos impide trans- El término castigo significa:
pero tengo necesidad de advertir nos hechos, cosa que es muy
nos puntos a manera de ejemplo por cuanto cada uno formar aquello que llamamos 'realidad' es solamente venganza, tormento, padecimien-
que la exigencia que me inspira a propia de la historia.
de nosotros deberá trazarse su propio compromiso: lo que creemos de ella". to, daño, perjuicio y pena, pero la
realizar este ensayo es más con-
5.5 .2.1. Rechazando la fuerza bruta como elemento gran pregunta en torno a la que
ceptual que histórica, pues el ob- Pues bien, hay grandes pala-
de negociación en mi vida personal. Ojalá estas reflexiones sirvan para encen- gira este ensayo es la siguiente: ¿el
jetivo es examinar a grandes ras- bras como por ejemplo Estado y
5.5 .2.2. Rechazando cualquier abuso o violación de der la hoguera de las discusiones sensatas y des- castigo ha sido y puede ser sinó-
gos lo que ha significado el guerra, que fácilmente se las pue-
los derechos de quienes comparten mi vida apasionadas sobre el conflicto colombiano, ya nimo de justicia?
vocablo castigo en las diferentes de ubicar en la historia de la hu-
normal, como por ejemplo escuchando y
que el país está cansado de lo contrario y a cos- épocas de la historia, es decir, tra- manidad, pero hay otras como
entendiendo a la otra parte con la que no Trataremos de responderla en
ta de convertirme en un heteróclito por antono- tar de establecer más su origen amor, paz, justicia y castigo que
estoy de acuerdo, por cuanto es su punto de el cuerpo de este escrito.
masia, seguiré pensando que la solución a nues- jurídico que el histórico, ya que andan flotando por ahí y que pa-
vista y tiene tanto derecho como yo.
5.5.2.3. Rechazando la mentira y la astucia como tro conflicto no vendrá de fuera hacia adentro
elemento connatural a mis actividades nor- sino a la inversa. ¿Te atreves a dar el primer
males, evitando volver un modelo a seguir paso? *Abogado egresado de la Universidad Autónoma Latinoamericana.

94 95
l

El castigo
RATIO JUR/S

Castigo ficar las matanzas y disculpar la hecatombe y si no contra el vagabundeo y la mendicidad, de los prole- otra persona, preferentemente enemigo y era la ins-
N o me referiré al castigo y recompensa de la vida que lo diga la OTAN. Ojo que no estamos mencio- tarios que habían sido arrojados de sus tierras. piración del crimen y la invitación a las más bajas
futura que emana de Dios, sino al castigo aplicado nando que la base de la injusticia es la estructura eco- Las cárceles hasta la mitad del siglo XVIII prac- pasiones, (p. 28).
por los hombres. Digo castigo porque es expresión nómica desigual. ticaron formas de trabajo productivo y competitivo y LA ARGOLLA Y SUS VARIANTES: El collar
próxima a pena y que es utilizada por autores como En los pueblos primitivos el castigo tenía un ob- desde ahí comienza a prevalecer un sistema intimi- de los presidiarios no es sino una secuela de la argo-
Maurach 1• El derecho de castigar a los hombres fue jetivo principal: la vidicta o venganza, y se mantuvo datorio y terrorista de gestión que se perpetúa en el lla, comparable al yugo Chino que los hebreos utili-
otorgado por los primeros salvajes a un soberano que como tal durante muchos siglos, según lo observa siglo XIX y también en el siglo XX. En otros países, zaban en la época bíblica. (p.29).
se convirtió en legítimo depositario y administrador Costa3 • la cárcel, por sus deficiencias organizativas bien co- LAS JAULAS: Se inventaron para tener prisio-
de la porción de libertad otorgada por aquellos, a En la vindicta influían otros factores. Así, Mali- nocidas, nunca ha sido un "modelo de control disci- nero a la mano y poderlos mortificar, eran las deli~
cambio de seguridad y tranquilidad2• nowski destaca la importancia que al respecto tenía plinar" y mucho menos de adiestramiento para el tra- cias de Luis XI en 1477. (p.30).
Me resisto a creer que la causa de las guerras de la actitud del público ante la infracción, que sólo era bajo productivo como lo señala Michel Foucault en MARCAS Y TITULACIONES: Reservada para
los salvajes haya sido que la naturaleza no alcanzaba castigada si se producía escándalo, pues de lo con- su obra Vigilar y Castigar, sino por el contrario, un los sirvientes de color en 1685 y servían a las colo-
a satisfacer sus necesidades, como dice Beccaría. trario apenas se llegaría a la murmuración4 • modelo de desgobierno y de anarquía, incluso a ni- nias si se fugaba y si reincidía se le mataba (p. 33).
Parece más bien que el hombre es cruel por naturale- Claro está que esa actitud del público se repite vel administrativo y de control 5 • ¡Qué diferencias tan LA CASTRACIÓN Y CEGAMIENTO: Fue apli-
za, que el hombre es lobo para el hombre, que goza hoy día con los delitos querellables como la injuria, abismales existieron, o será que existen, entre las cada por doquier, por ejemplo Luis XI y Constantino
exteriorizando su maldad a través de la guerra, como calumnia y delitos contra la libertad y el pudor sexual, cárceles de Europa y las de América!. la aplicaban mucho (p. 37).
lo hicieron Alejandro, César, Atila, Hitler entre otros donde el funcionario no puede iniciar investigación Casi hasta mediados del siglo XIX el castigo era LA FLAGELACIÓN: Ninguna raza a escapado
y hoy la OTAN, quienes son ensalzados cuando se de oficio sino por iniciativa del ofendido, es decir un teatro porque se hacía públicamente y se llamaba a la tentación del látigo y, por extensión, la del apa-
dedican a la carnicería humana, dejando entrever que por querella de parte, que no es más que el "escánda- suplicio porque se centraba sobre el cuerpo mismo leamiento. Los templos, las tumbas y la mayoría de
cuando están en juego sus intereses, ya no hay nada lo" que el ofendido hace ante la autoridad para que que se descuartizaba, amputaba, marcaba simbólica- las obras artísticas de la Antigüedad, fueron posibles
que los diferencie de los animales salvajes, incluso se investigue al presunto infractor y, escandalícese o mente en el rostro o en el hombre, se exponía vivo o gracias a esos métodos. El látigo se utilizó hasta me-
llegan a superarlos. no, de todas maneras la comunidad murmurará, pues muerto, se ofrecía en espectáculo, etc. 6 diados del siglo XIX.
Claro está que aliado de esas fuerzas tánico-des- en este valle de lágrimas dicen que no hay nada ocul- A groso modo los suplicios se pueden clasificar LA ESTACA, SÍMBOLO DEL PODER FÁLI-
tructivas y sadicomasoquistas o de muerte que for- to a los ojos de Dios y yo agregaría: ni a los ojos de en 3 categorías, según la utilización que ha hecho el CO: Las Pirámides de Egipto, las murallas de Nínive
man parte del hombre, coexisten otras fuerzas crea- los hombres, pero aclaro que cuando digo hombres hombre: y las participaciones de Micenas fueron construidas
doras y constructoras que lo inducen al bien. Pero, no me estoy refiriendo a los encargados de adminis- De los elementos naturales (rocas escarpadas, a estacazos. La Biblia alude al garrote de los farao-
¿por qué será que dicen que es más fácil actuar bien trar justicia, pues recuérdese que la justicia la pintan agua, fuego, etc.). nes, los Reyes de Babilonia y los Seleúcidas.
que mal? ¿No será al contrario?, al menos así lo deja ciega. De los animales salvajes, o convertidos en tales EL DESPEÑAMIENTO: Este suplicio que so-
entrever un ciudadano colombiano que purga pena El papel de la categoría ético-jurídica del talión por inanición o mediante procedimientos mecá- brevenía como un accidente, se reservaba a los trai-
en el extranjero y que fascinado responde que "ma- era, en su origen, la sublimación de la venganza, y se nicos. dores, a quienes se arrojaba de lo alto de una roca.
tar es tan fácil o sencillo como comprar huevos o fundaba más que nada en un deseo de equilibrio a De sus propias facultades imaginativas con fines Durante las guerras de religión, se arrojó a mucha
leche". Y si eso lo dice quien se dedica a aplicar cas- favor del que había sido la víctima del delito cometi- crueles. gente a pantanos y pozos, sin fondo.
tigos clandestinamente -cosa que implica un mayor do5. La crueldad del hombre le incita siempre seguir LA LAPIDACIÓN: En Grecia y en Macedonia
esfuerzo por las barreras que hay que superar- qué En la época Medieval el castigo conserva esta el camino de los refinamientos morbosos. se aplicaba a los traidores, a los espías y a los sacríle-
se podrá decir de quienes se dedicaban al castigo naturaleza de equivalencia, pero va más allá porque LA PICOTA: Es suplicio menor y consistía en gos. Los conducían fuera de la ciudad y los testigos
público, desde la época salvaje hasta la moderna en la retribución no se conecta directamente con el daño colocarles, la argolla a los culpables o encerrarlos en de sus delitos eran los primeros en apedrearlos. En
que empezó a ser más privado que público?, ya res- sufrido por la víctima sino con la ofensa hecha a Dios; una jaula y someterlos a la burla o infamia de los épocas más avanzadas, la lapidación se utilizó con-
ponderemos a esto más adelante. ¿No será que es más por eso, el castigo adquiere cada vez más el sentido demás. En Europa, durante el feudalismo, los seño- tra los cristianos: Los santos Esteban y Ciriaco fue-
placentero hacer el mal que hacer el bien?, claro que de expatio, de castigo divino. El sufrimiento se con- res impartían justicia haciendo atar a los campesinos ron sus víctimas más célebres.
no es bien traída la palabra mal, porque ésta apenas sideraba socialmente como medio eficaz de expia- a estacas o postes provistos de anillos metálicos (p. EL AGUA COMO INSTRUMENTO DE TOR-
surgió en la era cristiana, donde apareció la noción ción. 26) TURA: Suplicio brutal y rápido, el ahogamiento, al
de pecado. En fin, lo cierto es que siempre existe una En los siglos XIV, XV y XVI se desarrolla en EL SISTEMA DE EMPAREJAMIENTO: ("Ca- igual que el despeñamiento, se ha practicado desde
buena razón en el corazón de los hombres parajusti- toda Europa una legislación terrorista y sanguinaria sados", se decía), consistía en que los condenados siempre en las ejecuciones en masa. El propio JE-
llevaban en la pierna un anillo de hierro llamado gri- SÚS alude a él en este célebre pasaje del Evangelio
llete con una cadena de nueve eslabones. Se ataba a de San Mateo (XVIII, 6): "Y al que escandalizare a
i Cfr. REYES E, Alfonso, La punibilidad, Publicaciones, U. Externado de Colombia, 2a. ed., Bogotá, p. 14.
2 Cfr. BECCARIA, Cesare, De los Delitos y las Penas, Colección Jurídica Alfacentauro Editores Ltda., 1992, Cap. II, págs. 13 Y 14.
6 Cfr.COLECCIÓN ENIGMAS J?E LA HUMANIDAD, El Museo de los Suplicios, Edición Martínez Roca, Roland Villenueve, Barcelona,
3 Cfr. COSTA, Fausto, El delito y la pena en la historia de la filosofía, Utema, trad. M. Ruiz Punes, México, 1953, p. 24.
1989, págs 26 * CLASIFICACION DE LOS SUPLICIOS: Ningún criterio riguroso preside la clasificación de los suplicios por géneros o
4 MALINOWSKI, Bronislaw, Crimen y costumbre en la sociedad salvaje, Ariel, Trad. J. y Mrt. Alter, 5". Reim, Barcelona, 1951, p.83. épocas. No podríamos decir, excepto en el caso de le electricidad, que tal suplicio ha predominado sobre el otro, que el ahogamiento apareció
5 GUIDO antes que la hoguera o que el empaleamiento precedió al ahorcamiento.
NEPPI, Modona, presentación de Cárcel y fábrica, p. 14.

96 97
RATIOJUR/S El castigo

uno de estos pequeñuelos que creen en mí, más va- Este suplicio se cambió por castigos menos in-
liera que le colgasen al cuello una piedra de molino mediatamente físicos, por cierta discreción en el arte Bibliografía
de asno y le arrojaran al fondo del mar." de hacer sufrir, un juego de dolores más sutiles, más BECCARlA, Cesare, De los delitos y las penas, Colección Jurídica, Almacentauro Editores Ltda. 1992.
TERRIBLE FUEGO: La hoguera legalizada por silenciosos, es decir el castigo tendería a convertirse COSTA, Fausto, El delito y la pena en la historia de lafilosofia, Utema, tra. M Ruiz, Funes, México, 1953.
los soberanos, porque satisface enormemente los ins- en la parte más oculta del proceso penal?7
Diccionario Planeta de la lengua española Usual, ed. 1989.
tintos crueles de los sacerdotes y de sus pueblos. Es
Nadie puede negar que estamos muy lejos del
una forma de venganza en la que se complacían na- El museo de los suplicios, Colección enigmas de la humanidad, edición Martínez, Roca, Roland Villenueve, Barcelona, 1989.
país de los suplicios, sembrados de ruedas, patíbu-
turalmente la ferocidad popular. FOUCOULT, Michael, Vigilar y castigar.
los, horcas y picotas, pero ello no es más que el paso
En la Edad Media se utilizaba para quemar He-
de un arte de castigar a otro, es el paso de los supli- GUIDO NEPPI, Modona, presentación Cárcel y fábrica.
rejes y brujos. También en Extremo Oriente, poco
·cios, con sus rituales resonantes, su arte mezclado MALINOWSKI, Bronislaw, Crimen y costumbre en la sociedad salvaje, Ariel, Trad. J. Y Mrt Alter, 38 • Reimpresión, Barcelona,
antes de la primera Guerra Mundial los Chinos apro-
con la ceremonia del dolor, a unas penas de prisiones 1951.
vechaban los últimos progresos de la técnica: "se
practicadas en arquitecturas masivas y guardadas por
obligaba al condenado a beber 2 litros de petróleo y MELOSSI, Dario y Pavarni, Massimo, Cárcel y fábrica, los orígenes del sistema penitenciario siglos XVI, XlXEd. Siglo XXI
el secreto de las administraciones.
se le introduce una larga mecha que prácticamente editores 28 • Edición.
llega hasta el estómago. Luego, se enciende la me- El castigo aplicado por el Estado no es más que REYES E., Alfonso, La punibilidad, Publicaciones, U. Externado de Colombia, 28 • Ed. Bogotá.
cha; el petróleo se inflama y la víctima, escupiendo una venganza que aplica éste a nombre de otro.
SANDOVAL HUERTA, Emiro, Penología.
un inmenso chorro de fuego, literalmente estalla". "Los pueblos más civilizados se encuentran tan
LA PARRILLA: Es un sistema refinado de asar próximos a la barbarie como el metal más brufiido a
al prójimo, fue utilizada en gran escala en México y la herrumbre. En los pueblos, al igual que en los me-
las islas Samoa con finalidades antropófagas. Con tales, lo único brillante es la superficie".
este suplicio, los espectadores obtenían el doble pla-
. cer de saciar su miradas con la visión de los dolores, Rivarol, prólogo al Museo de los suplicios, obra
y su estómago, con la carne de los prisioneros. Re- antes citada.
cordemos a San Lorenzo:
Cuando el calor hubo asado y quemado suficien- Conclusión
temente un lado, dirigiéndose al Juez desde lo alto Existen grandes palabras y una de ellas es el cas-
del patíbulo, el mártir dijo con voz débil y entre cor- tigo -hoy llamado pena- que no han dicho nada sino
tada: "Volved ahora mi cuerpo del otro lado, que este que han servido para manipular, porque son más pro-
ya está bastante quemado, y no debe estropearse". pias del poder mismo que del modelo político del
OTROS SUPLICIOS: Muerte a manos de ani- que se pretenden achacar.
males, la horca, el garrote, la decapitación, la cruci- Son conceptos que alimentan la ideología que a
fixión: que era el suplicio más terrible que existía y su vez nos está educando para servir a la Institución
que incluso puede superar el empalamiento de la an- y para permitir que el otro tenga el poder de juzgar a
tigüedad, tanto que a los condenados se les dopaba los demás.
con la finalidad de suavizar el castigo: recuérdese El castigo es sinónimo de justicia si no sobrepa-
que a Jesucristo le ofrecieron vino mezclado con mirra sa la necesidad de conservar la seguridad y la tran-
antes de ser crucificado, y vinagre cuando estaba en quilidad, pero si lo hace - como ha sido la constante
la cruz. La sofocación, enterramiento, aplastamien- a través de la historia de la humanidad - el castigo es
to, el potro, el descuartizamiento, la rueda, desella- injusto.
miento, la sierra, despedazamiento. Aclaración: los Como corolario de lo anterior, tenemos que la
suplicios que hoy vivimos no los mencionaremos en palabra Derecho es contradictoria de la palabra Fuer-
este ensayo. za, por el uso y abuso que se ha hecho de ésta.

98 99