Vous êtes sur la page 1sur 3

Alcanzando tus metas según la Biblia en este año

Sabían Uds. Que: ¿Todas las personas del mundo necesitan tener metas y desafíos cada
día?

Y no solo eso, necesitan también tener las fuerzas para llevarlas adelante.

Cada día hay desafíos aunque esto no lo notemos, por ejemplo: hay que levantarse de la cama
aunque esta esté muy calentita y cómoda, hay que hacerlo y seguramente para cumplir otro
desafío, ir al trabajo o a la escuela. Luego hay que lavarse los dientes y la cara con agua fría
y eso a nadie le gusta, pero hay que hacerlo y seguro que lo hacemos para que podamos ir al
trabajo sin mala cara y sin mal aliento. Luego hacemos cosas como desayunar que creo que
a todos les gusta y a lo mejor sin un esfuerzo; salimos corriendo de la casa para alcanzar el
bus, corremos para alcanzar el ascensor, seguramente en el día de trabajo debemos hacer
muchas otras cosas para alcanzar nuestras metas.

Todo está unido a algo y así es como vivimos todos los dias.

Sabrán Uds. Que cuando una persona no está motivada a realizar nada en su vida y se queda
allí quieta, sin siquiera atender a sus necesidades más elementales, o bien esa persona está
pasando por una depresión o está mirando hacia atrás, (pensando todo el tiempo en lo que
tuvo que hacer y lo difícil que fue… y se queja y se culpa y culpa a todo el mundo) es probable
que esa persona tenga un a falta de motivación para con la vida que puede estar fundada en
miles de frustraciones o problemas no concluidos .

Hay que hacer algo al respecto.

Es necesario que para poder avanzar en las metas podamos dejar atrás lo pasado. El pasado
de nada nos sirve, y si sirve es solo para que aprendamos a no cometer el mismo error.

Pablo habla a los filipenses que se encontraban ante miles de situaciones controversiales,
frente a un mundo que les influenciaba tanto que ellos mismos era presa fácil y así no podían
mantener clara su meta espiritual. Pablo les dice:

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando
ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta,
al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:13-14

Pablo dice que la meta en el orden espiritual queda siempr e como una meta aspiracional, es
decir, siempre estará esa meta nuevamente motivándolos a seguir. Es aspiracional ya que
estaremos aspirando siempre a eso y será un motor.

Quiero explicarme mejor en esto: cuando decimos que queremos ser consagrados, no
pretende decir que ya lo alcanzamos sino que la consagración es un constante trabajo en
nuestra identidad como discípulos de Cristo. Cuántas oportunidades hay para que seamos
consagrados y cuantas hay para que no lo seamos.

Pablo dice: soy realista que no lo he alcanzado pero una cosa hago y es: olvido lo pasado y
me extiendo hacia donde quiero ir.

Es importante aquí recordar que el pasado, puede ser muchas veces un elemento que no nos
permita extendernos en el futuro. Debemos recordar el pasado, si es verdad, pero no debemos
vivir en el, ni tampoco afectado por el.

Se imaginan Uds. una persona que está corriendo una carrera y durante el trayecto se tropieza
con una piedra y más adel ante se detiene y regresa a mirar y se sienta en ese lugar y comienza
a decir: “esta piedra tienen la culpa de que yo haya tropezado y por su culpa tuve que
detenerme y regresar a decirle que ella es la culpable de esto”. Y dice para si mismo como
aclaración: “Claro no podía dejar de decirlo, es más sino regresaba quedaría como un
tonto que no me he dado cuenta de que ella fue la culpable y por eso yo ahora vengo a
decirlo”.

Este personaje nuestro sigue la carrera y se da cuenta que ha perdido tiempo,lugar y que ahora
a derrochado fuerzas que hubiera necesitado. Luego de esto llega a la conclusión de que culpa
de la piedra, él es culpable de haber perdido tiempo y esfuerzo. Todo eso por mirar hacia
atrás y regresar al pasado.

Debo aclarar aquí que soy consciente que es importante reconocer los errores del pasado y
cuando es el tiempo justo pensar en ello y corregirlos. NO quiero que piensen que no los veo
importante!

Pablo sigue y dice: “extendiéndome hacia lo que esta adelante”

Me gusta esto que él dice, que extenderse es también prever lo que viene, tal vez mirar si hay
piedras en el camino o prepararnos para una barrera que hay que saltar, mirando hacia la meta
y viéndome alcanzándola.

Casi es como si yo me veo recibiendo el trofeo, llegar a soñar con ese momento en que
subimos al podio y recibimos la meta.

Yo durante muchos años de mi vida soñé con alcanzar una meta de orden personal y les
confieso hermanos que cada día soñaba y hablaba conmigo mismo como si la hubiera
alcanzado, me imaginaba dando testimonio de eso a otras que se encontraban en la misma
situación que yo y les hablaba con una tremenda convicción de esto. Un buen día ocurrió
que, enfrenté lo que tenía por delante, no mirando el pasado y comencé a caminar, claro no
fue fácil, tuve muchas dificultades y obstáculos, pero yo me veía contado esto y así fue como
puede alcanzar la meta.

Pablo mira a la meta final, dice y lo detalla: “prosigo a la meta, al premio del supremo
llamamiento de Dios en Cristo Jesús”.(Filipenses 3:14)
Quiero invitarles a que nosotros como siervos de Dios podamos mirar hacia la meta al
premio y mientras andamos que podamos ver atentamente lo que hay en el camino, son
sin dudas muchas cosas, yo les llamaría oportunidades y desafíos que enfrentamos al
fin y al cabo vamos a recibir ese premio y los desafíos serán también parte del premio.

¿Qué metas estás propuesto a alcanzar en tu vida? Ponla delante de ti y mira hacia adelante.
Con alegría y agradeciendo a Dios al ser desafiado.

Centres d'intérêt liés