Vous êtes sur la page 1sur 2

Platón

Nació el 427 a. C. en Atenas o Egina. Platón se llamaba en realidad Aristocles.


Recibió el apelativo con el que le conocemos y que significa "espalda ancha" por su
corpulencia. Durante su juventud llegó a ser bicampeón olímpico de lucha.
Platón procedía de una familia aristocrática y desde bien joven se interesó por la
política. Nació cuando Atenas estaba asumida en la Guerra de Peloponeso (Atenas
contra Esparta). En las Guerras Médicas se enfrentaron los griegos y los persas, con
la consecuencia de un periodo de esplendor para Atenas. Después se formó una
polis llamada "Liga de Delos" que tenía la intención de prevenir de futuros ataques
persas; ahorraban mucho para ello, pero se lo gastaban en sí mismos y mantenían
una actitud déspota ante las demás polis, fue entonces cuando estalló la Guerra de
Peloponeso, ganando Esparta. Se restauró la democracia pero fue degenerando hasta la demagogia por el
"Régimen de los Treinta Tiranos" y fue este reino de demagogos quienes condenaron a Sócrates.
Platón pensaba que la democracia era la peor forma de gobierno después de la tiranía. La guerra de Peloponeso
creó crisis en la polis. Por tanto, Platón vivió en una época conflictiva e inestable aunque en el ámbito cultural
fue de las mejores épocas; florecieron campos como la arquitectura, la escultura, la literatura y la historia.
Platón, fue discípulo de Sócrates e inspirado por este se dedicó a la filosofía. Creó "La Academia", situada en
el monte Academo, donde era indispensable para entrar saber matemáticas. En cuanto a su filosofía, estaba
en contra de los sofistas, que se presentaban como maestros de la virtud, enseñando cuestiones políticas y
morales, y sobre todo como hablar para convencer, no buscando la verdad. Cuando condenaron a Sócrates,
fue cuando de verdad empezó su filosofía que intentaba crear una sociedad de valores como en tiempos de
Atenas, este intento de reconstruir la sociedad se ve reflejado en su libro "La República".
Le influyeron doctrinas de los Pitagóricos, también le influyó Crátilo y Parménides, aunque su mayor influencia
fue su maestro Sócrates. también le influye el universalismo de valores frente al relativismo e intelectualismo
moral. Y muestra una clara oposición hacia los sofistas que introdujeron escepticismo y el relativismo.
En sus últimos años, daba clase en "La Academia", y en 347 a.C. falleció.
Su pensamiento buscaba crear un estado justo. Su filosofía es ontológica (estudia el ser y la realidad en todos
los grados) y es gnoseológica (diferentes grados de conocimiento: la doxa y la episteme). Platón es dualista, y
por tanto para él, existen dos mundos, el mundo inteligible y el mundo sensible. También introduce el término
Idea (modelo de todo lo real), escribiendo la Teoría de las Ideas, que es la base de la antropología platónica,
siendo esta dualista; el hombre se divide en dos partes, el alma y el cuerpo.
Sus teorías están explicadas en forma de mitos: la teoría de las ideas, el mito de la caverna, mito del carro
alado, teoría de la reminiscencia. También escribió muchos libros, los más importantes son: "Banquete", "La
República", "Menón" y "Fedro".
Aristóteles
Aristóteles nació en el 384 a.C. en Estagira, una pequeña localidad
macedonia situada cerca del monte Athos. Desde muy pequeño, fue
instruido por su padre en los secretos de la medicina, avivando años
después su pasión por la investigación experimental. Una disciplina en
la que Aristóteles se mantiene a la cabeza, pues es considerado por
muchos como el primer investigador científico de la historia.
Con apenas 17 años, el ahora célebre polímata se trasladó hasta
Atenas para ingresar en la Academia de Platón, cuyo pensamiento
rechazó por completo. Aristóteles se vio obligado a perfilar términos
de gran significado en su filosofía como “sustancia”, “forma” o
“materia”. En contraposición al mundo de las Ideas impuesto por su
maestro. Décadas después, tras el fallecimiento de Platón y la adquisición de experiencia en ámbitos como la
escritura o la enseñanza, diversas leyendas sitúan a Aristóteles como tutor de un jovencísimo Alejandro Magno.
Una relación que no ha podido ser corroborada todavía a día de hoy.
A partir de ese momento, el fundador del famoso Liceo de Atenas comenzó a desarrollar su propio pensamiento
filosófico, a través de la revisión de obras ya publicadas. Dando como resultado el fundamento de todas las
ciencias. Entre ellas, la física, las matemáticas o la teología. Una doctrina de gran profundidad que requirió miles
de años para su completa interpretación. Tras una prolífica carrera, Aristóteles falleció en el exilio en la isla de
Chalcis, en el año 322 a.C. a la edad de 62 años.
Frente al idealismo de su maestro, la filosofía de Aristóteles destaca por el realismo y un mundo compuesto por
objetos indivisibles de forma (alma) y materia (cuerpo). La realidad de este compuesto se estudia a través de la
metafísica, que determina, según el autor, las diez categorías que conforman el ser: la sustancia, la cantidad,
la relación, el tiempo, el lugar, la cantidad, la situación, la posesión, la acción y la pasión. Aristóteles cree que
estas criaturas incluyen en su naturaleza el principio del reposo y el movimiento, siendo este último su principal
motor de cambio.
Por otro lado, la ética aristotélica se basa en el eudemonismo, un concepto que representa la justificación de
todo aquello que sirve para alcanzar la felicidad. Términos como el hedonismo, el estoicismo o el utilitarismo
podrían pertenecer a este pensamiento. El objetivo del ser humano es ser plenamente feliz, un destino que solo
podemos lograr a través de la búsqueda del conocimiento y la razón. Mientras que la política es para Aristóteles
la ciencia práctica más importante de todas. Pues no busca una dicha individual, sino colectiva.