Vous êtes sur la page 1sur 6

MÉTODOS DE SIEMBRA

Siembra directa.
Es la que se realiza con semilla sexual o asexual, en el terreno definitivo, donde la
planta completará su periodo vegetativo.

Siembra al voleo, este tipo de siembra se recomienda para terrenos nivelados y


generalmente con cereales, pastos, etc.

En esta modalidad de siembra se debe observar lo siguiente:


Efectuarla con rapidez relativa, en suelos nivelados y con pendiente.
Cuando se trata de semilla sexual, puede haber desuniformidad en su distribución.
Se usa mayor cantidad de semilla.

Siembra en líneas. Se ejecuta en surcos continuos y paralelos. Esta clase de


siembra puede hacerse en forma mecanizada o con tracción animal (bueyes o
caballo).

Ventajas
Uniformidad en la distribución de semillas.
Tapado uniforme de la semilla.
Uso de menor cantidad de semilla.

Desventajas
Ocasiona mayor costo de operación.
Produce apelmazamiento del suelo.

Siembra en golpes. Esta siembra es la que se realiza con espacios libres entre
semilla y semilla.

Ventajas
Facilidad de ejecución.
Se economiza semilla.

Desventajas
Puede presentarse desuniformidad de golpes.
Queda mucho terreno en blanco, esto facilitará la propagación de malezas.

Siembra indirecta.

Se llama siembra indirecta cuando primeramente las semillas son sembradas en


lugares especiales llamados “almácigos”; y, una vez que las plantas tienen cierto
tamaño son trasladadas al campo definitivo.
Almácigo ---------------  lugar del trasplante
Este tipo de siembra es común en las hortalizas, frutales, árboles madereros,
tabaco, café, arroz, etc.

Ventajas de la siembra indirecta


Desarrollo rápido de las plantas, por la mayor competencia.
Reciben cuidados especiales contra plagas y fenómenos físicos.
Las plantas son más vigorosas, por los cuidados especiales que reciben.
De la oportunidad de seleccionar las plantas mejor conformadas; en aspecto, y en
vigor y para luego trasplantarlas.
Se necesita menor número de semillas (plantas) para cubrir un área determinada.

Se adelanta la época de siembra; con esto ganamos en tiempo (1 a 1,5 meses).

Se economiza en agua y en el número de riegos.


SIEMBRA POR LA HUMEDAD DEL SUELO

No siempre se siembra cuando el suelo tiene la humedad a punto.

Siembra en húmedo
Para esto, debe aplicarse el riego llamado de “machaco” o “remojo”, que puede ser
aplicado antes o después de la preparación del terreno, si es después de
preferencia luego del surcado. Antes y después de la preparación del suelo,
especialmente cuando son hortalizas.

Siembra en seco

En este caso tanto la preparación del suelo como la siembra se realizan en seco.
Inmediatamente después, se aplicará el riego de “enseño”. Este tipo de siembra se
hace cuando el suelo es bastante suelto, cuando hay poca agua, o cuando el tiempo
apremia.

Diferencias de siembra en húmedo y en seco:


Siembra en húmedo Siembra en seco
- Plantas vigorosas. - Plantas débiles y alargadas.
- Raíz profunda y abundante. - Raíces superficiales.
- Buen estado sanitario. - Presencia de insectos.
- Buen rendimiento y calidad. - Bajos rendimientos.

Siembra al voleo.
Colocar o arrojar la semilla en sentido del viento sotavento).

Se cubre o entierra la semilla con el pie, rastrillo, ramas que tengan forma de
escoba. Ejemplo los cereales.
Siembra en línea.
Generalmente se requiere de surcos, porque el fondo del surco es la línea donde
se depositará las semillas.

Puede ser en línea corrida o en golpes (distanciado), ejem. haba, maíz, papa, etc.
Para esto se aprovecha de tracción animal o mecánica (bueyes o surcadoras
mecánicas).

Siembra en grupos o golpes.

Consiste en abrir un hoyo o zanja con la lampa y depositar 4-5 semillas en el fondo,
luego al sacar la lampa las semillas quedan tapadas, ejm. maíz, frijol, arvejas,
calabaza, etc.

TRANSPLANTE

Estas labores son complementarias a la siembra y generalmente se realizan a mano


(con ayuda de lampas rectas, con palancas, pico, etc.).

Son operaciones a las que se recurre cuando la germinación de una siembra directa
o la emergencia de una plantación presentan fallas o claros en las hileras. Es
condición indispensable para hacer estas operaciones, que el suelo presente una
humedad adecuada.

Se hace esta operación cuando la siembra directa lo permite, ejemplo algodonero,


frijoles, maíz.

Se acostumbra el transplante, cuando se trabaja con almácigos. Luego se desea


ganar tiempo, en estas condiciones el transplante compite con las plantas base
(siembra directa). Ejemplo hortalizas, (lechuga, coles, etc.)

DESAHIJE O ENTRESAQUE

Llamados también “raleo”, “aclareo”. Es otra labor complementaria que se ejecuta


cuando las plantas son bastante tiernas, es decir con una altura promedio de 15 –
25 cm. Consiste en suprimir o extraer plantas de siembras con alta densidad (golpes
con muchas plantas), para darles el adecuado aclareo.

Para hacer esta operación el terreno debe estar húmedo, así no dañaremos las
raíces de las plantas vecinas cuando se opera jalándolas. Se ejecuta en las
hortalizas, cuando éstas se han instalado por siembra directa, ejem. tomates. En el
maíz, para dejar 2-3 plantas por golpe y estas tienen que ser más vigorosas. Con
esta labor algunas veces podemos perder la densidad, solidez que tenía el cultivo
antes de la práctica.
PLANTACIÓN

Consiste en introducir o meter, en el fondo del surco o en su costillar, una planta, un


vástago, un esqueje o una estaca.
Esto para el caso de semillas asexuales. Es conocida también como una forma de
propagación.

METODO DE TRASPLANTE:
1.-Con hoyado previo y “champa o cepa”.
2.- A raíz desnuda.

1.-Con hoyado previo y “champa con raíz”.- Para este método, es preciso
proceder a perforar un hoyo a palana o máquina, con las dimensiones similares a la
cepa por trasplantar. Después del hoyado del campo se extrae las plantas del
almácigo previamente humedecido, introduciendo la palana oblicuamente, al
costado de los tallitos, cuidando de no dañar el sistema radicular; se presiona con
el pie sobre el borde de la hoja de la palana para que ingrese en el suelo en forma
suave, se palanquea el mango lateralmente y se extrae la champa con la planta y
sus raíces (3) Naturalmente, estas raíces no salen enteras, y por esta razón, es
conveniente eliminar parte del sistema foliar reduciendo la evaporación y
equilibrando así la relación raíz - follaje. La champa con la plántula es colocada en
el hoyo acondicionándola, de modo que el cuello quede al nivel de la superficie del
terreno. Luego se apisona la champa con el pie a fin de que haya mejor contacto
con el terreno; se da un pase ligero de agua con el fin de que termine el acomodo
del suelo y sus partículas con el sistema radicular. Este método es moroso y caro
por ello solo se emplea ventajosamente para el caso de frutales y en cultivos
industriales como alcachofa y páprika conducidos en bandejas con pequeñas
cepas. En el caso de los frutales que serán trasladados muy lejos se procede a dar
consistencia a la champa con la mano, haciéndola más compacta, e incluso se
protege con hojas de plátano o mantos. 64 Para plantones costosos (frutales y
ornamentales) las champas pueden ir dentro de bolsas de plástico o papel
alquitranado para permitir el riego y su protección.

2) A raíz desnuda. Para la extracción a raíz desnuda el almácigo debe estar suave
y en caso de ser muy duro al sustrato se le da un remojo ligero y se procede a
extraerlas con los dedos pulgar e índice y tomando el tallito a nivel de cuello se jala
suavemente las plantitas y luego se las sacude para desprender la tierra o humus.
En el caso de plántulas de frutales pasadas osea con raíces muy largas se las puede
AGOBIAR, es decir se las poda apropiadamente. También es recomendable podar
parte de su sistema foliar para evitar desequilibrios fisiológicos.
PROFUNDIDAD DEL SEMBRÍO

La germinación se realiza en buenas condiciones de humedad, aireación y calor, lo


que se consigue enterrándola a una profundidad adecuada y permitiendo el contacto
intimo de las semillas con las partículas del suelo húmedo, para su rápida
germinación. Las semillas sembradas superficialmente pueden sufrir por falta de
humedad, pues la capa superficial del terreno se seca rápidamente y en otros casos
siembras superficiales pueden exponer las semillas a ser devoradas por insectos y
aves granívoras. Por el contrario cuando las semillas se siembran muy profundas,
el aire penetra difícilmente, retrasando la germinación y además la plántula por
atravesar una capa de tierra gruesa, sufre una gran resistencia y corre el riesgo de
gastarse las reservas de la semilla, antes de que la plántula haya logrado emerger
sobre la superficie del terreno. La profundidad óptima de siembra depende de varios
factores.
1.- Tamaño de la semilla.- Los cultivos que tengan semilla pequeña deben
enterrarse a poca profundidad, porque tienen pocas reservas. Ejemplos: alfalfa,
ajonjolí y hortalizas, cuya profundidad de siembra va de 1 a 2 cm. Las semillas de
tamaño mediano se siembran a mayor profundidad, ejemplos: algodón, maíz, fríjol,
con siembra de 2 a 5 cm. Se ha investigado sobre la posición de la semilla para
favorecer a la germinación, sin embargo hay un acomodo natural de la semilla para
la germinación. En semillas de mayor tamaño como las vegetativas, papa y caña de
azúcar se sembraran de 10 a 15 cm. de la superficie. Se estima que la profundidad
apropiada de siembra de las semillas es de dos o tres veces su tamaño.

2.- Naturaleza del suelo.- En condiciones de suelos arcillosos, conviene sembrar a


menor profundidad, por la mayor resistencia que ofrece el suelo pesado a la salida
de las plántulas. 3.- Humedad.- En terrenos húmedos, las semillas se enterraran a
menos profundidad que en terrenos secos con el objeto de compensar el agua
disponible. TRATAMIENTOS DE LA SEMILLA ANTES DE LA SIEMBRA Los
tratamientos de semilla se vuelven cada día más significativos por las siguientes
exigencias: a. Acelerar la germinación. b. Protegerla contra agentes dañinos. c.
Mejora el rendimiento unitario de la planta. a) Tratamientos para la germinación.- Se
realizan para suavizar la cutícula o cáscara de la semilla; aumentar el volumen del
grano por el agua que absorbe e iniciar los 69 fenómenos químicos precursores de
la germinación. Con estos tratamientos se consigue reducir el tiempo de
germinación después de la siembra y se puede realizar de 2 formas:
1.- Remojo en agua.- La semilla se sumerge en depósitos grandes, con agua,
durante un lapso que varía de 6 a 48 horas. Con esta sumersión se consigue que la
semilla de mala calidad y algunas impurezas floten en el agua, para ser separadas
y al mismo tiempo la semilla buena acelere su germinación. Cuando es necesario
remojar un gran lote de semillas en forma económica, se coloca la semilla en 2/3
del volumen de los sacos de yute dentro de una acequia con agua en el mismo
campo, fijándolos para evitar ser arrastrados por la corriente. Lo sacos no se llenan
pues las semillas aumentan su volumen por la imbibición con agua.
2.- Remojo en otras soluciones: Ciertas semillas tienen un tegumento tan grueso,
que al simple remojo en agua no se logra ablandarlas. Se recurre entonces a
soluciones de ácidos o álcalis para suavizar o disolver las cáscaras. La
concentración de estas soluciones deben ser bajas: carbonato de soda al 5 % de 6
– 12 hrs. y cloruro de potasio al 0.2 a 0.5%. b) Tratamientos contra agentes dañinos.-
Se hacen para destruir microorganismos o estructuras de insectos dañinos que
pueden ser llevados por la semilla en la superficie. La técnica más simple consiste
en sumergir las semillas en agua a 40 – 70ºC durante unos 15 – 30 minutos; con
ello se consigue destruir las esporas de ciertos hongos, como Helminthosporium en
cereales. Actualmente en el comercio hay una gran variedad de productos químicos
que son curativos o preventivos y que 70 sirven para el control sanitario en general.
Ellos actúan como germicidas o funguicidas, tales como sulfato de cobre, bicloruro
de mercurio o también en polvo mojables como: brassicol, granosan, benlate,
thimet, etc. c) Tratamientos para favorecer la producción.- Actúan de preferencia a
partir de las semillas dentro del tejido de la misma plántula como estimulantes y
favorecer así la producción. Tenemos el caso de las bacterias nitrificantes como
Azotobacter y Rhizobium que fijan N en leguminosas y Azospirillum en asociación
con raíces de gramíneas. También el uso del ácido giberelico de acción hormonal
que favorece enormemente el desarrollo de la planta en beneficio de la producción.
Las semillas son tratadas también para evitar que las plántulas se enfermen cuando
estén en suelos infectados y los tratamientos incluyen procesos usados para romper
el periodo de latencia, la selección según la viabilidad, y la incorporación de las
semillas en una gelatina para siembra en fluido.