Vous êtes sur la page 1sur 4

Hablar sobre Japón:

Japón (日本) es un país insular del este de Asia. Está ubicado entre el océano
Pacífico y el mar del Japón, al este de China, Rusia y la península de Corea.
Conocido como «La tierra del sol naciente», es una de las mayores potencias
económicas del mundo.

Japón está formado por cuatro islas principales: Honshū, Hokkaidō, Kyūshū y
Shikoku, que forman el 97% de la superficie total del país, y por otras 6.848 islas
menores adyacentes. Tiene una población de 127 millones de personas, la décima
más numerosa del mundo. El área metropolitana de Tokio, que incluye a la ciudad
capital de Tokio y las prefecturas de sus alrededores, es el área urbana más grande
del mundo en términos de población, albergando a más de 30 millones de habitantes.
Es el segundo país más poblado de Asia Oriental, después de China.

El nombre Japón (Nippon/Nihon 日本, significado literal: ‘el origen del sol’), tiene un origen
chino: pinyin rì běn, Wade-Giles jih pen, el oriente, el lugar desde donde sale el sol. El carácter 日
es la evolución de un círculo con un punto central que representa al sol, y 本 representa la raíz de
un árbol y también tiene el significado de origen. La expresión «país del sol naciente» hace
referencia a esta etimología del nombre en japonés.

El gobierno es descentralizado, pudiéndose distinguir entre el gobierno central y el local. Japón es


una monarquía constitucional, en la cual las personas mayores de 20 años pueden votar en sufragio
universal. En la práctica, es una democracia parcial o parlamentaria, el pueblo no vota a un
presidente, sino a los miembros del Parlamento y éstos, a su vez, votan a un Primer Ministro de
entre uno de ellos. El tiempo que un primer ministro permanece en su cargo depende de por cuanto
tiempo pueda mantener el apoyo de la mayoría del parlamento, pudiendo durar muchos años o tan
sólo unos meses.
Japón está formada por 8 regiones (Hokkaidō, Tōhoku, Kantō, Chūbu, Kinki, Chūgoku, Shikoku
y Kyūshū y Okinawa) agrupan 47 prefecturas: un distrito metropolitano (都; To), Tokio; una
provincia (道; Dō), Hokkaidō; dos prefecturas urbanas (府; Fu), Osaka y Kioto; y 43 prefecturas
rurales (県; Ken). En japonés, esta división territorial se llama de forma habitual Todōfuken (都
道府県).
Japón es un archipiélago estratovolcánico compuesto por 374.744 km² de islas y 3.091 km² de
agua y conformado por más de seis mil islas que se extienden a lo largo de la costa asiática este
del océano Pacífico y en los archipiélagos de Ryukyu, Izu y Ogasawara. Según el censo de 2005
tiene 127,55 millones de habitants.
¿Como es la economía en Japón?
La economía de Japón es la tercera mayor a nivel mundial, tras los Estados
Unidos y China. La cooperación entre el gobierno y las industrias, la costumbre
japonesa del trabajo duro y el dominio de la tecnología han llevado a Japón al éxito
económico del que disfruta hoy en menos de medio siglo.
Los sectores estratégicos de la economía japonesa, como es ampliamente conocido,
son los productos manufacturados y tecnología, sobre todo los vehículos, artículos
electrónicos e industria del acero. Sin embargo, la agricultura en Japón es bastante
ineficiente, según los estándares actuales, y recibe muchos subsidios del estado. El
sector de las finanzas está desarrollándose mucho en la actualidad debido en gran
parte a su moneda, el yen que es la tercera más transada tras el dólar
estadounidense y el euro.
Tras 40 años de un crecimiento económico constante y a veces espectacular, la
economía japonesa no creció de manera significativa durante el decenio de 1990,
situación revertida desde 2003, año desde el cual la economía ha vuelto a crecer
significativamente. Se puede afirmar que la economía japonesa ha sido sin lugar a
duda el fenómeno económico de la segunda mitad del siglo XX. Este éxito fue el
resultado de un control exhaustivo de las importaciones, una inversión muy elevada
en el interior y una política de exportación muy agresiva dirigida por el
poderoso Ministerio de Comercio Internacional e Industria. El resultado es
un Producto Interior Bruto de más de 5 billones de dólares estadounidenses y
una balanza comercial positiva de más de 100 mil millones de dólares.

Avances teclógicos en Japón:


La tecnología está presente en todos los aspectos de la vida de Japón: en las casas,
en el trabajo, en el transporte y ¡hasta en los baños! Y aunque el país hace tiempo
que dejó de ser considerado la máxima referencia mundial en este ámbito en
detrimento de otros países como Corea del Sur o China, todavía se resiste a dejar los
primeros puestos, apostando por tendencias como las que se muestran a
continuación.
Robots por todas partes. Si hay un país que puede considerarse el rey de la
robótica, ese es Japón. Y es que fueron los pioneros en esta tecnología y siguen
invirtiendo en investigar y desarrollar para conseguir que, en 2020, los robots
humanoides convivan con nosotros y nos ayuden en todas las tareas diarias.
Internet del futuro. En las últimas décadas la Red ha revolucionado los negocios,
el ocio y la forma en la que nos comunicamos con los demás. Pero la demanda, cada
vez mayor, hace que crezca la congestión en el sistema de transmisión de datos. Por
eso, el país nipón ha anunciado unos ambiciosos planes: desarrollar una nueva
tecnología que reemplace el actual Internet y que ofrezca mayor rapidez y fiabilidad,
reduciendo los fallos de seguridad y las amenazas de malware.
Máxima resolución de imagen. Los televisores han evolucionado mucho en los
últimos años: diseños planos, conectividad, acceso a Internet… y también mejor
calidad de imagen. Ya son más que comunes las pantallas compatibles con los
contenidos Full HD, y se han empezado a comercializar las que multiplican por
cuatro esta resolución (tecnología 4K). Pero en Japón van más allá, y ya están
haciendo pruebas con la futura 8K. Es más; están esforzándose por desarrollarla
antes de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, que planean emitir con esta
resolución (7.680 x 4.320 píxeles).
Energía del sol. El desastre nuclear de Fukushima ha motivado todavía más a los
japoneses a buscar fuentes de energía alternativas. Y no sólo más seguras; también
más respetuosas con el medio ambiente. Así que, ¿qué mejor que la energía solar?
Pero no a través de paneles situados en edificios o terrenos; sino ¡en el espacio!
Aunque parezca ciencia-ficción, es un proyecto real de la Agencia de Exploración
Aeroespacial de Japón (JAXA), que se ha marcado un plazo de seis años para obtener
un prototipo funcional, y calcula que podrá utilizarse de forma generalizada en
2030.
El tren más rápido del mundo. El país del Sol Naciente también es reconocido
como pionero en el desarrollo del ferrocarril de alta velocidad, y quiere seguir
ostentando ese privilegio. ¿Cómo? Creando una nueva generación de trenes que
utilizan la levitación magnética para desplazarse (de ahí su nombre, Maglev), y que
alcanzan una velocidad de 506 kilómetros por hora.
Tecnología para llevar puesta. Según el Foro Económico Mundial,
los wearables (dispositivos pensados para llevar puestos como un complemento o
un accesorio más: relojes, anillos, pulseras, gafas…) son una de las 10 tecnologías
emergentes más destacadas de los próximos años. Gracias a ellos, es posible
controlar otros dispositivos a distancia, con gestos, recibir notificaciones, etcétera.
Japón ha decidido no dejar pasar la oportunidad de meterse en este mercado, y se
apoya en dos factores para posicionarse como uno de los grandes actores en este
ámbito.
¿Cuál ha sido el crecimiento económico en Japón en relación con otro
país?
Uno de los factores que han caracterizado la transformación de la economía e
industria de Japón es el mejoramiento del nivel tecnológico llevado a cabo por medio
de la rápida innovación en la tecnología y los diversos esfuerzos del sector industrial
en su conjunto. Japón, gracias a lo expresado con anterioridad, de importador de
tecnología se está convirtiendo en un exportador tecnológico, está exportando
tecnología a los países desarrollados.

En las últimas décadas se ha insistido mucho en tomar como ejemplo aquellas


experiencias asiáticas exitosas de salida del subdesarrollo: los llamados “tigres
asiáticos” (Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Honkong). Hasta cierto punto, hay
mucha semejanza entre el modelo de desarrollo de Japón en el período posterior a la
Segunda Guerra Mundial, entre 1952 y 1990 y las experiencias más recientes de los
llamados Nuevos Países Industriales (NICs).

En todos estos “modelos” se repite como una constante la presencia de Estados muy
activos en la regulación de la economía para inducir la competitividad del aparato
productivo nacional y acceder al cambio tecnológico. En definitiva, no debe
olvidarse que la introducción de nuevas tecnologías se realiza para elevar el grado
de explotación de los trabajadores, pues la tecnología no es más que un instrumento
de la lucha de clases en manos del capital.

¿Qué avances ha tenido en la administración?