Vous êtes sur la page 1sur 9

Obs.

: Hacemos constar que la presente publicación constituye una transcripción


fiel e integral del fallo emitido, sin agregados, supresiones o correcciones de
ninguna naturaleza.
Fuente: Página web del la Corte Suprema de Justicia:
http://www.csj.gov.py/jurisprudencia/
ACUERDO Y SENTENCIA Nº 356/13
CAUSA: “A. L. M. P. S/ APROPIACIÓN Y OTROS”
En la Ciudad de Asunción, Capital de la República del Paraguay, a los diez y seis
días del mes de Mayo del año dos mil trece estando reunidos en la Sala de
Acuerdos los Ministros de la Sala Penal de la Excelentísima Corte Suprema de
Justicia, SINDULFO BLANCO, ALICIA BEATRIZ PUCHETA DE CORREA y
CARLOS BRAY MAURICE, quien integra por la inhibición del Dr. Luis María
Benítez Riera, por Ante mí la Secretaria autorizante, se trajo el expediente
caratulado: “A. L. M. P., N. G. H. B., F. L. A. Y OTROS S/ APROPIACIÓN Y
OTROS”, a fin de resolver el Recurso extraordinario de Casación planteado por el
ABOG. C. L., en representación del co-procesado A. L. P. K., en la causa supra
mencionada.-
Previo el estudio de los antecedentes del caso, la Excma. Corte Suprema de
Justicia, Sala Penal, resolvió plantear las siguientes:
CUESTIONES:
Es admisible el Recurso extraordinario de Casación planteado?.-
En su caso, ¿resulta procedente?.-
Practicado el sorteo de Ley para determinar el orden de votación dio el siguiente
resultado: BLANCO, PUCHETA DE CORREA y BRAY. -
A LA PRIMERA CUESTION PLANTEADA, el Dr. BLANCO dijo: Se presenta
ante esta Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el Abogado C. L. y plantea el
recurso extraordinario de casación contra el Acuerdo y Sentencia Nº 83 de fecha
02 de diciembre de 2001, dictado por el Tribunal de Apelaciones en lo Penal
Segunda Sala de la Capital, en representación del Sr. A. L. M. P. -
La resolución impugnada es un Acuerdo y Sentencia que confirma parcialmente un
fallo de primera instancia. Efectivamente la parte dispositiva de la misma resuelve:
“... 3. DECLARAR LA NULIDAD de los puntos 2, 9 y 10 de la sentencia apelada.
4. CONFIRMAR los puntos 3, 4, 5, 6 y 7 de la sentencia apelada, conforme a los
argumentos expuestos en el Acuerdo que antecede. 5. DISPONER el reenvío de la
causa a los efectos de un nuevo Juicio Oral y Público al acusado Andrés Luis
María Petta Kroug en cuanto al hecho punible de apropiación descripto en la
acusación fiscal y admitido en el auto de apertura a juicio, cuya decisión ha sido
anulada por este Tribunal… 8. ANOTAR…”, tal circunstancia evidencia el
carácter de definitiva y extintiva del procedimiento, por lo que la resolución
recurrida se torna pasible de ser revisada por la vía de la casación impetrada.-
Por otro lado, conforme a lo dispuesto por el Art. 480 del C.P.P., en concordancia
con el Art. 468 del mismo cuerpo legal, la impugnación debe interponerse en un
plazo de diez días de notificada la resolución, lo que en este caso se verifica,
conforme constancias de autos, y al escrito de interposición del recurso de fecha 20
de diciembre de 2008, fs. 1227 a 1237 de autos.-
Por último, el recurrente invocó como sustento legal de su pretensión “sentencia
manifiestamente infundada” (Art. 478, inciso 3º del C.P.P.), por lo que en la
constatación de tal supuesto versará el estudio del fondo de la cuestión. Con lo cual
se encuentran reunidos los presupuestos de admisibilidad del recurso
extraordinario de casación, correspondiendo en consecuencia, declararlo en tal
sentido. ES MI VOTO.
A LA SEGUNDA CUESTION, el Dr. BLANCO prosiguió diciendo: Los
fundamentos del recurso se encuentran contenidos en el escrito de interposición de
la impugnación, se exponen y fundamentan sustancialmente los siguientes
argumentos: “…Como puede observarse, en estos primeros apartados el Tribunal
de Apelaciones se ha dedicado ha extraer afirmaciones del fallo de Primera
Instancia, planteándose para la decisión dos aspectos distintos en relación a lo
denominan “constancia falsa”: a) que la misma consiste en la “exclusión del
propietario de cómo minimo el 50% de la propiedad”; b) que la misma consiste en
haber “hecho dejar la constancia falsa… de ser el único propietario del inmueble
transferido…”. Luego de este planteamiento, el Tribunal de Apelaciones, sin
siquiera seguir un orden lógico en su resolución, se plantea a la decisión un
supuesto hecho punible de apropiación (diciéndose reenvío), para seguidamente
retomar a la figura de la Producción mediata documento
público de contenido falso en los siguientes términos: “Por otro lado, coincidimos
con el Tribunal A Quo en que el acusado Andrés L. M. P. K., en calidad de sujeto
activo, ha hecho dejar UNA CONSTANCIA FALSA DE DECLARACIÓN Y
HECHOS en la Escritura Pública Nº 09 de fecha 17 de enero de 2006, dado que se
presenta como único propietario y en la clausula referente a las legitimaciones
notariales, se hace constar que el acusado A. L. M. P. K. PARA SI Y CON
DINERO Y PARA LA FIRMA CIMPORTEX PARAGUAYA I.C.S.A., EN
CODOMINIO Y EN PARTES IGUALES, CUYO REPRESENTANTE LEGAL
LA ACEPTARÁ OPORTUNAMENTE, cosa que no ha sido acordada o estipulada
entre dichas partes, o al menos ello no fue demostrado en el juicio Oral y
Público…”. Este es todo el “análisis” del Tribunal de Apelaciones, por medio del
cual confirma la condena de un ciudadano, puesto que “coincide” con el Tribunal
de Sentencia. Es decir, para el Tribunal de Apelaciones la suma de coincidencias es
suficiente para confirmar una
condena penal, obviando que los pronunciamientos judiciales deben ser
debidamente fundados”.
Prosigue diciendo el casacionista: “El Tribunal de Apelaciones, previamente se
planteó el contenido de un Contrato Privado y dos Escrituras Públicas, pero no
analiza la situación jurídica del derecho de propiedad y sus maneras de trasmisión.
Afirma que el condenado no era al menos el único propietario, pero no explica
debidamente el razonamiento, ajustado a la ley, que sostiene dicha afirmación,
simplemente nos dice que “coincide” con el Tribunal de Sentencia. Asimismo,
atribuye al condenado una clausula contenida en el apartado de legitimaciones
notariales del instrumento del año 2006, pero siquiera se ha detenido a analizar en
que consisten las legitimaciones notariales y de quien proviene en el contesto de
este tipo de escritura pública. Entonces, el Tribunal de Apelaciones, pese a haberse
planteado las siguientes situaciones, no las ha analizado y resuelto quedando las
mismas pendientes pese a su trascendencia para la decisión…”.
Finaliza su presentación manifestando: “…conforme a lo señalado, corresponde
hacer lugar al presente Recurso Extraordinario de Casación, y conforme a las
disposiciones contenidas en los artículos 480 y 473 del Código Procesal Penal
declarar la nulidad de los puntos 4 y 7 del Acuerdo y Sentencia Nº 83, de fecha 2
de diciembre de 2001, dictado por el Tribunal de Apelación en lo Penal – Segunda
Sala con sede en la Ciudad de Asunción, disponiendo el reenvío a otro Tribunal de
Apelaciones en lo Penal. -
Corrido traslado de la Casación a la representante del Ministerio Público, la Fiscala
Adjunta Abogada Soledad Machuca Vidal, fue contestado por Dictamen Nº 285 de
fecha 21 de marzo del 2013, quien entre otras cosas requiere el reenvío de la
presente causa a un nuevo Tribunal de Apelaciones a los efectos que resuelva
acerca de la apelación especial de sentencia planteada por la defensa del
condenado. -
Así las cosas, se tiene como fundamento de la impugnación planteada ante esta
Sala Penal, conforme la presentación obrante a fs. 1227/1237 y lo dispuesto por la
norma del Art. 478 inc. 3, que preceptúa: MOTIVOS. El recurso extraordinario de
casación procederá, exclusivamente: 3) cuando la sentencia o el auto sean
manifiestamente infundados”.-
Conforme a la normativa citada y los fundamentos alegados por la parte
impugnante, la sentencia dictada por el Tribunal de Apelación adolecería de un
defecto grave que produce su nulidad, esto es, que la misma es carente de
fundamentación o la misma es insuficiente. La obligación de fundar las
resoluciones judiciales se encuentra reglada en el Art. 256 del Constitución
Nacional, que además impone el deber de que esos “motivos” sean racionales,
lógicos, legales y fundados en la Ley, y estos “motivos” deben constar
expresamente en el cuerpo de la resolución, atendiendo a todos los planteamientos
realizados por las Partes, siguiendo los lineamientos del Principio de congruencia
consagrados en el Código adjetivo. -
En ese sentido el Art. 403 inc. 4 del C.P.P. señala: “VICIOS DE LA SENTENCIA.
Los defectos de la sentencia que habilitan la apelación y la casación, serán los
siguientes: inc. 4. “que carezca, sea insuficiente o contradictoria la fundamentación
de la mayoría del tribunal. Se entenderá que la fundamentación es insuficiente
cuando se utilicen formularios, afirmaciones dogmáticas, frases rutirnarias o se
utilice, como fundamentación el simple relato de los hechos o cualquier otra forma
de reemplazarla por relatos insustanciales. Se entenderá que es contradictoria la
fundamentación cuando no se han observado en el fallo las reglas de la sana crítica,
con respecto a medios o elementos probatorios de valor decisivo…”.-
De la normativa trascripta ut_supra, se tiene que el actual esquema procesal
impone a los Jueces la obligación de fundamentar sus resoluciones; esto es,
expresar las cuestiones de hecho y de derecho que los llevan a concluir en un caso
concreto de un determinado modo, de manera que sea controlable el itinerario
lógico seguido por los mismos para arribar a la conclusión.-
En tal sentido, examinando detenidamente el fallo contenido en el Acuerdo y
Sentencia impugnado, a tenor de las disposiciones legales trascriptas
antecedentemente, se advierte que el mismo carece de fundamentación, en razón de
que se limita a realizar un análisis general de la sentencia de primera instancia, sin
consignar los motivos que justifiquen la decisión adoptada por el Tribunal de
Mérito. Dicho en otros términos, el pronunciamiento del Tribunal de Alzada no
constituye una derivación racional y razonable de las leyes de la sana crítica; ya
que si bien es cierto, al Tribunal de Apelaciones no le está permitido revalorar el
caudal probatorio, no es menos cierto que por esa razón no puede pasar por alto el
control de logicidad y de legitimidad formal de la sentencia recurrida, conforme los
agravios expuestos en el recurso de apelación especial.-
En este sentido, la parte pertinente de la resolución recurrida _dictada en mayoría_
sostiene: “…efectivamente ha quedado probado en Juicio que el acusado A. L. M.
P. K. NO ERA CUANTO MENOS, EL UNICO PROPIETARIO DEL
INMUEBLE, pese a comportarse como tal por mucho tiempo. Entonces, se
proyectan dos supuestos: La primera en el caso de que el inmueble solamente
pertenezca a la empresa CIMPORTEX PYA I.C.S.A., el acusado A. L. M. P. se
habría apropiado de la totalidad del inmueble y la segunda, en el caso de la
existencia del condominio entre CIMPORTEX PYA I.C.S.A. y A. P., esté se
habría apropiado de la parte alícuota que pertenece a la referida empresa. Por ello
debe ser objeto de determinación precisa en un nuevo Juicio Oral y Público,
aunque desde ya cabe señalar que la eventual Apropiación NO PUEDE RECAER
SOBRE EL INMUEBLE, atendiendo a lo dispuesto en el Art. 160 del Código
Penal que expresamente señala: “…El que se apropiara de una cosa mueble
ajena…”. En todo caso el
objeto material de la Apropiación consistiría en el monto indemnizatorio que
podría pertenecer total o parcialmente a la victima, ya que el inmueble en cuestión
fue fraccionado en dos partes y la mayor de ellas fue expropiada a favor de la
Entidad Binacional Yacyreta. Al respecto, cabe señalar que la pretensión del
representante del Ministerio Público no es procedente, pues este Tribunal no puede
resolver por decisión directa la existencia de un hecho punible que ni siquiera fue
considerado por el Tribunal A Quo, por lo que corresponde el reenvío de la causa,
conforme a lo dispuesto en el Art. 473 del C.P.P…”. -
Por otro lado, coincidimos con el Tribunal A Quo en que el acusado A. L. M. P. K.
en calidad de sujeto activo, ha hecho dejar UNA CONSTANCIA FALSA DE
DECLARACIONES Y HECHOS en la Escritura Pública Nº 09 de fecha 17 de
enero de 2006, dado que se presenta como único propietario y en la cláusula
referente a las legitimaciones notariales, se hace constar que el acusado A. L. M. P.
K. declaró que la compra del inmueble la realizó PARA SI Y CON DINERO Y
PARA LA FIRMA CIMPORTEX PARAGUAYA I.C.S.A. EN CONDOMINIO Y
EN PARTES IGUALES, CUYOS REPRESENTANTE LEGAL LA ACEPTARÁ
OPORTUNAMENTE, cosa que no ha sido acordada o estipulada entre dichas
partes o al menos ello no fue demostrado en el Juicio Oral y Público. Al respecto,
resulta poco creíble la versión de que el término “con dinero” se refiera a la forma
de pago, sino más bien, en este caso, dicho termino hace alusión directa a la
persona o empresa que proporcionó dicho dinero para la compra. También es
evidente que el acusado actuó con
dolo directo, es decir, con la intención de lograr para si un beneficio patrimonial,
pues en virtud de la referida constancia falsa que hizo dejar en la escritura pública,
se constituyó en el único sujeto beneficiario de la indemnización abonada por la
EBY. En consecuencia, corresponde confirmar los puntos 3, 4, 5 y el veredicto de
reprochabilidad emitido en el punto 6 de la sentencia impugnada…” (sic). -
Examinado el fallo impugnado a la luz de las disposiciones legales que rigen la
materia y la doctrina imperante, se advierte que el mismo carece de
fundamentación suficiente, en razón de que el Órgano de Alzada confirmó el fallo
del inferior sin esbozar razones coherentes con las que afirme que lo resuelto se
halla ajustado a derecho. Se limitó a mencionar en forma genérica que la
fundamentación está acorde con las exigencias legales y que las pruebas fueron
diligenciadas conforme las reglas establecidas en el C.P.P. asimismo a señalar que
la decisión del tribunal de mérito se encuentra ajustada a derecho, sin dar las
razones que justifiquen la conclusión arribada. De modo alguno puede el Órgano
Ad- quem reemplazar su análisis crítico por una remisión genérica a las
constancias del proceso. El Tribunal de Alzada, está obligado a controlar el
proceso lógico seguido por el Juez en su razonamiento, y a expresar su conclusión
sobre dicha verificación, es su deber, expresar la
correlación lógica de argumentos o de razones suficientes que “demuestren su
conclusión” lo cual no significa necesariamente incursión del Tribunal en el
terreno de los hechos. -
Sobre el punto la doctrina señala: “…no es difícil extraer cuáles son los recaudos
mínimos que la fundamentación de las sentencias tiene que satisfacer. A saber: a)
Desarrollar motivación autosuficiente y comprensible. b) Respetar el postulado de
congruencia. c) Valorar razonablemente los hechos, la prueba y el Derecho
aplicable. d) adecuarse a la jerarquía normativa. 1. Desarrollar motivación
autosuficiente. Para alcanzar sus fines garantistas es inevitable que la motivación
sea autosuficiente, en el sentido de abastecerse, expresando no sólo las
conclusiones decisivas sino, fundamentalmente, las razones en que tales
conclusiones se basan. No basta pues, como bien dice Carrió, que la sentencia
tenga fundamentos, porque es preciso que éstos estén a su vez fundados. Sin esa
básica motivación no es posible hablar en lenguaje constitucional de sentencia,
pues huérfana de razonados fundamentos no hay nada…3. Respetar el principio de
congruencia. Cuando existe discordancia entre el
pronunciamiento judicial y el contenido de las peticiones de las partes efectuadas
oportunamente en el pleito se produce el vacío de incongruencia…La congruencia
se traduce, entonces, en el deber del juez de expresar en la resolución una respuesta
coherente, ni más ni menos que la adecuada, a las pretensiones y defensas de los
concretos justiciables y, en particular, de justificar la decisión fundada en razones
diversas de aquellas alegadas por las partes…”. (Gladis E. de Midón. “La Casación
Penal” págs. 20/23. Rubinzal Culzoni Editores).-
En estas condiciones, en virtud a las consideraciones apuntadas y habiendo el
Tribunal de Alzada empleado un método de inferencia inadecuado que torna
dificultoso el control casatorio, dado que el fallo impugnado no contiene una
exposición lógicamente razonada de los fundamentos que justifican su dispositivo,
puede concluirse sin lugar a dudas, que el motivo previsto en el artículo 478 inc.
3º, habilita la casación del Acuerdo y Sentencia recurrido, por lo que corresponde
ANULAR el referido decisorio y de conformidad al artículo 473 del C.P.P.
corresponde REENVIAR a otro Tribunal de Apelación competente a los efectos
legales pertinentes. ES MI VOTO.
A su turno, la Ministra Alicia Pucheta de Correa, dijo: respecto a la admisibilidad
del Recurso de Casación interpuesto por el Abogado C. L. en representación del
Sr. A. L. M. P., me adhiero al voto del Ministro Sindulfo Blanco por sus mismos
fundamentos.
A su turno, la Ministra Alicia Pucheta de Correa, prosiguió diciendo: Respecto a la
procedencia o no del Recurso Extraordinario de Casación, me adhiero al voto que
antecede por sus mismos fundamentos, considero oportuno expresar que en primer
lugar debemos precisar el concepto manifiestamente infundada: esta presupone una
falta de motivación o fundamentación, ausencia de la exposición de los motivos
que justifiquen la convicción del Juez en cuanto al hecho y las razones jurídicas
que determinen la aplicación de una norma a ese hecho. No solo consiste en que el
Juzgador no consigne por escrito las razones que lo determinan a declarar una
concreta voluntad de la Ley material que aplica, sino también en no razonar sobre
los elementos introducidos en el proceso, de acuerdo con el sistema impuesto por
la Ley Procesal, esto es, en no dar razones suficientes para legitimar la parte
resolutiva de la sentencia.
Que, en tal sentido, la falta de motivación es aquella que reviste tal entidad que
priva al fallo de razones suficientes para justificar el dispositivo respecto de cada
una de las cuestiones sometidas a consideración del órgano jurisdiccional
pertinente. -
En esta tesitura y atendiendo al motivo casatorio invocado, resulta igualmente
acertado traer a colación lo dispuesto por articulo 403 inc. 4º del Código Procesal
Penal, el cual, en concordancia con el trascripto 478 inciso 3º del referido cuerpo
legal, establece: “VICIOS DE LA SENTNCIA. Los defectos de sentencia que
habilitan la apelación y casación, serán los siguientes: inc. 4 “que carezca, sea
insuficiente o contradictoria la fundamentación de la mayoría del tribunal. Se
entenderá que la fundamentación es insuficiente cuando se utilicen formularios,
afirmaciones dogmaticas, frases rutinarias o se utilice, como fundamentación el
simple relato de los hechos o cualquier otra forma de reemplazarla por relatos
insustanciales. Se entenderá que es contradictoria la fundamentación cuando no se
han observado en el fallo las reglas de la sana crítica, con respecto a medios o
elementos probatorios de valor decisivo…”.
Es así que, por las consideraciones esbozadas, en el presente caso, podemos
determinar con absoluto convencimiento que el Tribunal de Alzada ha inobservado
las disposiciones legales que rigen a materia, transgrediendo de esta forma el
ordenamiento jurídico vigente, evadiendo su pronunciamiento sobre aspectos
específicamente atacados por la parte apelante (A. L. M. P.), con lo cual la
motivación del fallo equivale a una fundamentación aparente o defectuosa, por lo
que resulta palpable la violación del principio procesal de congruencia, por vicios
en el dictamiento de la sentencia de segunda instancia, en cuanto al objeto de lo
resuelto, por haber omitido dar las respuestas sobre los agravios vertidos por la
parte recurrente, reemplazándolo por frases rutinarias y remisiones casuísticas a las
argumentaciones del Tribunal de Mérito.
La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia en el Acuerdo y Sentencia Nº 841 de
fecha 26 de diciembre de 2.005 dictado en la causa: “RECURSO
EXTRAORDINARIO DE CASACIÓN PRESENTADO EN: ESTELA MARYS
GONZALEZ FERNANDEZ SOBRE HOMICIDIO DOLOSO” expreso: “… El
tribunal de apelación al no consignar las razones jurídicas que determinan su
conclusión, no atender los reclamos efectuados por la defensa y reemplazar el
razonamiento jurídico por frases rutinarias e insustanciales no observó su
obligación e incurrió en el vicio habilitador de la casación previsto en los arts. 398,
456, 403 inc. 4 del CPP…”. -
En estas condiciones, habiendo el Tribunal de Alzada empleado un método de
inferencia inadecuado, situación esto hace complejo el control casatorio, dado que
el fallo impugnado no proporciono respuesta a las cuestiones planteadas en la
interposición de la impugnación especial, así mismo no contiene una exposición
lógicamente razonada de los fundamentos que justifiquen su dispositivo, pudiendo
concluirse sin lugar a dudas, que el motivo previsto en el articulo 478 inc. 3º
habilita la casación del Acuerdo y Sentencia (A y S Nº 83 Cuarto Punto de fecha
02 de diciembre de 2.011 dictado por el Tribunal de Apelación Penal, Segunda
Sala) impugnado, por lo que corresponde ANULAR el referido decisorio. Es mi
voto.-
A su turno el Dr. Bray Marice, manifestó: que se adhiere al voto que antecede por
compartir los mismos fundamentos. -
Con lo que se dio por terminado el acto firmando S.S.E.E., todo Ante mí que
certifico, quedando acordada la Sentencia que inmediatamente sigue.

Asunción, 16 de Mayo del 2013.


Y VISTOS: Los méritos del Acuerdo que antecede, la Excelentísima

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA PENAL

RESUELVE:
DECLARAR ADMISIBLE el Recurso Extraordinario de Casación interpuesto por
el ABOG. CLAUDIO LOVERA en representación del Sr. ANDRES LUIS
MARIA PETTA contra el Acuerdo y Sentencia Número 83, de fecha 02 de
diciembre de 2011, dictado por el Tribunal de Apelación en lo Penal, Segunda Sala
de la Capital.-
HACER LUGAR al Recurso extraordinario de Casación interpuesto por el ABOG.
CLAUDIO LOVERA en representación del Sr. ANDRES LUIS MARIA PETTA,
contra el Acuerdo y Sentencia Número 83, de fecha 02 de diciembre de 2011,
dictado por el Tribunal de Apelación en lo Penal, Segunda Sala de la Capital; en
consecuencia, DECLARAR LA NULIDAD del Acuerdo recurrido por los
fundamentos expuestos en el exordio del presente Fallo.
DISPONER el reenvío de la presente causa a otro Tribunal de Apelación
competente, a los efectos legales pertinentes.
ANOTAR, registrar y notificar.
MINISTROS: SINDULFO BLANCO, ALICIA BEATRIZ PUCHETA DE
CORREA y CARLOS BRAY MAURICE
Ante mí: Norma Domínguez, Secretaria Judicial