Vous êtes sur la page 1sur 9

Signos y síntomas de la anemia

Los síntomas dependen de la gravedad de la anemia, la velocidad con que se produce y su causa. Además,
depende de la capacidad del cuerpo del niño para adaptarse a un nivel bajo de hemoglobina. Los síntomas pueden
incluir:

Piel pálida, dado que la hemoglobina le da su color rojo a la sangre.

Falta de energía, debido a una reducción del nivel de oxígeno en el cuerpo.

Dificultad para respirar después de hacer ejercicio o jugar, debido a la falta de oxígeno en el cuerpo.

Causas y tipos de anemia

Existen varios tipos de anemia. En general, se las clasifica por la causa que les da origen.

Anemias nutricionales

El tipo más común de anemia es el que se produce por una deficiencia de hierro. Ocurre debido a una falta de
hierro en la dieta. El hierro es necesario para producir la hemoglobina. Los lactantes alimentados sólo con leche
materna, preparados para lactantes a base de leche de vaca no fortificados con hierro o leche de vaca entera,
pueden correr el riesgo de padecer deficiencia de hierro después de los 6 meses de edad. Su bebé debe recibir
preparados para lactantes enriquecidos con hierro si aún no ingiere alimentos sólidos.

Las madres sanas que dan a luz a sus bebés a término tienen suficientes reservas de hierro para sus bebés hasta
los 6 meses, momento en el que se recomienda la incorporación de otros alimentos sólidos con alto contenido de
hierro. El hierro presente en la leche materna se absorbe bien. A partir de los 6 meses y hasta alcanzar los 2 años,
se recomienda la lactancia con la incorporación de alimentos sólidos. La preocupación de que el bebé desarrolle
anemia se basa en la falta de incorporación de alimentos sólidos con alto contenido de hierro en el momento
recomendado y no en el hecho de que el bebé reciba exclusivamente leche materna.

La anemia por deficiencia de vitaminas se produce por la falta de ácido fólico, vitamina B12 o vitamina E en la
dieta. El cuerpo necesita todos estos nutrientes para producir hemoglobina.

Anemias causadas por enfermedades

La anemia falciforme es una enfermedad hereditaria que hace que los glóbulos rojos tengan una forma anormal.
Estas células no pueden circular por el cuerpo de la misma manera que los glóbulos rojos normales. Esto puede
llevar a que el cuerpo reciba menor cantidad de oxígeno.

Las anemias debidas a enfermedades crónicas pueden producirse por insuficiencia renal, cáncer y la enfermedad
de Crohn. También puede producirse anemia a causa de una enfermedad de la médula ósea o de enfermedades
autoinmunes, como el lupus.

La anemia aplásica es una enfermedad grave y poco común que hace que el cuerpo deje de producir una cantidad
suficiente de glóbulos rojos nuevos. Es posible que un niño nazca con esta anemia o que la desarrolle después de
una infección viral o la exposición a un medicamento. En ocasiones, es un signo inicial de leucemia.

Por lo general, las anemias hemolíticas son causadas por una enfermedad genética que produce la destrucción
anormal de muchos glóbulos rojos.

Otras causas de anemia


Anemia causada por sangrado, ya sea agudo o crónico. La anemia causada por pérdida de sangre crónica se origina con
más frecuencia en el tracto gastrointestinal. A menudo se produce por una alergia a las proteínas de la leche de vaca.

Niveles bajos de hormona tiroidea o testosterona.

Como efecto secundario de ciertos medicamentos.

Factores de riesgo de la anemia

Existen algunos grupos de niños que tienen un mayor riesgo de desarrollar anemia. Los factores que pueden
causar un alto riesgo incluyen:

nacimiento prematuro y bajo peso al nacer;

inmigración reciente de países en desarrollo;

pobreza;

obesidad o malos hábitos alimentarios.

Efectos de la anemia a largo plazo

La anemia no tratada en niños puede producir un efecto grave en su crecimiento. La anemia puede afectar la
función y el desarrollo mental. Con frecuencia, esto conduce a problemas de atención, retraso en la capacidad de
lectura y un déficit en el rendimiento escolar.

Qué puede hacer el pediatra respecto de la anemia

El pediatra realizará un análisis de sangre simple que le indicará la cantidad de hemoglobina presente en la sangre
de su niño. La cantidad, el tamaño y la forma de los glóbulos rojos indicarán el tipo de anemia. La hemoglobina
puede medirse rápidamente con algunas gotas de sangre. También se medirá la cantidad de glóbulos rojos en
comparación con el volumen total de sangre. Este análisis se conoce como hematocrito.

El pediatra también realizará un examen físico y preguntará sobre los niveles de energía del niño, su estado de
salud general, la dieta y los antecedentes familiares.

Tratamiento de la anemia

El tratamiento depende de la gravedad de la anemia del niño y de su origen. Entre los tratamientos comunes se
incluyen:

Medicamentos y suplementos para la producción de hierro.

Preparado para lactantes rico en hierro.

Cambios en la dieta, como reducción de la cantidad de leche y aumento de la cantidad de alimentos con hierro. Los
alimentos ricos en hierro incluyen la carne y las verduras. Si un niño no come carne, debe comer gran cantidad de
verduras, como col forrajera, espinaca, hojas de col verde y alcachofa.

Suplementos de ácido fólico y vitamina B12.

La anemia causada por una enfermedad más grave puede requerir:


Transfusiones de sangre para ciertos tipos de anemia, incluida la anemia hipoplásica, la talasemia y las
hemoglobinopatías. Las transfusiones de sangre frecuentes pueden producir la acumulación de hierro en el cuerpo, lo
cual tiene efectos tóxicos. Junto con las transfusiones, su niño puede recibir medicamentos que eliminen el hierro del
cuerpo.

Tratamiento con medicamentos para combatir infecciones.

Tratamiento para hacer que la médula ósea produzca más células sanguíneas.

Extirpación del bazo. Algunas afecciones, como la esferocitosis congénita y la eliptocitosis congénita, hacen que el bazo
destruya muchos glóbulos rojos.

Un trasplante de médula ósea puede ser una opción de tratamiento en casos graves de anemia falciforme, talasemia y
anemia aplásica.

Cuándo es conveniente solicitar asistencia médica

Comuníquese con el pediatra si:

Su niño frecuentemente está muy pálido, se siente cansado o tiene dificultad para respirar.

Usted sospecha que su niño puede tener anemia.

Puntos clave

Comúnmente, la anemia se origina por un nivel insuficiente de hierro en la sangre.

Si su niño a menudo está cansado, débil y pálido, pregúntele al médico si puede ser anemia.

Si su bebé aún no ingiere alimentos sólidos, debe recibir un preparado para lactantes enriquecido con hierro.

Ofrézcale a su niño alimentos ricos en hierro, incluyendo carne y verduras.

Anemia causada por bajo nivel de hierro en los


niños

La anemia es una afección en la cual el cuerpo ya no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Los glóbulos
rojos llevan oxígeno a los tejidos corporales. Hay muchos tipos de anemia. El hierro ayuda a la
formación de glóbulos rojos, de ahí que la falta de hierro en el cuerpo puede conducir a la anemia. El
término médico de esta afección es anemia por deficiencia de hierro o anemia ferropénica.

Causas
La anemia causada por un bajo nivel de hierro es la forma más común de anemia. El cuerpo
obtiene hierro a través de ciertos alimentos. Éste también recicla hierro proveniente de
glóbulos rojos viejos.
Una alimentación sin la cantidad suficiente de hierro es la causa más común de este tipo de
anemia en niños. Cuando un niño crece rapidamente, como en la pubertad, se necesita
incluso más hierro.

Los niños pequeños que toman demasiada leche de vaca pueden también volverse anémicos
si no consumen otros alimentos saludables que contengan hierro.

Otras causas pueden ser:

 Incapacidad del cuerpo para absorber bien el hierro, aunque el niño esté consumiendo
suficiente cantidad de este elemento.

 Pérdida de sangre lenta y prolongada, generalmente a causa de los periodos menstruales o


de sangrado en el tubo digestivo.

La deficiencia de hierro en los niños también puede estar relacionada con la intoxicación
con plomo.
Síntomas
Es posible que la anemia leve no presente síntomas. A medida que el nivel de hierro y los
conteos sanguíneos disminuyen, su hijo puede:

 Actuar irritable

 Tener dificultad para respirar


 Ansiar alimentos inusuales
 Comer menos
 Sentirse cansado o débil todo el tiempo
 Tener la lengua adolorida

 Tener dolor de cabeza o mareos


Con anemia más grave su hijo puede tener:

 Coloración azulada o muy pálida de la esclerótica de los ojos

 Uñas quebradizas
 Piel pálida
Pruebas y exámenes
El médico llevará a cabo un examen físico.

Los exámenes que miden el nivel de hierro en el cuerpo abarcan:

 Hematocrito
 Ferritina sérica
 Hierro sérico
 Capacidad total de fijación del hierro (CTFH)
Una medida llamada saturación del hierro (hierro sérico/CTFH) a menudo puede mostrar si
el niño tiene o no suficiente hierro en el cuerpo.

Tratamiento
Debido a que los niños sólo absorben una pequeña cantidad del hierro que consumen, la
mayoría de ellos necesitan de 8 a 10 mg de hierro por día.

Comer alimentos saludables es la forma más importante para prevenir y tratar la deficiencia
de hierro. Las buenas fuentes de hierro incluyen:

 Albaricoques

 Pollo, pavo, pescado y otras carnes

 Fríjoles secos, lentejas y semillas de soya

 Huevos

 Hígado

 Melaza

 Harina de avena

 Mantequilla de maní

 Jugo de ciruela

 Uvas pasas y ciruelas pasas

 Espinaca, col rizada y otras verduras

Si una dieta sana no previene o trata el bajo nivel de hierro y la anemia de su hijo, el
médico probablemente le recomendará suplementos de hierro, los cuales se toman por vía
oral.

NO le dé a su niño suplementos de hierro ni vitaminas con hierro sin antes consultar con su
médico. El médico le recetará el tipo correcto de suplemento para su hijo. Si su hijo toma
demasiado hierro, ésto le puede causar intoxicación.

Expectativas (pronóstico)
Con tratamiento, es probable que el pronóstico sea bueno. En la mayoría de los casos, los
conteos sanguíneos retornarán a su normalidad en 2 meses. Es importante que el médico
encuentre la causa de la deficiencia de hierro de su hijo.

Posibles complicaciones
La anemia causada por un bajo nivel de hierro puede afectar la capacidad del niño para
aprender en la escuela. Un bajo nivel de hierro puede causar disminución del período de
atención, reducción de la lucidez mental y problemas de aprendizaje en los niños.

Un bajo nivel de hierro puede hacer que el cuerpo absorba demasiado plomo.

Prevención
Consumir una variedad de alimentos saludables es la manera más importante de prevenir y
tratar la deficiencia de hierro.

Hierro en la dieta

Introducción
El hierro es un mineral que nuestro cuerpo necesita para muchas funciones. El cuerpo
necesita hierro para producir las proteínas hemoglobina y mioglobina. La hemoglobina se
encuentra en los glóbulos rojos y la mioglobina se encuentra en los músculos. Ellas ayudan
a llevar y almacenar oxígeno en el cuerpo. El hierro también es parte de muchas otras
proteínas y enzimas en el cuerpo.

Su cuerpo necesita una cantidad adecuada de hierro. Si tiene muy poco, puede
desarrollar anemiapor deficiencia de hierro. Las causas de deficiencia de hierro incluyen
pérdida de sangre, dieta deficiente o incapacidad de absorber suficiente hierro de los
alimentos.
Demasiado hierro es tóxico para su cuerpo. Tomar demasiados suplementos de hierro
puede causar un envenenamiento por hierro. Algunas personas sufren de una enfermedad
llamadahemocromatosis. Esta enfermedad causa que demasiado hierro se acumule en el
cuerpo.

os glóbulos rojos reparten oxígeno por todos los tejidos y órganos del cuerpo. Cada glóbulo rojo
de nuestro cuerpo contiene hierro en su hemoglobina, la parte del glóbulo rojo encargada de
transportar oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo. El hierro da a la hemoglobina la fuerza
para "llevar" (o de ligarse a) el oxígeno de la sangre a fin de que llegue adonde sea necesario.
Sin suficiente cantidad de hierro, el cuerpo no puede fabricar hemoglobina y contiene una menor
cantidad de glóbulos rojos. Esto implica que los tejidos y los órganos no puedan recibir el
oxígeno que necesitan.

La gente puede obtener hierro comiendo alimentos, como la carne y la verdura de hoja oscura.
El hierro también se añade a algunos alimentos, como la leche infantil y los cereales
enriquecidos.

¿Cuánto hierro necesita un niño?

Los niños necesitan diferentes cantidades de hierro en función de su edad:

 Los lactantes alimentados exclusivamente con leche maternatienden a recibir suficiente


hierro de sus madres hasta que tienen entre cuatro y seis meses de edad. Alrededor de este
momento, se suelen introducir en su dieta las papillas de cereales enriquecidas con hierro y
los purés de carne. Los bebés amamantados que no ingieran suficiente cantidad de hierro
deberían recibir gotas de hierro recetadas por sus médicos. Los bebés alimentados con leche
de fórmula no necesitan tomar suplementos de hierro.
 Los lactantes de 7 a 12 meses de edad necesitan 11 mg de hierro al día.

 Los niños de entre 1 y 3 años necesitan 7 mg de hierro al día. Los niños entre 4 y 8 años
necesitan 10 miligramos de hierro al día, mientras que los que tienen entre nueve y 13 años
necesitan 8 miligramos al día.

 Los adolescentes de género masculino deben tomar 11 mg de hierro al día, mientras que las
adolescentes deben tomar 15 mg. (La adolescencia es una etapa de rápido crecimiento y las
adolescentes necesitan reponer el hierro que pierden cada mes a través de la menstruación.)

 Los atletas jóvenes que hacen ejercicio intenso con regularidad tienden a perder más hierro y
pueden requerir un aporte adicional de hierro en sus dietas. La gente que sigue dietas
vegetarianas también puede necesitar suplementos de hierro.

¿Qué es una deficiencia de hierro?

Una deficiencia de hierro ocurre cuando una persona no tiene suficiente cantidad de este
mineral. Puede ser un problema para algunos niños, particularmente para los que tienen entre
uno y tres años de edad y para los adolescentes (sobre todo para las chicas que tienen
menstruaciones copiosas). De hecho, muchas adolescentes están en situación de riesgo de
padecer una deficiencia de hierro, incluso aunque tengan menstruaciones normales, porque sus
dietas no contienen suficiente cantidad de hierro para compensar las pérdidas de sangre que
tienen durante la menstruación.

Después de cumplir los 12 meses, los niños de entre uno y tres años corren el riesgo de padecer
una deficiencia de hierro porque dejan de beber leche de fórmula enriquecida con hierro y
pueden no estar tomando una cantidad suficiente de alimentos ricos en hierro para compensarlo.

Las deficiencias de hierro pueden afectar negativamente al proceso de crecimiento y pueden


conllevar problemas de aprendizaje y de comportamiento. Si no se corrige una deficiencia de
hierro, puede evolucionar a una anemia ferropénica(una reducción de la cantidad de glóbulos
rojos que contiene el organismo).

El hierro en la dieta cotidiana

Asegúrese de enseñar a su hijo que el hierro es una parte importante de una dieta saludable.
Entre los alimentos ricos en hierro, se incluyen los siguientes:

 la ternera, el cerdo, el pollo y el marisco


 el tofu
 los guisantes secos y las judías secas
 la fruta deshidratada
 la verdura de hoja oscura
 los cereales, los panes y las pastas enriquecidos con hierro

Nota: el hierro de origen animal es más fácil de absorber por el cuerpo que el hierro de origen
vegetal.)

Para asegurarse de que su hijo ingiere suficiente cantidad de hierro, siga las siguientes
recomendaciones:

 Limite el consumo de leche por parte de su hijo a entre 16-24 onzas líquidas (entre 473 y
710 ml) diarias.

 Sírvale cereales enriquecidos con hierro hasta que tenga entre 18 y 24 meses.

 Sírvale alimentos ricos en hierro junto con otros que contengan vitamina C, como el tomate,
el brócoli, las naranjas y las fresas. La vitamina C favorece la absorción de hierro.
 Evite servirle café o té a la hora de las comidas, ambos contienen taninos que reducen la
absorción de hieRRO