Vous êtes sur la page 1sur 5

Silvia Cuenca Barrero

Apuntes gramática LT2

Cuantificadores
Son los indefinidos que designan un número indeterminado de objetos: todo,
demasiado, mucho, bastante, varios, poco, alguno, ninguno: Todos los niños
recibieron regalos; Por las calles había demasiada gente; Muchos invitados se fueron
temprano; En la biblioteca hay bastantes libros; Compró varias corbatas para regalar; Me
confió algunos secretos; dinero para pagar; Tiene pocas esperanzas.
Algunos indefinidos cuantitativos actúan como sustantivos: Todos lo felicitaron;
Muchos declinaron la invitación; Varios vinieron en coche.

I. Cuantificadores fuertes
Todo. Puede ir antepuesto o pospuesto al nombre. Antepuesto: el nombre conserva 
su artículo o el adjetivo determinativo que sustituye a éste: Todo el mundo dice lo 
mismo; Todas estas cosas son inútiles; Todos nosotros te felicitamos. Pospuesto: da a la 
frase un tono enfático: La naturaleza toda canta al creador; Los pueblos todos ansían la paz. 
Todo equivale a cualquiera si se emplea en singular con sentido de plural Todo buen 
ciudadano debe observar las leyes.
Equivale a completamente, enteramente y sigue o precede indistintamente al 
nombre: tiene el pelo todo blanco/tiene todo el pelo blanco; lleva un jersey todo roto.
A veces tiene sentido ponderativo y equivale a muy: Su madre estaba toda preocupada; 
Estaba todo asustado.
Uso hiperbólico: Ha recorrido todo el mundo; Todos los hombres son malvados.
Ser + Todo forma neutra se usa hiperbólicamente en algunas expresiones: Esta carne 
es todo nervios; Cuando él está todo son sonrisas y zalamerías.
Todo forma neutra significa todas las cosas: Todo se vuelve contra él; Todo es problemas. 
Cuando todo forma neutra hace el oficio de complemento directo va acompañado 
por lo que precede al verbo: Todo lo que tú dices es verdad; ¿Sabes lo que ha ocurrido?-Sí, 
lo sé todo.

II. Cuantificadores débiles. Cuantificadores evaluativos.


Los cuantificadores evaluativos más comunes son: mucho, poco, bastante, 
demasiado, harto, tanto.

1
Silvia Cuenca Barrero
Apuntes gramática LT2

Los cuantificadores evaluativos pueden asimilarse a los pronombres (Vinieron


muchos); a los adverbios (come poco; lloraba mucho; gana bastante) o a los adjetivos:
Hace muchos años que no lo veo. Como adverbios carecen de flexión; en función
adjetival concuerdan en género y número con el substantivo al que cuantifican.
Mucho en función adverbial cuando acompaña a un adjetivo se transforma en muy:
Es una casa muy grande.
Tanto
Tanto admite flexión de género y número. Tengo tanta hambre; Tiene tanto sueño.
Su forma apocopada tan forma las comparativas de igualdad: Es tan alto como su 
hermano y las consecutivas: Era tan alto que no pasaba por la puerta.
Los adjetivos vario, diferente, diverso, distinto se usan como cuantificadores 
construidos en plural.
Varios sólo tiene flexión de género: Los inconvenientes son varios.

III. Cuantificadores débiles o indefinidos. Cuantificadores existenciales


Alguien, algo, alguno, nadie, nada ninguno.
Los cuantificadores existenciales pueden agruparse desde varios puntos de vista.
Unos son positivos: (alguien, algo, alguno), y otros negativos (nadie, nada, ninguno);
unos se refieren a personas (alguien, nadie) y otros a cosas (algo, nada). Algunos se
refieren a personas y a cosas (alguno, ninguno).
Alguien, nadie: sólo pueden desempeñar la función de pronombres. Cuando Nadie
va pospuesto al verbo, exige la presencia de un verbo negativo: Hoy no he visto a
nadie; A nadie he visto hoy.
Alguno, ninguno: pueden desempeñar la función de pronombre y la de adjetivo.
Cuando desempeñan la función de adjetivo, es decir, preceden a un substantivo
masculino se apocopan: Algún problema; Ningún hombre.
Alguno y ninguno admiten una interpretación partitiva, sea ésta expresa o
encubierta: Yo he leído algunos de sus libros.
Ninguno se emplea sólo en la forma singular, masculina y femenina, excepto en
algunas expresiones o cuando acompaña a pluralia tantum: No tengo ningunas ganas de
salir.

2
Silvia Cuenca Barrero
Apuntes gramática LT2

Algo, nada: pueden desempeñar tanto la función de pronombre (para referirse a


cosas) como la de adverbios (Estaba algo cansada; la comida no le gustó nada). Si nada va
pospuesto al verbo, exige la presencia de otro elemento negativo en la oración: No
comprendo nada de lo que estás diciendo; No me interesa nada.
*Uno, una, unos, unas: pueden desempeñar la función de artículo indeterminado y
de pronombre numeral e indefinido
Como adjetivo indefinido equivale a algunos: Heredó algunas tierras
Como adjetivo acompaña como atributo al verbo ser con el significado de singular,
único o indivisible: Dios es uno y trino
Al plural expresa aproximación: costará unos quinientos euros.
Como pronombre indefinido se emplea tanto en singular como en plural referido a
personas cuyo nombre se quiere callar (es algo despectivo): Te ha llamado uno que
conociste en Francia.
En correspondencia con otro: uno cortaba la leña y otro la apilaba; los niños fueron
entraron uno tras otro.
Como sujeto indefinido de un verbo impersonal representando a una persona
cualquiera o al mismo hablante: uno nunca sabe si él llegará a tiempo.
Una se emplea en el lenguaje coloquial con el significado de acción baja: Está furioso
porque le han hecho una .

IV. Cuantificadores débiles o indefinidos. Cuantificadores de indistinción


Cualquier
El indefinido compuesto cualquier (lo mismo da uno que lo otro). Funciona
indistintamente como pronombre substantivo con significación de persona o cosa.
Se emplea la forma cualquier cuando es adjetivo y va antepuesto al nombre, en
posición inmediata o no, sin distinción de género: Cualquier ley es buena; Préstame
cualquier libro.
Cualquiera + nombre femenino es poco frecuente.
Cualquier(a) + otro, otra; Ante femenino es más frecuente cualquiera: Cualquiera
otra persona habría hecho lo mismo.

3
Pospuesto al nombre se emplea exclusivamente cualquiera. Al nombre substantivo

precede siempre en este caso un pronombre indefinido: Una persona cualquiera; Un


mortal cualquiera.
En función substantiva, con mención de persona o cosa, con señalamiento anafórico o
sin él, solo o agrupado con cláusulas de relativo o con complementos partitivos con
de, se emplea hoy exclusivamente cualquiera: Cualquiera diría que tú eres perfecta;
Cualquiera de Uds; Cualquiera que lo vea, que se lo diga.
La locución cualquiera otro, en función substantiva, adopta siempre la forma
cualquiera otra para el femenino y cualquier otro para el masculino.
El plural de cualquiera y cualquier es: cualesquiera y cualesquier, usado única y
exclusivamente en la lengua escrita. Este plural, a veces en la lengua vulgar de
España y América, se usa con valor de singular.
Un/una cualquiera = persona de poco valor o importancia.

V. Cuantificador de alteridad
Otro/otra
La palabra otro presenta propiedades que la asimilan a los adjetivos, y a los
cuantificadores. Acepta complementos partitivos (Otra de las cuestiones que debemos
analizar), también se emplea como pronombre (Tenemos otro). Se acerca más a los
adjetivos, en cuanto puede ir precedido de determinantes, pero no del artículo
indeterminado: Ci vediamo un altro giorno: nos vemos otro día; Prendi un’altra tazza di
tè?: quieres otra taza de té.

Mismo/misma.
El adjetivo identificativo mismo puede actuar como sinónimo de otro: He visto dos
veces la misma película; como elemento intensivo: Ella misma lo hizo; Me voy ahora
mismo; o bien, puede modificar a los pronombres reflexivos: Le gusta hablar de sí
mismo.

VI. Cuantificadores distributivos


Cada

4
Silvia Cuenca Barrero
Apuntes gramática LT2

Cada es invariable y precede de manera inmediata a sustantivos contables sin 


determinante y en singular: La señora saludó a cada uno de los presentes.
A veces equivale a todo: Cada/todo ciudadano tiene que pagar los impuestos.
Cada forma cuantificadores de tipo pronominal: cada uno, cada cual, cada quien, 
(ciascuno/ognuno).
Sendos
Se emplea siempre al plural: Las chicas llevaban sendas maletas (cada una llevaba la 
suya).