Vous êtes sur la page 1sur 5

RESUMEN (Boris Fausto) “El Estado Getulista

La acción de gobierno

Getulio Vargas llego al poder en octubre de 1930 y permaneció en el por un periodo de 15 años
como jefe de un gobierno provisional. Debe hacer frente a las consecuencias de la crisis mundial:
una producción agrícola sin mercado, la ruina de los fazendeiros y el desempleo en las grandes
ciudades, la caída de los ingresos por exportaciones y la evaporación de la moneda convertible.
En el plano político, las oligarquías querían reconstruir el Estado en los viejos moldes. Los
tenientes se oponían a esa perspectiva y apoyaban a Vargas en su propósito de reforzar el poder
central, pero eran una corriente difícil de controlar.
La Iglesia Católica fue una importante base de apoyo para el gobierno. Esta logro que la masa de
la población católica diera su apoyo al nuevo gobierno, a cambio, este último tomo importantes
medidas a favor de aquella (enseñanza religiosa en escuelas públicas).
Al asumir, Vargas tomo una serie de medidas fuertemente centralizadoras: disolvió el Congreso,
asume el Poder Legislativo, el de los Estados propíciales y municipales. Hizo renunciar a todos los
gobernadores y se nombro en su lugar interventores federales. También limito su área de acción:
prohibía contraer empréstitos del exterior y armar a las policías regionales en una proporción
mayor al del Ejército.
En el plano económico trato de concentrar en sus manos la política del café. El gobierno
compraba el café con los ingresos derivados del impuesto a las exportaciones y con la
confiscación cambiaria y además destruiría una parte del producto. La destruccion del cafe tenia
como finalidad evitar la devaluacion del precio del producto, por la sobreproduccion. Cuenta
fausto en en año se llego a destruir el equivalente de cafe para abastecer al mundo por tres
años.
A mediados de 1931 se suspendieron los pagos de la deuda publica externa y se reintrodujo el
control de cambios.
La política del trabajo puso sus objetivos en reprimir aquellos esfuerzos organizativos de la clase
trabajadora urbana que se ubicara fuera del control del Estado y a la vez atraerla para que diera
un apoyo generalizado al gobierno.
Se dispuso la sindicalización tanto de la clase obrera como de la patronal. Se adopto el principio
de la unidad sindical; el reconocimiento por el Estado de un único sindicato por categoría
profesional. La sindicalización no era obligatoria.
Las organizaciones obreras controladas por corrientes de izquierda intentaron oponerse al
control del Estado, pero fracasaron. A fines de 1933, el viejo sindicalismo autónomo había
desaparecido y los sindicatos se habían ajustado a la legislación.
La educación paso a formar parte de la centralizadora visión general. Como en otras áreas las
iniciativas del gobierno tenían una inspiración autoritaria. De arriba hacia abajo, sin implicar
movilización.

El proceso político

Para definir el proceso político 1930-1934 es necesario considerar dos cuestiones: el


“tenentismo” y la lucha entre el poder central y los grupos regionales.

Los “tenientes” formularon un programa que proponía mayor uniformidad en la atención de las
necesidades de las diversas regiones del país, algunos planes económicos, la instalación de una
industria básica y un programa de nacionalizaciones, para lo que era necesario contar con un
gobierno federal centralizado y estable.
Defendían la prolongación de la dictadura y la elaboración de una constitución que estableciese
la representación por clase al lado de la representación individual.
En la lucha contra el predominio de las oligarquías estaduales, Vargas trato de utilizar como
instrumento a los cuadros tenentistas en dos regiones muy diferentes entre si: el nordeste y San
Pablo. En el nordeste al no tener condiciones ni intención de realizar grandes transformaciones,
Los “tenientes” llegaron a un entendimiento con lo sectores de la clase dominante regional.
En San Pablo, la falta de habilidad del gobierno central contribuyo para que se desatara una
guerra civil. Al negar las `pretensiones del PD, Vargas margino a la elite paulista. Ello llevo a las
sucesivas renuncias de los interventores. Desde la dirección del Estado de San Pablo, los
tenientes trataron de establecer una base de apoyo para sus iniciativas. Su objetivo fueron las
asociaciones de cafetaleros de escasa representatividad y sindicatos obreros. Tuvieron en su
contra a la mayoría de la población de San Pablo, que gravitaba ideológicamente en torno a la
elite regional. Defendían la constitucionalización del país bajo los principios de la democracia
liberal. Como medida transitoria, exigía el nombramiento de un interventor civil y paulista.
El PRP y el PD forma el Frente Único Paulista en febrero del 32’. Ese mismo mes el gobierno
promulga un código electoral. Establece la obligatoriedad del voto para ambos sexos y su
carácter secreto.
La elección para el Legislativo seria proporcional, garantizándose así la representación de las
minorías. La representación profesional tenía como objetivo equilibrar el peso de los grandes
Estados que eran los grandes focos de oposición.
En marzo del 32’ Vargas trata de tranquilizar a San Pablo nombrando un interventor civil y
paulista; pero no es aceptado.
El Frente Único Gaucho formado por varios partidos regionales rompe con Vargas; en julio del
32’ estalla una revolución, pero fracasa. San Pablo se rinde en octubre de ese mismo año.
Aunque salio victorioso, el gobierno percibió claramente la imposibilidad de ignorar a la elite
paulista. Por su parte, los derrotados comprendieron que tendrían que establecer algún tipo de
compromiso con el gobierno central
En agosto del 33’ Vargas nombra a un interventor civil y paulista ligado al PD, también emitió el
decreto de “reajuste Económico, por el cual se reducían las deudas de los agricultores afectados
por la crisis. La elite política de San Pablo toma una actitud más cautelosa.
El movimiento tenentista fue disuelto durante el 33’. Mientras una parte de los tenientes se
subordino al gobierno de Vargas, otros pasaron a engrosar los partidos de derecha e izquierda.
En mayo del 33’ se llama a una Asamblea Constituyente. No se lograron formar partidos
nacionales; el resultado de las urnas evidencio la fuerza de las elites regionales.
En julio del 34’ se sanciona la nueva Constitución. Establecía una republica federal y su modelo
de referencia era la Constitución de Weimar. Vargas es elegido presidente de la Republica por el
voto indirecto de la Asamblea Nacional Constituyente, y debía ejercer su mandato hasta el hasta
mayo del 38’. Pero tres años después el régimen “democrático” se vio frustrada por el golpe del
Estado Novo. Contribuyeron a ese desenlace algunos grupos que estaban dentro del gobierno,
las vacilaciones de los liberales y la irresponsabilidad de la izquierda.
La crisis mundial colaboro en le desprestigio de la democracia liberal, porque esta estaba
asociada al capitalismo en el plano económico. En 1932 se funda en San Pablo la Acción
Integralista Brasileña (AIB). El Estado Integral estaría constituido por el jefe de la nación, y
abrigaría en su seno a aquellos órganos representativos de las profesiones y entidades
culturales. Identificaban como sus enemigos al liberalismo, al socialismo, y al capitalismo
financiero internacional, a manos de judíos. El reclutamiento se hizo principalmente en
profesionales urbanos de clase media y el ejército.
Comunistas e Integristas se enfrentaron durante toda la década del 30’. Su forma distinta de
delimitar las relaciones sociales era más que suficiente para generar antagonismos en los dos
movimientos.
La corriente autoritaria asumió consecuentemente la perspectiva que se denomina
modernización conservadora: en un país desarticulado como Brasil, el Estado debía ser el
encargado de organizar la nación para promover el desarrollo económico y el bienestar general
dentro del orden. El Estado autoritario pondría fin a los conflictos sociales, a las luchas
partidarias y a los excesos de libertad de expresión. Estos se ubican dentro del Estado y tenían su
mayor expresión en la cúpula de las fuerzas armadas. Durante los años 1930-1945 hubo un
fortalecimiento de las fuerzas armadas.
El 34’ estuvo marcado por reivindicaciones obreras y por la agitación en ciertas áreas de la clase
media. Hubo huelgas y paralizaciones en el sector de servicios. También se dio el enfrentamiento
entre antifascista e integralitas.
A comienzos de 1935 el gobierno respondió con una ley de seguridad nacional. Al mismo tiempo
comunistas y tenientes de izquierda lanzan la Alianza Nacional Libertadora (ANL) con un
programa nacionalista (reforma agraria, nacionalización de empresas extranjeras, suspensión
pago deuda externa, libertades populares, etc.).
El ANL llama al derrocamiento de Vargas; se dan detenciones; El PBC se levanta en el 35’ pero la
insurrección fue un completo fracaso. Este episodio tuvo graves consecuencias, ya que permitió
la implementación de amplias medidas represivas y el comienzo de una escalada autoritaria.
Durante el 36’. El Congreso aprobó todas las medidas extraordinarias solicitadas por el poder
ejecutivo para reprimir a los comunistas ya la izquierda en general.
En los primeros meses de 1937 se definieron las candidaturas para competir por la sucesión
presidencial en las elecciones de 1938. La apertura de la competencia política favoreció un
relajamiento de las medidas represivas. Asimismo, el Congreso no concedió al Ejecutivo un
pedido de prorroga del estado de guerra vigente. Sin embargo, Vargas no estaba dispuesto a
abandonar el poder, tanto más cuando ninguno de los tres candidatos contaba con su confianza.
A lo largo de 1937, el gobierno intervino algunos Estados y en el distrito Federal con el objetivo
de prevenir posibles dificultades regionales, Sin embargo faltaba un pretexto adecuado para
activar el clima golpista; este apareció y en noviembre Vargas y su cúpula militar dan el golpe del
Estado Novo.
EL Estado Novo:

Vargas anuncio la apertura de una nueva fase política y la entra en Vigo de una Carta
Constitucional. El movimiento popular y los comunistas habían sido anulados y no podrían
reaccionar; la clase dominante aceptaba el golpe como algo inevitable y hasta beneficioso.
El Estado Novo no significo un corte radical con el pasado: continúo la centralización; los estados
continuaron gobernados por interventores. Si embargo, desaparece la representación por el
Congreso, pero se reforzó la que se ejercía en los órganos técnicos dentro del aparato del Estado.
Desde el punto de vista socioeconómico, el Estado Novo represento una alianza de la burocracia
civil y militar y la burguesía industrial, cuyo objetivo común inmediato era promover la
industrialización del país sin grandes conflictos sociales. Las principales reivindicaciones giraban
en torno a la toma de medidas en el sector de cambio y al establecimiento de tarifas sobre las
importaciones que protegiesen a la industria instalada en el país.
La cohesión de las fuerzas armadas giraba alrededor de un objetivo en común: la modernización
del país por vía autoritaria. Ellas fueron responsables de la implantación de la industria del acero
y petrolera.
La política económico financiera del Estado Novo represento un cambio de dirección respecto a
los años 1930-1937. En este periodo no existió una línea clara de incentivo al sector industrial. A
partir de 1937, el Estado tomo una política mas firme de sustitución de importaciones por medio
de la producción interna y del establecimiento de una industria de base. LA guerra pondría serias
restricciones a las importaciones. No hubo un planeamiento general, cada sector fue
considerado como un caso especifico hasta 1942.
El incentivo a la industrialización fue asociado al nacionalismo, pero Vargas evito movilizar a la
nación en una cruzada nacionalista. Las importaciones de acero representaban cada vez mayor
para la balanza de pagos que era continuamente desfavorable. La mayor presión para instalar
una industria que estuviera fuera del control externo provenía de las fuerzas armadas.
En el campo financiero, para enfrentar la crisis en la balanza de pagos, Vargas suspendió los
servicios de la deuda externa, decreto el monopolio de la venta de divisas e impuso un tributo
sobre todas las operaciones cambiarias.
La política laboral del Estado Novo puede ser vista bajo dos aspectos: el de las iniciativas
materiales y el de la construcción simbólica de la figura de Vargas como protector de los
trabajadores. La legislación se inspiro en la vigente en la Italia fascista. Se adopto el principio de
unidad sindical, se prohibió la huelga y el paro patronal. En 1939 se vuelve al sindicato todavía
más dependiente del Estado.
En julio de 1940, se creo el impuesto sindical, instrumento básico de financiamiento del
sindicato y de su subordinación al Estado. El impuesto es una contribución anula obligatoria
correspondiente a un día de trabajo, que debía ser pagada por todo empleado, sindicalizado o
no. El impuesto sindical dio pie a la figura del pelego. Este paso a ser el dirigente sindical que, en
la dirección del sindicato, actuaba mas en su propio interés y en el del Estado que en interés de
los trabajadores, haciendo a veces de amortiguador de conflictos. Su existencia quedo facilitada
por el hecho que no tenía que atraer al sindicato a una gran masa de trabajadores.
El Estado Novo introdujo una importante innovación en el campo de la política salarial. En mayo
de 1940, se estableció un salario mínimo que debía ser capaz de satisfacer las necesidades
básicas.
La construcción de la imagen de Vargas como protector de los trabajadores fue tomando forma
a través de distintas ceremonias y de la utilización reiterada de los medios de comunicación (1º
de Mayo en los estadios de fútbol)
De esta manera logro constituirse la figura simbólica de Vargas como dirigente y guía de los
brasileños como amigo y padre, similar a un jefe de familia en la esfera social.
Se trato de construir una opinión pública favorable, censurando las críticas e informaciones
independientes y elaborando su propia versión de la etapa histórica que atravesaba el país. A
pesar de las detenciones, persecuciones y torturas que obligaron al exilio de intelectuales y
políticos, el Estado Novo no adopto una actitud de persecución indiscriminada.
Se trato de establecer un corte radical entre el viejo Brasil (desunido y dominado por el
latifundio y las oligarquías), y el Brasil que había nacido con la revolución. El Estado Novo
procuro reformular a la administración pública, transformándose en un agente de
modernización.
En cuanto a la política externa debe considerarse el periodo 1930-1935 en forma global. La crisis
mundial acentuó la decadencia de la hegemonía inglesa que venia de principios de siglo y el
surgimiento de Estados Unidos como potencia. En 1933 aparece en la escena Alemania como
competidos. Frente a su avance, los EU adoptaron una política combinada de presión y cautela.
En 1938 las relaciones entre Brasil y Alemania se vieron conmocionadas debido a la eliminación
de la escena política de la fuerza integralista. Además el Estado Novo embestía contra los grupos
nazis que estaban en el sur del país. El embajador se vio obligado a salir del país.
La política exterior brasilera se vio afectada por el bloqueo ingles que llevo al retroceso
comercial de Alemania en AL. Ahí es donde surge con más fuerza la presencia norteamericana.
Vargas insistió en el reequipamiento económico y militar de Brasil como una condición de su
apoyo a los Estados Unidos. En 1942 Brasil rompió relaciones con el Eje y firmo con los EU un
acuerdo político militar de carácter secreto.
El fin del Estado Novo

Los problemas del régimen estuvieron mas vinculados a la inserción de Brasil en el marco de las
relaciones internacionales, que a las condiciones políticas internas del país. Luego del ingreso en
la guerra, diversas personalidades de la oposición comenzaron a explotar la contradicción que
existía entre el apoyo de Brasil a las democracias y el hecho de que estuviera vigente la dictadura
de Vargas.
Hacia 1943 los estudiantes universitarios comenzaron a movilizarse contra la dictadura
organizando la Unión Nacional de Estudiantes. En diciembre es disuelta por la policía.
EL gobierno intento enfrentar las distintas presiones justificando la continuidad de la dictadura
por la vigencia de la guerra. Al mismo tiempo, prometía realizar elecciones una vez que
retornase la paz. A fines del 44’ una jugada de la oposición lo obligo a cambiar de actitud. A su
Vez la prensa conseguía eludir la censura publicando notas favorables a la realización de
elecciones.
Se finan las elecciones para fines de 1945. Este año vio aparecer a los tres principales partidos
que actuarían en el periodo 1945-1964. La antigua oposición liberal, heredera de la tradición de
los partidos democráticos de los estados regionales y adversaria al Estado Novo formo la Unión
Democrática Nacional (UDN). Por iniciativa de Vargas y de los interventores de los Estados surgió
desde la maquina del Estado el Partido Social Democrático (PSD). También se fundo el Partido
Trabalhista Brasileño (PTB) también bajo inspiración de Vargas, del Ministerio de Trabajo y de la
burocracia sindical. Su objetivo era unir a las masas trabajadoras urbanas bajo la bandera
getulista.
En 1945, reaparecieron las huelgas obreras reprimidas durante el Estado Novo. Debido al
agravamiento de la inflación en los últimos años de la guerra los trabajadores comenzaron a
movilizarse.
Los queremistas salieron a las calles reclamando la formación de una Asamblea Nacional
Constituyente con Vargas en el poder. La campaña causo un efecto profundamente negativo en
la oposición liberal y en los medios militares.
Por otro lado los hechos que sucedían en la vecina Argentina repercutían en Brasil. Peronismo y
getulismo tenían muchos puntos en común: en el plano económico ambos pretendían promover
un capitalismo nacional, sostenido por la acción del Estado. En el plano político, intentaban
minimizar las rivalidades entre las clases, convocando a las masas populares y a la burguesía
nacional para el establecimiento de una colaboración promovida por el Estado.
Estos acontecimientos llevaron a que los antigetulistas aceleraran la caída de Vargas, contando
con la simpatía del gobierno norteamericano. Fue forzado a renunciar, por lo tanto la transición
entre los dos regimenes dependió de la iniciativa militar.