Vous êtes sur la page 1sur 8

Tipos de estado

El vocablo Estado designa a una forma de organización política, social, soberana y


coercitiva, cuyas instituciones disponen de la autoridad y la potestad para reglamentar el
funcionamiento social, en un territorio específico. Además, para que un estado sea
reconocido como tal debe contar con el reconocimiento de la comunidad internacional.
Los estados se clasifican de la siguiente manera:

ESTADOS UNITARIOS: son aquellos estados cuya estructura se encuentra unificada, es


decir, el poder político está centralizado y se extiende en todo el territorio. Con respecto a
la soberanía, ésta es indivisible en el exterior, y homogénea en cuestiones internas. Por
último, disponen de un único poder ejecutivo (que incluye presidente, gobernadores e
intendentes), un único poder legislativo (que crea las leyes para todo el territorio) y un
único poder judicial (encargado de aplicar las leyes). La constitución, de igual manera, es
una sola. Ejemplos de estos estados son: Perú, Nicaragua.

ESTADOS COMPUESTOS: son creados a partir de la unión entre distintos estados. Y


están organizados bajo el poder de un único mandatario.
Dentro del los estados compuestos, se presentan dos vertientes:
– ESTADOS DE UNIÓN PERSONAL: aquellos donde la secesión es hereditaria. El rey, al
asumir, se convierte en el soberano de dos o más países. Sin embargo, el poder de
dichas naciones no se une, sino que sigue siendo de carácter independiente. Por lo tanto,
que lo único que comparten es el Jefe de Estado. Un ejemplo fue Islandia y Dinamarca en
el año 1918.

– ESTADOS DE UNIÓN REAL: esta clase de unión es de carácter voluntario, donde los
países comparten el mismo Jefe de Estado. Por ejemplo Austria y Hungría a partir del año
1867.

CONFEDERACIONES: el término hace referencia la unión entre distintos estados, los


cuales, a pesar de dicha alianza, conservan la soberanía. Además, los miembros de las
naciones involucradas continúan disfrutando de las competencias estatales normales. Las
confederaciones, por lo general, se constituyen a partir de tratados, y tienen como
propósito la defensa exterior, ante una eventual amenaza externa.
FEDERACIONES: están divididos en entidades territoriales tales como departamentos o
provincias. Cada una de ellas, se autogobierna, aunque la administración federal es la
máxima autoridad. Las federaciones poseen una personalidad jurídica única frente a la
comunidad mundial. Ejemplos de esta clase de estados son Argentina, Uruguay, etc.
¿Cuáles son los elementos que integran al Estado?

Los elementos del estado más importantes son la población, territorio, gobierno y la
soberanía. El Estado es una forma de organización social dotada de soberanía, que es el
poder supremo que reside en los ciudadanos.

La palabra Estado suele ser confundida con gobierno. Sin embargo, hay que aclarar que
el gobierno es simplemente un elemento del Estado.

Sumado a esto, los gobiernos no son permanentes (tienen un duración de 5 o 10 años a


lo sumo) mientras que el Estado existe aún después de que ha acabado el gobierno.

Otra aclaratoria necesaria es que Estado no es sinónimo de nación, puesto que esta
última forma de organización carece de poder político.

Todo Estado debe contar con cuatro elementos básicos: una población, un territorio, un
gobierno y soberanía nacional.

El Estado necesita (a) una población que le otorgue soberanía, (b) un territorio en el cual
desenvolverse, (c) un gobierno a través del cual ejercer y (d) el poder para ejercer su
autoridad

Principales elementos del estado

1- Población: El Estado es una institución humana, lo que quiere decir que está

conformada por personas. Lo que es más, un Estado es una comunidad de

individuos. Esto quiere decir que sin población no puede haber Estado.

Las personas que viven dentro de los límites de un Estado son llamados “ciudadanos”.
A estos, les es conferida una serie de derechos por su calidad de ciudadanos, tales
como libertad, derecho a la educación, entre otros.
A cambio, el Estado les pide a los ciudadanos el cumplimiento de ciertas acciones,
denominadas deberes.

Se denomina “extranjeros” a las personas de un Estado que viven dentro del territorio
de otro Estado que no es el propio.

Estas personas disfrutan de una serie de derechos (no tantos como los ciudadanos) y
están sujetos a múltiples deberes. Los extranjeros pueden optar por la ciudadanía del
Estado siguiendo las políticas de este.

2- Territorio: El territorio es el espacio físico en el que se desarrolla el Estado. El

Estado no puede existir en el aire o en el mar, sino que debe haber un espacio

terrestre en el que este se pueda desarrollar.

La extensión del territorio varía de una nación a otra. Existen Estados con una
extensión territorial bastante amplia, tales como Rusia, la India, China, Canadá,
Estados Unidos y Brasil.

De igual forma, existen otros Estados con territorios reducidos, tales como Suiza, Sri
Lanka, Luxemburgo, Estado del Vaticano, entre otros.

Lo que importa realmente no es la extensión del territorio sino la delimitación del


mismo. Esto quiere decir que el Estado se debe desarrollar en un espacio terrestre
definido, separado de otros Estados por límites claros y precisos.

El territorio de un Estado puede incluir islas. Por ejemplo, el territorio de Corea del Sur
incluye la isla Jeju.

Cabe destacar que el territorio de un Estado no sólo incluye el terreno sólido, sino que
también incluye el espacio aéreo sobre este terreno, los cuerpos de agua que se
encuentren dentro de sus límites (ríos, lagos, mares internos, entre otros).

Del mismo modo, la zona costera (en caso de que la haya) pertenece al Estado.
Asimismo, existe la noción de aguas territoriales, lo que quiere decir que la soberanía
de un Estado se extiende más allá de sus costas, sobre el mar.
De igual forma, el Estado tiene soberanía sobre la plataforma continental, que es la
parte del territorio que se encuentra bajo las aguas.

3- Gobierno: El gobierno es la organización política de un Estado. Este es el

elemento a través del cual se formula, expresa y concreta la voluntad del

Estado.

El gobierno está constituido por una serie de instituciones que le dan al Estado la
autoridad para administrar cuestiones que le atañen, tales como la administración de
las riquezas, la optimización de los servicios (educación, salud, protección), entre
otros.

En este sentido, el Estado ejerce su soberanía a través de los órganos del gobierno. La
división de los órganos del gobierno puede variar de un Estado a otro. Sin embargo, la
división clásica incluye tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial.

– El poder legislativo es el encargado de formular las leyes que regulan el accionar del
gobierno y de los ciudadanos dentro del Estado.

– El ejecutivo es el órgano encargado de reforzar la ley y hacer que estas sean


cumplidas por los ciudadanos y los extranjeros dentro del territorio nacional.

– El poder judicial es el órgano encargado de sancionar a aquellos que no hayan


cumplido las leyes.

4- Soberanía: El término “soberanía” proviene del vocablo latino superanus, que

significa “supremo”. En este orden de ideas, la soberanía es el poder supremo:

ningún otro poder supera la soberanía.

Esto quiere decir que la soberanía es el verdadero poder del Estado, el cual le permite
mandar, gobernar y asegurar la obediencia de las personas dentro de los límites de su
territorio.

La soberanía proviene del pueblo, quienes se la otorgan a los dirigentes (presidente,


primer ministro, gobernadores, alcaldes, entre otros) a través del sufragio.

Qué son las formas de gobierno? ¿Cuántas existen?


Las formas de gobierno no son otra cosa que el modo y la manera de proceder de una
constitución política, es decir, los métodos que utilizan los gobernantes para administrar,
organizar, y ejercer orden y control sobre la población. Entre las formas de gobierno más
comunes se encuentran la monarquía, la teocracia, la aristocracia, la tiranía, la dictadura,
el comunismo y la democracia.

Durante casi toda la historia de la humanidad, el gobierno de la población ha sido ejercido


por unos pocos que dominan, oprimen y controlan a la mayoría, lo único que ha cambiado
es la forma de hacerlo. En tiempos remotos se hacía por medio de tribus, cacicazgos,
dinastías, entre otros. De un tiempo para acá, las formas de gobierno han variado y son
muy diversas en cuanto al cómo y a cuántas personas ejercen el poder.

Actualmente, las formas de gobierno se dividen en: monarquía, autocracia,


democracia y república. 1. La monarquía: Proviene del griego “monos”: uno, y
“arche”: poder. Es el gobierno unipersonal, vitalicio y hereditario, ejercido por un jefe
de Estado, que es un rey, príncipe o emperador.

La autocracia: La autocracia es un sistema político en la que todo el poder


es exhibido por una persona o entidad.

En estas formas de gobierno todas las decisiones y valoraciones de los resultados


de una estrategia política son realizadas no por la población, sino por una persona
o grupo reducido de personas que ostentan todo el poder sin que nadie más
pueda discutir o regular estas acciones.

La democracia: Este término proviene también del griego, aunque en este


caso en vez de “autos” se utiliza la palabra “demos”, que significa “pueblo”. Esto
es, en esta forma de gobierno, a diferencia de la autocracia, todos los habitantes
de la zona que constituye sujeto soberano son capaces de participar por igual
en la vida política.

Las formas de gobierno pueden ser clasificadas en las siguientes


categorías.
1. República parlamentaria: La república es una forma de
gobierno basada en el principio de la soberanía popular, la cual no tiene
excepciones. Como parte de las ideas republicanas, en ella se da por
supuesto que todas las personas nacen iguales ante la ley y que no
existen los derechos hereditarios que puedan quebrantar eso.

La república parlamentaria, por ejemplo, además de no contar con la


figura de un rey o reina, se basa en un sistema parlamentario en el
que hay una distinción entre Jefe de Estado y Jefe de Gobierno.
De esta forma se establece una clara diferencia entre poder legislativo y
poder ejecutivo.
2. República presidencialista: En la república presidencialista
tampoco hay rey o reina y también hay parlamento. Sin embargo, en
este caso, el jefe de Estado es elegido directamente por los votantes, y
no por los miembros del congreso o parlamento, y actúa también como
Jefe de Gobierno, quedando relativamente unidos los poderes
legislativo y ejecutivo.
3. República unipartidista: La forma de gobierno de la república
unipartidista se basa en la existencia de un único partido político
capaz de acceder al poder y, a la vez, en la celebración de elecciones
en las que puede votar o en las que puede presentarse todo el mundo
(como independientes). El carácter democrático de este sistema está
cuestionado, si bien a la vez tampoco encaja exactamente con el
concepto de dictadura, ya que en esta última o no existen elecciones o
están muy limitadas.
4, Monarquía parlamentaria: En esta forma de gobierno hay un
rey o reina que ejerce como Jefe de Estado, pero su poder está muy
limitado tanto por el poder legislativo como por el poder ejecutivo. En
muchos países, el tipo de monarquía parlamentaria que se utiliza
confiere al monarca un papel puramente simbólico, creado
fundamentalmente para dar imagen de unidad o para actuar en casos
de emergencia nacional.
5. Monarquía absoluta: En las monarquías absolutas el rey
o reina tiene un poder absoluto o casi absoluto para imponer su
voluntad al resto de los ciudadanos. Todas las herramientas de
imposición de normas creadas para regular la vida social están
situadas bajo el poder del monarca, que las puede modificar y
no se somete a su control.

Tradicionalmente, las monarquías absolutas se han mantenido


legitimadas bajo la idea de que el rey o reina son elegidos por fuerzas
divinas para guiar al pueblo.

6. Dictadura: En las dictaduras se da la figura de dictador, que


tiene un control total sobre lo que ocurre sobre la región, y que
normalmente ostenta este poder mediante el uso de la violencia
y las armas. En cierto sentido, la dictadura es la forma de
gobierno en la que alguien tiene la capacidad de dirigir el país
tal y como podría dirigir su casa una persona soltera.

Además, al contrario de lo que ocurre en la monarquía absoluta, no se


intenta mantener una imagen pública positiva ante los ciudadanos,
simplemente se manda sobre ellos utilizando el terror y las
amenazas mediante normas basadas en el castigo.

 ¿Qué es una constitución?


La constitución es la carta magna de un estado. Es la ley primordial y superior a cualquier
otra que exista en ese país.

La redacción de una constitución se basa en el principio de que el poder político de una nación
debe ser ejercido de forma racional y organizada. Además, establece una separación de
poderes que impide el absolutismo.

Las constituciones establecen al pueblo de una nación como el constituyente (Integrante)


primario del cual procede el poder de los gobernantes. Es decir que garantiza la soberanía del
pueblo.

Características de la Constitución Nacional


 Es una constitución escrita y rígida.
 Es la ley suprema de la Nación.
 Su estructura cuenta con un total de 129 artículos 17 disposiciones
transitorias.
 Se divide en 2 partes precedidas por un preámbulo. La primera
parte dogmática, que comprende los primeros 43 artículos, titulado
"Declaraciones, Derechos y Garantía" y la segunda parte orgánica, que
comprende los 86 artículos restantes, titulado "Autoridades de la Nación.
 Podemos ver que nuestra Constitución Nacional consagra los derechos y
garantía fundamentales de los habitantes y fija las bases y atribuciones del
gobierno nacional y de los gobiernos provinciales.