Vous êtes sur la page 1sur 8

LAS LEYES REGULADORAS DE LA PRUEBA

DERECHO PROCESAL II

Daniela Arribas Torres

1. Definición

Por leyes reguladoras de la prueba se entienden “aquellas reglas que


establecen, regulan y delimitan las facultades de los jueces para dar
por establecidos los hechos del proceso ” 1.

Están, entonces, directamente relacionadas con la institución de la


prueba, el procedimiento probatorio, con la capacidad de decretar la
admisibilidad de las pruebas por parte del juez y con los límites de
dicha capacidad.

El procedimiento probatorio difiere en el proceso civil y en el penal.

En el proceso civil, el establecimiento de los hechos materia del proceso,


es adjudicado di rectamente a las partes, en base a lo establecid o en el
articulo 1698º del Código Civil que dictamina que “Incumbe probar las
obligaciones o su extinción al que alega estas o aquella”. No obstante el
Código de Procedimiento Civil le otorga la juez las llamadas “facultades
para mejor resolver” que constituyen, en algunos casos, actos de corte
probatorio.

En materia penal, dicha reconstrucción de los hechos reca yó durante


los años de vigencia del antiguo proceso penal, en el juez, facultad que
con la reforma Penal, fue trasladada al fiscal 2.

1 (Editorial Juridica de Chile, 1995)


2 (Díaz Uribe, 2006, pág. 151)
Si bien las normas rectoras de la prueba no están explícitamente
establecidas en un capítulo específico del o los Códigos procesales, se
consideran como tales todas aquellas normas que rodean al
procedimiento probatorio, independientemente de si dicho proceso es
responsabilidad del juez, las partes o el fiscal, y cuyo observancia por
parte del juez es requisito para la validez de la prueba.

2. Sanciones asociadas a la infracción a las leyes reguladoras de


la prueba.

Su infracción puede dar lug ar a la impugnación de la sentencia , y por


consiguiente, a la nulidad proces al . La facultad de impugnación se
ejerce a través de los recursos de apelación, y en el caso de la infracción
a las leyes reguladoras de la prueba , el recurso que se ajusta a esta
infracción es el de Casación en el Fondo .

Dicho recurso está normado en el Código de Procedimiento Civil entre


los artículos 764º y 808º , que señala n la naturaleza de este y condiciones
bajo las cuales puede ser interpuesto.

Señala en el art. 767º: “ El recurso de casación en el fondo tiene lugar


contra sentencias definitivas inapelables y contra sentencias
interlocutorias inapelables cuando ponen término al juicio o hacen
imposible su continuación, dictadas por Cortes de Apelaci ones o por un
tribunal arbitral de segunda i nstancia consti tuido por árbitros de
derecho en los casos en que estos árbi tros hayan conocido de negocios de
la competencia de dichas Cortes, siempre que se hayan pronunciado con
infracción de ley y esta infracción haya influido substancialmente en lo
dispositivo de la sentencia ” 3.

3 (Chile, 2006)
En materia de jurisprudencia , en rel ación a recursos de casación de
fondo interpuestos acerca de infracciones a las leyes reguladoras de
la prueba esta ha puntualizado que 4:

1) Las leyes reguladoras de la prueba puestas en cuestión, para ser


consideradas relevantes “deben estar en directa relaci ón con
disposiciones sustantivas de la ley”.

2) Asimismo, se deja en claro que “ la violación de las normas


rectoras de la prueba mira exclusivamente al establecimiento de
los hechos del pleito, pero no a su calificación”

3) Que la infracción reprochada debe tener “influencia sustancial


en lo dispositivo de la sentencia ”

Lo citado anteriormente tiene que ver aspectos fijados en referencia al


recurso de casación en general, sobre todo cuando se señala que las
infracciones cita das en el recurso, para ser consideradas relevantes,
deben tener influencia en “ lo dispositivo de la sentencia” lo cual
muestra una coincidencia fundamental con el Código de procedimiento
civil.

Existen no obstante, disposiciones que podrían consi derarse


específicas a la prueba y sus normas consignadas en otros f allos.

 “Las únicas situaciones e que se pueden infringir las leyes


reguladoras de la prueba son las de invertir el peso de esta,
aceptar un medio que la ley rechace o desestimar algun o que la
ley autorice y alterar el valor probatorio de los distintos medios
o elementos de convi cción producidos en el proceso ”

Este fallo en específico da a conocer tres ejemplos claros en que la


infracción a las normas reguladoras probatorias sería causal de
invalidez y consiguiente nulidad del acto procesal.

4 (Rioseco, 1995)
Uno, “invertir el peso de la prueba ” se refiere a la alteración
de la carga de la prueba ; quien tiene la carga de la prueba es el
que tiene que demostrar algún hecho, por tanto la in versión de
esta, implica que la obligación de probar los hechos quedó
establecida erróneamente al interior del proceso, recayendo, por
ejemplo, en el demandado en vez del demandante.
Dos, “aceptar un medio que la ley rechace o desestimar
alguno que la l ey autorice ” se refiere, evidentemente, a la
aceptación dentro del proceso de medios de prueba que están
expresamente prohibidos como tales por la ley, o al revés, a la
desestimación de medios probatorios específicamente
mencionados en la l egislación. Medios probatorios autorizados por
la ley podrían ser los incluidos en el art. 341 del código de
procedimiento civil, si bien la jurisprudencia declara que dicho
artículo no puede ser considerado como una disposición
reguladora de la le y, probablemente porque esto implicaría
considerar a la enumeración de medios realizada en dicho articulo
como taxativa.
Plantea Díaz Uribe al respecto:
“En esta materia se plantea, entre otros, el problema de determinar qué
ocurre con aquellos adelantos de la ciencia no existentes a la fecha de
dictación del C. P.C, tales como cintas magnetofónicas o de video,
radiografías, laser disc, registros computacionales o disquete, etc. La
solución podría ser asimilarlos a la prueba documental e inco rporarlos
transcritos, en su caso ” 5
Cabe hacer notar que el C.P.C ha sido objeto de modificaciones en los
últimos años con miras ha incorporar algunos de estos avances, tales
como la document ación electrónica.
Tres, “alterar el valor probatorio de los d istintos medios o
elementos de convicción producidos en el proceso ”: esta
referencia puede ser más enigmática, ya que tiende a ser

5 (Díaz Uribe, 2006, pág. 153)


contradicha por otros fallos ; puesto que en otros procesos, la s
Cortes también han señalado que la “ la violación de las normas
rectoras de la prueba mira exclusivamente al establecimiento de
los hechos del pleito, pero no su calificación ” y que “ la violación
de las normas rectoras de la prueba tiene cabida en el R. de
casación en el fondo precisamente porque en tal es eventos se ha
contrariado el texto de la ley que veda, impide o limita ciertos
medios de prueba; pero ello no sucede cuando los jueces sacan
conclusiones de las probanzas apreci ándolas con su prudente
arbitrio o criterio ” ; agregan “ Según la inte rpretación generalmente
admitida en la doctrina y la jurisprudencia, apreciar la prueba
en conciencia importa, para los jueces del merito, la facultad de
valorar las probanzas y obtener las conclusiones de ellas con
entera libertad; sin la cortapi sa de l as leyes reguladoras de la
prueba conteni das en el Código de procedimiento penal. De tal
manera que, cualquier exceso o arbitrariedad que pudieren
cometer en tal sentido, podría ser objeto de otros recursos
extraordi narios, pero no el de casa ción” esto significaría que la
Corte considera que el juez tiene un amplio rango de atribuciones
en lo que se refiere a la apreciación de la prueba, y que dichas
atribuciones no deberían ser limitadas por las leyes reguladoras
de la prueba, contenidas en la legislación.

De acuerdo a esto, el juez podría tener facultades limitadas de


valoración de la prueba, o ilimitadas, las cuales serían inafectadas
por las normas rectoras de la prueba contenidas en la legislación.
Esto, no obstante, si estaría li mitado por la obligación general de
la fundamentación de las sentencias, establecida en el C.de
procedimiento civil en su Art.170º. Tal como señala Joel González
Castillo:
“El deber de fundamentación rige para las sentencias en general,
sean o no dic tadas en asuntos en que se faculta al juez a apreciar
la prueba en conci encia. Así acertadamente lo ha entendido la
jurisprudencia. Un fallo de la Corte Suprema ha dicho “La
apreciación de la prueba en conciencia no autoriza a hacer simples
estimaciones, p or cuanto la conciencia debe formarse de
conformidad con las normas que establecen la lógica y l as leyes
para dar conocimiento exacto y refl exivo de las cosas, y la
sentencia debe explicar las normas a que se sujeta para dar la
razón de su final veredicto” 6

¿Que entendemos por valor probatorio, de cualquier manera? Este se


refiere a “ la eficacia o aptitud de los medios de prueba para acreditar
los hechos relevantes en el proceso ” de acuerdo a el profesor Díaz Uribe.
Señala además que existen tres grandes sistemas probatorios:
1. El sistema de la prueba libre: el juez aprecia la prueba sin
sujeciones a los medios de prueba, ni a las normas sobre
valoración de los mismos.
2. El sistema de la prueba legal o Tasada: el legislador establece
tanto los m edios de prueba que pueden hacerse valer como su
valor probatorio. Una variante de este sistema puede ser el la ley
delimite los medios de prueba, pero dejar a la discreción del juez
la determinación de sus valor probatorio.
3. Sana crítica: el juez ap recia la prueba de acuerdo a la lógica y a
las máximas de la experiencia .

Agrega que “en nuestra legislación, en diversos procedimientos se


establece que el juez “apreciará la prueba en conciencia” expresión a l a
que no se le asigna significado alg uno. Diversos fallos, no obstante, han
señalado que esta expresión se refie re a la sana crítica .” 7 Lo cual
significa que el sistema probatorio dominante en nuestras Cortes es este
ultimo, y todo fallo que refutara esta postura quedaría f uera del ámbito
a considerar por ser un elemento que “esta fuera” a nuestro sistema.

6 (Gonzalez, 2006, pág. 102)


7 (Díaz Uribe, 2006, págs. 154-155)
No obstante es to, no hay expresión en la ley explicita que especifique
cual es la postura del legislador en este aspecto , al menos de forma
generalizada; algunos señalan que de hecho la posición dominante en
el CPC está basad a en el sistema probatorio de la prueba legal o
tasada; y que sólo se ocuparía el sistema de la s ana critica en la
evaluación de las pruebas por peritaje, lo cual dejaría margen para
que los fallos en uno y otros caso, pudieran diferir en su
fundamentación.
Otros señalan que el legislador está confiriéndole al juez cada vez
mas, a través de la legislación, la f acultad de apreciar la prueba de
acuerdo a la sana critica. Esto significaría que porci ones cada vez más
importantes de nuestros códigos y reglamentaciones, incluirán como
criterio autorizado de apreciación de la prueba, el de la sana crítica 8.

3. Conclusiones

Las leyes reguladoras de la prueba existen, si bien no ha n sido


recogidas en la legislación de forma explicita.

Las causas de este silencio pueden estar relacionadas tanto por la


ambivalencia en la definición de un sistema doctrinal de valoración de
la prueba único y por el hecho de que el establecimiento de un conjunto
taxativo de normas rectoras de la prue ba, puede conllevar afectar la
incorporación de nuevos instrumentos probatorios , nacidos de los
avances de la técnica y de la ciencia, cuya reconocimiento como tales
quedaría de forma excesiva sujeta a la reacción legislativa a su
existencia, a la comprobación de su validez, y de su eficacia , las cuales
están condicionadas por las circunstancias propias de la vida real , a
tener un ritmo más lento en la práctica.

Como tales las normas rectoras de la prueba tienen un reconocimiento


por parte de los tribunales en variados fallos recogidos en la
jurisprudencia, frente de recursos de casación de fondo interpuestos en

8 (Gonzalez, 2006, pág. 93)


relación con vicios en las sentencias con respecto al procedimiento
probatorio.

Se establecen excepciones, no obstante, en re lación al peso de la


infracción a las leyes reguladoras de la prueba, las cuales son
coherentes con lo establecido en el Código de Procedimiento Civil en
relación a los recursos de casación de fondo.

Además, los tribunales establecen .de forma implícita , que la


observancia de dichas normas está condicionada al sistema de
valoración de la prueba en uso; de forma dominante en nuestro sistema
judicial se hace vigente el de la sana crítica, el cual deja un margen a
la apreciación del juez de la prue ba a través de su experiencia, de la
lógica y de su conciencia.

BIBLIOGRAFÍA
Chile. (2006). Codigo de Procedimiento Civil. Santiago: Congreso Nacional de Chile.

Díaz Uribe, C. (2006). Curso de Derecho Procesal Civil. Santiago: Lexis Nexis.

Editorial Juridica de Chile. (1995). Revista de Derecho y Jurisprudencia y Gaceta de


los Tribunales , XCII, 169.

Gonzalez, J. (2006). La fundamentación de las sentencias y la sana crítica. Revista


Chilena del Derecho , 33 (1), 93-107.

Rioseco, E. (1995). La prueba ante la jurisprudencia (Vol. I). Santiago: Editorial


Juridica de Chile.