Vous êtes sur la page 1sur 42

Educación preescolar

Libro para las familias

portadaguiaparapadres.indd 1 4/30/14 12:00 AM


portadaguiaparapadres.indd 2 4/30/14 12:00 AM
Educación preescolar

Libro para las familias

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 1 01/12/14 15:36


PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 2 01/12/14 15:36
Educación preescolar

Libro para las familias

PREES-LIBRO-FAMILIA-legal-16-17.indd 3 30/07/15 14:02


Libro para las familias fue coordinado y editado por la Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública.

Secretario de Educación Pública


Aurelio Nuño Mayer
Subsecretario de Educación Básica
Javier Treviño Cantú
Directora General de Desarrollo Curricular
Marcela de la Concepción Santillán Nieto

Elaboración de contenidos Servicios editoriales


Eva Moreno Sánchez La Caja de Cerillos Ediciones, S. A. de C. V.
Apoyo técnico-pedagógico Coordinación y cuidado editorial
María Teresa Sandoval Sevilla, Liliana María Morales Hernández La Caja de Cerillos Ediciones, S. A. de C. V.
Coordinación autoral Corrección de estilo
Montserrat Vaca Bravo Ruth Orozco
Dirección editorial Ilustraciones
Patricia Gómez Rivera Juan Carlos Palomino Macías: pp. 12, 14 y 22
Carlos Vélez Aguilera: pp. 8-9 y 30
Coordinación editorial
Mario Aburto Castellanos Diseño gráfico
Andrés Mario Ramírez Cuevas
Cuidado editorial
Alejandro Rodríguez Vázquez
Lectura ortotipográfica
Karla Verónica Cobb Chew
Producción editorial
Martín Aguilar Gallegos
Formación
Karina Huerta Mendoza
Portada
Carlos Vélez Aguilera

En los materiales dirigidos a las educadoras, las maestras, los maestros,


Primera edición, 2014 las madres y los padres de familia de educación preescolar, primaria y
Segunda reimpresión, 2015 (ciclo escolar 2016-2017) secundaria, la Secretaría de Educación Pública (SEP) emplea los términos:
niño(s), adolescente(s), jóvenes, alumno(s), educadora(s), maestro(s),
D. R. © Secretaría de Educación Pública, 2014 docente(s) y padres de familia aludiendo a ambos géneros, con la finalidad
Argentina 28, Centro, de facilitar la lectura. Sin embargo, este criterio editorial no demerita los
06020, México, D. F. compromisos que la SEP asume en cada una de las acciones encaminadas a
consolidar la equidad de género.
ISBN: 978-607-514-788-8
Agradecimientos
Impreso en México La Secretaría de Educación Pública (SEP) extiende un especial agradeci-
miento a la Academia Mexicana de la Lengua por su participación en la
DISTRIBUCIÓN GRATUITA-PROHIBIDA SU VENTA revisión de la primera edición 2014.

PREES-LIBRO-FAMILIA-legal-16-17.indd 4 30/10/15 17:58


Índice

Presentación 7

¿Cómo aprenden los niños pequeños? 8

La escuela y las familias en la educación


de los pequeños 12

La convivencia en la familia 14

Experiencias para ampliar el conocimiento


sobre el mundo social y natural 22

La relación con la maestra y con la escuela 30

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 5 01/12/14 15:36


PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 6 01/12/14 15:36
Presentación
Este libro está dirigido a las familias de los niños que

cursan educación preescolar. Ofrece sugerencias

prácticas para que las madres, los padres de familia

u otros adultos que acompañan a los niños en el ho-

gar, compartan en su vida diaria experiencias agra-

dables, que hagan a los niños pensar, comunicarse

y aprender.

Además, contiene información para comprender

mejor cómo aprenden los niños, por qué es impor-

tante valorar sus avances en casa y en la escuela, y

cuáles experiencias ayudan a su desarrollo integral.

La Secretaría de Educación Pública reconoce la im-

portancia de la participación de las familias en el

proceso educativo de los niños, por lo que agradece

su disposición para colaborar con el trabajo que las

educadoras realizan en la escuela.

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 7 01/12/14 15:36


¿Cómo aprenden
los niños pequeños?

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 8 01/12/14 15:36


Muchas personas tienen la idea de que los niños pequeños
“no saben”, pero la realidad es que desde el nacimiento empiezan
a conocer el mundo y aprenden con rapidez. Lo hacen a través de
la exploración de objetos, como cuando manipulan el biberón y lo
observan; de su entorno, como cuando recorren el espacio al gatear
o dar sus primeros pasos; aprenden de su relación con las personas,
cuando interactúan, intentan comunicarse, reconocen rostros y
sonríen y, especialmente, aprenden a través del juego: juegan con
su cuerpo y con el cuerpo de su madre, con los objetos, las plantas
y los animales.

¿Cómo aprendió su hijo a reconocer las cosas que hay alrededor?,


¿en qué circunstancias ha mostrado que puede recordar?, ¿qué
cosas puede hacer sin ayuda de los demás?

Desde muy pequeños, los niños descubren que saben y pueden


hacer ciertas cosas. Primero lo intentan, se arriesgan, perseveran
y, cuando logran algo, se muestran satisfechos. Recuerde —por
ejemplo— los momentos en que su hijo, al dar sus primeros pa-
sos, llegó a usted sin caerse cuando le extendía los brazos. Esa
sensación de logro fue importante para que continuara intentan-
do hasta controlar su cuerpo y caminar sin ayuda.

¿Y qué decir con relación al lenguaje?, ¿cómo fue que su pequeño


aprendió a hablar? El aprendizaje del lenguaje es el mayor logro
intelectual de un ser humano.

Todos los niños (a menos que tengan alguna discapacidad que


lo impida) aprenden a hablar el lenguaje que se usa en casa, lo
hacen en corto tiempo y sin enseñanza formal. Son asombrosa-
mente buenos para usarlo cuando lo necesitan, para expresarse
y entender a los otros cuando están rodeados de gente que los
invita a comunicarse. ¿Cómo pasan los niños pequeños de “eta
taza” a “esta es una taza”, del “papo mami” a “ese es el zapato
de mami”, o de “ayer viní a la escuela” a “ayer vine a la escue-
la”? Hablando y escuchando. Los niños reciben cada día múltiples
demostraciones (modelos o ejemplos) del lenguaje hablado. De
allí la importancia de que los adultos se comuniquen con ellos en
diversas situaciones.

Al utilizar el lenguaje, los niños aprenden a pensar mejor porque


necesitan organizar sus ideas antes de expresarlas para que los
demás los comprendan. Avanzan muy rápidamente y van apren-
diendo a hablar con un lenguaje que adaptan según el contex-
to; por ejemplo, al interactuar con la familia usan un lenguaje

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 9 31/07/15 12:43


Cuando los niños
se relacionan con los demás a través de
juegos u otro tipo de experiencias, tienen
oportunidad de conversar, desarrollar
su atención y su imaginación, de probar

diferente del que utilizan cuando conversan con sus amigos en la


tienda o en los juegos (cambia el vocabulario, el tono, el lenguaje
corporal).

Los ejemplos mencionados, pero más aún lo que usted ve en sus


hijos, son evidencias de cómo los niños aprenden continuamen-
te y usan lo aprendido para actuar en su vida cotidiana. Eso les
permite reforzar lo que saben, adquirir más conocimientos y for-
talecer sus capacidades para pensar y comunicarse; para asumir
responsabilidades y realizar actividades de manera cada vez más
autónoma.

El juego y las relaciones con otros niños son importantes en su


aprendizaje. El niño puede jugar solo y, al hacerlo, alcanzar altos
niveles de concentración (recuerde los momentos en que ha visto
a su pequeño armando algún juguete, representando algún per-
sonaje de alguna historia que conoce y hablando como si fuera
él, reproduciendo acciones de la vida cotidiana y pláticas que ha
El juego y las escuchado en la familia), pero también puede jugar en pareja o
relaciones con otros con un grupo más amplio.
niños son importantes
en su aprendizaje. Cuando los niños se relacionan con los demás a través de jue-
gos u otro tipo de experiencias, tienen oportunidad de conver-
sar, desarrollar su atención y su imaginación, de probar distintas
maneras de hacer las cosas; de opinar, de tomar decisiones, de
cooperar. En suma, aprenden a ser parte de un grupo. En cam-
bio, cuando se enfrentan a situaciones en las que simplemente
escuchan y siguen instrucciones para realizar una determinada

10

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 10 01/12/14 15:36


distintas maneras de hacer
las cosas; de opinar, de tomar
decisiones, de cooperar.
En suma, aprenden a ser parte
de un grupo.

actividad, se limitan las posibilidades de que piensen, de comuni-


car sus ideas, de que tomen la iniciativa para buscar soluciones a
un problema.

¿Se ha dado cuenta de que su hijo de tres, cuatro o cinco años tie-
ne ideas interesantes sobre lo que observa que sucede a su alre-
dedor? Pruebe preguntándole, por ejemplo: ¿cómo crees que una
semilla se convierte en planta?, ¿cómo crees que eres por dentro?,
¿dónde crees que están las aves cuando no las vemos?
¿Se ha dado
Quienes se dedican a investigar cómo se desarrollan y aprenden cuenta de que su hijo de
los niños, afirman que desde muy pequeños construyen explica- tres, cuatro o cinco años
ciones de una manera similar a la utilizada por los científicos: tiene ideas interesantes
constantemente se preguntan, indagan y explican las cosas a sobre lo que observa
su manera. Con frecuencia los adultos consideran erróneas esas a su alrededor?
ideas (por ejemplo, hay niños que dicen que las piedras están
vivas porque no están muertas) porque no coinciden totalmente
con las “explicaciones adultas” sobre el mismo hecho, objeto o
conducta, y se apresuran a corregirlas. En lugar de corregirlos, es
mejor ayudarles a expresar sus ideas, ya que así se puede cono-
cer cómo piensan, aunque a veces haya cosas que no sabemos
cómo explicarles.

11

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 11 30/10/15 17:41


La escuela y las familias
en la educación de los pequeños

12

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 12 01/12/14 15:36


La transición del ambiente familiar al ambiente escolar

Cuando ingresan a la escuela, el círculo de convivencia de los ni-


ños se amplía más allá de su familia a sus compañeros, a su maes-
tra y a otros niños y adultos en un ambiente totalmente distinto
del de su casa.

Por ejemplo, imagine a su hijo, sus compañeros y maestra en el pa-


tio de la escuela, buscando y recolectando caracoles para conocer
cómo viven, identificando el espacio ideal para ubicarlos, discutien-
do sobre cómo los alimentarán y observando, conforme transcu-
rren los días, qué sucede en ese ambiente. Imagine sus reacciones
cuando descubren que nacen caracoles: ¿cuántos son?, ¿cómo son?,
¿qué tamaño tienen?, ¿qué comen?, ¿cómo los cuidan?

Realizada así, esta experiencia permite que los niños observen, se


concentren, reflexionen, hagan preguntas y elaboren explicaciones
sobre lo que sucede. Aunque esto mismo puedan realizarlo en casa
y con sus familias, al hacerlo en la escuela tienen la posibilidad de
compartirlo con compañeros de su misma edad, de escuchar las
preguntas y las explicaciones de otros, de hablar sobre ellas y con-
trastarlas, de colaborar y de apoyarse mientras realizan las activi-
dades. El intercambio de ideas que se produce entre ellos enriquece
sus experiencias de aprendizaje.

La maestra desempeña un papel muy importante en este perio-


do de transición para los niños, pues, a diferencia de los adultos
con quienes conviven en la familia, la educadora elige y prepara
las experiencias en las que participarán; organiza las activida-
des, los materiales y los espacios para que los niños aprendan; los
guía, los cuestiona para que expliquen qué piensan y se esfuercen
para que los demás entiendan qué dicen.

La educación de los niños es una tarea compartida. En la medida


en que la escuela y la familia colaboren haciendo lo que le toca a
cada quien, se lograrán mejores resultados en el aprendizaje y en
el desarrollo de los pequeños.

A continuación, se presentan sugerencias sobre lo que se puede


hacer en casa en la convivencia diaria, en las actividades que se
realizan en el tiempo libre de la familia y en la relación con la
escuela y con la maestra. No se trata de que las familias realicen
el trabajo que corresponde a la escuela, sino de que apoyen y
refuercen lo que los niños aprenden en las actividades escolares.

13

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 13 01/12/14 15:36


La convivencia en la familia

14

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 14 01/12/14 15:37


Los niños tienen derecho a expresar lo que sienten y piensan;
a tener una vida segura y saludable; a ser protegidos y defendidos
contra el abuso; a jugar, a divertirse y a aprender sobre cosas que
les beneficien; a ser tratados con respeto. Por eso, lo primero —y
lo más importante— es que las familias garanticen que los niños
crezcan en un ambiente sano donde se sientan seguros, respeta-
dos, amados, cuidados y atendidos.

Los niños aprenden de las experiencias que viven. Por eso no sobra
recordar que un ambiente de trato cordial, afectuoso y solidario en-
tre los integrantes de la familia es la base para su desarrollo sano y
equilibrado en los aspectos físico, intelectual y emocional. Este tipo
de convivencia les muestra, entre otras cosas, que los conflictos que
surgen en la convivencia diaria se resuelven a partir de conversar y
de llegar a acuerdos, y no mediante el maltrato físico o psicológico.

Evite el maltrato físico y psicológico

El maltrato físico o psicológico (que se presenta cuando se tra-


ta a alguien mediante palabras y gestos agresivos, de desprecio,
burla o humillación) son actos de violencia que generan graves
consecuencias en la vida de los niños. Por su tamaño, fuerza y
experiencia, los niños son seres vulnerables que no pueden defen-
derse o encontrar opciones para eludir las agresiones. Sufren en
el momento en que son lastimados, pero las consecuencias no ter-
minan ahí: las personas que son víctimas de maltrato se vuelven
temerosas, desconfiadas y —a veces— también agresivas. En los
niños, el miedo y la desconfianza hacia los demás hacen que se
inhiban impulsos naturales fundamentales como la curiosidad, el
habla o el juego: dejan de preguntar y de explorar, prefieren guar-
dar silencio cuando los adultos les hablan, difícilmente conversan
o juegan con otros niños; en consecuencia, se limitan sus posibili-
dades de aprendizaje y desarrollo personal. El maltrato deja una
huella difícil de borrar en los niños y sus secuelas permanecen
toda la vida.

Establezca relaciones igualitarias y justas

En la familia, los niños aprenden y asumen formas de ser, de sentir


y de actuar que son consideradas como femeninas o masculinas
por la sociedad. En el trato que se da entre los miembros de la fa-
milia, los niños —desde muy pequeños— empiezan a apropiarse
de ciertas ideas y formas de trato hacia los demás.

15

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 15 01/12/14 15:37


Si en una familia las tareas de la casa se asumen como respon-
sabilidad de las mujeres y los adultos varones no participan de
ellas, es muy probable que los niños aprendan ese comporta-
miento. Creerán que hacer la comida o limpiar la casa es “cosa
de mujeres” y se negarán a participar en esas actividades. En
este sentido, es muy importante comunicar a los niños, con he-
chos y palabras, que hombres y mujeres son seres humanos con
diferencias pero que comparten las mismas obligaciones y dere-
chos. Una manera de lograrlo es que las tareas y obligaciones
en casa —necesarias para el bienestar de toda la familia— se
repartan equitativamente entre los integrantes.

Cuando
se les involucra Involucre a los niños en las actividades
en conversaciones y conversaciones familiares
y actividades diarias
realizadas en familia, En muchas familias, los adultos involucran de manera natural a
los niños comprenden los pequeños en las actividades que se realizan en la casa: les
que su presencia prestan atención, escuchan y responden sus preguntas, platican
es importante para con ellos, los invitan a opinar y a participar en la toma de cier-
los demás (su mamá, tas decisiones. En otros casos —a veces sin darse cuenta— los
su papá, sus hermanos mantienen al margen de las actividades y conversaciones porque
u otros familiares), tienen la idea de que por el hecho de ser pequeños no entienden
y ello les da seguridad y lo que conversan y que, por lo tanto, no deben presenciar o par-
confianza en sí mismos. ticipar en las pláticas de los mayores, y deben limitarse a convivir
(jugar o platicar) con otros niños de su edad.

Cuando se les involucra en conversaciones y actividades diarias


realizadas en familia, los niños comprenden que su presencia es
importante para los demás (su mamá, su papá, sus hermanos u
otros familiares), y ello les da seguridad y confianza en sí mismos.
Además, esa participación propicia que aprendan muchas cosas:
escuchan palabras nuevas, se enteran de cosas vinculadas con
la convivencia social, conocen las causas de alegría o preocupa-
ción de sus familiares. Todo lo que observan, tocan y escuchan se
vuelve un detonador de preguntas y reflexiones, lo que favorece
que tengan un mayor dominio de su lenguaje oral y conocimien-
to del mundo que los rodea.

16

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 16 01/12/14 15:37


a los niños, con hechos
Es muy y palabras, que hombres y mujeres
importante son seres humanos con diferencias
pero que comparten las mismas
comunicar obligaciones y derechos.

El lenguaje oral es una de las principales herramientas para co-


municarnos con los pequeños. Hablando con ellos conocemos
qué piensan y sienten, qué les gusta y disgusta, qué les preocu-
pa, qué les interesa. Los motivos para entablar conversaciones
son muchos y es conveniente aprovecharlos para conocer qué
piensan y sienten, sus cambios, sus logros y sus temores. Así,
podrán tomar medidas oportunas para apoyarlos en su aprendi-
zaje y desarrollo, así como para protegerlos de los riesgos.

A veces, por necesidades de trabajo o por otros motivos, la mamá


o el papá no disponen de mucho tiempo para estar y convivir con
sus hijos. En estos casos es necesario aprovechar de la mejor ma-
nera el escaso tiempo para comunicar al niño, mediante hechos
y palabras, su afecto e interés por lo que hace, por lo que piensa,
por lo que siente. Escuchar sus relatos y preguntas, conversar en
forma tranquila y cariñosa con él, resolver sus necesidades o du-
das inmediatas, realizar alguna actividad juntos, son acciones que
ayudan a que los pequeños superen la angustia que les provoca la
ausencia prolongada de sus padres; así saben que siempre habrá Es necesario
un momento en el que pueden contar con ellos. Es conveniente aprovechar el escaso
también que los niños tengan conocimiento de las actividades tiempo para comunicar
que realizan los integrantes de la familia para que comprendan, al niño, mediante hechos
poco a poco, los motivos que les impiden convivir más tiempo. y palabras, su afecto e
interés por lo que hace,
por lo que piensa, por lo
Enseñe al niño a identificar zonas y actividades que siente.
que puedan representar un riesgo para su salud

Un alto porcentaje de los accidentes que sufren los niños —algu-


nos de graves consecuencias— suceden en la casa. Muchos de
ellos ocurren porque no se toman las medidas preventivas para
hacer de la casa un lugar seguro, y otros porque los niños no dis-
ponen de la atención suficiente por parte de los adultos o de con-
sejos o indicaciones para evitar acciones peligrosas.

17

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 17 31/07/15 12:43


Impulsados por su natural curiosidad y por su necesidad de movi-
miento, los niños observan y manipulan los objetos que llaman su
atención, lo cual es positivo porque les permite aprender sobre la
utilidad de ciertos utensilios e instrumentos; cuando ello no repre-
sente riesgos o pérdidas materiales es conveniente dejarlos que
manipulen objetos libremente, y siempre dialogar con ellos cuan-
do requieran la participación del adulto.

Pero en muchos casos, esa curiosidad puede representar riesgos


porque exploran sin prever las consecuencias; por ejemplo: manipu-
lar utensilios punzo-cortantes o la estufa y el fuego, tocar los con-
tactos de energía eléctrica o ingerir productos tóxicos. En estos
casos, además de la indicación de no tocar o manipular objetos
Es conveniente peligrosos (“no enciendas este aparato”, “evita hacer tal cosa”),
explicarles por qué algo es conveniente explicarles por qué algo representa un riesgo y sus
representa un riesgo y sus posibles consecuencias. Así, el pequeño entenderá las razones por
posibles consecuencias. las cuales debe ser precavido y aprenderá a cuidarse. La satisfac-
Así, el pequeño entenderá ción de su curiosidad puede lograrse si la exploración de objetos,
las razones por las cuales artefactos o lugares se realiza bajo la guía de un adulto.
debe ser precavido
y aprenderá a cuidarse.
La satisfacción de su Propicie oportunidades para la actividad física y el juego
curiosidad puede lograrse
si la exploración de El movimiento y el juego son necesidades naturales de los niños.
objetos, artefactos Cuando se realizan actividades físicas, los niños movilizan dis-
o lugares se realiza bajo tintas partes de su cuerpo y desarrollan su coordinación motriz,
la guía de un adulto. consumen la energía que el propio cuerpo genera y fortalecen
huesos y músculos. En cambio, cuando se mantienen pasivos, no
alcanzan la destreza motriz y la energía que genera el cuerpo se
acumula, lo que, combinado con la ingesta de alimentos altos en
azúcares y grasas, suele producir obesidad.

En otros tipos de juego los niños imaginan hechos y relaciones


entre personajes, simulan acciones que observan de los adultos,
“dan vida” a objetos diversos, inventan diálogos y acuerdan las re-
glas del juego con sus compañeros. Con todos los tipos de juego,
los niños se divierten y entretienen, lo cual es muy importante. Pe-
ro además, al jugar mejoran sus expresiones y aprenden nuevas
palabras, aprenden lo que se vale y lo que no se vale (es decir, las

18

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 18 30/10/15 17:45


reglas de los juegos, en ocasiones establecidas por ellos mismos),
y que pueden ganar o perder; deciden cómo actuar o qué decir en
cada momento y usan estrategias apropiadas al juego.

Es recomendable buscar opciones para que tengan oportunidad El movimiento


de moverse, correr, trepar, etcétera, así como de convivir con otros y el juego son necesidades
niños; y es muy importante que los padres, los hermanos u otros fa- naturales de los niños.
miliares jueguen con ellos; así se pueden tener gratos momentos de Cuando se realizan
convivencia familiar. Tome en cuenta que muchas veces las reglas actividades físicas los
no se aplican sólo para los juegos, sino que también se emplean niños movilizan distintas
para relacionarse con otras personas y en otras situaciones que en- partes de su cuerpo
frentan a diario. y desarrollan su
coordinación motriz,
La satisfacción de la necesidad física y de juego de los niños a consumen la energía
veces se limita porque los adultos consideran que jugar es per- que el propio cuerpo
der el tiempo y prefieren que hagan otras actividades, que a su genera y fortalecen
juicio son más provechosas, como hacer ejercicios de repetición huesos y músculos.
de letras o números. También sucede porque —sobre todo en las
ciudades— los espacios de la casa resultan insuficientes para que se
desplacen, brinquen, corran o jueguen con otros niños; porque los es-
pacios de la calle representan riesgos para su seguridad o porque
los adultos tienen poco tiempo libre para acompañar a los niños
en este tipo de actividades.

Evite que el niño pase mucho tiempo frente al televisor,


los videojuegos o la computadora; dé prioridad a la
convivencia familiar y al juego

Los medios de comunicación, particularmente la televisión, los vi-


deojuegos y la computadora, ocupan gran parte del tiempo libre
de las familias. A través de esos medios se difunde una amplia
variedad de programas: informativos, de difusión cultural y artís-
tica, de divulgación científica, programas humorísticos, de entre-
tenimiento simple o aquéllos donde predominan actos violentos
y criminales o escenas no aptas para el público infantil. Todo ello
acompañado casi siempre de muchos anuncios comerciales que
estimulan el consumo de productos no siempre necesarios, útiles
o benéficos para la salud.

19

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 19 30/10/15 17:45


Los medios de comunicación son parte importante del mundo so-
cial, y es conveniente que los niños desde pequeños aprendan a
distinguir y a reflexionar sobre los distintos tipos de mensajes que
emiten. De acuerdo con los programas que observan, los niños
aprenden diversas cosas: se enteran de la variedad de formas de
habla de nuestra propia lengua y de la existencia de otros idiomas;
conocen costumbres o modos de vida de personas de distintos pue-
blos y lugares, diversos escenarios naturales, creaciones artísticas.
Pero también pueden observar continuamente hechos violentos
Es importante y criminales, acciones de personajes tramposos y sin escrúpulos,
seleccionar los programas guiados solamente por la búsqueda del dinero, el poder o la sa-
de televisión y videojuegos tisfacción material como metas de vida, sin importar que dañen
a los que son expuestos a otras personas. Si los pequeños son expuestos continuamente a
los niños, comentar con programas o videojuegos con contenidos de este último tipo, pue-
ellos lo que ven y hablar den asumir —de manera casi imperceptible para los adultos— que
de las reacciones que les la violencia es una forma normal de las relaciones sociales o que se
provocan; ayudarles vale hacer trampa o hacer el mal para conseguir el beneficio propio.
a distinguir entre ficción
y realidad, subrayar Para evitar lo anterior, es importante seleccionar los programas o
aquello que se considera videojuegos a los que son expuestos los niños, comentar con ellos
positivo y condenar los lo que ven y hablar de las reacciones que les provocan; ayudarles a
hechos que atentan contra distinguir entre ficción y realidad, subrayar aquello que se conside-
la dignidad de los seres ra positivo y condenar los hechos que atentan contra la dignidad
humanos. de los seres humanos. No olvide que al pasar demasiado tiempo
frente al televisor los niños y su familia pierden oportunidades pa-
ra moverse, jugar, convivir y comunicarse, actividades vitales que
son imprescindibles para su sano y equilibrado desarrollo.

Estimule la responsabilidad y la disciplina;


reconozca los logros del niño y ayúdele a avanzar

En su afán por conocer el mundo que los rodea, los niños se pro-
ponen metas y, para ello, prueban y experimentan; no siempre
las logran en el primer intento, pero perseveran y generalmente las
alcanzan. Aprenden a caminar, a hablar, a controlar esfínteres o a
vestirse. El apoyo y el reconocimiento —o celebración de sus triun-
fos— por parte de los padres, siempre los alienta a avanzar, como
sucedió cuando estaban aprendiendo a hablar o a caminar.

20

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 20 30/10/15 17:45


Como parte de la educación de sus hijos, ustedes los adultos, les
encargan pequeñas tareas que tienen que ver generalmente con
el cuidado de su persona, de sus cosas, de los bienes comunes de
la casa o con el cumplimiento de ciertas reglas de convivencia;
por ejemplo, depositar la basura en su lugar, levantar los platos
después de comer, usar la palabra y no el llanto o los gritos para
comunicar algo. Eso es importante para que los niños aprendan
a asumir responsabilidades y a convivir cordialmente, aunque es
natural que no siempre logren realizar bien las tareas encarga-
das, porque ¡están aprendiendo! Su hijo necesita saber que sus
esfuerzos son tomados en cuenta; en sus intentos, aliéntelo, no lo
desanime; destaque lo que hace bien y estimúlelo para que siga
intentando. Es mejor reconocer lo que logra hacer en ese momen-
to que fijarse sólo en lo que le falta.

También es necesario que aprendan a respetar las reglas de con-


vivencia familiar y social. Para lograrlo es muy importante que
éstas siempre se apliquen de manera equitativa en todos los in-
tegrantes de la familia. Es muy difícil lograr que el niño asuma
ciertas reglas si observa que los demás, especialmente los adul-
tos, no las cumplen. Hay que recordar que el ejemplo es uno de
los mejores medios para formar actitudes y valores en los niños.

Su hijo que sus esfuerzos son tomados


en cuenta; en sus intentos, aliéntelo,
necesita no lo desanime; destaque lo que
saber hace bien y estimúlelo para que siga
intentando. Es mejor reconocer
lo que logra hacer en ese momento
que fijarse sólo en lo que le falta.

21

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 21 01/12/14 15:37


Experiencias para ampliar
el conocimiento sobre el mundo
social y natural

22

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 22 01/12/14 15:37


En la medida de sus posibilidades, por medio de algunas
actividades que se realicen en el tiempo libre de la familia, los
adultos pueden dar continuidad a experiencias importantes pa-
ra los niños: explorar libros y otros materiales impresos; observar
construcciones, artefactos, plantas y animales en su medio am-
biente, o comentar e indagar qué pasa con algunos fenómenos
naturales.

Impulse en su hijo el interés y el gusto por la lectura

La lectura y la escritura son herramientas básicas para desempe-


ñarse en casi todas las actividades del mundo actual; quien sabe
leer, puede entender instrucciones para hacer algo, revisar la do-
cumentación vinculada a sus obligaciones y derechos como ciu-
dadano; conocer las ideas de otros y saber que hay muchas que
son interesantes, aunque no con todas esté de acuerdo; distinguir
que alguien (uno mismo u otra persona) dice las cosas muy claras
y de manera adecuada.

Quien sabe leer y escribir también puede comunicar sus ideas y


sentimientos usando lápiz y papel o los medios de comunicación
—cada vez más accesibles— como la computadora e internet.
Quien sabe leer y escribir también tiene oportunidades para ente-
rarse de lo que ocurre en el país y en el mundo, y puede aprender
por su propia cuenta sobre los más diversos temas o recrearse.

La mejor manera de ayudar a los niños a aprender a leer es des-


pertar su interés por la lectura de libros y de otros materiales im-
presos. Los niños se interesan si observan que en casa los adultos
leen, comentan lo que leen y dedican tiempo —en lo posible,
diariamente— a leer para ellos: algún cuento o una noticia que
puede ser interesante. Algunas actividades que pueden hacer en
casa son las siguientes:

a) Lea en presencia del niño textos que sean de interés para usted.
Coméntele algo sobre lo que lee (“acabo de leer que hoy hará
más calor…”, “el periódico dice que el domingo habrá un paseo
en bicicleta y que cada vez son más las personas que usan este
medio de transporte”, “dicen que por cortar tantos árboles la tie-
rra se calienta más y más…”).

b) Lea en voz alta algunos letreros o anuncios dispuestos en las


calles que llamen su atención o la del niño. Muchas veces son
ellos quienes preguntan qué dice. ¡Aproveche esas ocasiones
para decirle “¿cómo dice?”!

23

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 23 31/07/15 12:48


c) Cuando la lectura de algún texto (puede ser un letrero o anun-
cio) le permita tomar una decisión, coméntelo; por ejemplo,
tomar un autobús y no otro porque hay un letrero que indica el
destino; buscar un lugar guiándose por el nombre de las calles;
preparar un platillo siguiendo las indicaciones de una receta
impresa o consultar algunos instructivos de los aparatos que
hay en casa.

d) Observen juntos libros o folletos con imágenes; pídale que di-


ga lo que cree que dice el texto, o algo relacionado con las
imágenes.

e) Procure que explore distintas publicaciones. Lea con su hijo


algo de alguna revista, carteles, cuentos o partes de libros
que puedan ser interesantes para él. Si en casa no tienen
libros, puede ir con su hijo a las bibliotecas públicas o solicitar
a la educadora alguno de la Biblioteca de Aula o de la Biblio-
Las personas que teca Escolar.
en casa leen cuentos a los
niños desde que son Las personas que en casa leen cuentos a los niños desde que son
muy pequeños despiertan muy pequeños despiertan en ellos la imaginación y el entusiasmo
en ellos la imaginación por usar los libros; después, con frecuencia los niños les piden: “lée-
y el entusiasmo por usar me este cuento”.
los libros; después, con
frecuencia los niños Así, los niños empiezan a acercarse a la lectura. También comen-
les piden: “léeme este zarán a reconocer palabras y letras en sus diferentes formas (una
cuento”. letra puede trazarse de muchas maneras). Con lo que observen y
hagan en la casa, además de lo que hacen en la escuela, llegará
el momento en el que aprenderán a leer.

Al igual que ocurre con la lectura, los niños aprenden a escribir


cuando tienen posibilidad de usar textos, de ver que otras perso-
nas escriben y de participar en intentos de escritura. Poco a poco,
descubrirán varias características de los textos: que son diferen-
tes y sirven para distintas cosas (no es igual una noticia que una
receta); la forma que tienen (un anuncio o propaganda es muy
diferente que un recibo de pago o un cuento); que están escritos
de izquierda a derecha, que se usan signos de puntuación o que
algunas letras son mayúsculas y otras minúsculas.

24

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 24 30/10/15 17:49


Mayor interés se despierta cuando observan continuamente a un
adulto escribir algo y éste explica por qué lo hace y qué dice lo que
escribe. Entonces puede ocurrir que tomen un lápiz y hagan marcas
o intentos de escritura en papelitos o cuadernos; la manera en que
apoye y motive los intentos del pequeño le ayudará a avanzar. Es
muy importante que le pregunte qué hizo, qué quiere decir lo que Cuando se presiona
trazó; si es posible, dele materiales para que escriba… Y, desde lue- a los niños para que
go, indíquele dónde puede hacerlo y dónde no. aprendan las letras,
las pronuncien en forma
Una persona escribe cuando tiene una idea que quiere recordar aislada, las tracen
o comunicar a otra(s) persona(s); esto es lo primero. Luego se or- o copien, generalmente
ganiza la idea para decirla por escrito, y se escogen las palabras se logran resultados
que sirven para tener la idea escrita más clara. Por eso se dice que desfavorables, porque
escribir es pensar, y no solamente dibujar o trazar letras. esas actividades no
ayudan de ninguna
Cuando se presiona a los niños para que aprendan las letras, las manera a entender
pronuncien en forma aislada, o las tracen o copien, generalmen- lo que escriben o leen.
te se logran resultados desfavorables, porque esas actividades no
ayudan de ninguna manera a entender lo que escriben o leen.
Pero el mayor problema es que, al hacerlo así, se forman la idea
de que la lectura y la escritura son tareas aburridas y fastidiosas;
no le hallan ningún sentido porque las letras no comunican ideas.
¿Qué significa para el niño “a” o “ma”, “me”, “mi”, “mo”, “mu”?
¡Nada!

Para apoyar a los niños en la escritura y en la lectura en casa,


puede hacer lo siguiente:

a) Escriba el nombre del niño y póngalo en algún lugar visible; él


puede intentar copiarlo o escribirlo (sin ver). Después, poco a
poco, haga lo mismo con el nombre de su mamá, su papá, sus
abuelos o sus hermanos, en su caso.

b) Los niños muestran mucho interés y ganas de escribir, aun-


que “no sepan hacer las letras”; es común que quieran escri-
bir los nombres de las personas que viven en su casa, o los de
los amigos de la escuela; dele oportunidades de hacerlo, pon-
ga a su alcance lápices o plumas, hojas de papel (puede ser
una pequeña libreta u hojas recicladas). Cuando han tenido

25

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 25 30/10/15 17:49


experiencias con médicos, también es común que jueguen al
doctor y escriban recetas, ¡hasta con firma!

c) Estos “juegos” con la escritura son una muestra muy importan-


te de que el pequeño está aprendiendo. Más adelante, cuando
ya pueda reconocer y trazar más claramente las diferencias
entre las letras, puede ser que las intercale con otros trazos;
para apoyarlo usted le puede decir, por ejemplo, que la pala-
bra que quiere escribir se escribe con alguna letra que identifi-
que muy bien (puede ser alguna de los nombres de la familia,
del nombre de la mascota, etcétera).

d) Pídale, de vez en cuando, que le dicte algo que quiera recor-


dar (un recado para otra persona, por ejemplo). Escríbalo y
lean juntos el texto escrito cuando se necesite. Conviene que
cuando usted lo lea, el niño esté presente; usted puede seña-
lar —algunas veces— dónde dice lo que va leyendo.

e) Anímelo también a escribir: puede ser un recado para alguien


(un familiar o la educadora), un mensaje de cumpleaños, una
lista de cosas que necesite hacer al día siguiente, una carta pa-
Los niños pequeños ra alguien que está lejos, cosas que se hacen para comunicar-
son naturalmente se con alguien más. Deje al niño que escriba como pueda; al
curiosos. Observan principio serán marcas que para usted tal vez no signifiquen
los objetos que tienen algo, pero para él sí. Poco a poco verá cómo va avanzando en
a su alrededor y piensan su comprensión y en lo que logra hacer por escrito.
sobre las cosas que usan.

Impulse al niño para que observe la naturaleza


y otras cosas de su entorno

Los niños pequeños son naturalmente curiosos. Observan los


objetos que tienen a su alrededor y piensan sobre las cosas que
usan. Casi todo lo que miran les asombra y les provoca preguntas:
¿qué tienen dentro?, ¿cómo suenan si los mueves o si “chocan”
con…?, ¿qué pasa si…?, ¿qué se puede hacer con ellas? Por eso
ven algunas cosas con mucha atención, las tocan y hacen pre-
guntas sobre ellas; cuando pueden las manipulan, las desarman
y ¡a veces las rompen! Sus preguntas pueden incluir el origen y el

26

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 26 30/10/15 17:49


funcionamiento de cosas y artefactos que se usan en su casa o en
otros espacios de la localidad: ¿de dónde viene lo que comemos?,
¿de dónde viene la ropa?, ¿cómo se hace un determinado objeto?,
¿por qué los carros se mueven o “corren”?, ¿por qué en este lugar
siempre hay mucha gente?

Si eso sucede con los objetos, su curiosidad por el mundo natu-


ral y social suele ser mayor. La naturaleza es asombrosa, revela
muchos secretos para el observador atento, y los niños pequeños
son así: descubren detalles que para un adulto pasan desaperci-
bidos, y con mucha frecuencia hacen preguntas sorprendentes:
¿qué come un insecto?, ¿cómo se forma la miel?, ¿por qué hay
flores de diferentes colores?, ¿por qué no se caen las estrellas? La curiosidad
Cuando algo les llama mucho la atención, después de escuchar es un motor poderoso
una o varias respuestas, continúan sus indagaciones, ponen a del aprendizaje, pero
prueba las explicaciones que elaboraron antes y se formulan no se sostiene por sí sola.
nuevas preguntas.

Sobre el mundo social ocurre algo similar. Cuando en distintos mo-


mentos y hechos de la vida diaria tienen oportunidad de convivir
o presenciar las relaciones entre distintas personas, escuchar lo
que platican y ver cómo se relacionan, descubren algunas diferen-
cias o semejanzas: la forma en la que visten, hablan e inclusive el
temperamento o forma de ser de cada uno; lo que acostumbran
comer, cómo hacen celebraciones. Así aprenden que las personas
somos diferentes en varios aspectos y parecidas en muchos otros.
También descubren la existencia de relaciones de apoyo y cariño
entre algunas personas, o de desacuerdo y conflicto entre otras;
por ejemplo, pueden preguntar: ¿por qué estás enojada(o)?

La curiosidad es un motor poderoso del aprendizaje, pero no se


sostiene por sí sola. Cuando los niños no tienen oportunidades
para observar y explorar el mundo natural y social, o cuando los
adultos que conviven con ellos no hacen caso a sus preguntas u
opiniones, la curiosidad se debilita y al paso del tiempo puede
desaparecer. Es importante aprovechar todas las oportunidades
para que observe y explore con cosas o seres del mundo natural,
cuando ello no represente riesgos o pérdidas materiales.

27

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 27 01/12/14 15:37


Los niños preguntan
sobre muchos temas en diferentes
momentos. En cierta edad abundan
los ¿por qué? No siempre los adultos
tienen respuestas para todas

Aproveche todas las oportunidades para que el pequeño entre en


contacto con el mundo natural. Estas oportunidades pueden pre-
sentarse cuando caminan de su casa a la escuela, cuando viajan
a otros lugares o transitan por cualquier calle del pueblo o ciudad
donde viven o visitan parques y jardines; siempre que sea posible
permítale que explore libremente, ya sea solo o en compañía de
otros niños, cuidando siempre su seguridad.

Comente sobre fenómenos naturales que ocurren ocasionalmente


(eclipses, granizadas, temblores, tormentas) y de los cuales los ni-
ños se enteran porque ocurren en el lugar donde viven o a través
de los medios de comunicación. Conversar al respecto con el pe-
queño le ayudará a usted a conocer sus inquietudes y a ampliar
sus explicaciones.

Tome en serio las explicaciones que da el niño sobre algún he-


cho o fenómeno y ayúdele a clarificar sus ideas. Las explicacio-
nes que dan los niños a ciertos hechos o fenómenos tienen su
propia lógica. En lugar de descalificarlas o rechazarlas es mejor
escucharlas, hacerle preguntas para que las explique mejor (¿por
qué crees que es así?, ¿y entonces…?) y contarle lo que usted sabe
Las explicaciones al respecto. Ellos continuarán sus indagaciones si perciben que lo
que dan los niños a ciertos que dicen es tomado en cuenta y tienen oportunidad de escuchar
hechos o fenómenos varias opiniones al respecto.
tienen su propia lógica;
en lugar de descalificarlas Aproveche sus preguntas para dialogar y para apoyar el desarrollo
o rechazarlas es mejor de su imaginación. Los niños preguntan sobre muchos temas en
escucharlas. diferentes momentos. En cierta edad abundan los ¿por qué? No
siempre los adultos tienen respuestas para todas sus preguntas

28

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 28 01/12/14 15:37


sus preguntas porque a veces
son muy complicadas. Es mejor
admitir que no se sabe la respuesta
que contestarle con un “porque sí”.

porque a veces son muy complicadas (véanse los ejemplos men-


cionados). Es mejor admitir que no sabe la respuesta que contes-
tarle con un “porque sí”. En esos casos anímelo a buscarla juntos:
recurran a otros adultos o dígale que le pregunte a su maestra;
cuando sea posible consulte alguna revista o libro. Además de Cuando
tratar de responder a las preguntas que hace su hijo es conve- sea posible, asista
niente que también usted le formule preguntas para despertar su a exposiciones, museos
imaginación: ¿cómo te gustaría que terminara el cuento, la película?, y presentaciones
¿qué te imaginas que hay en… la luna, el mar, lo más alto de una artísticas (de música,
montaña? baile, teatro) que existen
en muchos lugares,
Participe en actividades culturales de su localidad. Cuando sea po- algunas organizadas
sible, asista a exposiciones, museos y presentaciones artísticas (de especialmente
música, baile, teatro) que existen en muchos lugares, algunas or- para los pequeños.
ganizadas especialmente para los pequeños. Los paseos por el
pueblo o la ciudad también ofrecen oportunidades culturales: las
fiestas y tradiciones locales donde siempre hay música y baile, al-
gún edificio antiguo o moderno, los juguetes con los que jugaban
los abuelos, los viejos utensilios domésticos, pueden ser motivo de
conversación y recreo. Comente las reacciones de usted y aníme-
lo para que describa lo que observa, lo que le asombra, lo que le
gusta o disgusta.

29

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 29 01/12/14 15:37


La relación con la maestra
y con la escuela

30

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 30 01/12/14 15:37


El ingreso a la escuela es un cambio importante en la vida de
los pequeños. Para muchos es la primera ocasión en la que se
separan de su casa por varias horas y durante varios días a la
semana. A algunos niños este hecho les provoca ansiedad y te-
mor porque entran a un lugar desconocido con adultos y otros
niños que hasta ese momento también desconocen; otros viven
ese momento con tranquilidad o con alegría.

Las maestras procuran crear un ambiente agradable, con un trato


afectuoso para que sus alumnos superen angustias y aprendan a
convivir con los demás, de tal manera que vean la escuela como
un lugar seguro, placentero e interesante donde se respetan sus
derechos. Así, a los pocos días o semanas la mayoría de los niños
aceptan su estancia en la escuela y comienzan a tomarle gusto; a
otros es necesario convencerlos con firmeza y con paciencia de la
importancia de ir a la escuela.

Más allá de los primeros días, para apoyar de la mejor manera a


los niños en su aprendizaje y desarrollo, la colaboración entre la
escuela y la familia debe ser continua.

Procure que el niño no falte a la escuela

Cada vez que un niño falta a la escuela pierde oportunidades de


aprendizaje. Para lograr una meta, la maestra realiza diversas ac-
tividades: aprenden más quienes participan en todas y no sólo en
algunas. Además, para realizar una actividad es necesario —a ve-
ces— recordar lo hecho o comentado en días anteriores; por ejem-
plo, cuando la maestra pregunta: ¿recuerdan lo que hicimos ayer?
o ¿qué dijo Pedro cuando leímos este libro? En esos casos los niños
que faltan continuamente tienen menos posibilidades de partici-
par porque han perdido la secuencia de la actividad.

Cuando detecte que el niño tiene temor de asistir a la escuela,


dialogue con él y pregúntele de diversas maneras sobre la causa:
¿siente que no le hacen caso?, ¿alguien del grupo lo trata mal?,
¿recibió alguna llamada de atención de la maestra?, ¿hizo algo in-
correcto y teme algún regaño? Luego acuda a la escuela, informe
de la situación, escuche atentamente la información que también
le proporcione la maestra: así se encontrará una solución para
superar el problema.

31

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 31 01/12/14 15:37


Un niño que falta por simple capricho o porque en la familia le
conceden “un día de descanso” por cualquier motivo, le pierde res-
peto al quehacer escolar, y quizá participe con menos empeño en
La educación las actividades que demandan esfuerzo. La inasistencia es justifi-
de los niños es una tarea cada cuando el niño se enferma (más aún cuando se trata de algo
que se realiza en la casa contagioso) o cuando enfrenta algún problema familiar serio: en
y en la escuela, por tales casos no deje de comentarle a la maestra los motivos de la
lo que la educadora falta.
podrá hacer mejor
su tarea si dispone
de información sobre Mantenga comunicación continua con la educadora
sus alumnos. de su hijo y con las autoridades de la escuela

La educación de los niños es una tarea que se realiza en la casa


y en la escuela, por lo que la educadora podrá hacer mejor su
tarea si dispone de información sobre sus alumnos. Varias carac-
terísticas se detectan en la escuela rápidamente, pero otras son
difíciles de percibir: ¿cómo ve, oye y habla el niño?, ¿tiene alguna
afección que le impida realizar ciertas tareas, por ejemplo correr?,
¿algún suceso familiar le tiene triste o preocupado?, ¿necesita al-
gún cuidado especial?, ¿cómo es su carácter y temperamento?,
¿ha observado que es muy travieso y que con frecuencia empren-
de acciones riesgosas?, ¿tiene alguna afición que sería importante
aprovechar en la escuela?

Durante el transcurso del año escolar es importante que establez-


ca con la educadora algún momento para dialogar acerca de los
avances y dificultades que usted percibe en el aprendizaje del niño:
¿qué ya sabe hacer que antes no sabía?, ¿cómo ha mejorado su ex-
presión?, ¿qué le comenta de las actividades que realiza en la escue-
la?, ¿qué se le dificulta? La maestra le informará también sobre esos
avances y dificultades; además le sugerirá actividades a realizar en
casa o qué medidas tomar para apoyar el desarrollo y aprendizaje
de sus hijos.

En las relaciones entre personas es normal que surjan diferencias


de opinión, más aún cuando se comparte una tarea tan delicada
como es la educación de los pequeños, pues cada persona tie-
ne una idea acerca de lo que es importante enseñarles y cómo

32

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 32 01/12/14 15:37


hacerlo. Cuando usted tenga algún desacuerdo con el trabajo o la
forma de conducción de la maestra es conveniente que —antes
que descalificar o denostar la acción o forma de proceder— bus-
que el diálogo, exponga sus razones y escuche las de la maes-
tra; ésa es la vía para evitar que el niño sea sometido a dilemas
difíciles de resolver (¿a quién le hago caso?) y que le provocan
incertidumbre y confusión. Desde luego, eso no significa tolerar
acciones de maltrato físico o psicológico, pero es necesario dis-
tinguirlas de las llamadas de atención que a veces son necesarias
para mantener el orden en el quehacer escolar.

Demuestre interés por lo que el niño


hace en la escuela

Cuando los adultos de la familia muestran interés por lo que el ni-


ño hace en la escuela y por lo que aprende, contribuyen a afianzar
en él la idea de que asistir a la escuela y aprender es muy impor-
tante. Por eso conviene que diariamente dedique un momento
del día, así sea breve, para enterarse de cómo le fue y qué hizo
su pequeño en la escuela; en esa conversación ayúdele a que co-
mente algo más que “jugué” o “estudié”: ¿cómo se sintió?, ¿en qué
trabajaron o qué estudiaron?, ¿qué le gustó o disgustó de las ac-
tividades del día?, ¿qué le tocó hacer a él o a ella?, ¿a qué jugaron
y con quiénes jugó? En fin… al enterarse de cómo transcurre la
experiencia del niño en la escuela tendrá bases para apoyarlo(a)
y para dialogar con la maestra.

Apoye al niño en las tareas escolares,


pero no lo sustituya

De vez en cuando, la maestra encarga alguna actividad para ha-


cer en casa. Algunas tareas consisten en que un adulto converse
con el niño sobre algún tema, realice algún juego o visite un lugar
de interés.

Otras consisten en conseguir o preparar algún material que se


utilizará en clase, reunir cierta información sobre algún tema o

33

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 33 01/12/14 15:37


realizar algún ejercicio (un dibujo, un texto breve o modelos). Es
necesario subrayar que, en estos casos, se trata de que sea el pe-
queño quien realice la actividad; desde luego será necesario apo-
yarlo pero hay que evitar hacer la tarea por él.

Por ejemplo, si la tarea es identificar semejanzas y diferencias entre


distintos animales, conviene que observen esos animales en la calle
o en ilustraciones, vean en qué se parecen y en qué son diferen-
tes; si es necesario y posible leer algún texto, ayúdele con lectura
A veces con buena en voz alta; luego pida que escriba a su modo lo que le gustaría
intención (para que decir sobre el tema, escriba usted el texto en una hoja, y quizá
lleve un trabajo bonito) finalmente quieran dibujar lo que se dice en la escritura. Así se
o para ahorrar tiempo, verá que fue el niño quien trabajó y no solamente algún adulto; o
los adultos realizan la bien, si se trata de armar un rompecabezas, deje que el pequeño
actividad solicitada, los lo intente, que pruebe cómo colocar las piezas… Oriéntelo si es
niños llevan el trabajo necesario pero no arme usted el rompecabezas por él.
pero no se enteran de lo
que dice o representa. A veces con buena intención (para que lleve un trabajo bonito) o
De este modo —en lugar para ahorrar tiempo, los adultos realizan la actividad solicitada,
de ayudarles— se niega a los niños llevan el trabajo pero no se enteran de lo que dice o re-
los niños una oportunidad presenta. De este modo —en lugar de ayudarles— se niega a los
para aprender. niños una oportunidad para aprender. Cuando tenga dudas sobre
cómo ayudar a su hijo es conveniente que le pida orientación a la
maestra.

Participe en las reuniones o asambleas


de padres de familia

Con cierta frecuencia la escuela convoca a reuniones de padres


de familia para conversar sobre los avances de los pequeños o
sobre alguna acción escolar en la que se requiere su colaboración.
Su participación es muy importante, pues es ahí donde puede
dialogar con la maestra sobre el trabajo escolar, manifestar su re-
conocimiento por lo que se hace bien o plantear algún desacuer-
do. Mientras más colaboren los padres de familia con la escuela,
ésta tendrá mejores condiciones para educar a los niños que acu-
den a ella.

34

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 34 01/12/14 15:37


Notas

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 35 01/12/14 15:37


Notas

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 36 01/12/14 15:37


Notas

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 37 01/12/14 15:37


Notas

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 38 01/12/14 15:37


Notas

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 39 01/12/14 15:37


El Libro para las familias
se imprimió por encargo de la
Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos
en los talleres de
.;
con domicilio en,
Col. ,
Delegación,
C.P. , México, D. F.
en el mes de xxxx de xxxx
El tiraje fue de ejemplares

PREES-LIBRO-FAMILIA-P-01-40.indd 40 01/12/14 15:37