Vous êtes sur la page 1sur 1

Malthus: Ley de población

La ley de población de Malthus Creía que la población crecía en progresión geométrica (2,4,8),
mientras que los alimentos lo hacían en forma aritmética (1,2,3). O sea, la población crece más
rápido que la cantidad de alimentos que produce. Diferentes factores podían frenar el rápido
crecimiento de la población. Por un lado, estaban aquellos que aumentaban la tasa de mortalidad
(como la guerra y las hambrunas). Por otro, factores como la restricción moral que disminuían la
tasa de natalidad. Pensaba que se debía desalentar la procreación, y estaba en contra de la
beneficencia pública ya que creía que agravaban el problema.

En lo económico, a diferencia de Smith, defiende a las clases improductivas, dice que son
necesarias para lograr el equilibrio entre la oferta y la demanda

Sobre la base de una población mundial hipotética de 1000 millones de personas a principios del
siglo XIX y un medio de subsistencia adecuado para aquel tiempo, Malthus sugirió que existía la
posibilidad de que la población aumentara a 256 000 millones en el lapso de 200 años, pero que
los medios de subsistencia solo podían aumentar lo suficiente para alimentar a 9000 millones en el
nivel prevaleciente al comienzo del período. Por consiguiente, consideró que el aumento de la
población debía mantenerse en un nivel bajo en el que pudiera sostenerse mediante diversos
controles del crecimiento demográfico, que categorizaba como controles "preventivos" y
controles "positivos".

El principal control preventivo concebido por Malthus fue el de "restricción moral", que se vio
como una decisión deliberada por parte de los hombres de refrenarse de seguir el dictado de la
naturaleza de comprometerse afectivamente con una mujer en forma temprana, es decir, la
decisión de casarse a mayor edad que la habitual y solo cuando pudiesen sostener una familia. Se
previó que esto daría lugar a familias más pequeñas o probablemente a menos familias, pero
Malthus se opuso rotundamente al control de la natalidad dentro del matrimonio y no sugirió que
los padres intentaran limitar la cantidad de hijos concebidos después del matrimonio. Malthus era
claramente consiente de los problemas que podrían surgir a partir de la prolongación de la
soltería, como un aumento en la cantidad de nacimientos ilegítimos, pero consideró que
probablemente estos problemas fueran menos graves que los resultantes de la continuación del
rápido crecimiento poblacional.

Por otro lado, consideró a los controles positivos en el crecimiento de la población como cualquier
causa que contribuyera al acortamiento de la esperanza de vida. Incluía en esta categoría a las
condiciones de vida y trabajo deficientes que podían causar una baja resistencia a las
enfermedades, como también factores más obvios como las enfermedades en sí mismas, la guerra
y la hambruna.