Vous êtes sur la page 1sur 18

REALIDAD NACIONAL

FACULTAD DE INGENIERÍAS Y ARQUITECTURA


ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERÍA CIVIL
“AÑO DEL BUEN TRATO AL CIUDADANO”

REALIDAD NACIONAL Y GLOBALIZACION


MONOGRAFIA DE REALIDAD NACIONAL

 Presentado por el estudiante:

Castillo Miranda Paul Gudiel ,

 Docente:

Parra Argandoña Hamilton

Cusco – Perú
2017
INDICE
Introducción
Objetivos
Realidad Nacional
Diversidad cultural
Características de la diversidad
Realidad política
Realidad social
Realidad económica
Contexto Político y Social Peruano
Salud, Educación y Trabajo
Identidad cultural y Realidad Nacional
Racismo en el Perú
¿Qué significa realmente “CHOLO ”?
Conclusiones
Bibliografía
INTRODUCCION
Uno de Los problemas que hoy en día vivimos en un Perú que, si no es conformista y
mediocre en su totalidad, lo será si persistimos en continuar con políticas de corto y barato
plazo, políticas que visten un santo desvistiendo otro, políticas que sólo benefician a
algunos cuantos, es notorio ver esta realidad en el pueblo joven Nueva Alborada del
Distrito de Paucarpata se observa la asistencia de los pobladores al Puesto de Salud y su
situación económica es pobre y está compuesta por una familia numerosa lo cual
perjudica la canasta familiar.

La ciudadanía, aun obteniendo el apoyo social por parte del gobierno no aprovechan en
su verdadera dimensión dicho apoyo

Si lo aplicamos a nuestra realidad, podemos observar que hoy en día el "ciudadano"


peruano se preocupa más por defender sus derechos que por cumplir con sus deberes,
causal por supuesto de decremento de la persona. Si no aportamos y optimizamos
nuestros deberes, jamás podremos tener derecho de reclamar. Podríamos realizarnos la
siguiente pregunta: ¿aporto lo suficiente, para que el gobierno pueda darme lo justo?
Claro está que es una pregunta muy indirecta para la propia persona, pero nos ayuda a
darnos cuenta que la persona es la primera en cambiar y no el gobierno de turno. Todo
esto ha favorecido el individualismo, nadie se preocupa por el bien común, sólo pensamos
en nuestro bienestar, y por cierto, ¿qué bienestar obtenemos? cuando observamos que
nuestras ciudades se caen a pedazos en valores, y ni que hablar de la virtudes como ejes
de crecimiento personal y social.

Por otro lado, observamos que el peruano es una persona sin civismo, y esto da mucho
que pensar. El civismo comienza cuando todo lo que hacemos lo hacemos con una meta
en común, un crecimiento social en busca del bien común, si no podemos apreciar que se
acrecienta la brecha entre ricos y pobres.
OBJETIVOS

 Dar a conocer lo que significa Realidad Nacional.

 Exponer algunos conceptos de los problemas sociales más frecuentes.

 Interpretar las causas económicas más influentes en el Perú.

 Especificar la diversidad étnica que existe en el país


Realidad Nacional

La presencia del peruano de provincia en la vida nacional, no evidenciaba la real presencia


cultural y era notorio el desarraigo al que fue conminado por el Perú oficial.

Esto se convirtió en el segundo cocodrilo que trajo como consecuencia una carencia de
ideologías y de expresiones culturales propias del momento y que se perdieron en el
desinterés colectivo de la clase dominante.

Los contactos inevitables entre ambos han creado muchos cruces y mezclas propias de la
inevitable socialización.

Superado los tiempos de gobiernos militares, donde las políticas no habían ayudado a
formalizar una nación estable y equilibrada con algunas astillas partidarias que generaron
pocas maderas políticas y pensamientos que van desde el socialismo, pasan por el
comunismo y llegan hasta ahora dominante neo liberalismo. Esas decisiones mal
administradas como la reforma agraria, de las décadas de 60 y 70 o las diversas
estatizaciones y shock de emergencias para rescatar al país del caos económico han creado
una nación con muchas peculiaridades y problemáticas que ahora son eje de la sociedad
peruana y tendencias que se han desarrollado para el futuro del Perú.
Hasta ese momento el país había tenido grandes cambios y situaciones que marcaron su
porvenir, la conquista fue una, la emigración fue otra, estas acompañadas por guerras por
territorios que ya perdimos por todos los flancos llegando a ser la mitad de lo que éramos
como imperio en la era del Tahuantinsuyo.

Hoy en día se desea construir un estado sólido y moderno que sea capaz de satisfacer las
necesidades de un liderazgo que genere el cambio que el Perú necesita y para cambiar
todo esto primero debe "cambiar uno mismo" y pensar que es difícil cambiar una sociedad
podrida, eliminar la corrupción, la envidia y otros aspectos pero sin embargo aquellos que
entienden que los cambios importantes se pueden realizar con pocas personas las cuales
podrán discutir acerca de las ideas planteadas, analizaran las teorías y las confrontaran
con los hechos llevándoles a un nivel superior de reflexión que se reflejara en
conclusiones aproximadas acerca de la realidad.
La realidad nacional es la situación política, social, económica, cultural y deportiva que
vive cada nación o estado la cual puede ser vista de manera objetiva y subjetiva.

Viéndolo de manera Objetiva se puede decir que es una vista de lo que sucede o
efectivamente acontece en el estado sin tomar en cuenta la percepción del observador o
ciudadano.

En cambio, sí es de manera Subjetiva depender de la percepción que tiene cada


observador o ciudadano del acontecer de su país o nación.

“El verdadero nacionalismo es el estudio de esas realidades distintas. Esto tiene


palpitante importancia ante el prurito de implantación ciega de concepciones típicas
exóticas. La tiene también desde el punto de vista de la Historia porque en el Perú ella
es lo único que poseemos de común; todo lo que no emana de lo histórico es, en el Perú,
radicalmente heterogéneo.” (Basadre, 1931)

1. Diversidad Cultural en el Perú

La principal riqueza cultural del Perú radica en su diversidad. El Tahuantinsuyo o Imperio


de los Incas era un estado multiétnico, que aglutinaba un conjunto muy amplio de
curacazgos con lenguas, artes, costumbres, tecnologías, formas de organización y
vestimentas muy variadas. Eran todos, sin embargo, parte de lo que hoy se denomina
mundo andino. Hablar de un mundo andino implica una amplia diversidad interna, dentro
de la cual la historia y la cultura encuentran una cierta unidad.

La diversidad cultural en el Perú es importante para que todos los peruanos poco a poco
podamos construir una sociedad democrática, más equitativa, inclusiva y justa.
Esto nos da también; una oportunidad para hacer cumplir en nuestro país los derechos
humanos, la inclusión social, la justicia, etc.

Debemos entender que esta diversidad no es "problema" para el "desarrollo" del país, el
problema no es la diversidad cultural; el verdadero problema son las personas que no
aceptan la diversidad cultural.

“En la orgía de la época independiente, vuestros antepasados bebieron el vino jeneroso


i dejaron las heces. Siendo superiores a vuestros padres, tendréis derecho para escribir
el bochornoso epitafio de una generación que se va, manchada con la guerra civil de
medio siglo, con la quiebra fraudulenta i con la mutilación del territorio nacional.

Si en estos momentos fuera oportuno recordar vergüenzas i renovar dolores, no


acusaríamos a unos ni disculparíamos a otros. ¿Quién puede arrojar la primera
piedra?

La mano brutal de Chile despedazó nuestra carne i machacó nuestros huesos; pero los
verdaderos vencedores, las armas del enemigo, fueron nuestra ignorancia i nuestro
espíritu de servidumbre.” (Prada, 1888)

a. Características de la Diversidad Cultural


 La diversidad cultural es un componente indispensable para reducir la
pobreza y alcanzar la meta del desarrollo.
 La principal riqueza cultural del Perú radica en su diversidad
 Significa aprender a convivir de una mejor manera promoviendo la
sensibilización sobre la relación fundamental entre la cultura y el desarrollo
y las formas de comunicación en esta relación.

2. Realidad Política

La palabra política designa siempre un sector social de la realidad humana. Expresiones


como filosofía política, ciencia política son acepciones para designar el ámbito o las
disciplinas que se dedican o se ocupan de su conocimiento. La política como realidad
humana, supone ante todo la existencia de seres humanos, que viven en una interacción
constante (relación de mando y obediencia).

Sin seres humanos que conviven, no hay política, pero no toda convivencia humana no
es convivencia política, aunque sin sistema político - con sus integrantes de actividad
política y relación política- no hay convivencia humana organizada y persistente. Este es
el supuesto básico para que pueda haber lazos no políticos de convivencia. La realidad
política, la cual dependen todas las relaciones humanas, es: múltiple, polifacética,
variable, simbólica y multirrelacionada (por lo tanto, compleja e indivisa). Además,
existiendo una realidad variable.
“La recomposición social de fines del siglo XVIII y la emergencia del caudillismo se
expresó en una pugna entre “Conservadores” y “liberales”. Ambos propugnaban
formas contrapuestas de organización social y política. El problema era plantear la
necesidad de implantar el orden y la unidad de la república. Estos grupos dominantes
reeditaron la conquista española sobre la población indígena. Por más que se
generaron oportunidades para la inversión en el país, como emisión de bonos,
empréstitos y otros, inversión en ferrocarriles, etc., no existía un plan de desarrollo, y
es así que: la herencia colonial traducida de manera cristalina en una falta de identidad
nacional de la población campesina e indígena con los sectores dominantes” (Cotler,
1987)

3. Realidad Social

Es distinta de la cognitiva biológica o individual, y consiste en las tendencias socialmente


aceptadas en una comunidad. Algunos estudiosos, como John Searle, creen que la realidad
social puede ser establecida separadamente de la de cualquier individuo o de la ecología
circundante (a diferencia de las opiniones de la psicología perceptiva, incluyendo las de
J. J. Gibson, y las teorías económicas más ecológicas).

El principio mejor conocido de la realidad social es "la gran mentira", que dice que una
mentira exagerada convence más fácilmente a la gente que una mentira realista.

“Un simple análisis demuestra que, mayoritariamente, los hombres del gobierno o eran
muy poderosos económicamente o tenían relación con los gamonales. No faltaban los
senadores que no solamente eran los representantes de su departamento, sino los
dueños del mismo. Valiéndose de todos estos medios, los gamonales lograban que el
gobierno estuviese siempre dispuesto a defender sus intereses. Contra esta situación,
combatían, pese a sus limitaciones, La Integridad, la Asociación Pro-Indígena y los
grupos indigenistas del Cusco. Nosotros, en contacto con el indígena, estudiando sus
condiciones de vida y luchando también contra el centralismo. Ellos, desde la misma
sede del gobierno, denunciando los atropellos que se cometían en las zonas alejadas.”
(Valcarcel, 1981)
4. Realidad Económica

La economía del Perú es un reflejo de su variada geografía - un litoral árido, la Cordillera


de los Andes más al interior, y la selva Amazónica que se extiende hasta la frontera con
Colombia y Brasil. El país tiene abundantes recursos minerales en las regiones de
montaña, y su litoral es rico en pescado. Tradicionalmente, el país se ha basado
tradicionalmente en la explotación, procesamiento y exportación de recursos naturales,
principalmente mineros, agrícolas y pesqueros. No obstante, en los últimos años se
observa una muy importante diversificación y un notable crecimiento en sectores como
agroindustria, servicios e industrias ligeras, con importante valor agregado.

La mayoría de los peruanos vivían de la explotación, transformación y exportación de los


recursos naturales, de la agricultura y de los servicios. Las políticas de industrialización
realizados en los 50, 60 y sobre todo los 70, basados en la sustitución de importaciones,
tuvieron un efecto poco notable. La fuerte crisis económica de finales de los 80, agudizó
aún más los problemas, hasta la aplicación de una drástica política de apertura neoliberal
y corrección de las cuentas fiscales en los 90, lo cual ha permitido el despegue económico
del país.

“-¿Por qué haces siempre así? –le preguntó una sora a un obrero que tenía el oficio
de aceitar grúas.
-Es para levantar la cangalla.
-¿Y para qué levantas la cangalla?
-Para limpiar la veta y dejar libre el metal.
-¿Y qué vas a hacer con el metal?
-¿A ti no te gusta tener dinero? ¡Qué indio tan bruto!” (Vallejo, 1957)

a. Contexto Político y Social Peruano

La profundización de la crisis económica y social del Perú caracteriza en términos


generales la situación de nuestro país en las últimas décadas. Para 1993 la pobreza
absoluta alcanzó al 49.5% de la población, es decir casi la mitad de los peruanos
"sobrevivían" sin satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, vivienda,
educación y trabajo.
En 1994 la Tercera Encuesta Nacional sobre Medición de los niveles de vida arrojó que
el 49.6% de la población no alcanzaba a cubrir el valor total de la Canasta Familiar Básica,
siendo que el 20% de dicha población percibe ingresos inferiores a los requerimientos
alimenticios.

Según algunas investigaciones el Perú tiene una de las distribuciones más desiguales de
ingreso en América Latina, que no ha variado significativamente en las últimas décadas,
el 20% de la población más pobre percibe menos del 5% del ingreso nacional, mientras
que el 10% más rico retiene el 40% del ingreso nacional.

El nivel de desempleo es creciente, en la Capital (Lima Metropolitana), el desempleo


llegó al 10% en 1993, siendo mayor que el registrado en 1992 (9.4%) y el que se dio entre
1985 y 1990 que era del 6.6%. Según el Informe Anual 1992 de la UNICEF la tasa de
mortalidad infantil (entre 0 - 5 años), era de 92 por mil, en el año 1994 la tasa seguía
siendo una de las más altas, solamente superada por Bolivia y Haití en América; el mismo
informe señala que el 36.5% de los niños en el mismo rango de edades sufren de
malnutrición crónica, según el I Censo Nacional de Talla de Escolares (realizado por la
UNICEF y el Ministerio de Educación) registró que el 48% de la población escolar sufre
de algún grado de desnutrición crónica.

En el año 1993 murieron en el Perú 37,000 niños de enfermedades curables como el tétano
y la diarrea, según los datos difundidos por esta entidad internacional. Las enfermedades
infectocontagiosas constituyen una de las principales causas de muerte, el cólera se
establece en forma endémica en el país, se incrementan alarmantemente el número de
enfermos de tuberculosis y malaria que fueron más de 80,000 casos solamente en 1994.

La falta de atención del Estado a los problemas de la salud es significativa, el gasto


público alcanza apenas a $12 dólares per capita anuales, la mercantilización de los
servicios de atención pública es una política que se profundiza diariamente.

El nivel de analfabetismo fue registrado por el Censo de 1993 en 13% de la población


mayor de 15 años, comparativamente a la situación registrada por el Censo de 1980,
durante ese período la reducción del analfabetismo fue de 15 mil personas, lo que da un
ritmo que deja abierta la posibilidad de que recién en el año 3,400 se supere dicho
problema.

Pese a la inauguración propagandística de colegios (algunos con centros computacionales


en lugares del país donde no existe ni fluido eléctrico) la deserción escolar y la
inasistencia es igual al nivel que se tenía en 1980, la política del Estado pretende
insistentemente trasladar esa obligación hacia las autoridades locales buscando dar un
paso en la privatización de este servicio. En la actualidad se considera oficialmente que
en el Perú 12.000.000 viven en situación de pobreza, 4.000.000 viven en extrema pobreza.

5. Salud, Educación y Trabajo

Pero cuando digo salud: no debe esperar que un hospital que opera con herramientas de
albañilería se queje en la TV para que recién el ministró envié los equipos de cirugía.
“La noche había llegado y empezó a nevar. La habitación de Benites tenía la puerta de
entrada y la ventanilla herméticamente cerradas. La señora tapó las rendijas con
trapos, para evitar las rachas de aire. Una vela de esperma ardía y ponía toques tristes
y amarillos en los ángulos de los objetos y en la cama del paciente. Según éste se
moviese o cambiase de postura, movido por la fiebre, las sombras palpitaban ya breves,
ya largas, truncas o encontradas, en los planos de su rostro cejijunto y entre las
almohadas y las sábanas” (Vallejo, 1957)

Pero cuando digo educación: no es que al profesor le suban el sueldo de un día a otro,
sino de hacer gastos en capacitación del profesor, ya que un buen profesor con
conocimientos puede ayudar al desarrollo de los jóvenes.

“Mi generación estaba formada por una juventud entusiasta y con elementos
intelectuales valiosos que se dio con una realidad universi-taria francamente
decepcionante. La Universidad cusqueña era aún una institución colonial, con un
cuerpo docente incompetente y ruti-nario, y gobernada por un grupo reducido de
personajes que se repar-tían los cargos impidiendo el acceso de elementos jóvenes y
renova-dores. Imperaba el más descarado nepotismo, con un rector como el Dr. Eliseo
Araujo, personaje político que había sido diputado y ejer- cía altas funciones como la
fiscalía de la Corte Superior, quien había hecho de la Universidad su propio feudo,
nombrando catedrático a su hijo, a sus sobrinos de apellido Zaldívar y a su capellán”
(Valcarcel, 1981)

Pero cuando digo trabajo: no es de subir el sueldo mínimo de un día para otro, ya que esto
genera desorden en el mercado laboral, si no de ver que el ministerio de trabajo tenga más
supervisores laborales y vea si las empresas cumplen con sus trabajadores. Ejemplo: CTS,
vacaciones, contratos.

A ningún ministro no le importa eso, pero usted no debe quedarse con los brazos cruzados
al decir la economía está bien, pero en cuanto a la sociedad no diga que no es su tema.

6. Identidad Cultural Y Realidad Nacional

Entendemos por identidad el sentirse uno mismo, el actuar como uno es, sentirse bien al
hacerlo, y al relacionarse con las personas que conviven con nosotros. Hoy los problemas
que nos afectan son el individualismo y el colocar el yo por encima de la sociedad,
igualmente la masificación del abuso cultural vía la imitación de valores que no son
nuestros pero que nos han hecho sentir y creer que son superiores a los que nosotros
tenemos y que heredamos de nuestros antepasados.

Al referirnos a la cultura, estamos hablando de la forma como se manifiesta el hombre en


su sociedad, como se ven se sienten y piensan sin entrar en conflicto. Y como esta requiere
de cierto periodo de tiempo para desarrollarse, puede comprender algunas generaciones
que involucran a nuestros antepasados, pudiendo tener en algunos casos hasta un
componente racial. En todo caso se expresa a través del lenguaje, su religiosidad o
cosmogonía, sus valores morales, formas de interpretar la naturaleza y como relacionarse
con ella, sus costumbres, ciencia y tecnología.

En el caso nuestro, nos estamos refiriendo por lo menos a 100 siglos de cultura o 10,000
años, y que es aceptado por la ciencia oficial, y de los cuales solo cinco siglos, algo más
de 500 años corresponden a la presencia occidental en nuestro continente; sin embargo,
esa es la predominante al ejercer el control del estado y toda su estructura.

“Para el primer caso, supone la posibilidad de generar espacios para que cada cultura
tenga la posibilidad de ejercer sus derechos culturales, transmitiendo sus saberes,
tradiciones y prácticas culturales. plantean que se trata de asumir positivamente la
diversidad cultural, de generar formas y canales para entablar un diálogo horizontal
que permita reconocer las influencias mutuas en el espacio de convivencia y aceptar
que el intercambio cultural es un proceso abierto que genera constantemente nuevas
formas de expresión y organización.” (Fuller., 2002)

7. Racismo en el Perú

No solo se da por el color de la piel, sino que también involucra el aspecto cultural, aquella
cultura que lograron desarrollar nuestros abuelos. Se da también en la lengua madre, en
la comida, en nuestra vestimenta, que son marginados por este racismo; lo cuál genera
problemas y conflictos que muchas veces hacen daño a ambas partes.

Es por eso que cuando un joven andino llega a la costa, rápidamente adopta costumbres
culturales que le son ajenas, las que muchas veces chocan violentamente con su forma de
ser y de sentir. Si no quiere sentirse marginado o segregado, las acepta y buscará mostrar
a su nuevo entorno, que rechaza a su cultura madre. Así terminan siendo más occidentales
que los del propio lugar.

Hace algunos años, un director del instituto nacional de Cultura en Ica, me manifestaba a
modo personal, que el Perú necesitaba urgentemente un Hitler para que haga con los
“serranos” lo mismo que hizo con los judíos, vale decir: exterminarnos. Que tal
afirmación fuera expresada por una autoridad cultural nos da una clara idea del racismo
imperante en el país.

Pero el problema es mucho mayor, se nos ha hecho aceptar como algo natural conceptos
que en vez de ayudar a fortalecer nuestra cultura nos agraden y humillan, aunque a fuerza
de escucharlos repetitivamente ya no reaccionamos ante su significado. Una muestra de
ello lo tenemos en la palabra “Cholo”. Cholo es una palabra que fue usada
despectivamente por los españoles para humillarnos, para ofendernos. Con el tiempo, al
ser usada para señalar un sector grande de la población del país, fue aceptada y se le trato
de dar un carácter distinto: mostrarla como un peruanismo que identificaba a un segmento
muy grande de la población peruana de origen andino. A partir de allí se deriva la palabra
“Cholito” que podría ser una palabra de cariño, y ya no necesariamente despectiva;
buscando limpiarla, maquillarla y que se acercara como algo que nos identifica.
“El carácter individualista de la legislación de la República ha favorecido,
incuestionablemente, la absorción de la propiedad indígena por el latifundismo. La
situación del indio, a este respecto, estaba contemplada con mayor realismo por la
legislación española. Pero la reforma jurídica no tiene más valor práctico que la
reforma administrativa, frente a un feudalismo intacto en su estructura económica. La
apropiación de la mayor parte de la propiedad comunal e individual indígena está ya
cumplida. La experiencia de todos los países que han salido de su evo feudal, nos
demuestra, por otra parte, que sin la disolución del feudo no ha podido funcionar, en
ninguna parte, un derecho liberal.” (Mariategui, 1928)

a. Que significa realmente CHOLO

Esa palabra que pretenden hacernos creer que es algo propio, que identifica a lo peruano.
No tiene raíz peruana, no es Aymara, no es Quechua y mucho menos Castellana. Cholo
es una palabra de origen Nicaragüense, totalmente ajena a nosotros, pero lo usaban
seriamente y se nos pretende hacer creer que nos unifica y de la cual debemos sentirnos
orgulloso. Los españoles después de llegar a Nicaragua y someterla, siguieron bajando al
sur hasta llegar a nuestros territorios; y aquí, a los hijos que les hicieron a nuestras abuelas,
la gran mayoría de las veces producto de abusos y violación; a esos hijos los llamaron
Cholos. Pero que significa realmente: En Nicaragua cuando una perra pare, los indios, a
las cría no le dicen cachorros sino Cholo, lo cual significa: hijo de perra.

Así fue como llamaron los españoles a los hijos que hicieron en nuestras abuelas. Por eso
dolía, por eso era ofensivo que nos dijeran cholos. Indio no nos ofendía, al contrario, nos
enorgullecía; era grandeza, era cultura y así nos defendíamos; pero Cholo era ofensa. Se
nos ha hecho creer igualmente que además somos mestizos, por la mezcla racial entre
blancos e indios o cobrizos, lo cual es otra terrible distorsión del significado de la palabra
y además una aberración. Mestizaje no es la mezcla de razas sino de especies: El caballo
con la burra da origen a la mula, la naranja con la mandarina dará origen al tangüelo. ¿Y
cual es la característica del producto de la reproducción? El ser híbridos, el no poder
reproducirse. Y eso es lo que se pretende hacernos creer que somos nosotros: Híbridos.
Y es a través de dicha distorsión, que se nos introdujo un contrabando cultural altamente
perjudicial para un proyecto como país:
El Perú encuentra un pasado estigmatizado, un presente ciego al legado cultural y un
futuro incierto, donde nuestra única tabla de salvación sería reescribir nuestra historia,
retornar a nuestras raíces, recoger lo positivo del choque cultural que se dio con occidente,
y a partir de allí, avanzar como país.

“Por ese entonces la etnología alcanzaba notables progresos en Inglaterra, Alemania,


Estados Unidos y Francia, dejaba de ser la "ciencia de las razas" y sentaba nuevas
bases para el estudio del hombre y sus obras. Su enfoque, al ser más amplio que el de
la historia tradicional, consideraba a toda una cultura y no al individuo como objeto
de estudio. Durante años había predominado la orientación evolucionista, pero surgían
corrientes, como la escuela histórico-cultural y el funcionalismo, que criticaban a
quienes solamente tomaban en cuenta la evolución como elemento clave para
interpretar la vida social.” (Valcarcel, 1981)
CONCLUCIONES
 Se dio a conocer los problemas sociales teniendo encuentran las diferencias socio-

culturales y perspectiva más objetiva de cada problema social.

 Se expresó todos los gastos económicos que se dieron en el país en los últimos años

y un balance en el cual podríamos mejorar.

 Definimos lo que es realidad nacional e interpretamos su definición de acuerdo al

punto de vista de país como de cada persona.


Bibliografía
Basadre, J. (1931). Peru: Problema y Posibilidad. Lima: E. Rosay.

Cotler, J. (1987). Estado, Clase y Nacion en el Peru. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.

Mariategui, J. C. (1928). 7 Ensayos de Interpretación de la Realidad Peruana. Lima: Biblioteca


Amauta.

N., Fuller. (2002). Interculturalidad y política: desafíos y posibilidades. Lima: Instituto de


Estudios Peruanos.

Prada, M. G. (1888). Discurso en el Politeama. Tacna.

Valcarcel, L. E. (1981). Memorias. Lima: Horacio Urteaga .

Vallejo, C. (1957). Tubgsteno. Lima: Cenit.