Vous êtes sur la page 1sur 9

Un Caso Específico de Manejo Conductual en el Contexto Familiar

Se presenta el caso de una madre que reporta como motivo de la consulta el hecho de
que su hijo de 13 años tiene problemas académicos. Después de analizar la información,
se determina que en la dinámica familiar existe un inadecuado manejo conductual de
contingencias con respecto al niño. Se desarrolla un proceso de intervención para eliminar
cuatro conductas inadecuadas (flojera, rebeldía, desinterés y no cooperativo) del niño.
Utilizando estrategias de manejo conductual de contingencias lleva a esas conductas a un
nivel de frecuencia de cero.

QUEJA
Se presenta en el área de psicología clínica de la C.U.S.I. la señora "M", el motivo de
consulta es que su hijo "O", presenta bajo rendimiento escolar, lo cual es motivo de
constantes conflictos con él, con su esposo y con algunos familiares.

CARACTERISTICAS DEMOGRAFICAS
La señora "M" leva 14 años de casada, tiene 31 años, su esposo tiene 36 años. Nivel
socioeconómico medio-bajo. Estudió solamente la primaria, tiene dos hijos: "O" de 13
años (cursa el primer año de secundaria) y; "L" de 14 años (segundo año de secundaria).

DESARROLLO DE LA PROBLEMATICA
La señora manifiesta que con su hija "L" no existe ningún problema porque, ella lleva
buenas calificaciones en la escuela y no tiene problemas de conducta en la casa.
Refiere que desde que "O" era pequeño se privaba, es decir que le hacía falta el aire cada
que lloraba por no lograr lo que quería, y por lo tanto, la mayoría de las veces le daban lo
que él pretendía.
La señora reporta que "O" ha pasado por 3 periodos de exámenes y de las 11 materias
que lleva sólo ha pasado 4.
También menciona que a últimas fechas "O" ha tenido un comportamiento rebelde y
agresivo ya que antes no le replicaba ni le respondía.
Menciona que a pesar de éste comportamiento ella es condescendiente con sus hijos "ya
que no los quiere tratar como a ella la trataron".

Así mismo, reporta que a últimas fechas el niño ha tomado dinero que no le pertenece, su
actitud ante esta situación fue muy agresiva ya que lo golpeo, esto lo hecho varias veces.
Por otra parte, reporta que los castigos impuestos por ella son levantados por su esposo.
Cuando se entrevistó al matrimonio en conjunto, señalaron básicamente que siempre se
han preocupado por atender adecuadamente a sus hijos, por ejemplo, continuamente los
llevan al médico, les compran lo necesario para la escuela, o como en el caso de "O" lo
llevan a cursos de regularización, para que vaya mejor en la escuela. A pesar de esto, se
reprochan constantemente el que no han sabido "ser buenos padres".

La información que "O" manifiesta, es que quiere cambiar y ya no ser tan flojo, "echarle
ganas" y "no ser como su padre", quien es chofer.

Reporta llevarse bien con su hermana, al igual que con sus padres, sin embargo, muestra
cierta preferencia hacia su padre pues con él convive más, ya que cuando puede, su papá
lo lleva a trabajar con él, en cambio con su madre hay poca relación, ya que ella lo regaña
más, lo apura en las tareas, lo levanta para irse a la escuela, y lo manda constantemente
a hacer cosas.

Dentro de su contexto se encuentra el que viven en un sólo terreno en el cual se


encuentra una familia extensa, cada uno vive en su cuarto y la relación de "O" con ellos
no es buena ya que le reprochan el que no estudie y el que lleve bajas calificaciones.

ASPECTOS RELEVANTES

El esposo comparte la opinión de que lo mejor es ser condescendiente con los hijos y
evitar los malos tratos. La madre no quiere tratar a sus hijos como los tratan sus
familiares.

Ella le ayuda o realiza todas las actividades que le corresponden a su hijo y en ocasiones
lo ha golpeado y castigado, es decir, lo ayuda y lo castiga al mismo tiempo.

Piensa que: a) no ha sabido ser buena madre (no ha sabido educar a su hijo); b) no debe
dar malos tratos a sus hijos (debido quizá al trato que ella recibió durante su infancia por
parte de su padre y no quiere seguir ese patrón).

Lo antes mencionado ha posibilitado la emisión de ciertas conductas inadecuadas de su


hijo (bajo rendimiento escolar, desobediencia en cualquier tarea).

De esta forma, lo anterior ha traído como consecuencias que la señora se reproches a sí


misma, piense que está mal lo que está haciendo y quiere cambiar.
Continuos reproches de familiares, amigos, profesores, en general, de personas que
conocen la situación los cuales les dicen que no han sabido ser lo suficientemente
drásticos con "O", por lo cual ella se siente mal.

ANALISIS

Se considera que la señora presenta una conducta inadecuada de sobreprotección hacia


su hijo, ya que efectúa las actividades que a él le corresponden, además que el manejo
de contingencias no es el adecuado (los castigos que le impone no son los adecuados).

Con base en la información recabada, se deduce que la sobreprotección y el mal manejo


de contingencias hacia "O" trae como consecuencia las conductas inadecuadas de éste.
(bajo rendimiento escolar, desobediencia en tareas domésticas), esta situación se
mantiene además por el hecho de que el esposo no coopera y levanta los castigos.

HIPOTESIS DE TRABAJO

Si los padres manejan adecuadamente las contingencias, entonces la conducta


inadecuada de "O" decrementará. Por lo tanto, la alternativa es proporcionar habilidades a
los padres para un buen manejo de contingencias.

OBJETIVO GENERAL

Los padres adquieran habilidades del manejo conductual de contingencias para que "O"
realice por sí mismo las actividades que le correspondan. Recordando que el manejo
conductual, son todas aquellas acciones e incluso inacciones conscientes, en las que los
padres se involucran para aumentar la probabilidad de que los niños desarrollen
conductas efectivas que sean en lo personal autosatisfactorias, productivas y socialmente
aceptables. (Walker y Shea, 1987).

OBJETIVOS ESPECIFICOS
La madre no realizará las actividades que le correspondan a "O" con el fin de que él las
realice por sí mismo.
Los padres aprenderán a clasificar y registrar las conductas apropiadas e inapropiadas de
"O".
Los padres aprenderán a registrar la conducta inadecuada, con el fin de que identifiquen
cuando esta decrementa o aumenta, y lo que determina esto.
Los padres reforzarán (de manera social, de acción y material) las actividades adecuadas
que realice "O" por si mismo, con el fin de que estas incrementen.
Las contingencias serán impuestas y decididas por ambos padres y estas serán
respetadas, por ambos padres.
Los castigos serán aplicados en el momento en que se presenta la conducta inapropiada,
y se le explicará a "O", el porqué, con el fin de que identifique las causas y consecuencias
de su conducta.
La madre se comprometerá mediante un contrato por escrito a no realizar las actividades
(escolares y domesticas) que le correspondan a su hijo.
EVALUACION
Entrevistas de evaluación y diagnóstico.

Registros de ocurrencia en donde se cuantificaba la frecuencia de cada conducta


inapropiado, después la frecuencia de conductas apropiadas, así como sus antecedentes
y consecuentes.

PROCEDIMIENTO

Por cuestiones del trabajo y ocupación del esposo (no se podía contar con el en la
mayoría de las sesiones), se dirigió el procedimiento al trabajo que haría la señora con su
familia, informándole al señor de lo que se trataba el tratamiento y tratando de que
estuviera de acuerdo con lo que se iba a hacer, para así de esta forma, que al menos no
interfiriera con lo que se iba a estar realizando

La intervención se llevó acabo en 4 fases que consistieron en lo siguiente:

Fase 1. Definir y especificación de conductas.


Se le explicó a la señora las implicaciones para definir una conducta y se retomaron
ejemplos de la vida cotidiana apoyándose en rotafolios.

Se le pidió que definiera las conductas que quería cambiar, para lo cual, se le dieron las
siguientes instrucciones; "Piensen en un día cotidiano con su hijo y defina las conductas
que desea cambiar".

Se analizaron las respuestas y se le retroalimentó. Se identificaron las conductas que se


querían modificar y este fue el criterio para pasar a la siguiente fase.

Fase 2. Adquisición de Habilidades para registrar la conducta inadecuada, con el fin de


que identifiquen cuando esta decrementando o incrementando.

Se le explicó la forma en que llevaría a acabo el registro, el cual contenía la primer


conducta (flojera) a modificar en un intervalo de 12 horas en la que identificaron la
frecuencia de la conducta inadecuada y adecuada por día y total por semana.

Se les asigno una tarea a ambos padres que consistió en que debían registrar en un
intervalo de 12 horas una conducta inapropiada (de las ya definidas) con el fin de
observar si se manejo adecuadamente el registro.

Fase 3. Definición de los tipos de reforzadores.

Explicar las consecuencias de la conducta humana y los programas comunes de


reforzamiento. Se le explicó la función de los reforzadores en la modificación de conducta,
con el apoyo de rotafolios que contenían ejemplos de los diferentes reforzadores (social,
acción y material), extrapolándolos a su situación familiar.

Se le pidió que identificara los reforzadores que podría emplear con "O" y que lo
entregaran por escrito. Se hicieron comentarios sobre el escrito que entregaron los padres
y se les retroalimentó dando otros ejemplos.

Fase 4. Manejo de estrategias para incrementar y decrementar conductas, por medio de


la explicación, descripción y uso de técnicas de modelamiento, moldeamiento y contratos
de contingencia, economía de fichas, extinción, tiempo fuera y reforzamiento de
conductas incompatibles. Se les explicó la función y característica de cada uno de estas
estrategias.

Se utilizó un sistema de puntos, conjuntamente con dinero (2 pesos, después de alcanzar


cierta cantidad de puntos al día), aunado con la posibilidad de que él eligiera ver la T.V. o
salir a jugar. Finalmente, los padres, lo recompensaban alabándolo al término del día por
las cosas que había hecho bien, y le entregaban su dinero si había alcanzado la meta. Al
final de la semana, si había sido una semana en la que "O" hubiera alcanzado las metas
establecidas, se le daba a elegir entre ir todos al cine o al parque o dónde él quisiera, o
jugar algún juego de mesa o ponerse a platicar toda la familia.

Durante 10 días se uso el proceso anterior, después se fueron retirando paulatinamente


los reforzadores materiales, así mismo incrementándose los sociales, hasta retirar
completamente los primeros.

Cada una de las fases se estructuró con los siguientes elementos: explicación; discusión
demostración (con modelamiento, moldeamiento y juego de roles); y realización de la
actividad específica para cada fase.

RESULTADOS

De los resultados obtenidos se observó que desde la primera sesión observamos


disponibilidad por parte de los padres (a pesar de que el señor no podía asistir en todas
las sesiones por su trabajo), así como de "O", lo cual se corroboro en aspectos como
puntualidad, entrega de tareas y participación durante el desarrollo de la terapia.

Para llevar acabo la intervención clínica, se realizaron 15 sesiones divididas de la


siguiente manera: 5 sesiones de entrevista (2 con la señora, 1 con el señor, 1 con "O", 1
con ambos padres), 10 sesiones de intervención (2 sesiones para cada una de las tres
primeras fases, 4 para la última fase), el señor también asistío a la primera sesión de la
última fase.

Durante la primera fase surgieron las conductas que se querían cambiar, tales como:
flojera, desinterés, inconformidad y no cooperación (ver cuadro 1).
Cuadro 1. DEFINICION DE CONDUCTAS Y RESPUESTAS ESPERADAS

CONDUCTA A MODIFICAR RESPUESTA ESPERADA


Flojera. Levantarse tarde, no querer realizar Que se despierte temprano sin esperar
actividades como ir a la tienda o quehaceres que su madre se lo indique
doméstico.

Rebeldía e Inconformidad. Comportamiento rebelde Que realice las tareas que se le


y agresivo que se caracteriza por cuestionar todo, encomiendan sin molestarse y sin
responder de mala manera (v.g. gritos, insultos), cuestionar todo.
manifestar que se le pida su opinión para todo.

Desinterés. No concluir cualquier actividad desde el Que mantenga interés en una


juego hasta actividades escolares determinada tarea hasta concluirla.

No Cooperación. Conducta poco participativa, Que participe y contribuya en las


colaborativa o que no contribuye a en las tareas actividades domésticas.
domésticas.

En la segunda fase, los registros mostraron que la conducta de flojera se presentaba


diario, varias veces al día, por ejemplo; a) el levantarse tarde, era la primer situación de
conflicto, porque tenían que estar apurando a "O" para que se despertara con tiempo para
asearse y desayunar antes de irse a la escuela, de 10 días, ocho no le dio tiempo de
desayunar por levantarse tarde; b) el que lo mandaran a hacer cosas, tuvo un promedio
de 8 veces al día, de las cuales, realizaba 7, a regañadientes.

El comportamiento rebelde y agresivo, se presentó en promedio 14 veces al día, en el


mismo período de 10 días. El 50% de los episodios conllevaron el hecho de que la madre
terminaba golpeando al niño.

El desinterés se presentó básicamente en las actividades y tareas escolares, en promedio


después de 7 minutos (el rango iba de 1 a 13 minutos) de haberlas iniciado, interrumpía o
abandonaba la actividad, para retomarla después de la insistencia, regaños y castigos de
la madre.

La conducta no cooperativa, también se presentaba diario, con un promedio de 8


episodios al día, todos involucraban conflicto por el constante enfrentamiento.

Durante la fase siguiente, la señora mostró atención cuando se le explicó la función de los
reforzadores en la modificación de conducta, así mencionó y entregó por escrito lo que
utilizaron como reforzadores de "O": consumo de algunos productos "chatarra" (pastelitos,
dulces, helados), actividades que incluyeran a toda la familia (v.g. ir al circo, ir al parque o
al cine), realización de actividades (asistir a los boy scouts, salir a jugar, ver la T.V.) y algo
que le sorprendió mucho a los padres fue que "O" les reportará que sentía muy bien
cuando ellos platicaban con él y tenían una mayor comunicación.

En la última fase, los padres mostraron atención cuando se les explico la forma en que
llevarían acabo el registro, hicieron preguntas como: ¿Cada cuando se llevaría y quién
debía registrar? a lo cual se les dio respuesta diciéndoles que se llevaría acabo toda la
semana y si las respuestas eran positivas se les reforzara también de manera positiva,
utilizando los reforzadores ya elegidos. Así mismo se les explico que la madre por el
hecho de estar todo el día sería la que llevaría el registro, aunque también podría opinar
el padre.

Cuando se implemento el procedimiento de intervención, la conducta de despertarse tarde


se presento 4 ocasiones en la primera semana, dos en la segunda, y 1 en la tercera
semana. El cumplimiento de mandados sin presiones se presento se presento en
promedio 3 veces al día durante la primer semana, subió a 5 en la segunda, y totalmente
en la tercera.

El comportamiento rebelde bajo a la mitad la primera y segunda semana, bajo a dos la


tercer semana.

En la conducta de desinterés se presento algo curioso, en el sentido de que los dos


primeros días se aumento el tiempo de interrupción o abandono de la tarea (a 20
minutos), pero se volvía a lo mismo del regaño para que volviera a realizarla. Entonces la
madre habló con el niño le comento que el asunto no era que durará más tiempo, sino que
la meta era terminar la actividad o tarea. A partir de aquí, en el resto de la semana inicial ,
solo hubo dos veces en se interrumpió la tarea, en la segunda y tercera semana una.

En la conducta cooperativa se noto un efecto dramático, ya que a partir del segundo día
de aplicación de las contingencias, el niño participó y colaboró en las actividades
domésticas.

Al terminar el tratamiento, la señora reportó que algunos aspectos y conceptos se le


habían olvidado o no los tenía muy claros, entonces se pensó y estructuró un breve
manual que incluyó los elementos más importantes del manejo conductual, de tal forma
que esto le sirviera a la señora cuando lo necesitara.
Después de dos meses de seguimiento, los cambios se seguían manteniendo e incluso la
señora reportaba que algunas cosas las había puesto en práctica con su esposo y con su
hija y que le estaban dando buenos resultados.

CONCLUSION Y DISCUSION

Lo primero que hay que resaltar es el hecho de la gran disponibilidad de la familia (a


pesar de que el señor no asistió a todas las sesiones), todos cooperaron, y el señor apoyo
todo lo que hacía su esposa, sin interferir con el tratamiento.

Como se observo en el transcurso del proceso terapéutico, la queja inicial cambio por
problemas de conducta en el hogar, en los cuales obviamente estaban circunscritos
algunos aspectos de hábitos de estudio para llevar a cabo ciertas actividades escolares.

Ya que surgió esto, se penso en trabajar más a fondo con los hábitos de estudio de "O",
pero ya no se pudo realizar, ya que los padres empezaron a notar cambios positivos en la
conducta de su hijo, considerando que con lo logrado hasta el momento era suficiente.

La actitud de esta familia durante el tratamiento, se enmarca en lo que Walker y Shea


(1987), mencionan al respecto, "los padres de un niño con problemas son en primer lugar
y ante todo seres humanos y como tales, reaccionan como individuos ante los problemas
de un ser amado. Su reacción particular está en gran parte determinada por sus
características personales, experiencias en la vida, educación y entrenamiento,
expectativas, circunstancias socioeconómicas, entre otras variables" (p. 146). Así, las
reacciones de los padres se verán influidas por las características del niño y el problema
específico que se trate.

Este caso en sólo uno de tanto ejemplos, de una estrategia terapéutica dirigida a los
padres en sus esfuerzos por lograr una interacción efectiva con el niño y manejar su
conducta.