Vous êtes sur la page 1sur 15

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR


PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR
INSTITUTO UNIVERSITARIO POLITECNICO
“SANTIAGO MARIÑO”
EXTENCIÓN COL - SEDE CIUDAD OJEDA

Roca de reservorio

Nombre: Jimmy cabrera


c.i: 23865824
Rocas Reservorios
El reservorio o recipiente de petróleo es aquella porción de roca que contiene el
yacimiento. Se puede decir que la localización de cada yacimiento petrolífero y
gasífero es el resultado de un complejo de condiciones geológicas
interrelacionadas. Casi todos los reservorios se encuentran en rocas
sedimentarias no metamórficas y la mayor parte de ellos en areniscas, calizas y
dolomitas.

Areniscas

Son una forma de arena endurecida, en algunas areniscas casi todos los granos
son de cuarzo, con poco cemento o sin él. Pueden variar desde la limpia y bien
lavada arenisca cuarzosa, a través de todas las combinaciones que se producen
por agregados de limos y arcillas (areniscas "arcillosa", "limosa", "sucias"), de
carbonates (areniscas calcáreas, y dolomíticas), de sílice (arenas silíceas o
cuarcítica, tobácea), y de feldespatos, micas y fragmentos de roca (arcosa,
redepósito granítico, grauvaca). Los agregados pueden darse como constituyentes
primarios, como matriz o como cemento, y las variaciones en composición pueden
ser locales o regionalmente uniformes

Las areniscas cuarzosas limpias, uniformes y continuas pueden haberse formado


por la erosión de otras areniscas, o pueden consistir en material que ha sido
transportado a gran distancia de la fuente, o que puede haber estado sometido a
fuertes olas y a la acción de la corriente durante la deposición, todo lo cual
contribuye a una perfecta selección y a una textura uniforme.

Las areniscas que contienen abundantes feldespatos, micas y otros silicatos o


arcilla o pedernal, derivan probablemente de rocas ígneas y metamórficas, de
lutitas que no han sido meteorizadas profundamente, o de lutitas y arcillas; el
material puede haber sido transportado sólo cortas distancias o puede haber sido
depositado en condiciones tan variables como las que pueden prevalecer en
deltas y llanuras aluviales. Las arenas limpias y uniformes que aparecen en
grandes áreas ininterrumpidamente son llamadas areniscas continuas o mantos
arenosos; las que contienen mucha arcilla, lutita u otras impurezas, son llamadas
arenas limosas o sucias y, si también contienen fragmentos de otras rocas,
grauvacas.

La arenisca es una roca permeable que tiene porosidad primaria. La porosidad


primaria está determinada por la distribución y la forma de los poros, su grado de
interconexión y su distribución en la roca sedimentaria. La porosidad primaria de
una roca depende en gran medida de la naturaleza del empaquetamiento, que
depende a su vez de la uniformidad o falta de uniformidad del tamaño de los
granos. Si todos los granos de una arenisca fuesen esferas perfectas de tamaño
uniforme, la porosidad varía entre 47.6%, si las esferas estuvieran empaquetadas
en forma de cubo 25,9% y si las esferas estuvieran empaquetadas en forma de
romboedro 36.7%.

De ésta forma, una arenisca compuesta de granos igualmente redondeados


grandes tendrán la misma porosidad que una arenisca compuesta de granos
uniformemente redondeados y pequeños, si ambas tienen el mismo tipo de
empaquetamiento.

Calizas

Es una roca sedimentaria formada por al menos un 50% de Calcio, muy


abundante en la naturaleza, pudiendo estar acompañada de algo de Dolomita,
aragonito y siderita.

Las calizas son por lo general duras y compactas (se rayan con un cuchillo), y en
frío dan efervescencia (desprendimiento burbujeante del CO2). Contienen
frecuentemente fósiles, por lo que son de importancia en estratigrafía. Tanto por
su origen como por su estructura pueden diferenciarse varios tipos: la de origen
orgánico formada por acumulaciones de restos calizos de seres vivos (conchas de
moluscos, caparazones de foraminíferos, esqueletos de corales, etc.); de origen
detrítico, resultado de la acumulación y compactación de barros calizos, y de
origen químico, formada por la precipitación de carbonato cálcico (CO3Ca).

Al igual que las dolomitas presentan también una porosidad secundaria ya


explicada anteriormente, estas presentan una buena porosidad y permeabilidad
pero en menor grado que las areniscas.

Las calizas son por lo general de color gris azuloso pero las hay también blancas y
de otras coloraciones. En las calizas se pueden formar grandes cavernas que
actúan como conductos internos del agua subterránea, las cuales pueden conducir
cantidades importantes de agua de un sitio a otro y facilitar la infiltración general.

Diagénesis
Son todos aquellos cambios físicos, químicos y bioquímicos que ocurren en los
sedimentos ya que es la etapa final del ciclo sedimentario en la que una vez
depositados los materiales sufren una alteración que provoca, generalmente, su
compactación. La diagénesis puede reducir la porosidad y la permeabilidad o
puede incrementarlas.

Sus efectos en la sedimentación:

El grado de alteración diagenética de los componentes minerales y la asociación


de la materia orgánica en depósitos sedimentarios, está en función directa con el
rango de sedimentación.

Los controles en la sedimentación y el grado de alteración de la materia orgánica


durante la diagénesis estarán en función directa con la intensidad de generación
de hidrocarburos. Por ejemplo, si existe un bajo rango de sedimentación no
pueden esperarse grandes acumulaciones de aceite o de gas.

Proceso de la diagénesis
Compactación: Es la reducción de volumen del sedimento, (ya sea detritos,
minerales, alquímico u ortoquímico). Se refiere a los procesos químicos o
mecánicos que son provocados por la sobrecarga de los sedimentos durante el
sepultamiento y el incremento de la presión y la temperatura. También reduce los
espacios porosos, resultado de la desecación y reducción de volumen de los
espesores acumulados
Cementación: Relleno de espacios porosos de origen primario o secundario. Es
uno de los cambios diagenéticos más comunes y produce la rigidez de un
sedimento, uniendo a las partículas unas con otras.

La cementación puede ocurrir simultáneamente con la sedimentación, o bien el


cemento puede ser introducido en un tiempo posterior. Los materiales
cementantes más comunes son: Dolomita MgCa(CO3)2, Calcita (CaCO3), o
Aragonita (CaCO3), Sílice (SiO2), Óxidos de hierro (Fe2O3), Siderita (FeCO3).
Recristalización: Son cambios en el tamaño de los cristales, la forma y la
orientación sin cambios en la mineralogía.

Reemplazamiento: Remplaza un mineral a otro como dolomita por calcita. El


nuevo mineral se desarrolla en el espacio ocupado por el original, sin cambio de
volumen, y puede tomar la forma del mineral reemplazado (pseudomorfo).
Anhidrita por yeso producto de la deshidratación

Feldespato por caolinita

Serpentina por olivino

Cuarzo por calcita

Disolución (solución diferencial): Son procesos de disolución selectiva dentro


del sedimento, como elementos constitutivos particulares o a lo largo de los planos
de estratificación.
Disolución de aragonito en olitas

Autigénesis: Es el desarrollo de nuevos minerales o sobre crecimientos dentro de


un sedimento

Los cambios diagenéticos son importantes porque pueden modificar


considerablemente las propiedades originales de los sedimentos, es decir,
afectan:

· la composición

· la textura

· y en ciertos casos las estructuras primarias de los sedimentos

De la misma manera, los eventos diagenéticos perturban a la porosidad y


permeabilidad de los sedimentos alterando el potencial de los mismos como
receptáculos de agua, gas y aceite.
Control de la diagénesis sobre la calidad de las areniscas
como rocas almacenadoras
El potencial de una arenisca para producir hidrocarburos como roca reservorio,
está estrechamente relacionado con su historia diagénetica, la cual a su vez
dependerá de la composición inicial de dicha roca. Los principales factores que
determinan la historia diagénetica de una arenisca, son el tiempo de exposición a
las diferentes condiciones de presión, temperatura y química del fluido de poro.
Estos factores a su vez son determinantes en la historia de un reservorio.

Para los geólogos petroleros es de gran importancia el hecho que, cada rasgo
diagenético producido por el soterramiento y levantamiento de una arenisca
originalmente porosa y permeable, afecta su calidad como reservorio. Además, en
los trabajos de ingeniería de areniscas reservorios, la estimulación de pozos y
tratamientos de completación deben tomar en consideración los conjuntos
diagenéticos presentes en las rocas, pues es importante el conocimiento de ello
para escoger el tipo de fluido a usar en dichos pozos y obtener un máximo de
optimización en la producción de hidrocarburos de los mismos.

Es pues, el conocimiento de las leyes de distribución de petróleo y gas en la


corteza terrestre es esencial para la elaboración de principios científicos para la
exploración y explotación de estos recursos. La solución de numerosos problemas
encontrados durante la exploración y explotación, no serán afortunadas o no será
óptima, sin un análisis detallado y completo de su historia geológica, incluyendo la
diagenética.

Los indicadores favorables que deben considerarse además de la existencia de


condiciones adecuadas para la acumulación de petróleo y gas son los siguientes:

1. Existencia de rocas fuente en la secuencia.

2. Desarrollo de trampas estructurales y/o estratigráficas.

3. Presencia de poros y “colectores” permeables.

Para Cant (1986), la diagénesis no solo puede ser un agente importante en el


entrampamiento de los hidrocarburos a través de la formación de nuevos
reservorios por la generación de porosidades secundarias, sino que además
puede contribuir en la generación de sellos de procesos de cementación, logrando
así, que las areniscas retengan grandes columnas de hidrocarburos. De acuerdo
con este autor, para la formación de trampas diagenéticas se requiere que una
parte de la unidad arenisca reaccione diferente a la otra.

Esto puede ocurrir o ser causado por:


1. La mineralogía detrítica, resultante de diferencias en el tamaño de las partículas
o en los controles del ambiente de depositación.

2. Mineralogía diagenética temprana, principalmente controlada por el ambiente de


depositación.

3. Historia de soterramiento, incluido por movimientos estructurales.

4. Contenido de fluido, hidrocarburo o saturación de agua.

Cada uno de los factores, permite diferencias en la porosidad y permeabilidad de


las areniscas, suficientes para formar reservorios y sellos.

Los yacimientos que producen reservorios de areniscas son más que los de
cualquier otra roca tomada aisladamente. Sin embargo, la producción total y las
reservas finales son probablemente menores que las de los reservorios
carbonáticos.

La disolución, la redeposición y la recristalización pueden llegar a ser procesos


importantes en las rocas que contienen materiales solubles, en especial en
areniscas que contienen mucha calcita o dolomita, o en rocas que consisten
principalmente en esos minerales, como puede ocurrir.

Factores que determinan la calidad de una roca


reservorio
Para Pittman (1979), en el estudio de una roca reservorio, es de gran importancia
la determinación de la “geometría del poro”, es decir, su tamaño, forma y
distribución, ya que esto influye en el tipo, cantidad y velocidad de producción del
fluido. Otros factores como la viscosidad del fluido, también tiene un papel
importante.

La geometría de los poros e incluso los tipos de porosidad, cambian con la


diagénesis, ejemplo, macroporosidades pueden transformarse en
microporosidades, pueden disolverse minerales para originar espacios vacios y las
porosidades pueden ser parciales o totalmente ocluidas por precipitación de
minerales. Por lo tanto, es de gran importancia tener conocimiento de la geometría
de los poros dentro de un reservorio, pues tienen un gran control en el tipo,
cantidad y velocidad del fluido producido.

De acuerdo con este investigador cualquier tipo de porosidad en una arenisca,


puede bajo ciertas condiciones determinar o convertir a dicha roca en un
reservorio de hidrocarburo.
Presión de un yacimiento: La solubilidad el gas en el crudo es función de la
presión. Se obtiene un aumento general la producción cuando la presión inicial es
menor. Cuando la presión es más alta la curva de solubilidad alcanza un máximo
al final debido a que se ha liberado una gran cantidad de gas para producir un
barril de petróleo. Gran parte de la energía del yacimiento se desperdicia en la
formación de canales de flujo de gas. La baja recuperación cuando la presión
inicial es alta también se debe a una mayor contracción de petróleo al pasar a
condiciones normales

Temperatura del yacimiento: La temperatura está en función de la profundidad.


Mientras más profundo esté el yacimiento, mayor la temperatura. El gradiente de
presión es de 1 °C por cada 30 metros de profundidad.

Porosidad de un reservorio: La porosidad junto con la permeabilidad es la


propiedad física más importante de un reservorio. La porosidad del reservorio son
los espacios o cavidades de una roca, lo que esta propiedad nos permite
almacenar el fluido en la misma.

Permeabilidad de un reservorio: La permeabilidad es la medida de la capacidad


de una roca de transmitir fluidos. Son los espacios porosos interconectados de
una roca. Esta propiedad es muy importante ya que en un reservorio la
permeabilidad de una roca nos permite tener mayor recuperación por la fluidez de
la misma.

Viscosidad de los crudos: La viscosidad de los crudos representa su


característica de fluidez. Los crudos extrapesados son más viscosos que los
pesados. Los pesados más viscosos que los medianos. Los medianos más
viscosos que los livianos. Los livianos y condensados son los más fluidos. Otro
índice de apreciación de la fluidez de los crudos es la gravedad °API, que mientras
más alta sea indica más fluidez.

Son muy importantes también la viscosidad (μ) del petróleo y la presión. En el


laboratorio, la determinación de permeabilidades vertical y horizontal se hace
utilizando especímenes de núcleos, debidamente cortados y limpiados, que se
introducen en un tipo de permeámetro seleccionado. Datos de perfiles y pruebas
directas de presión de fondo y de producción pueden ser utilizadas para obtener
valores de permeabilidad. Como podrá apreciarse, la magnitud universal de la
permeabilidad de un estrato o formación debe obtenerse de un muestreo
estadístico de laboratorio y de campo para lograr la mayor aproximación real
posible

Rata y método de inyección de gas: La manera de inyectar gas se toma en


cuenta principalmente para mantener la presión del yacimiento. Una rata
exagerada permite que no haya equilibrio y por ende la producción se verá
afectada
Ratas de producción de los fluidos y caída de presión: Un alto caudal trae
como consecuencia una alta presión diferencial lo que impide el establecimiento
de equilibrio en la vaporización quedando el petróleo sobresaturado de gas lo que
causa histéresis de vaporización y la consecuente pérdida de recobro

Gradiente de la saturación de gas en procesos de inyección: Al inyectar gas,


éste no se dispersa uniformemente en el yacimiento sino que forma un gradiente
de saturación, siendo la saturación de líquido mayor en la vecindad del pozo
productor. Si este gradiente es muy alto perjudica el recobro de petróleo

Volatilidad del crudo: Cuando el crudo es de alta volatilidad, las proporciones


relativas de líquido y vapor no son las mismas a condiciones de superficie y
yacimiento. A mayor volatilidad menor recobro por la formación de bancos de gas.

Procesos que destruyen la calidad de las areniscas como


rocas Reservorios: Cementación, Minerales de arcillas,
compactación
Los principales factores que actúan destruyendo la calidad de una arenisca como
reservorio, son la precipitación de cementos, la compactación, la presión-solución,
y la presencia de minerales de arcillas autigénicos bien sea su origen precipitado,
por alteración de minerales de arcillas alogénicas o alteración de minerales del
esqueleto (feldespatos, fragmentos de rocas, entre otros), ya que aun en pocas
cantidades pueden tener un profundo efecto sobre las propiedades areniscas.

· Cementación: Para Levandwoski (1973), los materiales cementantes modifican


la porosidad y permeabilidad de una arena reservorio y son por lo tanto de vital
importancia en la geología del petróleo. El papel de la cementación en las
areniscas es importante con respecto a la migración, acumulación y almacenaje
de petróleo, debido a que la introducción de materiales precipitados dentro de
dichas rocas, modifican su porosidad y permeabilidad. Una cementación temprana
puede evitar la acumulación de petróleo en una trampa, mientras que una tardía
puede retener el petróleo en una trampa durante el movimiento tectónico. Una
cementación diferencial puede suministrar la trampa por sí misma.

· Compactación: Es uno de los procesos diagéneticos de importancia en la


reducción de porosidad y permeabilidad original de un sedimento de manera
irreversible, bien sea a través del arreglo o reorganización de las partículas,
deformación y trituramiento de las mismas.

· Minerales de arcillas: Los minerales de arcilla tanto de origen alogénico como


autigénico influyen fuertemente en la porosidad y permeabilidad de las rocas
reservorios. En el caso de una distribución desordenada de arcillas alogénicas en
poros, las propiedades de las rocas reservorios no se ven tan severamente
afectadas como en el caso de las arcillas autigénicas neoformadas en el espacio
de poro, lo cual si perjudica las propiedades como reservorio de las rocas.
Cuando un reservorio contiene abundantes minerales de arcillas con microporos
asociados es de esperarse que se tenga un extenso contacto transicional entre
petróleo-agua o gas-agua, debido al agua absorbida por las arcillas producto de su
alta área superficial.

Procesos Diageneticos que favorecen el desarrollo de


buenos reservorios
El principal proceso diagenético que se ve involucrado en el aumento de la calidad
como reservorio de las rocas sedimentarias es el de disolución, el cual da lugar a
la formación de porosidades secundarias. La formación de porosidades
secundarias por fracturas también es de importancia. Otro proceso que puede
influir de manera indirecta en el desarrollo de buenos reservorios, es la
cementación o precipitación temprana, seguida de un proceso de disolución.

De acuerdo con Siebert (1984, c.p. Sandoval 2000), la disolución de granos o


partículas del esqueleto (feldespatos, fragmentos de rocas, entre otros), es de
gran importancia sobre las propiedades como reservorios de las areniscas que
contienen más del 10% de partículas solubles o inestables.

Según estos autores, las porosidades secundarias generadas a través de esta


disolución, pueden llegar a alcanzar valores de hasta un 70% con promedios
cercanos al 30% de la porosidad visible de una arenisca como reservorio. Este
proceso no aumenta de forma apreciable la permeabilidad del reservorio; sin
embargo, la porosidad secundaria desarrollada se ha encontrado que es función
de la permeabilidad inicial de la arenisca.

En el proceso de disolución de los granos del esqueleto, pueden resultar texturas


muy variadas. Los granos pueden disolverse totalmente dejando un poro del
tamaño del grano, mostrando pocas evidencias de la partícula original.
Frecuentemente queda en el proceso, un aro insoluble de un mineral autigénico o
una pequeña porción de restos insolubles. Sin embargo, la forma más común es la
disolución incompleta del grano porque, por lo general, el proceso de disolución es
composicionalmente selectivo.

Ahora bien, con excepción del incremento obvio en la porosidad total del
reservorio (y la posible reducción del agua de saturación irreducible por unidad de
porosidad), estos autores concluyen que la permeabilidad de las areniscas no se
incrementan grandemente por la adición de cantidades moderadas de porosidad
secundaria por disolución (mayor al 8% del volumen de la roca). Sin embargo,
encontraron una fuerte y positiva correlación entre la cantidad de porosidad
secundaria por disolución y el logaritmo de la permeabilidad, no obstante, esta
correlación trae dos interrogantes, si el incremento a gran escala de la
permeabilidad es por el proceso de disolución de las partículas del esqueleto, o si
la permeabilidad original de las areniscas, controla la cantidad de solvente a
introducirse en las areniscas para así controlar la cantidad de porosidad
secundaria a generarse por disolución.

Consideraciones sobre los factores que controlan a la permeabilidad, sugieren que


el proceso de disolución de los granos del esqueleto no incrementa de manera
significativa a la misma. La remoción de algunos granos por disolución, aumenta
algunas “gargantas de poros” y acortar el camino o vía de flujo entre unas pocas
de ellas (es decir, el fluido no tiene que pasar alrededor de algunos granos, los
disueltos). Sin embargo, la resistencia total a fluir, está dominada por las restantes
y pequeñas “gargantas de poros” y la ganancia en la permeabilidad no será
grande.

Lo anterior fue comprobado experimentalmente por estos autores, por lo que


concluyeron que la correlación entre la porosidad secundaria producto del proceso
de disolución de granos de esqueleto y la permeabilidad, no es producto de un
aumento de la permeabilidad debido a dicho proceso de disolución. Creen más
bien, que la correlación de aumento de la porosidad secundaria producto de la
disolución de granos del esqueleto con alta permeabilidad, resulta de alguna
manera compleja, del gran volumen de solución solvente que fluye a través de
estas areniscas con una alta permeabilidad original. La consecuencia o el
producto más importante de la relación entre el aumento de la porosidad
secundaria producto de la disolución de los granos del esqueleto y el aumento de
la permeabilidad, es que aquellas capas de areniscas con propiedades originales
de buenos reservorios, puede tener sus propiedades de reservorios aumentadas
en una mayor proporción.

Importancia del estudio de las arcillas en los yacimientos


Tiene gran importancia en geología del petróleo, está presente en la mayor parte
de las rocas reservorio, tiene que ver con la porosidad y la permeabilidad del
depósito, influye en la generación de gas y petróleo en muchos yacimientos y tiene
especial importancia en los programas de inyección de agua para recuperación
secundaria. La compactación y compresibilidad de los sedimentos dependen en
gran medida del reconocimiento del agua de la arcilla.

Los minerales de arcilla presentes en casi todas las rocas reservorio, pueden estar
aislados a través de las rocas arenosas, pueden llenar sus poros o bien formar
delgadas láminas intercaladas con capas de arena o carbonato. Es importante
tener presente que pequeñas cantidades de arcilla pueden adherirse a la
superficie de los granos produciendo fenómenos tales como adhesión, absorción,
tensión interfacial, capilaridad y mojabilidad. Algunos minerales de arcilla son
oleofilicos y otro son hidrofilolicos.
Los factores de gran importancia que deben tenerse en cuenta en las arcillas de
las rocas reservorio son:

1.- Lo diminuto de los cristales individuales, muchos de los cuales tienen un


tamaño inferior a dos micrones (2*10-3mm) de diámetro, mientras que los más
activos tienen tamaños menores a 2*10-4 mm.

2.- La actividad química y física de los minerales de arcilla. El tamaño tan reducido
aumenta la superficie del reservorio; en el aspecto químico se ve en un mayor
intercambio de IONES entre los de una solución por los sólidos cuando están en
contacto (efecto de arcilla)

3.- La actividad física de los minerales de arcilla es el resultado de su estructura


molecular que permite que el agua se filtre modificando en gran medida su
volumen. Esto permite la continuidad del fluido incluso o través de lutitas espesas,
de granos finos y les permite a las lutitas actuar como membranas
semipermeables.

4.- Varias clases de lutitas que poseen texturas y películas sobre los planos de
estratificación producen cantidades considerables de petróleo y gas.

5.- Ocasionalmente las cenizas volcánicas es un constituyente importante en las


arenas productoras, su efecto es semejante al de las lutitas y los minerales
arcillosos reduce la permeabilidad.

Yacimientos Carbonatados

Los yacimientos en carbonatos tienen una gran variedad de texturas y sistemas


porosos. Muchas de las rocas carbonatadas tienen textura cristalina bastante
compacta con poca porosidad exceptuando aquellas que tienen presencia de
fracturas. Por lo general, estas rocas son fáciles de manejar en cuanto a su
preservación en el pozo. La preservación que requieren estos tipos de caliza
cuando están impregnados con aceite tiene la finalidad de prevenir la oxidación de
crudo.

Su sistema poroso de matriz por lo general cuenta con gargantas de poros


pequeñas, son de baja permeabilidad de matriz, entonces en algunos casos
cuando transcurre poco tiempo entre la recuperación del núcleo y su llegada al
laboratorio, no se requiere preservación alguna (solo colocar tapas en los
extremos de los tubos antes de despachar al laboratorio).

Los carbonatos con texturas más complejas, incluyendo porosidad por disolución
(brechas, por ejemplo), son mucho más delicados, y si están impregnados con
aceite, se requiere mantener el aceite aislado del aire con una preservación
adecuada. La preservación cumple el objetivo de evitar oxidación del aceite que
podría provocar cambios de mojabilidad y para facilitar la limpieza de aquellas
muestras que las requieren. La preservación debe ser realizada de tal manera que
no afecte la porosidad de la roca, bien sea porosidad formada por fracturas
abiertas o por cavidades de disolución.

La inyección de sustancias de preservación daña la porosidad, reduciéndola a


valores menores que su estado natural. Esto afecta todas las mediciones
realizadas sobre el núcleo en el laboratorio. La anisotropía de la transmisibilidad
de los fluidos en los yacimientos de rocas carbonatadas debe ser tomada en
cuenta en la planificación del núcleo si la medición del mismo es importante para
el desarrollo o explotación del yacimiento.

Los sistemas de fracturas frecuentemente presentes en yacimientos de calizas y


dolomías son caracterizados mediante un núcleo orientado. Los núcleos pueden
ser orientados cuando se tomen, o posteriormente en el laboratorio. En cualquiera
de los dos casos, el núcleo requiere un manejo inicial (desde el pozo) particular
para asegurar que se obtenga la mejor información de los estudios del laboratorio.