Vous êtes sur la page 1sur 11

INTRODUCCIÓN A LOS CONTRATOS BANCARIOS

La voluntad tiene en el derecho una posición preponderante, ya que es el


motivo por el que los sujetos realizan todas sus acciones. Los contratos son un
acuerdo de las voluntades de las partes que lo suscriben. Sin embargo, no todo
acuerdo de voluntades es un contrato, se requieren algunas formalidades para
realizarlos y deben llenar ciertos requisitos.

Nos enfocaremos aquí en estudiar más a fondo los contratos de depósitos


bancarios, establecemos su clasificación, y conceptualizamos cada uno de ellos.
Sabemos que por medio de este contrato se crea la cuenta corriente bancaria que
es muy útil en la práctica mercantil y de allí la importancia de conocer la base
jurídica subyacente;

Además desarrollaremos informaciones básicas a cerca del Crédito bancario,


su naturaleza jurídica, obligaciones de las partes, los distintos tipos créditos
bancarios.

CONTRATOS BANCARIOS.

La doctrina entiende por contrato bancario toda convención destinada a


constituir o regular una relación que tenga por objeto una operación bancaria.

La doctrina ha ensayado múltiples definiciones de operación de banco, sin


que pueda hallarse un criterio generalizado al respecto. No obstante, todas las
definiciones manejadas por la doctrina hacen hincapié en la interposición o
intermediación en el crédito. En efecto, la función típica de los bancos consiste,
precisamente, en recibir dinero de los clientes que tienen exceso de liquidez
generalmente a través del contrato de depósito bancario. Este dinero lo colocan
entre quienes necesitan esos fondos por lo general mediante el contrato de
préstamo bancario. La ganancia del banco se encuentra en la diferencia entre la
tasa de interés pasiva, que paga el depositante por su dinero y la tasa de interés
activa que cobra el banco por prestarle el dinero.

Teniendo en cuenta la función de intermediación y el sujeto intermediario, la


doctrina entiende que por operación bancaria debe entenderse lo siguiente: Es
aquella en donde se produce una intermediación en el crédito siempre y cuando el
intermediario sea un banco entendido éste como un sujeto organizado en forma de
empresa cuya principal actividad sea precisamente la de cumplir operaciones de
banco.
Jurídicamente las operaciones bancarias son contratos. En otras palabras,
las operaciones de banco se reducen en todos los casos a contratos de tal forma
que el contrato bancario no es otra cosa que el esquema jurídico de la operación
de banco.

Hemos afirmado que para que exista una operación bancaria, de acuerdo al
concepto de la misma, es imprescindible que participe un banco; por consiguiente,
al ser el contrato bancario nada más que la manifestación jurídica de aquella, para
que un contrato pueda incluirse en la categoría de los contratos bancarios, una de
las partes contratantes debe necesariamente ser un banco.

En este contrato en particular, la prestación debida es el crédito y el banco es un


mediador entre la oferta y la demanda de este bien.

Fuera de la obligación de dar, los bancos también cumplen con obligaciones


de hacer en los casos de los contratos como por ejemplo y el giro.

Sin embargo, éste sólo elemento no basta, debe agregarse otro que tiene
relación con un sujeto determinado. Son necesarios, entonces, dos elementos
para configurar a la operación de banco. Por un lado un elemento sustancial o
intrínseco representado por la necesidad de que debe haber intermediación en la
circulación del crédito, en la circulación del dinero; por otro lado, un elemento
extrínseco o formal, representado por la necesaria intervención de un banco.
Uniendo ambos elementos es que podemos llegar al concepto de operación de
banco.

RELACIÓN ENTRE OPERACIONES BANCARIAS Y CONTRATOS BANCARIOS:

En general, en las disposiciones legales que regulan la materia, suelen ser


empleadas en sentido equivalente las expresiones “operaciones bancarias y
contratos bancarios”.

El Banco al realizar su actividad negocial, realiza con sus clientes una serie
de actos, mediante los cuales crea, modifica o extingue relaciones jurídicas, es
decir CONTRATA con sus clientes, pues todo acto que derive de un acuerdo de
voluntad que cree, modifique o extinga una relación jurídica, es un contrato.

La frase “operación bancaria” no es sino la expresión técnica usual con que se


designa al contrato concluido entre el Banco y su cliente.

Por consiguiente, OPERACIONES BANCARIAS son el conjunto de contratos y


relaciones jurídicas que constituyen el objeto profesional de un banquero.
Pero es importante señalar que la equivalencia operación- contrato es válida,
en cuanto la operación comporte un acto jurídico, creador de derechos y
obligaciones.

Por ejemplo las operaciones contables por las cuales el banco carga y
descarga las operaciones realizadas por él no son operaciones bancarias porque
estas suponen siempre una actividad jurídica, una relación del Banco con otros
sujetos

OBJETO DE LA ACTIVIDAD BANCARIA

El objeto primordial de la actividad bancaria es la intermediación en el crédito.


En virtud de la intermediación es posible la transferencia de recursos de un sector
de la comunidad que dispone de ellos-y no les encuentra empleo mejor- a otros
que lo necesita.

Esta intermediación se realiza a través de dos actos independientes: la


recepción de depósitos, y una vez recepcionada se asignan los recursos.

DEFINICIÓN DE CONTRATOS BANCARIOS

Los contratos bancarios no son más que el esquema jurídico de la operación


bancaria o el antecedente conceptual que sustenta y explica la ejecución de la
misma. Contrato y operación, pueden ser simultáneos y confundirse en la práctica.

Existe entonces, un vínculo entre esos dos conceptos, puesto que estudiar
los contratos bancarios es analizar las operaciones celebradas por las empresas
bancarias, haciendo énfasis en los elementos jurídicos que concurren a la
formación del acuerdo de voluntades. Sin embargo, son pocas las personas que,
cuando efectúan una operación bancaria, se percatan que ha implicado, previa y
necesariamente la celebración de un acto jurídico formal denominado " contrato".

Así las cosas, las expresiones "operación bancaria" y "contrato bancario", se


refieren al mismo conjunto de hechos, pero desde ópticas distintas: la operación
significa la consideración del contenido económico del negocio financiero, en tanto
que el contrato comprende la consideración de sus elementos jurídicos.

Hay quienes afirman que los contratos bancarios no constituyen una


categoría jurídica, sino más bien una agrupación técnica, pues su particularidad
está en la intervención de una empresa bancaria, que le impone las condiciones a
su contratante. La doctrina se ha debatido entre el objetivismo y el subjetivismo
para ofrecer un concepto de contrato bancario. La tesis subjetiva (Arcangelli)
sostiene que es contrato bancario todo aquél en que interviene un banco; la
misma debe desecharse por cuanto lleva a reputar como tales los contratos de
suministro y los laborales.

La tesis objetiva (Messineo), considera bancario aquel contrato que aun


perfeccionado entre partí culares, tiene como función recibir crédito para
concederlos. Para ese jurista italiano los elementos "masa" o " serie " no hacen a
la calificación del con trato, ni en nada modifica ni cambia la estructura jurídica, y
el contenido de los contratos conformados.

No obstante lo anterior, conviene tener presente que "... los criterios


doctrinales subjetivos u objetivos puros, parecen no tener entidad suficiente como
para poder arriesgar un intento definitorio de los contratos bancarios, sin caer en
deformaciones o calificaciones ambulatorias".

Lo anterior nos obliga a la determinación de los elementos que nos pueden


aproximar a los contratos bancarios:

a) funcionalidad empresaria;

b) profesionalidad;

c) masificación contractual o contratación seriada y

d) inter mediación. Los demás elementos peculiares de éstos se encontraran


en la relación contractual emergente, en el objeto de la contratación, en el acuerdo
de voluntades.

Habiendo subrayado los inconvenientes de las tesis objetiva y subjetiva


puras, podemos afirmar que habrá contrato bancario cuando una persona física o
jurídica, acepte las condiciones propuestas por una empresa bancaria o entidad
financiera autorizada por el Poder Público para intermediar monetaria o
crediticiamente, a efecto de celebrar cualquier operación bancaria.

Contrato bancario es, entonces, un acuerdo de voluntades, en el cual por lo


menos una de las partes es una empresa bancaria o establecimiento financiero,
para crear, modificar o extinguir una relación jurídica cuyo objeto lo constituye una
operación bancaria.

Sobre el concepto de "contrato bancario" con viene hacer algunas


precisiones propuestas por el jurista brasileño DE CAMARGO VIDIGAL, al afirmar
que la ley francesa de 13-6-41 implantó en Francia la costumbre de distinguir entre
" la banque " y " l' établissment financier ", razón por la cual "Los contratos
bancarios y las operaciones bancarias son figuras que comprenden los actos
habitualmente practicados por todas las instituciones financieras, sin que sea
válido restringir su comprensión a las que conserven la denominación de " banco
".

Conviene rechazar el término de "contratos financieros", pues el adjetivo "


financiero ", se ha ligado tradicionalmente al debate de los fenómenos propios de
las finanzas públicas. La expresión "contrato bancario" puede tener, al mismo
tiempo, varias acepciones:

a) en primer lugar se puede llamar contrato bancario a los que no se pueden


celebrar sin la participación de una institución financiera, a éstos los llama la
doctrina "contratos bancarios típicos",

b) se refiere a los contratos que cuando son celebrados por una institución
financiera adquieren características particulares; a éstos se les llama " contratos
bancarios por diferenciación ", y

c) se aplica a todo contrato celebrado por una institución financiera sin


distinción. A éstos se les denomina " contratos de otorgamiento o intervención
bancaria”.

CONTENIDO DE LOS CONTRATOS BANCARIOS

El contenido de los contratos bancarios está constituido por el crédito,


entendido como el respaldo económico que ofrece una entidad financiera, por
lapso determinado o indeterminado, a cambio de un precio.

El crédito es "... el suministro de dinero, o bienes y servicios para satisfacer


las necesidades del negocio o mejor de las distintas etapas de la producción de
determinada actividad económica". También se ha indicado que el crédito " es la
transferencia de bienes que se hace en un momento dado por una persona a otra,
para ser devueltos a futuro, en un plazo señalado, y generalmente con el pago de
una cantidad por el uso de los mismos". En suma, el crédito constituye una
transferencia temporal del poder adquisitivo a cambio de la promesa de
reembolsar ésta, más sus intereses en un plazo determinado y en la unidad
monetaria convenida.

Por ello se ha dicho que los contratos bancarios son aquellos contratos
donde una de las partes es un banco y cuyo objeto es el crédito. El crédito tiene
una importancia medular, pues le permite al que lo utiliza el uso anticipado del
dinero, bienes y servicios que de otro modo hubiese tenido que aguardar para su
obtención. Así una empresa que requiere materia prima o maquinaria, no tiene
que esperar a vender su producción actual para adquirirla, merced al crédito
otorgado por su proveedor o un banco la adquiere anticipadamente asimismo, si
no ha podido vender su producción de contado, puede obtener liquidez
descontando las facturas o letras expedidas al momento de vender su producto.

EL DEPOSITO Es un contrato mediante el cual una parte, el depositario, se obliga


a custodiar una cosa, mueble o inmueble que otra parte, el depositante le confía ,
y a restituirla cuando este se la pida. (2516 C Civ Federal . México)

CARACTERISTICAS PRINCIPAL Tiene este carácter porque existe y subsiste por


si mismo, es decir, no depende de ningún otro contrato.

CARACTERISTICAS BILATERAL Debido a que en este contrato se establecen


derechos y obligaciones para ambas partes.

CARACTERISTICAS ONEROSO POR NATURALEZA Hay provechos y


gravámenes recíprocos. La retribución a la que tiene derecho el depositario es
aquella que se hubiere convenido, y a falta de convenio, según los usos del lugar
en que se constituya el deposito.

CARACTERISTICAS GRATUITO Cuando de modo expreso se conviene que no


se pagara ninguna retribución al depositario.

CARACTERISTICAS CONSENSUAL EN OPOSICION A REAL Este tipo de


contrato se perfecciona por el solo consentimiento. (El depósito mercantil sigue
considerándose, tradicionalmente, como un contrato real, que se perfecciona con
la entrega de las cosas al depositario.

DEPOSITO MERCANTIL Es mercantil aquel contrato que tiene su origen en una


operación comercial, el que recae sobre cosas mercantiles , y el que se constituye
en los almacenes generales de depósito , así como el que se celebra entre
comerciantes .

DEPOSITO BANCARIO DEPOSITO BANCARIO Es aquel que se realiza en las


instituciones de crédito constituidas conforme a la ley de la materia y debidamente
autorizadas para ejecutar operaciones de esa naturaleza.

DEPOSITO BANCARIO Este depósito puede ser regular e irregular : El primero es


cuando el depositario no puede disponer de la cosa depositada y tiene que restituir
precisamente la misma,
DEPOSITO BANCARIO (Irregular) Y el segundo cuando la institución de crédito
puede disponer del objeto del depósito pagando un interés o compensación. El
depósito bancario irregular tiene más semejanza con el contrato mutuo.

ELEMENTOS ESENCIALES CONSENTIMIENTO El consentimiento sigue las


reglas relativas a su formación.

ELEMENTOS ESENCIALES OBJETO El objeto de este contrato lo constituyen


tanto los bienes muebles como los inmuebles.

ELEMENTOS DE VALIDEZ Son los mismos de todos los contratos ( ausencia de


vicios de la voluntad, licitud en el objeto, motivo, fin o condición, capacidad y forma
)

DEPOSITO IRREGULAR Este depósito irregular traslativo, tratándose de


operaciones bancarias, es el contrato bancario por excelencia.

CLASES Especies de depósito irregular de dinero: Deposito en cuenta de


cheques Deposito en cuenta de ahorro Deposito de ahorro para la vivienda familiar

CUENTA DE CHEQUES GENERALIDADES Es un deposito irregular. En


efectivos o documentos cobrables a la vista. Retirable a la vista. Traslativo de la
propiedad. Gratuito para el banco, ya que este no está obligado a pagar al
depositante, sino solo a cubrir el cheque que se le presente.

Depósito de ahorro generalidades Es un deposito irregular Es en efectivo o


en documentos cobrables a la vista Es retirable previo aviso, y según cada
reglamento, puede retirarse a la vista hasta un cierto porcentaje Es un deposito
translativo de la propiedad Es un deposito oneroso para el banco

7.1.6l depósito de dinero o de títulos fungibles (consumibles) o de ambos,


que realiza un cliente en una mesa de dinero, necesariamente lo hace con fines de
inversión y no de ahorro. Este tipo de depósito está sostenido en tres actos
contractuales diferentes, que implican distintas cargas para cada parte, pero que
en conjunto forman un solo negocio de depósito para inversión, que en la
actualidad es ampliamente recurrido; estos actos son el fideicomiso, el contrato de
depósito y el contrato de comisión mercantil.

En un fideicomiso, el fiduciario es el banco que recibe el dinero de su cliente


para invertirlo en la compra de títulos a su discreción, siempre que cumpla con
hacerlo rendir los intereses más altos posibles. enel contrato de depósito bancario
de dinero o bienes fungibles, los clientes del banco entregan a éste, en custodia y
para su administración, cheques o dinero que no quedan a la vista sino que serán
aplicados en compras bursátiles.

Es aquel en el cual no se transfiere la propiedad del título al depositario, a


menos que por convenio escrito el depositante lo autorice a disponer de ellos con
la obligación de restituir otros tantos títulos de la misma especie (art. 276,
LGTOC).

Hay dos tipos principales de depósitos de títulos:

• Para simple conservación.

• En administración.

La regla general, que sólo se modifica con pacto en contrario, es que el


depósito sea de simple conservación (art. 277, LGTOC). Por su parte, el depósito
en administración obliga al banco a efectuar el cobro de los títulos y a practicar
todos los actos necesarios para la conservación de los derechos que aquellos
confieren al depositante

El contrato de depósito en cajas de seguridad no implica una captación de


dinero ni tampoco un crédito otorgado a favor de los clientes del banco. Es un
servicio; son simples prestaciones que los bancos ofrecen al público para captar
mayor clientela y competir óptimamente. Se hace referencia a él, en virtud de que
tiene como base un contrato de depósito.

El servicio de cajas de seguridad obliga al banco que lo presta, contra el


recibo de la pensión estipulada, a responder de la integridad de las cajas y
mantener el libre acceso a ellas en los días y horas que se señalen en el contrato
o que se expresen en las condiciones generales respectivas. Por su parte, el
tomador de la caja es responsable por todos los gastos, daños y perjuicios que
origine al banco con motivo de su uso.

La figura del Contrato de Apertura de Crédito no está regulada de manera


específica por nuestro derecho positivo vigente. Por tal motivo su estudio implica
recurrir a la doctrina nacional y extranjera prevaleciente a nivel dogmático y el
marco legal de esta figura en el extranjero.

• CONCEPTO DE “APERTURA DE CRÉDITO”:

Es el contrato por el cual el banco (acreditante) crea una disponibilidad a


favor del cliente (acreditado) mediante el pago, por éste, de una comisión
La apertura de crédito.

La apertura de crédito. Definición. La apertura de crédito es el contrato


mediante el cual el acreditante (banco), a cambio del pago de una comisión, crea
a favor del acreditado (cliente) una disponibilidad de crédito por un plazo y un
monto convenidos, de utilización contingente por el acreditado en las distintas
modalidades pactadas.

La disponibilidad constituye el núcleo duro de la apertura de crédito, el elemento


que le confiere singularidad, aquel que le imprime carácter.

Dicha disponibilidad como modo particular del acreditamiento en el contrato


bajo análisis faculta al acreditado durante su vigencia a disponer concretamente
del crédito a su sola decisión, bajo las formas o utilizaciones convenidas. De ese
modo, a una primera fase necesaria y abstracta (disponibilidad) que nace con el
contrato mismo, la sucede otra fase contingente (utilización) cuya actualización -
dicho en sentido aristotélico- dependerá de la discrecionalidad del cliente.

Es precisamente esta discrecionalidad la que, en palabras de Fiorentino según la


cita de Williams , convierte al cliente en el dominus negotii.

El acreditamiento ofrecido por el banco y aceptado por el cliente en un acto


único y definitivo, perfecciona el contrato de apertura de crédito. Nace en ese
mismo acto la disponibilidad como derecho subjetivo de crédito puramente
potestativo, ya que pertenece al cliente y sólo a él.

La utilización del crédito abierto comprende la hipótesis del desembolso de


fondos por parte del banco (crédito de dinero o pecuniario), el que puede resultar
del retiro directo de los fondos por el cliente mediante simple orden (apertura de
crédito simple o en cuenta corriente) o bien mediante utilizaciones como el
descuento o el anticipo. Aun cuando forman parte de sendos complejos
contractuales, tanto la tarjeta de crédito como el crédito documentario también
constituyen en nuestra visión modalidades de la apertura de crédito pecuniario,
pero con desembolso generalmente mediato. La disponibilidad creada a favor del
cliente puede comprender otras obligaciones del banco en las que el desembolso
puede resultar contingente, tales como la de aceptar letras de cambio o la de
emitir fianzas o avales para garantizar obligaciones del cliente o aun de terceros
indicados por él, modalidad denominada crédito de firma, crédito indirecto o
crédito de fianza.
Naturaleza jurídica. Como regla muy general, puede sostenerse que la
apertura de crédito es viable en nuestro ordenamiento por aplicación del art. 1197
del Código Civil, que consagra el principio de la autonomía de la voluntad, y en
tanto su objeto y prestaciones resulten lícitos en los términos del art. 953 del
mismo ordenamiento.

Nos resistimos a la tentación de explicar la naturaleza jurídica de la apertura


de crédito por sus caracteres generales, ya que ello no asegura el éxito de la
tarea.

Así, si afirmamos que la apertura de crédito es un contrato innominado,


atípico, consensual, bilateral, oneroso, predominantemente bancario, de duración,
etc., estaremos predicando de él características que comparte en mayor o menor
medida con otros contratos de crédito.

Ello nos mueve a rescatar de la apertura de crédito aquella particularidad que


define su esencia de modo peculiar y que, a nuestro entender, no se reitera en
otros contratos.

Bajo ese prisma, sostenemos que la apertura de crédito es el contrato por


medio del cual se crea una disponibilidad de crédito de un modo necesario, y una
facultad de utilización de un modo contingente.

Caracteres. Modalidades. Existe coincidencia casi general en que la apertura


de crédito es un contrato atípico, innominado, consensual, predominantemente
bancario, autónomo, definitivo, de contenido complejo, bilateral, oneroso,
conmutativo, celebrado "intuitu personae", de ejecución continua, no formal.

Las utilizaciones, aun cuando pueden versar sobre prestaciones de variado


contenido, consisten indefectiblemente en obligaciones de dar o de hacer
asumidas por el banco al contratar, obligaciones que se ejecutan mediante actos o
contratos denominados solutorios o solvendi causa por referencia a su finalidad de
pagar al propio cliente, y de ser necesario, a los terceros legitimados o en su caso
a los beneficiarios.

Apertura de crédito de dinero. El contrato puede conducir a la modalidad de


apertura de crédito de dinero o pecuniario cuyas utilizaciones (obligaciones de dar)
consistirán en el pago de una suma de dinero por el banco al cliente o a un tercero
indicado al efecto por él. Participan de esta modalidad (i) la apertura de crédito
simple, (ii) la apertura de crédito en cuenta corriente bancaria, (iii) el descuento
bancario y (iv) el anticipo bancario. Conviene mencionar que tanto el descuento
como el anticipo pueden acordarse en forma autónoma, fuera del contrato de
apertura de crédito. Aun cuando integran un grupo o complejo contractual,
corresponde incluir en la especie del crédito de dinero a la tarjeta de crédito y al
crédito documentario.

Apertura de crédito de firma. Pueden existir otras prestaciones (obligaciones


de hacer) comprometidas por el banco en la disponibilidad, conformadas por actos
o contratos en relación con terceros, que de modo necesario o contingente
producirán un desembolso por parte del banco en orden a cumplir con su
obligación de firma frente a esos terceros.

La fianza podrá garantizar obligaciones específicas del cliente o bien un


conjunto indeterminado de obligaciones, incluidas las futuras y eventuales,
limitando el banco su garantía a un monto y un plazo, tal el caso de las llamadas
fianzas ómnibus o de máximo.

Debemos señalar que en un único contrato de apertura de crédito pueden


coexistir el crédito pecuniario y el de firma, como sucede por ejemplo cuando el
banco habilita al cliente a sobregirar la cuenta corriente y al mismo tiempo se
compromete a la emisión de fianzas a su pedido.

El anticipo bancario

Descripción de la operación. Anticipo bancario y apertura de crédito. Este


contrato no legislado en nuestro ordenamiento pero reconocido en la doctrina y en
la práctica mercantil como anticipo bancario o anticipación bancaria, recibe el
nombre de crédito lombardo en Alemania, avance en Francia y anticipazione en
Italia. A grandes rasgos, la operación consiste en el acreditamiento dado por el
banco (anticipante) al cliente (anticipado) en proporción a los bienes o créditos que
lo garantizan en virtud de la constitución de una prenda comercial, o en su caso
flotante, a favor del banco.