Vous êtes sur la page 1sur 2

Ensayo 1 – Gestión de la Diversidad Cultural

Alumno: Rodrigo Salinas


Magister en Gestión de Personas y Dinámica Organizacional
Universidad de Chile
04 de junio de 2018

Estamos viviendo un momento muy particular en la historia de nuestro país en


términos de igualdad de género, la aparición de algunos casos de acoso y abuso sexual,
violencia de género, además del incremento del número de mujeres que ingresan al
campo laboral, entre otras causas, han permitido evidenciar desigualdades,
estereotipos, prejuicios y sesgos que han existido desde siempre en nuestra sociedad
pero que recién ahora estamos comenzando a visualizar sus efectos y a otorgarles la
importancia que merecen. La Ola Feminista está acaparando las miradas de todo el orbe
mediante una serie de acciones de protesta que estallaron por motivo de casos de abuso
presentados en diferentes universidades del país, las cuales, al no tener consideración
por parte de la autoridad, desencadenaron un estallido social impulsado por las
estudiantes y que se alinea con lo que está sucediendo en el resto del mundo en relación
a la posición de la mujer en nuestra sociedad. Las demandas son claras: una educación
no sexista y seguridad en instituciones educativas, atención del Estado a las denuncias
por acoso y violencia de género, igualdad real en todos los ámbitos de la sociedad y
aplicación eficiente de los derechos de la mujer. El movimiento también ha cuestionado
el lenguaje utilizado por los centros educacionales, los curriculums académicos en la
educación chilena, posición y derechos de las personas trans, y empuja para eliminar
los estereotipos y discriminaciones de todo tipo relacionadas con género.
Según la encuesta Cadem del recién pasado 22 de mayo, el 71% de los encuestados
apoya las movilizaciones feministas y un 77% considera que Chile es un país machista,
además, un 63% de las mujeres encuestadas asegura haberse sentido discriminada o
violentada alguna vez. Estos resultados muestran que existe, por un lado, conciencia de
que estamos en presencia de discriminación directa abierta (Caamaño, E., 2001). hacia
la mujer, y por otro, que estamos inmersos en una estructura patriarcal en donde todos
los subsistemas funcionan en base a la imposición de una errónea idea de que “el
hombre es superior frente a la mujer”. Dentro de este movimiento, se revisaron los
curriculums académicos y se pudo concluir que no han sido construidos con
perspectiva de género, determinan estereotipos de roles desde la infancia en donde la
mujer siempre es subvalorada y alejada de las mejores oportunidades, desde dicha fase
se pueden identificar actos, lenguaje y símbolos de discriminación y desigualdades que
operan desde entonces en adelante en la vida de los chilenos.
Se puede entender entonces que en Chile existe un sesgo androcéntrico, según la OIT
esto significa que todo lo relacionado con lo masculino adquiere un carácter superior y
relega a la mujer a una posición inferior o inexistente. El presidente Sebastián Piñera
firmó recientemente un proyecto de reforma constitucional que busca establecer como
deber del estado promover y garantizar la igualdad de derechos, deberes y dignidad, el
mandatario señaló en su discurso: “Es fundamental avanzar hacia una sociedad donde
mujeres y hombres tengan los mismos derechos, evitando toda forma de abuso, acoso,
violencia o discriminación”, una gran declaración de intenciones pero que llevado a la
práctica es muy poco ante todo lo que se debe hacer para que los cambios sean a nivel
cultural para todo un país, debe estar construido desde las bases con políticas robustas
de igualdad, diversidad, anti discriminación y derechos para la mujer.

Referencias
Caamaño, E. (2001). La discriminación laboral indirecta. Rev. Derecho, Universidad Austral de
Chile, volumen XII.
OIT (2002) Glosario de Términos Básicos para comprender y analizar el mercado de trabajo
desde la perspectiva de la equidad de género.