Vous êtes sur la page 1sur 5

Documento

Voces:  BIEN PRENDADO ~ COMPETENCIA ~ DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ LEY DE


DEFENSA DEL CONSUMIDOR ~ PRENDA CON REGISTRO ~ SECUESTRO DE BIENES

Tribunal: Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala C(CNCom)(SalaC)
Fecha: 23/03/2011
Partes: Standard Bank Argentina S.A. c. Deserio, Roberto Martín
Publicado en: DJ21/09/2011, 78
Cita Online: AR/JUR/15416/2011

Hechos: 
Una   entidad   financiera   promovió   un   secuestro   prendario.   El   juez   de   primera   instancia   se   declaró
incompetente con sustento en la ley 24.240 de defensa del consumidor. Apeló el ejecutante. La alzada, por
mayoría, confirma la sentencia.

Sumarios: 
1. El juez del domicilio del deudor es competente para entender en un secuestro prendario iniciado por una
entidad financiera contra una persona física, pues cabe estar a lo dispuesto por el art. 36 de la ley 24.240, en
tanto la actividad financiera constituye una relación de consumo (De la sentencia de la Cámara según la doctrina
sentada  en   “Cooperativa  de  Crédito   Consumo  y  Vivienda   Nuevo  Siglo  Ltda.   C.  Almeida,   Ana   María”   —
12/06/2009, La Ley Online—, a la cual remite) 

Jurisprudencia Relacionada(*)
Igual Sentido
Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial,   sala   C   “Banco   Supervielle   S.A.   c.   Alcapan,
Rolando Fabian” 2010/06/29, La Ley Online  ;  Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial,
sala   C   “Banco   Superville   S.A.   c.   Pérez,   María   Cecilia”   2010/06/29,   La   Ley   Online  ;  Cámara
Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala C “HSBC Bank Argentina S.A. c. Gabarrus, Fabricio
Edgardo” 2010/06/29, La Ley Online. 
Ver Tambien
Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala C “Cooperativa de Crédito Consumo y Viv.
Nuevo Siglo Ltda. c. Almeida, Ana María”2009/06/12, La Ley Online. 
(*) Información a la época del fallo

2.   El   secuestro   prendario   previsto   en   el   art.   39   de   la   ley   de   prenda   12.962   se   cumple   sin   que   medie
contradictorio con el deudor prendario, a quien tampoco se le admite recurso alguno para enervar el ejercicio del
derecho que le asiste a su acreedor, con lo cual no es dable examinar la cuestión relativa a la configuración o no
de una relación de consumo a los efectos de determinar la aplicabilidad o no de la regla de competencia del
art.36 de la ley 24.240 (Del voto en disidencia del doctor Kolliker Frers) 

© Thomson Reuters Información Legal 1


Documento

Jurisprudencia Relacionada(*)
Igual Sentido
Cámara   Nacional   de   Apelaciones   en   lo   Comercial,   sala   C   “Banco   Supervielle   S.A.   c.   Alcapan,
Rolando Fabian” 2010/06/29, La Ley Online  ;  Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial,
sala   C   “Banco   Superville   S.A.   c.   Pérez,   María   Cecilia”   2010/06/29,   La   Ley   Online  ;  Cámara
Nacional de Apelaciones en lo Comercial, sala C “HSBC Bank Argentina S.A. c. Gabarrus, Fabricio
Edgardo” 2010/06/29, La Ley Online. 
(*) Información a la época del fallo

Texto Completo: 

2ª Instancia. — Buenos Aires, marzo 23 de 2011.

Y Vistos: 
I.­ Viene apelado el auto de fs. 14/15 por el cual el Juez de primera instancia se declaró incompetente para
intervenir en este secuestro prendario en razón de lo dispuesto por el art. 36 de la ley 24.240 (memorial de fs.
16/18).
La Sra. Fiscal General ante la Cámara considera que corresponde revocar la resolución apelada debido a lo
resuelto por la Corte Suprema de Justicia in re "Compañía Financiera Argentina S.A. c/Toledo, Cristian Alberto
s/cobro ejecutivo" por sentencia del 24.8.10 (dictamen de fs. 22).
En   ese   fallo,   la   Corte   consideró   improcedente   la   declaración   de   incompetencia   de   oficio   en   asuntos
exclusivamente patrimoniales en razón del territorio. La Sra. Fiscal entiende admisible el recurso para resolver
con ajuste a esa doctrina y evitar planteos y recursos.
II.­ Con envío ­en lo pertinente­ a lo considerado por esta Sala, in re "Cooperativa de Crédito Consumo y
Vivienda Nuevo Siglo Ltda c. Almeida Ana María s/ejecutivo", de fecha 12.6.09, ­a lo que cabe remitir por
economía en la exposición­, se resolverá la cuestión de competencia en autos del modo allí aconsejado (en igual
sentido: esta sala, 23.4.10, in re "Banco Supervielle S.A. c. Bardin, Osvaldo Daniel s/secuestro prendario").
No obsta a decidir de ese modo la circunstancia de tratarse aquí de un secuestro prendario, toda vez que, en
última instancia, el pedido de secuestro fue efectuado con sustento en una operación de consumo (v. fs. 11 y
sgtes.).
Corresponde señalar que los pedidos de secuestro prendario importan abrir una instancia judicial, tal como
se desprende de las recurrentes decisiones de esta Cámara que declaran la caducidad de la instancia en tales
procedimientos. Ese criterio prevaleció también al emitirse el fallo plenario en la causa "Banco Bansud c. Cruz,
Hugo", de 11.4.2006, donde la mayoría de los ponentes coincidieron en admitir la viabilidad de la convocatoria
en los términos del art. 288 del CPCC, en contraposición con la opinión de la Fiscal General, que fue seguida
sólo por los tres vocales entonces integrantes de la Sala E. El fundamento para sostener la procedencia de la
convocatoria a plenario consistió, precisamente, en que se trataba de abrir un trámite en sede judicial. Y si bien
éste se hallaba acotado en su finalidad (art. 39 del dec.­ley 15.348/46; ratificado por ley 12.962), lo que impedía
disponer   la  reinscripción  de   la  prenda  ante   la  caducidad   prevista  en   el  art.   23  de  la  ley   de  la  materia,  la
denegatoria en sí entrañaba un pronunciamiento jurisdiccional.
En efecto, así surge del voto mayoritario cuando sostuvo: "Por lo demás, producida la caducidad de la
© Thomson Reuters Información Legal 2
Documento

inscripción de la prenda, la decisión de no autorizar una nueva inscripción involucra la insubsistencia misma del
privilegio y, por ende, de la posibilidad de oponer la garantía real frente a terceros" (v. apartado A de dicho
voto).
De lo expuesto se infiere sin mayor esfuerzo que, más allá de las limitaciones del trámite de que se trata,
prevalece su naturaleza jurisdiccional. Y en tal contexto no puede resultar indiferente la circunstancia de tratarse
de una relación de consumo, máxime cuando en el marco de ese trámite podrían dirimirse eventuales cuestiones
inherentes a la eficacia de la diligencia de secuestro u otras a que dé lugar la liquidación del producido de la
subasta del bien prendado.
No ignora la Sala lo dispuesto por el art. 4 CPCC en cuanto veda la declaración de oficio de incompetencia
en asuntos patrimoniales cuando se funda en razón territorial.
Pero, al decidir sobre la declaración de incompetencia del Juez a quo, no es posible desconocer que la regla
de competencia derivada del art. 36 de la ley 24.240 es jerárquicamente superior a las reglas de competencia
establecidas por el  código procesal, que es ley local  a esos efectos, mientras que lo dispuesto por aquella
normativa ­incluso en materia de competencia­ es ley que, sea que se entienda de carácter común, sea que se
admita que es federal, siempre y en todo caso es norma superior a la ley procesal (conf. arts. 42, 43 y 75, inc. 12,
CN).
El Tribunal no puede alterar esa jerarquía normativa, cuyo respeto le viene impuesto por el art. 31 de la
Constitución Nacional. En consecuencia de ello, el art. 21 de la ley 48 ordena a los jueces respetar ese orden
jerárquico. Y el propio código procesal local establece, en su art. 34, inc. 4, que es deber de los jueces respetar
la jerarquía de las normas vigentes. Por ese motivo, al mantener la declaración de incompetencia de oficio como
aquí se dispone, sin transgredir la veda del art. 4 se refuerza la jerarquía normativa que el mismo código ordena
respetar en consecuencia de la Constitución Nacional.
Razonar de otro modo importaría quebrar la coherencia del orden jurídico argentino en menoscabo de la
regla de validez formal de las normas jurídicas y contradecir la más que centenaria jurisprudencia de la Corte
Suprema de Justicia en materia de supremacía constitucional.
Hay   aún   un   otro   argumento   que   avala   la   solución   adoptada.   Se   trata   de   la   especificidad   de   la   norma
contenida en la ley 24.240, pues frente a la genérica directiva del art. 4 del CPCC, el art. 36 de la LDC aparece
como la lex especialis que ha de prevalecer en estos casos.
III.­ Por ello, se resuelve: rechazar el recurso y confirmar el auto de fs. 14/15.
Hágase saber a la Sra. Fiscal General ante la Cámara, a cuyo fin pasen estos autos, sirviendo la presente de
nota de remisión.
Devuélvase encomendándose a la Sra. juez de primera instancia las notificaciones del caso.
El Dr. José Luis Monti suscribe la presente en virtud de lo dispuesto en el punto III del Acuerdo General de
esta Cámara del 25.11.09.
El   Dr.  Alfredo  A. Kölliker  Frers  actúa  conforme  lo  dispuesto  en  la  Resolución  de  Presidencia  de  esta
Cámara   nº   26/10   del   27.4.10.   —Juan   R.   Garibotto.   —José   Luis   Monti.   —Alfredo   A.   Kölliker   Frers  (en
disidencia).
Disidencia Dr. Kölliker Frers: 

© Thomson Reuters Información Legal 3


Documento

He de disentir respecto de la solución propuesta por mis distinguidos colegas de Sala. En efecto.
Como juez de la sala A de esta Excma. Cámara, he tenido ocasión de pronunciarme en sentido contrario al
propuesto en este pronunciamiento, al suscribir la resolución de fecha 18.5.10 en la causa "Banco Comafi S.A.
c. Moyano, Luis Aníbal s. secuestro prendario" donde se decidió la improcedencia del análisis que en autos se
efectúa para decidir sobre la competencia territorial a efectos de conocer en esta causa.
En lo sustancial, la Sala A, ante una situación análoga a la que aquí ocupa, sostuvo en la resolución citada
que un proceso como éste tiene por objeto el trámite instituido por el art. 39 de la ley de prenda (ley 19.962),
objeto   que   se   agota   con   la  entrega   del   bien   pignorado.   También   se   recordó   en   ese   fallo   que   el   secuestro
prendario previsto por esa disposición se cumple sin que medie contradictorio con el deudor prendario, a quien
tampoco se le admite, en el marco de este trámite, recurso alguno para enervar el ejercicio del derecho que le
asiste a su acreedor, desprendiéndose de ello que no es dable examinar en este tipo de trámite otra cuestión que
no sea alguna de aquellas atinentes a la eficacia y realización del secuestro.
Sobre tales bases, fue considerado allí que no se advertía cuál sería el sentido de analizar si la relación
jurídica que dio origen al otorgamiento del contrato prendario constituía o no una relación de consumo a los
efectos de la ley de defensa del consumidor. Ello así porque si bien no se ignoró que, analizado desde ese sesgo
el instrumento de prenda que se había exhibido en la causa, podía verse plasmado en  él una operación de
financiación para la adquisición de un automóvil, lo que bien habría podido determinar la existencia de una
relación de consumo, se juzgó que dicha circunstancia era irrelevante en un secuestro prendario donde el acceso
a la jurisdicción sólo procura la obtención de apoyatura oficial con el consiguiente "imperium" para el sistema
privado de ejecución previsto por la ley de prenda con registro a fin de facilitar la ulterior venta extrajudicial de
los bienes afectados a la garantía.
Por tales razones, en consideración a lo precedentemente expuesto, no se advirtió cuál sería el sentido de
mandar tramitar el secuestro al juez del domicilio del deudor, concluyéndose que no existía óbice legal alguno
para que el juzgado mercantil asumiera el conocimiento en los obrados de referencia.
En suma, por los fundamentos expuestos en el precedente ut supra aludido, al que brevitatis causae cabe
remitirse por razón de brevedad, corresponde estimar el recurso de apelación deducido por la actora y revocar el
decreto apelado, manteniéndose, en consecuencia, la competencia territorial del juzgado comercial de primera
instancia para entender en el presente secuestro prendario. —Alfredo A. Kölliker Frers.

© Thomson Reuters Información Legal 4


Información Relacionada

Citas Legales:

Leyes nacionales 12.962 (Adla, VII-229); 24.240 (Adla, LIII-D, 4125); dec.-ley
15.348/46 (t.o. 1995) (Adla, LV-E, 5996).

Nota a fallo:

Chomer, Héctor Osvaldo; ~ El impacto de la ley 24.240 sobre la prenda con registro y
secuestros prendarios

© Thomson Reuters Información Legal 5