Vous êtes sur la page 1sur 6

EL EMPRENDIMIENTO NO CUENTA CON UNA RED DE

SEGURIDAD RECESO
El emprendimiento no suele contar con una red de seguridad que evite la ruina del
emprendedor que se aventura en un proyecto y fracasa.
La red de seguridad que nos ofrece una profesión, trabajar para una empresa en especial
pública, no existe en el emprendimiento.
Cuando se emprende, si se equivoca se paga y probablemente se fracasa, algo muy
diferente a cuando se trabaja para un tercero, donde a muchos los despiden y luego
consiguen trabajo en otro lado.
Un emprendedor de verdad, no trabaja medio tiempo por si de pronto fracasa su
proyecto tener de qué vivir. Un emprendedor de verdad se dedica a su proyecto, tanto
así que ese proyecto es toda su vida, y si pierde el proyecto, estará en serios problemas.
La única red de seguridad que puede construir un emprendedor, es teniendo varios
proyectos de emprendimiento, de modo que si uno fracasa, los otros le respaldarán.
El problema es que para la gran mayoría de emprendedores, no se tiene sino un solo
proyecto, con el que se inicia. De hecho todo emprendedor inicia con un proyecto, de
modo que el riesgo de sufrir una caída libre es muy alto.
Este riesgo no significa que no se deba emprender. Significa que se debe planear, se
debe prever el riesgo. Tenemos que hacer conciencia de que el riesgo controlado,
calculado, no es malo. Lo malo es improvisar, hacer algo para lo que no estamos
preparados.
De hecho el riesgo es necesario, de lo contrario no podremos innovar, no podremos
enfrentar a la competencia.
El temor al fracaso es una de las principales barreras que nos impide iniciar un proyecto
de emprendimiento, temor que resulta infundado para un verdadero emprendedor,
porque este, aunque fracase, y así no cuente con una red de seguridad, hallará en su
fracaso una oportunidad, así sea para mejorar y volver a empezar.
Hay que asumir riesgos, y algunos hay que preverlos siendo conscientes de que en
algunos casos no tendremos una red de seguridad.(VÍCTOR)
LAS CLAVES PARA EMPRENDER CON ÉXITO

Por si aún no ha quedado claro, lo que intentamos trasladarte es que una condición
fundamental para que nuestra idea emprendedora triunfe es contar con unos ahorros
previos suficientes, es decir, con el capital necesario para desarrollar nuestro proyecto
empresarial y evitar problemas financieros inesperados.

Las ventajas de tener ese colchón financiero son innumerables. Quizás la más
importante de todas es que podremos actuar sin prisas por rentabilizar nuestro
negocio. Rentabilizar una empresa no es nada sencillo y requiere un tiempo, sobre todo
si los gastos iniciales son grandes. Disponiendo de una red de seguridad, nuestra curva
de aprendizaje será más rápida y efectiva, es decir, tendremos más capacidad para
diseñar las estrategias necesarias con las que llegar al cliente, captarlo y empezar a
ganar dinero.

Además, disponiendo de ahorros antes de emprender, nos resultará más sencillo


conseguir financiación. Los bancos prestan a emprendedores sólo si creen que la idea de
negocio es buena. Si además les demostramos nuestra solvencia inicial, nos resultará
mucho más fácil conseguir un préstamo o un crédito bancario.

Cuando emprendemos sin disponer de una red de seguridad, las prisas por conseguir
dinero pueden llevarnos a tomar decisiones precipitadas y erróneas que quizás
conduzcan al fracaso a nuestra recién creada empresa. Esto puede ocurrir aunque la idea
de negocio sea extraordinariamente buena, lo cual es una verdadera pena. Y puede ser
aún peor si nos hemos endeudado considerablemente para emprender y ahora no
podemos devolver ese dinero.

Por tanto, para evitar estos problemas y no condenar al fracaso nuestro proyecto antes
sin quiera de empezar a trabajar, lo mejor es ahorrar primero y emprender después. La
pregunta del millón entonces sería: ¿cuánto debo ahorrar? La respuesta es complicada y
dependerá del tipo de negocio que hayamos iniciado, ya que los gastos pueden llegar a
ser muy diversos.(ROLANDO)

En este sentido, quizás lo mejor sea barajar el escenario más pesimista posible. Por
ejemplo, un año completo sin ingresos. ¿Cuáles serían nuestros gastos durante esos doce
meses? Autónomo, alquiler, suministros, marketing, gestoría… Si los sumamos todos y
los multiplicamos por doce, esa debería ser nuestra red de seguridad antes de
aventurarnos a emprender.

EL EMPRENDIMIENTO Y LAS BARRERAS DE ENTRADA

6 barreras comunes, es decir, obstáculos que debe superar un nuevo competidor


emprendedor para entrar a un determinado sector del mercado.
Economías de escala. Los volúmenes de producción
impactan en la eficiencia; así, las economías de
escala ocurren cuando los costos de producción
disminuyen con el aumento de las cantidades
producidas. Por ejemplo, sería muy difícil competir
con la empresa Tramontinaen el mercado de los
tenedores sin contar con sus capacidades
productivas.

Alta inversión inicial.Se da cuando el negocio


requiere de un gran capital inicial para operar
eficientemente. Por ejemplo, en el caso de las
empresas de transporte la compra de una flota de
vehículos suele mantener fuera a pequeños
competidores. (GÉNESIS)

Acceso a proveedores y canales de


distribución.Puede ser una barrera si la producción
de alguno de los insumos claves está concentrada en
manos de pocas empresas (por ejemplo, el lúpulo en
la industria cervecera), o cuando el producto
requiere de un canal de distribución especial (por
ejemplo, diarios y revistas).
Alta diferenciación de algún producto
existente. Si alguno de los competidores
en el sector cuenta con un producto muy
bien posicionado en la mente del
consumidor resulta muy difícil competir.
Así, los nuevos ingresantes deben gastar
tiempo y dinero en esfuerzos de
marketing, como es el caso de las gaseosas cola.
Falta de experiencia en la industria. En ciertas
actividades —por ejemplo, diseño, asesoría
profesional, salud y otras— la especialización y la
experiencia real resultan factores clave de éxito.
Lanzarse sin la preparación adecuada puede llevar a frenar el acceso.

Barreras legales.En algunos sectores la entrada de


nuevos competidores está sujeta a la aprobación de
algún organismo oficial que fija los cupos máximos o
requiere el cumplimiento de requisitos especiales. Es
el caso del transporte público, la explotación de
algunos recursos turísticos o naturales y otros
similares.(MARCELA)

LA INCORFOMIDAD COMO BASE DEL EMPRENDIMIENTO


Muy pocas personas nacen siendo emprendedoras. Ser emprendedor es el resultado de
una evolución, en muchos casos por experiencias difíciles siendo dependiente,
asalariado.

Las personas por lo general se inician como asalariados, debido a que nuestra cultura y
nuestro sistema educativo están diseñados para sacar egresados al mercado laboral, mas
no está diseñado para crear empresarios.

Es por eso que la gran mayoría de personas se inician como empleados y son muy pocas
las que pasan a ser emprendedores.
Para poder dar el salto de asalariado a emprendedor, se requiere estar inconforme con el
hecho de ser asalariado. En ocasiones la resistencia es tan fuerte, que ni siquiera es
suficiente estar inconforme con la vida de asalariado, sino que no se piensa en ser
emprendedor hasta no ser echado del trabajo, y lo que es aún más preocupantes es que
existen muchas personas que no ven el emprendimiento como una alternativa de
superación ni después de ser despedidos y estar desempleados.

Para muchos, el emprendimiento es la última alternativa posible que podrían considerar,


y solo la consideraran cuando estén absolutamente inconformes con la forma de ganarse
la vida

Si la persona está conforme donde está, seguramente que ahí se queda. ¿Porque habría
de moverse de donde está si ahí está cómoda?

Esto nos lleva a otro factor importante que es el conformismo, que es contrario a la
inconformidad. En nuestro medio, las personas suelen conformarse con un sueldo
aunque este no sea alto y deba trabajar mucho por él.

El conformismo es quizás el principal obstáculo para ser emprendedor. Mientras


estemos a gusto no habrá un motivo para querer algo más, para llegar más lejos, para
iniciar nuevos retos.

Debemos estar inconformes con todo lo que hacemos. Debemos aspirar a más de lo que
hemos conseguido.

Dice un refrán que el rico entre más plata tiene más plata quiere, algo que se ha querido
presentar como socialmente incorrecto, cuando es precisamente el motor del desarrollo
económico de la sociedad. Si no hubiera personas que a diario quieren incrementar su
riqueza, la humanidad jamás hubiera alcanzado el nivel desarrollo actual. Y si usted no
lo hace seguirá siendo lo que es y quizás menos.

La inconformidad debe ser una fiel compañera en todas las actividades desarrolladas por
toda persona. Será el combustible que lo impulse a iniciar nuevas actividades, a explorar
nuevos horizontes.

Cuando el asalariado esté inconforme con el cumplimiento de horarios, con la


obligación de recibir órdenes y llamados de atención, con el hecho de tener que pedir
permiso para todo, entonces tal vez considera la posibilidad de ser un emprendedor.
Lo mismo aquel que ya es emprendedor, deberá estar inconforme con lo que ya ha
logrado, pues será esa inconformidad la que lo impulse a expandir su negocio, a llegar a
nuevos clientes, etc.(PAMELA)