Vous êtes sur la page 1sur 3

 Un informe pericial siempre solicitara la intervención del psicólogo forense cuando el

demandante pretenda conseguir una indemnización. Dependerá del tipo de lesión, la


incapacidad permanente o los días que ha estado de baja el afectado y salario que deja de
percibir.

 Objetivo:

Se realice un reconocimiento psicológico del perjudicado en relación a las lesiones sufridas en


accidente de tráfico sufrido el 1 de julio del 2010 y se determine el estado mental del mismo, así
como su pronóstico y posibles intervenciones terapéuticas.

Señor “T” de 62 años no supo comentar sobre hechos relevantes en los diferentes periodos de su
desarrollo, un detalle que menciono y debemos tomar en cuanta es los elevados niveles de
autoexigencia que `presenta al momento de realizar algunas actividades, al salir fuera de casa por
motivos laborales, en ese momento conoce a su ex esposa con la cual forma una familia
constituida por dos hijos varones. El peritado señala que tanto su padre como su madre eran
personas depresivas que durante los cincuenta años de edad estuvieron con tratamientos
psicofarmacológicos de tipo antidepresivo.

 Datos en diferentes evaluaciones:

Después del accidente el Señor “T” se encuentra de baja en su trabajo, debido a su situación de
incapacidad temporal por contingencias comunes, con diagnóstico de depresión.

El 18 de julio del 2010 es dado de alta, presentado posteriormente cambios en su estado de ánimo
y carácter habitual. Refiriendo un estado de angustia intensa que se acompaña de episodios de
ansiedad con sintomatología psicosomática secundaria (ataques de pánico – síntomas) anhedonia,
conductas de evitación, retraimiento y aislamiento, pensamiento reiterativo y rumiante ante los
hechos ocurridos anteriormente.

El procedimiento farmacológico, se instauró un tratamiento ansiolítico de baja intensidad, al no


presentar mejoría se agregó antidepresivos (ISRS – Escitalopram) lo cual refirió nerviosismo diurno
y mala tolerancia por lo cual se modificó.

Al cambio del tratamiento farmacológico se sus aspectos clínicos mejoraron en cuanto a la


ansiedad, pero los depresivos se mantenían aún.

El 3 de enero del 2011 se realizan exámenes neurológicos para su posterior valoración, en la cual
no se detectan lesiones neurológicas a nivel estructural secundarias al traumatismo sufrido, lo cual
como síntoma aparece el dolor en el cuello (cervicalgia postraumática) y un trastorno de marcha
funcional (apraxia motora)
 Análisis:

Los diferentes resultados en las evaluaciones realizadas al señor “T” logran valorar el estado
mental, con la aplicación de instrumentos logramos obtener información acerca del estado
cuantitativo respecto a posibles anomalías en la estructura de la personalidad, en la cual se valoró
la gravedad y sintomatología del trastorno depresivo del Señor “T”, los instrumentos utilizados
durante el proceso de evaluación fueron los siguientes:

a) Autorregistro:

Es un método para que él peritado pueda concientizar y tomar mayor responsabilidad sobre el
proceso terapéutico, los autorregistros permiten una valoración sistemática de los pensamientos,
sentimientos, manifestaciones físicas, conductas y comportamientos específicos; ante situaciones y
relaciones que se presentan en su vida.

La información que aporta los autorregistros del señor “T” no es fiable debido a su objetividad en
cuanto al desarrollo y manipulación que se pudieron dar al redactarlos; comparando los resultados
obtenidos en el (MCMI-III) el explorado obtiene una puntuación alta en la escala Y (deseabilidad
social) señalando una tendencia hacia la disimulación (ofrecer una imagen más positiva y deseable
socialmente); suponemos que los autorregistros al estar relacionados con estos rasgos pueden
diferir mucho con los resultados.

b) Autoconcepto y autoimagen:

Dentro del proceso terapéutico se realizó una descripción breve de su “yo real”, “yo ideal”, “yo
debería”; se lo realiza para valorar la percepción de sus ideales, el reconocimiento de sí mismo
ante el entorno y la distinción entre la fantasía y la realidad.

En el trastorno depresivo mayor generalmente se ve afectado estos dos aspectos, al mencionar


esto en el proceso se logra distinguir diferentes conceptualizaciones positivas y negativas acerca de
la percepción de si mismo.

c) Escala MCMI – III

Es un instrumento multiaxial que permite la evaluación de rasgos de personalidad y psicopatología


correspondientes a las categorías diagnósticas del DSM, al aplicar esta escala sus resultados
muestran un elevado puntaje en el tipo depresivo (sub escala); la segunda puntuación más alta
esta relacionada con el trastorno distintico, la depresión al lograr mantenerse en el tiempo
empeora el estado anímico del señor “T” es comprensible que uno de los puntajes más altos sea
del trastorno distímico, indicadores de anidad también tiene un puntaje alto debido a los
pensamientos repetitivos que aparecen al realizar diferentes actividades; en cuanto a la estructura
de personalidad el puntaje que debemos tomar en cuenta es el del tipo compulsivo, debido a sus
rasgos de meticulosidad.

Dentro de los resultados se aprecian las molestias físicas compatibles con la sintomatología del
trastorno depresivo mayor.

- Los resultados obtenidos durante diferentes evaluaciones y complementando con


instrumentos aplicados permiten cumplir con el objetivo pericial el cual es “determinar el
estado mental del señor “T””, pero al hacerlo dejan de lado una evaluación cognitiva que
debería ser más minuciosa ya que la vemos necesario debido al trastorno depresivo con el
cual esta diagnosticado, siendo la parte cognitiva una de las más grandes áreas que
empiezan a deteriorase progresivamente debido a síntomas como la anhedonia insomnio y
la pérdida de peso.
- En cuanto a las interacciones que el señor “T” tiene en su medio no son valoradas más que
en diferentes comentarios en las evaluaciones, pero este es un eje muy importante que
debería tomar en cuenta el proceso psicoterapéutico para mejorar sin dejar de lado lo
farmacológico, esto ayudara a fortalecer sus redes de apoyo e integrarlo nuevamente a
una “dinámica” social.