Vous êtes sur la page 1sur 31

TEORIA GENERAL DEL PROCESO CARLOS PASTOR MARAVI SOCIEDAD

– DERECHO Y CONFLICTO
Los seres humanos viven interrelacionados y para hacer posible esta vida en
sociedad el Estado establece un sistema de normas que hacen posible la vida en
comunidad. Es evidente que no es suficiente que se expidan normas que regulen
el comportamiento de los miembros de la sociedad, porque éstos pueden
infringirlas. La vida en sociedad trae a diario conflictos de intereses, conflictos que
deben ser solucionados por el Estado, evitando de esta manera que las personas
se hagan justicia con sus propias manos.
¿Qué es el Derecho Objetivo? Es el sistema de normas vigentes en una
determinada sociedad.
¿Qué es el Derecho Subjetivo? Es la facultad, poder, autorización o situación que
la norma jurídica confiere a las personas para obrar o abstenerse sobre los bienes
o frente a las personas con el fin de que puedan satisfacer sus intereses en
armonía con el bien común. Esta facultad conferida al individuo no lo autoriza
¿Qué es un conflicto de intereses? El conflicto se produce debido a que la
pretensión de uno de los interesados no es aceptado por el otro, sino por el
contrario es resistido por éste, generándose una lucha, un choque de intereses
contrapuestos.
CONFLICTO – LITIGIO Y CONTROVERSIA Generalmente estos términos se
utilizan como sinónimos, pero tienen diferencias sustanciales.
 Conflicto y litigio.- Donde halla interrelación entre las personas habrá diferencia
de opiniones e intereses y ello generará el conflicto. La palabra litigio tiene una
connotación jurídica que significa disputar en juicio. Litigio es un conflicto
judicializado.
 Conflicto sin litigio.- El conflicto no es llevado al terreno judicial.
 Litigio sin conflicto.- No existe conflicto alguno, sin embargo, por motivos x una
persona demanda a otra.
 Conflicto y controversia.- El conflicto es la colisión de intereses y controversia
significa que el sujeto pasivo de la relación jurídica procesal, entiéndase
demandado, discuta, contradiga la existencia misma del conflicto afirmado por su
contraparte.
 Conflicto sin controversia.- El sujeto pasivo de la relación jurídica procesal no
cuestiona el pedido del demandante, no ejerce su derecho de defensa. Por
ejemplo, el allanamiento o la rebeldía.
MODOS O FORMAS DE SOLUCION DE CONFLICTOS Los conflictos de
intereses pueden solucionarse de tres formas:
1) Autotutela
2) Autocomposición
3) Heterocomposicion

AUTOTUTELA La Auto tutela o acción directa es la reacción inmediata y personal


de quien se hace justicia con sus propias manos. Es la forma práctica e inmediata
que tiene el hombre para resolver sus conflictos de intereses. En los albores de la
humanidad los conflictos de intereses eran resueltos por sus propios protagonistas
recurriendo al uso de la fuerza, a la violencia. Si bien es cierto, que la autotutela se
encuentra prohibida en la actualidad, también es verdad que no toda forma de
autotutela es ilícita, debido a que el ordenamiento jurídico de manera excepcional
permite que una persona pueda hacerse justicia en forma directa. ¿Por qué el
Estado autoriza la autotutela en determinados supuestos? El Estado lo reconoce
como solución cuando su propia actividad jurisdiccional no llega o puede llegar
muy tarde. Son pocos los casos en los que el Estado reconoce la autotutela, así
tenemos:
1) Legitima defensa, que se considera como un eximente de responsabilidad
penal, regulada por el artículo 20, inciso 3 del Codigo Penal.
2) Defensa posesoria, que faculta al poseedor a repeler la fuerza que se emplee
contra él y recobrar el bien, sin intervalo de tiempo, si fuere desposeído,
absteniéndose de las vías de hecho no justificadas por las circunstancias,
regulada en el artículo 920 del Codigo Civil.
3) El derecho de retención, que faculta al acreedor a retener el bien de su deudor
si su crédito no esta suficientemente garantizado, contemplado en el articulo 1123
del Codigo Civil.
4) La posibilidad del propietario de cortar la rama de los arboles y las raíces que
invadan su predio, regulada por el artículo 967 del Codigo Civil.
Podemos decir que la autodefensa es: “el medio empleado por el individuo
(ofendido), titular de un derecho, para repeler un ataque contra su persona, sus
bienes u otros derechos, asumiendo por si la solución del conflicto; esto es, actúa
en propia defensa”1 , es decir que constituía la forma que utilizaba el individuo
para proteger sus bienes o su seguridad personal ante la ausencia de un órgano
facultado para realizarlo. Asimismo, se indica que una de las primeras formas de
autodefensa que se dio dentro de la administración de justicia fue el ejercicio de la
fuerza, la cual se dio por medio de la venganza de sangre o venganza privada.
Como podemos darnos cuenta esta forma de resolución de los conflictos esta
alejada de nuestra forma de darles solución en la actualidad, pues es el Estado a
través de los órganos jurisdiccionales los encargados de la administración de
justicia, quedando prohibido por la misma ley el hecho de utilizar la fuerza para
conseguir la administración de justicia.
La auto defensa se caracteriza porque uno de los sujetos en conflicto (trátese de
persona individual, asociación obrera o patronal, consorcio económico, partido
político oficial, profesión o cuerpo, Estado nacional, etcétera), y aun a veces los dos,
como en el duelo o en la guerra, resuelven o intentan resolver el conflicto pendiente
con el otro, mediante su acción directa, en lugar de servirse de la acción dirigida
hacia el Estado a través el proceso. De ahí que la auto defensa brinde una solución
parcial (como obra de una o de ambas partes) y egoísta (lo que no significa que
forzosamente sea injusta) del litigio. Se exceptúa de esas características la legítima
defensa del tercero, que cuando se ejerce en provecho de persona desvinculada de
su ocasional defensor, es la modalidad de autodefensa que más se aproxima, sin
duda, al proceso, tal como en esquema lo mostramos en la conferencia anterior: no
sólo es justa y altruista, sino que se realiza por un sujeto imparcial e irrecusable,
hasta el extremo de que, abstracción hecha del aspecto formal, casi podría decirse
que aquél se conduce como juzgador, si bien instantáneo o circunstancial y no
permanente.

Probablemente autotutela sea el nombre más expresivo para designar este


fenómeno (entre otras razones, porque autodefensa significa también la defensa
que de sí misma haga una parte en el proceso, y no fuera de él).

El llamado proceso inquisitivo viene a ser el reverso de la autodefensa: en el


primero, el juez, al ser a un mismo tiempo acusador, desciende a la categoría de
parte, mientras que en la segunda, la parte se erige en juez (parcial) del conflicto.

Lo que distingue a la autodefensa no es ni la preexistencia de un ataque, que falta


en varias de sus formas, ni la inexistencia de un determinado procedimiento, que en
ocasiones interviene y hasta podría ser igual al procesal, sino la concurrencia de
estas dos notas: a) la ausencia de juez distinto de las partes, y b) la imposición de
la decisión por una de las partes a la otra. La decisión impuesta será, por lo general,
egoísta, pero esta tercera nota, según hace poco dijimos, no es absoluta, y cuando
la autodefensa funciona conforme a un procedimiento preestablecido y encomienda
el fallo a seudojuzgadores, su pronunciamiento podrá ser imparcial y hasta pecar
por exceso de lenidad, pero lo que no podrá ser es desinteresado, desde el
momento en que es uno de los interesados, directamente o mediante órganos
representativos, quien impone la decisión.

En estos casos, nos encontramos en el tránsito de la autodefensa hacia el proceso,


y también, si interpretamos la decisión favorable a la contraparte, como acto de
renuncia o reconocimiento del litigante con potestad para emitirla, ante una
autodefensa autocompositiva. Vuelve a constituir la excepción en cuanto a las dos
notas señaladas, la legítima defensa del tercero: en ella, desde luego, no media
proceso (ni como relación jurídica ni como procedimiento), pero no menos cierto es
que la decisión proviene de quien no es parte en el litigio e incluso puede carecer
de toda relación con los sujetos del mismo, y que la solución impuesta por quien es
ajeno al conflicto y hasta cabe que arriesgue su vida al resolverlo, no se puede
calificar de egoísta.
Al faltarle los dos rasgos que reputamos esenciales, la especie legítima defensa de
terceros sólo puede incluirse en el género autodefensa en atención a dos
consideraciones: una de derecho penal, la de que es una variante de la legítima
defensa propia, que precisamente constituye el prototipo de las figuras del grupo, y
otra de derecho procesal, la de que la persona que resuelve el conflicto no es un
juez estatal permanente, sino un juzgador ocasional, que como los árbitros, a
quienes en este sentido se aproxima, resuelve un litigio y no la generalidad de los
litigios, pero que a su vez se diferencia de los jueces privados, en que no es objeto
de designación por las partes, sino de institución por sí mismo: aquéllos vienen
determinados, aunque se les nombre después, por la cláusula compromisoria o por
la escritura de compromiso,60 mientras que el tercero defensor lo determinan las
circunstancias imprevistas del caso en que le toca intervenir. No se puede, en
cambio, aproximar esta curiosísima figura a la autocomposición, porque siendo el
tercero ajeno al interés en conflicto, nada tiene que renunciar, aun siendo su
conducta altamente altruista; pero su altruismo se refiere a la decisión y no al litigio,
y podría por ello ser calificado de externo, en contraste con el interno, peculiar de la
autocomposición.

A juzgar por la displicencia con que los procesalistas se ocupan de ella, pudiera
creerse que la autodefensa carece de razón de ser y que debemos considerarla
como un mal, en tanto una más perfecta organización del Estado no permita
eliminarla por completo o reducirla a sus límites mínimos e inevitables. La realidad,
sin embargo, dista mucho de corresponderse con semejante perspectiva, y la
autodefensa sólo desaparecerá el día en que Estado y divinidad se identifiquen.
Mientras tanto, la autodefensa subsistirá, porque el mecanismo estatal dista mucho
de ser perfecto y porque es prácticamente imposible que ningún Estado, por grande
que sea su potencia económica, soporte el monstruoso presupuesto que resultaría
si pretendiese someter a cauces procesales la totalidad de los litigios, inclusive los
más nimios, que en su territorio se produzcan.

La autodefensa, que salvo en sus formas procesalizadas, donde funciona una etapa
de conocimiento, implica la supresión de ésta o su reducción al mínimo, pertenece
de lleno al campo de la ejecución, hasta el extremo de que el acto determinante o
provocatorio de la misma podríamos, sin violencia, estimarlo como un título
ejecutivo extrajudicial a favor del legitimado para emplearla, y por consiguiente,
mediante ella el Estado se ahorra asimismo las actuaciones necesarias para el
cumplimiento del fallo que se hubiese dictado, de seguirse el correspondiente
proceso. Más aún: inclusive si el Estado fuese omnisciente y omnipresente, siempre
existiría el riesgo de que fuesen sus agentes quienes acudiesen a la autotutela.

Las razones expuestas no significan, en manera alguna, desconocer los peligros de


la autodefensa y mucho menos propugnar su generalización, ya que si ello
sucediese, supondría la quiebra del Estado, incapaz de mantener el orden jurídico
en su territorio, sin contar con el riesgo de que el ofendido que aspire a tomarse la
justicia por su mano -suponiendo, y ya es mucho, que no peque en ello por exceso-
sea más débil que el autor del ataque, y lejos de obtener la reparación del delito o
del daño sufrido, no experimente uno nuevo y más grave. Además, en el caso de
que la víctima quedase en la imposibilidad de reaccionar, y nadie asumiese su
defensa-venganza, la justicia privada se traduciría en impunidad.

Debemos destacar la imposibilidad actual de eliminar la autodefensa y, por otro,


algunas de las ventajas que en medio de sus inconvenientes ofrece. Entre ellas,
agregaremos, que "no sería prudente, fuera de aquellos casos en que produzca
considerable perturbabación social, prohibir la autodefensa, ya que el proceso tiene
también su costo -con frecuencia no despreciable, con frecuencia muy elevado-, sin
que tampoco pueda rechazarse que en ocasiones la defensa privada cueste
socialmente menos y rinda más".

Por otra parte, los riesgos de la autodefensa se encuentran en parte neutralizados


mediante dos correctivos importantes -procesalización de algunas de sus formas-,
y la homologación judicial de otras.
No basta, como es natural, con que A afirme haber matado a B en legítima defensa,
o con que sostenga que ha hurtado alimentos para saciar su hambre, cuando los
hechos aparezcan objetivamente contemplados como punibles, sino que habrán de
ser comprobados judicialmente tales extremos, salvo, claro está, cuando, por
cualquier causa, los tribunales no lleguen a tener conocimiento de los hechos
determinantes de la autodefensa.

La sentencia homologadora de la autodefensa pertenece a la categoría de las


declarativas o de acertamiento, aunque haya sido de condena la Pretensión
(desestimada) del actor o acusador.

Características de la autodefensa
1. 2 Parcialidad: Al referirnos a parcialidad damos a entender que solamente un
grupo ejercita tal derecho, aquí nos damos cuenta que únicamente son las
personas que han sido afectadas en sus derechos las que pueden ejercitarla.
2. Egoísmo: Aquí se da el hecho de que las persona afectada, no dan marcha
atrás en lograr que la persona que haya cometido la infracción sea
sancionada. Instinto: Aquí no existe un juicio o alguna consideración para el
efecto de sancionar a la persona.
3. Irracionalidad: La palabra irracional se deriva de la falta de razonamiento.
Como vemos aquí las personas obran por la fuerza y en forma violenta. Pre
y extra procesal. Porque no se cuenta con un procedimiento que este
anteriormente establecido para la solución de los problemas.

CLASES Y FORMAS

Dada la variedad de especies de la autodefensa, no siempre cabe presentarla cual


un juego de ataque y de defensa, que permita mostrar como agresor al titular del
interés sacrificado: lo es, desde luego, en la legítima defensa, pero no, en cambio,
en el estado de necesidad, donde resulta víctima, sin haber perpetrado ataque
alguno.

a) de autodefensa en estricto sentido, o sea como réplica a un ataque precedente. Su


prototipo es la legítima defensa propia; en cuanto a la de terceros, constituye más
que un subtipo, una figura aparte, ya que si bien media ataque, éste no se dirigió
contra el defensor.

b) de ejercicio personal o directo de un derecho subjetivo, sin que su titular haya


sufrido previo ataque. Pertenecen a este grupo, ante todo, el ejercicio de un
derecho, el estado de necesidad y junto a ellos, figuras de menor relieve, como la
persecución de abejas o el corte de raíces.

c) de ejercicio de facultades atribuidas al mando para hacer frente a situaciones de


excepción. Recordaremos las conferidas a los superiores militares para mantener
la disciplina, evitar el pánico, etcétera, y las reconocidas al capitán del buque
mercante. Aun no ejerciendo mando el tercero, la legítima defensa que lleva a cabo,
acaso sea a este sector al que más se aproxime, y otro tanto sucede con el
cumplimiento de un deber y con la obediencia debida.

d) de ejercicio de una potestad por uno de los sujetos del litigio. A este grupo
corresponden el ejercicio de la patria potestad, de la autoridad marital, de los
llamados tribunales de honor y de las seudo jurisdicciones administrativa (en
régimen retenido o delegado) y disciplinaria.

e) de combate entre partes enfrentadas, que fían a la fuerza y no a la razón la


decisión de sus diferencias. El duelo en la esfera individual y la guerra en la
internacional son sus formas más representativas, si bien la segunda podría
incluirse en el grupo a (auto defensa en estricto sentido), desde el punto de vista del
país agredido.
e) de coacción sobre la contraparte para lograr imponer el prevalecimiento de los
propios intereses. A este grupo, que por un lado enlaza con el b y por otro con el e,
pertenecen los numerosos expedientes de la lucha social entre capital y trabajo.

Clases de autodefensa
Prohibida: Esta clase de autodefensa no es aceptada por el derecho, el cual la
sanciona.
Tolerada: Al contrario de la anterior esta es aceptada por el derecho y la sociedad y no
es sancionada. Aceptada: También se le conoce como normada legalmente, pues
se encuentra regulada dentro de la ley.

Autocomposición
A través de la autocomposición las partes del conflicto mediante el uso de la
razón, el dialogo llegan a un acuerdo, componiendo, resolviendo el conflicto sin
necesidad de recurrir a un tercero o al órgano jurisdiccional. Se trata de un arreglo
pacífico del conflicto. Esta manera de dar solución a los problemas entre personas
se caracteriza por el hecho que en ella no existe una utilización de la fuerza como
sí ocurre en el caso de la Autotutela.
Autocomposición: La autocomposición se refiere a la aceptación de la pretensión
de la persona ofendida por parte del agresor, al igual que la autodefensa se refiere
a otra forma de solución de los 3 conflictos, en cuanto a la diferencia se dice: “a
diferencia de la autodefensa, la autocomposición no consiste en la imposición de
la pretensión propia en perjuicio del interés ajeno, sino, por el contrario, en la
renuncia a la propia pretensión o en la sumisión a la de la contraparte”.2 Alcalá
Zamora califica este medio de la solución como: “altruista, porque a través de él se
hace prevalecer el interés de la otra parte, el interés ajeno”.

Características de la autocomposición
Bilateral: Se refiere a la participación de todas las partes, estos actúan como
sujetos activos o como pasivos.
Racional: Lo cual indica que se sujeta a la razón, entendiendo como la aplicación
de el entendimiento y la compresión.
No se da el egoísmo como vimos anteriormente el egoísmo se refería a no dar
marcha atrás en el hecho de hacer que la persona que haya cometido la infracción
sea sancionada.
Al contrario, en esta forma conceden a la otra parte, algo de lo que se reclama.
Pre, intra y extra proceso: Dichas características se dan pues como se indica,
esta existe anteriormente (pre), dentro (intra) y fuera de (extra) del proceso

Clases de autocomposición
Desistimiento: Constituye la voluntad de la parte que pretende un resarcimiento
de renunciar a esta en forma unilateral. Al respecto se indica sobre el
desistimiento lo siguiente “El desistimiento puede ser definido como una renuncia
procesal de derechos o de pretensiones”.
Allanamiento: Aquí se da la aceptación de las pretensiones del ofendido por parte
del demandado. Así se dice que allanamiento es : “ el acto por medio del cual el
demandado o acusado (sujeto pasivo) se somete o aviene y reconoce las razones
o pretensiones reclamadas por la otra parte (sujeto activo)”
Transacción: Para indicar lo relativo a la transacción haremos referencia a lo que
indica el artículo dos mil ciento cincuenta y uno del Código Civil de Guatemala: “La
transacción es un contrato por el cual las partes, mediante concesiones
recíprocas, deciden de común acuerdo algún punto dudoso o litigioso, evitan el
pleito que podría promoverse o terminan el que esta principado”, se da el
resarcimiento de los daños que se hayan causado a fin de lograr un acuerdo que
evite una acción judicial.

Heterocomposición
La heterocomposición constituye nuestra tercera forma de resolver los conflictos.
Dentro de ella veremos un aspecto fundamental que la diferencia de las anteriores
que hemos estudiado, veremos en ella la intervención de un tercero. “La
heterocomposición es una forma evolucionada e institucional de solución de la
conflictiva social e implica la intervención de un tercero ajeno e imparcial a
conflicto”. Esta se sujeta a la razón y busca una solución equitativa y justa para las
personas. A esta forma de resolver los conflictos se le ha calificado como imparcial
por la intervención del tercero, también debemos indicar que dicho tercero debe
ser alguien quien actúa sin ningún interés dentro del conflicto. El tercero actúa
dentro de esta forma de solución únicamente como mediador, ante lo cual las
partes indiquen sus puntos de vista en el conflicto, llevándolos a una reconciliación
y que lleguen a un acuerdo, lo cual trae como consecuencia una solución. La
licenciada Crista Ruiz Castillo de Juárez señala que los terceros que han
intervenido en la heterocomposición son los siguientes: el arbitro como primer
tercero y luego aparecieron como terceros el juez y el proceso.

Caracteristias de heterecomposición
Bilateral: Las partes actúan al indicar sus puntos de vista lo cual es escuchado
por el tercero el cual de la intervención de ellos dará una posible solución.
Racional: Se refiere que las personas se sujetan a la razón, entendiendo como la
aplicación de el entendimiento y la compresión a través del tercero.
La intervención de un tercero decidor: En esta clase de solución se da la
intervención del tercero, el cual mediante su intervención y la mediación que hace
logra llegar a una solución, al darse la interposición de los diferentes puntos de las
partes los cuales acatan la solución que este indica
Proceso exclusivo: Como vemos en esta debemos acudir ante un tercero, por lo
tanto se realiza un único proceso y excluye a otro, las partes acuerdan la
intervención de un tercero.

Clases de heterocomposición
El mandatario: Es la persona que representa a otro en todos sus actos o
solamente para algunos de conformidad con la voluntad de ella. Se indica que es:
“La persona que, en virtud del contrato consensual llamado mandato, acepta del
mandante representarlo personalmente, o la gestión o desempeño de uno o más
negocios”
El nuncio: El nuncio es un mensajero el cual traslada la intención de una de las
partes del conflicto hacia la otra parte. El gestor de negocios:
El gestor es una persona (tercero) el cual no teniendo ningún contrato pacta y
conviene con otros, actuando conforme su voluntad.
El tercero decidor: Constituye aquel al cual las partes se sujetan, por no haber
llegado a un acuerdo entre ellos, el cual le da solución al conflicto.
El mediador: Es aquel que entabla una negociación entre las partes del conflicto,
los invita a que lleguen a un acuerdo y tiene la facultad de proponerle soluciones
para lograr un acuerdo a su conflicto.
El conciliador: Es aquel tercero que propone acuerdos a las partes para dar fin a
su conflicto, asumiendo un papel que consiste en: “proponer a las partes
alternativas concretas para que resuelvan de común acuerdo sus diferencias”.
El arbitro: Constituye un tercero que propone acuerdos a las partes con la
característica que estos son obligatorios. “En esta especie de la
heterocomposición, el tercero, al que se denomina arbitro no se limita a proponer
la solución a las partes, sino que va a disponer dicha solución a través de una
resolución obligatoria para las partes a la que conoce como laudo”

El proceso

Tenemos al proceso como nuestra última forma de resolver los conflictos. Como
podemos observar a través del tiempo nuestra sociedad ha evolucionado, lo cual
ha traído como resultado, que se busquen otra forma de resolver el conflicto que
sea inteligente e imparcial para las partes.
Nos damos cuenta como en este apartado se da la intervención del estado a
través de los órganos jurisdiccionales. Vemos como se da la creación de normas
protectoras de los derechos de las personas, las cuales también dan como
resultado que los particulares puedan reclamar la protección que dichas normas
contienen. Esto también da como resultado que se dé más formalismo en la
búsqueda de una pretensión de una de las partes y también se da la utilización de
más tiempo para ello, pues se deben llevar una serie de etapas las cuales se
encuentran reguladas en la legislación respectiva para llegar a la solución por
medio de una sentencia dictada por el órgano jurisdiccional correspondiente, ante
el cual se plantea la petición. Podemos decir que proceso constituye la serie de
etapas ordenadas cuyo objetivo es la resolución de un conflicto planteado ante un
órgano jurisdiccional para su respectiva solución por medio de una sentencia. Para
definir lo que es proceso usaremos lo que al respecto manifiesta Eduardo Couture:
“es la secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresivamente con el
objeto de resolver, mediante un juicio de autoridad, el conflicto sometido a su
decisión”.

Características del proceso:


Imparcialidad: Aquí el órgano jurisdiccional que conocerá el conflicto, no tendrá
ninguna preferencia con las partes, todas tendrán los mismos derechos y las
mismas obligaciones, así también en la legislación respectiva se hace referencia a
ello.
Idoneidad: Al referirnos a la idoneidad indicamos la facultad de estos, para
conocer los asuntos que ante él se presentan.
Garantía: La cual está representada por la seguridad de que se impartirá la
justicia de conformidad con lo regulado en la legislación respectiva por medio del
órgano jurisdiccional correspondiente, el cual aplicará la característica de la
imparcialidad para conocer del conflicto.

Clases de proceso
A continuación detallamos una clasificación de los procesos atendiendo a
diferentes circunstancias en ellos.
Por su función: Atendiendo a su función o finalidad son o
Cautelares, los cuales garantizan las resultas de un proceso futuro. o De
conocimiento que persiguen la declaratoria de un derecho controvertido pudiendo
ser:
a) constitutivo para obtener la constitución, modificación o extinción de una
situación jurídica;
b) declarativo el cual tiende a constatar una situación jurídica existente; y,
c) de condena en la cual se establece que un parte debe realizar una prestación a
favor de otra. o De ejecución para la satisfacción de una prestación la cual da
como resultado que una parte sea forzada para el cumplimiento de ella.
La anterior es una clasificación de los procesos, la cual es utilizada comúnmente,
sin embargo, existen otros tratadistas que indican otras clasificaciones de
procesos los cuales a continuación se enumeran
Por su contenido, dependiendo de la materia que sobre ellos versara, como son
penales, civiles, laborales, etc.
Por su estructura los cuales pueden ser contenciosos cuando hay un litigio y
voluntarios cuando no existe litigio.
Por su subordinación, estos procesos se clasifican en los principales y los
incidentales. Por su contenido, dependiendo de la materia que sobre ellos versara,
como son penales, civiles, laborales, etc.
Así también se da otra enumeración de otros tipos de procesos atendiendo a sus
particularidades, los cuales son
El dispositivo, el cual tiene por característica que es la parte interesada la que
impulsa dicho proceso.
El acusatorio, en estos procesos se da la participación del Estado el cual
promueve la investigación, en este tipo de proceso el Estado es el encargado de
solicitar la inicialización del proceso para llegar a la solución de un conflicto.

Fin del proceso


El proceso jurisdiccional es el mecanismo idóneo para la resolución de los
conflictos de la población, pues presenta herramientas eficaces para proteger los
intereses de las partes y garantiza efectivamente el debido proceso. Es de
especial relevancia (re)definir cuál es el significado o sentido de la protección al
debido proceso para fortalecer así el proceso jurisdiccional como instrumento que
haga cumplir con las exigencias de justicia material que el Estado Social de
Derecho nos impone. Mientras el Estado siga pensando que el fin de impartir
justicia se alcanza con la descongestión de los despachos judiciales, seguiremos
alejándonos del ideal de un Estado Social de Derecho, y el poder judicial seguirá
perdiendo terreno; pues además de dejar entrever que no es capaz de operar
adecuadamente para cumplir con su deber, los conflictos, como “materia prima”
que le compete, le rehúyen por cuenta de la proliferación y obligatoriedad de la
utilización de los mecanismos alternos para su resolución.
Formas normales de terminar el proceso:
a) La sentencia: Constituye la única forma normal de terminar el proceso, es un
acto procesal que decide sobre puntos sometidos al conocimiento de los órganos
jurisdiccionales. La palabra sentencia tiene su origen en el vocablo latino
“sentencia”, dicho vocablo tiene como significado la decisión del juez o del árbitro.
La sentencia constituye “El acto del órgano jurisdiccional en que éste emite, su
juicio sobre la conformidad o disconformidad de la pretensión de la parte con el
derecho objetivo y, en consecuencia, actúa o se niega a actuar dicha pretensión,
satisfaciéndolo en todo caso”. La sentencia también tiene sus fases la cuales son
llevadas a cabo para que el juzgador emita la respectiva resolución, el Licenciado
Mario Estuardo Gordillo Galindo indica que son: “ Un examen “prima facie” del
caso sometido a decisión; Examen crítico de los hechos; Aplicación del derecho a
los hechos; y, La decisión” En la primera fase el juez debe establecer si debe
admitir o rechazar la pretensión que se le ha presentado mediante el análisis
correspondiente de la misma. Si la primera etapa da como consecuencia que si se
admite la pretensión entonces el juez en la segunda . Arellano, Carlos. Derecho
procesal civil, revisará todas las pruebas que a él se le han aportado y el examen
de los hechos expuestos por las partes del proceso, sacando sus respectivas
conclusiones al respecto. Finalizada la segunda, en la tercera el juez deberá
proceder a determinar cual debe ser el derecho que se aplica. Finalmente en la
última etapa el juez decidirá la pretensión ante él interpuesta dictando un fallo a
favor o contrario para el actor. Al darse todas las fases de la sentencia esta dará
como resultado la cosa juzgada, por lo que la pretensión ha sido resuelta, siendo
inútil su discusión y de forzoso cumplimiento. Al finalizar todas las etapas del
respectivo proceso el juez debe dictar la respectiva sentencia, el artículo ciento
noventa y ocho del Código Procesal Civil de Guatemala indica: “Efectuada la vista,
o vencido el plazo del auto para mejor fallar, se dictará sentencia conforme a lo
dispuesto en la ley Constitutiva del Organismo Judicial”. Respecto al plazo que
menciona el artículo citado anteriormente, el artículo ciento cuarenta y dos de la
Ley del Organismo Judicial indica: “ Las providencias o Decretos deben dictarse a
más tardar el día siguiente que se reciban las solicitudes; los autos dentro de tres
días; las sentencias dentro de los quince días después de la vista, y esta se
verificará dentro de los quince días después de que termine la tramitación del
asunto, salvo que las leyes especiales se establezcan plazos diferentes, en cuyo
caso se estará a lo dicho en esas leyes”. Al respecto dado nuestro interés en el
proceso oral, específicamente en el de los asuntos relativos a la obligación de
prestar alimentos y en base a lo que regula la última parte del 13 artículo 142 de la
Ley de Organismo Judicial, debemos ver lo que indica el artículo doscientos ocho
del Código Procesal Civil y Mercantil: “Si el demandado se allanare a la demanda
o confesare los hechos expuestos en la misma, el juez dictará sentencia dentro de
tercero día. Cuando el demandado no comparezca a la primera audiencia, sin
causa justificada el juez fallará, siempre que se hubiere recibido la prueba ofrecida
por el actor. Dentro cinco días a partir de la última audiencia, el juez dictará
sentencia. Al dictar sentencia, el juez debe cumplir con varias formalidades, pues
como observamos, esta es una resolución en la cual de forma imparcial se
resolverá las pretensiones del actor. Al respecto de la forma de la sentencia, es
importante hacer las respectivas observaciones en dos artículos de La Ley del
Organismo Judicial. El primero, el artículo ciento cuarenta y tres, el cual se refiere
a los requisitos de toda resolución indica: “Toda resolución general llevara
necesariamente el nombre del tribunal que la dicte, el lugar, la fecha. Su
contenido, la cita de leyes y las firmas completas del juez, del magistrado o de los
magistrados en su caso y del secretario o sólo la de éste cuando esté legalmente
autorizado para dictar providencias o Decretos de puro trámite”. El segundo, el
artículo ciento cuarenta y siete, el cual específicamente indica la forma de redactar
una sentencia: “Las sentencias se redactarán expresando:
a) Nombre completo, razón social o denominación y domicilio de los litigantes, en
su caso de las personas que las hubiere representado y el nombre de los
abogados de cada parte.
b) Clase y tipo de proceso y el objeto sobre el que verso, en relación a los hechos.
c) Se consignará en párrafos separados resúmenes sobre el memorial de
demanda, su contestación, la reconvención, las excepciones interpuestas y los
hechos que se hubieren sujetado a prueba. d) Las consideraciones de derecho
que harán mérito del valor de las pruebas rendidas y de cuales de los hechos
sujetos a discusión se estiman probados; se expondrán, asimismo las doctrinas
fundamentales de derecho y principios que sean aplicables al caso y se analizarán
las leyes en que se apoyen los razonamientos en que descanse la sentencia. e)
La parte resolutiva, que contendrá decisiones expresadas y precisas congruentes
con el objeto del proceso”.

Formas anormales de terminar el proceso


a) El allanamiento El allanamiento corresponde la primera forma de terminar el
proceso anormalmente. Nuestro derecho procesal civil trata de que los procesos
se tramiten en 15 una forma simple y rápida, llevando a cabo una economía
procesal. El actor al plantear su demanda ante un órgano jurisdiccional
pretendiendo la satisfacción de su pretensión, da lugar al litigio, esto no encierra el
hecho de que las partes siempre estarán confrontadas y que esto no pueda
cambiar de postura en el transcurso del proceso.
El allanamiento constituye una actitud del demandado dentro del proceso, por el
cual acepta las pretensiones del actor formuladas en la demanda dando como
resultado que el proceso, en ese momento, al darse el acuerdo entre las partes,
finalice. El artículo ciento quince del Código Procesal Civil y Mercantil de
Guatemala indica: “Si el demandado se allanare a la demanda, el juez previa
ratificación, fallará sin más trámite”. Es importante ver el efecto del allanamiento,
en el proceso oral por lo que vemos como el artículo doscientos ocho del mismo
texto legal indica: “Si el demandado se allanare a la demanda o confesare los
hechos expuesto en la misma, el juez dictará sentencia dentro de tercero día”.
Como vemos el demandado muestra su conformidad. Clases de allanamiento
Existen dos clases de allanamiento Total. Parcial. Se da el allanamiento total
cuando el demandado acepta todas las pretensiones del actor que ha formulado
en la demanda, esto da como resultado que el proceso finalice por lo que el juez
debe dictar la sentencia respectiva, siendo innecesarias las demás etapas del
proceso.
Se dice que el allanamiento es parcial cuando el demandado no acepta la
totalidad de las pretensiones del actor que formula en la demanda, sino solamente
algunas, en este caso el proceso debe continuar por las demás pretensiones que
deben ser discutidas y deben ser decididas por el juez.
b) La conciliación: La conciliación deviene del latín conciliatio y en su formulación
verbal conciliare, el significado general indica que es el efecto de conciliar,
conformidad, o semejanza de una cosa con otra. Definiendo el acto de
conciliación, decimos que: “Es aquel acuerdo o avenencia al que arriban las partes
para resolver el conflicto”.
La conciliación es una actitud que toman las partes del proceso a través del cual
previenen, o extinguen un litigio que hubieren comenzado. El artículo doscientos
tres del Código Procesal Civil y Mercantil de Guatemala regula lo relativo a la
conciliación en el juicio oral, el cual indica: “En la primera audiencia, al iniciarse la
diligencia, el juez procurará avenir a las partes, proponiéndoles fórmulas
ecuánimes de conciliación y aprobara cualquier forma de arreglo en que
convinieren, siempre que no contraríen las leyes. Si la conciliación fuere, parcial el
juicio continuará en cuanto a las peticiones no comprendidas en el acuerdo”.
Hemos de notar que las características de la conciliación en este tipo de procesos
son las siguientes Es obligatoria. Se lleva a cabo al comenzar las diligencias del
proceso.
Clases de conciliación Existen dos clases de conciliación:
Total. Parcial. La total se produce en virtud de un acuerdo en la totalidad de las
pretensiones del actor formuladas en la demanda, lo cual da como resultado que
el proceso finalice. En la conciliación parcial se llega a un acuerdo solo en
determinadas pretensiones por lo cual el proceso debe continuar, con respecto a
las otras pretensiones que no fueron objeto de conciliación. Es importante recordar
la obligación que tienen los jueces al aprobar las conciliaciones a que lleguen las
partes en el entendido que estas no deben contrariar las leyes, refiriéndose tal
mandato, específicamente, a lo relativo de la prestación de alimentos, pues a
través de ella se logre proteger el desarrollo de los que tienen derecho a recibirlos
así como que sean prestados por la persona obligada, en la proporción que su
situación se lo permita.
c) El desistimiento Al hablar de desistimiento nosotros tenemos la idea de
apartarnos o dejar de tener interés en alguna pretensión. El desistimiento también
constituye una forma de terminar en forma anormal el proceso, pues nos permite
concluir las etapas del mismo. Guillermo Cabanellas de Torres al respecto de el
desistimiento en el derecho procesal dice: “Es el abandono, deserción o
apartamiento de la acción, demanda, querella, apelación o 18 recurso”.
Obviamente como vemos el desistimiento extingue todo tipo de interés en el
proceso. Dentro de la legislación procesal civil guatemalteca, observamos que el
desistimiento es formalista, debe cumplir con varios requisitos para que este sea
aceptado por los órganos jurisdiccionales. Debemos entender esto como una
seguridad que debe tener el encargado de la administración de justicia, en el
sentido de que la persona, realmente desea desistir del proceso, que en un
momento, tuvo interés en resolver. El artículo quinientos ochenta y dos del Código
Procesal Civil y Mercantil al respecto del desistimiento indica: “Cualquiera puede
desistir del proceso que ha promovido o de la oposición que ha formulado en un
proceso en que es parte. Este desistimiento impide renovar en el futuro el mismo
proceso y supone la renuncia al derecho respectivo. Para desistir del proceso no
es necesaria la conformidad de la parte contraria”. Al analizar el artículo citado
vemos como debemos proceder con mucho cuidado con el desistimiento, pues
este nos impide volver a realizar nuestra petición con respecto a los derechos a
los que hemos renunciado. El segundo párrafo del artículo quinientos ochenta y
uno del Código Procesal Civil y Mercantil indica: “Toda solicitud de desistimiento
debe formularse especificando concretamente su contenido. El desistimiento
puede hacerse cualquiera que sea el estado del proceso”. También dicha solicitud
debe llevar la legalización de firma por medio de notario de la persona que lo
solicita, así lo regula el artículo quinientos ochenta y cinco del Código Procesal
Civil y Mercantil: “Para que el desistimiento sea válido, se necesita que conste en
autos la 14. Cabanellas, Guillermo, Diccionario Jurídico y Elemental, voluntad de
la persona que lo hace, con su firma legalizada por notario y reconocida ante el
juez en el momento de presentar la solicitud; y si no pudiere firmar, lo hará otra
persona a su ruego. Si no se cumpliere con lo dispuesto en este artículo la
solicitud se desechará de plano”. Además de lo anterior debemos tomar en
cuenta, lo regulado en el Código Procesal Civil y Mercantil respecto a los
requisitos que deben cumplir las solicitudes. Tomando en cuenta lo anteriormente
anotado, también es de mucho interés, especialmente, para el juicio oral en los
asuntos relativos a prestar alimentos, que no todo proceso, puede ser desistido. El
artículo quinientos ochenta y cuatro al respecto indica: “No pueden desistir del
proceso ni de un recurso o excepción que afecte el fondo del asunto, los que
defienden intereses de menores, incapaces o ausentes. Tampoco podrán hacerlo
los que defienden intereses del Estado o municipales”. Asimismo creemos
importante también hacer mención a lo estipulado en el artículo número
diecinueve de la Ley del Organismo Judicial, el cual indica: “Se puede renunciar a
los derechos otorgados por la ley, siempre que tal renuncia no sea contraria al
interés social, al orden público o perjudicial a tercero, ni este prohibido por otras
leyes”. Formas de desistimiento Existen dos formas de desistimiento Total Parcial
La total afecta la esencia del asunto que se tramita en el órgano jurisdiccional. La
20 parcial se refiere solamente a un recurso, incidente o excepción, lo cual da
como resultado que los puntos tratados no dan fin al proceso. El artículo
quinientos ochenta y uno en sus dos primeros párrafos respecto al desistimiento
indica: “El desistimiento puede ser total o parcial. El desistimiento total es del
proceso o de un recurso que afecte la esencia del asunto y el parcial solamente de
un recurso, incidente o excepción sobre puntos que no dan fin al proceso y sobre
una prueba propuesta”. También el artículo quinientos ochenta y tres indica: “El
desistimiento de un recurso, excepción o incidente deja firme la resolución
recurrida y sin efecto la excepción o incidente. Para el desistimiento parcial no es
necesaria la conformidad de la parte contraria”.
d) La Transacción Etimológicamente la palabra transacción proviene del verbo
latino transigere, el cual significa pasar a través, en su sustantivación, proviene de
transactio el cual equivale a trato o acuerdo. Guillermo Cabanellas de Torres
indica que transacción es: “concesión que se hace al adversario, a fin de concluir
una disputa, causa o conflicto, aun estando cierto de la razón o justicia propia” 15
El Código Civil de Guatemala en el artículo dos mil ciento cincuenta y uno da la
definición legal de transacción indicado: “La transacción es un contrato por el cual
las partes, mediante concesiones recíprocas, deciden de común acuerdo algún
punto dudoso o litigioso, evitan el pleito que podría promoverse o terminan el que
esta principiado”. A través de la transacción también se da la finalización del
proceso respectivo. Recordemos asimismo que en el Código Procesal Civil de
Guatemala, también se encuentra regulado en las excepciones lo relativo a la
transacción,. excepción ataca el fondo del asunto, el cual si el órgano
jurisdiccional lo acepta, da como resultado que el proceso no continué y la
demanda tenga una resolución desfavorable. Clases de transacción Existen las
siguientes clases de transacción Judicial y extrajudicial. Pura y compleja. La
transacción judicial es aquella que recae en una pretensión cuyo asunto ya existe
litigio, el cual se encuentra para su resolución en el respectivo órgano
jurisdiccional, pendiente de su respectiva resolución. La transacción extrajudicial al
contrario recae sobre una pretensión cuyo asunto aún no sido del conocimiento de
un órgano jurisdiccional, las partes todavía no han acudido a él y todavía no existe
litigio alguno. La transacción pura se refiere a aquella en la cual las partes operan
y llegan a un acuerdo sobre una misma materia que es parte del litigio o la
discusión. La transacción compleja en cambio se refiere a una prestación
diferente, se adjudican otro tipo de bienes para llegar a la solución del litigio.
e) La caducidad Etimológicamente la palabra caducidad de proviene del latín
caducus, y éste a su vez del verbo cadere el cual tiene como significado caer.
Definiendo lo que es la caducidad podemos decir que es: “la pérdida de un
derecho por no ejercerlo durante el lapso que fija 22 la ley o establece la voluntad
de las partes”
La caducidad entonces se refiere al abandono del interés de la parte dentro del
proceso, que ya no da el impulso a sus pretensiones ante el órgano jurisdiccional.
En esta forma de terminación juegan un papel muy importante la inactividad y el
transcurso del tiempo, ambos dan el resultado de perder la eficacia del derecho
que se pretende ejercer, el tiempo que debe transcurrir para que se produzca la
caducidad, debe estar fijado por la ley. El Código Procesal Civil y Mercantil de
Guatemala tiene regulado en un apartado lo relativo a la caducidad, el artículo
quinientos ochenta y ocho indica: “Caduca la Primera Instancia por el transcurso
de seis meses sin continuarla. La Segunda caduca por el transcurso de tres
meses. Estos plazos son continuos y en ellos se incluyen los días inhábiles”. Al
igual que en la transacción, existe en nuestra legislación, una excepción de
caducidad, la cual también ataca el fondo del asunto, y de acoger dicha excepción
el órgano jurisdiccional, da como resultado que el proceso finalice. La caducidad
en primera instancia trae como efecto que se restituyan las cosas al estado que
tenían antes de la demanda, asimismo hace ineficaces los actos procésales
realizados e impide replantear el proceso, salvo que se trate de derechos no
prescritos en cuyo caso puede iniciarse nuevo proceso, la de segunda instancia
deja firme la resolución apelada. La petición de caducidad se debe tramitar en
forma de incidente. En el proceso oral de fijación de pensión alimenticia la
caducidad no opera pues esta es impulsada de oficio.

Proceso, procedimiento litigio


El Proceso es la sucesión de fases jurídicas concatenadas realizadas conforme al
orden trazado por la ley, el juez, las partes y los terceros en ejercicio de los
poderes, derechos, facultades y cargas que les atribuye la ley procesal o en
cumplimiento de los deberes y obligaciones que la misma les impone, cursadas
ante órgano jurisdiccional, pretendiendo y pidiendo la actuación de la ley para que:
Que dirima la controversia, verificado que sean los hechos alegados o que: Que
se imponga una pena o medida de seguridad al procesado averiguado que sea su
delito o peligrosidad criminal, pretensión y petición que se plasmará en una
sentencia pasada por autoridad de cosa juzgada.

¿Que es el Procedimiento?
El procedimiento se compone de la serie de actuaciones o diligencias
sustanciadas o tramitadas según el orden y la forma prescritos en cada caso por el
legislador y relacionadas y ligadas entre sí por la unidad del efecto jurídico final,
que puede ser el de un proceso o el de una fase o fragmento suyo (Alcalá
Zamora).

LITIGIO
El litigio es un conflicto de intereses calificado y elevado a una autoridad
jurisdiccional, por parte de un sujeto de derecho, con una intención o pretensión
contra otro que manifiesta una resistencia o que se opone al planteamiento del
primero, según como lo sugiere Francisco Carnecilla.
Algunos autores consideran que el concepto de litigio solo se aplica
al procedimiento civil en los conflictos contractuales, y que en el proceso penal se
debe utilizar el término controversia. Sin embargo, se ha avanzado en cuanto a
esta idea, pues ahora, dentro de los procesos penales, se suele utilizar la acción
civil o de resarcimiento de daños, lo cual da origen a la responsabilidad extra
contractual.
El litigio suele ser sinónimo de juicio, es decir, el acto en el que las partes se
encuentran debatiendo sus posiciones. Por ello, no debe confundirse con proceso
judicial, lo cual es una serie de actividades jurídicas de carácter formal,
encaminadas a resolver un litigio. Según el diccionario de la Real Academia de la
Lengua Española, litigio y pleito pueden considerarse términos sinónimos. Litigar,
derivado del latín “litigare”, significa “pleitear, disputar en juicio sobre algo”. A su
vez, pleitear se define, con otras palabras pero idéntico sentido, como “contender
judicialmente sobre algo”.
Antes tomar la decisión estratégica de iniciar un litigio conviene reflexionar sobre
la viabilidad de la estimación de la concreta pretensión, pues el resultado del litigio
puede acarrear graves consecuencias para la parte, especialmente la perdedora
en el mismo.

El Derecho Procesal
es una rama del Ordenamiento Jurídico que rige la actuación de los órganos
jurisdiccionales y de las partes en el seno del proceso con el fin de la aplicación
del Derecho sustantivo al caso concreto cuya resolución se solicita. O, Mercedes
Fernández López Seguridad Pública y Detective Privado 2 de forma más breve,
como señala CORTÉS DOMÍNGUEZ, el Derecho Procesal es el conjunto de
normas que regula los requisitos y los efectos del proceso, y está formado por
normas procedimentales (que regulan el procedimiento) y por normas orgánicas
(que regulan la creación y el funcionamiento de los órganos judiciales).
Importancia de la determinación. Los diferentes principios rectores del Derecho
Procesal y del Derecho Material exigen que se haga una delimitación clara entre
las normas que pertenecen a un ámbito y a otro. Esta delimitación es
especialmente importante en relación con materias como el Derecho
Administrativo, el Derecho Laboral o el Derecho Constitucional, dada la tradición
de incorporar normas procesales en textos de carácter material. Por tanto,
dependiendo del carácter de Derecho Material o de Derecho Procesal de una
norma, ésta se va a regir por unos determinados principios que van a afectar a
cuestiones como su eficacia temporal y territorial o su carácter dispositivo o
imperativo. b) Criterios generales de determinación. No hay criterios legales que
determinen cuándo una norma es procesal o material, por lo que hay que atender
a los criterios que han sido sentados por la doctrina. Los criterios para determinar
cuándo una norma es procesal son básicamente tres:
1. Por el contenido de la norma: una norma será procesal cuando regule materias
procesales y tenga como objeto el proceso, entendiendo por esto que esté referida
a la actividad del órgano jurisdiccional, a la actividad de las demás personas que
intervienen en el proceso, a los actos procesales, etc.
2. Por la finalidad de la norma: son procesales las normas que regulan relaciones
procesales: juez-partes, partes entre sí, juez-objeto del proceso o partes-objeto del
proceso. Mercedes Fernández López Seguridad Pública y Detective Privado
3. Por los efectos de la norma: toda norma llamada a producir efectos en el
proceso será procesal, y ello con independencia de que el acto que regula se haya
producido fuera del proceso.

c) Contenido concreto del Derecho Procesal.


Teniendo en cuenta que el Derecho Procesal se configura sobre la base de tres
conceptos básicos, una primera aproximación al contenido concreto del Derecho
Procesal puede hacerse señalando que el Derecho Procesal está compuesto por
las normas relativas a esos tres conceptos. En relación con la Jurisdicción: son
procesales las normas que regulan la organización judicial, y que componen lo
que se llama “Derecho Orgánico”: clases de Juzgados y Tribunales, creación,
demarcación, estructura, órganos de gobierno, estatuto jurídico del personal al
servicio de la Administración de Justicia (Jueces y Magistrados y personal auxiliar
y colaborador), y los presupuestos de la jurisdicción y de la competencia.
En relación con la acción: son procesales las normas que se refieren al derecho
fundamental a la actividad jurisdiccional y las que afectan al objeto del proceso.
En relación con el proceso: son procesales las normas que afectan a las partes,
así como las que afectan a la actividad desarrollada en el proceso o a la actividad
extraprocesal pero llamada a surtir efectos en el proceso.

Naturaleza jurídica del proceso


Parte de la comunidad jurídica actual afirma que el proceso constituye una
relación jurídica que se denomina relación jurídica procesal, la cual explica la
unidad del proceso y su estructura. A pesar de eso algunos dicen que no es una
relación sino una situación jurídica, siendo para muchos una relación jurídica
pública, entre ellos Chiovenda, Rocco, Bulow y otros. Carnelutti, por su parte, dice
que no es propiamente una relación jurídica, algunos le dan otra denominación,
establecimiento, fundación, etc. Es una cuestión importante, en la medida en que
determina la normativa supletoria a aplicar en los casos de lagunas legales. En
torno a la naturaleza jurídica, han existido dos corrientes contrapuestas; las
privatistas y las publicistas.

CARACTERES DEL DERECHO PROCESAL.

Son tres los caracteres básicos del Derecho Procesal:


1. Instrumentalidad respecto del Derecho Procesal, así como cierto grado de
autonomía respecto del mismo .
2. Forma parte del Derecho Público por dos razones: en primer lugar, por la
intervención en el proceso de órganos de naturaleza pública, cuales son los
órganos judiciales (que son órganos del Estado) y, en segundo lugar, porque su fin
último es un interés que tiene también naturaleza pública, pues consiste en la
aplicación del Derecho al caso concreto.
3. Sus normas son imperativas, es decir, se excluye el juego de la autonomía de
la voluntad respecto de las normas de Derecho Procesal, puesto que estas
normas son de cumplimiento obligatorio.
Fuentes del derecho procesal
El análisis de las fuentes del derecho (procesal) implica tener en cuenta el estudio
de derecho comparado de los distintos sistemas jurídicos, ya que estas fuentes
pueden variar de acuerdo a ellos. En el sistema de derecho continental europeo se
pondera a la ley antes que otras fuentes como la jurisprudencia o
la costumbre (que no suelen ser consideradas fuentes formales), mientras que en
el sistema del common law estas últimas dos cobran mayor fuerza.
Las fuentes pueden ser formales, materiales o históricas. Así, una fuente formal es
aquella a partir de la cual se crean u originan normas jurídicas, que son admitidas
como tales por el derecho positivo en cuestión. Por lo tanto, las fuentes del
derecho procesal son los procedimientos a través de los cuales se da origen a
normas jurídicas procesales, ya sea en forma directa o indirecta (mediante una
remisión a otra fuente), para la regulación del proceso jurisdiccional mediante
normas generales y abstractas, generales y concretas, individuales y abstractas e
individuales y concretas.
Procedimientos de creación de normas constitucionales de derecho
procesal
Constitución
Para la creación de normas de materia procesal en la Constitución se toma en
cuenta los procedimientos de reforma de la Constitución. Estos dependen de cada
sistema jurídico de cada país. Estos procedimientos, al crear normas procesales
de rango constitucional, son normas de mayor jerarquía en el ordenamiento
jurídico.
Entre estos es posible distinguir a aquellas normas que enuncian reglas que se
aplican a conductas reguladas por todas las ramas del derecho positivo, y por lo
tanto, también al derecho procesal, como por ejemplo aquellas que establecen el
derecho a la igualdad, la libertad, etc; y a aquellas normas de contenido procesal
que, si bien en muchos casos por no ser normas materialmente constitucionales,
han sido incluidas en la Constitución con la única intención de evitar que el
legislador se aparte de ellas. Esto tiene sentido en las constituciones rígidas más
que en las constituciones flexibles. Esto no obsta a que haya normas procesales
que materialmente y formalmente sean constitucionales.
Procedimientos de creación de normas procesales legales
Ley
Las normas constitucionales como tales son generales y abstractas, y por esto en
ellas se establecen su complementación mediante el dictado de normas legales.
Así, por lo tanto, se deduce que el procedimiento de creación de normas de
derecho procesal de rango legal se trata del procedimiento de creación de las
leyes.
Procedimiento de creación de normas procesales internacionales
Tratado

Los tratados internacionales en materia procesal que regulan los procesos que
involucran a más de un Estado, ya sea que se trate de derecho internacional
público o derecho internacional privado, constituye una fuente para el derecho
interno siempre que el Estado adhiera al tratado y lo ratifique, de este modo
asimilándose y tomando fuerza de ley.

Creación de normas procesales por la doctrina


Doctrina jurídica
En ciertos casos relativos a la integración del derecho procesal, las conclusiones
de los estudios doctrinarios acerca de cómo debería ser una norma procesal
general, en cuanto esta doctrina sea de las «más recibidas» en ciertos supuestos,
se convierten ellas mismas en normas de derecho procesal, y por lo tanto, debe
de ser considerada una fuente formal de derecho procesal. No obstante, esto no
incluye las conclusiones a las que la doctrina llega sobre normas procesales
vigentes, por lo que dichas conclusiones no se constituyen en normas procesales.
Para que a partir de este medio surjan normas procesales, debe tenerse en cuenta
lo dispuesto en la Constitución, en el caso de que en ella se haya previsto algún
procedimiento específico de creación de normas en la materia y sobre la
integración del derecho.
Procedimiento de creación de normas procesales consuetudinarias
(costumbre)
Costumbre
Consiste en la creación de normas procesales generales a través de la costumbre,
es decir, a través de la reiteración de una conducta determinada por una sociedad,
con la convicción de que esa conducta es obligatoria y que su incumplimiento trae
consigo una sanción. Esta fuente de derecho procesal cobra fuerza y notoriedad
en aquellos ordenamientos jurídicos en los que rige el common law, siendo, junto
a la jurisprudencia obligatoria, fuente formal de derecho. Sin embargo, en los
sistemas jurídicos de derecho continental europeo, esta fuente no tiene tal
relevancia, en muchos casos no siendo admitida como fuente formal sino material,
o solamente siendo tomada como fuente en aquellos casos en que la ley
expresamente se remita a ella.
Procedimiento de creación de normas procesales reglamentarias
Reglamento
En el derecho procesal, también se suelen dictar normas procesales de carácter
reglamentario (derecho administrativo) por parte de la Corte Suprema, Poder
Ejecutivo, Tribunal de lo Contencioso Administrativo u otros órganos. En este caso
no suele oponerse a la reserva legal de la Constitución (en aquellas que lo
prevén), siempre que la ley se remita a estas normas con el fin de su propia
reglamentación. Esta reglamentación es admisible, por lo tanto, cuando es
realizada por el máximo órgano jurisdiccional en su propia jurisdicción.
Creación de normas procesales por el tribunal en el caso concreto
En ciertos casos, durante el procedimiento judicial, se admite de parte de la ley
que el tribunal tome decisiones o resoluciones para la instancia en curso, en lo
que se refiere a las reglas que regirán durante el proceso en concreto. Estas
medidas constituyen un marco de cierta discrecionalidad en donde el tribunal por
sí mismo puede decidir, por ejemplo, la adopción de providencias judiciales.
Creación de normas procesales por los interesados principales en un
proceso
En esta hipótesis, es posible concebir la creación de normas de parte de los
interesados principales en el proceso individual en el que intervienen, esto es, la
autonomía de la voluntad característica del derecho privado. Por ejemplo, el caso
en el que por medio del acuerdo de partes se decide que el tribunal a intervenir en
el proceso sea un árbitro.
Procedimiento de creación de normas procesales generales por los
tribunales (jurisprudencia obligatoria o de precedentes)
Jurisprudencia
Esta fuente, al igual que la costumbre, es fuente formal en los sistemas jurídicos
de derecho anglosajón, sin embargo, no lo es en aquellos sistemas jurídicos
basados en el derecho continental europeo. La jurisprudencia obligatoria consiste
en el dictado de una resolución judicial en un proceso que se convierte en una
norma jurídica general, abstracta y obligatoria, actuando como un precedente que
a partir de allí en más deberá fallarse de acuerdo a ésta en los casos análogos,
por todos los tribunales.18
Procedimiento de creación de normas procesales a través de los principios
generales de derecho
Principios generales del derecho
En sí, esta no es una fuente ordinaria como las otras, sino que constituye más
bien un método de integración del derecho, de normas de máxima generalidad
obtenidas mediante la deducción del ordenamiento jurídico.
CLASIFICACION:

 Organicas: regulan la organizacion y competencia de los organos judiciales.

 Procesales prop. Dichas: regulan los actos del proceso y el desarrollo del
procedimiento.

 Formales: regulan condiciones de forma, tiempo y lugar de los actos


procesales.

 Materiales: determinan los requisitos de capacidad y legitimacion, el


contenido y los efectos de esos actos.

 Absolutas o Necesarias: deben aplicarse siempre que concurra el supuesto


para el que han sido dictadas, ej. competencia por razon de materia, del
valor y del agregado. Las que establecen los requisitos de la demanda.

 Dispositivas u Optativas o Voluntarias: cuya aplicacion cabe prescindir, sea


por mediar acuerdo expreso de las partes en tal sentido, sea por la omision
consistente en no poner de relieve su inobservancia, ej. 1er.caso del art.155
y 2do. del art.2.

Definición del Derecho Procesal como Ciencia


La ciencia jurídica que en forma sistemática estudia los principios y normas
referidos a la actividad judicial cumplida mediante el proceso por los órganos del
estado y los demás intervenciones, para la efectiva realización del derecho
sustantivo, organizando la magistratura con determinación de sus funciones para
cada una de las categorías de sus integrantes, y especificando los presupuestos,
modos y formas a observar en el trámite procesal

Ramas del derecho procesal


Existen varias ramas distintas del derecho procesal. Sin embargo, existen dos
divisiones importantes:

 Por los procesos a los cuales se aplica:


 derecho procesal administrativo. El derecho procesal administrativo es
una rama del derecho administrativo que tiene por objeto regular la
organización y atribuciones de los tribunales de justicia y la actuación de
las distintas personas que intervienen en los procesos judiciales en la
materia de derecho administrativo, entendiendo por tales las que enfrentan
a particulares con la administración del Estado, o a diferentes
administraciones entre sí.

 derecho procesal constitucional.


El derecho procesal constitucional es una rama del derecho que se encarga del
estudio de las vías procesales que permiten la protección de la supremacía
constitucional y de los derechos contenidos en la Constitución.
Está constituido por el conjunto de procedimientos (como, por ejemplo, la acción
de amparo, el habeas corpus y la acción de inconstitucionalidad) y órganos
destinados a preservar la supremacía de la Constitución
 derecho procesal civil. El derecho procesal civil y comercial es una rama
del derecho procesal que regula la actuación ante los Tribunales para
obtener la tutela de los derechos en asuntos de naturaleza civil o mercantil.
 derecho procesal penal. El derecho procesal penal es el conjunto de
normas jurídicas correspondientes al derecho público interno que regulan
cualquier proceso de carácter penal desde su inicio hasta su fin entre el
Estado y los particulares. Tiene un carácter primordial como un estudio de
una justa e imparcial administración de justicia, la actividad de los jueces y
la ley de fondo en la sentencia. Tiene como función investigar, identificar y
sancionar (en caso de que así sea requerido) las conductas que
constituyen delitos, evaluando las circunstancias particulares en cada caso
y con el propósito de preservar el orden social. El derecho procesal penal
busca objetivos claramente concernientes al orden público.

 derecho procesal laboral. El derecho procesal laboral es una rama


del derecho procesal que se encarga de regular y buscar solución a las
controversias laborales, de forma individual o colectiva, que surgen en los
procesos en materia de trabajo y seguridad social, que se dan
entre empresas y trabajadores, sobre los contratos de trabajo o respecto
de las prestaciones de seguridad social entre el beneficiario y la
administración. También se encarga de la relación entre la Administración
Pública y su personal (todo aquél que no es funcionario público y por tanto
se encuentra sujeto al derecho laboral). El objeto de estudio del proceso
laboral son los asuntos originados en conflictos individuales de trabajo.
 derecho procesal internacional.
 derecho probatorio. El derecho probatorio es aquella rama
del Derecho que se ocupa de la fijación, evaluación, práctica y examen de
las pruebas en un Proceso para crear en el Juez una convicción de certeza
respecto de la causa a juzgar.

Importancia y transcendencia de la unidad de derecho procesal


Estos conjunto de principios, conceptos e instituciones que ya señalamos. En
cualquier disciplina procesal se manifiestan estos, la acción, como derecho
subjetivo procesal, poder jurídico o facultad que las personas tienen para
promover la actividad del órgano jurisdiccional, con el fin de que una vez
realizados los actos procésales correspondientes, resuelva sobre una pretensión
litigiosa; la jurisdicción, como función que tienen determinados órganos
del Estado para resolver conflictos de trascendencia jurídica mediante
determinaciones obligatorias para las partes y susceptibles de ejecución; y , en fin,
el proceso , como conjunto de actos que realizan las partes, el juzgador y demás
sujetos que intervienen en el mismo, y que tienen como finalidad lograr la
composición del litigio por medio de la sentencia
La teoría general del proceso se ocupa del estudio de los principios que guían
al desarrollo de los diversos procesos. Algunos de estos principios. Algunos de
estos principios rigen o deben regir todos los procesos.
Uno de los principios fundamentales que rige y debe regir todo tipo de proceso es
el principio de contradicción o del contradictorio. Este principios es consustancial
el proceso, pues le viene impuesto por la propia naturaleza del objeto sobre cual
versa, es decir, por el litigio.
Por ser el proceso un medio de solución de litigios en los que normalmente hay
dos partes, los principios de contradicción impone al juzgador el deber de resolver
sobre las promociones que le formule cualquiera de las partes oyendo
previamente las razones de la contraparte o, al menos, dándole oportunidad para
que las exprese.
De acuerdo con este principios, el juzgador no puede resolver de plano dichas
promociones, sino que debe otorgar previamente a al contraparte la oportunidad
para que manifieste su actitud frente a aquéllas y los motivos en que funde dicha
actitud. Las leyes procésales pueden establecer salvedades a este principio
cuando se trate de actos de mero trámite; pero dichas salvedades no deben dejar
en estado de indefensión a la contraparte, pues de lo contrario infringirían a las
formalidades esenciales del procedimiento.

Ley procesal
DEFINICION
Una ley procesal es la ley que regula los procedimientos legales, dentro de la
rama del derecho procesal. Este tipo de leyes regula los procedimientos mediante
los cuales se pueden reclamar ante los órganos jurisdiccionales pretensiones
basadas en derecho material (derecho civil, derecho penal, derecho mercantil,
etc.)
Dependiendo de cada país y de su ordenamiento jurídico habrá una o varias leyes
procesales. Lo habitual es que exista una ley procesal para cada jurisdicción.
También difiere su denominación según el país. En España se usa Ley de
Enjuiciamiento para los órdenes civil y penal y Ley reguladora de la
Jurisdicción para los órdenes social y contencioso-administrativo.

Las leyes procesales son creadas por el estado para tutelar los derechos de los
habitantes y resolver las controversias de relevancia jurídica, instalan una
situación de orden público que, a su vez, es resuelta por el órgano público creado,
también, por el Estado y, por ello, las leyes procesales preparan las reglas las
reglas de conducta y la actuación del juez, las partes y losterceros ligados al
proceso.

Clasificación de la ley procesal

. La ley procesal se clasifica atendiendo a tres esquemas:

1. Por su aplicación. –forma en que son empleadas-


a. Imperativas: no pueden apartarse ni renunciarse por las partes que intervienen
en el proceso.
b. Dispositivas: pueden ser evitadas por voluntad de las partes, eludiendo su
aplicación.

2. Por la materia queregulan.


a. Formales. Regulan la forma en que se realizan los actos procesales y el
procedimiento.
b. Materiales. Regulan determinadas figuras o instituciones procesales.
c. Orgánicas. Regulan la integración y organización de los órganos
jurisdiccionales.

3. Por su fijación. Por la forma en que se aplican en el proceso.


a. Estáticas. Fijan la organización de los órganosjurisdiccionales
b. Dinámicas. Fijan la forma en que se impulsa el proceso.

Interpretación de la ley procesal.

Interpretar es reconstruir el pensamiento del legislador, del creador de la ley. La


interpretación y su carácter principal de saber qué es lo que quiso el legislador al
crear la ley.

Para aplicar la ley procesal se consideran tres posibilidades:


1. Cuando la ley es clara einequívoca, no hay controversia o dificultad en su
sentido. La ley debe aplicarse por dura que sea (dura lex, sea lex).
2. Cuando la ley es dudosa; y
3. Cuando no exista ley que aplicar.

Objeto de la interpretación de la ley.


El objeto es ajustar su contenido al modo en que el legislador la creó, deslindando
su sentido y alcances. Se presenta, dependiendo del órgano o autoridad que la
creó, devarias maneras:

➢ Interpretación autentica. Esta tipo de interpretación la realiza el mismo órgano o


autoridad creador de la ley. Su finalidad estriba en despejar la obscuridad,
ambigüedad o deficiencia que contiene la ley. Se le denomina autentica porque
hay coincidencia entre el autor de la declaración y el autor de la interpretación.
➢ Interpretación judicial. La realizan los tribunales dejusticia cuando ejercen la
función jurisdiccional o cuando existe reiteración de cómo se entiende y aplica una
ley para los usos y practica del foro, lo que confiere, además la denominación de
interpretación usual.
➢ Interpretación doctrinaria. Esta interpretación la realizan los estudiosos del
derecho y aparece plasmada en las obras que escriben en las cuales examinan lo
que es la norma y ladescriben en contenido y espíritu.

Clasificación de la interpretación de la ley. Atendiendo a los efectos engendrados


por la interpretación de la ley, puede clasificarse como:

➢ Extensiva. Se produce cuando las palabras de la ley no se han empleado


adecuadamente, el significado de las palabras alcanza más de lo deseado por el
legislador.
➢ Restrictiva. Se produce cuando, en un caso no previstopor la ley, se omite
tomar en cuenta la ley general y se aplica únicamente la especial.
➢ Analógica. Se produce cuando, en un caso no previsto por la ley, son
aprovechadas o aplicadas otras leyes que tratan asuntos análogos o similares.
➢ Derogatoria. Se causa cuando, no obstante existir una ley vigente aplicable al
caso, se interpreta como si estuviera derogada o abrogada, porincompatibilidad
con otras, ocasionando desacuerdo con la ley principal.
➢ Declarativa. Con esta clase de interpretación se persigue fijar con mayor
claridad y exactitud la ley, apreciando su texto, el significado estricto de las
palabras ambiguas, obscuras o deficientes o que, siendo técnicas, no están
definidas con precisión en la ciencia o admiten varias consideraciones o
significados.

CLASES DE LA LEY PROCESAL


EN RELACION CON LOS ACTOS PROCESALES

Puede ser material y formal.

a) La ley procesal material

b) La ley procesal formal

CONFORME A LA ESTRUCTURA
Se distingue en orgánica y procesal propiamente dicha.

Orgánica:
regula lo relativo a la organización y estructura o composición de la rama judicial.
Ej. Los diferentes despachos judiciales, la forma de integrarse, etc. En la
Constitución Política establece jerárquicamente más importantes de la rama
judicial.
La procesal propiamente dicha
Reglamenta lo concerniente a los actos procesales y al procedimiento en general.
Tienen esa condición la norma que fija el período probatorio o el de alegar, la que
permite proponer impedimentos procesales o regula la forma de tramitar los
recursos, etc.
LA LEY PROCESAL MATERIAL
Reglamenta lo relativo a la calidad de los sujetos o personas que producen los
actos procesales y al contenido de estos. Pueden citarse las que consagran la
forma como las partes actúan en el proceso, esto es, que si son incapaces lo
hacen por conducto de su respectivo representante. Así mismo, la que establece
la designación de curador
ad litem
para que represente al demandado que se oculta para evitar la notificación del
auto admisorio de la demanda.

LA LEY PROCESAL FORMAL


Es la atinente a las circunstancias de lugar, tiempo y modo en que corresponde
llevar a cabo los actos procesales. Tiene esta condición la disposcición que
ordena proferir las sentencias entro de los cuarenta días siguientes al ingreso del
expediente al despacho del juez con tal finalidad; la que establece que
determinadas actuaciones se lleven a cabo oralmente, mediante audiencia, como
es la recepción de testimonios; la que preceptúa que la inspección judicial se
realie en el lugar donde se encuentran las cosas o personas materia de ellas, etc.

RESPECTO DE LA FUERZA OBLIGATORIA


Ley procesal es absoluta o imperativa y dispositiva.

a) La absoluta o imperativa:
es el de forzoso cumplimiento o acatamiento, siempre que se den los
presupuestos indispensables que ella misma prevé para su aplicación.

La mayoría de las normas procesales, casi la totalidad, tienen el carácter de


absolutas, porque este ordenamiento positivo pertenece -como lo dijimos
anteriormente - al derecho público, el cual se caracteriza, precisamente, por su
irrenunciabilidad. Son ejemplos de esta clase de disposiciones las que distribuyen
el conocimiento de los negocios o procesos entre los diferentes despachos
judiciales (competencia), sea en consideración a la naturaleza del asunto que se
ventila (civil, penal, laboral, etc.), o en cuanto a otros factores o circunstancias,
como la calidad del demandado, el lugar donde se encuentre, el valor de lo que se
controvierte, etc.
CLASES DE LA LEY PROCESAL
b) La dispositiva

Por oposición a la anterior, es la que puede aplicarse o dejarse de aplicar de


acuerdo con la actitud que ante determinado acto procesal asuman las partes,
siempre, desde luego, que la norma faculte lo uno o lo otro.

Se infiere de lo dicho, que este tipo de norma es factible considerarla desde dos
puntos de vista: positivo y negativo.

La dispositiva de carácter positivo


solo se aplica cuando alguno o todos los sujetos del proceso realicen determinado
acto. Es en otras palabras, la realización de un acto por cualquiera de los sujetos
la condición indispensable para aplicar la ley procesal que rige determinado
aspecto.
La dispositiva la de índole negativa
Hace referencia a la norma de cuya aplicación puede prescindirse en virtud de
acuerdo entre las partes. Ese acuerdo pude ser expreso o tácito.
El acuerdo es expreso
cuando se manifiesta por el mutuo consentimiento de las partes, sea que lo
exterioricen individual o conjuntamente. Es el caso contemplado por el artículo 186
del Código de Procedimiento Civil, en donde se faculta a las partes para pedir de
común acuerto que se prescinda del periodo probatorio y proceda a dictar
sentencia con base en las pruebas acompañadas a la demanda y su contestación.
El acuerdo es tácito
cuando se infiere de la conducta adoptada por una de las partes y que consiste en
abstenerse de infirmar lo realizado por su contraparte y de lo cual depende la
aplicación de la norma. Sucede cuando se demanda a una persona en el lugar
que no corresponde y, por tanto, ante el juez que no es competente para conocer
del proceso, pero queda facultado para tramitarlo si el demandado no alega esa
circunstancia dentro del término del traslado de la demanda, que es la oportunidad
señalada para ello.

Métodos o elementos de la interpretación de la ley


Métodos o elementos de interpretación de la ley son los medios de que dispone el
intérprete para establecer el o los posibles sentidos y alcances de la ley
interpretada. Estos medios son comúnmente aceptados por la doctrina y en
ocasiones consagrados expresamente por los propios ordenamientos jurídicos.
Estos elementos son el elemento gramatical, el histórico, el lógico, el sistemático y
el teleológico.

1. El elemento gramatical es aquel que permite establecer el o los sentidos y


alcances de la ley haciendo uso del tenor de las propias palabras de la ley,
es decir, al significado de los términos y frases de que se valió el legislador
para expresar y comunicar su pensamiento. Este método interpretativo
parte del supuesto que la voluntad e intención del legislador está
impregnada en la ley; y como la ley está escriturada, entonces la mejor
manera de descifrar la verdadera intención legislativa es a través de las
palabras de que hace éste.
2. El elemento histórico permite interpretar el derecho legislado aludiendo para
ello a la historia del texto legal que se trata de interpretar. Esta historia se
ve reflejada en cada una de las historias o etapas del proceso de formación
de la ley.
3. El elemento lógico es aquel que para establecer el o los sentidos o
alcances de una ley se vale del análisis intelectual de las conexiones que
las normas de una misma ley guardan entre sí o bien, con otras leyes que
versen sobre la misma materia.
4. El elemento sistemático permite interpretar la ley atendiendo a las
conexiones de la misma con la totalidad del ordenamiento jurídico del cual
forma parte, incluidos los principios generales del derecho. Así, este
método no es sino un grado más avanzado del método lógico.
5. El elemento teleológico, por último, es aquel que permite establecer el
sentido o alcance de un precepto legal atendiendo al fin de esta, es decir, a
los determinados objetivos que se buscó conseguir mediante su
establecimiento.

REGLAS DE APLICACIÓN DE LA LEY PROCESAL


Las normas procesales no tienen una eficacia ilimitada ni en el tiempo ni en el
espacio. Situaciones pueden cambiar a lo largo del tiempo. Las normas jurídicas
procesales pertenecen a un Estado por lo que su eficacia debe de estar limitada.
En materia de aplicación de las normas procesales en el tiempo conviene
distinguir las del Derecho Procesal Penal, de las que regulan los demás procesos:
 En el proceso penal y en el procedimiento administrativo sancionador rige
el principio de irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no
favorables o restrictivas de derechos individuales (art. 9.3 CE), es decir, la
retroactividad de la norma procesal más favorable, por lo que la entrada
en vigor de una nueva norma procesal extenderá sus efectos al pasado,
siempre y cuando le sea más beneficiosa al imputado.
 Pero, en los demás procesos rige, como regla general, el criterio de
la irretroactividad de la norma procesal.
En materia de aplicación en el tiempo de la Ley procesal civil, lo decisivo es el
ejercicio del derecho de acción.
De las Disposiciones comunes de Derecho transitorio, previstas en la LEC,
interesa destacar que la regla general es la de que cada fase del procedimiento
(declarativo, impugnación o ejecución) ha de tramitarse con arreglo a la Ley nueva
o antigua en la fecha de la interposición del acto de iniciación (demanda, anuncio
de interposición del recurso o solicitud de ejecución).

Concepto de Integración de la ley procesal


Integración. Creación y constitución de un derecho, o la tipificación de un delito
no establecido en la ley recurriendo a otras normas, a la Analogía, a los Principios
Generales del Derecho y a la Doctrina, para aplicarlos al caso particular.

En Derecho Procesal la integración se la usa para llenar vacíos legales (lagunas


jurídicas). No se permite en Derecho Penal ni en Derecho Procesal Penal.

Analogía. (Del lat. analogia < gr. analogia, proporción, semejanza.)Aplicación a un


caso no previsto en la ley de una norma extraída de la misma ley (CPC, 1,II:
analogía legis) o del ordenamiento jurídico(CPC, 193:analogía iuris).

No es interpretación sino integración, porque la integración crea, constituye


derechos subjetivos dignos de tutela o tipos penales no existentes en la ley,
recurriendo precisamente a la Analogía, los Principios Generales Del Derecho, la
Doctrina y a otras normas.

En la analogía el juez crea Derecho a través de una tipificación penal no prevista


en la ley o la constitución de derechos subjetivos dignos de tutela. En ambos
casos el juez se convierte en legislador, crea Derecho, por eso se ha dicho, con
razón, que la analogía no es una interpretación sino una integración restringida de
la ley . Restringida porque la norma a aplicarse se obtiene del la misma ley o del
ordenamiento jurídico. Ya que la integración obtiene normas recurriendo los
principios generales del derecho, la doctrina y a otras normas.

Por excepción la analogía es permitida en Derecho Procesal, pero no así en


Derecho Penal ni en Derecho Procesal Penal porque destruye el Principio de
Legalidad y porque el juez se convierte en legislador.

En suma, se distinguirá a la analogía, que es una especia de la integración, de


la interpretación analógica y de la interpretación extensiva, que son, obvio,
interpretaciones.

En la analogía el caso (derecho, pretensión o tipo) no esta previsto ni en la letra ni


en el espíritu de la ley,

En la interpretación analógica tampoco esta previsto aunque si hay ejemplificación


análoga enumerada, y por ultimo a diferencia de los anteriores, en la interpretación
extensiva el caso si esta previsto, pero en forma oscura.

Principios Generales Del Derecho (o del Derecho Natural). Conjunto de normas


reguladoras de la conducta humana, justas, eternas e inmutables, que para unos
emana de la voluntad divina y para otros surgen e la naturaleza de las cosas.

Por ejemplo, “Dar a cada cual lo suyo” o Equidad—justicia del caso concreto—. “A
todo litigante, se lo considera rico mientras no pruebe lo contrario”.

Los Principios Generales Del Derecho permiten al juez llevar acabo la labor de
adaptación de la norma general, y por lo tanto abstracta, a las particularidades del
caso.

APLICACIÓN DE LA LEY PROCESAL EN EL TIEMPO


En este sentido una de las materias de mayor conflicto en el derecho es la atinente
a la aplicación de la ley procesal en el tiempo (eficacia temporal), en cuanto a que
siendo dichas leyes procesales de orden público, se aplican de manera inmediata,
pero deben respetar la validez de los hechos anteriores y los efectos ya producidos
de tales hechos. En consecuencia, modifican los trámites futuros de un proceso en
curso, pero no podrán afectar bajo ningún respecto a los trámites procesales
definitivamente consumados, en razón de la regla tradicional formulada por la
doctrina del principio ‘tempus regit actum’.

(…Omissis…)

…Por otra parte, la aplicación de la norma procesal en el tiempo está gobernada


por ciertos principios contenidos implícitamente en el artículo 9 del Código de
Procedimiento Civil, como es la aplicación inmediata, es decir que rige desde el
momento mismo que entra en vigencia, pero sólo en cuanto a las reglas de
procedimiento, ya que los derechos adquiridos deben ser respetados por la nueva
ley; es decir,que los actos y hechos ya cumplidos, efectuados bajo el imperio de la
vieja ley, se rigen por ella en cuanto a los efectos o consecuencias procesales que
de ellos dimana.

Por tanto, la ley procesal nueva, si bien es de inmediata aplicación, no puede tener
efecto retroactivo, lo que significa que tiene que respetar los actos y hechos
cumplidos bajo la vigencia de la Ley antigua y también sus efectos procesales.

Esta Sala estima que la Sala de Casación Civil, no debió señalar que el Tribunal de
la causa, estaba obligado a notificar a la Procuraduría General de la República, por
mandato del artículo 94, puesto que para ese momento el artículo mencionado,
contenido en la actual Ley de la Procuraduría General de la República, no estaba
vigente, violando así el principio de la irretroactividad de la ley.

(…)

En este sentido esta Sala observa que la intervención realizada al Banco Maracaibo,
por el Fondo de Garantías de Depósitos y Protección Bancaria (FOGADE), fue
realizada en fecha posterior al 23 de noviembre de 1993, fecha en la que el Juzgado
Tercero de Primera Instancia en lo Civil, Mercantil, y del Tránsito de la
Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas, dictó el auto,
admitiendo la demanda interpuesta. Por tanto esta Sala puede deducir que el
referido Banco Maracaibo, era una institución privada, en la cual la República
efectivamente no era parte y la notificación a la Procuraduría General de la
República era totalmente innecesaria para el momento de la admisión. Así se
decide…”.

APLICACIÓN DE LA LEY EN EL ESPACIO

EN EL ESPACIO
La ley procesal se aplica sobre la base de dos principios:

 el Principio de la lex fori (Ley del fuero) y


 el Principio de la locus regit actum.(Ley el lugar)

Principio de la Lex fori


El Principio De La Lex Fori (Ley del fuero). Significa que se aplica la norma
procesal del lugar del juez o del órgano jurisdiccional.

“En los conflictos territoriales de leyes, indica esta expresión que los actos o
relaciones deben regirse por la ley del tribunal que haya de conocer de los
mismos” (CABANELLAS, Guillermo, Diccionario Enciclopédico De Derecho Usual,
24ª, Buenos Aires, Argentina: Heliasta, 1996, tomo V, página 141).

Principio de la Locus Regit Actum


El Principio De La Locus Regit Actum. Significa que, los actos jurídicos están
regidos por la ley del lugar en que son celebrados(OSSORIO, Manuel, Diccionario
De Ciencias Jurídicas, Políticas y Sociales, Buenos Aires, Argentina: Heliasta, 24ª,
página 587) "En consecuencia, cualquiera que sea la nacionalidad de las partes y
el lugar en que haya de realizarse el negocio, la ley local determina las
formalidades extrínsecas de los actos jurídicos”(CABANELLAS,
Guillermo, Diccionario Enciclopédico De Derecho Usual, 24ª, Buenos Aires,
Argentina: Heliasta, 1996, tomo V, página 228).

Estos principios son fundamentales, es decir, ninguna ley extraña puede invadir un
territorio determinado, a no ser por cooperación, a través de la Cancillería o la
INTERPOL, y por comunicación en derecho privado por ejemplo a través de
exhorto suplicatorio

En derecho público, especialmente en Derecho Penal Internacional no existe


cooperación, sino pactos firmados, por ej., Tratado de extradición.

No obstante eso, en materia procesal han existido tratados internacionales, como


ser el Tratado De Montevideo de 23 de enero de 1889 y ratificado en 1940 por

El principio general que rige la aplicación de la ley procesal en el espacio, consiste


en que la normatividad aplicable es la del territorio donde se actúe. Para limitar o
excluir el imperio de esta regla, es necesario que exista una disposición expresa
que contenga casos específicos de excepción, en los que se autorice la aplicación
del derecho extranjero. De modo que si no existen disposiciones legales
expedidas por el legislador mexicano, o tratados o convenciones aprobados
conforme a la Carta Magna, en los que se contemple que ciertos actos de los
órganos jurisdiccionales mexicanos se atengan a las leyes procedimentales
extranjeras, éstas, no pueden ser aplicables. Como ejemplo de tal permisión de
extraterritorialidad, se puede citar el contenido de la convención de La Haya, en
donde se estableció que los jueces de los países que la suscribieron, al remitir una
carga rogatoria a los de otro país, pueden pedir que el acto procesal
encomendado se lleve a cabo de acuerdo con las leyes procesales vigentes en el
país del requerimiento.

LA JURIDICCION

La Jurisdicción es un Poder del Estado, junto con el Poder Ejecutivo y el Poder


Judicial, integrado por los órganos judiciales que forman parte del Poder Judicial y
por otros órganos judiciales, fuera del Poder Judicial pero constitucionalmente
reconocidos. El concepto de Jurisdicción es más amplio que el de Poder Judicial.
La Jurisdicción engloba al Poder Judicial pero, además, engloba también otra
serie de órganos que también ejercen la potestad jurisdiccional, reconocidos por la
CE, pero que quedan fuera del ámbito de aplicación de la LOPJ: TC, Tribunal de
Cuentas, Jurisdicción Militar, Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia,
Consejo de los Hombres Buenos de Murcia y Tribunales supranacionales.

DIFERENCIAR ENTRE ACTOS JURISDICCIONALES ACTOS LEGISLATIVOS Y


ADMINISTRATIVOS
Acto Jurisdiccional
Acto Legislativo Acto Administrativo

Emana normalmente de Emana normalmente de Normalmente emana del


un órgano jurisdiccional los poderes poder ejecutivo, pero es
engarzado o sujeto a la colegisladores necesario tener presente
disciplina del poder que existen excepciones
judicial
Es normalmente un acto Es normalmente Normalmente
provocado en virtud del espontáneo, la iniciativa espontáneo
ejercicio de la acción nace de alguno de los
procesal que es, el poderes colegisladores
derecho de petición que no de un tercero
se hace valer ante el
órgano jurisdiccional
Eventualmente puede Nunca adquiere fuerza d Jamás adquiere fuerza
adquirir la fuerza de la cosa juzgada ya que este de cosa juzgada ya que
cosa juzgada es en esencia mutable puede ser modificado
cambiando las
circunstancias. Sin
embargo, es modificable
respetando los derechos
patrimoniales que se
hubieren incorporado al
administrado
Necesariamente tiene No necesariamente No requiere de conflicto
como antecedente un existe un conflicto previo, previo, tampoco puede
conflicto, producido con sino que es posible que hablarse de partes ni de
anterioridad al respectivo el acto legislativo evite un procedimiento en el
acto jurisdiccional conflicto futuro sentido procesal
Su control es ejercido Está sujeto a un posible y Esta sujeto a múltiples
por otro órgano eventual control controles, entre ellos el
jurisdiccional, la jurisdiccional a través de jurisdiccional por via del
sentencia es intocable la declaración de recurso de protección o
para los otros poderes inconstitucionalidad por por vía directa
del estado el tribunal constitucional contencioso
administrativo
Es particular y concreto, Por regla general es Comparte ambos
se refiere a una situación abstracto y general caracteres
en particular y específica
y alcanza a partes
completamente
identificadas

FUNCIONES ADMISTRATIVAS LEGISLATIVAS Y JUDICIALES DE LOS


ORGANOS DEL ESTADO
Función Legislativa
Función Jurisdiccional

Se ejerce mediante una ley Se ejerce a través de la sentencia

Normas generales Normas particulares

Efectos generales Efectos específicos, art. 3 CC

Emana normalmente del P. Emana normalmente de los


legislativo tribunales

Se dicta luego de una serie de actos Se dicta en un solo acto

Derogable Inmutable, art. 9 inc. 2 CC y 175


CPC
Relación de jerarquía No tiene relación jerárquica

Crean la norma jurídica Aplican la norma jurídica

Normas abstractas Caso concreto


Función administrativa Función jurisdiccional

El acto administrativo debe emanar de El acto jurisdiccional debe emanar del


un procedimiento, art. 60 nº 18 CPR debido proceso, art. 19 nº 3 CPR

Reclamable ante el órgano No es susceptible de revisión ni


jurisdiccional calificación por la administración

Control administrativo. CGR, art. 88 Control opera dentro del poder judicial
CPR. Control jurisdiccional a través de a través de los recursos
los recursos de amparo, protección y
contencioso administrativo

Mutable (decaimiento, derogación de la Inmutable, efecto de cosa juzgada


ley a que sirven ejecución, inexistencia
circunstancias que lo hacen
procedente)

La administración hace cumplir sus Los órganos jurisdiccionales recurren


actos por regla general a las autoridades
administrativas

Legalidad rígida en sentido orgánico y Legalidad no es tan estricta en el


funcional sentido funcional

No requieren para su validez la La sentencia requiere ser fundada, art.


motivación, a menos que la ley lo 170 CPC, 500 CPP y 342 NCPP
requiera

Administración está interesada y es Decisión desinteresada e imparcial en


parcial la emisión del acto

Finalidad es satisfacer necesidades Finalidad es la resolución de conflictos


públicas

CARACTERES DE LA JURISDICCION JUDICIAL


Los Caracteres de la Jurisdicción son: la legalidad, es de orden público y la
indelegabilidad (LOJ 25 párrafo II).

LEGALIDAD
LEGALIDAD. La jurisdicción tiene este carácter por que es la ley quien
expresamente otorga esas atribuciones y estableciendo las obligaciones a los
órganos del poder judicial (LOJ, 55, 58, 63, 103, 134, 177, 186, 198).

ORDEN PÚBLICO
ES DE ORDEN PÚBLICO. Se entiende por orden público a las condiciones
fundamentales de la vida social instituidas en una comunidad jurídica, las cuales,
por afectar centralmente a la organización de esta, no pueden ser alteradas por la
voluntad de los individuos, porque afectaría a la sociedad.

La jurisdicción es de orden público, por lo tanto, de cumplimiento obligatorio y


general. La violación o desconocimiento de la jurisdicción, no sólo afectaría a la
parte contraria del proceso, sino a toda la sociedad.
INDELEGABILIDAD. La jurisdicción es indelegable, porque su ejercicio es “intuito
personae” del juez. Un juez no puede dar a otro juez o a otra persona su
jurisdicción (ésta es dada sólo por el Estado y a través de una ley).

Pero parecería ocurrir tal cosa en la Vacaciones Judiciales, o en los procesos en


que el procesado goza de Caso De Corte [2]. Mas no es así, en las vacaciones
judiciales los jueces que entran en vacación sólo comisionan al juzgado que se
queda para atender los procesos. En las vacaciones no se suspende la
jurisdicción sino la competencia. Los jueces en vacación aun conocen los
procesos pero a través de otro juez, el comisionado.

En los procesos en que el procesado goza de Caso De Corte, el juez superior no


delega jurisdicción al juez inferior, sólo comisiona, sólo encomienda hacer de juez
su-manante apara elevarlo todo lo investigado al juez superior. Juez superior
actúa a través de inferior.

No hay delegación de jurisdicción. Sólo comisión. Por eso cuando la Policía


Nacional dice "delegamos jurisdicción y competencia", no saben lo que están
diciendo, a lo mas que puede llegar es la declinar competencia, para que el juez
se haga cargo del asunto.

Elementos de la jurisdicción

Son potestades y aptitudes que tiene el juez u órgano jurisdiccional.

NOTION. Potestad de aplicar la ley al caso concreto.

VOCATIO. Aptitud de conocer la pretensión de un determinado sujeto procesal.

COERTIO. Potestad de precautelar los intereses sometidos a su decisión que


tiene, por ejemplo el arraigo, las anotaciones preventivas, etc.

IUDITIO. Potestad de dictar una sentencia (aplicación de la ley al caso concreto).


Es el elemento fundamental de la jurisdicción.

EXECUTIO Potestad que tienen un órgano jurisdiccional para ejecutar lo juzgado.

Clases de la Jurisdicción
La Jurisdicción No admite división, solo la competencia puede dividirse
(especialización en el trabajo jurisdiccional). Aquí por motivos pedagogicos
estableceremos:

Clases de Jurisdiccion.Las clases de Jurisdicción son: la Jurisdicción Ordinaria y


las jurisdicciones especiales como la Jurisdicción Militar, la Jurisdicción Arbitral, la
Jurisdicción Indígena, la Jurisdicción Constitucional, la Jurisdicción Electoral y la
Jurisdicción Agroambiental

LA JURISDICCION ES UNICA
 Es Única e Indivisible.
Esta característica determina que la Jurisdicción no admite clasificaciones ni
divisiones.
La Jurisdicción es una sola.

ARTÍCULO 58. Jurisdicción. (Reformado por los Decretos 11-93, 41-96 y 59-
2005 del Congreso de la República). La jurisdicción es única. Para su ejercicio
se distribuye en los siguientes órganos:
a) Corte Suprema de Justicia y sus Cámaras.
b) Corte de apelaciones.
c) Sala de la Niñez y Adolescencia.
d) Tribunal de lo contencioso-administrativo.
e) Tribunal de segunda instancia de cuentas.
f) Juzgados de primera instancia.
g) Juzgados de la Niñez y la Adolescencia y de Adolescentes en Conflicto con
la Ley Penal y Juzgados de Control de Ejecución de Medidas.
h) Juzgados de paz, o menores.
i) Los demás que establezca la ley.
En la denominación de jueces o tribunales que se empleen en las leyes, quedan
comprendidos todos los funcionarios del Organismo Judicial que ejercen
jurisdicción, cualesquiera que sea su competencia o categoría.

LA COMPETENCIA
La competencia es la facultad que tiene el tribunal o juez para ejercer la
jurisdicción en un asunto determinado.
La competencia es la facultad que tiene el tribunal o juez para ejercer
la jurisdicción en un asunto determinado (LOJ, 26).
La competencia es la medida de la jurisdicción asignada a un órgano del Poder
judicial, a efecto de la determinación genérica de los procesos en que es llamado
a conocer por razón de materia, de cantidad y de lugar.

En todo aquello en que no ha sido atribuido, un juez, aunque sigue teniendo


jurisdicción, es incompetente.

Para Giuseppe Chiovenda, es “el conjunto de las causas en que puede ejercer,
según la ley, o jurisdicción, y en otro, se entiende por competencia esta facultad
del tribunal considerada en los límites en que le es atribuída.”

Para W. Kisch es “preciso que existan reglas fijas, según las cuales todos los
procesos se originen queden repartidos entre ellos. Esto nos lleva al estudio de la
competencia. De dos maneras se puede éstas concebir: en sentido objetivo es el
sector de negocios del tribunal; en sentido subjetivo es la facultad y el deber del
mismo de resolver determinados negocios.”

Finalmente, para Ugo Rocco es “aquella parte de juridicción que compete en


concreto a cada órgano jurisdiccional, según algunos criterios, que compete en
concreto a cada órgano jurisdiccional, según algunos criterios, a través de los
cuales las normas procesales distribuyen la jurisdicción entre los varios órganos
ordinarios de la misma.

NATURALEZA DE LA COMPETENCIA
La naturaleza es la esencia, el contenido, el summum de una institución.
Consecuentemente es esa esencia la que la distingue de otras instituciones. La
naturaleza esta en: la especialidad, la jerarquía procesal y en la división
del trabajo.

LA ESPECIALIDAD.
Para la mayoría de los tratadistas la naturaleza de la competencia radica en
la búsqueda y la concreción de la especialidad.
Se refiere básicamente a la segmentación de los conocimientos jurídicos, porque
le derecho no puede ser comprendido en su globalidad y el ser humano al no
poder abarcar es a globalidad tiene que especializarle en alguna parte de ese
todo. Es por eso que la competencia tiene esa naturaleza: es decir, que los
agentes del poder judicial (jueces) tengan una determinada especialidad.
Consecuentemente encontramos jueces en materia penal, civil, etc.
Entonces la especialización es fundamento de la naturaleza de la competencia.
LA JERARQUÍA PROCESAL.

Ésta tiene contenido vertical y horizontal. Para la mayoría de los tratadistas la


jerarquía procesal es el ámbito donde encontramos la naturaleza de la
competencia. ¿En qué sentido? En el sentido de que ese saber total que se
segmenta y que se llama especialización no puede ser llevado a la práctica si no
existe este segundo complemento que es la jerarquía procesal.
Ésta implica una división:
Ámbito vertical. Que son las diferentes competencias dentro del desarrollo del
proceso, desde el inicio hasta el fin.
Generalmente encontramos una etapa de conocimiento, una etapa de apelación
y una última etapa llamada de control. Entonces tenemos, por la competencia y
desde el punto de vista de la jerarquía procesal, a: jueces de primera instancia,
jueces de segunda instancia y jueces contralores.
Ámbito horizontal. Encontramos una división de carácter territorial: jueces del
distrito judicial de Lima, del Cono Norte, etc.

CLASES DE COMPETENCIA
COMPETENCIA OBJETIVA:
Sirve para determinar a qué grado corresponde el conocimiento de un
asunto en primera instancia.
Hay que tener en mente dos criterios: la materia y la cuantía.
La competencia objetiva por razón de la materia se establece en la ley de modo
casuístico. La regla general es que serán competentes para conocer de todos los
asuntos civiles cualquiera que sea su materia en primera instancia precisamente los
juzgados de primera instancia, según art. 85.1 LOPJ.
Pero existen casos especiales, así a las secciones de lo civil de las Audiencias
Provinciales les corresponde conocer en primera instancia de las demandas de
responsabilidad civil por hechos cometidos en el ejercicio de su cargo que se dirijan
frente a jueces de primera instancia.
Tales secciones de lo civil conocen en única instancia de la impugnación de los
laudos arbitrales.
La sala de lo civil y penal de los TSJ conocen de las demandas de responsabilidad
civil que se planteen contra altos cargos de las CCAA. , o bien demandas de
responsabilidad civil dirigidas frente a Magistrados de Audiencias Provinciales. Art.
73.2 LOPJ.
Por último, la sala primera o sala de lo civil del TS conoce de las demandas de
responsabilidad civil dirigidas frente a altos cargos del Estado, o también dirigidas
frente a Magistrados de los TSJ, de la AN o del propio TS.
Además la sala primera del TS conoce también de la homologación o exequatur de
sentencias dictadas por tribunales extranjeros, salvo que los tratados dispongan
otra cosa.

COMPETENCIA POR MATERIA


COMPETENCIA POR MATERIA. Se traduce en especialidades de los juzgados,
unos conocen sólo procesos en lo penal, otros sólo conocen procesos en lo civil,
en lo familiar, etc.

COMPETENCIA POR CUANTÍA


COMPETENCIA POR CUANTÍA. Por la cantidad del monto de dinero litigado los
juzgados se dividen (LOJ, 197 - 199) en:

 Juzgados de Mínima Cuantía (ex - juzgados parroquiales) atendidas por los


comandantes de la Comisaría Policial que conocen hasta montos de 500
Bs.
 Juzgados de Instrucción, que conocen montos de 501 a 30.000 Bs.
 Juzgados de Partido que conocen de montos de dinero de 30.001 Bs. hacia
arriba.
El monto es determinado por a través providencia de Sala Civil de la CSJ. (LOJ,
55 inc. 33).

COMPETENCIA FUNCIONAL.
En la medida de que a lo largo de todo un proceso pueden intervenir varios órganos
jurisdiccionales, la competencia funcional es el criterio que permite conocer de los
distintos aspectos parciales de un proceso.
Conforme a la LEC vigente, la competencia funcional para conocer de los recursos
difiere según cuál sea el tipo de recurso.
Así, para los recursos de reposición súplica, es competente el mismo órgano
jurisdiccional que ha dictado la resolución que se impugna.
Recurso de apelación es competente para resolverlo el órgano jurisdiccional
superior al que dictó la resolución.
Contra las resoluciones dictadas por los Jueces de Paz será competente para
conocer de la apelación, el juzgado de 1ª instancia del partido. (Juez de Javia, la
apelación juez de 1ª instancia de Denia).
Contra resoluciones dictadas por los jueces de 1ª instancia es competente para
resolver en apelación, la Audiencia Provincial sección civil.
Para recurso de casación será competente la sala 1ª del TS, o la sala de lo civil y
penal constituida en sala de lo civil de los TSJ de CCAA, cuando el recurso se funde
en la infracción de una norma de derecho especial de la CCAA.
Para la ejecución de las sentencias, la regla general es que serán competentes para
conocer de la ejecución el órgano jurisdiccional que haya conocido en 1ª instancia.
Ejemplo: proceso de reclamación de cantidad. Juez de Paz de Javia, sentencia
que dicte será apelado ante el juzgado de 1ª instancia de Denia, para conocer de
ejecución el órgano que haya conocido en 1ª instancia , no los juzgados de 1ª
instancia.
TRATAMIENTO PROCESAL DE LA COMPETENCIA FUNCIONAL:
Se equipara en la LEC al tratamiento procesal de la competencia objetiva por razón
de la materia.
En la nueva LEC las variantes en cuanto a competencia funcional son mínimas, en
materia de recursos suprimido el recurso de súplica la competencia para conocer
del recurso de reposición corresponde al mismo órgano que ha dictado la
resolución. Reposición igual que ahora. Para la apelación igual que ahora, el
superior. Casación igual que ahora.
La nueva LEC ha creado un nuevo recurso: recurso extraordinario por infracción
procesal. Según la nueva LEC éste recurso corresponderá a los Tribunales
Superiores de Justicia de las CCAA, pero como para hacer ésta atribución era
necesario modificar la LOPJ y tal reforma no ha sido posible por falta de mayorías
existe una disposición transitoria en la nueva LEC según la cual hasta que se
apruebe la reforma de LOPJ el recurso extraordinario por infracción procesal será
competencia de la sala 1ª TS porque no hay dificultad.
Actualmente el recurso de casación se plantea por infracción procesal,
quebrantamiento de forma ó por infracción de ley por el fondo. La nueva ley quiere
partir éste recurso de casación, queda para casación la infracción de ley y la
procesal a los TSJ.
En cuanto a la ejecución de ST rige la misma regla que en la LEC. Conocen
juzgados que conoció en 1ª instancia.
TRATAMIENTO PROCESAL DE LA COMPETENCIA FUNCIONAL:
Es igual que el de la competencia objetiva por razón de la materia con el nuevo
sistema.