Vous êtes sur la page 1sur 4

Procesos de obtención de dióxido de titanio

El dióxido de titanio es el mayor producto obtenido del titanio. El rutilo y la ilmenita


son los principales minerales de titanio, y los que se presentan en mayor cantidad.
El óxido de titanio calidad pigmento puede obtenerse mediante una purificación del
rutilo, o a partir de la ilmenita. Este último caso es más complicado y será el
explicado a continuación. Existen 2 métodos de obtención de dióxido de titanio, los
cuales son la sulfatación (con ácido sulfúrico), el cual antiguamente se obtenía un
producto con una calidad baja, pero ha se ha ido modificando hasta obtener un
producto con la calidad exigida.

Sulfatación para la obtención de dióxido de sulfato


Este proceso consiste en el tratamiento de ilmenita con ácido sulfúrico concentrado,
najo ciertas condiciones, los cuales son una alta temperatura (120 a 140°C). Al
aplicar el acido y la temperatura, se obtiene como primera etapa oxisulfato, el cual
se lleva a una temperatura entre 900 y 1000°C para obtener el producto final que el
dióxido de titanio (Rutilo).

Las reacciones presentes en este proceso son las siguientes:

𝑇𝑖𝑂2(𝑠)(𝑎𝑛𝑎𝑡𝑎𝑠𝑎) = 𝑇𝑖𝑂2(𝑠)(𝑟𝑢𝑡𝑖𝑙𝑜)

𝑇𝑖𝑂𝑆𝑂4(𝑎𝑞) = 𝑇𝑖𝑂𝑆𝑂4(𝑠)(𝑐𝑟𝑖𝑠𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠)

𝑇𝑖𝑂𝑆𝑂4(𝑠) + 𝐻2 𝑂(𝑙) = 𝑇𝑖𝑂2(𝑠)(𝑎𝑛𝑎𝑡𝑎𝑠𝑎) + 𝐻2 𝑆𝑂4(𝑎𝑞)

𝐹𝑒𝑇𝑖𝑂3(𝑠) + 2𝐻2 𝑆𝑂4(𝑎𝑞) = 𝑇𝑖𝑂𝑆𝑂4(𝑎𝑞) + 𝐹𝑒𝑆𝑂4(𝑎𝑞) + 2𝐻2 𝑂(𝑔)

Después de obtener el dióxido de rutilo (cristales) se lleva a un proceso de lavado,


debido a que la solución en la cual se encuentra tiene sulfato ferroso, y así el
producto de interés tenga cumpla con las exigencias de calidad.
Existe otro proceso para la obtención de dióxido de titanio que al igual que el anterior
también se emplea en la industria, con la diferencia que su aplicación es mayor,
este proceso se presenta a continuación.

Proceso utilizando cloro

Para llevar a cabo este proceso puede utilizarse coque como reductor o cloro
gaseoso, o también se puede utilizar acido clorhídrico.

La diferencia al utilizar estos distintos componentes es si se obtiene una cloración


total o solo del hierro.

A continuación, se presenta los tipos de cloración:

a) Cloración total
En los años 50 una empresa llamada Dupont, ha desarrollado esta metodología en
Estados Unidos, el cual se ha aplicado en todo el mundo para la obtención del
dióxido de titanio. Para llevar a cabo este proceso se requiere de una gran cantidad
de cloro para la obtención de cloruro férrico como subproducto. Debido a la variación
de energía libre de Gibbs positiva, no sucede la cloración del dióxido de titanio, este
se refleja en la figura x.
Figura 1: Energías libres de formación de algunos cloruros con cloro gaseoso a partir de
sus óxidos

La reaccion global es la que sigue:

2𝐹𝑒𝑇𝑖𝑂3(𝑠) + 7𝐶𝑙2(𝑔) + 3𝐶(𝑠) = 2𝑇𝑖𝐶𝑙4(𝑔) + 2𝐹𝑒𝐶𝑙3(𝑔) + 3𝐶𝑂(𝑔)


𝑜
∆𝐺900°𝑘 = −58,65 𝑘𝑐𝑎𝑙 𝐾900°𝑘 = 5,22𝑥1045

Después de haber obtenido el cloruro de hierro y el de titanio, estos se separan al


aplicar una destilación extractiva, esto ocurre debido a una gran diferencia de punto
de ebullición, los cuales son 315°C para el cloruro de hierro y 136,5°C para el cloruro
de titanio. Posterior a esta purificación del cloruro de titanio, este se hace reaccionar
con oxígeno a una temperatura entre 400 y 600°C, para obtener rutilo sintético y así
poder regenerar el cloro. Todo este proceso ocurre gracias a que la energía libre de
Gibbs del dióxido de titanio es mas negativa que la formación de TiCl4.

Este cloruro de titanio purificado se hace luego reaccionar con oxígeno en una
temperatura cercana a 400-600ºC, con lo que se consigue formar rutilo sintético y
regenerar el cloro. Esto de nuevo es debido a que la energía libre de Gibbs del TiO2
es más negativa que la de formación del TiCl4.

𝑇𝑖𝐶𝑙4(𝑔) + 𝑂2(𝑔) = 𝑇𝑖𝑂2(𝑔) + 2𝐶𝑙2(𝑔)

𝑜
∆𝐻600°𝑘 = −30,6 𝑘𝑐𝑎𝑙

Luego de ya haber obtenido el rutilo, se obtienen cristales de rutilo con una


granulometría dispersa, lo cual es necesario llevarlo a un proceso de molienda, para
posteriormente calcinar esto a una temperatura entre 850 y 900°C, para así obtener
un producto con una forma requerida.

b) Cloración parcial
La utilización de coque ayuda para que no solo haya una cloración de hierro. Es
necesario que para esta cloración resulte, se utilice acido clorhídrico a 300-350°C,
otra forma de poder realizar esta cloración es con cloro gaseoso, pero el problema
es el costo, el cual es más elevado.

4𝑇𝑖𝐹𝑒𝑂3(𝑠) + 12𝐻𝐶𝑙(𝑔) + 𝑂2(𝑔) = 4𝑇𝑖𝑂2(𝑔) + 4𝐹𝑒𝐶𝑙3(𝑔) + 6𝐻2 𝑂(𝑔)

∆𝐺𝑇𝑜 = −114,07 − 10−4 𝑇 2 + 0,305𝑇 (𝑘𝑐𝑎𝑙)

Se observa que para una temperatura sobre los 440°C se produce la inversión de
la expresión de la variación de la energía libre de Gibbs. Al terminar todo este
proceso se obtiene un producto fino de dióxido de rutilo, el cual debe ser lavado con
agua caliente para obtener un rutilo de calidad pigmento.