Vous êtes sur la page 1sur 5

IPG

Escuela de Educación, Deporte y Sociedad


Ética Social y Personal

Axiología.
Es una rama de la filosofía, que tiene por objeto de estudio la naturaleza de los valores y
de los juicios de valor que puede realizar un individuo. Por lo mismo se le llama también:
“filosofía de valores”.

Los valores.
El valor es una cualidad que permite ponderar lo ético de las cosas para que puedan ser
entendidas en sentido positivo o negativo. Cuando decimos que algo tiene valor
afirmamos que es bueno, digno de aprecio y estimación. En el campo de ética y moral los
valores son cualidades que podemos encontrar en el mundo que nos rodea.

En cambio, los antivalores nos deshumanizan y nos degradan, también nos hacen
merecedores de desprecio, la desconfianza y el rechazo por parte de nuestros semejantes
e incluso castigo por parte de la sociedad.

Los valores poseen un convencimiento intelectual y social: sabemos que si somos


respetuosos seremos mejor aceptados por los demás o sabemos que si vamos a clases,
estaremos al tanto de las novedades del curso. El valor es todo aquello que se “valora”
como bueno, como deseable, como necesario para la vida.

Además, los valores se perciben.

Las virtudes.
Las virtudes son hábitos buenos que nos llevan a hacer el bien. Los hábitos son conductas
libres que pasan a formar una segunda naturaleza, éstos se adquieren por repetición, se
caracterizan por la naturalidad y facilidad que nos dan al actuar cuando tenemos el hábito
adquirido. El hábito es una disposición a la acción. Por medio de los hábitos educamos la
conciencia y la conducta. Nos ayudan a orientar nuestra conducta.

Los buenos hábitos son llamados virtudes. Las virtudes también se definen como una
conducta habitual equilibrada entre el exceso y el defecto, es decir el justo medio.

Las virtudes además de percibirse son vividas y puestas en práctica a diario y bajo
cualquier circunstancia por esa persona virtuosa.

Por ejemplo: Somos honestos, responsables y excelentes.

Virtudes aplicadas al ámbito especifico de la profesión.


• Honestidad, Franqueza y respeto en la relación con el cliente o usuario.

• Excelencia profesional y compromiso con la calidad

• Responsabilidad individual y social

1
IPG
Escuela de Educación, Deporte y Sociedad
Ética Social y Personal
Honestidad.
Se habla con la verdad y se actúa en consecuencia. La sinceridad y la honestidad son
valores fundamentales, ya que permiten una convivencia fecunda y acorde con la dignidad
de la persona.

Nuestro lenguaje debe ser siempre franco y respetuoso con nuestros superiores, con
nuestros pares y con todas las personas que tengamos a cargo.

La honestidad implica, además, ser cuidadoso en revelar información privada o


institucional hacia quienes no tienen derecho a recibirla y conlleva mantener una actitud
transparente y objetiva respecto de esta misma información al momento de transmitirla o
difundirla. Cuanto más se esfuerza una comunidad por resolver los problemas guiada por
la verdad, tanto más se aleja de los abusos, del arbitrio y del conflicto.

Excelencia.
Privilegiar la responsabilidad y la autonomía personal en la toma de decisiones
(laboriosidad, la iniciativa, el espíritu del servicio, el cumplimiento de la palabra empeñada
y el amor al trabajo bien hecho son fundamentales).

La misma responsabilidad nos invita a no conformarnos con lo mínimo y a aspirar a la


excelencia académica y profesional. Esta excelencia no se queda solo en el éxito inmediato,
en el cumplimiento d metas o la producción de bienes y servicios de calidad, por
importante que sean; sino que aspira a construir una comunidad mejor. Así, cada uno está
invitado a alcanzar las metas más altas, poniendo sus mejores esfuerzos y su mayor
ingenio y creatividad en favor del otro.

Responsabilidad.
Los integrantes de una comunidad deben caracterizarse por ser personas solidarias y
capaces de sentir las preocupaciones y expectativas del otro como propias. Esta
solidaridad significa que todos somos responsable de todos y que el trabajo y el aporte
personal de cada uno es una contribución al bien colectivo.

La solidaridad implica, también, la tarea de promover ambientes familiares y fraternos


donde todos se sientan integrados y valorados, comprendidos y apoyados, sin
discriminación ni favoritismos particulares. La solidaridad conlleva, además, un cuidado
especial con el patrimonio y la infraestructura de la institución, así como un manejo
responsable y austero de los recursos corporativos, con el fin de que estos den su mayor
utilidad y hagan más fecundo el trabajo.

Valores y Antivalores:
Competitividad.
1. Capacidad para competir // Rivalidad o competencia intensa para conseguir un fin.

2
IPG
Escuela de Educación, Deporte y Sociedad
Ética Social y Personal
2. Capacidad de una industria o empresa para producir bienes con patrones de calidad específicos,
utilizando más eficientemente recursos que empresas o industrias semejantes en el resto del
mundo durante un cierto período de tiempo (Haguenauer, 1990).

Competitividad como antivalor:


La competitividad implica una búsqueda de ser mejor, sin embargo si para esto se considera
perjudicar a otros es entendida como un antivalor.

Competitividad como valor:


La competitividad que llama a la superación personal considerando que tan lejos podemos llegar y
no como truncar el camino de los demás es un valor vinculado al esfuerzo y la excelencia.

Bien común
El bien común es la búsqueda del bienestar para cada uno de los miembros de la comunidad y
para la comunidad como un todo.

La búsqueda del bien común es un parámetro necesario para que la competitividad no se torne
salvaje.

El bien común es una característica de madurez y promueve exactamente una orientación de un


modelo exclusivamente competitivo a otro que también concede valor a la cooperación y el
bienestar de la comunidad. La subordinación al bien común es, ante todo, la única forma de
respetar sin excepciones la dignidad de todos y cada uno de los miembros de la sociedad civil para
una sana competitividad.

Aplicación de valores y virtudes: Trabajo en equipo.

Diferencia entre grupo y equipo

Grupo Equipo

Objetivos individuales Objetivos comunes

Bajo compromiso Compromiso elevado

Las tareas se realizan Las tareas se realizar por capacidad y


igualitariamente habilidades

Independencia Interdependencia

3
IPG
Escuela de Educación, Deporte y Sociedad
Ética Social y Personal
Evaluación centrada en el resultado Evaluación centrada en el proceso y
el resultado

1. Objetivos: en el grupo prevalecen los objetivos de carácter individual, propio de cada una
de las personas que lo forman. Por el contrario, en el equipo son prioritarios los objetivos
comunes, compartidos por sus miembros.

2. Compromiso: en el caso del grupo, esta variable toma un carácter más instrumental. Hay
compromiso en la medida que se satisfacen los intereses individuales. Sin embargo, el
equipo desarrolla su propia cultura y un compromiso elevado por parte de sus integrantes
tanto para con el equipo como para con los demás.

3. Tareas: en un grupo, las tareas se distribuyen normalmente de manera igualitaria, o en


función de objetivos individuales. Por el contrario, el equipo tiende a atribuir
tareas y responsabilidades basándose en las capacidades de sus integrantes, que se
enfocan al bien común.

4. Independencia: a pesar de que se puede llegar a trabajar colaborativamente, el


grupo genera una notable independencia de sus miembros y de los resultados. El
equipo genera relaciones de interdependencia, donde los resultados y procesos dependen
de las personas y sus interacciones tanto de proceso o “profesionales” como de la
comunicación en sí misma.

5. Evaluación: en un grupo, la evaluación normalmente se dirige a la valoración de los


resultados, a ver si se han conseguido los objetivos (de carácter independiente) de sus
miembros. Sin embargo, en un equipo se evalúa tanto el objetivo (común) como el
proceso por el cual se ha llegado a ese objetivo.

Equipo.
El equipo se basa en el concepto de sinergia, concepto central para considerar a un equipo
como productivo. Se define como la “acción conjunta los integrantes del equipo que
produce que el todo sea mayor a la suma de las partes”.

Podemos decir que tenemos desarrollada la competencia de trabajar en equipo cuando


somos capaces de desarrollar interacciones sinérgicas de colaboración y participación con
otras personas para conseguir objetivos comunes.

4
IPG
Escuela de Educación, Deporte y Sociedad
Ética Social y Personal
Trabajo en equipo.
Se comparten recursos, procedimientos, experiencia y conocimientos, y se ponen en
marcha patrones de comunicación eficientes que contribuyen de manera significativa a
logro de los objetivos.