Vous êtes sur la page 1sur 2

La Presentación de la Santísima Virgen ¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, por ti madrugo, astros del cielo, bendecid al Señor.

endecid al Señor. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.


mi alma está sedienta de ti; Como era en un principio, ahora y siempre,
SALUDO INICIAL mi carne tiene ansias de ti, Lluvia y rocío, bendecid al Señor; por los siglos de los siglos. Amén.
V. Señor abre mis labios. como tierra reseca, agostada, sin agua. vientos todos, bendecid al Señor.
R. Y mi boca proclamara tu alabanza. Ant. 2. Tú eres la gloria de Jerusalén; tú, la alegría de
¡Cómo te contemplaba en el santuario Fuego y calor, bendecid al Señor; Israel; tú, el orgullo de nuestra raza.
HIMNO viendo tu fuerza y tu gloria! fríos y heladas, bendecid al Señor.
Tu gracia vale más que la vida, Ant. 3. ¡Alégrate, Virgen María! Tú llevaste en el seno
Ésta era una niña te alabarán mis labios. Rocíos y nevadas bendecid al Señor; a Cristo el Salvador.
con aire de flor, témpanos y hielos, beendecid al Señor.
agua más que el río, Toda mi vida te bendeciré Salmo 149
fuego más que el sol. y alzaré las manos invocándote. Escarchas y nieve, bendecid al Señor;
Vivía en el templo Me saciaré de manjares exquisitos, noche y día, bendecid al Señor. Cantad al Señor un cántico nuevo,
del rey Salomón, y mis labios te alabarán jubilosos. resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
oyendo en los salmos Luz y tinieblas, bendecid al Señor; que se alegre Israel por su creador,
ecos de otra voz. En el lecho me acuerdo de ti rayos y nubes, bendecid al Señor. los hijos de Sión por su Rey.
y velando medito en ti,
Quemaban su pecho, porque fuiste mi auxilio, Bendiga la tierra al Señor, Alabad su nombre con danzas,
con célebre ardor, y a las sombras de tus alas canto con júbilo; ensálcelo con himnos por los siglos. cantadle con tambores y cítaras;
palabras magníficas, mi alma está unida a ti, porque el Señor ama a su pueblo
silencio de Dios: y tu diestra me sostiene. Montes y cumbres, bendecid al Señor; y adorna con la victoria a los humildes.
"¡Oh Padre que habitas cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.
en alto explendor, Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Que los fieles festejen su gloria
envía el rocío Como era en un principio, ahora y siempre, Manantiales, bendecid al Señor; y canten jubilosos en filas:
del Hijo de Dios! por los siglos de los siglos. Amén. mares y ríos, bendecid al Señor. con vítores a Dios en la boca
¡Ábrase la tierra: y espadas de dos filos en las manos:
brote el Salvador! Ant. 1. Dichosa eres, María, porque de ti vino Cetáceos y peces, bendecid al Señor; para tomar venganza de los pueblos
la salvación del mundo; tú que ahora vives ya aves del cielo, bendecid al Señor. y aplicar el castigo a las naciones,
¡Lloved, rojas nubes, en la gloria del Señor, intercede por nosotros sujetando a los reyes coa argollas,
al Dios de Jacob! ante tu Hijo. Fieras y ganados, bendecid al Señor, a los nobles con esposas de hierro.
¡Floreced, collados, ensalzadlo con himnos por los siglos.
al Justo, al Señor, Ant. 2. Tú eres la gloria de Jerusalén; tú, la Hijos de los hombres, bendecid al Señor; Ejecutar la sentencia dictada
lucero del alba, alegría de Israel; tú, el orgullo de nuestra bendiga Israel al Señor. es un honor para todos sus fieles.
flor de la creación!" raza.
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor; Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Y al solio del Padre Cántico siervos del Señor, bendecid al Señor. Como era en un principio, ahora y siempre,
subía su clamor, Creaturas todas del Señor, bendecid al por los siglos de los siglos. Amén.
cual nube de incienso Señor, Almas y espíritus justos, bendecid al Señor;
plegaría sin voz. Amén. ensalzadlo con himnos por los siglos. santos y humildes de corazón, bendecid al Ant. 3. ¡Alégrate, Virgen María! Tú llevaste en el seno
Señor. a Cristo el Salvador.
Ant. 1. Dichosa eres, María, porque de ti vino Angeles del Señor, bendecid al Señor;
la salvación del mundo; tú que ahora vives ya cielos, bendecid al Señor. Ananías, Azarías y Misael, bendecid al Señor, LECTURA BÍBLICA
en la gloria del Señor, intercede por nosotros ensalzadlo con himnos por los siglos. Is 61, 10
ante tu Hijo. Aguas del espacio, bendecid al Señor; Derbordo de gozo en el Señor, y me alegro con mi
ejércitos del Señor bendecid al Señor. Bendito el Señor en la bóveda del cielo, Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha
Salmo 62 alabado y glorioso y ensalzadlo, por los siglos. envuelto en un manto de triunfo, como a una novia
Sol y luna, bendecid al Señor; que se adorna con sus joyas.
# Señor del cielo y de la tierra, que has
V. El Señor la eligió y la predestinó. colocado a tu derecha a María reina,
R. El Señor la eligió y la predestinó. - danos el gozo de tener parte en su
gloria.
V. La hizo morar en su templo santo.
R. Y la predestinó. Se pueden añadir algunas intenciones libres.

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Según el mandato del Señor, digamos


Santo. confiadamente: Padre nuestro...
R. El Señor la eligió y la predestinó.
ORACION
CÁNTICO EVANGÉLICO
Señor, Dios nuestro, al celebrar esta
Ant. Dichosa tú, María, que has creído, festividad de la Santísima Virgen María, te
porque lo que te ha dicho el Señor se pedimos, por su intercesión, nos concedas
cumplirá. Aleluya. también a nosotros participar de la plenitud
de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
PRECES Hijo.

Elevemos nuestras súplicas al Salvador, que CONCLUSION


quiso nacer de María Virgen, y digámosle:
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo
# Salvador del mundo, tú que con la eficacia mal y nos lleve a la vida eterna.
de tu redención preservaste a tu Madre de R. Amén.
toda mancha de pecado,
- líbranos también a nosotros de toda
culpa.

# Redentor nuestro, tú que hiciste de la


inmaculada Virgen María tabernáculo
purísimo de tu presencia y sagrario del
Espíritu Santo,
- haz también de nosotros templos de tu
Espíritu.

# Palabra eterna del Padre, que enseñaste a


María a escoger la parte mejor,
- ayúdanos a imitarla y a buscar el
alimento que perdura hasta la vida
eterna.

# Rey de reyes, que elevaste contigo a tu


Madre en cuerpo y alma al cielo,
- haz que aspiremos siempre a los bienes
celestiales.