Vous êtes sur la page 1sur 1

Borucki, “La base de la población negra del Rio de la Plata”, TP4

Aunque según las leyes portuguesas era ilegal llevar esclavos a puertos españoles, el ingreso de
metálico español era importante para el superávit luso. Las autoridades españolas esperaban que
la llegada de esclavos, aumentasen la agricultura y la productividad, fundamentales para Madrid.
Los comerciantes rioplatenses por su parte, implementaron mecanismos legales e ilegales para
introducir mercaderías y esclavos. Para los borbones, la esclavitud era fundamental para el
progreso de regiones marginadas del imperio, como Cuba, Venezuela o Buenos Aires. La escasez
de fuerza de trabajo en el rio de la Plata fue el factor fundamental para el ingreso de mano de
obra esclava, principalmente para la cosecha de trigo. La esclavitud transformó la imagen de
Montevideo de la noche a la mañana. La caída de colonia en manos de españoles, obligó a los
portugueses a llevar esclavos a Montevideo. El déficit de Buenos Aires en metálico debió ser
reemplazado en dinero en efectivo. Muchos de los esclavos que llegaban de Rio de Janeiro o
Salvador a Buenos Aires eran trasladados a Lima donde eran muy apreciados. Al menos sesenta
mil esclavos llegaron al Rio de la Plata entre 1777 y 1812. Por la guerra entre España e Inglaterra,
el papel de Portugal fue fundamental para asegurar un flujo de mano de obra forzada regular al
Rio de la Plata. La real compañía de Filipinas cumplió un papel fundamental en el tráfico de
esclavos, siendo el primer periodo 1777-1791 donde llegaron 10.998 esclavos. El segundo periodo
de 1792-1799, comprendió la llegada de 13.575. Se caracterizó por la legalidad de tráfico con
todas las banderas. Los comerciantes de otros rubros se preocupaban por la reducción impositiva
que tenía este tráfico. El tercer periodo de 1800-1806 consistió en el arribo de 32.008 esclavos.
Aquí las autoridades apoyaron a los traficantes en detrimento de los comerciantes. Por último el
cuarto periodo, de 1806-1812, comprendió 13.644 esclavos nuevos. Se inició con las invasiones
inglesas y concluyendo con las prohibiciones de la esclavitud en las Provincias Unidas.

En el periodo analizado, los principales esclavos venían de Brasil, siendo África el segundo lugar de
origen. (60% sobre 40% del total, a favor de Brasil). Sin embargo, Buenos Aires era un mercado
secundario para los comerciantes de Rio de Janeiro y Salvador, quienes contaban con mucha
demanda en Brasil. Los esclavos eran originarios de Angola o Mozambique, eran llevados a Rio de
Janeiro para luego ser vendidos en Buenos Aires o Montevideo. Cerca del 60% era traído por
comerciantes portugueses, en segundo lugar con el 30% estaban los españoles. (En realidad eran
brasileños y rioplatenses). Luego también existió participación estadounidense, inglesa, francesa e
incluso de Prusia. La mayoría de los comerciantes de esclavos, también comercializaban azúcar,
tabaco y otras mercancías, lo cual implica que no era su actividad específica.

A partir de 1812 las Provincias Unidas ilegalizaron la trata de esclavos. Sin embargo, tanto Buenos
Aires como Uruguay permitieron la llegada de esclavos a partir de ficciones legales como era el
“colonato”. También permitieron que los amos extranjeros lleguen al Uruguay con sus esclavos. El
gobierno Oriental independiente, prohibió la esclavitud aunque esta se sostenía mediante otros
mecanismos legales, considerándose en la época que Estados Unidos, Brasil y Cuba, los países más
prósperos de América, eran esclavista. Las autoridades uruguayas ignoraron la esclavitud. Oribe en
1835 asumió como presidente con el objetivo de terminar con la esclavitud como parte de la
aplicación de la constitución de 1830.