Vous êtes sur la page 1sur 3

Legislación del Trabajo

Investigación No. 1

Nombre: Milagros Lorenzo Grupo: 1IC-151


Cedula: 2-731-313 Fecha: 16/8/18

1. Pirámide de Kelsen
La pirámide kelseniana representa gráficamente la idea de sistema jurídico escalonado. De
acuerdo con Kelsen, el sistema no es otra cosa que la forma en que se relacionan un conjunto
de normas jurídicas y la principal forma de relacionarse éstas, dentro de un sistema, es sobre
la base del principio de jerarquía.

1. Pirámide de Kelsen
En Panamá, dentro del ambiente legal existe un orden de prelación (conocido también como
la pirámide de Kelsen) u ordenamiento jurídico que se ha dado en llamar la jerarquía de las
normas, basado en el principio de que las normas establecidas por un poder superior privan
y no pueden modificarse ni dejarse sin efecto por una autoridad u organismo inferior. En
sentido contrario, un poder superior si tiene la potestad de dejar sin efecto legal las normas
emitidas por uno inferior, haciendo uso de su propia jerarquía. Donde en primer lugar está la
Constitución Nacional, seguida muy de cerca por los tratados internacionales, las leyes
dictadas mediante el debido procedimiento, los decretos-leyes, luego los decretos ejecutivos,
las resoluciones ministeriales y finalmente otras disposiciones.
2. Constitución Política de la Republica de Panamá
CAPITULO 2°
FORMACIÓN DE LAS LEYES
ARTICULO 164. Las Leyes tienen su origen en la Asamblea Nacional y se dividen así:
a. Orgánicas, las que se expidan en cumplimiento de los numerales 1, 2, 3, 4, 7, 8, 9, 10, 11,
12, 13, 14, 15 y 16 del artículo 159.
b. Ordinarias, las que se expidan en relación con los demás numerales de dicho artículo.
ARTICULO 165. Las leyes serán propuestas:
1. Cuando sean orgánicas:
a. Por Comisiones Permanentes de la Asamblea Nacional.
b. Por los Ministros de Estado, en virtud de autorización del Consejo de Gabinete.
c. Por la Corte Suprema de Justicia, el Procurador General de la Nación y el Procurador de
la Administración, siempre que se trate de la expedición o reformas de los Códigos
Nacionales.
d. Por el Tribunal Electoral cuando se trate de materia de su competencia.
2. Cuando sean ordinarias:
a. Por cualquier miembro de la Asamblea Nacional.
b. Por los Ministros de Estado, en virtud de autorización del Consejo de Gabinete.
c. Por los Presidentes de los Concejos Provinciales, con autorización del Concejo Provincial.
Todos los funcionarios antes mencionados tendrán derecho a voz en las sesiones de la
Asamblea Nacional. En el caso de los Presidentes de los Concejos Provinciales y de los
Magistrados del Tribunal Electoral, tendrán derecho a voz cuando se trate de proyectos de
leyes presentados por ellos.
Las leyes orgánicas necesitan para su expedición el voto favorable en segundo y tercer
debates, de la mayoría absoluta de los miembros de la Asamblea Nacional. Las ordinarias
solo requerirán la aprobación de la mayoría de los Diputados asistentes a las sesiones
correspondientes.
ARTICULO 166. Ningún proyecto será Ley de la República si no ha sido aprobado por la
Asamblea Nacional en tres debates, en días distintos y sancionado por el Ejecutivo en la
forma que dispone esta Constitución.
Es primer debate de todo proyecto de Ley el que se le da en la Comisión de que trata el
artículo anterior.
Un proyecto de Ley puede pasar a segundo debate cuando la mayoría de la Asamblea
Nacional, a solicitud de uno de sus miembros, revocare el dictamen de la Comisión y diere
su aprobación al Proyecto.
ARTICULO 167. Todo proyecto de Ley que no hubiere sido presentado por una de las
Comisiones será pasado por el Presidente de la Asamblea Nacional a una Comisión ad-hoc
para que lo estudie y discuta dentro de un término prudencial.
ARTICULO 168. Aprobado un proyecto de Ley pasará al Ejecutivo, y si éste lo sancionare
lo mandará a promulgar como Ley. En caso contrario, lo devolverá con objeciones a la
Asamblea Nacional.
ARTICULO 169. El Ejecutivo dispondrá de un término máximo de treinta días hábiles para
devolver con objeciones cualquier proyecto.
Si el Ejecutivo una vez transcurrido el indicado término no hubiese devuelto el proyecto con
objeciones no podrá dejar de sancionarlo y hacerlo promulgar.
ARTICULO 170. El proyecto de Ley objetado en su conjunto por el Ejecutivo, volverá a la
Asamblea Nacional, a tercer debate.
Si lo fuera solo en parte, volverá a segundo, con el único fin de considerar2 las objeciones
formuladas.
Si consideradas por la Asamblea Nacional las objeciones el proyecto fuere aprobado por los
dos tercios de los Diputados que componen la Asamblea Nacional, el Ejecutivo lo sancionará
y hará promulgar sin poder presentar nuevas objeciones. Si no obtuviere la aprobación de
este número de Diputados, el proyecto quedará rechazado.
ARTICULO 171. Cuando el Ejecutivo objetare un proyecto por inexequible y la Asamblea
Nacional, por la mayoría expresada, insistiere en su adopción, aquél lo pasará a la Corte
Suprema de Justicia para que decida sobre su inconstitucionalidad. El fallo de la Corte que
declare el proyecto constitucional, obliga al Ejecutivo a sancionarlo y hacerlo promulgar.
ARTICULO 172. Si el Ejecutivo no cumpliere con el deber de sancionar y de hacer
promulgar las Leyes, en los términos y según las condiciones que este Título establece, las
sancionará y hará promulgar el Presidente de la Asamblea Nacional.
ARTICULO 173. Toda Ley será promulgada dentro de los seis días hábiles que siguen al de
su sanción y comenzará a regir desde su promulgación, salvo que ella misma establezca que
rige a partir de una fecha posterior. La promulgación extemporánea de una Ley no determina
su inconstitucionalidad.
ARTICULO 174. Las Leyes podrán ser motivadas y al texto de ellas precederá la siguiente
fórmula:
LA ASAMBLEA NACIONAL
DECRETA:

TITULO VI
EL ÓRGANO EJECUTIVO

CAPITULO 1°
PRESIDENTE Y VICEPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

CAPITULO 2°
LOS MINISTROS DE ESTADO

CAPITULO 3°
EL CONSEJO DE GABINETE