Vous êtes sur la page 1sur 6

LARGO CAMINO

Antes de terminar la guerra, el destino de Polonia ya quedó comprometido


por la presión soviética. Le esperaban cuatro decenios hasta la transición.
ENRIQUE SERBETO, PERIODISTA

A
l comienzo de la Segunda Gue- de este atormentado país a costa de áreas Teniendo en cuenta que los polacos no
rra Mundial, Polonia había de las que se despojó a la Alemania venci- estaban en la lista de los que se habían
vuelto a desaparecer del mapa da, por lo que sus contornos se movieron aliado con Hitler, al acabar la guerra, las
en virtud del pacto-germano considerablemente hacia el oeste. Y, pues- potencias occidentales hicieron un somero
soviético de 1939 por el que to que Stalin podía definir las fronteras de intento de hacer reconocer al gobierno en
Hitler y Stalin se repartieron su suelo. Des- Polonia, también le impuso un gobierno el exilio en Londres, presidido por Stanislaw
pués del conflicto, la URSS no estaba dis- y una Constitución a su medida, para con- Mikolajczyk. Pero, en los hechos, la URSS
puesta a renunciar a esa conquista terri- vertirlo en una pieza clave de su sistema ya había tomado el control del país. A fi-
torial, y consintió la enésima resurrección de satélites en el este de Europa. nales del mes de julio de 1944, pocos días

88 H I STO R I A Y V I DA
A LA LIBERTAD
antes de que se desencadenase el Levan- aunque, a medida que los soviéticos avan- arrancados a Alemania. Las primeras elec-
tamiento de Varsovia, Moscú reconoció zaban, los comunistas ya se habían apode- ciones no se pudieron celebrar hasta enero
como autoridad legítima al Comité de Li- rado de la administración local, y tenían de 1947, mientras el Partido Obrero Polaco
beración Nacional, formado por comunis- 17 de las 21 carteras de aquel gobierno. (comunista) se organizaba y el gobierno
tas en la ciudad oriental de Lubin. En la Terminada la guerra, Polonia había perdi- boicoteaba la actividad de todos los demás.
Conferencia de Yalta, los aliados occiden- do más del 20% de sus habitantes y tenía Bajo la engañosa denominación de Bloque
tales pidieron que el comité de Lubin fuese casi tres millones de desplazados, la ma- Democrático, los comunistas se atribuyeron
ampliado con los dirigentes exiliados para yoría expulsados de las provincias del este el 90% de los votos y 394 escaños, aunque
formar un gobierno de unión nacional, que debían ser trasladados a los territorios dejaron un resquicio para que la presen-

H I STO R I A Y V I DA 89
POLONIA

Desde el este hacia el oeste


FRONTERAS DESPLA- Polonia en 1939
ZADAS. Tras la Segunda Gue- A partir de 1945 LITUANIA
rra Mundial, Polonia cambió de
Gdynia Vilna
fronteras y adquirió sus actua-
Gdansk
les dimensiones. En el este per-

URSS
Szczecin
ALEMANIA
dió una franja de territorio a
favor de la Unión Soviética, con
lo que sus límites quedaron es- Poznan Varsovia
tablecidos en la línea Curzon, Línea Curzon
POLONIA
llamada así por el diplomático SI Lublin
LE
británico que la propuso como SI Kielce
A
separación tras la guerra ruso- Línea Katowice
polaca de 1919-20. Al oeste, en Óder-Neisse Cracovia
cambio, ganó territorios arre- CH
EC
batados a Alemania. Su fronte- OS L
OVAQ U I A
ra pasó a estar fijada por los
ríos Óder y Neisse. AUSTRIA
0 150 km
HUNGRÍA

cia de un puñado de diputados (27) del a ese congreso y fue sustituido por Edward
Partido Campesino de Mikolajczyk legi- Ochab, que emprendió tímidos pasos de
timase la maniobra. En todo el espacio apaciguamiento hacia los represaliados.
controlado por el Ejército Rojo se repitie- Sin embargo, no logró mejorar la situación
ron esquemas similares, incluyendo, por económica, y, en el verano de 1956, el
supuesto, las purgas masivas, que en descontento entre los obreros provocó las
Polonia comenzaron inmediatamente primeras manifestaciones de protesta en
DISCURSO público del rehabilitado Wladyslaw
después de acabada la guerra. un país comunista, que fueron violenta- Gomulka en Varsovia el 24 de octubre de 1956.
En septiembre de 1948, incluso el líder del mente reprimidas por el Ejército. Pese a
Partido Obrero, Wladislaw Gomulka, fue ello, ese mismo año los polacos aprove-
acusado de “desviación derechista”, y sus- charon la peregrinación al santuario de la sustituirle, el partido designó a Edward
tituido por el fervoroso estalinista Boleslaw Virgen de Czestochowa para seguir mos- Gierek, un comunista que había sido mi-
Bierut. Gomulka y muchos otros presos trando su descontento y para pedir la li- nero en Francia y Bélgica antes de la gue-
políticos (comunistas y disidentes) no fue- beración de Wyszynski. rra y que desde finales de los setenta era
ron puestos en libertad hasta después de El comité central del Partido Obrero cedió primer secretario de la formación, aunque
la muerte de Stalin el 5 de marzo de 1953. y llamó a Gomulka, que tenía el prestigio tampoco disponía de recetas para sacar al
Sin embargo, el cardenal Stefan Wyszyns- de haber sido víctima del estalinismo, pa- país de la espiral de crisis y deuda.
ki siguió en régimen de detención domi-
ciliaria hasta finales de 1956. La figura de
Wyszynski fue crucial en este período,
NINGUNO DE LOS LÍDERES APROBADOS POR MOSCÚ
porque asoció a la religión católica con la LOGRÓ SACAR AL PAÍS DE LA ESPIRAL DE LA CRISIS
oposición al régimen comunista y convir-
tió a la Iglesia en parte esencial del núcleo ra dirigir el país, bajo la atenta mirada de Mientras el descontento crecía, en la so-
del sentimiento nacional polaco. los principales dirigentes soviéticos. Estos ciedad arraigaron los gérmenes de dos
se desplazaron a Varsovia resueltos a ob- movimientos que acabarían destruyendo
Vanas esperanzas tener garantías de que Polonia mantendría la dictadura comunista: el activismo de la
Como ocurría en los demás países de la el régimen socialista y su alianza con la Iglesia, reforzado por la elección de un
órbita soviética, los polacos esperaban una URSS. Gomulka dirigió el país durante papa polaco (Juan Pablo II), y el sindica-
clara apertura del régimen en la etapa de catorce años con la aureola de haber evi- lismo independiente, aliado por primera
la desestalinización. Fueron los primeros tado una invasión soviética como las que vez en un país socialista con la inteligentsia.
en conocer (y difundir) el discurso secreto sufrieron húngaros y checos. Intentó nor- Ello desembocaría en el nacimiento de
de Nikita Jruschov en el XX Congreso del malizar la situación de la Iglesia, pero tam- Solidaridad, bajo la dirección de un elec-
PCUS. De hecho, Bierut murió en Moscú poco pudo resolver los problemas econó- tricista de los astilleros de Gdansk llamado
en extrañas circunstancias mientras asistía micos y las protestas se reactivaron. Para Lech Walesa, cuyo papel sería determinan-

90 H I STO R I A Y V I DA
TRANSICIÓN

te en los cambios que sacudieron al país la situación”. La proclamación de que la y con Walesa con la propuesta de alcanzar
durante años. La alarma en Moscú era URSS “no abandonará a un país hermano un pacto de unidad nacional para hacer
cada vez más manifiesta, dado que la si- en problemas” fue interpretada como una frente a la situación. Solidaridad logró
tuación en Polonia empeoraba constante- clara amenaza de intervención. contener todas las huelgas, y el régimen
mente y en todos los sentidos. respondió con algunas señales cosméticas
En el verano de 1980 estallaron las huelgas Varsovia y Moscú de apaciguamiento, como permitir que se
masivas de trabajadores reclamando una Lo cierto es que Solidaridad era ya una celebrase el aniversario de la recuperación
vida digna, lo que provocó la caída de Gie- auténtica maquinaria de agitación, con de la independencia en 1918,aunque en
rek y su sustitución por Stanislaw Kania, diez millones de militantes, que podía de- realidad el Partido Obrero se preparaba
que intentó negociar con Solidaridad bajo safiar sin el menor complejo al partido en secreto para dar un golpe de timón.
la vigilancia del general Wojciech Jaru- desprestigiado socialmente. Fueron meses El 28 de noviembre, Jaruzelski anunció
zelski, al que se nombró jefe de gobierno. en los que ya nadie podía detener el colosal que se disponía a proclamar una ley que
El régimen reconoció el derecho de huel- pulso entre un régimen totalitario que se le otorgase poderes extraordinarios “para
ga y la existencia de los sindicatos, algo proclamaba defensor universal de los tra- oponerse a las amenazas contra el estado
inédito en un país comunista. Al menos en bajadores y un sindicato cuya mera exis- socialista”. Solidaridad reaccionó dando
dos ocasiones, a fines de 1980 y en marzo tencia era la denuncia más obvia de su por muertos los proyectos de un pacto
de 1981, la invasión del país por las tropas fracaso en todos los aspectos, ante la evi- nacional y (en contra del criterio del pro-
soviéticas parecía inminente. En junio, dente descomposición del Partido Obrero. pio Walesa) amenazando con una huelga
poco después del atentado contra Juan En el otoño de 1981, la Iglesia intentó una general si esos poderes extraordinarios
Pablo II, la URSS envió una clara amones- mediación in extremis. El 21 de octubre, eran aprobados. La Iglesia tomó partido
tación a los dirigentes polacos advirtiendo el cardenal Józef Glemp, el sustituto de abiertamente a favor del sindicato, y
del “peligro contrarrevolucionario” que Wyszynski, volvió de Roma después de Glemp pidió que esa ley no fuera aproba-
encarnaba Solidaridad y exigiendo que haber sido instruido por Juan Pablo II, y da, pero los dirigentes soviéticos hicieron
“las fuerzas sanas de la sociedad reviertan se reunió sucesivamente con Jaruzelski saber con una carta a sus homólogos po-

H I STO R I A Y V I DA 91
POLONIA

de la órbita soviética, y los sucesivos cam-


bios en el Kremlin favorecieron cierta
distensión. El papel mediador del carde-
nal Glemp, respaldado desde el Vaticano,
contribuyó a suavizar la represión, pese
a que frecuentemente las posiciones pú-
blicas de Juan Pablo II eran netamente
favorables a Solidaridad.
El papa tenía previsto haber visitado por
segunda vez Polonia (la primera fue en
1979, justo antes del comienzo de las
movilizaciones sindicales), pero solo pu-
do cumplir su deseo en junio de 1983,
cuando Jaruzelski se sentía fuerte y había
decretado el fin de la ley marcial y la li-
beración de todos los detenidos. Este
viaje permitió al pontífice reivindicar
ante una sociedad desmoralizada el pa-
pel de Solidaridad como defensor de los
derechos de los trabajadores y “patrimo-
nio no solo de Polonia, sino de toda la
humanidad”. El dramático asesinato de
un sacerdote comprometido con las pro-
testas como era el padre Jerzy Popieluszko
indicaba que los sectores más radicales

FRECUENTEMENTE, LAS
POSICIONES PÚBLICAS
DEL PAPA JUAN PABLO II
ERAN FAVORABLES
JARUZELSKI anuncia la ley marcial el 13 de diciembre de 1981. A la dcha., Walesa recibe a Juan Pablo II en 1991. A SOLIDARIDAD
lacos que consideraban que había llegado clamó la ley marcial. Siempre sostuvo que del régimen habían comprendido bien en
la hora de acabar con Solidaridad. lo hizo precisamente para evitar que lo qué trinchera estaba la Iglesia.
Walesa y los demás dirigentes del sindi- hicieran los soviéticos, aunque, teniendo
cato ya no podían ceder. Respondieron en cuenta que la URSS ya se había embar- La mesa redonda
convocando un referéndum para que la cado en la desastrosa aventura de Afga- Por encima de las disputas políticas y geo-
población se pronunciase directamente nistán y que Leonid Brezhnev era un líder estratégicas estaba, sin embargo, el pro-
sobre si estaba o no de acuerdo con el moribundo, hay razones para pensar que blema que había originado la inestabilidad.
sistema, algo que el régimen comunista la URSS difícilmente hubiese podido in- La economía polaca no funcionaba ni
no podía permitir en ningún caso. El 11 vadir Polonia. Sin embargo, consideran- podía atender las necesidades de una po-
de diciembre, la agencia oficial soviética do los antecedentes históricos del país, el blación que había aumentado a gran ritmo
Tass publicó un comentario acusando a riesgo de volver a verse invadidos por los después de la guerra. Los recursos natu-
Solidaridad de “intentar destituir al poder rusos podía resultar inaceptable hasta rales se agotaban, la deuda externa era
ejecutivo de la Polonia socialista” y ga- para un comunista. En todo caso, la cues- insostenible y el retraso tecnológico resul-
rantizando el apoyo de la URSS a las ac- tión sigue siendo uno de los debates pre- taba innegable. La llegada al poder en
ciones de Jaruzelski para enderezar la feridos de los historiadores polacos. Moscú en 1985 de un dirigente tan hete-
situación. Ese teletipo, en el ambiente Decenas de sindicalistas fueron deteni- rodoxo como Mijaíl Gorbachov iba a su-
particular que rodeaba los hechos, fue dos. También Walesa, con quien los mi- poner un cambio drástico en la orientación
para muchos la advertencia última que litares intentaron pactar para evitar más de la política polaca. Jaruzelski tenía todo
anticipaba una invasión inminente. disturbios en las fábricas. El golpe de el apoyo político de la URSS, pero necesi-
En la noche del 12 al 13 de diciembre, Estado, el “autogolpe” de Jaruzelski, fue taba el dinero de Occidente, que pasaba
Jaruzelski sacó al Ejército a la calle y pro- recibido con alivio por todos los países por la rehabilitación de Walesa y de So-

92 H I STO R I A Y V I DA
TRANSICIÓN

lidaridad. En octubre de 1987, el propio de la oposición para negociar con él la después. En ese tiempo, el propio Wale-
Comité Central del Partido Obrero redac- construcción de un nuevo sistema político, sa llegó a ser presidente de la República
tó un informe en el que proponía abierta- en lo que se llamó “la mesa redonda”. Al durante una legislatura, el papa Juan
mente reformas democráticas “que no contrario de lo que había pasado hasta Pablo II visitó su país hasta en nueve oca-
dañen los compromisos diplomáticos y entonces, desde la Unión Soviética de Mi- siones y la Unión Soviética y el Pacto de
militares de Polonia”, es decir, sin poner jaíl Gorbachov no solo se veía el proceso Varsovia se disolvieron como un terrón
en cuestión su alineamiento con la URSS. sin hostilidad, sino, más bien al contrario, de azúcar en el agua de la historia. Aho-
La reforma política se sometió a referén- con simpatía y curiosidad. Y en las prime- ra, Polonia vive el período más próspero
dum junto a un paquete de medidas eco- ras elecciones bajo las nuevas reglas, el 4 y libre de su trayectoria reciente.
nómicas tan impopulares como subidas de junio de aquel año, ambos se repartie-
masivas de precios o tan necesarias co- ron los cargos: el general Jaruzelski actua-
mo la autonomía de las empresas. El ría como presidente de la República y PARA SABER MÁS
resultado fue ambiguo, porque Jaruzels- Tadeusz Mazowiecki, el principal asesor ENSAYO
ki podía considerar que había ganado el de Walesa, como primer ministro. BOGDAN, Henry. Histoire des pays de
l’Est. Des origines à nos jours. París: Pe-
referéndum, pero Walesa le invitó a “es- Polonia había hecho el tránsito desde rrin, 2008. En francés.
cuchar el mensaje” de la sociedad. La una dictadura comunista a una demo- BUHLER, Pierre. Histoire de la Pologne
participación fue muy baja, teniendo en cracia posibilista con sus propias fuerzas communiste. Autopsie d’une imposture.
cuenta que el voto era obligatorio. y siguiendo su propio camino. Los pro- París: Karthala, 1997. En francés.
LUKOWSKI, Jerzy y ZAWADZKI, Hubert. His-
En 1989, el gobierno no tuvo más remedio blemas económicos no empezarían a
toria de Polonia. Madrid: Cambridge Uni-
que legalizar a Solidaridad y considerar a resolverse hasta que se completó su in- versity Press, 2002.
Lech Walesa como principal interlocutor greso en la Unión Europea, quince años

H I STO R I A Y V I DA 93