Vous êtes sur la page 1sur 6

EL NUMERO AUREO

El número de oro no es el del boleto de la lotería, ni les va a hacer millonarios, ¡noooo! Pero
eso sí, ¡está en todas partes! Cuando miran una fotografía y la encuentran linda… pues ahí está
el número, cerrándoles un ojo. Cuando escuchan una melodía agradable, ¡ahí está el número!
Cuando ven a una persona guapa… ¡también está el número! ¡En todos lados! Y desde la
antigua Grecia hasta nuestros días, ha preocupado a matemáticos, artistas, biólogos y toda
clase de científicos y creadores por igual. ¿Qué tiene de interesante, que llama tanto la
atención? Pues veámoslo de inmediato.

¿QUE es el número áureo?

El número de oro es un concepto matemático y estético, a quien en 1909, Mark Barr propuso
representar con la letra griega ϕ, o “phi” (se pronuncia “fi”), en honor al gran escultor griego
Fidias. Pero este número es conocido desde la época de los griegos, y también se le llama
proporción dorada, divina proporción, número aéreo, etc., etc. ¿Y por qué tantas alabanzas?
Primero debemos saber en qué consiste.

El número en cuestión, se define así:

Si uno divide una línea, de tal forma que la parte larga, dividida entre la parte corta, es igual a
la línea completa, dividida entre la parte larga, tenemos la proporción áurea. (En el dibujo se
entiende un poco mejor).

El número áureo se puede encontrar en todas partes:

1. La sucesión de Fibonacci y el numero áureo

Para quienes no conozcan la sucesión de Fibonacci, se trata de una sucesión infinita de


números naturales que comienza con los números 1 y 1, y a partir de ellos, cada término se
obtiene sumando los dos anteriores:

1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610, 987, 1.597…

A los elementos de esta sucesión se les llama números de Fibonacci. El nombre de sucesión de
Fibonacci se lo debe a Leonardo de Pisa, matemático italiano del siglo XIII también conocido
como Fibonacci.

Esta sucesión no tendría nada de particular sino fuera porque aparece repetidamente en la
naturaleza y, además, tiene numerosas aplicaciones en ciencias de la computación,
matemáticas y teoría de juegos, entre otras.

1. En los pétalos

El número de los pétalos de las flores sigue la sucesión de Fibonacci. Hay flores
con 3 pétalos, como los lirios, de 5 pétalos, como las rosas silvestres, de 8
pétalos, como las peonias, de 13 pétalos, como las caléndulas, de 21 pétalos,
como el áster, entre muchísimas flores más con números pertenecientes a la
sucesión de Fibonacci.
Existen algunas excepciones, como las crucíferas con 4, 11 o 29 pétalos. Esto
se debe a que siguen la serie de Lucas, que sigue cierto patrón de manera
similar a la sucesión de Fibonacci y, al igual que ésta, la división de dos
números consecutivos se aproxima a la razón áurea.

Ejemplo

Numero de pétalo: 1 Numero de pétalo: 2

Numero de pétalo: 3 Numero de pétalo: 5

Numero pétalo: 8 Numero pétalo: 13


Números pétalos: 21 Números pétalos: 34

Numero de pétalos: 55 Numero de pétalos: 84


EN EL CUERPO HUMANO
LA PERFECCION ANATOMICA ES EL PERFECCION AUREA
En ella pollio, afirma: en el cuerpo humano, la parte central es el ombligo. Pues si un
hombre se tumba boca arriba, con los brazos y las piernas extendidas, y se encuentran un
par de compases en el ombligo, los dedos de las manos y los pies tomaran la
circunferencia descrita a partir del centro. Y también puede inscribirse en una figura
cuadrada. Si dividimos el lado del cuadrado (la altura del ser humano) por el radio la
circunferencia (la distancia del ombligo a la punta de los dedos) tendremos el número
áureo. Así, si el lector quiere saber si es bellamente perfecto, solo tienen que coger una
regla

Altura: 1.54 cm Altura: 1.57cm


Brazo: 61-62 cm Brazo: 63cm
Pierna: 82 cm Pierna: 86cm
Espalda: 33 cm Espalda: 34 cm
Oreja: 5cm Oreja: 5cm
Distancia entre el ombligo- Distancia entre el
pies: 95 cm ombligo-pies: 97 cm
95cm/59cm=1,6101664915 97cm/60cm=1,616666667
En los productos y sus diseños
En le ámbito del diseño publicitario y de productos, esta relación se encuentra en todas
partes. Está en google (revisar aquí), en el diseño de numerosos isotopos (iba a poner
“logos”, ya me han retado varias veces …..El “logo” es cuando tiene una palabra, cuando es
un “mito2 o símbolo, es…”isotopo”), incluso hasta las botellas plásticas desechables,
tienen la proporción dorada en su diseño. ¡Hasta el¡ pod tiene esas proposiciones! Acá
pueden ver donde más se ha utilizado esta proporción.

En la arquitectura, la pintura y la fotografía


La proposición dorada esta en Partenón, como ya mencionábamos y lo utilizo también el
famoso arquitecto le Corbusier, quien lo incluyo en su diseño del edificio de las naciones
unidas, tal como mencionaba el pato Donald en el primer video de este artículo. En la
pintura, Leonardo da Vinci hizo un uso intensivo del número (está en su “ultima cena” y y
en la famosa “Gioconda”)miguel ángel lo uso en su creación de adán, y bueno, aparece en
múltiples obras …..Desde la venus de boticelli, hasta dalo en barias de sus obras.

En la música
La proposición aurea está en algo tan esencial como son los acordes musicales. Un ciclo
completo desde la nota do, hasta la nota Do que sigue (llamado “octava”), incluye trece
notas musicales, que es número de la sucesión de Fibonacci.

En una octava, hay 8 teclas blancas y 5 negras, agrupadas en conjunto de 2y3. Sí.2, 3,5y8
son parte de Fibonacci

La proposición dorada, en las armonías musicales fundamentales en el piano. Yolanda


Toledo a.

Es más, si yo toco la nota Do, y al mismo tiempo, toco una nota separada dos teclas, y otra
nota separada tres teclas, hago un acorde mayor y así, y así para definir la nota tónica o
sea la que predomina en un acorde también se recurre a números que siguen esta serie,
así sucesivamente, por lo tanto, mucha de la música que escuchamos, incluye esta
increíblemente versátil y hermosa proporción

Como podemos apreciar con toda la existencia con toda la explicación y estos múltiples
ejemplos, es que a veces la matemática no están fea más bien esta en toda las partes, y
hace lo percibimos el mundo un poco más bello, aun cuando no sepamos que está ahí.